Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
 
INICIO NOTICIAS FORO SEGUROS
[ Comparador ]
Regresar   ForoCoches > Zona General > General

  TP: Armas, historia de.  
Respuesta

 
Herramientas
Viejo 22-jul-2004, 15:18   #1
L'omertà
Mente fria.
 
Avatar de L'omertà
 
Feb 2004 | 40.023 Mens.
Lugar: De tierra de fuego.

4laten

TP: Armas, historia de.

(Disculpad se hay algun fallo en el texto y avisadmelo para poderlo corregir).


En muchos sentidos, la aparición de la pólvora con su potencia para propulsar proyectiles fue la que dio paso a la Edad Moderna. Las primeras armas cortas europeas, junto con los cañones, hicieron saltar en pedazos las nociones medievales sobre el arte de la guerra.
Los artesanos del Renacimiento afinaron estas armas, haciéndolas más portátiles y precisas, mientras que algunos, inventores geniales, como Leonardo da Vinci, pusieron los cimientos para encontrar un medio más rápido y seguro de dar fuego a su carga. Al mismo tiempo, lo que en principio había sido un armamento estrictamente militar, fue convirtiéndose gradualmente en familiar. Aquellas armas primitivas, con sus piezas hechas a mano y sus elaboradas incrustaciones, eran muy apreciadas por sus propietarios de entonces... como lo son hoy día en manos de los coleccionistas.



El fusil invirtió la tendencia, al desarrollarse como un arma individual y dejar demostrada su eficacia en el campo de batalla. Imprimir un movimiento de rotación a una bala una vez disparada, aumentaba su precisión; los cazadores fueron de los primeros en beneficiarse de este avance. En los conflictos que hubo durante los siglos XVIII y XIX, estas nuevas armas podían explicar la superioridad en la carrera de armamentos. Muchos desarrollos posteriores del fusil fueron inspirados o refinados por el combate.



A lo largo de este tiempo, van apareciendo ideas que Ilevan a nuevos desarrollos; y hay personas detrás de estas ideas. El estudio de los fusiles y las armas cortas acredita la brillantez de aquellos que dejaron su impronta en la fabricación de armas... y en la propia Historia. Muchos de estos nombres han Ilegado a ser emblemáticos en su tiempo: von Dreyse, Forsyth, Ferguson, Colt, Remington, Smith & Wesson, Beretta, Luger y Mauser.

Algo de la dedicación de aquellos innovadores se refleja en la pasión de los que hoy se interesan por los fusiles y las armas cortas. Los coleccionistas aprecian la belleza y la singularidad, no sólo de las propias armas sino de la munición, las fundas de las armas y hasta los anuncios relativos a fusiles y pistolas. Esta pasión se desborda en el uso de estas armas en las competiciones de tiro y en el florecimiento de las armas y municiones de artesanía. En cierto sentido, la Historia ha cerrado su círculo. Hay algunos fabricantes que miman sus armas con un sentido de admiración y de orgullo que no estaría fuera de lugar en un taller del siglo XVII en el que se hiciesen armas de mecha.

El término armas de fuego puede hacerse extensivo virtualmente a todo aquello que utiliza un explosivo para lanzar un proyectil. No obstante la definición aceptada para las armas cortas incluye a esas armas que tienen un calibre menor de 15,5 mm (0,60 pulgadas). Las dos cifras no son idénticas, sino que representan simplemente el mayor calibre práctico de las armas portátiles en los sistemas de medida métrico y británico. Por encima de esto, entramos en el grupo de armas que se suelen definir como cañones automáticos, armas de 20 y 30 mm de calibre, y, más allá, nos encontramos con la artillería, el cañón propiamente dicho, en la que, si hay que creer al fallecido doctor Gerald Bull, pionero del supercañón iraqui, el cielo es el límite.




La primera referencia clara a un arma de fuego de cualquier clase es un manuscrito inglés de 1326: “De Officies Regnum” (Sobre los deberes de los reyes). En él aparece una ilustración en la que hay un pequeño cañón que está siendo disparado. Pero no fue hasta los últimos años de ese mismo siglo, cuando la tecnología evolucionó lo suficiente para hacer que surgiese el primer cañón de mano. Éste fue un desarrollo del ridaudequin que apareció en 1380; consistía en un cierto número de cañones de pequeño calibre montados sobre un carro ligero; los cañones estaban separados de manera que sus disparos se abrían al frente en forma de abanico. Aunque parece que aquellas armas fueron eficaces, tenían una importante limitación. Al estar fijas en sus carros o carretones, no podían tirar sobre un enemigo que apareciese de repente por los flancos. El siguiente paso lógico era sujetar, uno por uno, los mismos cañones a un palo de madera que podía ser transportado por un solo hombre. Una vez cargado el tubo con pólvora y metralla y Ilevando el hombre un trozo de trapo ardiendo, podía meterse el palo debajo del brazo cuando apareciese un blanco, apuntar toscamente y soltar el tiro, aplicando su cerilla encendida al orificio del cañón para dar fuego a la pólvora. De esta forma, las armas portátiles Ilegaron al campo de batalla.

Por consiguiente, el cañón de mano fue la fase de transición entre el cañón y la familia de armas que hoy hemos dado en Ilamar armas cortas. Antiguamente, se habían esbozado algunas teorías, en el sentido de que las armas Ilevadas a mano tenían que haber precedido al cañón, ya que lo normal es empezar haciendo armas pequeñas y luego agrandarlas. Sin embargo, se invirtió la costumbre; y fue por una buena razón: al experimentar con una sustancia tan peligrosa como la pólvora, evidentemente lo mejor era hacer algo pesado y fuerte y dispararlo lo más lejos posible, para ir adquiriendo experiencia de sus efectos, antes de hacerlo más pequeño y ponerlo más cerca del cuerpo del tirador.

De modo que las primeras armas cortas no fueron más que simples cañones a escala reducida, aunque, precisamente a causa de su pequeño tamaño, se podían fundir en vez de hacerlos de tiras de metal. El primer espécimen que se conoce es la pistola de Tannenberg, Ilamada así porque fue descubierta entre las ruinas del castillo de Tannenberg (no en el Tannenberg de la antigua Prusia, sino en un pequeño castillo de Hesse). Como este castillo fue destruido en 1399, el arma tiene que ser anterior a esta fecha; la existencia de armas de mano en el siglo XIV la confirma el English Privy Wardrobe (inventario real) de 1388, donde están registrados III (3) cañones “parvos vocatos” armas de mano. La pistola de Tannenberg está fundida en bronce, tiene una sección octogonal y pesa alrededor de 1,2 kilos. Tiene 32 cm de largo, con un calibre de 18 mm. Una pistola de bronce de fecha similar y forma hexagonal se recuperó del mar en Marko, Suecia. Algunas de estas armas eran de hierro. Uno de los ejemplares más antiguos que se conocen se encontró en Vedelspang, en Schleswig, Alemania. Éste es otro castillo que, según los datos que se tienen, fue destruido en 1426.



La pólvora es una mezcla íntima de salitre, carbón y azufre; la fórmula más antigua que se conoce, la de Roger Bacon, da las siguientes proporciones: 7-5-5, es decir, 41% de salitre, 29,5% de carbón y 29,5% de azufre. Éstas fueron cambiando poco a poco. El porcentaje de salitre fue aumentando hasta que, a finales del siglo XVIII, se había alcanzado su fórmula final: 75% de salitre, 15% de carbón y 10% de azufre. A la pólvora primitiva se la denominaba serpentina y era un polvo molido. Esto tenía algunos defectos: si se la atacaba o comprimía demasiado en la recámara de un cañón, era difícil darle fuego y ardía con lentitud y, durante su almacenamiento y transporte, tenía una clara tendencia a separarse en los componentes que la constituían. Durante el siglo XV, los franceses inventaron la pólvora en granos, en la que las tres sustancias se mezclaban estando mojadas (lo que era un método mucho más seguro que mezclarlas en seco), dejando que se secara la pasta resultante. Luego se desmenuzaba ésta y se la pasaba por un tamiz para obtener pólvora granulada. Este tipo de pólvora era mucho más eficaz dentro del cañón, porque los intersticios entre los granos permitían una ignición y combustión más rápidas y porque, como cada grano era un conjunto sólido, las sustancias componentes no podían separarse.



Tanto la pistola Morko como la Vedelspang tienen un gran gancho o agarradera debajo del cañón; en la primera, es una agarradera fojada, con una especie de bucle que entra hacia atrás en el cañón; en la segunda, la agarradera forma parte del mismo. Su finalidad era sujetar el arma contra el retroceso, apoyando este gancho sobre una pared o quizás contra el lateral de un carro, permitiendo así al que hacia fuego dirigir el cañón sin peligro de recibir un culatazo al disparar. La pistola Morko, como casi todas, Ilevaba sujeto el cañón, normalmente con unos zunchos de metal, a una larga culata de madera que podía usarse para apuntar el cañón. La pistola Vedelspang tenía una extensión del cañón formando una larga culata de hierro con una bola en la punta, lo que seguramente era una buena empuñadura para el tirador.

Los dibujos de la época muestran ya en uso estas pistolas de gancho en los primeros años del siglo XV. Los dibujos indican que el uso del gancho permitía al tirador hacer una puntería rudimentaria mirando a lo largo del cañón. Pero, hacia 1411, ya se estaba pensando en la mecánica de dirigir el fuego. Un grabado alemán de dicho año muestra un arma corta con una Ilave de mecha de serpentín, una pieza de metal en forma de S que pivotaba en su centro hacia un lado de la culata. El extremo delantero sostenía un trozo de mecha lenta que, cuando el extremo de atrás se levantaba al tocar un muelle de presión, entraba en contacto con el orificio de ignición. El tirador podía usar las dos manos para sostener el arma y tirar, en vez de tratar de sujetarla bajo el brazo mientras manipulaba al mismo tiempo un trozo de mecha encendida.



Durante la primera parte del siglo XV, las armas cortas empezaron a cambiar de forma. Las armas de gran calibre eran difíciles de disparar, aunque la Ilave de mecha de serpentina facilitaba un poco su manejo. Además, la mecha se había trasladado a un lado del arma, haciendo así posible lograr una especie de puntería mirando por encima del cañón. Sin embargo, la larga culata o caña metida bajo el brazo hacía esto muy difícil.

El arma, que tenía un gancho debajo del cañón, que generalmente servía para hacer fuego sobre una pared o empleando algún otro apoyo sólido para absorber el retroceso, se convirtió ahora en el hagbut o hackbut, una corrupción de la palabra alemana hackenbusche: pistola de gancho. En otro tiempo se han confundido estas palabras con la de arcabuz, pero la distinción entre hackbut y arcabuz queda clara según un documento francés de 1527. En él se registra la paga de los arcabuceros y de los hackbutiers, señalando que a estos últimos se les pagaba 10 veces más que a los primeros, lo que indica que el hackbut era algo más eficaz que el arcabuz. Sin embargo, a medida que fue mejorando el arcabuz, fue superando también en utilidad al hackbut y, en la segunda mitad del siglo XVI, el hackbut o pistola de gancho estaba en trance de desaparición.

A medida que esta arma se fue haciendo más ligera, el gancho fue siendo menos necesario, porque un hombre podía soportar bien el retroceso. El calibre de la pistola disminuyó y lo mismo ocurrió con el tamaño de la bala y la carga de pólvora: el cañón se hizo más ligero, más largo y más esbelto, dando mejor puntería a la bala. Lo único que quedaba era hacer manejable el arma; esto se consiguió desarrollando la primera culata completa, que se suele Ilamar la culata de los lasquenetes, por los mercenarios alemanes que la idearon. Consistía en un trozo de madera con un resalte, de manera que el principio del cañón terminase en este resalte, mientras que todo el cañón se sostenía en la madera sujeto por unas abrazaderas de hierro. El extremo posterior tenía una cierta forma tosca, para adaptarse al hombro del soldado, y se seguía conservando el tipo usual de la Ilave de serpentina. Algunas veces, se daba forma a la madera para que las manos del tirador pudiesen empuñarla mejor.

Muy pronto, los artesanos empezaron a tallar la culata y la empuñadura, decorándolas y, al mismo tiempo, desarrollando la Ilave de serpentina para que tuviera una forma más compacta y fiable: la Ilave de mecha instantánea. Esta mejora de las armas cortas Ilevó al arcabuz, un arma larga que se podía disparar desde el hombro aunque, en la práctica, lo normal era apoyarla en una horquilla que soportase el peso del cañón.

Con el arma al hombro, el soldado no podía alinear el cañón con el blanco con algún grado de precisión. Para conseguirlo, se hicieron más comunes unas miras rudimentarias. En fecha tan temprana como el año 1450, ya hay ejemplos de armas dotadas con una mira delantera, una simple Iámina, y un bloque vertical posterior, con una muesca para mirar. Hacia 1500 ya se usaba una mira posterior, hecha fijando dos Iáminas de metal paralelas al cañón y Ilenando de plomo el espacio entre ellas. Después, se hacía una acanaladura en el plomo. Las primeras armas eran tan imprecisas que podían pasar sin la mira; a medida que fue aumentando la precisión por una fabricación mejor y más cuidada, el deseo de dar en el blanco llevó a una aceptación gradual de los aparatos de mira. Hacia la mitad del siglo XVI, el tiro de competición, que sin miras hubiera sido prácticamente imposible, era relativamente común en Europa. No sólo había concursos entre armas de fuego; hay grabados de la época que nos muestran que había también concursos entre las armas de fuego y el tiro con arco y que los premios solían repartirse por igual.

La llave de mecha y la llave de rueda

El primer intento de dar fuego mecánicamente a un arma corta fue la serpentina, una pieza de metal curvada que tenía en un extremo una mecha encendida que podía ponerse en contacto con el orificio del cañón. Para que esta idea fuese eficaz, fue necesario agrandar la boca del orificio de ignición, transformándola en una cazoleta en la que se podía verter pólvora, teniendo así una zona de ignición más grande y evitando la necesidad de una conexión con la mecha muy exacta y, por consiguiente, muy difícil.

El paso siguiente fue hacer la serpentina menos engorrosa; fue así como se desarrolló la Ilave de mecha instantánea. En este sistema, que apareció hacia el año 1500, la mecha encendida iba sujeta a la punta de un brazo curvo, que podía girar a un lado de la culata del arma. Este brazo era retenido por una palanca corta, manteniéndolo alejado del orificio de ignición; había una barra, que iba por dentro de la culata, unida a esta palanca. La presión de los dedos sobre esta barra soltaba la palanca; el brazo curvo caía por su propio peso y ponía la mecha en contacto con la pólvora.


La mecha a la que nos referimos era un trozo de cuerda retorcida, hecha de cáñamo, lino o algodón, que se empapaba en una solución fuerte de salitre y se dejaba secar. Al encenderla, ardía a un ritmo de unos 2,5 cm por minuto; antes de empezar el combate, se podía arrollar un buen trozo al final del brazo curvo, encendiéndola después. Variando el grado de la solución de salitre se podía conseguir que ardiese aún más despacio.

La Ilave de cierre instantánea sólo se usó durante un período de tiempo relativamente corto del siglo XVI; sin embargo, hubo unas cuantas Ilaves que fueron a parar al Japón; allí se adoptó el sistema, que se mantuvo en uso hasta mediado el siglo XIX. En Europa, la Ilave de mecha instantánea se sustituyó en primer lugar por un primitivo mecanismo de gatillo, derivado del que se usaba en la ballesta y, más adelante, por un mecanismo más preciso de gatillo y palanca de gatillo que iba oculto detrás del mecanismo de cierre insertado en la culata. En la parte curva, se hizo una ranura, en la que se montó una especie de riostra de metal, junto con un mueIle que la impulsaba hacia adelante. La riostra iba controlada por el gatillo; al oprimir éste, se soltaba la riostra, lo que permitía que el muelle Ilevase hacia adelante al brazo que sostenia la mecha para hacer contacto con la pólvora en el orificio de ignición. La Ilave de mecha sobrevivió en esta forma como sistema militar hasta finales del siglo XVIII, debido en buena parte a que era barata y a su simplicidad.

La Ilave de rueda

El mosquete de Ilave de mecha era pesado y engorroso y su uso estaba bastante limitado por el hecho de que, para que estuviese listo para entrar en acción, la mecha tenía que estar siempre encendida. Y eso era también bastante peligroso, porque significaba que había numerosas mechas encendidas muy cerca de la pólvora, con lo que cualquier chispa desprendida podía tener unas consecuencias desastrosas. El tener que Ilevar siempre encendida la mecha, significaba que, para tener el arma lista para la acción, había que estar constantemente sustituyendo la mecha que se consumía. Y, desde luego, no había forma de Ilevar un arma de Ilave de mecha, preparada y lista para el uso, en el bolsillo o en una funda.

Según lo prueba una pistola con fecha que hay en la Armería Real de Madrid, hacia 1530 ya se había inventado la Ilave de rueda, introduciendo el primer sistema de ignición incorporado. Aunque parece que su origen es italiano, la Ilave de rueda debió de alcanzar su máxima perfección en Alemania. Hay muchos elegantes ejemplares alemanes que han Ilegado hasta nuestros días.

La rueda, de la que esta Ilave toma el nombre, tiene un borde dentado y gira inmediatamente detrás y parcialmente dentro de la cazoleta de pólvora que Ileva al orificio de ignición y al cañón. Hay una cadena corta que va sujeta, por un lado, al eje de la rueda y, por el otro, a un potente muelle de hoja; el eje tiene un extremo a la vista, para poder hacerle girar con una Ilave de tuerca, venciendo la resistencia del muelle. Cuando se ha girado la rueda lo bastante, hay una clavija que entra en un agujero o en un hueco de la rueda, quedando retenida allí por el mecanismo del gatillo. Hay un brazo giratorio, el martillo, que Ileva un trozo de pirita de hierro sujeto en una mordaza y que también está bajo la presión del muelle y retenido por un fiador unido al gatillo con lo que, al apretar el gatiIlo, se libera el martillo, que describe un arco hacia adelante y golpea la circunferencia de la rueda, que también ha quedado liberada y está girando hacia adelante. Su borde dentado hace saltar chispas de la pirita; las chispas caen en la cazoleta y disparan el arma.

Durante los dos siglos en que estuvo en uso la Ilave de rueda, se emplearon diversos métodos para conseguir este proceso mecánico. Pronto se adoptó una tapa de la cazoleta, que iba ligada a la rueda o al martillo, con lo que se abría automáticamente en el momento en que se producían las chispas. Algunos mecanismos usaban un engranaje para facilitar el giro de la rueda o para hacerla girar más tiempo, mientras que otros aprovechaban el movimiento de tirar del percutor hacia delante, montar el arma, para darle cuerda al muelle de la rueda, matando así dos pájaros de un tiro. Eran menos comunes las Ilaves que empleaban sólo un trozo de la rueda, la Ilave de sector, o incluso una pieza plana de metal con dientes, la Ilave de raspado.

El desarrollo de la Ilave de rueda fue un paso importante en la evolución de las armas de fuego, porque significó el poder Ilevar un arma montada, lista para disparar, en cualquier momento, sin necesidad de una engorrosa mecha encendida. De esta forma, el arma se podía encarar y disparar con una sola mano, haciendo asi posible el arma corta: la pistola. Este avance fue muy bien acogido por la caballería, que ahora podía Ilevar al combate un arma de fuego.

Pero también se vio pronto que las nuevas armas iban a ser un serio problema para la seguridad, porque un asesino podía ocultarlas hasta estar cerca de su desprevenido objetivo y su maniobrabilidad le facilitaría el uso indebido de las mismas. Ya en 1517, el emperador Maximiliano I de Austria (1459-1519) promulgó leyes restrictivas con respecto a Ilevar armas de ignición propia: un temprano ejemplo de las restricciones políticas sobre las armas de fuego; se trata de un proceso que continúa en la actualidad.



Durante muchos miles de años, el hombre había venido usando el pedernal para producir chispas, con lo que no es sorprendente que este sistema se pudiera aplicar a las armas de fuego. La llave de chispa apareció en el siglo XVI, aunque existen dudas sobre el lugar exacto de su nacimiento.

Parece lo más probable que la primera fuese la Ilave española o miguelete, de la que ya se tiene noticia escrita en el año 1547. El que la desarrolló pudo haber sido Simon Marquette, hijo de un armero italiano que se había establecido en España. Consistía en un martillo, con unas mandíbulas o mordazas que apretaban un trozo de pedernal, y un raspador, una placa de acero en ángulo que cubría la cazoleta Ilena de pólvora molida e interceptaba también la caída del martillo, empujado por el muelle, cuando se oprimía el gatillo. Después de cargar el arma con pólvora y bala, se echaba atrás el martillo hasta que un perno o leva cruzados se movían a través del cierre para retenerlo. Luego se levantaba el raspador hacia adelante para dejar al aire la cazoleta, se echaba en ella pólvora fina y se volvía a tapar, para que no se saliera la pólvora. Al tirar del gatillo hacia adelante, el pedernal golpeaba la cara posterior, plana, del raspador. El golpe hacía saltar chispas del pedernal y también impulsaba a la tapa hacia adelante, dejando al aire la pólvora de la cazoleta para que le cayeran encima las chispas.

Casi al mismo tiempo que el miguelete, apareció la Ilave holandesa de castillete. Ésta empleaba los mismos elementos que la Ilave española, pero difería en varias cosas importantes. El muelle principal tiraba del martillo, en vez de empujarle y el raspador sólo actuaba para producir chispas. La tapa de la cazoleta era un componente aparte, deslizante, con una barra que la unía al martillo, con lo que, cuando éste iba hacia adelante, destapaba la cazoleta. Otra diferencia significativa era que la Ilave española Ilevaba el muelle en el exterior, donde se podía reparar fácilmente, mientras que la holandesa la Ilevaba dentro, donde estaba más protegida contra los golpes.

Una vez que aparecieron estas dos Ilaves, vinieron las variantes. La Ilave de collar inglesa parece haberse derivado de la holandesa y toma su nombre de la adición de un collar o gancho pequeño a un lado de la armadura de la Ilave, detrás del martillo. Al echar éste hacia atrás, este gancho entraba en un entrante del martillo para retenerlo en la posición de semiamartillado, desde la que no se podía disparar por medio del gatillo. La única forma de hacer fuego era seguir tirando del martillo hasta montarlo completamente y, luego, quitar el gancho con el pulgar al apretar el gatillo. Además, el sistema inglés adoptó del español la idea de hacer el raspador y la tapa en una sola pieza, pero conservando el método holandés de Ilevar oculto dentro de la Ilave el muelle principal.

La Ilave sueca utilizaba un martillo más largo y estilizado, que parece haber sufrido la influencia de la Ilave de mecha, dándole una apariencia característica a esta Ilave. Usaba también el rascador separado y el muelle oculto holandés, pero la tapa de la cazoleta no estaba conectada con el gatillo y había que abrirla antes de apretar éste.

La llave de chispa francesa

Después de estudiar estas variantes, los franceses perfeccionaron el mecanismo hasta Ilegar al diseño final de la Ilave de chispa: la Ilave francesa. Su primer modelo recordaba el diseño holandés, pero sin la tapa de la cazoleta conectada. La principal innovación fue la clavija, una leva de una forma especial que iba dentro de la Ilave, en el eje giratorio que sostenía el martillo. La clavija tenía unas muescas, en las que encajaba el gatillo para las posiciones de amartillado y semiamartillado y otra muesca para el muelle principal, para impulsar el martillo.

Esto se vio pronto superado por el martillo francés perfeccionado, que finalmente se impuso como estándar. Para ello, los franceses se volvieron de nuevo hacia la Ilave española y la pieza única rascador - tapa de la cazoleta, mejorando cuidadosamente su forma para asegurar su apertura y la ignición. Juntamente con la clavija, el nuevo rascador hizo que la Ilave francesa tuviera menos fallos y fuera lo más fiable posible. Por lo que respecta a su apariencia, desde alrededor de 1635 hasta el final de la Ilave de chispa, unos 200 años más tarde, hubo muy pocos cambios en el diseño. La Ilave de chispa tenía muchas ventajas sobre la antigua Ilave de rueda. En primer lugar, era de funcionamiento fiable; también era más fácil de mantener, especialmente porque el pedernal se conseguía más fácilmente y duraba mucho más que las piritas que requería el sistema de rueda; en tercer lugar, era más barata, porque era mucho más sencilla y fácil de hacer que la complicada Ilave de rueda. La adopción de la Ilave de chispa fue un método económico de equipar ejércitos enteros con armas fiables que utilizaban la ignición mecánica. Aunque un maestro armero podía hacer una Ilave de chispa que era un prodigio de gracia y de belleza, un herrero también podía hacer una Ilave, menos bonita, pero igualmente eficaz y fiable. El desarrollo de la Ilave de chispa fue fundamental para rebajar el precio de las armas de fuego y extender la propiedad y el uso de ellas.




La precisión de un arma mejora con el rayado, es decir, haciendo unas ranuras helicoidales en el interior del cañón. Si se puede hacer que el proyectil se expanda o que, de otra manera, tome esas ranuras, comenzará a girar sobre su eje mayor según se mueve a lo largo del cañón. Esto estabiliza al proyectil, garantizando que en su trayectoria va con la punta por delante. La bala que se dispara desde un cañón de ánima lisa no tiene esta estabilidad. Irá por el aire en la posición contraria al último contacto que tenga con el cañón, haciendo que se pierda la puntería.

El rayado apareció por primera vez a finales del siglo XIV: se atribuye el mérito de este invento a unos fabricantes de armas de Nüremberg. Pero, durante mucho tiempo, no se apreció su valor. Las balas de plomo de entonces tenían que meterse por el tubo del cañón con una baqueta y un mazo para que tomaran el rayado al cargarlas: esto solía deformar el cañón, que dejaba de ser completamente redondo, con lo que se disparaba mal. La pólvora era de mala calidad y dejaba muchos residuos incrustados en el cañón, lo que era otro inconveniente para el rayado. Y hasta había algunas armas que tenían las ranuras rectas, principalmente para que los residuos se quedaran en ellas, dejando así lo que era prácticamente un cañón liso... y limpio.

Al principio, los fusiles eran armas de precisión para uso deportivo, en el que el tiempo que se tardaba en recargar no era esencial. Esto ocurría unos dos siglos antes de que los militares adoptaran el rayado e incluso entonces sólo lo usaban las tropas especiales. Hacia 1600, Christian IV de Dinamarca hizo fabricar fusiles rayados de Ilave de rueda para algunas de sus tropas y en 1680 a algunas unidades de la caballería francesa se les dotó también de fusiles de este tipo.

La Revolución Americana (1775-1783) Ilevó a una aceptación más general del fusil rayado como arma militar. Los pioneros americanos de la frontera demostraron que superaban con su fuego a los soldados británicos con sus mosquetes de ánima lisa, por lo que estos últimos adoptaron los fusiles rayados. El arma más notable fue el Ferguson, un fusil que se cargaba por la recámara y empleaba un grueso tornillo vertical para cerrarla. La carga por la recámara evitaba todos los problemas de cargar por la boca y, en este sentido, el bien conseguido fusil de Ferguson se adelantó a su tiempo. Su inventor, el coronel Patrick Ferguson, Ilevó una compañía armada con su fusil a Norteamérica, donde el arma funcionó muy bien. Pero cuando el coronel Ferguson murió en 1790, ironías de la vida, alcanzado por un fusilero americano, su compañía fue disuelta.


Aunque las armas rayadas demostraron su precisión y su poder de alcance, la lenta cadencia de tiro del rifle, debida al tiempo que se tardaba en cargarlo, fue el argumento en contra de que su adopción se generalizase en el terreno militar. El fusilero tenía que echar primero la pólvora; después, poner cuidadosamente un trozo de tela engrasada encima de la boca del arma; colocar la bala sobre éste y atacarla nuevamente, para no torcer la bala; y, por último, Ilevarla a su posición exacta en relación con la carga de pólvora. El Cuerpo de Fusileros británico, al que se dotó con el fusil Baker en 1800, consideraba que un disparo por minuto era una cadencia de fuego aceptable.

El problema de tener que cargar por la boca fue resuelto finalmente por el capitán francés Gustavo Delvigne. Una vez que se había cargado la pólvora, la bala (que entraba con holgura en el ánima) descansaba contra el final de la recámara; entonces se le hacía expandirse para tomar el rayado con unos cuantos golpes de baqueta. Los franceses adoptaron en 1842 un fusil de este diseño. Delvigne siguió experimentando y descubrió que la mejor forma para una bala era un cilindro con punta cónica. Sin embargo, tardó varios años antes de poder convencer al ejército francés para que adoptase esta variante de la bala.

El siguiente paso fue el pilar o espiga central del coronel Thouvenin, en el que la recámara tenía una espiga central y la pólvora se cargaba alrededor de ella. La bala cónica caía por el ánima hasta descansar sobre la espiga y, nuevamente, un golpe o dos con la baqueta hacían que el final de la bala se expandiese para tomar el rayado.

La bala expansiva

El paso final fue la bala Minié, que se expandía por sí misma. En su base Ilevaba una fina copa de hierro que, al ser golpeada por los gases tras la ignición del cartucho, forzaba a la camisa de la bala hacia fuera, en las estrías del rayado. Cuando se hubo perfeccionado este adelanto, hacia 1850, el ejército francés ya había decidido adoptar un arma que se cargase por la recámara. Sin embargo, la bala Minié fue muy utilizada durante la guerra civil norteamericana (1861-1865): fue la munición más usada, tanto por el ejército confederado como por la Unión. El grado de rotación del rayado es esencial para conseguir el adecuado nivel de estabilidad para la bala. Si se hace que el rayado estabilice la bala sólo lo preciso, aumenta la fuerza de ésta para causar daño físico, porque se desestabiliza rápidamente en el momento del impacto. Por otra parte, una rotación del rayado que haga girar demasiado a la bala aumenta su poder de penetración, pero reduce su capacidad de herir. También es importante el tamaño de la bala. Los proyectiles que tienen, aproximadamente, una longitud de más de ocho veces su calibre (diámetro), no se pueden estabilizar bien por rotación.

Para que el proyectil sufra menos tensiones, también se suele usar un rayado progresivo o en aumento. Éste empieza con rayas rectas o con un giro muy lento, de modo que cuando el proyectil vaya acelerándose a lo largo del ánima, vaya tomando el giro gradualmente. Después, se va aumentando el grado de rotación en el ánima, hasta Ilegar al óptimo, que se continúa hasta la boca. El rayado progresivo es normal en la artillería, que utiliza proyectiles muy pesados. Un proyectil pesado sometido a una gran aceleración podría fácilmente perder su conexión con el rayado si su velocidad de rotación se incrementase demasiado rápidamente.

En los últimos años, las piezas de artillería de gran velocidad de boca han vuelto a los cañones de ánima lisa, usando aletas para estabilizar los proyectiles; se trata de obtener la máxima velocidad posible para la penetración en la coraza. Un cañón rayado desperdicia una parte de la energía propulsora en superar la fricción del rayado; la ausencia de esta resistencia permite obtener mayores velocidades.



La secuencia de lo que ocurre al disparar un arma de chispa Ileva su tiempo: el pedernal produce las chispas, la pólvora de la cazoleta se prende y, por último, se produce la explosión de la carga propulsora en la recámara. Esto no les importaba demasiado a los militares, pero en la caza con armas de fuego sucedía muchas veces que la presunta presa se escapaba corriendo antes de que la bala pudiese alcanzarla. A la Ilave de chispa también le afectaba la Iluvia... y esto sí que era un serio inconveniente para los militares. Hubo ingenieros inventores de la época que buscaron la forma de superar estos problemas.

Un primer paso fue el descubrimiento de Edward C. Howard, en 1799, de los materiales fulminantes, que podían hacer explosión o prenderse al golpearlos. Sin embargo, a causa de la extremada delicadeza de su manejo, pasó algún tiempo antes de que se les encontrase una aplicación práctica. Finalmente, el reverendo Alexander Forsyth, vicario de Belhevie, Escocia, y un ingenioso cazador encontraron un método que Forsyth patentó en 1807: la Ilave de percusión. Empleaba el mismo mecanismo de una Ilave de chispa, con la diferencia de que el martillo, en vez de Ilevar un trozo de pedernal, tenía una cabeza con una forma apropiada. En el lugar de la cazoleta y el rascador, había un tornillo hueco que Ilegaba hasta la recámara del cañón y, en el extremo inferior de este tornillo, iba un pequeño recipiente tubular que podía girar. Se cargaba la pistola en la forma normal con pólvora y bala y el recipiente tubular se Ilenaba con la mezcla fulminante de Forsyth, una combinación de fulminato de mercurio y cloruro potásico. Luego, se hacía describir un sencillo círculo al recipiente, para depositar una pequeña cantidad de la mezcla en el tubo que Ilevaba a la recámara. Al volver el recipiente a la posición inicial, la parte hueca en la que iba la mezcla se alejaba y, en su lugar, se situaba, exactamente sobre el orificio de ignición y la carga detonante, una parte maciza que Ilevaba una barra corta móvil. Al apretar el gatillo, el martillo caía y golpeaba la barra, que se deslizaba hacia abajo, percutiendo contra la mezcla detonante. Ésta hacía explosión, dando fuego a su vez a la pólvora de la recámara.

Forsyth ofreció su invento al inspector general de Armamento de Londres, que era el responsable de las armas utilizadas por el ejército británico. Pero, antes de que pudiera perfeccionar su diseño, todo el plan se dejó a un lado, a causa de los prejuicios de los tradicionalistas del ejército. Forsyth y, a pesar de todo, siguió adelante con su idea, que tuvo un gran éxito comercial hasta su muerte, en 1843.

La cápsula de percusión

Hacia 1818 y, una vez que se vio que la idea de la percusión funcionaba, empezaron enseguida las mejoras. Joe Manton, el famoso armero inglés, inventó un tubo de percusión; era un fino tubito de cobre, que se insertaba en el orificio de la ignición de la pistola, para que lo golpease el martillo al caer. Sin embargo, a veces era difícil sacar el tubo una vez disparado. La cápsula de percusión, que apareció por primera vez alrededor de 1814, era una idea mucho mejor. En sección, recordaba a un sombrero de copa en pequeño, con una capa de mezcla fulminante precisamente en la copa. El arma iba provista de una extensión tubular del orificio de ignición, la boquilla, que tenía una forma adecuada para que la cápsula se pudiese apretar sobre su extremo abierto para encajar perfectamente. Al caer el martillo sobre la cápsula, aplastaba la mezcla entre ésta y la boca del tubo; la Ilamarada de la mezcla, al hacer explosión, pasaba del tubo a la recámara para dar fuego a la pólvora. El martillo solía tener un hueco en la cabeza, que rodeaba la cápsula en el momento del disparo, para evitar que pudieran salir despedidos trocitos de cobre y herir al tirador. Después del disparo, el tirador amartillaba de nuevo el arma y quitaba de la boquilla los restos de la cápsula.

Aunque al final se aceptó la cápsula fulminante de metal en casi todo el mundo, se probaron otros sistemas de percusión. Uno de ellos fue la Ilave de píldoras patentada por Manton en 1816. Era una cazoleta abierta, en la que se ponía una mezcla fulminante, comprimida en forma de píldoras o tabletas. Cuando se colocaba una píldora en la cazoleta, el martillo al caer la aplastaba, produciendo una Ilamarada que Ilegaba al interiar de la pistola. Otra idea fue la de unas cápsulas de percusión hechas de papel aceitado, que podían colocarse contra un orificio de ignición adecuado para que las golpease el martillo, sistema que aún se utiliza en las pistolas infantiles de pistones. La cinta detonante, inventada por el norteamericano Edward Maynard, consistía en una cinta doble de papel, que Ilevaba espaciados unos pistones de fulminante y se Ilevaba en un alojamiento dentro de la Ilave. Cada vez que se amartillaba el percutor, la cinta de pistones avanzaba un poco. Durante la Guerra de Secesión americana se usaron millares de fusiles que Ilevaban este sistema de ignición.



La invención de la cápsula de percusión abrió nuevos horizontes a los fabricantes de armas; pero los mayores cambios se produjeron, probablemente, en el diseño de las armas de varios disparos. La Ilave de chispa había sido excesivamente incómoda para adaptar a las armas de fuego de más de tres o cuatro disparos. Se hicieron algunos revólveres de chispa, pero eran de fabricación cara, bastante engorrosos y no muy fiables.

El hombre responsable de los mayores avances procedía de Connecticut. Su nombre casi se ha convertido en sinónimo del revólver: Samuel Colt (1814-1862). Aunque él no inventó el revólver, porque se conocía desde el siglo XVI, Colt revolucionó su diseño y, lo que es más importante, implantó un sistema de producción en serie de estas armas. Fabricó un revólver con un cilindro que ïba perforado con cinco o seis recámaras, cada una con su propio tubo corto o boquilla para sostener una cápsula de percusión. Echando hacia atrás el martillo se activaba un sencillo sistema de acoplamiento, que hacía girar el cilindro y colocaba una recámara cargada alineada con el cañón. La presión del gatillo hacía caer hacia adelante al martillo, que golpeaba el fulminante de más arriba y disparaba así el primer tiro. El proceso podía repetirse hasta que se hacían todos los disparos.

La primera incursión de Colt en el negocio de las armas no tuvo un gran éxito, pero continuó en él con suerte y perseverancia y, en 1848, fabricó el revólver pesado Dragoon, que disparaba seis cartuchos de 0,44 pulgadas de calibre. Continuó fabricando esta arma con pequeñas variantes de manufactura durante los años siguientes, cesando su producción en 1861. También en 1848 empezó a suministrar una versión más pequeña, el Pocket Colt, de bolsillo, que disparaba una bala de 0,31 pulgadas de diámetro. El diseño se modificó ligeramente en 1849 y este modelo siguió fabricándose hasta 1873.

En 1851 presentó la pistola Belt, más grande, más conocida en general como la Navy Colt, con un calibre de 0,36 pulgadas; también ésta siguió fabricándose hasta 1873. Era una pistola precisa y fiable y se hicieron unas 40.000 unidades.

En 1851 se celebró en el Hyde Park de Londres la Exposición Universal del Comercio y la Industria y Colt decidió asistir y exponer sus productos. A fuerza de regalar ejemplares de su revólver a figuras públicas muy conocidas y gracias a la publicidad y a su sentido teatral consiguió causar una gran impresión en el mercado británico, ante la contrariedad de los fabricantes británicos. Pero aún se sintieron más irritados cuando inauguró una fábrica en Pimlico, Londres, para producir sus revólveres.

Todos estos primitivos revólveres responden a un estilo general, con un cilindro grabado con una decoración apropiada: un atraco en el modelo Pocket, una batalla naval en el Navy Colt y un combate contra los indios en el revólver Dragoon, por ejemplo. Los cañones, que se fabricaban en gran variedad de longitudes, iban estampados con diversas leyendas, incluida una dirección. Estas marcas hacen posible distinguir las armas fabricadas en la factoría de Londres de las producidas en Norteamérica, aunque se intercambiaran algunas piezas.

En 1856, la Colt empezó la producción de su revólver New Model Pocket, que se caracterizaba por Ilevar el martillo montado a un lado para su fácil mantenimiento; pero, en 1861, volvió al viejo estilo con un modelo Pocket, pero con el calibre de 0,36 pulgadas del Navy. En 1860, hizo un revólver más grande, con un calibre de 0,44 pulgadas, conocido como el New Model Army o pistola Holster (de funda). Se caracterizaba por un cañón redondo con una palanca de carga que se usaba para introducir la bala apretándola en la recámara, que quedaba alineada con el hueco del cañón. Utilizó un procedimiento similar para su nuevo revólver Navy, en calibre de 0,36 pulgadas, así como en el Folice Model.

La fábrica de Colt de Londres no sobrevivió mucho tiempo; pero, estimulados por su ejemplo, muchos fabricantes británicos empezaron a explorar el mercado del revólver. Uno de los fabricantes punteros fue Robert Adams, que pronto empezó a fabricar un revólver de percusión de gran calibre. El diseño del revólver de Adams difería en muchos aspectos de los que hacía Colt; pero una de sus mayores diferencias era el sistema de disparo. Los revólveres de Colt eran todos de simple acción, lo que significa que, para hacer fuego, había que tirar a mano del martillo hacia atrás, habitualmente con el pulgar. Al primer clic, a medio montar, el cilindro podía girar libremente para cargar y, cuando estaba listo, había que volver a tirar del martillo hacia atrás y se cerraba en esta posición, que se conoce como montado. Entonces se apretaba el gatillo, y el martillo, impulsado por un muelle alojado en la empuñadura, caía hacia adelante para hacer el disparo. Los primeros revólveres de Adams no tenían estribo en el martillo, por lo que era muy difícil montarlos a mano. Por otro lado, la presión sobre el gatillo hacía girar el cilindro y montaba el martillo y, si se mantenía la presión, le hacia ir hacia adelante para que el arma se disparase.

Hubo muchas discusiones sobre cuál era el mejor sistema y ambos bandos aportaban sesudos argumentos. Se decía que la simple acción hacía el tiro más preciso, mientras que el sistema de Adams permitía hacer fuego más rápidamente pero exigía una mayor presión sobre el gatillo, lo que hacía más difícil apuntar, ya que el revólver tendía a oscilar ligeramente en la mano. Adams fabricó después un arma de doble acción, usando un sistema mecánico patentado por el teniente Frederick Beaumont, con el cual se podía hacer fuego usando cualquiera de los dos sistemas; pero la Colt siguió utilizando su diseño de simple acción.

Otro gran fabricante de armas británico fue William Tranter, que consiguió combinar en uno de sus modelos las virtudes de los dos sistemas en uno solo, con su revólver de doble gatillo. El gatillo era más largo de lo normal y el final sobresalía del arco de guardamonte. Si se presionaba sobre esta parte más baja, el cilindro giraba y se montaba el arma. Una vez montado el revólver, se podía apuntar hacia el objetivo; una ligera presión en la parte de arriba del gatillo, dentro del arco de guardamonte, hacía salir el disparo.

Hay otros fabricantes británicos que produjeron revólveres de percusión, y sus nombres se pueden encontrar grabados sobre los cañones o en las armaduras. Muchos lograron una fama relativamente efímera como fabricantes, pero otros adquirieron renombre mundial. Los nombres de Lang, Deane, la London Armoury Company, Baker, Daw, Harding y W. Parker, se pueden encontrar en numerosos revólveres de percusión, y el de Webley sobrevivió hasta bien entrado este siglo.

Los fabricantes británicos no fueron los únicos espoleados por el éxito de Colt. En los Estados Unidos hubo un incremento de la producción de revólveres estimulado por la Guerra Civil. Se utilizaron una gran variedad de estilos y de patentes, algunos copiando descaradamente los productos de la Colt, mientras que otros abrieron nuevos caminos. Hubo firmas como la Allen y la Wheelock que estuvieron en el negocio de las armas sólo entre 1857 y 1864, pero Ilegaron a suministrar más de 20 modelos diferentes de revólveres. La Bacon Manufacturing Company, de Norwich, Connecticut, duró desde 1858 hasta 1867, fabricando revólveres de percusión no muy distintos del modelo Police de la Colt.

Otra aparente réplica de la Colt fue fabricada por J. H. Cooper, de Pittsburgh, Pensilvania; pero había una gran diferencia, ya que tenía un mecanismo de doble acción; es una característica que se ve en el gatillo, que necesita un gran recorrido y por eso se sitúa bastante más adelante dentro del guardamonte que el normal estilo del Colt. A pesar de su nombre con referencia al Reino Unido, la London Pistol Company era un fabricante americano y sus armas también las hacía la Manhattan Firearms Manufacturing Company.

Un fabricante audaz fue John Walch, de la ciudad de Nueva York, que patentó un sistema de revólveres de 10 y de 12 disparos, pero su producción fue pequeña. En 1859, Alexandre Le Mat, de Nueva Orleans, fabricó un revólver de percusión que Ilevaba un cañón corto montado debajo del cañón normal de la pistola. No era una idea nueva, ya que había sido utilizada por otros fabricantes unos años antes. La producción de sus armas en América fue limitada, ya que la mayoría de sus revólveres se fabricaron en Europa. Muchos de los otros nombres que aparecieron por primera vez mediado el siglo XIX desaparecieron rápidamente, pero otros han sobrevivido y siguen siendo en la actualidad grandes fabricantes. Remington, de Ilion, Nueva York, no fue aventajado más que por Colt en la producción de revólveres, de los que hizo unos 14 modelos diferentes. En la actualidad sigue fabricando armas de fuego.

Durante la Guerra Civil, las fuerzas confederadas estuvieron muy escasas de recursos industriales, pero consiguieron fabricar algunos revólveres. La Dance Brothers, de Columbia, Tejas, fue probablemente la más prolífica, pero hubo muchos otros proveedores.

La primera arma deportiva práctica de carga por la recámara fue desarrollada en 1812 por Samuel Pauly, un armero suizo que trabajaba en París. Con un cañón que se abría hacia abajo y disparaba un cartucho independiente, fue el padre de la escopeta, adelantándose a su tiempo en unos cincuenta años. La verdad es que era tan revolucionaria que las autoridades militares no la tomaron en serio.

El fusil de aguja fue la creación de Johann Nikolaus von Dreyse, un armero prusiano que, después de su aprendizaje, viajó por Europa adquiriendo experiencia con varios maestros. Entre 1809 y 1812 von Dreyse trabajó para Pauly; pero volvió a Prusia hacia 1815. Allí empezó a trabajar en armas de percusión de carga por la boca, a partir de las cuales siguió hasta desarrollar un fusil militar de retrocarga. En 1841 ofreció su fusil de aguja al ejército prusiano. Hubo una serie de pruebas y modificaciones y finalmente, en 1848, el fusil fue adoptado como arma de fuego estándar de infantería.

Sistema de cerrojo

El fusil de aguja puede considerarse justamente como el padre de todos los fusiles de cerrojo, ya que fue la primera arma que se caracterizó por el sistema de cerrojo. El cerrojo, que se parece al pomo normal de una puerta, podía morderse en una armadura detrás de la recámara del fusil. Con la bala en posición vertical, el cerrojo podía deslizarse hacia atrás y hacia adelante para abrir y cerrar la recámara. Una vez que la recámara estaba cerrada, se giraba el mango hacia abajo, frente a una orejeta de la armadura para cerrar el cerrojo. El extremo delantero del cerrojo tenía una forma cónica cuidadosamente estudiada para poder encajar en una abertura del cierre con la misma forma, con lo que al cerrar el cerrojo se conseguía el hermetismo para los gases. El cartucho era un cilindro de papel que contenía la bala y la carga de pólvora, y la bala Ilevaba una cápsula de fulminante en su base. La aguja, de la que se derivaba el nombre del fusil, era una larga aguja percutora que pasaba a través del cierre. Se tiraba a mano de ella hacia atrás, venciendo la resistencia de un muelle, antes de abrir el cerrojo y se mantenía en esta posición mediante un fiador. Cuando se cerraba el cerrojo, al apretar el gatillo se liberaba el seguro y hacía que la aguja atravesase el cartucho de papel, golpeando en la cápsula de percusión y disparando el cartucho.

El cierre de cerrojo era eficaz cuando el arma era nueva, pero se desgastaba pronto y se salía el gas. A pesar de todo, el fusil de aguja era bastante fiable, se manejaba con facilidad y era un arma potente en el campo de batalla. Le daba a la infantería prusiana un ritmo de fuego, quizás ocho disparos por minuto, nunca conocido hasta entonces y que asombró al mundo militar cuando se usó por primera vez en la guerra entre Prusia y Dinamarca en 1864 y, después, en la guerra austro-prusiana, dos años más tarde.

Cuando oyeron hablar del fusil prusiano de aguja, los franceses empezaron inmediatamente a desarrollar su propia versión, el fusil Chassepot. Llamado así por su inventor, un armero del arsenal de Chatellerault, el arma apareció en 1863. En realidad, era otro fusil de cerrojo, muy parecido al de aguja pero con una aguja percutora más corta. Cuando se utilizaba con un cartucho de papel y de tela, que Ilevaba una cápsula de fulminante en su extremo, la aguja percutora sólo tenía que recorrer un corto espacio dentro de la recámara del Chassepot antes de golpear la cápsula fulminante y hacer el disparo. El hermetismo de la recámara se conseguía con un aniIlo de caucho alrededor de la cabeza del cerrojo. La presión de la explosión empujaba el cerrojo hacia atrás y apretaba el anillo hacia los lados para sellar la recámara. Sin embargo, las altas temperaturas estropeaban enseguida la goma, con lo que cada soldado Ilevaba cierto número de anillas de repuesto y estaba muy bien instruido para cambiarlas tan pronto como notase que se salían los gases.

Estas dos armas se enfrentaron una contra otra en la guerra franco-prusiana de 1870-1871. Durante el combate, el fusil Chassepot pareció ser superior al de aguja de Dreyse; una y otra vez los prusianos lanzaron asaltos contra los franceses, sólo para caer bajo un fuego graneado, y fuera del alcance del fusil de aguja, hasta que los atacantes resultaban diezmados o se veían forzados a ceder terreno. Sin embargo, las pruebas posteriores en los campos de tiro no confirmaron la superioridad del Chassepot.

El fusil de aguja y el Chassepot probaron concluyentemente que la retrocarga era mejor que la avancarga e indicaron a los ejércitos de todo el mundo que tendrían que ser reequipados con pequeñas armas ligeras de retrocarga tan pronto como fuera posible.



Todos los revólveres de percusión adolecían de la misma limitación: la carga por la boca. Había que rellenar cada recámara con pólvora, atacar la bala a presión sobre la pólvora y poner una cápsula fulminante colocada sobre la boquilla. Solían usarse cartuchos de papel, que contenían una carga de pólvora y Ilevaban la bala; pero había que romperlos para que se abrieran. Hubo algunos experimentos con cartuchos completos y algunos tuvieron mucho éxito, pero no fueron aceptados por varias razones. Sin embargo, los primeros pasos comerciales realmente prácticos se dieron inmediatamente después de que fuera adoptado el principio de la percusión; y esto fue con el sistema conocido como cartucho de aguja o de percutor.

En 1835, el francés Casimir Lefaucheux patentó un sistema que utilizaba un cartucho con una vaina de metal o de cartón con un agujerito en un lado, por el que sobresalía una pequeña aguja metálica. La punta del vástago descansaba sobre una pequeña cantidad de fulminato incorporada a la carga de pólvora contenida dentro de la vaina. Cuando esta aguja era golpeada, presionaba hacia abajo para detonar el fulminato, produciendo así una Ilamarada que daba fuego a la carga. Lefaucheux diseñaba las armas con una pequeña ranura en el cierre para que, al meter el cartucho, la aguja pudiera salir a través de él, preparada para ser golpeada por el martillo.

El sistema de percusión de aguja fue exhibido en la Exposición Universal de Londres, en 1851, a la que asistió Colt; pero parece que Ilamó poco la atención, a pesar del hecho de que hacía relativamente fácil la carga por la recámara. Posiblemente a causa del impulso dado por la exposición de Colt, en 1854, el hijo de Lefaucheux, Eugene, patentó en Francia y en Gran Bretaña un revólver que utilizaba el cartucho de percusión. Su firma empezó enseguida a recibir encargos de revólveres para varios países, incluso Egipto, así como muchos pedidos civiles. Gran Bretaña y Estados Unidos mostraron un interés limitado; pero, en el continente europeo, los revólveres de cartucho de aguja se fabricaron en cantidad y muchos países los adoptaron para sus ejércitos. Desde luego, algunos prestaron servicio durante la Guerra de Secesión americana. Se produjeron un gran número para el mercado civil y se solían vender en estuches con una serie de accesorios. Se fabricaron muchos revólveres que tenían, como medida de seguridad, gatillos que se plegaban hacia atrás, para reducir las posibilidades de que se engancharan en la ropa o en la pistolera.

La facilidad de carga del cartucho metálico de aguja animó a muchos fabricantes europeos a diseñar revólveres con unos grandes cilindros que Ilegaban a tener 12 ó 20 disparos. Había alguno que tenía incluso más, aunque Ilegaban a ser tan voluminosos que los hacían inútiles para su propósito. Algunos fabricantes, como el armero francés Jarre, sustituían el cilindro por una barra plana con recámaras horadadas. Debido a su forma, se la suele Ilamar pistola-armónica.

Los revólveres pequeños, compuestos de poco más que el cilindro y un cañón nominal, se colocaban dentro de bolsos y cajitas. Había uno, combinado con un cuchillo plegable y refuerzo de metal para los nudillos, que formaban la Ilamada pistola Apache. Otras pequeñas versiones iban montadas en bastones de paseo para ofrecer un arma defensiva disimulada.

La mayoría de las pistolas de munición de aguja se fabricaban en Bélgica, en la ciudad industrial de Lieja, y se pueden reconocer fácilmente por la marca con las letras ELG, que están grabadas en la armadura y/o en el cilindro.



El cartucho de percutor o de aguja representó un importante paso hacia adelante, pero tenía sus limitaciones. La ranura en el cierre de la recámara era un ligero inconveniente y la aguja saliente representaba un peligro potencial, ya que un golpe accidental podía producir un disparo involuntario. Sin embargo, este sistema había demostrado la posibilidad de usar cartuchos que contuvieran sus propios medios de ignición. Fue la asociación clarividente de dos nombres famosos la que dio el paso siguiente y crucial. Horace Smith y Daniel Wesson, ambos de Massachusetts, se dedicaban a la fabricación de armas de fuego; en 1852 reunieron sus fuerzas y estudiaron las posibilidades de la bala Hunt, que había sido patentada en 1848. Era ésta básicamente una bala de plomo con una base hueca, que se rellenaba con un propulsor y se tapaba con un disco con un agujero central para permitir la ignición. Los socios desarrollaron la idea e incorporaron el concepto del cartucho Flobert, que en realidad era sólo una cápsula de percusión con una pequeña bola de plomo apretada dentro de la extremidad abierta.

Hacia 1856, la Smith & Wesson había perfeccionado el diseño general de un revólver que se alimentaría con un cartucho metálico cargado por la parte trasera del cilindro. Llegaron a un acuerdo con un antiguo empleado de la Colt, Rollin White, que había patentado un revólver en el que las recámaras del cilindro estaban perforadas de lado a lado. Esto significaba que el cartucho se podía cargar por la parte de atrás. El cartucho tenía un pequeño anillo hueco que contenía una cantidad de fulminante y, cuando se le colocaba en la recámara, el anillo quedaba contra el final del cilindro. Cuando caía el martillo, comprimía el anillo del casquiIlo contra el final del cilindro y detonaba el fulminato para disparar la carga. Había Ilegado el revólver moderno.

Hacia 1858 la Smith & Wesson estaba poniendo a la venta un revólver de calibre 0,22 de retrocarga y como tenían su patente, ningún otro fabricante podía copiar el sistema sin su autorización. El revólver era pequeño, con un cañón basculante sobre una bisagra que tenía encima, que quedaba cerrado por unos seguros de muelle situados debajo del alojamiento del cilindro. El cilindro se podía sacar y los casquillos vacíos se podían expulsar utilizando una baqueta que iba fija debajo del cañón. El arma fue bien recibida, pero su atractivo estuvo algo limitado por su pequeño calibre: sólo 0,22 pulgadas. Además, los casquillos tendían a hincharse al ser disparados y a veces se encasquiIlaban.

Aumentar el calibre significaba usar un casquiIlo mayor, pero el metal no podía ser demasiado grueso o, de lo contrario, el martillo no lo aplastaría para detonar la carga. Hacia 1861, la Smith & Wesson había solucionado los problemas y estaba ofreciendo un revólver de 0,32 pulgadas de calibre y trabajando en los diseños para un arma de calibre de 0,44 pulgadas.



La aparición de los revólveres de la Smith & Wesson estableció las bases del arma corta moderna, pero todavía hacía falta dar un paso más. Aunque el cartucho de ignición anular suponía un gran avance sobre los anteriores sistemas de carga, tenía algunas limitaciones, especialmente cuando se usaba con los calibres más grandes. Había dos hombres que estaban trabajando, independientemente, hacia el siguiente gran avance: el coronel Berdan en Estados Unidos y el coronel Edward Boxer en Gran Bretaña. El resultado de sus esfuerzos fue, en la década de 1860, el cartucho de ignición central. En lugar de la mezcla fulminante, depositada en una fina Iámina en el interior de la base del casquillo del cartucho, se fijaba una cápsula de percusión en un hueco central en la base del casquillo. Las paredes y la base del casquillo ya podían ser de cualquier grosor, ya que lo único que tenía que golpearse era la cápsula. Se cambió el diseño del martillo del revólver, de forma que tuviera un pico agudo en lugar de la palanca plana que se había usado en los martillos de las armas de ignición anular: una útil señal para saber si un arma es de ignición central o de ignición anular. La detonación era rápida y efectiva y la carga del cartucho era sencilla, gracias al sistema de Rollin White. Por consiguiente, en la década de 1860, se había establecido el estilo de casi todos los revólveres del futuro, y las posteriores pretensiones de los fabricantes de haber producido modelos nuevos sólo eran exactas en un sentido limitado.

Todavía quedaba un problema por resolver y era cómo insertar los cartuchos en las recámaras del cilindro. Se vislumbraban tres soluciones básicas. En algunos revólveres, como el Colt Single Action Army, había una placa fijada a la armadura con una bisagra, exactamente detrás de la culata del cilindro. Para cargar el revólver, esta placa o ventana de carga se echaba a un lado para descubrir las recámaras que esperaban los cartuchos. Se giraba el cilindro dejando a la vista cada una de las recámaras para cargarlas y después se cerraba la ventana. Para extraer los casquillos vacíos ya disparados, se abría la ventana y se fijaba una especie de baqueta de carga con un muelle, generalmente debajo del cañón, que podía empujarse hacia atrás, a través de la recámara, para expulsar el casquillo. Otros revólveres usaron un sistema parecido, pero la ventana de carga se abría hacia atrás en vez de hacia un lado.

Otra solución fue fijar el cilindro sobre un brazo montado en la armadura, que se podía abrir hacia un lado. Al presionar un fiador se liberaba el brazo, que pivotaba, de forma que se podía extraer hacia un lado dejando el cilindro separado de la armadura, lo que permitía acceder fácilmente a las recámaras. La extracción de los casquillos se hacía con una placa en forma de estrella, colocada en el centro de la parte posterior del cilindro, que encajaba en un hueco poco profundo del mismo. A través del centro del cilindro y de su brazo pasaba una barra con un muelle; al empujar esta barra, se movía la estreIla, que engranaba con el culote del casquillo y lo hacía salir del cilindro.

El tercer método consistía en construir la armadura del revólver en dos partes; la parte del cañón Ilevaba una bisagra en la base, delante del cilindro. Al liberar un fiador, se podía bascular hacia abajo el cañón, que se Ilevaba el cilindro con él, dejando así la parte trasera de éste a la vista y preparada para la carga. Al mismo tiempo, cuando la parte del cañón estaba abierta, un simple sistema de unión empujaba la barra extractora, que iba unida a la placa en forma de estrella, para la expulsión de los casquillos. Bajando el cañón un poco más, la pieza de la estrella quedaba liberada y, bajo la presión de un muelle, se recuperaba entrando en su sitio, volviendo a dejar el cilindro preparado para la recarga. Este cuidado mecanismo fue patentado por la Smith & Wesson a finales de la década de 1860.

Como la Smith & Wesson tenía la patente original de los cilindros taladrados de lado a lado, nadie podría fabricar unos cilindros parecidos sin su autorización. Hubo numerosos intentos de eludir esta restricción y varios curiosos procesos legales. Sin embargo, en 1873, la patente original expiró y quedó abierto el campo para todos los fabricantes de armas. Fue entonces cuando la fábrica Colt produjo su arma más conocida. Catalogada oficialmente como el revólver Colt Single Action Army, mantenía la silueta tradicional del Colt y tenía un cañón de 7 y 1/2 pulgadas (19,5 cm), aunque se hicieron con otras longitudes. Tenía una ventana de carga en la parte trasera del cilindro y la barra expulsora con su muelle iba alojada debajo del cañón. A esta arma se le dieron muchas denominaciones, como el seis disparos, el igualador y el Frontier. Ha sido tan popular y ha Ilegado a estar tan enraizado en la memoria costumbrista por su aparición en las películas, que se ha mantenido en producción casi continuamente desde 1873 y se ha hecho en una gran variedad de calibres y longitudes de cañón. Ha aparecido en el cine y en la televisión en la batalla de El Alamo (1836)y en la Guerra Civil (1861/1865)..., un logro importante para un arma que no se fabricó hasta 1873.

Las instituciones armadas de la mayoría de los países revisaban sus armas a la luz de los últimos desarrollos y es muy alto el número de revólveres militares que prestaron servicio.

En los Estados Unidos se estableció un órgano especial -el Small Arms and Accoutrements Board (Junta de Armas Cortas y Pertrechos, para evaluar las necesidades del ejército que, en 1980, eligió sorprendentemente una pistola Remington de un solo disparo además del revólver de calibre 0,44 de la Smith & Wesson. Sin embargo, en 1873 se compraron 8.000 revólveres Colt modelo Single Action Army de calibre 45 para la Caballería de los Estados Unidos. Un año más tarde, en 1874, se compraron 3.000 revólveres Smith & Wesson modelo 3 Schofield, Ilamados así en recuerdo del oficial que diseñó el original; pero, en general, la Colt parece haber sido la firma más popular entre los soldados.

En 1878, la Colt dejó su modelo de siempre de sistema de simple acción y fabricó un revólver de doble acción; pero al ejército de los Estados Unidos no le interesó. Sin embargo, el sistema de doble acción había Ilegado para quedarse y otros muchos fabricantes de revólveres adoptaron el sistema.



Después de que los diversos ejércitos hubieran atendido la necesidad de cambiar sus fusiles de avancarga por los de retrocarga, el siguiente paso iba a ser conseguir un sistema de retrocarga bien diseñado. No iban a faltar estos hacia 1870. Desgraciadamente, la mayoría de ellos no eran lo bastante resistentes para el servicio militar y los que habían sido diseñados sobre todo para los cartuchos de papel, eran difíciles de adaptar a los nuevos cartuchos metálicos.

La Guerra Civil aceleró la adopción de la retrocarga en los círculos militares, con armas como las carabinas y fusiles Sharpq Spencer, Burnside, Joslyn y Starr. La Sharps empleaba un bloque de cierre que se abría verticalmente por medio de una palanca; el borde superior estaba afilado para que cortara al cerrarse el final del cartucho de papel, que se disparaba por medio de un martillo y de una cápsula de percusión. El Starr empleaba un cartucho de tela y se basaba en la potencia de la cápsula para perforar la tela y dar fuego a la pólvora. El Joslyn utilizaba un cartucho de papel y cerraba la recámara por medio de una aleta que se levantaba y Ilevaba un cierre de gutapercha. El Spencer y el Bumside usaban cartuchos metálicos; el primero, uno de ignición anular bastante tosco; el segundo, un tipo peculiar que tenía que meterse en la base de la recámara antes de que el arma se pudiera cerrar.

El más famoso de estos diseños de acción de palanca fue el Winchester. Empezó su vida como el fusil Volcanic, usando una peculiar bala autónoma, que no era más que una bala con la base vaciada para Ilevar una carga de pólvora y una cápsula. Tenía el inconveniente de que la bala tenía poco espacio para Ilevar una carga suficiente para generar una velocidad que valiera la pena; el escaso rendimiento del arma Ilevó a la bancarrota a la firma en 1857. Oliver Winchester la compró. Era un comerciante que sabía poco de armas, pero sí lo suficiente para contratar a un hombre que supiese: Benjamin T. Henry. Tomó el Volcanic y lo volvió a diseñar a fondo, adoptando los cartuchos de ignición anular y convirtiéndolo después a la ignición central. Desde entonces el Winchester de palanca ha seguido fabricándose en diversas formas. El cargador es un tubo que corre por debajo del cañón. Tirando hacia abajo de la palanca, ésta cierra y abre el cierre; luego hace funcionar un elevador para Ilevar al cartucho desde el cargador a la recámara. Al levantar la palanca, el cierre va hacia adelante y aloja el cartucho en la recámara; el elevador desciende para alinearse de nuevo con el cargador. El movimiento del cierre monta un martillo externo, que, al liberarse, cae para golpear la aguja percutora que hay en el cierre y disparar el cartucho.

Aunque estos sistemas eran adecuados, ninguno fue lo suficientemente convincente como para atraer el interés de los ejércitos importantes: por ejemplo, el ejército de los Estados Unidos adoptó la conversión Springfield y siguió con ella hasta 1892; en aquella época ya se disponía de algunos sistemas muy sofisticados. Sin embargo, los ejércitos europeos se dedicaron a buscar sistemas de cierre mejorados y estudiaron las diversas opciones existentes. Se hicieron famosos tres tipos: el de cierre basculante, el de cierre descendente y el de cerrojo.

El sistema de bloque basculante fue perfeccionado en los Estados Unidos por la Remington en 1864. Diseñado para un cartucho de ignición anular, usaba un bloque con un punto de giro para cerrar la recámara; este bloque tenía debajo una superficie curva y detrás de él estaba el martillo, con una superficie superior curva, de modo que, cuando descendía el martillo, esta superficie pasaba por debajo del bloque y lo sostenía con seguridad contra la explosión del cartucho. El sistema Remington, en varios calibres, fue adoptado por Suecia, Noruega, Dinamarca, España, Grecia, China, Egipto y otros países.

El sistema de cierre descendente fue desarrollado la primera vez por Henry Peabody, de Boston, en 1862. En este sistema, el cañón iba atornillado a una caja rectangular que Ilevaba un sólido bloque de cierre fijo en su extremo posterior. Una palanca en la parte de abajo del arma, permitía que este bloque oscilara hacia abajo, dejando a la vista la boca de la recámara para insertar el cartucho. Al tirar hacia arriba de la palanca, se elevaba el cierre para cerrar la recámara. El martillo exterior tenía que montarse a mano y cuando se liberaba por medio del gatillo, golpeaba una aguja percutora curva que había en el bloque, la cual, a su vez, golpeaba el anillo del casquillo y lo disparaba. Los fusiles de Feabody fueron adoptados por Canadá, Francia, Baviera, México Y Suiza.

En Suiza, Friedrich von Martini mejoró la idea de Peabody, colocando una aguja percutora con un muelle dentro del bloque de cierre y disponiéndola para que se montara al hacer funcionar la palanca de apertura. Esto eliminaba la necesidad de montar el arma como una operación aparte y permitía además el uso del sistema con los cartuchos de ignición central. El sistema fue adoptado en 1871 por el ejército británico como el Martini-Henry, ya que se combinó con un cañón diseñado por Alexander Henry. También Turquía e Italia usaron el sistema Martini; Austria hizo algunos pequeños cambios y lo adoptó como el fusil Werndl. El Francotte-Martini, belga, fue otra de sus diversas modalidades.

El sistema de cerrojo fue ampliamente desarroIlado por Mauser, que acometió la mejora del fusil Chassepot, en la esperanza de interesar a los franceses. Su principal mejora consistió en adaptar el sistema a un cartucho con vaina y el uso de una aguja percutora con la que se montaba el arma automáticamente al cerrar el cerrojo. Éste tenía un mango que sobresalía y giraba hacia abajo, enfrente de una orejeta en la pared del cajón de los mecanismos para cerrar la recámara; Ilevaba además en su parte posterior un fiador del seguro, que impedía que la aguja percutora se moviera hacia adelante al ponerlo.



Una vez decididos por un determinado sistema de retrocarga, los ejércitos de todo el mundo se pusieron a considerar la adopción de un fusil de cargador, para dar al soldado más potencia de fuego.

Desde luego, hubo argumentaciones contra esto; si se le da al soldado un cargador Ileno, decían los que se oponían, éste disparará toda la munición en cuanto vea al enemigo a un kilómetro. Pero el asedio de Plevna (1877) demostró que esto no tenía por qué ser así necesariamente. En Plevna, los defensores turcos, cada uno con 500 cartuchos, iban armados con carabinas Winchester con cargador y repelieron varios ataques rusos con una devastadora y disciplinada potencia de fuego. Esto demostraba que un ejército sin un fusil de cargador estaba en desventaja.

A pesar de su éxito en Plevna, el Winchester americano se usó muy poco como arma militar; pero introdujo el cargador tubular, en el que se Ilevaba una fila de cartuchos en un tubo que iba debajo del cañón. Cada cartucho era empujado hacia atrás por un muelle y alimentaba la recámara al accionar una palanca que también montaba el martillo. Esto funcionaba bien con balas de punta blanda, pero con las balas con camisa de pequeño calibre que los militares estaban pensando en usar, se corría el riesgo de detonar la cápsula del cartucho siguiente, por el culatazo de retroceso; en consecuencia, el cargador tubular no consiguió la confianza.

A pesar de eso, los franceses adoptaron el cargador tubular para su fusil Lebel de 8 mm (1886), como lo hicieron los alemanes con su fusil Commission (1888), porque se trataba de una solución bastante rápida.

El fusil de cerrojo

James Paris Lee, un escocés que emigró a los Estados Unidos, había desarrollado un fusil de cerrojo. Debajo del cerrojo iba una caja metálica, dentro de la cual los cartuchos iban colocados encima de un muelle. Al abrir el cerrojo, el muelle forzaba a los cartuchos a subir contra un tope; y el cerrojo Ilevaba el cartucho de arriba a la recámara al cerrarse. Después del disparo, la apertura del cerrojo extraía la vaina vacía del cartucho y al volver a cerrarlo, se cargaba un nuevo cartucho. La caja se podía sacar para volverla a Ilenar y el fusil iba provisto de un cargador aparte para recargar rápidamente cuando se estaba en combate. Lee había fabricado algunos fusiles deportivos basándose en este principio y, después de serias pruebas, el ejército británico adoptó el cerrojo y el cargador de Lee en el fusil Lee-Metford. Metford era el diseñador del cañón. Otra innovación fue la adopción de una bala con camisa, de 0,303 pulgadas de calibre, una reducción considerable del calibre 45, que era el calibre normal en los fusiles militares de la época.

La bala pequeña con camisa fue desarrollada por el comandante Rubin, del ejército suizo. Era de alta velocidad (dando más precisión) y, debido a su camisa metálica, no dejaba residuos de plomo en el cañón del fusil. Los franceses tomaron la misma decisión, aunque utilizando una sólida bala de latón, con su fusil M 1886, como lo hicieron los alemanes con su fusil M 1888.

Los alemanes se dieron cuenta de que su arma de cargador tubular había sido un error y le pidieron a Mauser que hiciera algo mejor. Mauser adaptó la idea del cargador de caja y fabricó un fusil con un cargador similar encerrado en la culata. Mejoró el cierre del cerrojo, encajándolo dentro de la recámara del cañón, y los fusiles Mauser desarrollados en la década de 1980 se exportaron al mundo entero.

En Austria, el conde Mannlicher diseñó otro fusil de cargador, similar al Mauser en algunos aspectos, pero acabó por adoptar un cerrojo de movimiento recto y un cargador giratorio, aunque oculto en la culata. Este cierre recto se basaba en el funcionamiento de una leva: se tiraba hacia atrás del mango del cerrojo, haciendo retroceder un manguito, que arrastraba a su vez un perno roscado a lo largo de una leva en el cuerpo del cierre que le hacía girar. Había quien decía que era más rápido que un cerrojo giratorio, pero por regla general era más frágil. Los suizos adoptaron un diseño recto, mientras que los japoneses y los italianos copiaron el Mauser. Sólo los escandinavos y los americanos intentaron algo distinto, con el fusil Krag-Jorgensen, que tenía un peculiar cargador montado a un lado que alimentaba el arma a través de una trampilla.

Otros países optaron por diversos tipos de cerrojo; Estados Unidos adoptó el Krag-Jorgensen, que tenía un cargador de alimentación lateral; Rusia, el Mosin-Nagant, un diseño belga que era decididamente poco interesante, igual que el japonés Arisaka y el italiano Carcano. El ejército alemán volvió al Mauser en 1898 y adoptó su Gewehr 98, el no va más del Mauser, con el que siguieron hasta 1945. El único gran paso que se dio después fue la adopción del sistema Lee-Enfield por parte de los británicos; utilizaba los sistemas anteriores de cerrojo y de cargador, pero ahora combinados con un nuevo cañón desarrollado por la Royal Small Arms Factory, de Enfield. Fue consecuencia de la adopción por los británicos del propulsor sin humo Ilamado cordita, lo que exigía un sistema algo diferente de rayado para conseguir los mejores resultados del arma.

Hasta entonces, la infantería había estado dotada con fusiles largos, mientras que la caballería, la artillería, los ingenieros y otros, que sólo necesitaban un arma de defensa, Ilevaban carabinas cortas. Ahora bien, parece evidente que esto era antieconómico, puesto que significaba fabricar diferente armamento (aunque no fuese más que porque la caballería no podía tener la misma carabina que los ingenieros), aparte de todos los problemas de mantenimiento y repuestos. Consecuentemente, se desarrolló el Lee-Enfield corto, de cargador. Más corto que un fusil largo y más largo que una carabina, iba a ser la solución para todos, una idea que fue rápidamente acogida por los Estados Unidos (que abandonaron el Krag y adoptaron el Springfield, un diseño modificado del Mauser) y por Alemania. El nuevo Lee-Enfield hizo que los británicos adoptasen el cargador externo, una brida recta en la que se metían cinco cartuchos para alimentar el depósito de diez disparos del Lee-Enfield.

Hablando en lineas generales, el sistema de cerrojo ha cambiado muy poco durante el siglo XX. El fusil para tiradores selectos británico L 42 A1, de calibre 7,62 mm, que todavía está en servicio en la actualidad emplea el mismo tipo de cierre que fue introducido en 1903 por el Lee-Enfield corto, con algunos cambios muy pequenos para simplificar su fabricación, mientras que el Mauser 66 SP para los tiradores selectos del ejército de la Alemania Federal, utiliza el mismo mecanismo Mauser 1898, también ligeramente mejorado a través de los años.



En Inglaterra, el diseño principal de revólver fue realizado por Robert Adams, en 1851. Era ésta un arma de armadura sólida, esencialmente más robusta que la armadura abierta del Colt, y además el mecanismo de disparo era de montado automático: al accionar el gatillo, el martillo se montaba y después percutía. En contraste, el revolver de Colt empleaba la simple acción, en la que el martillo tenía que montarse a mano y después se soltaba por la acción del gatillo. Los diseños de Adams y de Colt compitieron durante muchos años para conseguir la aprobación militar, siendo adoptados ambos por varios ejércitos. La opinión generalizada era que el Colt tenía ventaja en cuanto a precisión, mientras que el Adams era mejor en cuanto a la rapidez de su manejo.

Cuando en 1857 caducó la patente de Colt, hubo un tropel de competidores con diseños basados, en términos generales, en el Colt, aunque todos ellos eran armas de percusión. Horace Smith y Daniel Wesson, con visión de futuro, patentaron en 1854 un cartucho de ignición anular, y adquirieron otra patente, que cubría cualquier tipo de cilindro con recámaras perforadas de un extremo a otro. En 1857 empezaron a fabricar un revólver de calibre 0,22 pulgadas y cartucho de ignición anular. Gracias a esta patente disfrutaron de un monopolio virtual en los EE.UU. hasta 1869.

En 1856, el ejército británico encargó un cierto número de revólveres Colt de percusión; los Colt Navy. En 1868, el ejército británico decidió cambiar a armas de retrocarga; muchas de las armas de percusión Adams y Colt se adaptaron para poder utilizar cartuchos de percusión central Boxer. Incluso en 1872, había muchas unidades del ejército británico que todavía estaban siendo dotadas con pistolas de percusión de un solo disparo pero, después de prolongados debates y con cierta oposición por parte del duque de Cambrídge, que era Comandante en jefe, se autorizaron los revólveres para las unidades de Lanceros, en 1877. Los oficiales pudieron adquirir siempre libremente sus propios revólveres, de forma que siempre hubo diversidad de armas en servicio.

En agosto de 1880, el revólver-pistola B.L. Enfield (Mark I), que disparaba un cartucho de 0,45 pulgadas, fue aprobado oficialmente para uso del ejército británico. Era un revólver basculante, es decir que cuando se soltaba un fiador en la parte de arriba, el cañón podía bajarse. La placa en forma de estrella permanecía fija en su posición posterior, lo bastante adelantada como para que el casquillo vacío pudiese caer, mientras que los cartuchos no disparados, al ser más largos, permanecían en su sitio. Estos revólveres no tuvieron mucho éxito y se les hicieron cambios, incluyendo la adición de un fiador del seguro, lo que resulta muy raro en la tecnología de revólveres.

En 1886, el famoso nombre comercial británico Webley estampaba su marca en el campo de los revólveres reglamentarios, cuando la Royal Irish Constabulary (Real Policía Irlandesa) adoptó un revólver fabricado por dicha firma. Era un arma tosca, robusta, que disparaba un cartucho de 0,442 pulgadas, y estuvo en servicio con muchas fuerzas de policía del imperio británico, incluidas las de Australia y Africa del Sur. En 1887, el Webley Pistol (Mark I) fue designado revólver oficial del ejército británico Tenía un calibre de 0,44 pulgadas y un cañón de 10 cm (4 pulgadas) de longitud, con un espolón en la parte superior. Resultó un arma fiable y robusta y se encargaron unas 10.000 unidades. No fue más que el primero de una larga serie de revólveres Webley de diversos estilos y calibres que se distribuyeron al ejército británico, algunos de los cuales estuvieron en servicio durante la II Guerra Mundial.

Las naciones europeas examinaron su panoplia de armamento a la luz de los cambios que habían tenido lugar, y el centro de fabricación de armas de Lieja en Bélgica, estuvo enormemente ocupado, fabricando revólveres para el propio ejército belga y también para muchos otros ejércitos. Un producto, fácilmente reconocible fue el revólver Gasser, que se hizo para Montenegro, pequeño estado de los Balcanes. La mayoría de ellos son muy grandes y tienen una culata que parece desproporcionadamente pequeña.

Otro revólver muy fácil de reconocer, fabricado en Lieja, es el Galand, diseñado por un francés y adoptado por la marina rusa. La característica distintiva es el arco del guardamonte que se extiende hacia adelante hasta debajo del cañón. Al abrirlo mediante un pequeño fiador, bascula hacia adelante y hacia abajo, moviendo hacia adelante todo el conjunto del cañón. Los cartuchos pasan a través de una placa situada detrás del cilindro; ésta avanza también una distancia corta y después se para, mientras que el cilindro continúa avanzando. La distancia es tal que los casquillos vacíos son empujados fuera del cilindro, mientras que los cartuchos no disparados, que son más largos porque aún Ilevan las balas, permanecen en su sitio. Al regresar el guardamonte a la posición de cerrado, vuelve a poner en su sitio la placa, dejando listo al cilindro para actuar.

Los rusos adoptaron también un revólver Smith & Wesson, el Modelo 3, First Russian Model, que se modificó ligeramente para que pudiese admitir el cartucho ruso de 0,44 pulgadas. Más tarde se distribuyó un segundo modelo, que tiene una especie de espolón que sale del guardamonte para proporcionar una empuñadura más firme. Más adelante, algunos de estos revólveres se fabricaron en Berlín y en Tula, el centro de fabricación de armas de Rusia.

En 1895, los rusos cambiaron a un arma de calibre más pequeño, el revolver Nagant de obturación por gases. Esta arma, que fue diseñada por un francés, es muy poco corriente por el hecho de que la bala está encerrada por completo dentro de la vaina metálica y el gollete es ligeramente puntiagudo. Al cargarse, la punta del cartucho sobresale un poco del extremo del cilindro. Si se monta el arma, avanza todo el cilindro, lo que significa que la punta del cartucho entra en el cañón. La idea era que en los revólveres normales tenía que haber una ligera separación entre el principio del cilindro y la boca del cañón, a pesar de que al hacer un disparo había un escape considerable de gases a través de ella. El sistema Nagant obturaba esta separación e impedía la pérdida de presión. Había una versión del Nagant de simple acción, que se distribuyó a los suboficiales, y un modelo de doble acción para los oficiales. EI ejército noruego lo suministró también a sus tropas.

Uno de los revólveres militares más grandes y, para muchos, el más feo es el Reichsrevolver alemán, con su gran culata curva y su gran fiador de seguro. A pesar de tratarse de un revólver, era engorroso de cargar, pero probablemente el ejército alemán consideraba las armas cortas como inferiores, sólo para usarse en situaciones Iímite o en las cargas de caballería.

Armas comerciales

El tiro como deporte iba ganando en popularidad y hubo un crecimiento continuado en revólveres de pequeño calibre, de 0,22 pulgadas. Numerosas firmas abastecieron el mercado de tiro al blanco, en especial en los Estados Unidos. Su producción fue considerable. La Iver Johnson de New Jersey y la Harrington & Richardson Inc., de Massachusetts, hicieron millares de revólveres de pequeño calibre; en su mayoría eran modelos de cañón basculante con expulsión automática de los casquillos vacíos. Algunos fabricantes, incluidos la Smith & Wesson, la Stevens y la Webley, produjeron armas de tiro al blanco de un solo disparo, muchas de las cuales tenían el cañón más largo para mejorar la precisión. Casi invariablemente eran de simple acción, para que tuvieran una empuñadura estable y un fácil disparo, pues con este sistema se necesita mucha menos presión para actuar sobre el disparador, y en consecuencia es menos probable que el revólver oscile en la mano al apretar el gatillo. Algunos fabricantes suministraban también juegos para conversión, de forma que un revólver de calibre normal pudiese transformarse para disparar con el calibre inferior de 0,22 pulgadas. Normalmente, los juegos incluían un cilindro alternativo y un tubo rayado, que podían insertarse en el cañón fijo para reducir el calibre.

Otro mercado floreciente fue el que podría Ilamarse de armas de defensa personal. En general se trataba de revólveres pequeños, de los calibres de 0,22 o de 0,25 pulgadas, y lo bastante pequeños como para poder Ilevarlos en un bolsillo. Hubo dos tipos principales, que se diferenciaban en el martillo. El tipo usual tenía un espolón en el martillo, de manera que podía montarse a mano. Este podía engancharse en la ropa y montarse o incluso disparar el arma accidentalmente. La solución fue el modelo sin martillo. Otra solución consistía en encerrar el martillo entre dos paredes protectoras de las que sobresalía un poco la punta del martillo, de forma que fuese posible, aunque no fácil, montar el arma a mano.

Las pistolas automáticas sólo se convirtieron en una propuesta realista después de la invención de los propulsores sin humo, a finales del siglo XIX. Hasta entonces, los residuos y restos ácidos que quedaban después de disparar un cartucho de pólvora negra, atascaban las complicadas piezas móviles de las, entonces, experimentales armas cortas semiautomáticas. Sin embargo, los principales componentes de la pólvora sin humo se crearon mediante la acción del ácido nítrico sobre sustancias o fibras orgánicas, lo que produce nitroglicerina y compuestos de nitrocelulosa como el algodón pólvora: ambos datan de mediados del siglo XIX. Un inventor prusiano, Ilamado Schultze elaboró, en 1865 un sucedáneo de la pólvora negra a partir de la madera nitrada, que alcanzó un éxito limitado. No obstante, la mayoría de los nuevos propulsores no pudieron utilizarse hasta que Nobel descubrió un método sencillo de estabilizarlos, en la década de 1870.

Principios básicos

El principio básico de todas las armas de fuego de carga automática es el mismo. Utilizando, ya sea los gases producidos en el disparo, ya sea la energía de retroceso generada por el cartucho, se expulsa una vaina vacía de la recámara y se inserta un nuevo cartucho procedente de un cargador. La inmensa mayoría de las pistolas de carga automática vuelven a montar el martillo o el percutor al efectuar el ciclo. Las primeras pistolas automáticas militares eran sólo de simple acción, siendo necesario montar a mano el martillo antes de disparar. El montado solía tener lugar cuando se accionaba la corredera para meter un cartucho en la recámara; luego se aplicaba un fiador del seguro. Las modernas pistolas automáticas de calibres hasta 9 mm Luger y 45 ACP, suelen tener un gatillo de doble acción, con lo que al apretar éste, se monta y dispara el arma; en los disparos subsiguientes el disparador se monta gracias al ciclo automático del cierre al disparar. Sólo ha habido un pequeño número de pistolas automáticas que se montasen sólo con el gatillo. La Smith & Wesson está considerando actualmente ofrecer dicho dispositivo en su gama de armas automáticas.

El automatismo propiamente dicho sucede en alguna de las formas siguientes:

Retroceso directo. El retroceso directo es el sistema más sencillo de carga automática utilizado para pistolas. Se emplea en la mayoría de las pistolas de baja potencia del calibre 9 mm (380 Auto) e inferiores. El cierre retiene el cartucho en la recámara mediante la presión de un muelle. Al producirse el disparo, el muelle y la inercia del bloque de cierre mantienen cerrada la recámara hasta que el proyectil ha recorrido la mayor parte del cañón, normalmente corto, o hasta que haya salido de él. El bloque de cierre, en forma de una corredera o un cerrojo, se mueve después hacia atrás por la acción del retroceso, abriendo la recámara. Un extractor en forma de gancho toma el cartucho consumido y lo Ileva hacia atrás con el bloque de cierre hasta que el culote de la vaina choca con un expulsor, que la lanza hacia fuera a través de una ventana de expulsión. En el movimiento hacia adelante por la acción del muelle, el bloque de cierre recoge otro cartucho del cargador y lo introduce en la recámara, dejándole listo para el disparo siguiente. El retroceso directo no se utiliza para calibres más potentes, ya que entonces o bien el muelle de retroceso tendría que ser más fuerte, o harían falta bloques de cierre muy grandes con una gran inercia para mantener cerrada la recámara durante el disparo. Este último sistema se emplea satisfactoriamente en las pistolas ametralladoras, donde el peso no constituye un problema.

Retroceso o apertura retardados. Con munición más potente, la recámara de una pistola automática necesita mantenerse completamente cerrada hasta que el proyectil haya salido del cañón y haya bajado la presión en la recámara. Para lograr esto hay que utilizar de alguna manera un sistema de apertura retardada. El método más común es el sistema de cierre Browning, de retroceso corto, inventado por el genio del armero John Moses Browning y patentado por primera vez en 1897. Cuando la corredera y el cierre están totalmente adelantados y juntos, el cañón es empujado hacia arriba por una leva basculante, y unos resaltes situados sobre el cañón engarzan con unas ranuras en la corredera. Al disparar, el cañón y la recámara siguen unidos y comienzan juntos el retroceso. Cuando disminuye la presión de los gases, el cañón desciende sobre la leva basculante, permitiendo a la corredera moverse hasta atrás del todo, extrayendo el casquillo disparado y volviendo a introducir en la recámara un nuevo cartucho, al igual que en una pistola de retroceso directo. El primer diseño utilizaba orejetas o levas, una en cada extremo del cañón, pero posteriormente, se perfeccionó en una versión con una sola orejeta para una pistola fabricada por la Colt y adoptada por el ejército de los Estados Unidos en 1911. La pistola modelo 1911 disparaba un potente cartucho nuevo, el 45 ACP (Pistola Automática Colt), y siguió siendo el arma individual reglamentaria militar de los Estados Unidos hasta ser sustituida por la serie de pistolas Beretta 91, de calibre 9 mm Luger, en los años 80. Después de su muerte, el diseño de Browning fue perfeccionado por la Fabrique Nationale de Bélgica, que en 1935 produjo la pistola GP 35 de 9 mm Luger que utilizaba un vástago fijo en la parte inferior del cañón para producir el mismo efecto de cierre y retroceso retardado. El otro diseño principal de retroceso retardado, todavía común hoy en día, es el sistema de cuña de la Walther/Beretta, en el que una cuña pivotante en la parte inferior del cañón hace el cierre con la corredera, bajo la presión de los gases de la recámara. Después de retroceder juntos una corta distancia, el cañón y la corredera se sueltan por la acción de un pasador deslizante en la parte posterior de la cuña de cierre. Para entonces, la presión en la recámara ha disminuido, y la cuña desciende, permitiendo que la corredera se mueva hacia atrás.

Pistolas accionadas por los gases. Ha habido muchos intentos infructuosos de fabricar pistolas automáticas accionadas por gases. En general, han resultado voluminosas y complejas y requieren un cartucho potente para completar el ciclo del funcionamiento. La recámara suele mantenerse cerrada mediante un cierre giratorio en la corredera que encaja en unas orejetas situadas en la recámara. Al disparar, los gases se expanden por el cañón y empujan un pistón conectado a la corredera. Lo mismo que en los sistemas de retroceso retardado, el cierre permanece cerrado hasta que baja la presión; la fuerza ejercida sobre la corredera hace que el cierre se abra y la corredera complete su ciclo. La pistola Wildey se sigue fabricando, utilizando este sistema, lo mismo que la Desert Eagle (águila del desierto), israelí, con la que compite para el título de la pistola automática de serie más potente del mundo.

Revólveres automáticos. Ha habido también algunos intentos notables de producir revólveres de montado automático o automáticos. El más famoso ha sido el británico Webley-Fosbery, fabricado entre 1901 y 1914. Era un revólver de seis disparos, similar en apariencia al Webley Mark VI, autoextractor del calibre 455; Fosbery utilizaba la energía del retroceso del cartucho disparado para hacer girar el cilindro y volver a montar el martillo. El Fosbery fue el que tuvo más éxito de todos los revólveres automáticos que se han fabricado en varias épocas en todo el mundo. Uno de los primeros fue el sistema Orbea, español, en 1863, que tenía un orificio de gases en el cañón y un pistón de gases, mecanismo éste que se encuentra con frecuencia en los modernos fusiles automáticos. El revólver Paulsen de 1866 utilizaba también un pistón de gases que montaba el martillo y accionaba el cilindro.

Ventajas

Dejando aparte los primeros modelos fabricados, las pistolas de carga automática ofrecían numerosas ventajas con respecto al revólver. Podían contener más munición, normalmente en un cargador de peine que se podía sacar. El cargador de peine significaba que se podía recargar muy rápidamente, sustituyendo el cargador vacío por uno Ileno. El retroceso que se siente en una pistola es también, por lo general, inferior al de un revólver del mismo peso que utiliza munición de la misma potencia. Parte del retroceso es absorbido por el movimiento combinado de los mecanismos y la pistola puede mantenerse más próxima a la Iínea de mira, reduciendo la torsión en el disparo. Al no tener un cilindro giratorio voluminoso, las pistolas son mucho más planas que los revólveres, y al no haber un hueco entre el cañón y el cilindro, se malgasta poco o nada de los gases de la combustión de la carga propulsora.

Inconvenientes

También la pistola tiene sus desventajas. Un revólver es mucho más rápido de recargar con cartuchos sueltos y más fiable con una amplia gama de munición. Una pistola necesita que la calidad de la munición sea buena, de lo contrario fallará en la extracción o en la alimentación. Si por alguna razón falla un cartucho al disparar o hay algún otro fallo, suelen ser necesarias las dos manos para salvar la interrupción. Si un revólver falla al disparar, se puede montar de nuevo con una mano, con el pulgar o el gatillo para poner un nuevo cartucho en Iínea con la recámara. Anteriormente, el mecanismo del revólver podía habérselas con munición mucho más potente que una pistola, ya que el tamaño de los cartuchos y las fuerzas sobre las piezas combinadas limitaban la capacidad de un arma automática. Sin embargo, esta diferencia se ha reducido en los últimos años.

El revólver de doble acción se convirtió en el arma preferida para los defensores de la ley y la defensa personal civil. Y, muy recientemente, las fuerzas de policía estadounidense y británica han comenzado a utilizar la pistola automática con preferencia al revólver.

Especialización militar:

Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.

Última edición por L'omertà fecha: 23-jul-2004 a las 15:25.
L'omertà está desconectado   Responder Con Cita


Viejo 22-jul-2004, 15:20   #2
L'omertà
Mente fria.
 
Avatar de L'omertà
 
Feb 2004 | 40.023 Mens.
Lugar: De tierra de fuego.

4laten

Las fuerzas militares comenzaron a adoptar la pistola automática a principios de siglo, habiendo proporcionado el impulso inicial para su desarrollo junto con el de los fusiles automáticos y ametralladoras. Los ejércitos tienen los recursos para especificar y controlar el rendimiento de su munición. Y como la instrucción en el manejo de armas forma parte de su programa diario, se atenúan los inconvenientes de las pistolas automáticas. En cualquier caso, al arma corta se la suele considerar como un arma defensiva personal de último recurso; los militares prefieren la artillería y los fusiles de asalto como su principal potencia de fuego. Hay ciertas unidades de fuerzas especiales que utilizan armas cortas, ofensivamente, para operaciones antiterroristas y para acciones de rescate de rehenes a distancias cortas, donde los subfusiles y fusiles resultan demasiado engorrosos.

El honor de haber conseguido desarrollar un arma automática eficaz corresponde a un austriaco, Ilamado Laumann, que había patentado una pistola con la acción de un cierre de funcionamiento mecánico y que convirtió después en un arma de retroceso retardado. Fabricó un pequeño número, inferior a cien, de estas pistolas, en la factoría Steyr-Mannlicher, y las comercializó como las pistolas Schonberger en 1892. En la actualidad no sabríamos decir quién era Schonberger, probablemente el patrocinador financiero de Laumann. Su calibre era de 8 mm. Sólo se sabe hoy de una que exista, y nadie de los que hoy viven ha visto nunca un cartucho de su munición, pero indudablemente fue la primera pistola automática de serie.

Borchardt y Luger

Los años siguientes vieron la aparición de un diseño destinado a convertirse en leyenda. Hugo Borchardt emigró a America en los años 1860 y se convirtió en un ciudadano de los EE.UU. Durante algún tiempo trabajó en el diseño de revólveres con la Winchester, pero ninguno de sus diseños Ilegó a fabricarse y Borchardt regresó a Europa para trabajar en la fábrica oficial húngara de armas. Allí vio una exhibición de la ametralladora de Maxim y como resultado comenzó a pensar en una pistola automática. Adoptó el cierre de palanca articulada de la Maxim: cuando retrocedía el cañón, la palanca cedía para retirar el cierre, activando simultáneamente un muelle tipo resorte. Fue el primero en utilizar un cargador de caja en la culata, además de desarrollar el elemento esencial: el cartucho agolletado y sin reborde de calibre 7,63 mm, sin el cual el diseño seguramente no habría funcionado. El resultado fue la pistola de Borchardt, hecha por Ludwig Loewe en Berlín y lanzada al mercado en 1893. Se cree que unas 3000 de estas pistolas se fabricaron entre 1893 y 1896, y fue ciertamente la primera pistola automática que se vendió en cantidades importantes. Se trataba de un diseño difícil de manejar, con mecanismos frágiles y de fácil interrupción, pero Borchardt parecía satisfecho con él y, aparte de patentar algunas mejoras menores, que por cierto nunca incorporó al diseño, lo dejó estar y se ocupo de otras cosas.

Correspondió a otro empleado de Loewe, Georg Luger, recoger la idea de Borchardt para convertirla en un arma más práctica. Mejoró el diseño, colocando el muelle de retroceso en la culata y desarrolló un cartucho de 7,65 mm bastante potente. Cambió también el ángulo de la culata, de forma que la pistola se apuntaba de manera más instintiva y se Ilevaba con más comodidad en la mano. El resultado fue la pistola Luger, Ilamada en propiedad la pistola Parabellum, que apareció en 1900. Fue adoptada por Suiza en 1901, pero el ejército alemán quería algo que tuviese un calibre más pesado y Luger, en consecuencia, tomó el cartucho de 7,65 mm, le ensanchó la boca e insertó en él un proyectil de 9 mm. Iba a ser la pistola reglamentaria alemana hasta el comienzo de la II Guerra Mundial.

Una razón para el desarrollo de la pistola Luger fue el hecho de que las ventas de la Borchardt estaban sufriendo la competencia de la Mauser, que en 1896 ya fabricaba su propia arma automática, que era mejor. La Mauser utilizaba el cartucho Borchardt, aunque cambió su nombre por el de cartucho Mauser de 7,63 mm en esta ocasión. La pistola empleaba un cierre que retrocedía sujeto mediante unas orejetas en su parte inferior y que se abría tras un retroceso corto del cañón y de la armadura. El cargador estaba delante del gatillo, como en el fusil Mauser y se cargaba con el cierre abierto utilizando un cargador de diez cartuchos. Tenía en común con la Borchardt una culata de madera, que se engarzaba con la empuñadura de la pistola para formar una carabina rudimentaria. Era precisa, robusta, estaba magníficamente hecha y se vendía bien, pero no consiguió interesar al ejército alemán y, lo cierto es que en raras ocasiones fue arma reglamentaria para ninguna fuerza importante, aunque hubo muchos oficiales que la compraron por su cuenta.

Merecen mencionarse otros dos diseños europeos de esta época. Theodor Bergmann tuvo a su servicio a un inteligente diseñador, Louis Schmeisser, para desarrollar un arma de retroceso directo, que adapta el principio que la ametralladora Skoda había sido la primera en adoptar. Era bastante similar al modelo de la Mauser, con un cargador alimentado por peine delante del gatillo, pero el cartucho era de poca potencia y 6 mm de calibre. El arma era barata, sencilla y se vendió muy bien. Schmeisser siguió desarrollando diseños de cierre, con la esperanza de obtener un contrato militar; al final lo logró en 1905, con una pistola de 9 mm que adoptó el ejército español.

Desgraciadamente, las instalaciones de fabricación de Bergmann eran pequeñas, con lo que tuvo que subcontratar trabajo para las pistolas. Su subcontratista fue absorbido por una firma mayor, que después canceló el contrato y dejó a Bergmann sin ningún medio de fabricación. Entonces vendió el contrato a la Pieper, una empresa belga, y se retiró de la fabricación de pistolas. La Pieper cambió el nombre del arma, Ilamándola Bergmann-Bayard (Bayard era su marca comercial) y cumplimentó el contrato existente con España. Después consiguió otro contrato para suministrar al ejército danés.

En 1907, el ejército austro-húngaro se convirtió en el primer ejército importante que adoptaba una pistola automática (un año antes que los alemanes) al aprobar la Roth-Steyr. Era ésta un arma compleja que adoptó un método totalmente nuevo de cerrar la recámara. El cañón podía girar libremente en el interior de un manguito envolvente; detrás de él estaba el cierre, también contenido en el manguito, que constituía el cuerpo de la pistola. En la parte delantera del cañón había dos orejetas que engarzaban en unas muescas o estrías helicoidales, situadas en la superficie interna del manguito. Cuando retrocedía el cañón, cerraba el cierre y empujaba a dichas orejetas a lo largo de las estrías, que hacían girar el cañón unos 30 grados. Esto hacía que el cañón se soltase del cierre, con lo que dejaba de moverse, permitiendo que el cierre continuase hacia atrás, extrajese la vaina vacía, y después, impulsado por un muelle, avanzase para cargar el cartucho siguiente. Una característica extraña era que el cargador, dentro de la empuñadura, se cargaba por la parte superior del arma, abriendo el cierre y metiendo un cargador de diez disparos, los que luego había que introducir empujándolos hacia abajo. Otra característica curiosa es que, al completar el ciclo del arma, la aguja percutora sólo se montaba a medias. Para montarla del todo había que apretar el gatillo, que primero completaba el montado de la aguja percutora y después la impulsaba. Se dice que se insistió en esto por parte de los militares, porque la pistola era para dotar con ella a la cabaIlería y se temía lo que pudiera pasar si un jinete tenía el dedo sobre el gatillo de una pistola montada y su caballo se encabritaba repentinamente.

La original Browning

En los Estados Unidos, la pistola automática pasó por tiempos difíciles antes de su adopción. John Browning desarrolló una pistola de retroceso directo del calibre 32 y un cartucho concebido y fabricado especialmente para ella. Fue incapaz de encontrar un fabricante estadounidense y Ilevó el diseño a Europa, donde Ilegó a un acuerdo con la Fabrique Nationale d'Armes de Lieja, Bélgica, para fabricar sus diseños. Utilizando el nombre Browning, se Ilegaron a fabricar subsiguientemente cerca de un miIlón de pistolas de retroceso directo. Su primer modelo se hizo famoso como la Original Browning o Modelo 1900, siguiéndole pronto un modelo todavía más sencillo. Éste se convirtió en el Modelo 1903, uno de los diseños de pistola más sencillos y de mayor éxito que se han fabricado nunca. Sin embargo, el cartucho no era lo suficientemente potente para uso militar, así que Browning regresó a su oficina de diseños para desarrollar una pistola con un cierre capaz de disparar una carga potente. Por entonces, había una atmósfera más receptiva en los Estados Unidos y la firma Colt aceptó su diseño militar. Llevó varios años perfeccionarlo pero por fin, en 1911, la pistola automática Colt de .45 se convirtió en el arma auxiliar estándar en los EE.UU. Esta posición privilegiada la iba a conservar durante los 70 años siguientes, siendo una de las armas de más duración de la historia moderna. La construcción básica era similar a la de la pistola de 1903, armadura y corredera, pero el martillo estaba fuera de la armadura, donde con una ojeada se podía ver si la pistola estaba montada o no. El cañón estaba sujeto a la armadura, mediante una conexión no rígida, de forma que pudiera moverse hacia atrás y hacia abajo. En la parte superior había dos orejetas que casaban con dos ranuras de la superficie interior de la corredera. Con la pistola cargada, las orejetas y las ranuras se engarzaban; al disparar, la fuerza de retroceso empujaba hacia atrás el cañón y la corredera, cerrados juntos durante una corta distancia, proporcionando el tiempo requerido para que el proyectil saliese del cañón. Luego, debido al enlace, la parte trasera del cañón descendía, sacando así las orejetas de las ranuras. El cañón dejaba de moverse, pero la inercia de la corredera la hacía seguir hacia atrás, extrayendo y expulsando el casquillo vacío, montando el martillo, y volviendo después hacia adelante por la fuerza de un muelle para cargar un cartucho nuevo. Una vez que el cartucho estaba en la recámara, la corredera al avanzar empujaba el cañón, volviéndolo a elevar para engarzar con la corredera en su posición avanzada, quedando así el arma lista para volver a disparar.

Este sistema de cierre basculante Browning es otra idea que ha sido muy copiada. El único cambio fue cambiar el enlace basculante por un sistema mucho más sencillo: hay una orejeta de metal debajo del cañón, que tiene una ranura con una cierta forma, que engarza con un pasador que atraviesa la armadura. Cuando retrocede el cañón, la ranuravse engancha con el pasador y su superficie curva impulsa el cañón hacia abajo. El resultado es el mismo, pero su fabricación es algo más sencilla. Otra modificación ha sido eliminar los resaltes que sobresalían del cañón y las ranuras en la corredera y dar forma sencillamente al extremo posterior del cañón para formar el cierre. El resultado es el mismo, pero la fabricación es más sencilla.

La Browning High Power

El Modelo Browning 1935, de 9 mm Luger, conocido también como GP 35 o High Power (gran potencia), se desarrolló a partir de diseños de cierre Browning que éste dejó al morir, en 1926. Los diseños fueron patentados por la FN en 1927 y, después de su lanzamiento al mercado en 1935, la CP 35 se convirtió en la pistola militar más utilizada en todos los paises no comunistas.

La P 7 Heckler & Koch

Hay un nuevo diseño moderno, la pistola alemana automática P 7 Heckler & Koch de 9 mm, que utiliza los gases propulsores para ayudar a su funcionamiento. El 9 mm Luger es un cartucho demasiado potente para poder usarse con facilidad en una pistola ligera, de retroceso directo. Para reducir la presión sobre el cierre, la P 7 utiliza una acción retardada por gases; una parte de los gases propulsores se hace pasar desde el cañón a un cilindro situado en la armadura, dentro del cual va colocada la guía del muelle de retroceso. La presión de los gases al disparar actúa contra la guía del muelle de retroceso, retardando el movimiento de retroceso de la corredera. Cuando el proyectil sale del cañón, la presión de los gases en el cilindro disminuye; la corredera puede retroceder entonces, quedando accionada por el muelle de retroceso. La pistola P 7 utiliza también el montado apretando: la presión que hace el tirador sobre la empuñadura monta el martillo percutor antes del disparo. Si se deja de apretar la empuñadura, la pistola se desmonta. Este sistema elimina la necesidad del fiador de seguridad o de una acción combinada del gatillo de doble y simple acción.

Pistolas de funcionamiento por gases

El funcionamiento por gases hace a las pistolas automáticas voluminosas y complejas, además de requerir también un cartucho muy potente para que genere los gases suficientes para la acción combinada de los mecanismos. La pistola Wildey así lo ha hecho y ha comercializado dos opciones de calibre, ambos fabricados específicamente para ella: el calibre 45 Winchester Magnum y el Winchester Magnum de 9 mm. La Wildey utiliza un cierre de bloque giratorio así como el funcionamiento por gases, característica ésta compartida por la Pistola Desert Eagle de la Israel Military Industries, que utiliza los cartuchos de revólver con reborde 44 Magnum y 357 Magnum. Ambas se concibieron pensando en la caza con arma corta, más bien que en la defensa personal. La Autamag II de AMT tiene un funcionamiento asistido por gases con un calibre de 22 WMR de ignición anular.



En los primeros años de este siglo había empezado a utilizarse la ametralladora; los inventores empezaron a considerar cómo hacer un fusil de funcionamiento automático, con el que el soldado sólo tuviera que limitarse a mantener la puntería y tener apretado el gatillo. Es cierto que la marina danesa ya había adoptado hacia 1890 un fusil automático, aunque no consiguió durar y acabó convirtiéndose más tarde en una ametralladora ligera. Aparecieron otros diseños, entre los que merecen citarse el italiano Cei-Rigotti, en 1900, y el mexicano Mondragón, en 1907; pero resultaban engorrosos y demasiado complicados para resistir el servicio activo. Hasta 1932, ningún ejército importante había adoptado un fusil automático como reglamentario. En esa fecha, el ejército de los EE.UU. lo hizo con el Garand.

El invento de John Garand, que trabajaba en la Springfield Armory, es un fusil de 0,30 pulgadas de calibre, accionado por gases, que toma una pequeña parte de los gases propulsores del cañón y la utiliza para hacer moverse hacia atrás un pistón. Éste va enlazado con el cierre, para hacerle girar, abrirle e impulsarle después hacia atrás, venciendo la resistencia de un muelle. Una vez disipado el empuje de los gases, el muelle obliga al cierre y al pistón a avanzar; en su movimiento de regreso, toman un cartucho del cargador y lo introducen en la recámara, al mismo tiempo que montan el mecanismo de disparo. El cargador tenía ocho disparos en un peine. Después de disparar el último cartucho, el cierre quedaba abierto y el cargador de peine era expulsado, quedando el arma lista para volver a cargarse. Aunque algo más pesado que el Springfield, al que sustituyó, el Garand era un arma sólida y fiable, que se ha utilizado en el ejército de los EE.UU. durante más de 30 aiios, aunque en sentido estricto era un arma semiautomática más que automática, ya que disparaba y volvía a cargar, pero el tirador tenía que volver a apretar el gatillo para el disparo siguiente. Podría habérsele dotado de tiro automático, pero no era práctico. Hacer fuego con un cartucho tan potente con una cadencia de tiro elevada daba lugar a que un arma, sujeta con las manos, se volviese incontrolable y supusiese un mero derroche de munición.

Los soviéticos ya habían descubierto esto. En la década de los 20, habían adoptado un pequeño número de fusiles automáticos Federov, diseñado en 1916 en torno al cartucho del fusil japonés de 6,5 mm, del que los rusos habían capturado grandes cantidades durante la guerra ruso-japonesa de 1904-1905. Este disparo de poca potencia hacía más controlable el arma, pero ésta resultó algo frágil y, en el caos de la revolución y los acontecimientos posteriores, se abandonó la idea. Sin embargo, cuando los americanos pusieron en servicio el Garand, se reavivó el interés soviético y se fabricaron dos diseños: el Simonov en 1936 y el Tokarev en 1938. Los dos disparaban el cartucho de 7,62 mm, de gran potencia y ambos demostraron ser demasiado difíciles de manejar y demasiado frágiles para el senricio general. Al final, el Tokarev quedó para utilizarse como un fusil especial para francotiradores.

El ejército alemán analizó a fondo también el concepto de fusil automático. La Mauser había hecho armas experimentales durante la I Guerra Mundial, pero ninguna era aceptable. Aunque hubo varios inventores que presentaron ideas en el periodo entre ambas guerras mundiales, no fue hasta el año 1940 cuando el ejército se decidió a hacer una petición oficial de tales armas. La respuesta fue el Walther G 41, un arma singular que utilizaba el rebufo de la boca de fuego para hacer avanzar un dispositivo que accionaba el mecanismo de recarga. No tuvo éxito y, al ser sumamente sensible y desequilibrada, pronto se suspendió su fabricación, aunque el fusil continuó usándose hasta 1945.

Un avance más importante fue el FG 42, fusil especial desarrollado para las fuerzas paracaidistas alemanas. Al igual que el G 41, éste utilizaba el cartucho estándar de fusil de 7,92 mm; era un cartucho potente, pero un diseño inteligente lo hizo casi controlable en el tiro automático. Como arma de un solo disparo el cerrojo quedaba sujeto y seguro antes de tirar; en la modalidad de tiro automático, el cierre quedaba abierto entre ráfagas, permitiendo así que el cañón se enfriase. Su diseño era en Iínea recta en lugar de tener la culata tradicional en descenso, de tal forma que el retroceso iba directamente al hombro y tenía poca tendencia a levantar la boca de fue go, en beneficio de mantener la puntería sobre el blanco. El cargador se introducía lateralmente, utilizándose en su fabricación metal y plástico, siendo el peso total inferior a las 10 libras (4,5 kg). Desafortunadamente, resultaba caro y de fabricación lenta. Por lo tanto fue un arma más bien de la Luftwaffe (fuerza aérea alemana) que del ejército de tierra (las unidades de paracaidistas pertenecían a la fuerza aérea alemana), por lo que nunca entró en servicio en el ejército y no se fabricaron más de 7.000 unidades. Más éxito tuvo el MP 44, el padre de todos los fusiles de asalto que han proliferado desde entonces.



Salvo por unos pocos experimentos de corta duración, los restantes ejércitos que participaron en la II Guerra Mundial fueron a la guerra con versiones ligeramente mejoradas de los fusiles de cerrojo que habían Ilevado a la guerra de 1914-1918 y, hasta que no concluyó aquélla, no se comenzó a trabajar seriamente para sustituir todas estas armas por otras automáticas. El primero en entrar en servicio (aunque no se supo en Occidente durante muchos años) fue el fusil soviético Kalashnikov AK 47, diseñado en torno a un nuevo cartucho de 7,62 mm corto que probablemente tendría algo que ver con el cartucho del fusil de asalto alemán. El Kalashnikov era senciIlo y robusto, podía disparar tiro a tiro o automáticamente a una velocidad de 600 disparos por minuto, estaba accionado por gases y utilizaba un cargador de 30 disparos. Probablemente es el fusil más prolíficamente fabricado y distribuido de la historia, con más de cuarenta millones producidos en los últimos cuarenta años. La fabricación del Kalashnikov y de sus réplicas prosigue todavía en muchos países.

También Inglaterra quedó impresionada por la idea del cartucho alemán de vaina corta y desarrolló un cartucho de 7 mm y un fusil para éste, a finales de los años 40. Este fue el EM 2 (modelo 2 de Enfield), un diseño revolucionario muy por delante de su tiempo. La disposición del fusil era la que se conoce (por razones no muy claras) como de bullpup (novillo), con lo que se quiere decir que la recámara propiamente dicha está justamente en el extremo de la culata del cañón, debajo del oído del tirador. En este tipo de disposición bullpup, con la recámara en el extremo de la culata, la longitud del cierre y del cañón constituyen la longitud del fusil, de manera que un cañón de la misma longitud puede acomodarse en una longitud total más corta.

El EM 2 fue aprobado para entrar en servicio con el nombre de Fusil N" 9, en 1951, pero el proyecto se canceló antes de que entrase en la fase de fabricación. Por entonces estaban comenzando los primeros movimientos para la normalización en la NATO y entre las primeras prioridades figuraba un cartucho común para las armas portátiles. Los ejércitos de Canadá y Francia estaban favorablemente dispuestos hacia el cartucho británico de 7 mm, pero los americanos se opusieron tenazmente a éste. Por último, en aras de la buena armonía en la NATO, Inglaterra renunció a su fusil y su cartucho y adoptó el cartucho estadounidense de 7,62 mm (que no era más que la bala del calibre de 0,30 pulgadas en una vaina ligeramente más corta) y el fusil FAL, de la Fabrique National belga, para dicho cartucho. Los EE.UU. se pusieron a reformar el Garand para hacerle capaz de la modalidad de tiro automático y le dotaron de un cargador tipo caja con 20 disparos: al resultado lo Ilamaron el fusil M 14 de 7,62 mm. El resto de las naciones de la NATO se decidieron por fusiles automáticos, convencionales accionados por gases, que disparaban el cartucho estándar de 7,62 mm, y las cosas podrían haber quedado así si no hubiese sido por el estallido del conflicto del Vietnam. En los años de intervención hubo una empresa privada de los Estados Unidos, la Armalite, que había desarrollado un fusil ligero accionado por gases y que disparaba un nuevo cartucho de 0,233 pulgadas. En gran medida esto se debió a que el ejército de los EE.UU. estaba buscando un nuevo fusil que tuviese una mayor probabilidad de impacto al primer disparo. La mayoría estaba a favor de un fusil ligero que disparase proyectiles más ligeros, de manera que las desviaciones de puntería debidas al retroceso fuesen mínimas. Esto Ilevó a la Armalite a su fusil de 0,233 pulgadas, al que Ilamó el AR 15. Durante la guerra del Vietnam, la Fuerza Aérea de los EE.UU. adquirió un cierto número de ellos para utilizarlos en la protección de aeródromos en Vietnam. Cuando los vieron las unidades americanas del Ejército de Tierra, pensaron que esos fusiles eran lo que necesitaban para la guerra en la jungla. Se adquirieron más y hacia finales de los años 60 el ejército de los EE.UU. había decidido que el AR 15, conocido como el M 16, sería su fusil reglamentario para la infantería. Esto dejó sin sentido la normalización en la NATO, asi como su anterior rechazo al cartucho de 7 mm.

Ante esto, el resto de la NATO tuvo que reflexionar sobre el armamento de su infantería. La mayoría de los fusiles adoptados a principios de los 50 estaban casi obsoletos, y para los 80 necesitarían ser sustituidos. Los diseñadores se volvieron hacia el cartucho de calibre 0,233 (o, el conocido como de 5,56 mm). Aunque más pequeño que el calibre estándar de 7,62 mm utilizado hasta entonces, tenía una gran velocidad y era muy letal; el único inconveniente era que su eficacia era escasa para distancias superiores a 400 ó 500 metros. Aparecieron numerosos diseños procedentes de fabricantes privados, como la Beretta, la Fabrique Nationale y la Heckler & Koch; sin embargo, en vez de decidirse pronto por uno de ellos, la NATO optó por unas pruebas exhaustivas a finales de los años 70, con objeto de zanjar el problema de qué cartucho adoptar como estándar.

Después de cuatro años de pruebas, el resultado fue la normalización del cartucho de 5,56 mm, pero con un proyectil más pesado. Con esto, los ejércitos ya podían adoptar nuevos diseños, y los británicos fueron de los primeros con su SA 80 (Small Arms of the 80s = armas ligeras de los 80). Sin embargo, quizá el más sorprendente de los fusiles europeos de 5,56 mm, fue el austriaco AUG (Army Universal Gun = arma universal para el ejército), desarrollado por la Steyr-Mannlicher. Era también un diseño del tipo bullpup, introducido a principios de los 80, pero se construyó de forma modular, con algunas de sus piezas intercambiables. Toda el arma se basa en una caja de plástico fuerte; el cañón puede quitarse con rapidez y cambiarse por otro, entre cuatro longitudes diferentes, con posibilidades de subfusil, carabina, fusil o ametralladora ligera. El cajón de los mecanismos, en cuyo interior actúa el cierre, incorpora un mango de transporte con un alza telescópica incorporada, aunque esto puede cambiarse por un cajón de los mecanismos que tenga una plataforma plana, sobre la que pueda ajustarse cualquier alza telescópica. El mecanismo de disparo está construido en plástico y encaja dentro de la culata.



A principios de siglo, la transición de la pólvora negra a los propulsores de nitrocelulosa en la munición para armas cortas, demandaba materias primas más fuertes y mejor elaboradas, incluyéndose aquí a las propias armas. La pólvora negra era sucia y corrosiva al quemarse y generaba poca presión en los cierres y recámaras de las armas. Incluso una pequeña cantidad de pólvora sin humo producía una presión casi el doble de la de la vieja pólvora, tan es así que muchas de las primitivas armas de fuego, hacían explosión cuando se utilizaban inadvertidamente con munición sin humo. Para las nuevas armas cortas fueron necesarias mejores aleaciones de acero y, en general, una construcción más sólida para aprovechar las ventajas del mejor rendimiento de los nuevos propulsores. Donde antes se había utilizado latón para armaduras, se sustituyó ese material por el acero.

La fabricación en tiempo de guerra.

La escalada de conflictos militares europeos en el siglo XX, creó una demanda de armas de fuego a una escala nunca vista con anterioridad. Con poco tiempo para desarrollar nuevos métodos de fabricación antes de la I Guerra Mundial, las armas cortas utilizadas se fabricaron en gran parte como lo habían sido durante los 20 años anteriores. El caucho y los primeros plásticos sólo se vieron en las empuñaduras, en sustitución de la madera. El principal ahorro en costes de las armas militares estuvo en permitir tolerancias de fabricación más amplias y en abaratar el acabado, utilizando pavonado al fosfato y no refinado, en lugar del pavonado fuerte y del pulido intenso utilizado para las armas comerciales.

Sin embargo, durante el rearme para la II Guerra Mundial, la escasez de acero impuso una modificación drástica en el diseño de las armas de combate. El subfusil se había incorporado a los arsenales mundiales, y siguiendo el camino de Alemania con el MP 38, éstos se hicieron baratos con acero prensado, plásticos y alambre. Al arma corta se la seguía considerando como un arma de último recurso, para defensa inmediata. Los Estados Unidos distribuyeron a sus soldados la carabina M1 de calibre 30, de acero y madera, como un arma de asalto manejable, aunque se siguió equipando con la robusta pistola 1911 A1 a los soldados más veteranos que podían controlarla. Otros ejércitos dotaron con armas cortas sólo a los oficiales, como arma defensiva para espacios confinados como carros de combate o aeronaves, o bien versiones especiales con silenciador para operaciones encubiertas; se lanzaron por avión pistolas sencillas de acero prensado, detrás de las líneas del enemigo, para su utilización por las organizaciones de la resistencia clandestina. Como en la I Guerra Mundial, la economía principal con las armas cortas estuvo en el acabado, más bien que en los diseños y los materiales.

El chapado como protección.

El arma corta se ha usado como arma de defensa personal, y como tal se Ilevaba en el bolsillo, en la pistolera o en el cinturón. La proximidad del sudor humano, si el arma iba oculta, o la exposición a los elementos atmosféricos cuando se Ilevaba en una funda exterior, producían corrosión en la superficie de las armas cortas. Muchos revólveres de los del Oeste en el siglo XIX, se podían adquirir con un acabado niquelado para mejorar la resistencia de las armaduras de acero y de los cilindros. Esta tradición se transmitió al siglo XX, en especial para las pistolas de bolsillo, pistolas y revólveres de armadura pequeña y muy poco calïbre que se solían niquelar, cromar o platear El cromado duro, que endurece la superficie del acero, se ha convertido en algo muy común en la actualidad, sobre todo en las pistolas de caza y de competición de la IPSC (Confederación Internacional de Tiro de Combate).

Acero inoxidable.

Las presiones y tensiones inherentes a las armas de fuego impidieron durante muchos años la utilización de cualquier otro material que no fuese el acero al carbono para buena parte de su estructura. Pronto aparecería el acero inoxidable como material ideal: era una aleación de hierro con hasta el 20% de cromo y el 12% de níquel, que venía utilizándose por la industria desde la I Guerra Mundial. Sin embargo, no se empleó para armas de fuego completas hasta 1965, cuando la Smith & Wesson introdujo el Modelo 60 Chief's Special, un revólver de armadura pequeña, del calibre 38. Esto se debió, en parte, al coste del material y también a la dificultad de trabajarlo, pues las herramientas utilizadas con acero inoxidable se desgastan cinco veces más deprisa que cuando se utilizan sobre acero fundido o incluso con un elevado componente de carbono. Otro problema entorpecedor era el de la excoriación, consistente en que las piezas de acero inoxidable que se rozan mutuamente, recogen partículas de las otras piezas y dejan una superficie rugosa. Esto hacía que las pistolas semiautomáticas se encasquillasen, a menos que se las lubrificara cuidadosamente con aceites especiales. Los aceros inoxidables eran también más blandos que el acero al carbono y no mantenían el borde requerido para las nueces del disparador; también se desgastaban en torno a los puntos de giro, lo que daba lugar a que los revólveres necesitasen frecuentes revisiones de los armeros para mantenerlos a punto. Se encontró que, utilizando diferentes aleaciones de acero inoxidable para las piezas que rozaban, se reducía la excoriación y los avances posteriores en aleaciones mejoraron de forma considerable la resistencia al desgaste.

La Auto Mag del 44.

Una de las primeras pistolas automáticas totalmente de acero fue la Auto Mag de calibre 44, lanzada al mercado en 1971 por la Harry Sanford, de Pasadena, Califomia. Para hacer la munición de la Auto Mag, la Sanford utilizó cartuchos recortados del calibre 308 de fusil. Como otros muchos diseños revolucionarios, no fue un éxito comercial en el ámbito conservador de las armas cortas, en parte debido a la poca disponibilidad de munición.

El acero inoxidable es ahora un material corriente en las armas cortas, con la Smith & Wesson, la Colt, la Ruger y la Walther, haciendo todas ellas versiones de sus pistolas o revólveres en acero inoxidable y acero al carbono. Algunos de los nuevos fabricantes de los EE.UU., como la Detonics, la Freedom Arms, la AMT y la Randall, utilizan sólo acero inoxidable para sus armas. La pistola israelí Desert Eagle se puede encontrar ahora con armadura de acero inoxidable, al igual que la Elite, de la Colt.

La utilización del acero inoxidable es muy apreciada por los tiradores con pólvora negra, que disfrutan utilizando el añejo propulsor, para tirar al blanco y cazar con viejas armas y sus réplicas. Los residuos que deja la pólvora negra al disparar son muy corrosivos, y por ello se pueden encontar muchas réplicas de armas antiguas en acero inoxidable.

Fusión a la cera.

Los modernos métodos de fundido con envoltura o de fusión a la cera, han mejorado la calidad y rapidez de la fabricación, al mismo tiempo que han reducido costes. El fundido se ha venido utilizando desde que los metales eran, primero, derretidos y vertidos después en moldes de arena, pero las piezas de fundición solían ser frágiles y porosas, inadecuadas para piezas ligeras sometidas a presiones o cargas. Para estos componentes, el método tradicional de fabricación era tomar un bloque grande de acero de alta calidad, sometiéndole después a la acción de las máquinas para desechar el metal sobrante que no correspondiese a la forma de la pieza deseada.

El ahorro, de costes en la fabricación de armas cortas se ha hecho tan importante como la calidad. Los pedidos militares de armas cortas se basan en el precio y en el volumen del pedido y las ventas civiles están cayendo en todo el mundo debido a la influencia de los grupos de presión antiarmamentistas. Se pueden emplear tornos y fundiciones, controlados por ordenador, para la fabricación, pero siguen necesitándose formas más baratas de fabricación y la Ilamada fusión a la cera perdida ha sido el mayor descubrimiento. La fusión por molde o a la cera perdida, parte de un positivo en cera, hecho por inyección en un molde, del producto acabado. Éste se reviste con cerámica líquida, que primero se seca y después se cuece. La cera se funde, dejando un negativo del molde, perfecto, dentro del cual se inyecta el metal fundido Una vez solidificado, se rompe el molde de cerámica, dejando una fundición de gran calidad que necesita poco trabajo de máquina y a la que pueden dársele formas complejas. El trabajo mínimo a máquina que se requiere, hace sumamente adecuada la técnica para aceros inoxidables muy duros de trabajar o para cualquier pieza que normalmente necesite un acabado muy laborioso.

La Ruger P 85.

Un pionero contemporéneo en la tecnología para fabricación de armas cortas es Bill Ruger, de la Sturm Ruger, una firma con sede en Nueva Inglaterra, EE.UU. En la actualidad ya se ha consolidado como un fabricante de gran calidad, bajo precio y armas cortas robustas, que hace un uso extensivo del fundido con envoltura. La Ruger ha lanzado hace poco su primera pistola de 9 mm Luger, la P 85. Los conceptos de funcionamiento de esta pistola de doble acción no son nuevos y siguen basándose en los principios de Browning de primeros de siglo: el sistema basculante de apertura retardada. El método de fabricación está totalmente al día y la Ruger ha construido una fábrica en Prescott, Arizona, EE.UU., para el montaje de la nueva pistola que ha sido diseñada con tan sólo 50 piezas (el sencillo Colt 1911, de simple acción, tiene más de 60 piezas y un revólver moderno de doble acción, más de 70). La pistola es casi enteramente de fundición. La corredera es de acero fundido con envoltura al cromo y al molibdeno; la armadura, también fundida, de aleación de aluminio; la mayoría de las piezas internas de acero inoxidable son también fundidas a la cera perdida. Las cachas son de plástico Xenoy, moldeadas por inyección, y la pistola tiene el cañón y la recámara hechos de dos piezas roscadas entre si.

Aleaciones de aluminio.

La Ruger P 85 utiliza una armadura de aleación de aluminio para reducir peso. El aluminio es un metal blando y dúctil, con problemas de excoriación por frotamiento similares a los del acero inoxidable cuando se utiliza para piezas que se rozan. La resistencia a la extensión de las primeras aleaciones era tan baja que no podían utilizarse para piezas sometidas a tensión. Sin embargo, puesto que las pistolas se Ilevan con mucha frecuencia pero muy pocas veces se dispara con ellas, antes se utilizaban aleaciones de aluminio más fuertes para las armaduras de pistolas y revólveres. Las armaduras de aleación se han usado especialmente en las pistolas que Ilevan los guardaespaldas, como la Colt Commander de 9 mm o los revólveres ligeros Charter Arms del 38 y del 44. Se dice que las últimas aleaciones de aluminio tienen una resistencia a la tensión mucho mayor que la del acero y su utilización en las armaduras se está generalizando. Pero la resistencia al impacto del aluminio no es todavía lo suficientemente buena como para la corredera y el cañón, sometidos a fuertes presiones. El experimento de la Colt con cilindros ligeros de aluminio para revólveres, para las tripulaciones de los aviones durante la Guerra de Corea, terminó en 1951, cuando la idea fue rechazada por la Fuerza Aérea de los EE.UU. para los revólveres del calibre 38; y, por lo que respecta al público en general, terminó en 1955 para los revólveres del 32 y del 22. La American Derringer Corporation ha fabricado una Derringer de su extensa gama del calibre 38 Special con armadura de acero inoxidable y cañón de aluminio. La nueva pistola ligera de explorador de la Smith & Wesson, el Modelo 422, tiene la armadura y la mortaja del cañón de una aleación muy tensil, con el disparador y componentes del cierre de acero prensado, para conseguir una de las armas semiautomáticas de calibre 22 de más calidad y menos precio que se pueden encontrar.

Aleaciones exóticas.

Otras aleaciones exóticas no han tenido tanto éxito. El bronce al manganeso, muy resistente a la tensión, se ha utilizado sólo en dos armas cortas: el revólver de simple acción, modelo 100, de la Century Arms y en el Golden Bison Super 6. El cobre al berilio se ha utilizado para las agujas percutoras en los revólveres de la Charter Arms y se está investigando para su utilización en las armaduras de las pistolas de la Para Ordnance, en Canadá. El titanio es muy resistente y ligero en las aleaciones, pero es caro. La Göncz, de California, utiliza titanio para forrar los tubos de sus pistolas High Tech, y se dice que así se reduce el desgaste del cañón. La Göncz usa también revestimientos muy modernos para evitar el desgaste de otras piezas, a las que pueden aplicarse silenciadores; también pueden utilizarse como lanzagranadas.

Pistolas de plástico.

Se está volviendo la atención a los plásticos, la fibra de carbono y la cerámica para los nuevos diseños. Aunque el caucho y los plásticos se han venido usando para las empuñaduras de las armas cortas desde 1850, correspondió a un ingeniero austriaco que nunca había diseñado una pistola el hacer un uso extensivo del plástico en la estructura de la pistola Glock 17. La armadura, el disparador y el cargador de la Glock son de plástico, lo que Ilevó a una alarma general, al rumorearse que los libios se las suministrarían a los terroristas y los secuestradores, puesto que no serían detectables en los aeropuertos por los detectores de metales ni por los aparatos de rayos X. En realidad, la Glock sigue teniendo una corredera de acero y el cañón tiene más metal que algunas pistolas de bolsillo, y tanto la Glock como su munición de 9 mm, con casquillo, detonador y bala metálicos, son fácilmente detectables por los dispositivos de seguridad.

La pistola de tiro al blanco Hämmerli modelo 280, del 22, está hecha en buena parte de su armadura de fibra de carbono. Las pistolas de pequeño calibre y tiro al blanco para acontecimientos olímpicos no tienen las limitaciones de las armas de reglamento en cuanto a ocultación, facilidad de transporte y fiabilidad en campaña, y aunque algunos de sus avances no han sido adoptados por la mayoría de los fabricantes, la investigación suele perfeccionarse para su aplicación a las armas militares o policiales.

Cerámica.

La cerámica suele considerarse un compuesto quebradizo y resistente a la temperatura, más adecuada para el fundido de alta tecnología o la eledrónica que para las armas cortas. Sin embargo, en los años 80 hubo informes de que en el bloque del Este se había desarrollado un arma totalmente de plástico, que disparaba un proyectil de cerámica desde un casquillo de plástico, para intentar anular los dispositivos de seguridad.

Los materiales para las armas cortas en la actualidad.

Los revólveres populares de hoy, como el Modelo 686 de la Smith & Wesson, están hechos de acero inoxidable; pero la tendencia para las pistolas automáticas es hacer armaduras de aleaciones fuertes y correderas de acero al carbono. La Beretta 92 F, de gran capacidad y calibre de 9 mm Luger, tiene precisamente esa construcción y ha sido adoptada como la nueva pistola reglamentaria en los EE.UU. y en Francia. Las pistolas de un solo disparo se hacen con armaduras fundidas con envoltura, pero se presta más interés a la resistencia que a la reducción de costes.



La munición moderna para armas cortas comenzó con el cartucho de calibre 22 corto, de ignición anular, desarrollado por la Smith & Wesson en su modelo n". 1 First Issue Revolver: la primera arma corta fabricada en los EE.UU. para utilizar el tipo de cartucho metálico que sigue usándose hoy en día. El cartucho de ignición anular era mucho más seguro y fiable en los revólveres que el cartucho de percusión de cápsula y bala, y también que el cartucho de percusión de espiga o aguja de Lefaucheux, diseñado por Houiller en 1836, que se había popularizado en Europa.

La ignición anular utiliza un anillo con una mezcla detonante que va en un hueco plegado del culote de la vaina, que detona al ser aplastado por un golpe en el culote, iniciando a su vez la combustión de la carga propulsora principal. La idea partió de una patente francesa de 1831, en la que el compuesto detonante cubría todo el interior de la cabeza del cartucho. El cartucho de ignición anular de la Smith & Wesson se desarrolló a partir de la cápsula BB de Flobert de 1845, un cartucho de muy baja potencia utilizado para prácticas de tiro al blanco a cortas distancias y en espacios interiores.

Los cartuchos de ignición anular tenían sus propias limitaciones. Los primeros que se hicieron, eran de baja potencia, con un calibre de sólo 0,22 pulgadas (5,56 mm). El problema radicaba en el propio sistema de ignición anular. El anillo del cartucho tenía que ser endeble, para que la mezcla detonante pudiese ser sensible al impacto del martillo e iniciar así la ignición de la carga de pólvora. El hacer más grande el cartucho era una forma fácil de aumentar la potencia, pero la simple utilización de una vaina mayor y una bala con más potencia no era fácil. El casquillo de la vaina necesitaba seguir siendo lo suficientemente fino como para permitir la ignición, pero también lo bastante fuerte para soportar las mayores presiones requeridas para vencer la inercia de una bala pesada.

Uno de los cartuchos de ignición anular más potentes y eficaces que se han fabricado fue el 56-56 Spencer. Disparaba una bala de 350 granos (22,7 gramos) a 1.200 pies por segundo (366 m.p.s), con una carga de 45 granos (2,9 g) de pólvora negra. El Spencer de 56-56 fue el primero de los cartuchos de ignición anular de gran calibre, que incluían los calibres 56-52, 56-50 y 56-46. En principio, el cartucho se diseñó para usar en el fusil Spencer, que fue patentado en 1860. La primera aparición de los fusiles Spencer fue en la Guerra de Secesión americana de 1862, y después se dijo de ellos que habían dado a los ejércitos de la Unión una ventaja vital en potencia de fuego antes de su victoria en Gettysburg.

Otro cartucho de ignición anular que adquirió una reputación bien merecida fue el 44 Henry. El fusil de repetición Henry, de 15 disparos, fue el precursor de un famoso rifle de mecanismo de palanca: el Winchester. El cartucho era tan potente como el Spencer de 56-56; disparaba una bala de 200 granos (13 g) a unos 3.443 m.p.s. Sin embargo, podía usarse en revólveres, dando a los colonizadores la oportunidad de tener un fusil de gran capacidad y un revólver de 6 disparos que utilizaban la misma munición.

Hoy en día, la munición de ignición anular se fabrica sólo en calibre 22 para armas rayadas. Sus usos principales son el control de plagas y el tiro al blanco. Los primeros cartuchos de revólver se utilizaron en cilindros perforados en paralelo. Es decir, que la bala y el casquillo del cartucho tenían que ser del mismo diámetro que el cilindro que, a su vez, tenía el mismo diámetro que el tubo del cañón. Las balas de este tipo, conocidas como de talón o lubricadas exteriormente, se sujetaban a la vaina con un pequeño pliegue embutido en la base, que dejaba al aire libre el grueso de la bala y su revestimiento lubrificante. Este diseño sigue vigente hoy día en los cuatro cartuchos de ignición anular del 22. En la época en que apareció el Peacemaker de la Colt, en 1873, los cartuchos se habían perfeccionado para que contuviesen la bala en un casquillo sobredimensionado, que envolvía las ranuras de engrase de la bala y la superficie de contacto que muerde el rayado del cañón. La Smith & Wesson abandonó el cartucho de talón del 44, estadounidense, en beneficio del 44 ruso, que finalmente evolucionó hasta Ilegar al cartucho de 44 que se encuentra en la actualidad. Por entonces, las recámaras de los revólveres se fueron escalonando para acomodarse a la vaina aumentada de tamaño, perdiendo un poco de diámetro para asegurar una buena estanqueidad de los gases sobre la bala, al salir ésta del casquillo en el momento del disparo. Los casquillos seguían teniendo un reborde sólido que impedía que el cartucho se deslizase dentro de la recámara y servía de junta entre la cara del cierre y el cañón. Las balas seguían haciéndose de plomo y sin camisas de metal, ya que las bajas velocidades de la munición para las armas cortas, entre 180 y 275 m.p.s. no dejaban sedimentos importantes en los cañones.

En Inglaterra, la patente que registró el coronel Edward Boxer en enero de 1866 cambió el cartucho militar del ejército británico. La vaina metálica, hecha con una delgada lámina de latón, se enrollaba en torno a un molde metálico, y se ajustaba después a una base que contenía el detonador. Al hacer un disparo, la vaina de metal se expandía, obturando con eficacia la recámara. El cartucho Boxer fue principalmente de fusil, pero se fabricó un cartucho de 0,577 pulgadas para el revólver Webley. Se produjo un cartucho Boxer de 0,442 pulgadas, hecho también por la Webley, para la Real Policía Irlandesa, en 1868. En el mismo año, el ejército británico adoptó oficialmente como arma estándar el revólver de percusión convertido Adams; su cartucho de calïbre 455 pulgadas era una variante del Boxer, con un cuerpo de latón y una cápsula de hierro en el detonante. Contenía 13 granos de pólvora negra y una bala de plomo con base hueca, en donde se pretendía que se concentrase la propulsión de los gases del cañón.

El último paso hacia el actual cartucho para armas cortas fue la introducción de un casquillo de latón estirado en lugar del casquillo de Iámina de latón, que tendía a separarse de la base y encasquillar el arma. Como el cartucho para arma corta era mucho más corto que el del fusil, resultaba más fácil y más barato fabricar un casquillo de latón estirado.

En 1873, se probó toda una gama de cartuchos con vaina metálica en el Arsenal de Frankford, Filadelfia, y el resultado fue el desarrollo de un tipo casi universal de cartucho con vaina de latón estirado y bala de plomo. La única diferencia verdadera entre la mayoría de los cartuchos americanos y británicos radica en la aplicación de la cápsula. Mientras la inmensa mayoría de las vainas británicas usaban el sistema Boxer, muchos cartuchos metálicos americanos utilizaban un detonador Berdan. En su aspecto extemo no hay diferencia aparente, pero en el interior el cartucho Boxer tiene un orificio central que a través de la base Ileva a la cápsula detonante, mientras que el cartucho Berdan utiliza dos pequeños orificios y una forma de aplicación ligeramente distinta.

El desarrollo del sistema de carga por la recámara Ilevó a un aumento del interés por el tiro. Deportistas, policías, militares, cazadores y quienes sólo querían un arma para defensa propia: todos pensaron que necesitaban un tipo especial de arma y, muchas veces, un cartucho también especial. Se pensó en el gasto, pero el alcance y la capacidad de detener a un animal o a un criminal que se viene encima fueron factores que animaron a los fabricantes a producir numerosos cartuchos. Aunque la forma básica de los cartuchos era similar, los tamaños fueron muy variados

El método para denominar los cartuchos Ilegó a ser complicado y sigue siéndolo hoy, al no haber un sistema mundialmente aceptado. En general, el diámetro o calibre de la bala se expresa en pulgadas: 0,45 pulgadas, 0,38 pulgadas o 0,22 pulgadas, por ejemplo. En la terminología anglosajona, se suprime la numeración decimal para expresar los calibres. Los anteriores serían, pues,.45, .38 y .22. Este tipo de notación es el generalmente aceptado. También suele decirse, coloquialmente, el 45, el 38 o el 22. En Europa, por otra parte, las medidas se dan en milímetros, siendo la más corriente la de 9 mm. Sin embargo, algunos cartuchos tienen también una segunda cifra, y ésta puede referirse a la longitud de la vaina o a la carga de pólvora. Un cartucho de pólvora negra, descrito como un 45-60, significaría que el cartucho es de 0,45 pulgadas de calibre y la carga, de pólvora negra, de 60 granos. Algunos cartuchos se describen con el calibre y el nombre del arma para la que se fabricó: por ejemplo, 9 mm Steyr.

El calibre es cuestión de gustos, pero, en general, los tiradores al blanco en locales cubiertos son partidarios del cartucho de 0,22 pulgadas, pues es barato y tiene poco retroceso. Puesto que el tiro al blanco en locales cubiertos y con armas de pequeño calibre se suele hacer casi siempre a menos de 25 yardas (23 m), la carga de pólvora y la bala que se necesitan son pequeñas. El cartucho de calibre 22 se usa mucho para la caza menor. De este calibre hay dos tamaños: el 22 LR (Long Rifle) y el 22 Short (corto). A pesar de su nombre, el 22 LR es el preferido, muy usado para pistola y revólver, mientras que el de 22 corto, se prefiere para el fuego rápido, porque la corredera tiene que recorrer una distancia más corta al extraer la vaina y el arma puede disparar con una cadencia más rápida.

El desarrollo de las pistolas automáticas a partir de 1890 siguió a la introducción de los propulsores sin humo de gran presión. Como mejor funcionaban las armas automáticas era con cartuchos sin reborde para pistola, de lados paralelos o con gollete, con una hendidura embutida o una acanaladura para que el extractor pudiera asir la vaina durante el disparo y el ciclo de funcionamiento. Para evitar la acumulación de plomo en los cañones se hicieron necesarias las camisas metálicas para las balas. La Convención de La Haya sobre Leyes de Guerra, proscrïbió oficialmente el uso de plomo sin revestir en la munición militar, incluso en la de baja velocidad, y a partir de entonces resultó habitual una camisa metálica de cobre o acero en la munición militar para armas cortas. A comienzos de la I Guerra Mundial, se habían consolidado los calibres principales occidentales para pistolas automáticas y revólveres, y la mayoría de los subsiguientes calibres nuevos, fueron meras versiones, ampliadas o reforzadas de los mismos. Los dos calibres para armas cortas que más se usan en el mundo hoy son el de 9 mm Luger para pistolas y el de 38 Special de la Smith & Wesson, para revólveres, que se lanzaron al mercado en 1902. Sólo en la segunda mitad de este siglo se han vuelto a desarrollar algunos calibres nuevos de importancia.



El cartucho de vaina metálico sacó también a la luz las posibilidades del fusil de cerrojo, que al final se convirtió en el arma de carga por la recámara y funcionamiento manual más usada en el mundo. El primer sistema básico de cerrojo fabricado, lo fue en Alemania, por Johann Nicolaus Dreyse, quien comenzó a trabajar sobre un nuevo sistema de cierre y de ignición, en 1827. El fusil de aguja de Dreyse fue adoptado por el ejército prusiano en 1840 y, aunque el cartucho con este sistema de ignición había pasado a la historia, el sistema de carga por la recámara que usaba el fusil constituye la base de todos los sistemas de cerrojo modernos.

El Mauser de 1898.

Hacia 1898, la Mauser alemana había perfeccionado el sistema de cerrojo, hasta el punto de que ha permanecido en uso a lo largo de todo el siglo XX, aunque con algunas modificaciones secundarias. Los sistemas de cierre tipo Mauser los utilizan prácticamente todos los fabricantes modernos de fusiles con cierre de cerrojo. El meollo del diseño de 1898 es el propio cerrojo, que tiene dos o más tetones u orejetas de cierre en la cabeza del cerrojo y un tercero en la parte posterior del mismo. En esencia, el cerrojo es una larga barra de acero, con un hueco en el centro para el percutor y su muelle, una uña extractora montada sobre resortes para sacar la vaina consumida y un brazo de palanca, en ángulo en la parte inferior, para accionar el cerrojo. Las orejetas o tetones encajan en los correspondientes rebajes en el cajón de los mecanismos cuando se gira el mango del cerrojo. Éste cierra mecánicamente las dos partes, que forman una recámara muy fuerte capaz de resistir presiones muy altas. Una disposición de cierre ligeramente distinta se utiliza en el sistema austriaco de la Steyr-Mannlicher, que cierra en la parte posterior del cerrojo mediante seis orejetas o tetones.

Dentro del cerrojo hay una aguja percutora o percutor, accionado por un muelle. El percutor se monta al abrirse la recámara por la acción de una leva en la parte posterior del cerrojo. Al apretar el gatillo, estando cerrado el sistema, se dispara el percutor que golpea el detonador y provoca la ignición del cartucho. Para volver a cargar se acciona el mango del cerrojo hacia arriba y después hacia atrás, con lo que se abre la recámara, se monta el percutor y se extrae el cartucho gastado. La vaina vacía es expulsada de la recámara en la parte final del recorrido del cerrojo, cuando choca con un expulsor saliente. Cuando se acciona el cerrojo hacia adelante, recoge un nuevo cartucho y lo introduce en la recámara, listo para el próximo disparo. Con los fusiles de sistema de cerrojo pueden conseguirse grandes velocidades de tiro, aunque no la misma velocidad que puede alcanzarse con sistemas de palanca. El fusil de cerrojo fue el arma reglamentaria para el soldado de a pie en las dos guerras mundiales y en otros conflictos menores, ocurridos inmediatamente antes de finales de siglo.

La potencia que puede generarse en un fusil de cerrojo es, desde luego, muy grande y los sistemas originales del Mauser 98, tanto militares como comerciales, son la base de los fusiles de gran potencia, hechos para utilizarse en África, por las firmas Rigby, Holland & Holland y Westley Richards, del Reino Unido. Son armas hechas para la caza mayor y todos los fabricantes han diseñado sus propios cartuchos.

El 375 Holland & Holland.

Introducido en el año 1912, el 375 Belted Rimless Magnum, cartucho reforzado y sin reborde, de la Holland & Holland es uno de los cartuchos más eficaces de calibre medio entre los utilizados en Africa. Dicha empresa sigue produciendo fusiles de cerrojo basados en los sistemas Magnum Mauser y especialmente preparados para el calibre 375 H & H Magnum, al igual que hacen otros muchos fabricantes. La vaina reforzada le da más fuerza a la estructura del cartucho y hay muchos otros cartuchos de marca y wildcat que se han basado en el 375 H&H. La mayoría de los fabricantes de munición hacen el cartucho con una carga del 375 H&H y una bala de 270 ó 300 granos (17,5 ó 19,4 g). La bala más ligera es un poco más rápida y tiene algo más de energía de boca: 835 m.p.s. y unos 6.100 julios.

Un cartucho reforzado, sin reborde, de calibre 30 fue introducido en 1930 por la Holland & Holland; se hizo famoso como un buen cartucho para larga distancia, cuando se ganó con él el campeonato de tiro a 1.000 yardas, la Wimbledon Cup en 1935. La velocidad y la energía del .300 H & H Magnum exceden ligeramente a las del 30-60 Springfield

El 416 Rigby.

La John Rigby & Co. introdujo en 1911 el cartucho 416 Rigby para su fusil de cerrojo Mauser Magnum; al igual que la Holland & Holland, sigue hoy fabricando fusiles preparados para ese calibre. Como, desde el punto de vista comercial, el sistema Mauser original de puente recto resulta caro y difícil de encontrar, la Rigby fabrica fusiles de calibre 416 con la posibilidad de un sistema de cierre a petición del cliente; en ellos se incluyen los sistemas de la Dakota y la Ruger en los EE.UU., de la Heym de Alemania, de la Dumoulin belga, y de la BRNO, de la República Checa. El 416 Rigby puede utilizarse para cualquier tipo de caza mayor y dispara un proyectil de 410 granos (26,6 g) a 723 m.p.s. con una energía de boca de 6.911 julios. De todos los fusiles fabricados en los Estados Unidos, el modelo 77 Magnum de la Ruger es el único que está preparado precisamente para los cartuchos 375 Holland & Holland y 416 Rigby.

El 425 Westley Richards Magnum.

El rendimiento del 416 Rigby es ligeramente superior al del 425 Westley Richards, que se comercializó por primera vez en 1909 con una bala de 410 granos (26,6 g) que viajaba a 716 m.p.s. con una energía de boca de 6.931 julios. Como puede verse, la diferencia no es un consuelo para el animal que reciba el proyectil. El 425 Westley Richards tiene una vaina más corta que el 416 Rigby y no requiere el largo cierre Magnum. Los primeros cartuchos tenían un borde rebajado para permitir la utilización de una cabeza de cerrojo estándar Mauser. Hoy hay disponible una versión mejorada, con una vaina sin reborde, pero no tiene mejores cualidades balísticas que la original.

Otros calibres del 416.

Había muchos tiradores en los EE.UU. que consideraban que el calibre .416 se había quedado, por desgracia, anticuado; a pesar de todo, se seguía haciendo munición del tipo 416 Rigby y la Rigby de Londres seguía fabricando fusiles para ella. El interés de los americanos se reavivó en 1988, cuando se fabricó el cartucho 416 Remington Magnum. Tenía una vaina reforzada con un zuncho, sin reborde, que no era más que la Remington Magnum de 8 mm con el gollete más alto para contener una bala de 400 granos (25,9 g), que se dispara a 732 m.p.s. con una energía de 6.931 julios; poco más que la del cartucho Rigby. Al siguiente año, la Weatherby anunció su propio cartucho 416 Weatherby, que tenía también una vaina sin reborde y reforzada, similar a la de la Remington. El cartucho 616 Weatherby usaba también una bala de 400 granos, pero proporcionaba una superior velocidad de 823 m.p.s. y una energía de 8.755 julios, lo que mejoraba de forma considerable la penetración en incidencia angular en los animales de caza de piel dura.

El 500 Rimless Jeffrey.

Durante muchos años, el 500 Rimless Jeffrey fue el cartucho más potente que se podía encontrar para fusiles de repetición con mecanismo de cerrojo. Como el 425 Westley Richards, tenía un reborde rebajado de diámetro inferior al de la vaina para ajustarse a la cabeza del cerrojo en un sistema Mauser. En realidad, el cartucho es idéntico al alemán 12,7 x 70 (500) Schuler; las dos balas pesan lo mismo: 535 granos (24,7 g), y también tienen la misma balística: la velocidad en la boca de fuego es de 723 m.p.s. y su energía de 9.214 julios. El cartucho se ha venido utilizando mucho en África, en ambas versiones. La Jeffrey diseño un cartucho de calibre 404, conocido como el 404 Rimless Nitro Express para sus fusiles de repetición. El 404 Jeffrey ha sido utilizado por la RCCM, del Canadá, como la vaina base para sus cartuchos Magnum de medidas británicas.

El 505 Gibbs Rimless Magnum.

Ligeramente inferior, desde el punto de vista balístico, al 500 Jeffrey, el 505 Gíbbs se introdujo justo antes de la I Guerra Mundial y se hizo una reputación infundada de ser un cartucho que daba un enorme culatazo al dispararlo.

Cartuchos europeos.

Ha habido un gran número de cartuchos muy potentes europeos (en oposición a los cartuchos británicos y estadounidenses) fabricados para fusiles de sistema Mauser. Algunos, como el 12,7 x 70 Schuler y el 7 mm Mauser, eran intercambiables con calibres de medidas británicas. Por ejemplo, el 7 mm Mauser es lo mismo que el 275 Rigby. Otros son únicos: Wilhelm Brenneke diseñó muchos cartuchos para sus propios fusiles de sistema Mauser en Alemania antes de la I Guerra Mundial; en el período de entreguerras, E.A. Van Hofe hizo lo mismo. El cartucho más potente de los Brenneke es el 9,3 x 64, disponïble con distintas cargas. El más potente de ellos tiene una bala de 195 granos (19 g) con una velocidad de 811 m.p.s., que transmite una energía de unos 6.300 julios.

La Norma, en Suecia, introdujo su propio cartucho magnum reforzado, que tenía un rendimiento ligeramente superior al 300 H & H Magnum. El calibre 308 Magnum utiliza una designación en medidas británicas, de igual manera que lo hace el cartucho de la Lapua con su cartucho de alto rendimiento y para francotiradores: el 338 Lapua Magnum. Pero el cartucho de la Lapua tiene además un calibre del sistema métrico decimal: el de 8,6 x 71 mm. El 308 Norma Magnum es un poco menos potente que el 300 Weatherby Magnum; el 338 Lapua Magnum, con reborde y convencional, es comparable al 340 Weatherby.



El impulso final en la tecnología de las municiones Ilegó con la fabricación de las pólvoras sin humo de alta presión, hechas de madera, algodón o glicerina nitrados. Al no dejar, o dejar muy poco, residuo de pólvora, las pólvoras sin humo hicieron posibles las armas automáticas. Los propulsores basados en la nitrocelulosa, el algodón pólvora y la nitroglicerina hicieron que la velocidad de las balas saltara a otro nivel. Empleando pólvora negra en los cañones de las armas cortas y los fusiles y sin usar balas grandes y pesadas, era difícil alcanzar velocidades mayores de 450 metros por segundo. Sin embargo, con las pólvoras sin humo se puede Ilegar a los 1.200 metros por segundo, utilizando balas de pequeño calibre, que tienen la ventaja de ser más ligeras, costar menos y tener una trayectoria más tensa.

El cartucho sin vaina

Sin embargo, el mayor cambio se iba a producir en Alemania. Cuando se creó el ejército de la Alemania Federal, en la década de 1950, éste adoptó un fusil Heckler & Koch de 7,62 mm que, aunque empleaba un sistema de apertura retardada, era muy distinto del que usaban las fuerzas armadas francesas de la época. Se basaba en dos rodillos, que cerraban el bloque de cierre hasta que la presión de la recámara les forzaba a abrirlo. Con arreglo a esto, los alemanes se pusieron a diseñar su fusil del futuro. Entre sus demandas estaba la de buena probabilidad de impacto, lo que significaba que querían tener más posïbilidades de dar en el blanco en situaciones de urgencia en las que hubiera que disparar deprisa. Una solución obvia era una ráfaga de tres disparos por cada presión del gatillo, pero un fusil convencional con este sistema les parecía bastante poco fiable; el primero de los tres disparos va hacia el blanco, pero la boca del fusil empieza a levantarse inmediatamente por la fuerza del retroceso, con lo que el segundo se va alto y el tercero todavía más alto. Lo que se necesitaba era una cadencia de fuego para esos tres disparos que era sencillamente imposible para un arma convencional.

La solución que ideó la Heckler & Koch fue dejar a un lado el cartucho normal con vaina de latón y adoptar un cartucho sin vaina: en otras palabras, un trozo de propulsor con una bala en la punta. Al disparar, no había que extraer y expulsar la vaina del arma antes de cargar un nuevo cartucho, con lo que la recarga podía empezar inmediatamente, aumentando así la cadencia de fuego. Con esta idea se empezó a desarrollar en 1969 el fusil G 11, con el objetivo de que entrara en servicio en 1990. El fusil funciona con los gases de la pólvora, pero utiliza un sistema de cierre completamente nuevo. La recámara está vaciada en un bloque circular que va montado detrás del cañon. El cargador se mete en el fusil por encima del cañón, introduciendo el cartucho en la recámara con la bala hacia abajo; ésta hace entonces un giro de 90 grados para alinearla con el cañón y hacer el disparo. Sin embargo, cuando se pone la palanca en la posición de ráfaga de tres tiros, la acción se acelera; al producirse el primer disparo, el cañón y el cierre empiezan a retroceder dentro de la caja de plástico del fusil. Durante este movimiento de retroceso se alimenta el segundo cartucho y, después, el tercero. Sólo después de éste se detiene el movimiento de retroceso y es entonces cuando el tirador siente el culatazo en el hombro; los tres disparos suenan como si fuese uno solo, porque la cadencia es de 2.200 disparos por minuto. Como consecuencia, el fusil sigue apuntando al blanco durante los tres disparos y las tres balas Ilegan al mismo blanco muy agrupadas; si la primera bala falla, las otras dos probablemente darán en él.

Este fusil entró en servicio en 1990, según lo prometido, pero sólo en las fuerzas especiales. Fue el año de la reunificación alemana y el gobierno se encontró necesitado de fondos para rehabilitar la economía de la Alemania del Este. Había que renunciar a algo y así, como parte de los dividendos de paz, se sacrificó el fusil G 11: en lugar de armar con él a todo el ejército alemán, el programa se ha archivado para un futuro sin determinar.



¿Cómo podemos comparar la potencia de los diversos tipos de munición moderna y de las armas que van a utilizarla? Una de las medidas de comparación más usada es la energía de boca. Es la energía teórica del proyectil, que se calcula multiplicando el cuadrado de su velocidad por el peso de la bala y dividiendo el producto por dos veces la aceleración de la gravedad. La energía de boca se mide en pies x libra o en julios (un julio es igual a 0,738 pies por libra). Utilizando el factor de conversión F = 450240, que tiene en cuenta la aceleración de la gravedad y la conversión del peso de la bala de granos a libras, la fórmula que sigue nos da la energía de boca en pies x libra:

Energía de boca = Velocidad (en pies por seg.) al cuadrado x peso de la bala (en granos) / 450240

La energía de boca no es el único factor que indica la potencia de un cartucho. El objetivo primordial de una bala es matar o incapacitar a su objetivo y el diámetro de la bala tiene también un importante papel en esto. Una bala grande que vaya a una velocidad moderada parece tener mayor poder de detención que una bala pequeña que vaya a gran velocidad... incluso con la misma energía de boca teórica. Un ejemplo clásico de esto es la comparación entre los cartuchos de la pistola de 9 mm Luger y la 45 ACP. La munición de 9 mm Luger dispara una bala con camisa de 9 mm de diámetro y 115 granos (7,45 g) de peso a, aproximadamente, 350 metros por segundo, dando una energía de boca de 458 julios. Hay munición reglamentaria del 45 ACP que dispara una bala de 0,451 pulgadas (11,5 cm) de diámetro y 230 granos (14,9 g) de peso a 243 m.p.s., con una energía de boca de 443 julios. Basándose en la energía de boca, el calibre 9 mm Luger es más potente; sin embargo, el 45 ACP ha demostrado una y otra vez en tiroteos que están muy documentados, que es muchísimo más eficaz para matar o neutralizar a un oponente con muchos menos disparos. Un comentarista señalaba que esto es así porque «un agujero grande deja entrar muchísimo aire y deja salir muchísima sangre».

Las observaciones sobre el poder de detención relativo han Ilevado a algunos escritores sobre armas a proponer otros parámetros para comparar la potencia de la munición. Uno se basa en un índice de poder de detención relativo y se calcula en realidad para algunos diseños concretos de bala. Por ejemplo, las balas de punta hueca se expanden al chocar con la came, aumentando el área transversal de la zona de impacto. No obstante, la expansión se ve afectada por la velocidad: cuanto más rápida es la bala, mayor es la expansión. Las balas de punta hueca funcionan bien a velocidades de fusil de 600 m.p.s. o más, pero a las velocidades de las armas cortas, de 300 m.p.s., su eficacia es variable; la expansión suele ser incompleta o se obtura la punta hueca al atravesar las ropas.

Los cazadores de caza mayor de Africa utilizan la tabla de Taylor del k.o. (knock out) para calcular La eficacia potencial de un cartucho contra los animales salvajes peligrosos. La tabla TKO simplemente multiplica el peso de la bala por su velocidad y su diámetro y divide el resultado por 7.000, para dar una cifra manejable (ya que 7.000 es el número de granos correspondiente a una libra de peso). Si se aplica la TKO a la comparación entre los calibres de 9 mm y 45 ACP, el 9 mm Luger tiene 6,7 puntos y el 45 ACF, 11,85, haciendo a éste último casi un 80 por ciento más eficaz.



Siempre que se discuta sobre cuáles son las armas más potentes que hay en el mundo, hay que tener en cuenta el tipo de arma que se utilice y el diseño y el propósito de la misma. Hay también límites físicos a la presión que se puede obtener con algunos cierres. Pero, por supuesto, la munición es la clave de la potencia.

Consideremos, por ejemplo, el cartucho de fusil 308 Winchester (conocido también como el 7,62 mm NATO). Hasta hace poco, era el cartucho estándar de fusil reglamentario en los ejércitos de la Alianza. Es también una munición muy eficaz para la caza; normalmente dispara una bala de 150 granos (9,7 g) a 870 m.p.s., dando una energía de unos 3.700 julios, con un índice TKO de 18,9. Como fusil normal de caza tiene un retroceso moderado y la energía precisa, aunque ésta no es excesiva. Aunque es un cartucho potente, no se puede comparar con el 460 Weatherby Magnum, para la caza de animales peligrosos, que genera más de 10.800 julios de energía con una bala de 500 granos (32,4 gramos) y 11,6 mm de diámetro viajando a 820 m.p.s. con un índice TKO de 89.

Un arma corta hecha para el calibre 308 Winchester, que lógicamente tiene el cañón más corto, pierde aproximadamente 150 m.p.s. de velocidad. A pesar de ello, la energía de boca seguirá estando alrededor de los 2.500 julios, 200 julios más que la del 454 Casull... que es el cartucho de revólver más potente del mundo que se fabrica hoy.

La potencia sentida es también importante, tanto para el tirador como para el blanco. Si, por ejemplo, se dispara un cartucho del 44 Special con un revólver que pesa 20 onzas (567 gramos), se nota un fuerte retroceso y el arma oscila violentamente en la mano. Si se usa la misma munición con un fusil de ese calibre, que pese 80 onzas (2.268 gramos), el retroceso será más suave.

Se puede decir que un arma es potente cuando alcanza una energía de boca de más de 460 julios complementado idealmente con un grosor de ánima desde 10 mm en adelante. Los fusiles no pueden considerarse potentes si no tienen energías de boca de más de 2.700 julios y calibres de 6 mm (0,243 pulgadas) en adelante.

Diversidad

En el siglo XIX, los progresos en la munición junto con las mejores calidades del acero alumbraron innumerables diseños de armas cortas. En el siglo XX, estos avances se consolidaron en tres clases de fusiles y tres clases de armas cortas. Cada una de estas clases tiene cualidades distintivas suficientes para merecer un capítulo por sí mismas; sin embargo, vale la pena en este punto comparar brevemente sus diseños, para ver cómo se puede obtener la máxima potencia.

Revólveres.

La época de los revólveres potentes empezó cuando la Colt hizo el 1847 Walker. Uno de los revólveres más famosos es otro Colt: el 1873 Single Action Army, conocido como el Peacemaker (pacificador). El Peacemaker se fabricó en una serie de calibres de cartucho, pero el más popular fue el Colt del 45, que utilizaba una carga de pólvora negra. Es un cartucho formidable, que sigue usándose hoy día como munición sin humo; el 45 Colt sirvió de modelo para el cartucho de revólver más potente que se fabrica hoy día: el 454 Casull.

Pistolas automáticas.

La introducción de los propulsores sin humo hizo posibles las pistolas automáticas, hacia finales del siglo pasado. Al tener una serie de piezas muy pesadas, pronto resultaron incómodas de disparar, a medida que la potencia de la munición aumentaba. El tamaño físico de la munición estaba limitado por el de la empuñadura; los diseños más compactos empleaban, para sostener la munición, un cargador de brida que se deslizaba en la culata de la pistola. Las potencias militares occidentales decidieron pronto que los calibres 9 mm Luger y 45 ACP eran satisfactorios para uso defensivo en las pistolas automáticas. También los utilizaron con fines ofensivos en la II Guerra Mundial en las pistolas ametralladoras y en los subfusiles. En la segunda mitad del siglo XX los civiles diseñaron calibres más potentes para uso deportivo. El más potente de ellos es, desde luego, el 50 AE, lanzado recientemente para dispararlo con la pistola israelí Desert Eagle, que se comercializa en Occidente. Esta arma genera unos 2.400 julios de energía con una bala de 300 granos (19,4 g).

Pistolas de un solo disparo.

En el mundo de las pistolas de cerrojo y de un solo disparo, se puede fabricar prácticamente cualquier cosa en términos de potencia y precisión balística. Hay muchas pistolas de un solo disparo que no son más que fusiles acortados con una culata de pistola. Se utilizan mucho para la caza con arma corta y para el tiro al blanco a larga distancia sobre platos de acero. Son también ideales para tirar con munición wildcat: se trata de crear nuevos calibres aumentando o disminuyendo el diámetro de la bala, alargando el casquillo para aumentar la capacidad de la carga propulsora o acortándolo para tener mejores cualidades balísticas con un cañón corto.

Fusiles deportivos de un cañón.

Los potentes fusiles deportivos de un cañón utilizan una serie de tipos distintos de cierre para asegurar el cartucho durante el disparo. Muchos de ellos son armas de repetición, que emplean un cargador para alimentar la recámara con otro cartucho cuando se realiza el ciclo del arma. Las armas de este tipo que más se usan son las de cerrojo, que se derivan del cerrojo del fusil alemán Mauser modelo 1898. Los primitivos fusiles deportivos de gran potencia llevaban cierres de palanca Henry/Winchester, sistemas Martini para un solo disparo y diversos cierres de bloque descendentes. Los fusiles deportivos de potencia media se hacen ahora con sistemas automáticos de corredera y de funcionamiento automático por los gases, pero los más potentes utilizan cierres de cerrojo que, con munición Weatherby, de 0,460 pulgadas pueden alcanzar una energía de 10.840 julios.

Fusiles deportivos de dos cañones.

De origen casi exclusivamente inglés, el fusil deportivo de dos cañones actual ha cambiado muy poco su apariencia con respecto a los fabricados a finales del siglo XIX. Diseñados para la caza de fieras y animales peligrosos en la India y en África, los fusiles de dos cañones estaban bien equilibrados y eran fáciles de encarar y totalmente dignos de confianza. Sólo podían disparar dos cartuchos pero, en el siglo pasado, la energía de boca que generaba su munición de 577 Nitro Express llegaba hasta los 9.500 julios. Hoy día se fabrican fusiles de dos cañones en calibres incluso más grandes y su energía de boca está por encima de los 12.200 julios.

Fusiles militares de gran potencia.

Los fusiles militares tienen dos aplicaciones: contra el personal enemigo y contra el equipo enemigo. Los conflictos militares de principios de siglo demostraron que los fusiles más eficaces contra personal tenían un calibre de unas 0,30 pulgadas (7,62 mm) y una energía de boca aproximada entre 3.400 y 4.100 julios. En este nivel de energía un soldado, usando munición de alta velocidad y disparando con precisión a distancias de hasta 500 m, puede perforar vehículos sin blindar y paredes de edificios. En los conflictos primitivos se hacía fuego graneado contra una horda que avanzaba a distancias de hasta 1.800 m, pero en ese alcance la energía de impacto de la bala es mínima.

Dos de los calibres más famosos y eficaces fueron el británico .303 British y el norteamericano 30-60 Springfield. Ambos cartuchos se usaron tanto en fusiles de cerrojo como en armas automáticas. El cartucho de 30-60 se empleó también en 1936 en el fusil Garand de funcionamiento por gases; fue el primer fusil automático adoptado por un ejército en el mundo. La aparición de los blindajes ligero y medio en los primitivos tanques que se emplearon en la I Guerra Mundial obligó a exigir más poder de penetración a las armas cortas y a su munición. Al principio y para mejorarla, se utilizaron balas con núcleo de acero disparadas por fusiles convencionales. Pero al comienzo de la II Guerra Mundial el blindaje había mejorado mucho, por lo que desarrollaron fusiles antitanques extremadamente potentes, con calibres de hasta 20 mm (0,508 pulgadas). Los mejores podían llegar a perforar 30 mm de blindaje con un impacto de bala perpendicular al casco. El cartucho británico 55 Boy, desarrollado en los años treinta tenía una energía de boca de unos 18.500 julios. El cartucho Lahti, de 20 mm, era todavía más potente, con unos 50.500 julios de energía y todavía sigue considerándose una de las armas más poderosas que puedan dispararse individualmente sin ir montada en un vehículo.

Hacia el final de la guerra, el blindaje de los tanques había progresado hasta un punto en el que sólo el fuego de la artillería o los cohetes explosivos podían hacerle daño; los calibres militares de media pulgada perdieron terreno. Pero en los últimos años ha habido un renovado interés en el 50 Browning, para emplearlo como cartucho de francotirador militar: seguramente es a causa de su gran energía y de la trayectoria, muy tensa, de la bala.



Una pistola es un arma de fuego. Según el diccionario, es un arma corta y un arma semiautomática. El sistema de fuego de la pistola se basa en los principios que siguen. El cargador, que suele llevar entre seis y veinte cartuchos, se mete en la pistola y, por la energía de retroceso del disparo de un cartucho, el casquillo vacío es expulsado automáticamente y un nuevo cartucho entra en la recámara del arma. La ley es bastante clara sobre lo que es un arma de fuego: es un objeto diseñado para disparar proyectiles por medio de un cañón y su funcionamiento se basa en provocar una explosión química (armas de fuego) o una reacción física (pistolas de aire comprimido). Las pistolas pueden dividirse en dos clases: de simple acción y de doble acción.

La simple acción significa que hay que amartillar el percutor antes de cada disparo. Esto se hace casi siempre montando la pistola, tirando hacia atrás de la corredera para introducir el cartucho en la recámara del cañón. En este ciclo, el martillo percutor se monta automáticamente. La doble acción significa que el martillo percutor se monta de una forma mecánica en la primera fase, por el solo hecho de apretar el gatillo. En la segunda fase del recorrido del gatillo el martillo percutor se vuelve a liberar, golpea hacia delante y dispara el cartucho. Una pistola consta de varios componentes, que se dividen en los siguientes grupos principales:

El grupo o conjunto de la corredera.

El cañón, con su recámara interior, el muelle o muelles de retroceso o recuperación y el pasador-guía del muelle de recuperación

El conjunto de la armadura, llamado también la empuñadura

El conjunto del cargador

El conjunto de la corredera

La corredera sirve de cierre y también para recargar automáticamente el arma. En general, los componentes de una corredera son:

La corredera propiamente dicha, que suele ir combinada con el bloque de cierre de la recámara.

La aguja percutora, con el muelle de la aguja percutora.

El extractor y su muelle, para extraer el casquillo vacío de la recámara después del disparo.

A veces, el expulsor, para lanzar a un lado el.casquillo disparado a través de la ventana de expulsión, mientras se recarga el arma. En algunos modelos, el expulsor puede ir fijado a la armadura.

Algunas veces, la aguja percutora, en combinación con el extractor, actúa al mismo tiempo como expulsor (por ejemplo, con la antigua pistola de la policía holandesa, la FN modelo 1910/22). La Colt 1911 y los modelos derivados de ella tienen un expulsor que va integrado en el conjunto de la armadura.

A veces, el fiador del seguro, con el mecanismo del seguro. En algunos modelos el fiador del seguro va en la corredera, pero en otros tipos de pistola está en la armadura del arma.

Las miras van fijas sobre la corredera: la mira posterior o alza, en la parte de atrás, y la anterior,

en un punto cercano a la boca del cañón.

El cañón con la recámara para el cartucho

El cañón consta de un tubo redondo (normalmente), en cuya parte interior se han practicado unas estrías o rayado (las llamadas estrías y partes lisas). Su misión es dar a la bala, después de ser disparada, un movimiento de rotación alrededor de su eje durante su recorrido por el cañón. La medida o la velocidad de esta rotación dependen de la longitud y del grosor de las estrías helicoidales. A esta rotación se la llama también radio de torsión. Por ejemplo, una torsión de 250 mm quiere decir que las rayas hacen una rotación completa (360 grados) en una longitud de 250 mm de cañón. Este es el motivo por el que el grueso de la bala es ligeramente mayor que el diámetro interior del cañón entre las estrías: así, al salir, la bala toma el rayado del cañón. Esta rotación es necesaria para dar más estabilidad a la bala en su trayectoria por el aire. Si no fuera así, la bala empezaría a dar tumbos y vueltas, lo que produciría grandes desviaciones en su trayectoria.

La recámara está al principio del cañón y es el lugar donde entra el cartucho que se va a disparar. Esta parte es más gruesa que el cañón propiamente dicho. Tiene que ser así, porque la ignición del cartucho produce una presión de los gases y una temperatura muy altas. En términos generales, la presión va descendiendo a medida que la bala es empujada a lo largo del cañón. Si el grosor de las paredes de la recámara fuera insuficiente, ésta podría estallar y herir al tirador con sus fragmentos. Por ejemplo de un cartucho de calibre .45 ACP produce en la recámara una presión de los gases de unos 1400 bares. Y un cartucho de 9 mm Parabellum da una presión máxima de 2700 bares.

El conjunto de la armadura

El conjunto de la armadura de una pistola es la empuñadura, junto con todas las piezas que pertenecen a ella. Estas piezas pueden ser las siguientes:

El fiador de la corredera: después del último disparo, cuando el cargador se ha vaciado la corredera se bloquea en su posición más retrasada. Así, el tirador ve que su pistola está vacia. Esto es conveniente, porque así el tirador puede meter un cargador nuevo lleno en la pistola y bajar el fiador de la corredera. Ésta sale hacia delante, introduciendo al mismo tiempo un cartucho nuevo en la recámara. Así el tirador puede reanudar el tiro inmediatamente.

El fiador del cargador: para poder sacar el cargador de la pistola.

El fiador del seguro: para bloquear el mecanismo de disparo por medio de la nuez del disparador y/o el percutor y/o la palanca del gatillo, según el sistema utilizado.

El gatillo, con el muelle del gatillo.

La palanca del gatillo: es la conexión entre el gatillo y el percutor y/o el muelle del percutor.

La nuez del disparador: esta pieza es la que regula el lanzamiento de la aguja percutora o la desconecta o libera el percutor, para que pueda ir hacia delante para golpear la aguja percutora.

El martillo, con el percutor y el muelle principal. No se utiliza en todas las pistolas, porque algunos modelos no tienen percutor: la aguja percutora es lanzada directamente hacia delante cuando la palanca del gatillo suelta la nuez; entonces, la aguja percutora queda libre y golpea hacia delante bajo la presión de su muelle.

A veces, el seguro de cargador. Si la pistola no tiene el cargador metido, la nuez del disparador y/o la palanca del gatillo quedan bloqueados o desconectados.

El conjunto del cargador

En una pistola, el cargador es muy importante. Todo depende de que los cartuchos alimenten adecuadamente el arma. Un muelle de cargador mal montado puede hacer que la pistola se encasquille. Un cargador consta de:

El cargador propiamente dicho , donde se alojan los cartuchos.

La placa que empuja hacia arriba los cartuchos dentro del cargador, con un ángulo determinado. En la mayor parte de los casos, esta placa funciona después del último disparo, como activadora del fiador de la corredera

El muelle del cargador

A veces, la placa de culata.

Los cargadores estándar pueden contener de cinco a veinticinco cartuchos, según la clase, modelo, marca y calibre de la pistola.

Sistemas de seguridad en práctica

En aras de la claridad, es importante definir el concepto de un sistema de seguridad. Éste es, normalmente, un sistema movido a mano que, cuando está funcionando, evita que un arma se dispare, bien accidentalmente o bien apretando el gatillo. Sin embargo, también hay varios sistemas de seguridad automáticos que pueden «quitarse» mecánicamente al apretar el gatillo como, por ejemplo, un mecanismo automático de seguridad de la aguja percutora.

El fiador del seguro

Un seguro se hace funcionar manualmente. Dependiendo del tipo y modelo de la pistola, bloquea el percutor y/o la nuez del disparador y/o el gatillo y/o la palanca del gatillo y también, a veces, el movimiento de la corredera. A veces se utilizan varias combinaciones de ellos.

EL seguro de «desmontado»

Es éste un mecanismo que, la mayoría de las veces, se emplea en las pistolas de doble acción. Hace que sea posible «desmontar» la pistola que se ha montado previamente con seguridad. Probablemente habrá que explicar esto un poco más. Si, por ejemplo, se monta una pistola de doble acción (lo que quiere decir que se ha Ilevado un cartucho desde el cargador a la recámara tirando hacia atrás de la corredera y soltándola), el martillo percutor se queda montado. Si se apretase el gatiIlo, el martillo bajaría y se produciría el disparo. El uso de una palanca de desmontado permite bajar el martillo, dejándolo sin montar, con lo que no se puede disparar. Esto se consigue casi siempre por medio de un seguro de aguja percutora, mediante el cual, al usar la palanca de desmontado, la aguja percutora se empuja para ponerla fuera del alcance del martillo.

El seguro de empuñadura

Algunos modelos de pistolas, que suelen ser bastante antiguos, están provistos de un seguro de empuñadura. Éste es una pieza de la empuñadura movida por un muelle, que tiene que ser presionado hacia dentro cuando se empuña firmemente el arma. Si no se aprieta este seguro con la fuerza suficiente, la pistola no dispara. La mayor parte de las veces este seguro de empuñadura forma parte de la contera de la culata. Su acción consiste en bloquear la nuez y/o el martillo. Algunas pistolas para el ejército norteamericano han estado equipadas con este sistema, para evitar un disparo accidental. Se ha incorporado un seguro de empuñadura a las pistolas Colt modelo 1911, 1911-A1 y Government y a otras muchas marcas y modelos derivadas de esas pistolas.

El seguro de cargador

Hay muchas pistolas de gran calibre que vienen equipadas con un seguro de cargador, especialmente aquellos modelos que no tienen martillo o que tienen un martillo interior. El sistema se basa en el principio de que, antes de poder descargar o limpiar la pistola, hay que sacar el cargador del arma. Al hacerlo, se activa el mecanismo de seguridad. En casi todos los sistemas se bloquea la nuez del disparador, con lo que no se puede disparar apretando el gatillo. En otros modelos se desconecta la palanca del gatillo (la conexión entre el gatillo y el martillo).

El primer tiernpo del montado

Algunas veces se usa este sistema en las armas que tienen un martillo exterior. El martillo se monta en dos tiempos. Si se tira de él suavemente hacia atrás a mano, la nuez del disparador se encaja a medio camino en una muesca de seguridad que hay en el pie del martillo. En esta posición, el martillo no se puede liberar apretando el gatillo. Para poder hacerlo, hay que hacer el segundo tiempo, montando completamente el martillo en la posición de fuego.

El seguro de corredera

Casi todas las pistolas tienen un seguro de corredera. Este sistema impide que se dispare un cartucho si la corredera no está perfectamente en su sitio, por ejemplo, por suciedad o porque el cartucho no ha entrado bien en la recámara o por cualquier otra causa. En casi todas las pistolas el sistema funciona de la forma siguiente. Hay un saliente o leva en la palanca del gatillo, que tiene que encajar en un hueco que hay en la parte inferior interna de la corredera. Si no lo hace, lo que quiere decir que la corredera no está completamente cerrada, se bloquea la función de la palanca del gatillo y no puede Ilegar a la nuez o al martillo. Lo que significa que la pistola no puede dispararse.

El indicador de cargada

Este sistema se ha empleado en muchas pistolas. Sirve para advertir que hay un cartucho en la recámara. Esto puede verse, por ejemplo, por medio de una chaveta que sobresale de la parte superior o de la parte de atrás de la corredera.

El sistema que más se utiliza es aquel en el que el propio extractor siwe como indicador. Si hay un cartucho en la recámara, el extractor sobresale ligeramente; en algunas ocasiones, incluso muestra un punto rojo a uno de sus lados, como en las pistolas Beretta y Taurus.

El seguro automático de la aguja percutora

Con este sistema se bloquea el movimiento de la aguja percutora en la dirección longitudinal. Hay varios modos de hacerlo. Uno de ellos es el sistema Walther, en el que la aguja percutora sigue en posición de reposo y no puede ser alcanzada por el martillo. Más aún: la propia aguja está protegida también por una clavija de seguridad. Al apretar el gatillo se libera la aguja que, además, es empujada hacia arriba para que el martillo pueda golpearla. Otro sistema de protección es el bloqueo longitudinal de la aguja percutora, que se quita con la palanca del gatillo o mediante una palanca de seguro conectada con la del gatillo, un instante antes de que el gatillo haya sido Ilevado completamente atrás.

Sistemas de cierre

Cierre de cerrojo

El cierre de cerrojo se utiliza en las pistolas diseñadas para el tiro a larga distancia. Se podría comparar este tipo de pistolas con un fusil de cerrojo extremadamente acortado. Según el sistema usado, el cerrojo, que se maneja a mano, Ileva unas orejetas de cierre en la parte de delante o en la de atrás. Al cerrar el cerrojo, esas orejetas encajan en unas muescas que hay en el receptáculo o cajón de los mecanismos de la pistola, con lo que el cerrojo y el cajón de los mecanismos forman una unidad compacta. Un buen ejemplo de este mecanismo es el de la Remington XP-100, que tiene un sistema que recuerda al cerrojo del fusil Mauser. Otro ejemplo, pero mucho más sencillo, es el de la pistola alemana Anschütz Exemplar. Se trata de un sistema de cierre muy robusto y seguro, que puede soportar presiones muy grandes y, por consiguiente, se puede usar con munición de gran potencia.

Sistema de retroceso directo

Normalmente, este sistema es el que se suele emplear en las pistolas que tienen un calibre hasta 9 mm Parabellum o Luger. Una excepción muy conocida en la pistola de 9 mm Parabellum Heckler & Koch VP 70, que también es de retroceso directo. Como la presión de los gases de los cartuchos de pistola de hasta 9 mm Parabellum no es excepcionalmente alta, estas pistolas no necesitan un sistema de cierre especial. El hermetismo de estas armas cortas se consigue mediante el peso, o la masa, de la corredera, combinada con su muelle de retroceso, que la hace mantenerse en la posición más adelantada y más cerrada. Debido a la tensión del muelle, la corredera hace presión sobre la parte posterior de la recámara.

El funcionamiento de la pistola es como sigue. Cuando se hace un disparo, se origina una presión de los gases. Ésta es la que hace separarse a la bala del casquillo, obligándola luego a tomar el rayado del cañón y a salir por la boca. La presión de ignición de los gases, el principio del movimiento de la bala y su paso por el cañón origina una contrapresión contra la parte interna del culote del cartucho. Sin embargo, éste no puede moverse porque se lo impiden la corredera o el bloque de la recámara, según los modelos. La inercia de la corredera y la tensión del muelle de retroceso están calculados de tal manera que esta acción de retroceso se retrase lo suficiente para que no empiece hasta que la bala haya salido del cañón. Después, el sistema puede abrirse con seguridad. La inercia de la corredera es tan grande que, una vez que ha empezado el movimiento hacia atrás, éste continúa hasta que tiene que detenerse al final del recorrido. De modo que el funcionamiento se produce por el orden que se indica a continuación:

Se hace el disparo.

Bajo la presión de los gases, la corredera se mueve hacia atrás; en combinación con este movimiento, la aguja percutora, con su muelle, el martillo, con su muelle, y el muelle de retroceso son comprimidos o montados, si es éste el caso, casi simultáneamente.

Durante el recorrido hacia atrás de la corredera, el extractor extrae el casquillo de la recámara y el expulsor lo hace salir de la pistola.

Cuando el muelle de retroceso está comprimido al máximo y al detenerse la corredera en su posición posterior, el muelle tiende a recuperarse de nuevo y empuja de nuevo a la corredera ha cia delante.

En su movimiento hacia adelante, la corredera toma un cartucho nuevo del cargador y lo introduce en la recámara. El muelle de retroceso está colocado algunas veces alrededor del cañón; en otros tipos, va debajo del cañón o incluso encima.

El cierre Browning

Fue el norteamericano John Moses Browning (1855-1926) quien inventó el sistema de cierre de pistola que sigue siendo el más usado hoy en día. Este sistema se emplea, con algunas variantes, entre otras, en pistolas como la FN-High Power, en la Colt Government, modelos 1911, 1911-A1 y los derivados de ellas, en la SIG P210 y en la más reciente Walther P88. Comparado con otros sistemas que se irán viendo, lo más sorprendente es su sencillez. Al mismo tiempo, tiene grandes ventajas. El sistema resiste bien la suciedad; el coste de fabricación no es demasiado grande y su fiabilidad está suficientemente probada hasta hoy. En términos generales, el sistema Browning puede subdividirse en tres variantes:

El sistema Browning-Colt.

El sistema Browning-FN.

El sistema Browning-Petter.

El sistema Browning-Colt

El sistema Browning-Colt funciona con uno o dos puntos de giro debajo del cañón; éste tiene dos o tres orejetas o levas que, cuando la pistola está bien cerrada, encajan en las muescas correspondientes que hay en la parte interior de la corredera.

Después del disparo, la corredera y el cañón retroceden juntos unos milímetros bajo la presión de los gases. Después de este movimiento combinado, el cañón, por medio del punto de giro, cae hacia abajo. Las orejetas o resaltes del cañón salen de las muescas de la corredera. De esta manera, la corredera y el cañón se desenganchan; la corredera sigue sola su camino hacia atrás, mientras que el cañón se detiene.

El sistema Browning-FN

El sistema Browning-FN funciona con un vástago fijo en la parte de abajo del cañón, en vez de con una charnela o punto de giro. El cañón tiene dos orejetas o resaltes en la parte de arriba, que encajan en las correspondientes muescas de la parte interior de la corredera. Después del disparo y bajo la presión de los gases, la corredera y el cañón se mueven conjuntamente unos milímetros. Después de esto, el vástago del cañón es detenido por una leva que hay en la armadura de la pistola. A causa de la forma especial del vástago, el cañón se ve obligado a bajar, con lo que sus resaltes se salen de las muescas de la corredera. El cañón se detiene, mientras que la corredera sigue haciendo todo el recorrido hasta su posición posterior.

El sistema Browning-Petter

El sistema Browning-Petter/Sig funciona en forma muy parecida al sistema Browning-FN, pero con la diferencia de que no hay resaltes ni orejetas en la parte de arriba del cañón. Rodeando a la recámara, hay un bloque macizo que ha sido moldeado de una forma especial. Este bloque actúa como un cierre completo, porque encaja perfectamente dentro de la ventana de expulsión de la corredera. Así es como se cierran la corredera y el cañón, actuando momentáneamente como una sola pieza.

El cierre Walther de bloque

Este tipo de cierre se emplea en las pistolas Walther P38/P1, P38-K, P4 y en la P5 de la policía holandesa. Se puede encontrar también este sistema en las pistolas Beretta de los modelos 92 y en las pistolas Taurus PT92 y PT99.

El cierre de bloque funciona como sigue. Debajo del cañón, hay un pequeño bloque móvil de acero, que sirve de conexión entre el cañón y la corredera. Cuando se efectúa un disparo, el cañón y la corredera se deslizan juntos hacia atrás a lo largo de unos 8 mm. Después, el pasador de funcionamiento del bloque que hay debajo del cañón tropieza con una leva que hay en la armadura. Debido a esto, el pasador es empujado hacia abajo, haciendo fuerza a su vez sobre la parte de arriba del bloque.

Este pasador, que tiene forma de cuña, hace pivotar el bloque hacia abajo, con lo que la corredera y el cañón dejan de estar unidos. La corredera sigue su recorrido hacia atrás, expulsa el casquillo vacío e introduce en la recámara un nuevo cartucho. En vez de haber un muelle de recuperación alrededor del cañón o por debajo de él, van montados dos muelles a ambos lados de la armadura, que son los que hacen que la corredera vuelva a su posición de cierre.

Cierre de palanca articulada

Uno de los primeros tipos de cierre para una pistola semiautomática que emplease una munición potente fue el de rótula o palanca articulada. Se empleó por primera vez en la pistola Borchard y, más tarde y con un sistema mejorado, en la famosa pistola Luger P08.

Este sistema es muy bonito desde un punto de vista técnico, pero no Ilegó a ser nunca un procedimiento estándar, como ha ocurrido con el de la Browning. La realidad es que tenía algunos inconvenientes importantes.

En primer lugar, era bastante complicado y requería mucha especialización para fabricarlo. Para que el arma tuviera un funcionamiento bueno y fiable, las tolerancias entre las diversas piezas tenían que ser muy pequeñas. Esto se traducía en un elevado coste de fabricación. En segundo lugar, la pistola se fabricó principalmente para el ejército; en la guerra de trincheras de 1914-18, la pistola resultó ser muy sensible a la tierra y a la suciedad y también a las variaciones en la munición.

El hecho de que la P08 siga siendo hoy un arma enormemente popular, probablemente haya que atribuirlo a la nostalgia. También contribuyen a ello su excelente manufactura y su aspecto característico.

La rótula funciona mediante una palanca que tiene dos partes y tres puntos de rotación. En la posición inicial, la palanca está en posición horizontal: el arma está cargada y lista para disparar. En la segunda posición. se efectúa el disparo. El bloque de cierre se mueve hacia atrás, después de que la bala haya salido del cañón, impulsado por la presión de los gases; al mismo tiempo, se extrae de la recámara el casquillo vacío y la palanca articulada es empujada a lo largo de una leva inclinada. En la tercera posicíón, la palanca está completamente levantada y el casquillo vacío ya se ha expulsado. Cuando el cierre vuelve hacia delante, toma otro cartucho del cargador.

El hermetismo del cierre se consigue principalmente porque el punto medio de rotación está ligeramente más bajo que el eje completo del sistema, por lo menos en la posición inicial. El punto de rotación sólo se eleva por encima del eje central cuando el cierre es forzado a ir hacia atrás, porque el sistema corre a lo largo de una guía inclinada, por decirlo de alguna manera. Y sólo entonces queda realmente liberado el cierre. Como ya se ha mencionado, este sistema es un prodigio de habilidad mecánica; pero, desde el punto de vista práctico, hay sistemas de cierre más sencillos y fiables.

Sistema de cierre por la presión de los gases

En este sistema, que es el adecuado para los cartuchos más potentes, se puede hablar también de una especie de retroceso directo. En líneas generales, con este método se emplean dos sistemas. En el primero de ellos, la corredera encaja exactamente alrededor del cañón; en éste, se han practicado un cierto número de pequeños orificios, a través de los cuales los gases pueden escapar en parte. Esta presión de los gases se ejerce en el espacio que hay entre el cañón y la corredera; de esta forma y a causa de la presión en esta recámara, se retrasa el movimiento de la corredera. Un ejemplo de este sistema es la pistola Steyr GB de 9 mm Parabellum. En el segundo sistema, el muelle de recuperación, o también, algunas veces, un pistón o barra de pistón con muelle, se ha incorporado a la cámara de presión. Cuando se hace el disparo, una parte de los gases a presión se introducen en un cilindro que hay debajo. Los gases pueden escapar del cañón a través de un pequeño orificio que hay inmediatamente después de la recámara. De esta manera, la presión que se crea en este cilindro se aplica contra el pistón, con lo que se produce un efecto de tope. Así se retarda la apertura del cierre. Cuando la bala sale del cañón, éste queda abierto y el gas puede volver a salir por el mismo orificio. Sólo al caer la presión puede desbloquearse la corredera y moverse hacia atrás. Se puede encontrar un ejemplo de este sistema en algunas pistolas Heckler & Koch, como los modelos P7; P7-M8, P7-M10 y P7-M13.

Los dos sistemas de cierre por la acción de los gases son ingeniosos, con un único inconveniente: sólo se pueden emplear balas con camisa, porque las de plomo obturan el pequeño orificio interior del cañón, que es imprescindible.

Sistema de cierre de rodillo o basculante

Este sistema ha hecho famosa a la empresa alemana Heckler & Koch, aunque la realidad es que no lo inventó ella. Se ha aplicado con éxito en muchas pistolas Heckler & Koch de gran calibre y en pistolas ametralladoras, fusiles y carabinas de la misma marca. La primera firma que empleó este sistema fue la compañía checa CZ, en su modelo CZ-52.

El funcionamiento del sistema basculante es como sigue. En las piezas que prolongan el cañón por los lados hay dos huecos semiesféricos. Y en la corredera se han fijado dos rodillos de acero, que pueden encajar en dichos huecos por medio de una especie de bastidor. Cuando la pistola está montada, los dos rodillos de acero caen en los huecos de las prolongaciones laterales del cañón. Después del disparo, la corredera es empujada hacia atrás por la presión del gas. Esta presión hace bascular dentro a los rodillos; cuando se desconectan, la corredera sigue su recorrido hacia atrás, después de lo cual tiene lugar el ciclo de extracción, expulsión y recarga, como en otras pistolas.

Este sistema tiene dos ventajas. La primera es que la acción de cierre, después del disparo, es muy estable; y la segunda es que el retroceso se retarda porque los dos rodillos tienen que bascular dentro de su bastidor. Esto es muy cómodo para la mayor parte de los tiradores, sobre todo cuando están usando munición de gran potencia. Los inconvenientes del sistema son, en primer lugar, el coste de producción, porque este tipo de cierre exige una gran precisión en la fabricación. Otra desventaja es la sensibilidad a las variaciones en la munición. Al final de los años noventa, la policía holandesa decidió adoptar el cartucho de 9 mm Parabellum Action 3 de punta hueca, cuyas balas pesan mucho menos que las tradicionales con revestimiento completo de este calibre. Como consecuencia de esto, hubo que adaptar los cierres basculantes de todos los subfusiles y carabinas semiautomáticas MP-5 de la policía.

Sistema de cierre de recámara por rotación

En varios tipos de pistolas semiautomáticas se ha utilizado un sistema de cierre por rotación derivado de los sistemas de los fusiles. El cierre o cerrojo de la pistola, que va ensamblado dentro de la corredera o receptáculo de los mecanismos, tiene varios resaltes u orejetas; estos pueden ir delante, en medio, atrás o en una combinación de todos ellos, dependiendo del tipo de fabricación. Estos resaltes, al cerrar la pistola, encajan en unas muescas que hay en la parte de atrás del cañón o en cualquier otro lugar de la corredera o receptáculo de los mecanismos, también según el tipo de fabricación. También, según el tipo, son la armadura o el receptáculo.

A causa de la energía de retroceso del arma y/o la presión de los gases del disparo, el cierre se ve obligado a girar un cierto número de grados; los resaltes del cerrojo salen así de las muescas que hay en el receptáculo o en la parte de atrás del cañón. Con este tipo de sistema, el cañón suele ir fijo a la armadura y sólo el cerrojo y la corredera son móviles. Este sistema puede compararse con el del fusil de cerrojo, pero en este caso el funcionamiento es semiautomático, accionado por el retroceso o incluso por un pistón movido por los gases del disparo. Son buenos ejemplos de esta técnica la Colt 2000 y la Desert Eagle de la IMI (Industrias Militares de Israel).



Un revólver es un arma de fuego. El diccionario dice: Es un arma corta ligera, con un cañón corto y un cargador giratorio que suele contener seis cartuchos. Pero en un revólver hay algo más que eso. Para empezar, los revólveres pueden clasificarse como sigue:

Revólveres de simple acción, en los que el martillo se tiene que montar manualmente. La mayor parte de ellos son modelos antiguos, en los que el tambor no se puede sacar a un lado de la armadura. La carga o descarga de cartuchos se hace a través de una ventanilla de carga que hay en la parte de atrás del cilindro.

Revólveres de doble acción, en los que el martiIlo percutor se monta automáticamente al apretar el gatillo. La mayor parte de los revólveres de este tipo tienen un cilindro extraíble hacia un lado, para facilitar la carga y ia descarga. En un revólver de doble acción, el martillo se puede montar también a mano, para disparar en la modalidad de simple acción.

En términos generales, un revólver consta de los siguientes grupos principales de componentes:

La armadura.

El cañón

El cilindro o tambor.

La armadura

La armadura de un revólver tiene varias funciones. La principal es servir de empuñadura para sostener el revólver. En segundo lugar, sirve de alojamiento para todos los movimientos mecánicos, haciendo que se pueda apretar el gatillo, que se pueda montar el percutor y, por consiguiente, que éste pueda golpear hacia delante, y que el cilindro gire para situar otra recámara delante del cañón.

Los componentes que participan en estas acciones son los siguientes:

El gatillo, con el muelle del gatillo. En términos generales, la mayor parte de los revólveres tienen un conjunto del gatillo, en el que se ligan y conectan varias funciones a la acción del gatillo. En principio, el gatillo hace funcionar el percutor, pero en muchos casos también activa con su movimiento una leva del cilindro. La leva hace girar el tambor, para que, antes de cada disparo, haya un nuevo orificio enfrente del cañón segundo lugar, el tope del cilindro suele estar conectado con el gatillo. El tope del cilindro es un trinquete que sobresale de la armadura y bloquea el cilindro, una vez que éste ha rotado para poner un nuevo orificio frente al cañón. El cilindro se bloquea precisamente antes de hacer el disparo y no puede seguir girando; (pueden verse, en el exterior del cilindro y alrededor de todo el tambor, unas pequeñas muescas próximas a cada orificio).

Por último, suele haber alguna especie de mecanismo de seguridad conectado con el gatillo. Este componente impide que se dispare un cartucho, a menos que el gatillo se Ileve completamente atrás. Este mecanismo es verdaderamente muy interesante. En general, hay dos clases de sistemas de seguridad en los revólveres, a saber: el seguro de transporte y el pasador de bloqueo.

La palanca del gatillo. Es la conexión entre el gatillo y el martillo. En algunos modelos de revólver esta función la realiza un bloque móvil del gatillo o corredera de recuperación, que está entre el gatillo y la parte inferior del martillo. Este tipo de bloque del gatillo tiene una leva, para montar el percutor en la modalidad de doble acción. Casi todos los revólveres Smith & Wesson tienen este mecanismo, que se Ilama montaje de corredera de recuperación.

La nuez del disparador. Según la marca y el modelo, la nuez se ha integrado en los mecanismos del revólver como lazo de unión entre el gatillo y el percutor. Esta nuez hace que se libere el martillo cuando está montado, para que pueda golpear hacia delante y disparar el cartucho que está frente al cañón.

El martillo, con el percutor y el muelle principal. Cuando el percutor está montado, el muelle principal está comprimido. En la mayor parte de los revólveres hay un muelle en espiral, pero al gunos modelos tienen, en vez de esto, un muelle de hoja.

El eje del cilindro o pasador central. Esta pieza permite que el cilindro gire libremente y, en los modelos de cilindro extraible, bloquea el tambor dentro de la armadura del revólver.

La palanca del pulgar. Permite que el eje del cilindro sea empujado hacia delante, con lo que se desbloquea el tambor. Así se puede sacar el cilindro a un lado de la armadura.

Las miras. La mira posterior o alza suele ir montada en el extremo de atrás de la parte superior de la armadura.

El cañón

En casi todos los casos, el cañón va fijo a la armadura. En la parte de atrás, el cañón va provisto de un cono de forzamiento. Esto quiere decir que la primera parte del cañón es un poco más ancha, para recoger la bala ya dísparada y forzarla a encajarse en el rayado del cañón. Este vuelo libre de la bala es muy corto: se limita al hueco que hay entre el cilindro y el cañón.

La mira anterior se fija cerca de la boca del cañón, en su parte superior. En la mayor parte de los modelos de revólveres, la barra extractora, que es una prolongación del eje del cilindro, va alojada dentro de una mortaja dentro del cilindro.

El cilindro

El cilindro o tambor del arma se compone de cierto número de orificios o alojamientos de cartucho, perforados con una forma circular. Para realizar cada disparo, el cilindro gira un cierto trecho cada vez, con lo que se coloca un nuevo orificio en línea con el cañón. El cilindro gira alrededor de un eje o pasador central, al que van unidos (en la mayor parte de los casos) la barra del extractor y la estreIla de extracción.

Para descargar el arma, se empuja la barra del extractor a mano; la estrella extractora extrae y expulsa los casquillos vacíos de los orificios del tambor. Por eso se Ilama la barra extractora o expulsora.

Sistemas de seguridad en uso

Antes que nada hay que mencionar una regla de oro de seguridad para el tirador. Casi todos los revólveres tienen un tambor con seis orificios. Cuando se empleen en un campo o galería de tiro, siempre es recomendable que sólo se carguen cinco de estos orificios con un cartucho de munición. El sexto orificio, que queda vacío, se sitúa delante del cañón al empezar a tirar. Así, pase lo que pase, nunca puede producirse un disparo accidental, ni aunque se caiga el revólver y choque contra algo.

El martillo, tanto si el arma es de simple como de doble acción, sólo se debe montar cuando el revólver esté apuntando al blanco; sólo entonces se sitúa un orificio cargado delante del cañón. De esta manera es como si el revólver fuera a prueba de tontos. Este método se remonta a los tiempos de los viejos revólveres de simple acción del Far West, que no tenían ningún mecanismo de seguridad.

A continuación se describen los sistemas de seguridad mecánicos con los que van equipados la mayoría de los revólveres.

El seguro de transporte

El seguro de transporte se emplea en aquellos revólveres que tienen una aguja percutora flotante. Más o menos, la cabeza del martillo no puede Ilegar hasta la aguja percutora, a menos que se deslice una especie de pasador entre el martillo y la aguja, para transmitir el golpe del martillo a la propia aguja percutora. Este pasador sólo se sitúa entre el martillo y la aguja al final del recorrido del gatillo. Los revólveres más conocidos que Ilevan este mecanismo de seguridad son los Ruger.

El seguro de bloqueo

Este sistema es el que se emplea normalmente en las armas que tienen una aguja percutora fija en la punta del martillo, como ocurre en los revólveres Smith & Wesson. Normalmente, el martillo siempre está bloqueado en una posición un poco fuera de la armadura, de modo que el percutor nunca sobresale a través de su orificio de entrada. De esta manera, la punta del percutor no puede Ilegar nunca al detonador del cartucho que tiene enfrente. Pero, cuando se aprieta completamente hacia atrás el gatillo dejando que el martillo golpee hacia adelante, el seguro de bloqueo, que es un pasador, se desliza un poco hacia abajo, lo suficiente para dejar expedito el paso del martillo.

La ventana de carga en los revólveres de simple acción

Muchos revólveres del tipo de simple acción tienen que cargarse por medio de una ventana de carga que hay en la placa de retroceso de la armadura. Tan pronto como la ventana se abre hacia un lado, se libera el tope del cilindro y, a veces, también se bloquean el martillo o el gatillo. En ese momento, el tambor se puede hacer girar libremente a mano, cargándolo o descargándolo así, orificio a orificio.

El fiador del seguro

La mayor parte de los revólveres no tienen un fiador o palanca de seguro mecánicos, como lo tienen las pistolas. Antiguamente, sólo los revólveres de simple acción estaban equipados con este mecanismo: evidentemente, no tuvo éxito, porque los revólveres modernos ya no lo Ilevan.

Sistemas de cierre en los revólveres

Sólo hay unos pocos sistemas de cierre, que se han venido empleando desde tiempo inmemorial, cuando se empezó a desarrollar el revólver. En primer lugar, el cilindro no debe girar si no se tiene intención de que lo haga y, además, no debe poder salir de la armadura mientras se está disparando. En principio, se pueden clasificar los principales tipos de revólveres en tres distintos subgrupos:

El revólver de simple acción, en el que el cilindro está firmemente sujeto a la armadura. El cierre lo realiza el eje del cilindro, que sólo puede girar alrededor de este eje.

El revólver de simple o doble acción, cuyo cilindro se puede extraer lateralmente. En este tipo, el cilindro se carga y se descarga haciéndole bascular a un lado de la armadura. En este sistema el cilindro tiene que estar sujeto, por lo menos, en dos puntos: por delante, por medio del eje del cilindro o bloqueando la prolongación de dicho eje en la armadura; y por detrás, en donde una protuberancia del eje del cilindro se encaja en una muesca de la armadura. En realidad, ha habido otros desarrollos en los que el cilindro se bloqueaba en tres puntos: al frente, por el eje del cilindro, por medio del brazo giratorio y en la parte de atrás.

El revólver de cañón basculante. En este diseño antiguo de revólver, el cañón, con el cilindro incorporado, podía girar sobre una bisagra de la parte de abajo de la armadura. Cuando había que cargar el revólver, la pieza de la armadura cañón/cilindro se doblaba hacia delante. El cierre consistía en un fiador en la parte de arriba del «puente» del cilindro, que es la parte que va desde el cañón pasando por encima del tambor. La palanca montada en el puente encajaba en una muesca de la armadura, cerca del martillo.

Hay también otros sistemas de cierre, más genéricos, que se emplean en varios tipos de revólveres.

Cierre mediante el tope del cilindro

En la parte de debajo de la armadura hay una pequeña orejeta que actúa al apretar el gatillo y bloquea al cilindro en una determinada posición. Esto es muy importante, porque, al hacer el disparo, la recámara de arriba tiene que estar en Iínea con el cañón. Al mover la pistola, es necesario que el cilindro no pueda girar de nuevo por sí mismo. Si ocurriese eso, la recámara que va a ser disparada no estaría en Iínea con el cañón. Y... es posible imaginar cuáles serían las consecuencias.

Se puede ver muy bien el cierre en la parte exterior del cilindro. Todo alrededor de éste, cada recá mara tiene una pequeña muesca o entrante en su parte exterior, en la que encaja el tope del cilindro. Al montar el martillo, el tope se libera para que el cilindro sitúe otra recámara delante del cañón. Tan pronto como el martillo está completamente montado, el tope del cilindro entra en la muesca de la nueva recámara.

El cierre del eje del cilindro

El cilindro tiene que inmovilizarse también en el sentido longitudinal. En primer lugar, el cilindro gira alrededor de su eje. Este pasador central impide asimismo que el cilindro sea desplazado fuera de la armadura por la presión de los gases que se produce durante el disparo. Este cierre también se quita cuando la palanca del fiador, Ilamada la pieza del pulgar, se empuja manualmente hacia delante: el cilindro queda libre y puede caer hacia un lado, fuera de la armadura. En casi todos los revólveres, si se zafa el bloqueo del eje del cilindro, queda a su vez bloqueado el percutor. Por supuesto, éste no es el caso en los revólveres de simple acción, cuyo tambor no puede extraerse lateralmente.

En algunos tipos de revólver, este tipo de cierre está integrado en el sistema de apertura basculante. Estas armas, principalmente los modelos antiguos, se cargan o descargan abriendo la parte delantera de la armadura. Esta parte delantera consta del canón, el cilindro y el puente del cilindro: en este puente va integrado el fiador para asegurar el cierre de la parte que bascula y el resto del arma. Éste es el caso en los revólveres Enfield, Webley y Scott y los primitivos modelos de la Smith & Wesson.

Cierre del brazo o prolongación del eje del cilindro

En algunos revólveres, como en los modelos Dan Wesson y Mitchell, el cilindro va cerrado en dos puntos. En primer lugar, hay un fiador integrado en el brazo del cilindro, que se aloja en una muesca de la armadura. En segundo lugar, la parte de atrás del eje o pasador del cilindro, cerca de la estrella expulsora, se bloquea mediante un cojinete en la placa de cierre de la armadura. De modo que, en el momento del disparo, en realidad el cilindro está bloqueado en tres puntos: uno, en el brazo o prolongación del eje del cilindro; dos, contra la estrella expulsora; y, por último, por el tope del cilindro. A este sistema también se le Ilama de triple acción.



Manejar cualquier arma como si estuviese cargada. Esta es la recomendación más impor tante. Si alguien nos da una pistola para que le echemos una ojeada y nos dice que no está cargada, debemos comprobarlo por nosotros mismos. Puede ahorramos muchísimas desgracias.

Mantener siempre el cañón en una dirección segura y no apuntarlo en una dirección en la que no se quiera disparar. Esto es especialmente importante con las armas cortas, por que son relativamente pequeñas. No manotear nunca con ellas.

Mantener el dedo lejos del gatillo y usar el fiador del seguro, incluso estando convencidos de que el arma no está cargada. El dedo sólo debe Ilevarse al gatillo cuando se está en el lugar o la galería de tiro y, únicamente, en el puesto del tirador y cuando la pistola esté apuntando al blanco al que se quiera dar. Después de hacer el disparo, quitar el dedo del gatillo inmediatamente. Mantener el dedo índice (si es éste el que se emplea) estirado a lo largo del arco de guardamonte.

No jugar jamás con ningún arma. No hay que andarse con bromas, por ejemplo tratando de imitar a Harry el Sucio «sacando» el arma muy deprisa de su funda. Lo mejor que nos puede pasar es quedar como estúpidos, después de haber mejorado la ventilación de la casa con un agujero en el techo.

Practicar la carga y la descarga de una nueva arma en un lugar seguro, hasta que nos hayamos acostumbrado a manejarla.

Nunca dejar sin vigilancia un arma, esté o no esté cargada. Esto es absolutamente esencial, especialmente en una casa donde haya niños. A los niños les encanta imitar a los mayores y podrían estar blandiendo una pistola por ahí antes de que nos diéramos cuenta.

Guardar por separado las armas y la munición, fuera del alcance de los niños y, lo más importante, en sitios bien cerrados. De esta manera, se evita que un ladrón tenga un arma cargada a su inmediata disposición.

Revisar y mantener las armas con regularidad. Antes de limpiar un arma, comprobar si está o no cargada. Si, después de no usarla durante algún tiempo, se va a disparar de nuevo, se debe comprobar que el cañón no está atascado, por ejemplo, con una bolita de trapo de limpiar. Si esto ocurriera, después del primer disparo haría falta buscarse un arma nueva.

Conseguir un cierto tipo de rutina al manejar las armas y la munición. Cuidar de que la munición de distintos calibres esté separada. Hay que tener muchísimo cuidado si uno está intentando poner a punto un nuevo cartucho cargado a mano. Y hay que tener en cuenta que, para recargar el cartucho con más «potencia», hay que usar decenas de granos y que un grano no pesa más que 0,0648 gramos. Los principiantes en este campo deben tener la prudencia de pedir el consejo de otras personas con más experiencia en cargar cartuchos a mano. Tienen que tener también a mano buenos libros de consulta y deben estar familiarizados, aunque sea teóricamente, con todo pros y los contras de los cartuchos a mano.

Llevar siempre puestas unas gafas de seguridad y una protección para los oidos. Un buen porcentaje de los accidentes de tiro está provocado por defectos técnicos de las armas o de la munición. Hay que asegurarse de que los ojos estén bien protegidos contra los restos de pólvora (lo que suele ocurrir, disparando un revólver, a causa del huelgo del cilindro) o contra los casquillos expulsados de pistola.

Nunca se debe mezclar el tiro con las bebidas alcohólicas o, lo que es peor, con ninguna clase de drogas ni con el uso de medicinas fuertes. Ni alcohol ni nada que pueda alterar la percepción, el juicio o el comportamiento. La cerveza o la copa hay que tomárselas después de tirar y de haber descargado y limpiado las armas con seguridad. Y después de la sesión de tiro, si hay que regresar a casa, lo mejor es no beber antes de conducir.

Si un tirador o tiradora, al lado suyo, está haciendo algo peligroso...hay que decírselo. Hay ciertas cosas que los principiantes no aprenden hasta que alguien se las dice. Tratar de explicar el uso correcto de las armas de una forma amable. Es más, hasta los tiradores más experimentados cometen errores. Evitar la compañía de los sabelotodo, que creen que saben más que cualquiera. Son un peligro potencial para la vida y la anatomía de los demás.


Esta es un precioso ejemplar de Thompsom M1 con cargador de tambor.

Distintos tipos de municion desde la mas pequeña (Creo que 00) Al .50.

Este modelo es la Beretta automatica de 20 disparos.


Rifle de precisión AWP Magnum.

Este es el famoso fusil de asalto ruso que alguno me pedia , el Automatik Kalasnikov o AK47.



Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.

Última edición por L'omertà fecha: 23-jul-2004 a las 15:34.
L'omertà está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 22-jul-2004, 15:59   #3
kutaisov
Rockero vicioso
 
Avatar de kutaisov
 
Abr 2003 | 2.388 Mens.
Lugar: Palma de Mallorca

Fiat Uno 60S, Alfa 156 1.6

Rammstein, dos consejos:

1-Divide el tema en partes, es excesivamente largo y la gente (por lo menos yo personalmente) a la que puede interesar el tema esto les tira para atrás.

2-Pon imágenes, además de hacer más amena la lectura facilitará la comprensión.

Sólo son dos consejos porque el tema me interesa, pero ante tanta información se abruma uno.

Un saludo.

-La mejor forma de combatirlos es no parecerte a ellos.
-Plataforma alfista--->Miembro agregado al final del pelotón
-Miembro gustoso y satisfecho Plataforma " Nos la pela el consumo; disfrutamos conduciendo, no ahorrando 5? en cada repostaje".
-Plataforma: "No al abandono y malos tratos de animales" Miembro agregado con orgullo.

Hattrick Forocoches Team ----> Socio nº 14 (ID - 488394)
kutaisov está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 22-jul-2004, 17:24   #4
L'omertà
Mente fria.
 
Avatar de L'omertà
 
Feb 2004 | 40.023 Mens.
Lugar: De tierra de fuego.

4laten

Ok, gracias por el consejo Kutaisov, tampoco tenia mucho tiempo para hacer grandes encabezamientos asi que opte por volcar toda la informacion directamente.

En cuanto disponga de algo de tiempo fracciono la informacion y añado fotografias pero en vez de abrir otro post lo hago en este y voy subiendo el tema .

Gracias.

Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.
L'omertà está desconectado   Responder Con Cita


 

 

Viejo 22-jul-2004, 18:40   #5
206xrd
Aqui no hay quien aparque
 
Avatar de 206xrd
 
May 2004 | 8.498 Mens.
Interesante pero pelin pesado. Como bien dice kutaisov, una imagen vale mas que mil palabras y aunque no sustituyas estas, pon fotillos..

206xrd está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 22-jul-2004, 19:53   #6
L'omertà
Mente fria.
 
Avatar de L'omertà
 
Feb 2004 | 40.023 Mens.
Lugar: De tierra de fuego.

4laten

Cita:
Originalmente Escrito por destrangis
Un post sin desperdicios, me lo he leido de arriba a abajo y me ha parecido muy interesante, ya que soy aficionado a las armas de fuego. Por cierto los dos últimos parrafos, son recomendaciones tremendamente importantes y que hay que seguirlas a rajatabla.

un saludo, por fin estoy leyendo post que en mi opinión, merezcan la pena.
Hombre gracias paisano, espero tener algo de tiempo esta noche y ampliar la informacion mas traquilamente con fotos.

Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.
L'omertà está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 22-jul-2004, 20:32   #7
Pablo Type R
ForoCoches: forero senior
 
Avatar de Pablo Type R
 
May 2003 | 31.322 Mens.
Lugar: Alcorcón, Orense

Hondas Accord 1.8i LS '99 y Jazz 1.4 Graphite CVT '06

Hay que tener narices para leerse este tocho

Pablo Type R está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 22-jul-2004, 21:11   #8
harry heller
ForoCoches: Miembro
 
Feb 2004 | 1.401 Mens.

lada samara 3.9

por todo lo que significa, la que mas me gusta es la ak-47, (saben donde me puede conseguir una jejejeje)


harry heller está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 22-jul-2004, 22:46   #9
kutaisov
Rockero vicioso
 
Avatar de kutaisov
 
Abr 2003 | 2.388 Mens.
Lugar: Palma de Mallorca

Fiat Uno 60S, Alfa 156 1.6

Cita:
Originalmente Escrito por RAMMSTEIN
Ok, gracias por el consejo Kutaisov, tampoco tenia mucho tiempo para hacer grandes encabezamientos asi que opte por volcar toda la informacion directamente.

En cuanto disponga de algo de tiempo fracciono la informacion y añado fotografias pero en vez de abrir otro post lo hago en este y voy subiendo el tema .

Gracias.
Como tú quieras, yo seguiré el tema (y lo leeré con detenimiento cuando tenga un laaaaaaaaaaaaaaargo rato jejeje).

Un saludo.

-La mejor forma de combatirlos es no parecerte a ellos.
-Plataforma alfista--->Miembro agregado al final del pelotón
-Miembro gustoso y satisfecho Plataforma " Nos la pela el consumo; disfrutamos conduciendo, no ahorrando 5? en cada repostaje".
-Plataforma: "No al abandono y malos tratos de animales" Miembro agregado con orgullo.

Hattrick Forocoches Team ----> Socio nº 14 (ID - 488394)
kutaisov está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 22-jul-2004, 22:59   #10
nemeth
ForoCoches: Miembro
 
May 2004 | 1.592 Mens.
Espero que no se pierda este post porque me parece muy interesante pero acabo de llegar del curro y uffffffff.Si tengo tiempo este fin lo leere.

p.d:da gusto encontrarse temas asi.
nemeth está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 23-jul-2004, 15:47   #11
L'omertà
Mente fria.
 
Avatar de L'omertà
 
Feb 2004 | 40.023 Mens.
Lugar: De tierra de fuego.

4laten

Principales armas de francotiradores:
Fusil israelí de precisión GALIL


Munición: 7,62X51mm OTAN
Sistema de funcionamiento: recuperación por gases, sólo semiautomático.
Sistema de alimentación: cargador de 20 cartuchos.
Peso (vacío) con bípode y correa: 6.4 kg.
Longitud: 1,11 mts (culata abierta), 84 cm (culata plegada).
Longitud del cañón (sin freno de boca):50.8 cm.
Velocidad inicial: 815 m/s (munición FN), 780 m/s (munición M-118).Mira telescópica: Nimrod 6X40
Fabricante: Israelí Military Industries


Fusil británico de precisión L-96A1 ACCURACY


Munición: 7,62X51 OTAN (existe también en calibre .300 Winchester Mágnum, 7mm Remington Mágnum y 8.6 mm).

Sistema de funcionamiento: Manual.

Sistema de alimentación: cargador circular de 10 cartuchos.

Peso: 6.6 kg.

Longitud: 1.12 mts.

Longitud del cañón: 65.5 cm.

Tipo de óptica: Schmidt&Bender PM 6X42 u Osprey OE850.

Fabricante: Accuracy International

Fusil de precisión alemán H&k PSG-1


Munición: 7,62X51 OTAN.

Sistema de funcionamiento: cierre abierto semiautomático.

Sistema de alimentación: cargador de 5 o 20 cartuchos.

Peso: 8.1 kg.

Longitud: 1.20 mts.

Longitud del cañón: 65 cm

Velocidad inicial: 860 m/s.

Tipo de óptica: Zeiss 1.5X6.

Fabricante: Heckler & Koch. El de la foto está dotado de óptica Simrad Kn 250.



Fusil de precisión francés FR-F2



Munición: 7,62X51 OTAN.

Sistema de funcionamiento: manual tiro a tiro.

Sistema de alimentación: cargador de 10 cartuchos.

Peso: 5.2 kg.

Longitud: 1.13 mts.

Longitud del cañón: 55.2 cm

Velocidad inicial: 860 m/s.

Alcance práctico: 800 m.

Tipo de óptica: OB 3X2.

Fabricante: GIAT.

Fusil de precisión suizo SSG-300


Munición: 7,62X51 OTAN.

Sistema de funcionamiento: manual.

Sistema de alimentación: cargador de 5 cartuchos.

Peso: 6.2 kg con óptica.

Longitud: 1.18 mts.

Longitud del cañón: 61 cm

Velocidad inicial: 750 m/s.

Tipo de óptica: Hensoldt 1,56X42.

Fabricante: Sig Sauer

Fusil estadounidense Barret M-94



Calibre: 12,7X99

Peso: 9,9 kg

Longitud: 1.14 m

Longitud del cañón: 73.6 cm

Funcionamiento: cierre manual. Caja de mecanismos retrasada.

Alimentación: petaca de 5 cartuchos.

Visor: a elección del usuario.

Observaciones: es uno de los fusiles más cortos de 12,7 mm

Fusil estadounidense Model 500 de RAI


El Cuerpo de Marines y la US Navy han elegido para sus snipers el fusil semiautomático modelo 500 en 12,7. Este arma monocartucho fabricada por Research Armament Industries pesa 13.6 kg, posee un cañón de 84 cm de largo y su proyectil tiene una salida de 888 m/s.


Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.
L'omertà está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 23-jul-2004, 15:57   #12
L'omertà
Mente fria.
 
Avatar de L'omertà
 
Feb 2004 | 40.023 Mens.
Lugar: De tierra de fuego.

4laten

Objective Individual Combat Weapon (OICW)


El Objective Individual Combat Weapon (OICW) es la próxima generación de fusiles de infantería con un sistema que dará a las tropas una capacidad de fuego sin precedente en el campo de batalla durante el siglo XXI.

El OICW es un programa auspiciado por el ARDEC (U.S. Army Armament, Research, Development and Engineering Center), que intenta introducir nuevas capacidades en el armamento, para sustituir a la familia de los M16. El primer intento de modernización fué el SPIW (Special Purpose Individual Weapon), desarrollado entre 1952-1970, el segundo fué el ACR (Advanced Combat Rifle), a principios de los años 90. Estos dos fracasos anteriores, hicieron que el JSSAP (Joint Service Small Arms Program), departamento del ARDEC, situado en el Arsenal de Picatinny (New Jersey), hicieran un programa tecnológico que se inició en 1994 con el nombre de OICW. En 1998, después de evaluar dos propuestas, se decidió otorgar a ATK (asociada para ello con H&K, Brashear y OCTEC), un contrato de 8,5 millones de dólares para construir 7 prototipos y fabricar 4.700 cartuchos para ser usados en evaluaciones. En 1999, el programa completó su primera fase de las pruebas y el 8 de agosto del 2000, se firmó un nuevo contrato por unos 100 millones de dólares a la empresa ATK (Alliant Techsystems Inc.) y asociados, que les permitirá progresar en el desarrollo del programa de definición (cuatro años) y la fase de reducción del riesgo a incorporar de las lecciones aprendidas de las 3 armas que se construyeron inicialmente con tecnología avanzada. Después del final de PDRR, los soldados realizarán una minioperación comprobando el funcionamiento del programa y evaluar los cambios que se habían hecho, así se proporcionarán las recomendaciones a los ingenieros, para los dos años de la fase de desarrollo para su fabricación (2005-07).

Para el 2009, el OICW proporcionará a las tropas del combate un arma con una precisión cinco veces más efectiva y el doble del alcance del sistema existente del rifle M203 con su alrededor de 40mm. En los planes del Ejército de los EE.UU. está presente el exigir a cuatro de los nueve soldados en una escuadra de infantería llevar el OICW. Reemplazará algunos los sistemas de armas modulares que hoy existen, como el rifle M16, o la carabina M4 con un lanzagranadas adaptado M203.

Como sistema de armas integrado, el OICW incorpora una combinación de todos los rasgos de los dos sistemas modulados que existen y proporciona capacidades adicionales. Para incrementar la precisión con distancias más largas, incluye un sistema de control de fuego electrónico con un láser (punta de alfiler), indicador de la distancia al blanco y que automáticamente comunica la distancia al sistema de munición de 20mm de alto poder explosivo. Una alta velocidad y trayectoria aerobalística plana permite una explosión en al aire justo encima del blanco identificado. Otro rasgos importantes son que incluye un punto simple rojo día/noche para ver; este sistema usa un sensor con tecnología infrarroja para visión nocturna y permite la eliminación de errores al apuntar durante los estados del combate como el tambaleo y el viento.

La configuración general para conseguir un fusil más manejable, arma que incluso se puede utilizar bajo el agua sin que ello le afecte, se preve que el nuevo modelo no pese más de 6,356 kg. y esté dotado con un cargador para 8 proyectiles de 20mm. y otro para 30 de 5,56mm.

El peso total del sistema OICW (rifle y munición) se espera que sea entre 10 por ciento y 30 por ciento menos que el usado habitualmente en los sistemas modulados del M16 y M4 con lanzador de granadas y alimentada con munición de 20mm y capacidad para 40mm's en el tiro de acercamiento.

Se preve que se fabriquen no menos de 45.000 unidades y que su coste unitario se sitúe en unos 10.000 dólares.

El coste del proyectó del construcción del sistema OICW se espera que sea menos que los sistemas del arma comparables modulados que reemplazará. El coste del ciclo de la vida total de la munición también se espera que sea sustancialmente mas bajo, debido a: -la precisión del sistema láser de objetivos, la efectividad de la onda espansiva de la explosión en el aire, el uso de simuladores para complementar el entrenamiento de la tropa, y el uso de munición de entrenamiento.






El sistema de control de fuego (FCS) de fácil y rápido empleo, usa una mira láser (punta de alfiler) con cálculo de distancia precisia al objetivo y transmite esta información al sistema de la munición 20mm, el cual señala a la munición el lugar preciso en que debe estallar sobre el objetivo. El proyectil no requiere guía. Los fragmentos de la munición estalla sobre el cuerpo e incapacita el blanco consiguiendo el mayor efecto posible. La mira proporciona una capacidad de 24 horas para emplear tecnología IR (infrarojos) del sensor por visión nocturna.

El visor de Brashear LP consiste en un módulo, alimentado por una batería de litio BB2847 modificada, que pesa unos 2 kg. localizada en la parte superior del arma.

Puede usarse como visor óptico de tres aumentos, muy útil durante el día por tener un punto rojo muy brillante para tiro instintivo. Con pulsar un botón ese punto se puede usar como elemento del telémetro láser, para conocer al instante con precisión inferior a un metro, la distancia al objetivo, dato que aparece en la parte derecha del visor.

El canal diurno del elemento captador CCD permite transformarlo en una cámara de TV con una opción duplicadora que incrementa a 6 su capacidad de aumento. La información video se transforma de noche o en malas condiciones atmosféricas en una cámara térmica.

Esos datos más los de una brújula, producen información que a través de un microprocesador se transforma en parámetros enviados a los cartuchos HE. de 20 mm. para dispararlos en la dirección mas adecuada y detonen en el punto apropiado, tranformámdose en "munición inteligente".

El programa de definición y reducción de riesgos se maneja por PM Pequeño Brazos con soporte técnico suministrado por ARDEC. Las pruebas de uso es llevada a cabo por la Escuela de nfantería de EE.UU., Ft. Benning, Georgia.

"ATK" es un sistema integrador, diseñador del fusil y el HE 20mm. En el equipo están Heckler & Koch (arma); Brashear LP (control de fuego), Octec (seguidor del objetivo), y Dynamit Nobel (soporte KE).

Programa Presente

En agosto del 2000, ATK empezó una fase de desarrollo de definición del Programa y Reducción del Riesgo (PDRR). El propósito del programa PDRR es construir las pruebas de la fase inicial de la demostración de la tecnología inicial y evaluar los conceptos del plan, así como asegurar que el Ejército tiene la mejor combinación del OICW para su ejecución desarrollo. La actual fase ATD (Advanced Technology Demostration) permite afianzar los logros conseguidos. Esta fase que pondrá en fundamento por ingeniería y desarrollo industrial, empezará en el 2004. La producción se espera que empiece en el 2008.

Diseño del sistema y demostración del subsistema completo: 2/ 96

Demostración del sistema del prototipo: 2/ 98

Construcción y pruebas iniciales con soldados: 1998-99

El equipamiento de la primera unidad está previsto para el 2009

Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.

Última edición por L'omertà fecha: 23-jul-2004 a las 15:59.
L'omertà está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 24-jul-2004, 02:07   #13
Cunaxa
Del clan del conturbenio
 
Avatar de Cunaxa
 
Sep 2003 | 3.616 Mens.
Una curiosidad sobre el GALIL que se ha nombrado, creo que es el unico fusil que incluye un abridor de botellas y es que los diseñadores se dieron cuenta que muchas veces los soldados utilizaban para ese fin los cargadores vacios y estos se doblaban inutilizandolos para cargalos en el arma
Cunaxa está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 24-jul-2004, 02:10   #14
Cunaxa
Del clan del conturbenio
 
Avatar de Cunaxa
 
Sep 2003 | 3.616 Mens.
Por cierto, muy buen post (especialmente la ultima parte donde se explica el correcto uso de las armas).

¿como es que este post no tiene todabia estrellas?
Cunaxa está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 24-jul-2004, 02:25   #15
jimmy_angel
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de jimmy_angel
 
Ene 2004 | 714 Mens.

seat ibiza sxi

jodo vaya pasada el OICW,parece sacado una peli futurista...

Q hay de los ingenieros alemanes huidos a España tras la IIGM y cuyas contribuciones llevaron al archiconocido CETME??? tienes algo por ahi ponlo porfis
jimmy_angel está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 26-jul-2004, 16:29   #16
dagarmo
Centurion XIII Legio
 
Avatar de dagarmo
 
Ene 2004 | 36.512 Mens.
Lugar: Roma
Tampoco estaria mal un poco de historia del Ak-47 Avtomat Kalasnikova modelo 47 , diseñado por Mijail Kalasnikov, motivado sobre todo despues de compromobar la inferioridad del armamento ruso frente al aleman.

Y ya que te pones algo sobre la CZ-75 y del Fusil de precision ruso SVD-Dragunov, Usado en los conflictos de Yugoslavia y creo que tb en Chechenia.
dagarmo está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 09-sep-2004, 15:52   #17
L'omertà
Mente fria.
 
Avatar de L'omertà
 
Feb 2004 | 40.023 Mens.
Lugar: De tierra de fuego.

4laten

Hola, siento mi dejadez pero como sabeis hoy acabo de regresar al foro. En poco tiempo pondre nuevas informaciones .Estad atentos y gracias por los comentarios.

Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.
L'omertà está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 09-sep-2004, 16:03   #18
L'omertà
Mente fria.
 
Avatar de L'omertà
 
Feb 2004 | 40.023 Mens.
Lugar: De tierra de fuego.

4laten

Ak47-74



Fabricados originalmente en la Unión Soviética y posteriormente copiados en otros países como Polonia, Egipto y China Popular entre otros, (se calcula que existen en el mundo entre 35 millones y 50 millones de fusiles de este tipo, lo cual lo convierte en el más numeroso del planeta), son protagonistas en los conflictos bélicos actuales ya sea de Centroamérica, Indochina, África o Afganistán. Espina dorsal del Ejército rojo y de otros muchos, el AK47 es el arma de Infantería más difundida y utilizada tras la II GM. y es todavía, un serio competidor para los nuevos fusiles de asalto de pequeño calibre.


El Automat Kalashnikova 1947 o AK-47, según el Panel de Expertos Gubernamentales sobre Armas Cortas de las Naciones Unidas, es producida por 14 países y utilizada de manera oficial por 78.
En 1916 fue elaborado el diseño de un rifle automático liviano por Vladimir Grigorevich Federov, uno de los diseñadores del Zar. Durante esta época muchos ejércitos del mundo estaban trabajando en proyectos de rifles automáticos livianos posterior a la aparición de la pistola automática y la ametralladora. La idea de Federov era utilizar cartuchos de baja potencia para minimizar el retroceso y el desgaste del arma. Sin embargo se crearon muy pocos rifles Federov automáticos usados en la primera guerra mundial. Es muy probable que en el curso de los ensayos los alemanes realizaron en 1942, con el Sturmgewehr 44, los rusos consiguieran hacerse con alguno de los prototipos del nuevo fusil y con su correspondiente munición, ya que en 1943 la Unión Soviética adoptó el cartucho diseñado por N.M. Elizarov y B. V.Semin, y comenzó a fabricar un prototipo de cartucho recortado. El nuevo cartucho de 7.62x39 mm fue denominado el "m43", era menos potente y mas corto y pronto se vio la necesidad de un nuevo rifle automático que utilizara el nuevo cartucho. Esto eventualmente influyó en la aparición del AK-47.
El AK-47 reemplazó el fusil sovietico "SKS45" diseñado por Simonovs utilizado durante la segunda guerra mundial.
(Hace poco tuve la suerte de ver un documental acerca del amigo "Mik" el cual tiene otros inventos menos destructivos pero no menos ingeniosos) Desconozco si sigue vivo o a muerto pero el hombre afirmaba que sentia un gran pesar por haber inventado la famosa arma.
El AK-47 fue diseñado por Mikhail Timofeyevich Kalashnikov, un joven suboficial de carros, que solo poseía grado de bachiller. En 1938 Kalashnikov fue reclutado en el ejercito soviético donde mostró gran interés por las armas de fuego. En 1941 Kalashnikov fue llamado al servicio activo como tripulante de tanques. Combatió en la batalla de Bryansk donde fue herido en un brazo. Durante su estancia en el hospital estudio todos los libros sobre armas de fuego que pudo conseguir y prestó especial atención a un diseño de la firma alemana mauser: el "StG-44", el primer fusil de asalto de la historia. Debido a la seriedad de sus heridas se le permitió permanecer seis meses en su pueblo natal de Alma-Ata.
Su primer diseño, un subfusil fabricado en 1942, no tuvo éxito y fue rechazado por las autoridades; posteriormente en 1946, Kalashnikov pasó el tiempo diseñando un rifle con su amigo maquinista Zhenya Kravchenko, efectuó estudios sobre el fusil de asalto inventado por Hugo Schmeisser, cuyo ingenioso mecanismo le inspiró la creación de una carabina automática para la utilización del cartucho corto M-43 de 7,62x39 mm.

A la Comisión de Artillería en Moscú les pareció bueno el diseño y le permitieron crear varios prototipos. De 1946 a 1948 el trabajo sobre el rifle Kalashnikov progresó lentamente con muchos cambios. En 1949 uno de los rifles de Kalashnikov fue aceptado por el ejercito soviético como el AK-47 (Avtomat Kalashnikova 1947) como todavía se le conoce en general hoy. Su entrada en servicio a gran escala no tendría lugar hasta 1954, fecha en la que prácticamente todo el Ejército rojo estaba equipado con el nuevo fusil.

FUNCIONAMIENTO
El Kalashnikov opera por gases. En este sistema, el suministro de fuerza para el funcionamiento del arma se realiza mediante la toma de una pequeña cantidad de los gases impulsores del ánima, una vez que la bala ha pasado hacia la boca. Este gas se dirige hacia una toma, a través de la cual entra en el tubo de gas del arma; allí empuja un pistón que se halla conectado al cerrojo y a su dispositivo de cierre. Primero abre el cerrojo y luego lo empuja hacia atrás, después, un muelle recuperador ejerce esta acción hacia delante para repetir el ciclo.
Esta arma utiliza una cabeza de cierre giratoria cuyo giro se produce al moverse el soporte del cierre, al cual va conectado por medio de un resalte que se mueve por un canal practicado en el soporte del cierre. La aleta de seguridad, de gran tamaño, está situada en el costado derecho del arma; en posición de seguridad, bloquea el cierre, al mismo tiempo que tapa el canal por el que se mueve la palanca de montar que forma parte del soporte del cierre. En la posición central, el tiro es automático y en la posición más baja es semiautomático.

El alza del fusil es de tangente graduada de 100 a 800 metros, con una muesca de combate estabilizada a 300 metros; también posee órganos de puntería para tiro nocturno, los cuales consisten en dos puntos fluorescentes que proporcionan una precisión correcta a 100 metros.

El desmontaje del arma para la limpieza es muy sencillo y rápido. El cubrecierre se desarma empujando un botón que sobresale por su parte posterior, este botón es la parte trasera de la varilla guía del muelle recuperador y después, el soporte del cierre con la cabeza del mismo. Si hace falta, el tubo de gases puede ser extraído, girando una pequeña palanca situada en el costado derecho del alza; otra pequeña palanca, situada más abajo, libera el guardamanos, pero esto generalmente no es necesario para la limpieza del arma en campaña.
CALIDAD
El AK-47 está fabricado con piezas de acero laminado, cuidadosamente trabajadas. El cañón está tratado con cromoníquel como en la mayoría de las armas rusas, mientras que el cierre y su soporte son de acero pulido, lo que facilita la limpieza del arma después de su uso. La mayoría de las culatas son de madera laminada, la cantonera presenta un vaciado con una tapa de resorte; en este vaciado de la culata se alojan los útiles de limpieza, la baqueta se encuentra bajo el cañón del arma. El tubo de accesorios de limpieza en el interior de la culata, tiene diversas utilidades: vacío puede servir de empuñadura para la baqueta de limpieza o el destornillador; también puede acoplarse al extremo del cañón como una bocacha para disparar cartuchos de salvas o fogueo, creando una presión suficiente para hacer funcionar el mecanismo por gas del arma. Un escobillón puede adaptarse a la baqueta y el pequeño destornillador de que va provista el arma, tiene un resalte para quitar pasadores y para regular el punto de mira. La culata se presenta bastante inclinada y puede resultar un poco corta para tiradores de gran talla. Para los paracaidistas y personal de vehículos blindados, existe una versión especial de culata plegable, la cual es una copia exacta de la que tenía el subfusil alemán MP-38-40.

Modelo de las tropas aerotransportadas
AK74

El AK-47 es famoso por su fiabilidad, soporta las condiciones atmosféricas más desfavorables en campaña, sin ningún incidente; se ha probado que el arma sigue disparando a pesar de ser lanzada al barro y atropellada por una camioneta. Incluso ejemplares viejos con una docena de años de servicio activo, no presentan ningún problema. El arma es muy segura y permite a un tirador medio alcanzar un blanco humano a 400 metros.
AK47
Disparando a ráfagas, el arma tiene tendencia a reelevarse, por lo que no debe ser empleada más que en ráfagas cortas; ello es debido, en parte a la configuración de la culata cuya inclinación muy marcada no transmite directamente el retroceso el hombro del tirador.
La seguridad de su funcionamientos está en relación directa con la robusta constitución del cargador; su forma curvada es indispensable para una alimentación sin problemas y los labios están reforzados para prevenir incidentes en el tiro. Están disponibles diversos tipos, el más común es de acero estampado con nervios laterales, otro tipo está hecho de un material más espeso y los laterales planos, y un tercero, de baquelita.
Están previstos cargadores cortos de 10 cartuchos para el lanzamiento de granadas, por medio de un trombón lanzagranadas que se sujeta al cañón, el cual permite disparar granadas de mano que se colocan en su interior, también pueden ser lanzadas granadas de fusil, utilizando un tubo lanzagranadas que se atornilla al cañón.

Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.
L'omertà está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 09-sep-2004, 16:17   #19
L'omertà
Mente fria.
 
Avatar de L'omertà
 
Feb 2004 | 40.023 Mens.
Lugar: De tierra de fuego.

4laten

Nuestro CETME


Cerca de medio siglo al servicio del Ejército español y su empleo por más de 30 naciones han hecho del fusil de asalto CETME una leyenda. Diseñado a finales de los años cuarenta, en poco tiempo se convirtió en un fusil de asalto de fama mundial. A ello contribuyó su precisión, resistencia y facilidad de uso.

Ahora, cincuenta años después de llegar a las filas del Ejército español, está siendo relevado por el fusil de asalto alemán G-36, fabricado por la firma alemana Heckler & Koch, la misma empresa que hizo el CETME para Alemania y le distribuyó por todo el mundo bajo el nombre de G-3.

La historia del CETME se remonta a finales de la I Guerra Mundial, cuando Alemania queda sometida al Tratado de Versalles, una de cuyas cláusulas le prohibía la fabricación y uso de armas de determinado calibre. A pesar de ello, se plantearon cuáles eran las características que debería reunir el fusil del soldado del futuro. Una de las conclusiones fue que se iba a necesitar un "arma de infantería de aplicaciones varias", lo que implica que el soldado debe poder hacer fuego automático con su arma individual.

Los resultados de sus investigaciones no aparecen hasta la II Guerra Mundial, y son denominados Maschinencarabinen y Maschinenpistolen, de los que se fabricaron varias versiones. Finalmente, aparece el sturmgewehr, palabra que puede traducirse como "fusil de asalto", denominación que ha permanecido para este tipo de armas.

CETME A
Finalizada la II Guerra Mundial, termina también la época del fusil de repetición. Surge la necesidad de un arma nueva, con mayor potencia de fuego y rapidez de tiro.

Así, a finales de los cuarenta, el Centro de Estudios Técnicos de Materiales Especiales (CETME), organismo creado el 17 de diciembre de 1949, dependiente del Alto Estado Mayor del Ejército y del Instituto Nacional de Industria, asume las misiones de investigación y desarrollo de nuevos materiales para uso de las Fuerzas Armadas españolas.

Poco después, en 1950, el Alto Estado Mayor encarga al Centro diseñar y desarrollar un fusil automático individual que tenga un alcance eficaz de 1.000 metros y un retroceso reducido. Un equipo de ingenieros españoles se encarga de la tarea. Entre ellos destacan Ignacio del Riego y Luis Wilhelmi, incorporándose después el ingeniero alemán Ludwing Vorgrimmel, que trabajó para la casa Mauser en el desarrollo del fusil STG-45M.Se parte de la idea de fabricar un fusil análogo al MP-44 alemán, con un alcance de unos 800 metros, que pudiera disparar tiro a tiro y en ráfagas. Debía pesar menos de cuatro kilos, medir un metro de longitud, ser alimentado por cargadores de 30 cartuchos y cumplir una serie de datos técnicos, mecánicos y balísticos.

El primer problema que se planteaba era el de conseguir un cartucho adecuado. El proyectil debía tener la trayectoria rasante y su precisión debía ser buena a 800 metros. El resultado de las investigaciones fue un magnífico cartucho, bautizado como "cartucho 7,92x41 CETME CA 001", que por su forma, dimensiones y características significaba una revolución respecto a otros modelos. La bala, de aluminio recubierto de latón, tenía el perfil muy alargado y su perfecto reparto de masas y volúmenes le conferían un vuelo excelente y una penetración limpia.

CETME B
Paralelamente al desarrollo de los cartuchos, aparecen dos prototipos de arma: el CETME Modelo 1, con un sistema de acerrojamiento rígido y toma de gases, y el CETME Modelo 2, que emplea el de retroceso de masas con acerrojamiento semirígido y cañón fijo. Este último parece ser un sistema más sencillo y cómodo de usar, porque el arma estaba construida con aceros normales, y la carcasa y el cajón de mecanismos eran de chapa estampada. Además, al no necesitar una maquinaria especial para su fabricación se abarataban notablemente los costes.

De reducido tamaño, el CETME debía ofrecer precisión a mil metros

De este segundo prototipo salió el CETME Modelo A, que, con recamara para disparar la munición 7,62x51 NATO, fue declarado reglamentario el 20 de septiembre de 1957. Un año más tarde aparece el Modelo B, que incorpora una bocacha apagallamas, un nuevo guardamanos y un asa de transporte. Poco después, Alemania adopta el CETME como arma reglamentaria, fabricándola Heckler y Koch, con el nombre de G-3. Además, esta firma adquiere los derechos de comercialización internacional sobre este arma, introduciendo pequeños detalles secundarios. Con la marca HK, el CETME se hará en pocos años con gran parte del mercado mundial, siendo empleado en más de treinta países.

CETME E
El 28 de abril de 1964, se declara reglamentario el modelo C. El Fusil de Asalto CETME fue, entre los de su clase, uno de los mejores del mundo. Arma muy sólida, destaca por su dureza, sencillo mantenimiento y facilidad de uso, aún en manos de soldados poco expertos. Con él se hicieron las Campañas de Ifni y del Sahara y su último modelo, el CETME L, ha estado en las operaciones del Ejército español en Turquía, Centroamérica y los Balcanes, siendo este último mejorado luego con los modelos CETME LC (ligero corto) y CETME LV.

CETME L
Fusil de asalto CETME L


Calibre

5.56 mm (0.223)

Sistema

Retroceso de masas, con bloqueo semirrígido

Alimentación

Cargadores de 12 y 30 cartuchos

Cadencia de tiro

Teórica de 600 a 750 disparos por minuto y práctica de 120 (modo tiro semiautomático) o 70 (tiro a tiro)

Energía en boca

1530 julios

Velocidad inicial

835 m/s

Rayado

6 rayas a dextrosum (paso 178 mm)

Alcance eficaz

400 m

Alza



Peso (arma)

3.5 kg

Peso (cargador)

210 gr vacío, 560 con 30 cartuchos

Longitud (arma)

925 mm (l), 860 mm (LC)

Longitud (cañón)

400 mm , 320 mm (LC)

Longitud (mira)

Línea de mira total de 440 mm

Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.
L'omertà está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 09-sep-2004, 16:58   #20
dreams
nada es lo que parece
 
May 2003 | 3.522 Mens.
Muy buen tema, respecto al Cetme, me parece increible que en Santa Barbara, hayan dejado escapar la oportunidad de fabricar ellos mismos un nuevo fusil de asalto y nos los tengan que meter los alemanes
dreams está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-sep-2004, 21:25   #21
Hartm/Pavichenk
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Hartm/Pavichenk
 
Sep 2004 | 57 Mens.
Siento que ésto esté en inglés, y que sea bastante tocho, pero encuentro muy interesantes todos estos modelos de armas, que a mi juicio, son de las más importantes existidas nunca, lo cierto es que la información es buena, y la fuente, creo que fiable:

PPSch-41 (USSR)

PPSch-41 with drum magazine


PPSch-41 with curved box magazine


Caliber: 7,62x25 mm TT
Weight: 5,45 kg loaded with full 71 rds drum; 4,3 kg with full 35 rds magazine; 3,63 kg without magazine
Lenght: 843 mm
Barrel lenght: 269 mm
Rate of fire: 900 rounds per minute
Magazine capacity: 71 rounds in drum magazine or 35 rounds in curved box magazine
Effective range: meters


The PPSch-41 (Pistolet Pulemjot Schpagina model of 1941 = Shpagin submachinegun) was one of major infantry weapons of the Soviet troops during the World war 2. Total number of PPSch's manufactured during WW2 estimates to more than 6 millions. The gun became one of the symbols of the Great Patriotic War. Retired from Soviet Army service soon after the WW2, the PPSH was widely exported to some pro-Soviet countries arount the world, including Vietnam and many African countries.

The PPSch-41 was designed as a cheap and simple but effective war-time weapon. It featured simple blowback operated action, fired from open bolt. The striker was permanently fixed in the bolt face. PPSch-41 was a select-fire firearm, with fire selector switch located inside the triggerguard, ahead of trigger. The safety was integrated into the charging handle and locked the bolt in forward or rearward position. The receiver and the barrel shroud was made from stamped steel. The front part of the barrel shroud extends beyound the muzzle and acts as a muzzle brake / muzzle flip compensator. Early PPSch-41's were issued with drum magazines with capacity of 71 round, similar to ones used in PPD-40.
Such high capacity increased the firepower but the magazines were too slow to refill and not too reliable, so in 1942 a curved box magazine was developed. This magazine held 35 rounds and was much more comfortable to carry in pouches. Early magazines were made from .5 mm sheet steel and were somewhat unreliable. Later magazines were made from 1 mm steel and were completely satisfactory.
Usually, infantrymen carry one drum in the gun and some box magazines in the pouches or pockets.


Early guns featured elevation-ajustable rear sights, later ones flip-type "L"-shaped rear sights marked for 100 and 200 meters range.

All PPSch-41s featured hardwood stocks.

The main advantage of the PPSch-41 was bigger effective range (when compared to both Allies and Axis submachineguns of that era). It also was accurate enough and reliable. The main drawbacks were: heavy weight, lenght (too big for trench combat or for mobile operations) and the fact that the gun was sometimes prone (especially when weared enough) to unintended fire when dropped.

PPS-43 (USSR)


PPS-43 drawing


PPS-43 without magazine


Caliber: 7,62x25 mm TT
Weight: 3,67 kg loaded, 3,04 kg empty
Lenght (stock closed/open): 615 / 820 mm
Barrel lenght: 272 mm
Rate of fire: 700 rounds per minute
Magazine capacity: 35 rounds
Effective range: 200 meters


The PPS-43 (Pistolet-Pulemet Sudaeva, model of 1943 = Sudaev SMG) was born as an answer to the need in more compact and mobile weapon, than PPSch-41, then in use by Soviet Army. PPSch was too big and too heavy to be used by tank crews and mobile recon groups and paratroopers, so Army issued an request for new, more compact SMG. Sudaev initially designed new SMG in 1942, and it was adopted under the designation of PPS-42, and then refined the design in 1943, thus final model was marked as PPS-43. This SMG was manufactured in smaller than PPSch-41, quantities (ca. 500.000 manufactured at all) and sometimes is referred as a best SMG of World War 2. After WW2, it was widely exported to pro-Soviet regimes around the world and widely copied.

Technically, the PPS is a fully automatic weapon, based on simple blowback principle, and is fired from the open bolt. The gun is fired in full auto only. The safety is located in the triggerguard (somewhat like the M1 Garand). The receiver and barrel shroud is made from stamped steel. Rear sight is L-shaped flip type and is marked for 100 and 200 meters distance, front sight is fixed blade type. The barrel is equipped with simple muzzle brake. The folding stock is made from steel and folds under the receiver.

PPS uses PPSch-41-type box magazines. Drum type magazines cannot be used.

PP-90M1 submachine gun (Russia)


PP-90M1 submachine gun with box magazine and adapter (left) and helical large capacity magazine (right)



Left side view on the PP-90M1. Clearly seen are the safety / selector switch above the trigger and a large disassembly screw above the helical magazine



The most weird feature of PP-90M1 is its charging system, which is made as a button, located just above the muzzle. It had to be pressed with the finger (see arrow) to cock the gun. Not the safest way, if anyone will ask me.



Yours truly demonstrates the magazine change procedure. The magazine catch is located at the front of the triggerguard.


Caliber: 9x19mm 7N21 and 7N31, compatible with all 9x19mm Luger/Parabellum ammo
Weight: ca 1.7 kg less magazine
Length (stock closed/open): 424 / 620 mm
Rate of fire: 500 rounds per minute
Magazine capacity: 32 rounds (box magazine) or 64 rounds (helical magazine)
Effective range: up to 200 meters


The PP-90M1 submachine gun is the latest development of the Tula-based famous KBP design bureau. It is a completely new development, despite its designation, that could misleadingly suggest that it is a derivative of the PP-90 and PP-90M folding clandestine machine guns. PP-90M1 could be described as a more modern rival to the "Bizon" PP-19 submachine gun, made in Izhevsk. It is intended to provide compact and lightweight police weapon that could lay serious amount of fire, thanks to its large-capacity helical magazine (similar in basic concept and design to "Bizon" and Calico submachine guns magazines). The most interesting part about PP-90M1 is, however, that it also could be fitted with adapter and then use typical box magazines, which are lighter, have slimmer profile and 1/2 capacity of standard helical magazine. It is not yet known if PP-90M1 is in use with any major law enforcement or security force in Russia.

Last autumn I had the chance to examine PP-90M1 in person, although not fired it. In my opinion, it is hardly worth a second look for a real buyer, and will remain here for the sake of curiosity. The weird charging system, slow disassembly and reassembly, poor fixed sights are the most notable features of this strange design, actually not typical for such respectable company as KBP.

PP-90M1 is a conventional blowback operated, selective fired machine gun. The gun housing is made entirely from plastic, including integral pistol handle and trigger guard. The top-folding buttstock is made from stamped steel. Safety / fire mode selector is located at the left side of the gun, above the trigger. The charging "button" is located just above the muzzle and should be pressed with one finger (not that easy to do so!) to retract the bolt. It is also unsafe, in my opinion, and mounting of silencer will interfere with charging, too. Weird! Another strange, if not weird, thing is the field stripping. To disassemble the PP-90M1, one must screw out the long disassembly screw, located above the magazine. This requires no tools, but can take about 20-30 seconds. When screw is gone, you then can took the barrel, bolt and return spring out of the gun by pulling it forward.

Feeding is from helical magazines of large capacity, or from typical box magazines, using detachable adapter, which also serves as a forearm. Helical magazines are made from plastic (mostly), while box magazines are made from sheet metal. The PP-90M1 is strong enough to routinely fire powerful Russian-made 9x19mm ammo with armour piercing bullets, 7N21 and 7N31, which is about 9mm +P+ or even +P++ class in the terms of barrel pressure. Any military or commercial 9x19mm ammo can be fired from PP-90M1 safely as well.

--

Modern Firearms
SubMachine Guns

Principio del formulario

Main menu selectionMain pageHandgunsSubmachine gunsRifles bolt action & self-loadingAssault riflesShotgunsSniper riflesMachine gunsAmmunitionWWW linksabout the author-----------------Online Shop-----------------GuestbookForum
Final del formulario

Launch calculator



Intro
Argentina
FMK-3
Austria
Steyr MPi 69
Steyr TMP
Steyr AUG para
Belgium
FN P90
Bulgaria
Shipka
Chech respublik
Skorpion vz.61
Sa.23
Chile
FAMAE S.A.F.
Croatia
Agram2000
Denmark
Madsen m/50
new
Finland
Jati-matic
Suomi M/31
France
MAT-49
Germany
MP-38/40
Walther MPL
HK MP-5
HK MP-5K
HK UMP
HK MP-7 PDW
Israel
UZI / MiniUzi / MicroUzi
Italy
Beretta M12

Spectre M4
Poland
PM63
Russia / USSR
PPD-40
PPSch-41
PPS-43
Kiparis OTs-02
Kedr / Klin
Bizon PP-19
Vikhr
PP-90
PP-93
Kashtan AEK-919K
PP-90M1new
South Africa
BXP
Spain
Star Z-62 Z-70B
Star Z-84
Sweden
Carl Gustaf M/45
Ukraine
Elf
Goblin
UK
Sten
Sterling L2 L34
USA
Thompson
M3 and M3A1
Ingram MAC M10 and M11
Colt mod.635
Ruger MP-9
Calico SMGnew



all texts and some pictures
copyright (c) 1999-2003
by Max R. Popenker
and can not be used without author permission


Contact E-Mail
ICQ:


u="u424.54.spylog.com";d=document;nv=navigator;na= nv.appName;p=1; bv=Math.round(parseFloat(nv.appVersion)*100); n=(na.substring(0,2)=="Mi")?0:1;rn=Math.random(); z="p="+p+"&rn="+rn;y=""; y+=""; y+="[img]http://[/img]"; y+=""; d.write(y); if(!n) { d.write("
// my own part var my=document.title;var pos=my.length-26;var _name=my.substr(pos,26);var _nn = _name.replace(/ /g, "+");// end of my ownvar _pn=_nn; //"PUT+PAGE+NAME+HERE"; //page namevar _acct="WQ5111211CCZ73EN0"; //account numbervar _pndef="title";var _hcv=65;var _mn="wf121";var _lp=location.protocol.indexOf('https')==0?"https://":"http://";var _gn="hg1.hitbox.com";function _ps(_h){if(_h.indexOf("PUT+PAGE+NAME+HER")==0) {if (_pndef=="title"){return document.title?document.title:_pndef;}else{var _g=location.pathname;_h=_g.substring(_g.lastIndexO f("/")+1,_g.length);if(_h==""){return _pndef};}};return _h;}var _sv=10;var _bn=navigator.appName;if(_bn.substring(0,9)=="Micr osoft"){_bn="MSIE";};var _bv=Math.round(parseFloat(navigator.appVersion)*10 0);if((_bn=="MSIE")&&(parseInt(_bv)==2))_bv=301;va r _rf=escape(document.referrer);_pn=_ps(_pn);var _hbfa="[img][/img]privacy
";var _hbfb=""; _sv=11; if(_hbfb.length!=0){document.write(_hbfa+_hbfb+_hb fc);}else{if((_rf=="undefined")||(_rf=="")){_rf="b ookmark";};document.write(_hbfa+_lp+_gn+"/HG?hc="+_mn+"&hb="+_acct+"&n="+escape(_pn)+"&cd=1& hv=6"+"&bn="+escape(_bn)+"&bv="+_bv+"&ss=na&sc=na& dt=&sv="+_sv+"&ja=na&ln=na&pl=&rf="+_rf+_hbfc);}



hotlog_js="1.0";hotlog_d=document; hotlog_n=navigator;hotlog_rn=Math.random();hotlog_ n_n=(hotlog_n.appName.substring(0,3)=="Mic")?0:1;h otlog_r=""+hotlog_rn+"&s=21642&r="+escape(hotlog_d .referrer)+"&pg="+escape(window.location.href);hot log_d.cookie="hotlog=1"; hotlog_r+="&c="+(hotlog_d.cookie?"Y":"N");hotlog_d .cookie="hotlog=1; expires=Thu, 01-Jan-70 00:00:01 GMT" hotlog_js="1.1";hotlog_r+="&j="+(navigator.javaEna bled()?"Y":"N") hotlog_js="1.2";hotlog_s=screen;hotlog_r+="&wh="+h otlog_s.width+'x'+hotlog_s.height+"&px="+((hotlog_ n_n==0)?hotlog_s.colorDepth:hotlog_s.pixelDepth) hotlog_js="1.3" hotlog_r+="&js="+hotlog_js;hotlog_d.write("[img][/img]")

Thompson submachineguns / Tommy Guns (USA)


M1921 with 100 rounds drum magazine


M1927 with 50 rounds drum (semiauto, new manufacture, with 16" barrel)


M1928 without magazine (original)


M1 (semiauto, new manufacture) with 16" barrel


M1 (original)

images of the new manufacture Tommy guns are courtesy of the Auto-ordnance web site



M1921

M1928

M1

Caliber

.45ACP

.45ACP

.45ACP

Weight, empty

4.69 kg

4.9 kg

4.78 kg

Lenght

830 mm

852 mm

811 mm

Barrel lenght

267 mm

267 mm

267 mm

Rate of fire

~ 1000 rpm

~ 700 rpm

~ 700 rpm

Magazine capacity

20 or 30 rounds box
("stick") magazines and
50 or 100 rounds drums


same as M1921

20 or 30 rds box

Effective range

~ 50 meters

~ 50 meters

~ 50 meters

John Tompson founded the Auto Ordnance corp. in 1916, and began his developments in submachine guns with purchase of John Blish patent (1915), that described a delayed blowback automatic firearm. This patent described delayed blowback breech system in which a sloping metal wedge interlocked the breech block with the gun body. Under high pressure, as when the cartridge fired, the angle of the slope was such that the mating faces jammed solid. As the pressure dropped, the faces were able to slip across each other, the wedge moved up due to the slope, and the breech unlocked. This idea was used in all Thompson submachineguns except for M1 and M1A1 (those were simply blowback operated).

The first Thompson SMG appeared in 1919. The first serial manufactured model appeared in 1921 and was manufactured by Colt, as well as latest M1927 and M1928 models. 1928A1 & M1 series were manufactured by Auto-Ordnance and Savage, and licensed copies were manufactured by B.S.A. in Great Britain.
Currently, Auto-Ordnance (a part of the Kahr company) manufactures semi-auto only Tommy guns with lenghtened to 16" (405 mm) barrels for civilian market.


In general, all Tommy guns may be described as a select-fire, delayed blowback or simply blowback (M1) operated firearms. All tommy guns featured all-steel, high quality construction. Barrels are partially ribbed for better cooling.

Thommy guns became famous through "roaring twenties" in the USA, when, during the Prohibition times, many Tommy guns were used by both Police and criminals to spread the death across the enemies. The Hollywood made the Tommy gun the sign of the 1920's in the USA. But this gun was also widely used during the WW2 and later in Korean war, and proved itself as a reliable and powerful firearm. The main drawbacks of the Tommy guns were short effective range, heavy weight and high cost of manufacture.

Short listing of Thommy Gun models (according to Auto-Ordnance web site)
M1921 - first production model. Featured delayed blowback operations, machined steel receivers, charging handle located at the top of the receiver, detachable wooden buttstock and vertical forearm.
M1923 - unsuccessful attempt to increase effective range by introducing a new, more powerful cartridge, .45 Remington-Thompson.
M1927 - semi-auto only version of M1921. Barrel with Gutts compensator.
M1928 - also known as "Navy model". Select-fire version with horisontal wooden foregrip (also was manufactured with vertical foregrip) and sling swivels. Barrel with Gutts compensator.
M1 - First issued in 1943 as a simplified for war-time production variant of M1928. Select-fire, simply bowback operated, issued with 20 round "stick" magazines. Charging handle is located at the right side of the receiver. Plain barrel (without ribbing).
M1A1 - even more simplified M1 (with fixed peep-hole rear sights).




Calico M960 submachine gun (USA)


Calico M960 9mm submachine gun with 50 rounds magazine, collapsed butt and front grip



Calico 9mm semiautomatic "carbine" with 100 rounds magazine



Calico M950 9mm "pistol" with 50 rounds magazine



Calico M100 .22LR (5.6mm rimfire) pistol with 100 rounds magazine. Note ejection port on the right side, characteristic round handguards, front sight and flash hider.



cut-out drawing of the Calico M950 pistol, showing its general layout and feed system



drawing from original patent, protecting the large-capacity magazine for 9mm Calico firearms (.22LR magazines were of slightly different design and thus were protected by another patent)


Data for Calico M960 submachine gun
Caliber:
9x19mm Luger/Para
Weight: 2.17 kg empty
Length (stock closed/open): 647 / 835 mm
Barrel length: 330 mm
Rate of fire: 750 rounds per minute
Magazine capacity: 50 or 100 rounds


The Calico submachine guns are somewhat mysterious and quite notorious in both design, concept and appearance. The key properties of Calico firearms were extremely large magazine capacity combined with slim profile and ambidextrous handling. First designs, introduced by the US based company Calico Light Weapon Systems (LWS) circa 1990, were intended for both Law Enforcement and Military markets (in either semi-auto or selective fired form, in 9mm) and for civilian market (semi-auto only, in pistol or carbine form, in 9mm and .22LR versions). Sales of these guns were not so bright, and the US Assault Weapons Ban of 1994, which limited magazine capacity for civilian guns to 10 rounds, further impacted the future of this weapon. Apparently, military and police sales during late 1990s were insufficient, and it seems that the Calico LWS company went out of business.

Original design of the helical, large capacity magazine was invented by the Michael Miller and Warren Stockton by the 1985, and refined by the 1988. Calico company produced 2 basic designs, one in .22LR (models 100, 105 and 110), and another in 9mm Luger (models 900, 950, 960, Liberty). 9mm models could be easily distinguished by the ejection chute, located just ahead of the triggerguard, and opened to the bottom. .22LR models, on the other hand, have trigger guards with slim front edge, and ejection ports on the side of receivers.

Technical description.
The 9mm Calico submachine guns were delayed blowback operated, selective fire weapons. The action is based on the two part, roller delayed blowback bolt system, initially designed by Ludwig Vorgrimler at the Mauser Werke by the end of WW2, and latter refined and promoted by the Heckler & Koch company in its G3 series rifles and MP5 series submachine guns. One interesting feature of Calico submachine guns is that the spent cases are ejected straight down, through the ejection chute at the front of the trigger guard. This, along with the ambidextrous safety / selector switch, located at the front of the trigger guard, make the gun ambidextrous, but bottom ejection caused danger to the shooter in the case of improper two-hands grip - if the supporting hand will come too close to the trigger guard, ejected cases can cause burns and damage to the holding palm. The charging handle is located at the left side of the gun, just ahead and above the trigger, and does not move when gun is fired. It also must be pointed out, that the .22LR versions of the Calico guns had the ejection port at the right side of the receiver, above the pistol grip.


The most interesting feature of the Calico firearms is the top-mounted, cylindrical magazine of impressive capacity. Made mostly of plastics, this magazine contains a helical guide grooves at its "inner" cylindrical wall, with the rotating central "follower", that causes the cartridges to follow the helical track inside the cylinder. The follower is operated by the spiral spring, located at the rear of the cylinder. Magazine is equipped with winding handle, so it can be stored loaded and with unwound spring, to avoid loss of spring tension during the storage time. When required, magazine spring could be quickly wound up by rotating the handle to prepare magazine for fire. Magazines for Calico guns can store 50 or 100 rounds in relatively compact packages.

Another interesting feature of all 9mm and some .22LR Calico guns is that while the adjustable front sight is mounted on the trapezoid block on the weapon itself, the rear sight is formed as the part of the plastic magazine shell. Calico firearms in submachine or carbine form could be fitted with retractable butt and / or forward pistol grip. Calico "pistols" had no butts, but still had short forearms and were fitted with shorter barrels. .22LR semiautomatic versions also can be found in either pistol or carbine versions (latter with longer barrels, detachable or under-folding butts and ribbed forends of round cross-section). Many .22LR guns also were fitted with conical "blaster-like" flash hiders at the muzzle, which also carried the front sight base (rear sight was at the front of the magazine holding block).

--



Heckler & Koch PSG-1 sniper rifle (Germany)


HK PSG-1. Left side view, with tripod rest.



Same rifle, right side view



Close-up on the PSG-1 receiver. Note adjustable shoe on the trigger, adjustable cheekpiece, "silent bolt closing device" pushbutton just behind the ejection port


Caliber: 7.62 x 51mm NATO (.308 Win)
Action: Semi-automatic, roller-delayed blowback
Barrel: 650 mm
Overall length: 1208 mm
Weight: 8.10 kg with scope and no magazine
Magazine: 5 or 20 round detachable box
Scope: Hendsoldt 6x42, 6 settings from 100 to 600 meters
Expected accuracy: Sub-1MOA with match grade ammunition


The PSG-1 sniper system (PrazisionsSchutzenGewehr, or "high-precision marksman's rifle" in English) had been developed by the German company Heckler - Koch by the mid-1980s as an ultimate police and counter-terror weapon. Some German elite law-enforcement groups, like GSG or KSK-9, participate in this development, and since its introduction the PSG-1 had been adopted by various police forces in Europe and Americas. It is way too heavy and somewhat too gentle for military use, so it never seen any military use. Instead, HK developed two more sniper weapons. The first, that actually preceded the PSG-1, was the G3-SG1, an accurized and scope-fitted version of the basic G3 automatic rifle for German Army. And in the mid-1980s HK also developed a derivative of the PSG-1, called MSG-90, for export military sales. The PSG-1 is still offered by the HK, and is one of the most expensive factory-made sniper rifles on the market, hitting the $10.000 price tag in the basic package.

Technically, the PSG-1 is no more than a heavily modified G3 rifle. It features the same roller-delayed blowback action, derived from earlier CETME rifles, and the same stamped steel receiver with separate detachable trigger unit. The heavy barrel is precisely made by the cold hammer forging process with polygonal rifling for improved accuracy and longer life. Special trigger unit features a semi-automatic only hammer group and the adjustable trigger with trigger pull of about 1.5 kg (3 lbs). The ergonomically shaped pistol grip features an adjustable palm stop. Plastic buttstock is also adjustable for height and for length of pull. Another non-typical feature of the PSG-1 is the "silent bolt closing device", actually similar to the forward assist, found on M16 rifles. This is apparently to be used in situations where a complete silence must be maintained until the shot is fired. The devise is no more that a pushbutton, located just behind the ejection port, and linked to the bolt carrier by the ratchet-like device. The rifle is fed using standard 20-rounds G3 magazines or special 5-rounds magazines. There's no open (iron) sights on the PSG-1. Instead, it is fitted with the Hendsoldt 6X42 fixed power telescope sight with illuminated reticle. The scope has built-in range adjuster that works in ranges from 100 to 60 meters, so 600 meters is considered the maximum effective range. Most strangely, the PSG-1 had no integral bipod. Instead, it is often used with the separate rest, mounted on the compact tripod.

-C.G. Haenel MP-43 Mp-44 Stg.44 (Germany)


MP-44, also known as Sturmgewehr-44 (StG. 44)


another MP-44


MP-44 stripped into main components


Caliber: 7.92x33 mm (7.92mm Kurz)
Action: Gas operated, tilting bolt
Overall length: 940 mm
Barrel length: 419 mm
Weigth: 5.22 kg
Rate of fire: 500 rounds per minute
Magazine capacity: 30 rounds


This weapon, known as a worlds first assault rifle, was developed in Hitlers' Germany during the World War Two. Initial development took place under the designation of MKb.42 - MachinenKarabine, 1942. The experimental MKb's were developed by two german companies, Karl Walther (MKb.42(W)) and C.G.Haenel (MKb.42(H)). Both guns were intended as a replacement for submachine guns, bolt action rifles and, partly, light machineguns for front troops. Both guns were designed to fire intermediate (between rifle and pistol) cartridge, and have effective range of 600 meters or so. The 7.92mm Kurz cartridge, developed by Polte company, propelled 8.1 g (125 grains) bullet to rougly 680 meters per second.

After initial trials the MKb.42(H), designed by Hugo Schmeisser, was found superior of two, and further development took place under the name of MP-43 (MachinenPistole, 1943, to avoid Hitlers opposition to made anything but SMGs). Some MP-43s were issued to troops at western front, and field reports were very promising. Final version appeared under the designation of Mp-44, and then Hitler finally approved it, but the new gun received also a new designation - SturmGevehr-44, which stands for no more than "Assult Rifle" in german language. This was pure act of propaganda, but the name stuck not only to that gun, but to the whole new class of automatic weapons, designed to fire intermediate cartridges. Total number of MP-43s, MP-44s and StG.44s produced was about 500 000, and these guns proved itself as wery effective, but not withouth some flaws. After end of the war the direct development of the Stg.44 was stopped, but some remained guns were used by East Germany.

The StG.44 is a gas operated, selective fire weapon. The receiver and trigger housing with pistol grip are made from steel stampings. Trigger housing with pistol grip is hinged to the receiver and folds town for disassembly. Gas drive utilises long piston stroke, and bolt is tipped down to lock into the receiver. Gun is fired from the closed bolt (unlike the early Mkb.42(H) which fired from the open bolt). Also, MP-43 and further versions all were hammer-fired, while MKb.42(H) was striker-fired. Charging handle is attached to the gas piston rod, ejection port has a dust cover. Recoil spring is located inside the wooden butt. Handguard were made of stamping.

By the modern standards, the StG.44 was too heavy, it was not too comfortable to fire from prone positions, the butt attachment was not too strong and could be easily damaged in hands-to-hands combat, but it was the FIRST gun of its class, and it was more effective than SMG.

- Tokarev SVT-38 SVT-40 (USSR - Russia)


SVT-38
(image by Kristopher Gasior from www.CollectibleFirearms.com)


SVT-38, close-up view on the receiver
(image by Kristopher Gasior from www.CollectibleFirearms.com)


SVT-40, right side


SVT-40, left side


SVT-40, close-up view on the receiver


SVT-40, sniper version with see-through scope mount and WW2 period standard issue "PU" scope


SVT-40, drawing of the muzzle attachment with the gas chamber and regulator, front sight assembly and muzzle brake


data for SVT-40
Caliber: 7.62x54 mm R
Action: Gas operated, tilting bolt
Overall length: 1226 mm
Barrel length: 625 mm
Weight: 3.85 kg
Feeding: 10 rounds in detachable box magazine


ATTENTION here's the Instruction manual (in English, Adobe PDF format) for SVT-40 rifle (issued by the US Ordnance corps in 1954).

This file is packed by WinZip and is about 500 Kb in size
Right click this link and then select "Save target as" in the popup menu

TIP: If you do not have free Adobe Acrobat reader, get it here
TIP: If you need the WinZip utility, get it here

The SVT-38 (Samozaryadnaya Vintovka Tokareva - Tokarev Self-loading rifle) was originally adopted in the 1938 after more than 20 years of the research and development, done by famous Russian arms designer Fedor Tokarev. It was not a first Soviet semi-automatic rifle - there were the select-fire 'Avtomat' of 1916 by Fedorov and also select-fire AVS-36 of 1936 by Simonov. 'Avtomat' was chambered for Japanese 6.5mm Arisaka round and was declared obsolete, and the AVS-36 showed some design deficiencies, so new rifle was adopted. After initial trials, it was updated and re-adopted in 1940 as a SVT-40. This rifle was made in relatively large numbers (more than 1 million made prior to 1945), and was originally issued as a standard infantry rifle, replacing the obsolete Mosin-Nagant M1891/30 bolt action rifles. Few SVT-40 were also manufactured in the sniper variant, equipped with scope mounts and telescopic sights, but accuracy was not sufficient, so only about 50 000 sniper SVT-40 were manufactured, and these were supplemented by the Mosin-Nagant sniper rifles. The SVT-40 had a somewhat controversial reputation. It was highly regarded by the enemies (Finns and Germans) and it was a very sought-after war trophy, re-issued to both German and Finnish troops. On the other hand, it was often considered unreliable and over-complicated by the Soviet troops (when comparing with old Mosin-Nagant rifles), but it was more to the poor training and maintenance, than to the rifle itself. Some better trained and educated Soviet troops, such as Sea Infantry (Marines, which always were some kind of elite in the Soviet army) used the SVT-40 with great deal of success. After the end of the World War 2, most SVT-40 were quickly withdrawn from service and put into reserve stocks. Some rifles were later sold on domestic civilian market for hunters as a military surplus. Other than basic versions, there also were developed a shorter carbine SKT-40, and a select-fire AVT-40, but both seen very little service. Overall, the SVT-40 was in general no worse than American M1 Garand (and have some advantages over it, especially in the reloading procedures), and obviously better than earlier German Gew.41 semi-automatic rifles. It was the matter of training and education, and quality of the service of in the Soviet troops, that lead to the low popularity (in general) of this basically good rifle.

SVT-40 is a gas operated, magazine fed self-loading rifle. It uses a short piston stroke gas action, located above the barrel. The interesting feature of the SVT is that the gas block, along with front sight base and a muzzle brake, were produced as a single barrel extension unit. This greatly simplified the manufacture of the barrel, but the barrel extension itself unit was quite complicated to make. Gas chamber has 5 positions gas regulator to ajust the system for any conditions. The gas piston has its own return string and moved back for about 36 mm (1.5 inch) when gun was fired. It gave a quick and powerful stroke to the bolt carrier, which carried the bolt under it. Barrel locking was achieved by the rear part of the bolt, that tilted down to lock into the reinforced steel insert in the floor of the receiver. Charging handle was permanently attached to the right side of the bolt carrier. Detachable box magazine was made from sheet steel and hold 10 cartridges. SVT could be reloaded either by replacing the magazine or by using 5-round stripper clips of the Mosin-Nagant. Stripper clip guides were machined into the receiver top cover. Bolt system incorporated a bolt catch, that held the bolt group back when magazine was empty, to facilitate faster reloading, especially when using stripper clips.

Both SVT-38 and SVT-40 were hammer-fired, with safety switch located behind the trigger. When engaged, safety locked the trigger. On the rare AVT-40 select-fire rifles, safety had an additional setting for full-auto fire mode.

The SVT-38 featured a two-piece wooden stock with separate upper handguard with small steel insert at the forward end. SVT-40 had an one-piece wooden stock with shorter forend and separate upper handguard. Front part of the stock was replaced by the sheet steel cover with cooling ports. Cleaning rod, originally stored in the groove at the right side of the stock at the SVT-38, was relocated under the barrel on the SVT-40.

Sights of the SVT consisted of the post type front sight, mounted on the sight base with circular front sight guard, and a tangent type open rear sights, mounted on the rear part of the barrel. Sniper versions were equipped with special detachable, see-through scope mounts at the rear of the receiver, so the scope was offset to the rear, allowing to use a clip-charging facility.

SVT-38 was equipped with detachable, knife-bayonet. SVT-40 was issued with similar bayonet, but with blade shortened to save weight. Unlike the Mosin-Nagant, the bayonets were routinely carried in sheaths, and attached to the rifle only when required.

Simonov SKS carbine (USSR - Russia)


Soviet SKS


another SKS, with removed bayonet


Chinese SKS (Type 56), with typical spike-shaped bayonet


Yugoslavian SKS (Type 59/66), with muzzle grenade launcher and grenade front sight


Loading of the SKS from the stripper clip

Click here to see SKS exploded parts diagram. Image will pop up in new window (128 Kb JPEG file)

Caliber: 7.62x39 mm
Action: Gas operated, tilting bolt
Overall length: 1022 mm
Barrel length: 520 mm
Weight: 3.86 kg empty
Magazine capacity: 10 rounds in integral box magazine


Click here to buy Accessories for your SKS at fair prices

ATTENTION for those lucky SKS owners: here's the Instruction manual (in English, Adobe PDF format) for SKS carbine, issued by the US Army. This manual will fit to most SKS derivatives.
This file is packed by WinZip and is about 700Kb in size
Right click this link and then select "Save target as" in the popup menu

TIP: If you do not have free Adobe Acrobat reader, get it here
TIP: If you need the WinZip utility, get it here

The experience gained during the first part of the World War 2 showed some deficiencies of the existing rifles, both manually operated and semi-automatic. Those rifles were too long and heavy, and fired too powerful cartridge that had excessive recoil and effective range of about 2000 meters, while most fights were at distances of no more than 600-800 meters. From this experience arose the idea of the more compact firearms that will fire cartridge of intermediate power, allowing for effective range of about 500-800 meters or so. This concept was caught by both Soviets and Germans, and while Germans concentrated on only one type of such weapon, an MaschinenKarabiner, that latter became a SturmGewehr, or Assault Rifle, Russians were set up to build a whole family of infantry weapons, designed around newly developed M43 7.62x39mm cartridge. This family included following guns: lightweight bolt action carbine - an idea that never left the prototype stage; a self-loading carbine; a select-fire assault rifle; and a light machine gun - squad automatic weapon. As said above, military bolt action in 7.62x39 was never proceeded further than prototype stage. Assault rifle became the famous Kalashnikov AK-47. Squad automatic became the Degtyarov RPD. And self-loading carbine became the Simonov SKS.

The SKS (Samozaryadnyj Karabin Simonova = Simonov Self-loading Carbine) was designed by famous Russian arms designer Simonov, who already designed the self-loading rifle AVS-36 and an anti-tank rifle PTRS. First prototypes were built in the early 1945, and were tested in small numbers on the front against Germans. In consequent years both SKS and the cartridge were refined and in 1949 this carbine was officially adopted by the Soviet Army as an "7.62mm Samozaryadnyj Karabin Simonova obr. 1945 goda - SKS". SKS was brought into service along with the Kalashnikov AK-47, and was widely used during the first two or three post-war decades. With the increased numbers of the AK-47 and AKM brought into service, numbers of the SKS in the front-line services gradually declined, but some SKS were still used by non-infantry and second-line units of the Soviet Army as late as 1980s and even 1990s. At the present time most army stocks of SKS are in storage or sold as surplus on both domestic and foreign markets, and the most notable role of the SKS is that it is still used as a ceremonial weapon by the various Russian Honor Guards.

As with many other soviet weapons of the post-war period, the licenses to SKS design were sold or given to some Soviet-friendly countries, such as China, DDR (East Germany), Yugoslavia, Albania and some others. These countries also built vast numbers of SKS with some minor derivations from original design. So, Chinese SKS featured spike-shaped bayonets instead of original blade-shaped ones. Yugoslavian SKS carbines often were equipped with combined muzzle device - rifle grenade launcher, grenade sights and a gas cut-offs. Other variations also existed. Many off those carbines, along with the original Russian ones, were sold as a military surplus during the last decades, either in the original for or in the "civilized" form, with bayonets removed. Cheap prices of both carbines and 7.62x39mm ammunition added to a popularity of SKS on the civilian markets. Being a sound, but outdated military design, SKS is a great all-around civilian arm, capable of numerous functions: small and even a medium game hunting, plinking, home defense. Wide variety of aftermarket accessories (stocks, sight mounts, sights, large-capacity magazines, bipods etc etc) only helped to keep this neat gun on the market.

SKS is a gas operated, magazine fed, self-loading weapon. It utilizes a short-stroke gas piston with its own return spring, and a tilting bolt locking, where a bolt tips down to lock onto the floor of the receiver. Charging handle is attached to the right side of the bolt carrier and moves when gun is fired. Receiver is machined from steel. SKS is fed from the integral 10-rounds magazine, which could be loaded from the top through the open bolt by loose cartridges or by using special 10 rounds stripper clips. Stripper clip guides are machined into the front of the bolt carrier. SKS features a bolt catch device, an essential feature for any clip-loaded firearm. Magazine can be safely and quickly unloaded via swing-down opening magazine cover. SKS is a hammer-fired gun. Safety switch is located inside the triggerguard. SKS features a single-piece wooden stock, a hooded post-type front sight and a range-adjustable open rear sight. Military-issue SKS carbines are equipped with non-detachable bayonets, that could be folded down and backward when not in use. Soviet, East German and Yugoslavian carbines use blade-shaped bayonets, Chinese Type 56 carbines use spike-shaped bayonets, which are slightly longer than blade-shaped ones.

In general, the SKS is an excellent all-around weapon that offers slightly longer range and better accuracy than Kalashnikov AK-47, but, for military use, lacks the magazine capacity and selective-fire capabilities. But for civilian use it's still hard to beat, especially when it comes to the cost/effectiveness issues.

FG-42 automatic rifle (Germany)


FG-42 rifle, first model



FG-42 rifle, second model




FG-42-1
FG-42-2
Caliber

7.92x57mm
Overall length

937 mm
1060 mm
Barrel length

508 mm
525 mm
Weight, empty

4.38 kg
5.05 kg
Rate of fire

900 rounds per minute
600 rounds per minute
Magazine capacity

10 or 20 rounds


The FG-42 (Fallschirmjagergevehr 42, or Paratrooper's rifle, model 1942) is rather interesting, yet unsuccessful development in small arms of the Hitler's Germany. The paratroopers were among the elite units of German armed forces, and belonged to the Luftwaffe (Air Forces). Because of this, they have their own procurement plans and ideas, somewhat different from German Army. At the start of the WW2 Fallshirmjagers (paratroopers) were armed with standard issue small arms, most notably P.08 and P.38 pistols, Kar.98k bolt-action rifles, MP-38 and MP-40 submachine guns and MG.34 general-purpose machine guns. As paratroopers usually operate far from home bases, and had to have all the firepower handy, the RLM (Reich's Air Ministry) issued the request for universal hand held weapon, which can effectively replace the bolt-action rifles, submachine guns and machine guns then in service with paratroopers. Early in 1942 two companies, the Rheinmetall-Borsig and the Krieghoff began the development of the requested weapon. This had to be a selective fire, lightweight rifle, firing the standard issue 7.92x57mm ammunition, and capable of controllable full automatic fire, as well as accurate single shot semi-automatic fire. It must be noted that the HWaA (Army department of armaments) was quite reluctant about feasibility of the selective-fire full power rifle; at that time Army seriously suggested the intermediate 7.92x33 Kurtz cartridge and much more reasonable Mkb.42 automatic carbines, which later evolved into Stg.44 assault rifle. But the Luftwaffe insisted on the full-power weapon.
First prototypes from both companies were submitted for initial tests by mid-1942. After tests the Rheinmetall prototype, developed under the leadership of the Louis Stange, was selected as a winner. Since the Rheinmetall was already very busy delivering other weapons to the armed forces, the production contract was handled over to Krieghoff. In the original form, also known as FG-42 1st model or FG-42-1, this rifle was made in limited numbers - no more than 2 000 rifles in 1st modification were delivered to Luftwaffe. It soon became apparent that the lightweight rifle lacked the necessary strength to handle powerful rifle ammunition in full automatic mode; it also was too expensive to manufacture. Recognizing that, Krieghoff engineers by the early 1944 redesigned the FG-42 into so called 2nd model. Being heavier and slightly longer, the FG-42-2 was still too light to be effectively fired in full auto, even from integral bipod, and still too expensive, especially compared to the contemporary Stg.44 assault rifle. Before the end of war about 5 000 2nd model FG-42 rifles were produced by Krieghoff and several other minor manufacturers. The FG-42 made no direct impact on the postwar developments in small arms, except that it served as a basis for relatively unspectacular American
M60 machine gun.

FG-42 is a gas operated, air-cooled, selective fire weapon. The long stroke gas piston is located under the barrel, and it operates the rotating bolt with two lugs. The gas system of the 2nd model of FG-42 featured a gas adjustment valve (manual gas regulator). The trigger unit was so designed that the rifle fired from closed bolt in single shots (for maximum accuracy), and from open bolt in full auto (for better barrel cooling). The magazine was inserted horizontally from the left, and contained either 10 or 20 rounds; the spent cases were ejected to the right. FG-42-2 also featured a spent case deflector just behind the ejection port (to deflect cases away from shooter's face), and spring-loaded dust covers on magazine port. Both variants were equipped with muzzle brakes, but of different design. First model of FG-42 had the pistol grip severely inclined to the rear, to facilitate shooting downward from descending parachute, but this proved unnecessary, and FG-42-2 featured a more straightened pistol grip. Early FG-42 rifles had the buttstocks made from stamped steel, while the 2nd model FG-42's had wooden buttstocks of different shape. On FG-42-1 the integral bipod was hinged to the front of the receiver, and folded forward; on the FG-42-2 the integral bipod was strengthened, and was mounted near to the muzzle, and hinged rearwards. The open sights were mounted on folding posts, as the straight "inline" layout of the weapon required them to be mounted relatively high above the barrel. All FG-42 rifles also had integral dovetail, which accepted mounts for ZF-41 optical scope.

Gewehr 43 / Gew.43 / Kar.43 / K43 semi-automatic rifle (Germany)


Gewehr 41(W) / G41(W) - the direct predecessor for the G43 / K43. Note large muzzle cup that covers the unsuccessful Bang-type gas system



the Gew.43 / Kar.43 rifle



K43 sniper rifle with telescope sight


Caliber: 7.92x57 mm
Overall length: 1015 mm
Barrel length: 558 mm
Weight: 4.33 kg
Magazine capacity: 10 rounds


Before the start of the 2nd World War, German army had little interest in self-loafing rifles. Their tactical doctrine centered around infantry squad with MG.34 universal machine gun as primary source of firepower, supported by the riflemen with Kar.98K bolt-action rifles. By the 1941, two companies submitted the self-loading rifles for consideration of German Army - Walther and Mauser. These rifles were designates as Gewehr 41(W) and Gewehr 41(M), respectively, or G41(W) and G41(M), in short. Both rifles were somewhat similar in that they were gas-operated self-loaders, both utilizing the Bang-type annual gas pistons, located at the muzzle of the gun, within the relatively large muzzle cap. Both were fed from fixed 10-round magazines. Both rifles were tested in combat and both proved as poor performers. The Bang-type muzzle gas system was among the key sources of the problems, so, by the late 1943 Walther engineers mated the G41(W) action with the much more effective and reliable gas system of the Russian Tokarev SVT-40 rifle. The resulting design was designated as Gewehr 43, or Gew.43, or G43 in short. In the 1944 the Gew.43 was re-designated as Kar.43 (Karabiner 43, K43), with no visible changes made, and under this designation it was manufactured until the end of the war. Kar.43, made in relatively large numbers, was issued mostly as a specialist's weapon, often fitted with optical telescope sight. Like many other weapons, made during late stages of the war, the Kar.43 showed little attention to the finish in all areas, where finish was insignificant for functional needs. There were several experimental developments on the basis of Kar.43, including selective fire versions, as well as versions chambered for 7.92x33 Kurtz ammunition and adapted for Stg.44 magazines. Neither version entered production. During the early post-war period, Czechoslovak army used some Kar.43 rifles as sniper weapons.

The Gew.43 / Kar.43 is a gas operated, semi-automatic weapon. The short stroke gas piston is located above the barrel. The bolt is locked by two flaps, which extend into the locking recesses in the receiver walls. When unlocking, these flaps are retracted into the bolt body. The receiver and bolt groups are machined from steel castings, with many surfaces being mechanically unfinished. Lots of stampings also are used throughout the construction. The rifle is fed from detachable box magazines, which held 10 rounds. Each G.43/K.43 rifle had the dovetail, which can accept the telescope sight mount, in addition to the standard adjustable open sights.

--

M1 Garand (USA)


M1 Garand rifle - left side view


same rifle - right side view


M1D Garand sniper rifle


Close-up view on the receiver, bolt in closed position, charging handle and rear sight of the M1 Garand


M1 Garand stripped action; clearly seen are the magazine housing, operating rod and a part of the return spring behind the operating rod


.30-06 caliber ammunition in the 8-roun M1 clips


difference between original (left) and improved (right) Garand gas system (images from J. C. Garand patents)


Caliber: .30-06 (7.62x63 mm)
Action: Gas operated, rotating bolt
Overall length: 1103 mm
Barrel length: 610 mm
Weight: 4.32 kg
Feeding: non-detachable, clip-fed only magazine, 8 rounds


The story of the first semi-automatic rifle ever widely-adopted as a standard military arm began after the start of the First World War, when American inventor John C. Garand began to develop a semi-automatic (or self-loading) rifles. He worked at the government-owned Springfield armory and during the 1920s and early 1930 developed a number of design. Early rifles were built using somewhat rare system of the cartridge primer blowback, but due to some reasons this system was unsuitable for a military rifle, so he switched to the more common gas-operated system. He filed a patent for his semiautomatic, gas operated, clip-fed rifle in 1930, and received an US patent for his design late in 1932. This rifle was built around then-experimental .276 caliber (7mm) cartridge. At the same time, his rifle was tested by the US Military against its main competitor, a .276 caliber Pedersen rifle, and was eventually recommended for adoption by US Army early in the 1932. But a little bit later an US general MacArthur stated that the US Military should stick to the old .30-06 cartridge. Foreseeing that, Garand already had a variation of his design chambered for 30-06. Finally, at the 6th January, 1936, the Garands' rifle was adopted by the US Army as an "rifle, .30 caliber, M1". Early issue rifles, however, showed a quite poor characteristics, jamming way too often for a decent military arm, so a lot of noise was raised that eventually reached the US Congress. In the 1939, the major redesign was ordered, and Garand quickly redesigned a gas port system, which greatly improved the reliability. Almost all M1 rifles of the early issue were quickly rebuilt to adopt a new gas system, so very few "original" M1 Garand rifles survived to present days, and those are extremely expensive collectors items. When the USA entered the World War 2, the mass production of the M1 rifles was set at the Springfield armory and at the Winchester. During the war, both companies developed about 4 millions of M1 rifles, so M1 Garand is a most widely used semi-automatic rifle of the World War 2. During the war, M1 Garand proved itself as a reliable and powerful weapon. There were minor attempts to improve it during the war, but these did not left experimental stages, except for two sniper modifications, M1C and M1D. Both were approved for service in the 1945 and both featured a telescope sight which was off-set to the left due to the top-loading feature of the M1. After the end of the WW2 the production of the M1 in the USA was stopped, and some rifles and also licenses to built it were sold to other countries, such as Italy and Denmark. With the outbreak of the Korean war in 1950 the production of theM1 for US forces was resumed early in 1952. Rifles were manufactured at Springfield armory, and also at Harrington & Richardson Company (H&R) and International Harvester Company. Those companies manufactured M1s until the 1955, and Springfield Armory produced the Garands until 1956. With the official adoption of the new rifle and ammunition in 1957, M14 and 7.62x51mm NATO, respectively, for US service, the M1 rifle became obsolete. It was still used during the later years, however, due to the lack of M14 and M16 rifles, and saw some service during the early period of the Vietnam war. Later, many M1s were transferred to the US National Guard, used as a training weapons by US Army or sold to civilians as a military surplus. Few M1 are still used by all branches of the US Military as a ceremonial weapons. Other than USA, M1s were used by Italy (where these rifles were lately redesigned and rebuilt into 7.62mm BM-59 rifles). Denmark, France and some other countries. There also were attempts to rebarrel the M1 for 7.62mm cartridge in the USA and to adopt a detachable 20-rounds magazines from Browning BAR rifles, but these were less than successful and haven't seen any significant service.

M1 is a gas operated, magazine fed, semiautomatic rifle. Original M1 were using the gas, that was tapped from muzzle by the special muzzle extension, but this was proven unreliable, and since the 1939, M1 rifles were built with gas system that used a gas port, drilled in the barrel near the muzzle. The tapped gas was directed into the gas cylinder, located under the barrel, where it operated a long-stroke gas piston, integral with the operating rod. Long operating rod housed inside it a return spring, and ended with the extension, that carried a bolt operating groove at the left and a charging handle at the right. The groove was connected with the rotating bolt, located inside the receiver. Bolt had two locking lugs that locked into the receiver walls. When gun was fired, hot powder gases were led to the gas chamber and to the gas piston, that drove back the operating rod. The bolt operating grove, interacting with the stud on the bolt, rotated bolt to unlock it and then retracted it to commence the reloading cycle.

M1 was fed from the integral box magazine, which was probably the weakest point of the whole design. The magazine was fed using only the 8-rounds clips, which stayed inside the magazine until all 8 rounds were shot. As soon as the magazine (and clip) became empty, bolt was stopped at its rearward position by the bolt catch, and the empty clip was automatically ejected from the magazine with the distinctive sound. The main drawback of the system was that the clips could not be reloaded during the action, the only way to refill the magazine while it is not empty was to replace partially full clip with the full one.

M1 featured a wooden stock with separate handguards and a steel buttplate. The forwardmost part of the muzzle served as a bayonet mounting point. Sights of the M1 consisted of the front sight with dual protecting "wings", dovetailed into the gas block at the muzzle, and the adjustable peephole rear sights, built into the rear part of the receiver. Sniper versions (M1C and M1D) also featured scope mounts on the receiver, offset to the left from the axis of the rifle, so it was possible to load it with clips and also to use its iron sights with scope installed (in the case of the scope damage, for example).

There were some attempts to make a handier and more compact version of the M1 by shorting the barrel by some 6 inches (152 mm), with standard wooden or skeleton metallic buttstocks, but these attempts never left the experimental stages. Some short barreled "tankers" M1 rifles, appeared in the post-war period, are not the genuine designs, but the "sawed-off" variations of the standard "long" rifles.

M1 Carbine (USA)


US M1 carbine, left side


same M1 carbine, right side



M1A1 carbine, a "paratrooper" version with side-folding buttstock



M2 carbine, a select-fire modification with enlarged, 30-round magazine



.30 M1 carbine cartridge (left) shown next to 7.62x39mm Russian (center) and 5.56mm NATO (.223 Rem, right)


Caliber: .30 US Carbine (7.62x33 mm)
Action: Gas operated, rotating bolt
Overall length: 904 mm
Barrel length: 458 mm
Weight: 2.36 kg without magazine
Magazine capacity: 15 or 30 rounds


The M1 carbine is an interesting little weapon. The original request for a compact and lightweight shoulder arm to replace service handguns for second-line (non-fighting) troops was first issued by US Army in 1938. The idea behind this request was that a shoulder arm, such as carbine, firing ammunition of moderate power, will have more effective range and will be much simpler to train the users to fire it accurately, than the standard .45 caliber semi-automatic pistol or revolver. This request was probably the first recognition of the need in the Personal Defense Weapon in the modern sense. Request was shelved for some time and re-issued in 1940. It included the new cartridge of .30 caliber but of power far less than of US general issue .30-06 ammunition. The cartridge, officially named the "cartridge, ball, .30 caliber, M1", was developed by the Winchester company. It was a straight-case, rimless design with round-nose bullet weighting 110 grains (7.1 gram) and muzzle velocity of 1860 fps (~ 570 m/s). Muzzle energy was about 2 times more than of .45ACP pistol cartridge but still almost 3 times less than of .30-06 rifle cartridge. In the modern sense the .30 carbine cartridge can be called an "intermediate" but the lack of the muzzle energy and round nosed bullet limited the effective range to about 200 meters or so. Anyway, it had still much longer range than any pistol round of its time, along with moderate recoil. Many companies submitted their designs for US Army trials but the winner eventually became the Winchester. The design of the Winchester carbine is often contributed to the David "Carbine" Williams, who was the developer of the gas system. But, according to some sources, this carbine was born as a spare-time hunting carbine project of some engineers at Winchesters' workshop, and, when military request appeared, this design was resurrected and adopted for intended use. In any case, Winchester began to deliver its first carbines to the US Government in the July, 1942. Some other manufactures also were selected to produce the M1 carbines, such as Inland Manufacturing Division of the General Motors Corp., Underwood-Elliot-Fisher Co., Saginaw Steering Gear Division of the General Motors Corp., National Postal Meter Co., Quality Hardware & Machine Co., International Business Machines Corp (IBM), Standard Products Co. and Rock-Ola Co. During the period of 1942 - 1945 total of more than 6 millions of carbines were manufactured. Since 1944, the only companies still manufacturing M1 carbines were Winchester and Inland. After the end of the WW2 production continued for some time, and M1 carbine and its variations saw some serious action as a first-line weapon not only during the WW2, but also during Korean and early stages of Vietnam war. M1 carbines also were widely exported by US Government to numerous friendly nations, mostly in South-East Asia. M1 carbines saw limited use in the post-war West Germany and France. It should be also noted that M1 carbines are still manufactured by various small US companies for civilian sales, using both military surpulus and newly made parts. Large numbers of surpulus M1 carbines also were sold at the civilian markets in the post-war period.

In general, M1 Carbine was a really compact and handy weapon. It was lightweight and short enough to be more suitable for jungle combat, than a full-size battle rifles such as M1 Garand. It also offered relatively high practical rate of fire due to large-capacity, detachable magazines and low recoil. The M2 modification, which had a select-fire capability and a magazines of larger capacity (30 rounds, interchangeable with the older 15-round ones), could be described as an "almost an assault rifle" ("almost" is added due to the lack of effective range). Had Americans a little trouble to soup it up slightly in the terms of power and range, they could have a true assault rifle 20 years before they actually did, and probably with much less headache. But they did not, and M2 was manufactured in relatively small numbers and was mostly used during the Korean war. Another modification was the even more compact "paratrooper" version, M1A1, with side-folding metallic buttstock and a pistol grip. This version also was produced in limited numbers. The last modification was the M3, which originally appeared as an experimental prototype T3. It was no more than a M2 select-fire carbine, fitted with special mounts to accept night-vision sighting devices (IR sights). Intended use was as a short-range, night-time sniper rifle. M3 also was used in Korea and, probably, Vietnam.

It must be noted that during the war in Korea M1 carbines received some bad fame due to reliability problems in extremely low temperatures and also due to underpowered cartridge, which was sometimes unable to effectively penetrate the thick winter uniforms of North Korean and Chinese soldiers at extended ranges.

Technically, M1 Carbine is a gas operated, magazine fed, semi-automatic or select-fire (M2) short rifle. It uses the short-piston stroke gas operated action, designed by D. Williams. Gas piston is located under the middle of the barrel and has a travel of about 1/3 inch (8 mm). When gun is fired, the powder gases are bleed from the barrel into the gas chamber and propel the gas piston violently to the rear. The gas piston thus gives a sharp blow to the operating slide, which is located inside the stock and is linked to the rotating bolt, more or less similar to one found in M1 Garand rifle. The bolt has two forward lugs that locks into the receiver walls. The safety on all M1 carbines and variations is located at the front part of the triggerguard. On the earliest carbines the safety was in the form of the cross-bolt push-button but latter it was replaced by the lever-type switch, because in the heat of the combat the safety button was sometimes confused with magazine release button, located next to the safety. The fire mode selector on the M2 and M3 was located at the left side of the receiver. The cocking handle is permanently attached to the operating rod. Sights on the earlier M1 carbines had a flip-up rear diopter (peep-hole) with settings for 150 and 300 feets, and later rear sights were replaced by drift-adjustable diopter. Carbines were issued with sling and sometimes with additional pouch that was mounted on the buttstock and allowed to carry two spare magazines on the gun itself. All M1 carbines had provisions to mount a bayonet.

---

Mauser model 98 (Germany)


Mauser Gew. 98 - original model 1898 Mauser rifle


Mauser K98k - Mauser model 98 "Karbiner Kurz" (short carbine); this one was made in 1944


Mauser K98k - same 1944-made specimen, right side view


Top view on the K98k action. clearly seen are safety switch, extractor and stripper clip guides
("7 62" markings on the receiver ring mean that this particular specimen was rebarreled to the 7.62mm NATO / .308 Win cartridge)
image courtesy of DOC


View on the partially open K98k action, ready to feed another round
image courtesy of DOC


Famous model 98 bolt. Top - showing the "controlled feed ability", bottom - the bolt unit alone
image courtesy of DOC


Model 98 firing pin unit along with cocking piece and safety switch


Model 98 three positions safety, from LEFT to RIGHT: "safe and bolt locked"; "safe and bolt unlocked"; "fire"


7.92x57mm (also known as 7.9mm or 8mm Mauser) ammo on stripper clip


exploded view of the Mauser 98 action


data for Mauser K98k carbine (data for Gew.98 in parenthesizes)
Caliber: 7.92x57 mm Mauser in German service; many other chamberings in export models
Action: manually operated, rotating bolt
Overall length: 1101 mm (1250 mm)
Barrel length: 600 mm (740 mm)
Weight: 3.92 kg (4.09 kg)
Magazine capacity: 5 rounds in integral box magazine


Principio del formulario





Guns of the Mauser videotape

Here is the story of the single most important military shoulder arm in history.



Final del formulario

ATTENTION for Mauser owners: here's the Instruction manual (in English, Adobe PDF format) for Yugoslavian M48 Mauser rifle. This manual also will fit to most other Mauser Gew.98 derivatives.
This file is packed by WinZip and is about 250Kb in size
Right click this link and then select "Save target as" in the popup menu

TIP: If you do not have free Adobe Acrobat reader, get it here
TIP: If you need the WinZip utility, get it here

The Mauser company, established by the two Mauser brothers, established its reputation in firearms making in the last decades of the XIX century, and continued to build a very well thought-out and skillfully built firearms until the end of the World War 2. Some years after the WW2, the Mauser company was restored in the West Germany and continued to build firearms, but mostly a larger-caliber ones, like the aircraft cannons etc. But some of earlier Mauser works became the standards against which all others designs are judged, even after some 100 years after its introduction. One of such designs, is undoubtfully a Mauser model 1898 rifle, also known as Gew. 98 or simply G98 (G = Gewehr, rifle in German). This rifle was designed from the experience, gained on previous Mauser designs, and was first appeared in 1898 as a standard German army infantry rifle. It was carried by Germans through the First World war, along with carbine shortened version, known as K98 (or Kar-98, from Karbiner = carbine). In the 1904 Germans were first to introduce the new, "spitzer" bullet (with pointed tip, instead of the older blunt, round-shaped tip). New bullet had much better long-range ballistic, so all sights were regraduated for new ammunition.

During the interwar period this fine design was slightly altered to became the K98k - Karbiner Kurz, or short carbine - a somewhat shorter, lighter and handier version of the original one. This version appeared in 1935 and was manufactured until the 1945 in large numbers not only by Germans, but also in numerous countries, occupied by Germans. Many versions of this design also were licensed to other countries, which also used to build their own versions of the G98. Most famous of those "foreign Mausers" are Persian Mausers, Turkish Mausers, Czech VZ-24 Mausers, Yugoslavian Mausers and some others. The list of the vast variety of the Mauser-type versions could easily cover a number of pages, but, for the sake of compactness, I will describe only the basic, German model.

The model 98 rifle is a manually operated, magazine fed, bolt action rifle. The magazine and the bolt action are the two most famous features of the model 98. Magazine is a two-row, integral box, with quickly detachable floorplate. Magazine could be topped either with single rounds, by pushing rounds into the receiver top opening, or via the stripper clips. Each clip can hold 5 rounds, enough to fill the magazine, and is inserted into the clip guides, machined into the rear receiver bridge. After the loading, empty clip is ejected automatically when bolt is closed. Magazine could be unloaded by operating the bolt (safety must be in the middle position!) or by removing the magazine floorplate (not recommended).

Mauser bolt is a simple, extremely strong and well thought out design. The bolt has three locking lugs, two at the bolt head and one at the rear part of the bolt. The bolt handle is rigidly attached to the bolt body. On the original Gew 98 rifles it was straight and located horizontally when bolt was in the closed position. On the K98k the bolt handle was bent down, which allowed for more comfortable carrying and bolt operations. Bolt has a gas vent holes that are designed to move the hot gases away from the shooters face and into the magazine opening in the case of the cartridge case or primer rupture. Next famous feature of the model 98 bolt is a "controlled feed" extractor. Massive, non-rotating claw extractor was designed to engage the cartridge rim as soon as cartridge left the magazine, and held the cartridge case firmly until it was ejected by the ejector, fixed inside the receiver. Combined with a slight bolt retraction at the last stage of the bolt turn-open rotation, caused by the cammed surface on the rear receiver bridge, this resulted in very positive primary extraction. Model 98 is a striker-fired weapon. Striker is cocked when bolt is rotated to open, allowing for smoother forward bolt pull. The rear part of the striker is protruded from within the bolt, so state of the action (cocked or not) can be checked visually or even manually. The bolt group can be easily removed from the receiver simply by pulling out the bolt stop, located at the left wall of the receiver, and then by rotating and pulling the bolt out. The safety switch is located at the rear of the bolt and has three positions: in the left position (when looking from behind the rifle) it locks the sear and also locks the bolt in place, so it could not be rotated and opened. in the middle (raised) position it still locks the sear, but bolt is unlocked and could be operated, to load and unload the rifle; and in the right position, the rifle is ready to fire. Safety could be easily operated by the right thumb finger.

Model 98 rifle featured a one-piece wooden stock with semi-pistol grip. Gew 98 and Kar 98K differ not only in the length of the barrel and the front part of the stock - they also have different sling mountings. While Gew 98 has two sling swivels, the K98k has only one, forward swivel. Instead of the rear swivel there's a through cut in the buttstock, through which the sling is passed. Those rifles also have different rear sights: Gew 98 have a curved, tangent sight, while K98k has more modern, leaf type rear sight. Front sights are of open, barleycorn type, on some carbines with removable semi-circular front sight hoods.

Rifles Springfield M1903 M1903A1 M1903A3 M1903A4 (USA)


M1903 rifle made by Springfield armory in 1944 - left side (
image by Allan Blank)


M1903 rifle made by Springfield armory in 1944 - right side (
image by Allan Blank)


M1903 rifle made by Springfield armory in 1944 - top view on the receiver (
image by Allan Blank)
clearly seen are the stripper clips guide, magazine cut-off (bolt stop) and safety switch


M1903 Mark 1 rifle, modified for Pedersen device. the cut in the receiver wall is for ejection of the Pedersen spent cases


partial drawing of the M1903 Mark 1 with Pedersen device installed. Note the long magazine protruding from the rifle up and to the right, and enlarged bolt section of the Pedersen device.


M1903A3 made by Remington during the World War 2 - left side. note the straight grip stock


M1903A3 made by Remington during the World War 2 - right side.


another M1903A3 made by Remington during the World War 2 - right side. Note that this rifle has so called "C-stock" with semi-pistol grip


M1903A4 rifle - sniper version of the M1903A3 with C-stock and iron sights replaced by telescope


difference in rear sights design: left is M1903 tangent sight in raised (long range) position, right is the M1903A3 diopter sight


.30-06 M2 ball ammunition used in M1903 rifles

Caliber: .30-06
Action: manually operated, rotating bolt
Overall length: 1097mm
Barrel length: 610 mm
Weight: 3.94 kg
Magazine capacity: 5 rounds


The story of the "US Rifle, .30 caliber, M1903", otherwise known as a Springfield M1903, began late in XIX century, when US troops, engaged in the Spanish - American war found their bolt-action, .30 caliber Krags and .45 caliber single-shot Springfield "trap-doors" far inferior to the bolt-action Mausers, used by Mexican troops. It was soon discovered that more powerful and fast-firing rifle is required. The Krag rifles were too weak for ammunition desired by US Army authorities, and lacked some vital features, such as clip-loading, so in 1900 the state-owned Springfield armory was set up to build a new rifle, based on the battle-proven Mauser design. Springfield entered into negotiations with Mauser company and finally acquired the rights for Mauser bolt action for amount of US $200 000. At the same time, new ammunition was designed for the new rifle. It was a powerful, rimless cartridge that fired round-nosed jacketed bullet of 220 grains (14.2 g) at muzzle velocity of approximately 2300 fps (670 m/s) - about 300 fps (100 m/s) faster, than older .30-40 (Krag) cartridge did, resulting in 13% increase in muzzle energy. Both new cartridge and a new rifle were initially adopted in 1903, as a "US Rifle, .30 caliber, M1903", and a "cartridge, ball, .30 caliber, M1903", or .30-'03. Initial design featured a spike bayonet, but it was disliked by the president Theodore Roosevelt personally, so rifle was sent back to factory for redesign. With this design, Americans also adopted an idea of the common "short" rifle, originally invented by British wit their SMLE in 1904. This "short" rifle was equally suitable for both infantry and mounted troops. In the meantime, Germans introduced their "spitzer" bullet design - a relatively light bullet with point-shaped nose and better long-range ballistics, so, following the trend, US designers redesigned their newest .30-'03 cartridge to accept new bullet, weighting 150 grains (9.7 g) with the muzzle velocity of of approx. 2900 fps (880 m/s). This round was adopted as a "cartridge, ball, .30 caliber, Model of 1906", or, simply, a ".30-06". New rifle was re-fitted with sights regraduated for new cartridge, and was issued to US troops, but with the outbreak of the First World war it was soon discovered that US has insufficient numbers of M1903s to arm their expeditionary corps in Europe. US Army quickly adopted a Model 1917 rifle - Enfield pattern 1914 rifle redesigned from .303 British to .30-06, but this is another story. The M1903 rifles were manufactured by the state-owned Springfield armory and a Rock Island armory. Some early made (prior to ca. 1918) M1903 rifles were known by fragile receivers due to improper heat treatment, but the problem was soon cured by the introduction of the new steel treatment process.

During the interwar period, there was little development in M1903. In 1929, US adopted a modified pattern M1903A1, which was no more than the basic design with different type of stock, with semi-pistol grip instead of the straight, English-style grip. Few M1903A1 were made, however. With the outbreak of the Second World War US army again found itself short of rifles, and while the standard US rifle was already a semi-automatic Garand M1, it was decided that it must be supplemented by simpler and cheaper bolt-action rifle. The Remington Arms company was set up to create a simplified for wartime production variant of the M1903. Adopted in 1942, the M1903A3 rifles featured a number of parts made by stamping instead of machining, receiver-mounted peep-hole sights instead of the leaf-type tangent sights, and, on some rifles, A1 type stocks with semi-pistol grips (so called C-stocks). Some M1903A3 rifles were also fitted with 2 groove barrels instead of the more common 4 groove barrels. M1903A3 rifles were manufactured by the Remington Arms and a Smith-Corona Typewriters. The M1903A4 sniper rifles, manufactured by the Remington Arms co, were no more than factory 'accurized' M1903A3s with open iron sights replaced by telescope optical sights. This was probably the longest living version of the M1903, being used by the US troops until 1960s as a sniper rifles.

There were also two more offsprings of the M1903 family. First was the M1903 Mark 1 rifle, developed during the Word War One by US engineer and designer Pedersen. This was not less than a conversion of the manually-operated rifle into the magazine-fed, semi-automatic rifle. Standard M1903s were altered to accept a so called Pedersen device, officially know as a "US pistol, semi-automatic, .30 caliber, M1918". This device was inserted into the modified M1903 action instead of the standard bolt, and featured a semi-automatic action with box magazine, that fired a specially-designed .30 caliber (7.62mm) straight-wall cartridges of relatively low power, allowing to every soldier equipped with modified M1903 to fire rapidly from the hip while advancing onto the enemy positions. The device was fed from 40 rounds magazines, and required an ejection port to be cut in the left wall of the receiver. The Pedersen device was later found ineffective and with numerous drawbacks, and in 1920s almost all "M1918 pistols" were scrapped and Mark 1 rifles converted to the standard pattern.

Second variation was the M1903A2, which was, basically, not a rifle, but a barreled action with mountings, intended to be inserted into and fired from the gun barrels for low-cost, short-range training. Initially intended for 3" (76mm) coast guns, this device was later adopted for numerous other large guns.

The M1903 rifle is a manually operated, rotating bolt,. magazine fed rifle. The action of the M1903 represents the modified Mauser action, with dual front lugs, that locked into the receiver, and an additional lug at the rear of the bolt, but unlike the Mauser design, on M1903 the rear lug was located horizontally on the bolt when bolt was closed, or in straight up position when bolt was unlocked. This required a split-bridge at the rear part of the receiver. The bolt handle was bent down and located at the rear of the bolt. The Mauser-type non-rotating extractor was used. On the left side of the receiver there was a magazine cut-off in the form of the bolt stop switch. This switch, when engaged, limited the bolt travel so the spent case still could be extracted but the new cartridge cannot be feed from the magazine, thus converting the rifle to the single shots. The safety was also of Mauser type, located at the rear of the bolt. The M1903 was a striker fired design, with cocking on the bolt open, and a firing pin knob protruding behind the bolt, so the action state could be easily checked manually or visually if it is cocked or not.

The box magazine was integral to the action and held 5 rounds in the staggered order. Magazine could be filled with single rounds or by using the 5-rounds stripper clips, which were inserted into the clip slots, machined into the receiver bridge.

The iron sights of the M1903 consisted of the blade front sight and a barrel-mounted tangent-type leaf rear sights. On the M1903A3 the rear sights were replaced by the peep-hole (diopter) sights, mounted on the receiver bridge, and M1903A4 sniper rifles had no open sights at all, instead these rifles were equipped with M73B1 2.5X telescopic sights (commercially known as a Weaver model 330).

The wooden one-piece stock with upper handguard has a distinctive shape. Most of the M1903 and some of the M1903A3 and M1903A4 rifles featured stocks with straight grips, while M1903A1 and some M1903A3 and M1903A4 were equipped with C-stocks with semi-pistol grips.

Mosin-Nagant M1891 1891/10 1891/30 M1938 M1944 (Russia / USSR)


original Mosin-Nagant rifle of 1891: Infantry rifle top, Dragoon rifle bottom


Mosin-Nagant rifle model of 1891-1910


Mosin-Nagant rifle model of 1891-1930


Mosin-Nagant carbine model of 1938


Mosin-Nagant carbine model of 1944. Note that the bayonet is in folded position


M 1891-30 Sniper rifle


View on the receiver area of the M 1891-30


standard spike bayonet of the Mosin-Nagant rifle


7.62x54mm R ammunition. At the left - a loaded stripper clip;
at the right, from top to bottom: original 7.62x54mm R cartridge of 1891 and two post-1908 cartridges (middle with steel case, bottom with brass case)






M1891 and M91/10 infantry rifle
M1891 and M91/10 Dragoon rifle
M1891/30
M1891/38
M1891/44
Caliber

7.62x54mm R
Action

manual operated, rotating bolt
Overall length

1306 mm
1738 mm with bayonet

1234 mm
1666 mm with bayonet

1234 mm
1666 mm with bayonet

1020 mm
1020 mm
Barrel length

800 mm
730 mm
730 mm
510 mm
510 mm
Weight

4.22 kg
4.6 kg with bayonet

3.9 kg
4.28 kg with bayonet

3.8 kg
4.18 kg with bayonet

3.45 kg

~3.9 kg with non-detachable bayonet

Magazine capacity

5 rounds in integral magazine



ATTENTION here's the Instruction manual (in English, Adobe PDF format) for Soviet M-N rifles, which was published by the US Ordnance Corps in 1954. It also will be useful for Mosin-Nagant rifles made in Finland & Poland.

This file is packed by WinZip and is about 1 Mb in size
Right click this link and then select "Save target as" in the popup menu

TIP: If you do not have free Adobe Acrobat reader, get it here
TIP: If you need the WinZip utility, get it here

The Mosin-Nagant rifle, known in the Russia as a "Vintovka Mosina" (Mosin Rifle), was developed under the government commission in the late 1880s and early 1890s, and was officially adopted for service by the Russian Tsar in 1891 as a "Trechlineynaja vintovka obraztsa 1891 goda" (three-line rifle, system 1891; three line means caliber of three lines; one line is an 0.1 inch, so it's an .30 inch, or 7.62mm). Along with the rifle, a new, small-caliber cartridge was adopted. This cartridge had a rimmed, bottlenecked case and a jacketed, blunt nose bullet. The rimmed case design, which at that time already started to became obsolescent, was inspired by the low level of the Russian arms industry, and also as intention to keep the price of the rifle as low as possible, since the rimmed case, which headspaces on rim, allows for much looser chamber dimensions, unlike the rimless ones, which required headspacing on the case shoulders, so chambers must be machined much more precisely (that means - on better machinery and for much money). This decision, while probably worked as a savings measure, caused a major PITA for Russian small arms designer, since for different purposes this obsolete, rimmed cartridge is kept in general service with Russian army for more than 110 years!

The history of the development of M1891 rifle is somewhat shady and controversial. During the official trials, two designs were selected for final - one by Russian army captain Mosin, and another, by the Belgian designer Nagant. Final design, adopted by the Commission, utilized features from both, and Leon Nagant was paid for his part for some very serious amount of money. Mosin received a rank promotion and worked on the Sestroretsk arsenal, trying to set this rifle for production. The exact amount of influence of each designer is still unclear for me, so at this moment I'll leave this for further research.

Since the Russian arms industry was not ready to produce this rifle at the moment of adoption, the first batches of the M1891 rifle were purchased from Chatelleraut Arms factory of France, and a full-scale local production began only in 1894 - 1895 at two major Russian state arms factories, at Izhevsk and Tula. Foreign contractors were used once again to manufacture this rifle in 1916 and 1917, during the First World War, when Russia was in desperate need fort more rifles. Contracts were signed with two major American companies, Remington and Westinghouse, which manufactured large numbers of the improved pattern M1891/10 rifle. During the local clashes and revolutions in 1917 most of these rifles were not delivered to the Russian government and later were used in USA for training and sold for civilians. Russian production of this rifle continued until the 1948 or so, when the machinery was sold to Poland. The Mosin rifle in different variations was a standard military arm of the Russian and Red army for some 60 years, and also was adopted and used by China, Finland, Hungary, Poland, North Korea and some other countries. It is still popular in Russia as a civilian, hunting rifle, due to relatively low prices and a readily available ammunition.

The M1891 rifle was originally issued in three versions: Infantry rifle, Dragoon rifle and a Cossack rifle. Two latter were intended, obviously, for issue to cavalry units. The Infantry rifle was a standard, long rifle issued with bayonet. Dragoon rifle was slightly shorter and with different sling mountings, and also was issued with bayonet. Cossack rifle was similar to Dragoon one, but issued without the bayonet. Original pattern rifles are easily distinguishable by the lack of the upper handguard. Circa 1894 the pattern was slightly changed by addition of the upper wooden handguards, and rifles remained unchanged until the 1908, when new type cartridge was adopted. This cartridge featured the pointed jacketed bullet with better ballistics, so new type rear sights were adopted. Other minor changes introduced in this pattern were: different handguard bands, sling swivels were replaced by cut-through holes with steel surroundings. This rifle was standardized as in 1910 as a Model 1891/1910 and was used by the Russian army (in all three flavors) through the First World war and later through the Russian Civil war. Since 1923 Red Army decided to abandon all but the Dragoon rifles of 1891/1910 pattern, so production of the Infantry and Cossack rifles was ceased. In the 1930 Red Army adopted next pattern of the Mosin rifle, obviously called the M1891/30. The M1891/30 rifle was an upgrade, but only slight. New sights were installed, that were graduated in meters instead of older 'arshins' (arshin - old Russian measure of length, circa 71 cm). New bayonet mount, more rigid, was adopted. New handguard bands used. Improved cleaning rod fixture was applied to the stock. In all other respects this rifle was similar to older patterns. In 1938, Red Army finally adopted a carbine version, called M1938, which was shorter, lighter and much more handier than a basic rifle. M1938 carbine was issued without a bayonet. During the Second World War, a new pattern of carbine, called M1944, was adopted as a main service rifle, that replaced both M1938 carbines and M1891/30 rifles in production. M1944 carbine was similar to M1938 except that it featured non-detachable, side folding, spike bayonet with "+"-like cross-section.

The Mosin-Nagant rifle was relatively modern when it was first introduced, but continuous trend for "economy solutions" and minimal possible upgrades lead to the outdated and not too comfortable weapon by the standards of the first half of the XX century. The positive aspects of the Mosin rifles were the reliability and simplicity of both manufacture and service - a paramount for generally poorly trained, low-educated and poorly funded Russian army. This rifle also offered a decent ballistics and an acceptable accuracy, it was even used as a sniper weapon with the addition of the telescope sight and some minor modifications. But, on the other side, this rifle had some serious drawbacks. First of all, in all patterns prior to M1938 and except for Cossack rifles, all rifles were intended to be carried and shoot only with the bayonet attached. This caused the already long rifle to be almost as long as an average mans' height, awkward to maneuver and carry, especially in the woods and trenches. All rifles were zeroed in with the bayonet in place, so removal of the bayonet seriously affected the point of impact and effectively required the rifle to be re-zeroed. Original pattern bayonet mounts were prone to loose during the time, decreasing the accuracy. The horizontal bolt handle was short by necessity, so, in the case of the cartridge case stuck in the chamber this required a lot of strength to extract it. Horizontal bolt handle also was uncomfortable to carry and slower to reload, than bent down handle, which appeared only on the sniper versions. Safety switch, while very simple in construction, was uncomfortable to operate and required the rifle to be removed from the shoulder to apply or disengage the safety. Overall, this was somewhat typical example of the Russian mass produced weapon - cheap, simple, reliable and adequate for intended mission - but that's all.

The Mosin-Nagant rifle is a bolt operated, magazine fed rifle. It used an integral, single stack magazine, loaded from the clip chargers, with capacity for 5 rounds. Magazine protruded below the stock just ahead of the triggerguard, and had a hinged floorplate, used to unload magazine at once and to clean it. Due to the single stack design and a lack of the feed lips, a special device - second-round cutoff, was built into the magazine, to avoid double feeds. On early pattern rifles this device also worked as an ejector, but since the M1891/30 model, a separate ejector was introduced. Rotating bolt featured the dual frontal locking lugs that were located horizontally when bolt was locked. Rifle is striker-fired, striker was cocked on the bolt open action. Safety was incorporated into the bolt and locked the striker. It was applied by pulling out and rotating a knurled cap at the rear of the bolt. To disengage the safety, reverse operation was required. The bolt could be removed from the receiver without any tools, simply by pulling bolt to the open, then depressing the trigger and removing the bolt. It could be further disassembled without any other tools and contained very few parts. Original spike shaped bayonets featured a rectangular cross-section and a point shaped as a flat screwdriver, so it could be used to as a disassembly tool when removed from the gun. Bayonet was always carried in the battle-ready position. Some late pattern bayonet mountings featured a front sight protection hoods. All bayonets were attached directly to the barrel. Stocks were usually made from birch, except for American-made M1891/10 rifles, that featured an walnut stocks and were thus slightly heavier.

Sniper rifles, based on the M1891/30 rifles, hand-picked for accuracy, were issued with scope mounts on the left side of the receiver and with bolt handles bent down.

Kalashnikov AK-47 and AKM assault rifles (USSR)


KalashnikovAK (the original AK-47 with combination stamped / milled receiver)


Modified AK (1955 manufacture), with machined receiver. Note the distinctive machined cuts above and forward of the magazine well.



Automat Kalashnikova Modernized - AKM assault rifle, with the multipurpose bayonet-knife. Note that the stamped receiver has small indents above the magazine instead of the machined cuts on the earlier AK models.



AKMS - AKM with folding buttstock



AKM with GP-25 40mm underbarrel grenade launcher



Click here to see AKM cutout view (JPEG, 69 Kb)

Caliber 7.62x39 mm
Action: Gas operated, rotating bolt with 2 lugs
Overall length: 870 mm
Barrel length: 415 mm
Weight, with empty magazine: AK 4,3 kg; AKM 3,14 kg
Magazine capacity 30 rounds (40 rounds box magazines and 75 rounds drums from RPK also may be used)
Cyclic rate of fire 600 rounds per minute
Maximum effective range: about 400 meters


The Kalashnikov assault rifle, also known as the AK-47 (Avtomat Kalashnikova - 47, Kalashnikov automatic rifle, model of 1947), and its derivatives, also known under the common name of AK, is the most prolific small arm of the 2nd half of the XX century. It had been and still is (in more or less modified forms) manufactured in dozens of countries, and used in hundreds of countries and conflicts since its introduction. The total number of the AK-type rifles made worldwide during the last 50 years is estimated at 90+ millions. This is a true legendary weapon, known for its extreme ruggedness, simplicity of operation and maintenance, and unsurpassed reliability even in worst conditions possible. It is used not only as a military weapon, but also as a platform for numerous sporting civilian rifles and shotguns (see Saiga semiautomatic shotguns, for example). The AK is an amalgam of previously known features and solutions, combined in the most effective way. The effectiveness, however, depends on the criteria used to measure it, and the key criteria for any and every Soviet and Russian military arm are: Reliability, Simplicity of operation and maintenance, Suitability for mass production. There never was any significant demand for good ergonomics or superb accuracy, though. In general, the AK can be described as an ideal small arm for the past war (the Second World War). Obviously, it's not a surprise - AK incorporated most lessons learned the hard way during that war.

The official story of the AK says that the sergeant Mikhail Kalashnikov, being in hospital after the wound, began to develop various small arms during the World War 2. Circa 1944 he was assigned to the Izhevsk Machinebuilding Plant (IZHMASH), where in 1944 he developed a semi-automatic, gas-operated carbine. Starting with this design, during 1945 and 1946 he developed an assault rifle that he submitted for official Soviet Army trials in 1946. During the 1946 and early 1947 he redesigned his initial rifle and submitted it to the second trials, held in 1947. The latter design was found superior to the rivals and was consequently adopted in 1949 as the "7,62mm Automat Kalashnikova, obraztsa 1947 goda" (7.62mm Kalashnikov automatic rifle, model of 1947). After extensive field trials it was slightly modified in 1951, but retained the same name. Along with the basic version, a folding butt version had been developed for paratroop forces, and it was named AKS.

By the 1959 the AK was modified again, this time more extensively, and was consequently adopted (after trials) as the AKM (Avtomat Kalashnikova Modernizirovannyj - Kalashnikov Automatic rifle, Modified). The key changes were the introduction of the stamped receiver instead of the milled one, and improved trigger/hammer unit, that introduced a hammer release delay device (often incorrectly referred as a rate reducer). Other changes were the redesigned, slightly raised buttstock and the pistol grip, and the addition of the removable muzzle flip compensator. This spoon-like compensator is screwed onto the muzzle and used the muzzle blast to reduce muzzle climb during the burst fire. The compensator could be replaced by the screw-on "PBS-1 noiseless firing device", generally known as a silencer. This silencer required a special, sub-sonic ammunition with heavier bullets to be used. Another change from AK to AKM was a slightly improved rear sight, with settings from 100 to 1000 (instead of the 800 on AK) meters. Both 800 and 1000 meters, however, are way too optimistic for any practical use, since the effective fire is limited roughly to 300-400 meters, if not less.

In the 1974, Soviet Army officially adopted the 5.45mm ammunition and the appropriately chambered AK-74 assault rifle as its new standard shoulder arm. The AKM, however, was never officially removed from service, and is still in Russian army stocks. many non-infantry units of the Russian Army are still armed with 1960s vintage AKM assault rifles. There's also an increasing interest in the 7.62mm weapons since many troops were disappointed by the effectiveness of the 5.45mm ammo during the local conflicts in the 1990s. Some Russian special forces troops (mostly police and Internal Affairs Ministry), currently operating in Chechnya, are using the venerable 7.62mm AKM rifles.

The AK and AKM rifles also were widely exported to the pro-Soviet countries and regimes all around the world. Manufacturing licenses along with all necessary technical data packages were transferred to many Warsaw Pact countries (Bulgaria, East Germany, Hungary, Romania, Yugoslavia) and to some other Communist countries, like China and North Korea. Some non-communist, but friendly countries, like the Egypt, Finland and Iraq, also received these licenses. The AK is the only firearm ever that was depicted on the national flag - the Mozambique flag features a distinctive silhouette of the Kalashnikov rifle.

At the present time almost all manufacturers of the AK-type weapons ceased the production of the 7.62mm assault rifles for the military use (except probably for the newest AK-103, made in limited numbers by the IZHMASH in Russia). On the other hand, production of the semi-automatic only civilian AK derivatives is continued in many countries, including Russia, Bulgaria, Romania, China and some others.

Technical description for the AKM assault rifle:
The AKM is a gas operated, selective fire assault rifle.


The gas operated action has a massive bolt carrier with a permanently attached long stroke gas piston. The gas chamber is located above the barrel. The bolt carrier rides on the two rails, machined in the receiver, with the significant clearances between the moving and stationary parts, which allows the gun to operate even when its interior is severely fouled with sand or mud. The rotating bolt has two massive lugs that lock into the receiver. Bolt is so designed that on the unlocking rotation it also makes a primary extraction movement to the fired case. This results in very positive and reliable extraction even with dirty chamber and cases. The rotation of the bolt is ensured by the curved cam track, machined in the bolt carrier, and by the appropriate stud on the bolt itself. The return spring and a spring guide are located behind the gas piston and are partially hidden in its hollow rear part when bolt is in battery. The return spring base also serves as a receiver cover lock. The cocking handle is permanently attached to the bolt carrier (in fact, it forms a single machined steel unit with carrier), and does reciprocate when gun is fired.

The receiver of the AKM is made from the stamped sheet steel, with machined steel inserts riveted into the place where required. Earliest AK-47 receivers were also made from the stamped and machined parts, riveted together, but this soon proved to be unsatisfactory, and most of the AK (pre-1959) rifles were made with completely machined receivers. The receiver cover is a stamped sheet metal part, with stamped strengthening ribs found on the AKM covers.

The relatively simple trigger/hammer mechanism is loosely based on the 1900's period Browning deigns (much like the most other modern assault rifles), and features a hammer with two sears - one main, mounted on the trigger extension, and one for the semi-automatic fire, that intercepts the hammer in the cocking position after the shot is fired and until the trigger is released. Additional auto sear is used to release the hammer in full auto mode. The AKM trigger unit also featured a hammer release delay device, which is served to delay the hammer release in the full auto fire by few microseconds. This does not affects the cyclic rate of fire, but allows the bolt group to settle in the forwardmost position after returning into the battery. The combined safety - fire selector switch of distinctive shape is located on the right side of the receiver. In the "Safe" position (topmost) it locks the bolt group and the trigger, and also served as a dust cover. The middle position is for automatic fire, and the bottom position is for single shots. The safety / fire selector switch is considered by many as the main drawback of the whole AK design, which is not cured in the most of derivatives until now. It is slow, uncomfortable and sometimes stiff to operate (especially when wearing gloves or mittens), and, when actuated, produces a loud and distinctive click. There's no bolt stop device, and the bolt always goes forward when the last shot from the magazine is fired.

AKM is fed from the 30 rounds, stamped steel magazines of heavy, but robust design. Early AK magazines were of slab-sided design, but the more common AKM magazines featured additional stamped ribs on the sides. Positive magazine catch is located just ahead of the trigger guard and solidly locks the magazine into the place. Insertion and the removal of the magazine requires slight rotation of the magazine around its front top corner, that has a solid locking lug. If available and required, a 40 round box magazines of similar design, or the 75 rounds drums (both from the RPK light machine gun) can be used. Late in production plastic magazines of the distinctive reddish color were introduced.

AKM rifles were issued with wooden stocks and pistol handles. Late production AKM rifles had a plastic pistol grip instead of wooden one. The wooden buttstock has a steel buttplate with mousetrap cover, that covers the accessory container in the butt. The AK buttstock are more swept-down than the AKM ones. The folding stock version had been developed for the airborne troops and its had an underfolding steel shoulder stock. These modifications of the AK and AKM were designated the AKS and AKMS, respectively. AK were issued with the detachable knife-bayonets, and the AKM introduced a new pattern of the shorter, multipurpose knife-bayonet, which can be used in conjunction with its sheath to form a wire-cutter. All AK and AKM rifles were issued with the canvas carrying slings.

The sights of the AKM consist of the hooded front post and the U-notch open rear. Sights are graduated from 100 to 1000 (800 on AK) meters, with an additional "fixed" battle setting that can be used for all ranges up to 300 meters.

AKM rifles also can be fitted with the 40mm GP-25 grenade launchers, that are mounted under the forend and the barrel. Grenade launchers had its own sights on the left side of the unit.









Hartm/Pavichenk está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-sep-2004, 21:28   #22
Hartm/Pavichenk
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Hartm/Pavichenk
 
Sep 2004 | 57 Mens.
Ametralladora pesada de 12,7 mm. (1938)



Nacionalidad: Unión Soviética
Dimensiones: 1,58 m. longitud total
Peso: 35,5 kg.






La primera ametralladora soviética construida en serie, fue el armamento estándar durante toda la II Guerra Mundial. Funcionaba por toma de gases y llevaba refrigeración por agua. El soporte de dos ruedas pesaba 117 kg., y la alimentación de la munición era mediante una cinta metálica con 50 cartuchos. La cadencia de tiro estaba entre 540 y 600 disparos por minuto.



Bergmann MP 34





Nacionalidad: Alemania
Dimensiones: 840 mm. longitud total; 200 mm. longitud del cañón
Peso: 4,5 kg.
Velocidad: 365 m/sg.
Calibre: 9 Parabellum






El Bergmann MP 34 se deriva directamente del modelo MP 38 utlizado por las fuerzas franquistas durante la guerra civil española, diferenciándose principalmente en el sistema de armamento del obturador. Para armar el MP 38, se echaba hacia atrás la palanca de armamento como en casi todos los mitra; en el MP 34, sin embargo, había al final del castillo una palanca de armamento de tipo giratorio corredera idéntica a la que utilizaban casi todos los fusiles de cadena. La ventaja de este sistema de armamento era que en el castillo no había ni cortes ni fresaduras en las que se pudiera almacenar el polvo. El cargador tenía una capacidad para 32 cartuchos. La cadencia de tiro del arma era de 650 disparos por minuto.

Browning M-2, ametralladora



Nacionalidad: Estados Unidos
Dimensiones: 1,64 m. longitud total
Peso: 37 kg.
Calibre: 12,7 mm






Ametralladora pesada norteamericana, funcionaba por retroceso e incorporaba un cañón pesado para conseguir un mayor enfriamiento por aire incluso durante largos periodos de tiro. Su manejo era excelente, hasta el punto que permitía ser utilizada tanto como arma de infantería como antiaérea. Alimentada mediante una cinta metálica que portaba los cartuchos, estos se organizaban en secciones de 100 disparos. La velocidad de tiro era de 450 disparos por minuto.

Enfield nº 4 Mk 1 Fusil



Nacionalidad: Gran Bretaña
Fecha: 1939
Dimensiones: Longitud total: 1.129 mm.; largo del cañón: 640 mm.
Peso: 4,14 kg.
Calibre: 7,7 mm.






En producción desde 1939, el Enfield nº 4 Mk 1 está considerado todavía hoy como uno de los mejores fusiles militares de repetición ordinaria. Extremadamente fiable incluso en condiciones difíciles de utilización, de fácil mantenimiento, se demostró un fusil equilibrado y preciso incluso después de un uso prolongado. Algunos modelos, "de ciego", podían ir equipados con mira telescópica. Estos modelos, denominados Nº 4 Mk 1 (T), se seleccionaban de entre los que salían de la cadena de producción para ser ensamblados posteriormente por Holland & Holland. El Enfield Nº 4 llevaba un cargador de 10 cartuchos, y la velocidad en la boca del arma era de 751 m/sg. Al terminar el primer conflicto mundial, el British War Office Small Arms Commitee, analizados los defectos y las carencias del SMLE N°1 Mk III, decidió reemplazarlo con una nueva arma; sin embargo, las opiniones en el interior del Comité eran dispares: algunos optaban por un fusil semiautomático, otros preferían un fusil manual de obturador giratorio-corredero y otros, los más conservadores, sostenían que el fusil en dotación era óptimo y podía permanecer todavía durante un tiempo. En una cosa estaban todos de acuerdo: el calibre tenía que permanecer invariable y las posibles reducciones, ya estudiadas en los años anteriores al estallido de la Gran Guerra, tenían que ser arrinconadas. Después de varias discusiones, que duraron varios meses, se decidió que una de las mayores carencias del fusil Mk III era el taco de mira, que estaba demasiado adelante y se hacía difícil apuntar, por lo que se aconsejó retirarlo hacia el puente de cargamento y sustituirlo con una mira óptica. Como base de partida para el nuevo fusil se decidió utilizar el viejo modelo, elección motivada sobre todo por las restricciones económicas, por lo que la nueva arma tenía que fabricarse con el mínimo gasto y en tiempos muy breves. El resultado de años de búsqueda fue el N°1 Mk IV, que en relación con el viejo modelo tenía un cañón más pesado, lo que limitaba las vibraciones, aumentando consecuentemente la precisión; la boquilla se redujo en sus dimensiones para disminuir el peso en el vuelo, y la parte terminal del cañón se dejó expuesta y dotada de tendones para poder colocar una bayoneta tipo calza. En las aletas de protección de la mira se realizaron unas aperturas laterales para que se pudiera apuntar con más facilidad; en el taco de mira óptico se hicieron dos orificios, uno fijo, tarado a 400 metros, con la función de taco de combate, y el otro, con movimiento y regulación micrométrica en altura para tiros de precisión. Las primeras pruebas dieron muy malos resultados: disparando con la bayoneta montada, el punto de impacto se bajaba unos veinte centímetros y la diana resultaba dispersa en vertical. Después de un análisis de los motivos que producía este tipo de resultados, se llegó a la conclusión de que la causa de esta dispersión se debía al tipo de obturador, por lo que fue necesario rediseñar la acción, haciéndola más compacta y robusta, eliminando algunas partes consideradas inútiles y aumentando el refuerzo lateral, de forma que se eliminara la torsión provocada por el disparo. Además hubo que volver a tarar las máquinas destinadas a la elaboración de la madera en la zona en donde se producía el anclaje de la acción, de forma que el acoplamiento de la culata con el asta fuera más preciso. En 1926, con la redenominación y recatalogación de todas las armas, el fusil fue definitivamente aprobado con el nombre de N° 4 Mk I; sin embargo, tuvieron que pasar otros cinco años antes de que el arsenal de Enfield consiguiera producir 1.000 armas destinadas a las tropas, siendo necesario el estallido de la Segunda Guerra Mundial para que el gobierno inglés desembolsara los fondos necesarios para comenzar la producción en serie. Al principio, el fusil tenía el ánima del cañón con 5 estrías de giro hacia la izquierda con paso de 10 pulgadas; sin embargo, posteriormente, se produjeron también otros modelos con seis y dos estrías; estos últimos resultaron muy malos, sobre todo por lo que se refiere a la precisión. Inicialmente la culata estaba realizada utilizando madera de avellano; posteriormente, por motivos económicos y de abastecimiento, se utilizaron también otras maderas de calidad inferior. Los primeros fusiles se realizaron en el arsenal de Enfield, el cual, al estallar la guerra, fue absorbido por la producción de Bren, Sten y revólveres cal.38, por lo que la fabricación de los N°4 Mk I fue desviada a otras fábricas, entre ellas la B.S.A. y sus coasociadas Shirley, Maltby y Fazacheley. Para no tener que adiestrar a nuevos operarios en la producción del fusil, muchos de ellos se trasladaron de la fábrica de Enfield a las nuevas plantas para poder instruir a su vez al personal. Los fusiles, además de en Inglaterra, se realizaron también en régimen de "Lend and Lease", es decir, alquiler y préstamo, en la Long Branch, en Canadá, y en la Savage, en los Estados Unidos. Más allá del océano, por motivos claramente vinculados con los costes de producción, nació un nuevo modelo denominado N° 4 Mk I, el cual se diferenciaba del proyecto original en el sistema de liberación del obturador. En lugar de tener una palanca de recorrido hasta el fondo que liberaba la cabeza del obturador de la rueda permitiendo la rotación y la consiguiente extracción, se realizó un orificio a un cuarto de giro de la rueda de forma que pudiera entrar la cabeza. Esta solución permitía ahorrar tiempo y material durante la elaboración. Otro punto de vital importancia retocado por algunos arsenales fue el taco de mira: en el proyecto original, el alza para el tiro de precisión era de tipo micrométrico, controlado mediante un tornillo sin fin; posteriormente se sustituyó por uno de cursor con hoja corredera sujeto mediante una palanca de disparo que permitía la retención cada 100 yardas. Finalmente, los arsenales de Long Branch decidieron utilizar un taco de mira en forma de "L" con dos orificios fijos, uno para el tiro a 400 yardas y otro a 600 yardas, haciendo la puntería extremadamente imprecisa, elemento de poca importancia en los fusiles que se realizaban más allá del océano, ya que utilizaban cañones de tan solo dos estrías con un orificio en el ánima muy grueso y de diámetro incorrecto. Otros puntos de intervención fueron las aletas de protección de la mira, al principio de metal forjado, posteriormente sustituido por un trozo de hoja impresa. Estos dos elementos se denominaron respectivamente Mk I y Mk II. Después de transcurridos los primeros meses de guerra, aumentó notablemente la demanda de fusiles para tiradores de élite. De dichas armas había bastante carencia en los arsenales, por lo que la comisión especial encargada del desarrollo de las armas decidió desarrollar una nueva arma de ciego utilizando como base de partida el N°- 4 Mk I para así eliminar todos los problemas logísticos unidos al abastecimiento de piezas de recambio. Como óptica para el nuevo fusil se decidió adoptar un anteojo realizado de forma experimental para ser utilizado en la ametralladora Bren. Después de un par de años de estudio, el 7 de diciembre de 1941, el fusil estaba listo para ser entregado en dotación a la tropa; el anteojo utilizado se denominó N° 32 Mk I, producido por Vickers de York. La óptica del fusil tenía dos tambores de regulación, uno para el alza y otro para la deriva, y a cada disparo correspondía un desplazamiento lateral de dos minutos de ángulo, es decir, unos 5 centímetros cada cien metros. El tambor que regulaba la deriva estaba colocado en la parte izquierda, la más expuesta a golpes; ello se debió a que tenía que montarse también en el Bren en la parte izquierda del cargador, cosa que no sucedió nunca ya que la rueda de enganche en el Bren se quedó en mero proyecto en los papeles. La óptica tenía tres aumentos y un campo de visión de apenas nueve grados. Después de algunos ejemplares producidos por la B.S.A., la preparación y terminación del arma se entregó a la Holland & Holland el 22 de septiembre de 1942, la cual, para mantener bajo el perfil de la óptica, fresó el taco de combate manteniendo sólo el de precisión, para utilizar en caso de que se rompiera el anteojo; posteriormente se atornillaban y se soldaban al castillo las dos plataformas de retención del anteojo y finalmente, montadas todas las piezas, el fusil se enviaba a la B.S.A., que se encargaba de ajustar la óptica. Enseguida se vieron los límites del anteojo: además de tener una regulación demasiado imprecisa, la retícula tendía a moverse en el interior del tubo, por lo que se decidió hacer un nuevo modelo (denominado Nº 32 Mk II) en el que los dientes de retención de la óptica se reforzaron de forma que se obtuviera una retención cada minuto de ángulo, colocando un muelle de bronce destinado a tener en tensión la retícula. En octubre de 1944 nació una nueva óptica, la N° 32 Mk III, en la que los tambores de la óptica ya no se encontraban fuera de eje en relación con las bases cuadradas en las que se alojaban; además, las lentes se azularon y la óptica se hizo más firme; la primera modificación lleva una "B" (Blued) pintada en el tubo de la óptica, mientras que la segunda se reconoce por la letra "W" en rojo (Waterproof), también ella pintada en el tubo del anteojo. El fusil se entregó a la tropa en una caja de madera estudiada para poder ser lanzada desde paracaídas, mientras que el anteojo se protegía de los golpes colocándolo en el interior de una caja de metal y, posteriormente, dentro de una bolsa de tela rígida. En 1943 nació un nuevo fusil Enfield, destinado principalmente a las operaciones en Extremo Oriente, es decir, en zonas dominadas por la densa vegetación y la jungla. La nueva arma no era sino un N° 4 Mk I con el cañón recortado para poder utilizarla sin problemas incluso en la selva. La nueva arma, denominada N° 5 Mk I y conocida por su utilización como "Jungle Carbine", poseía un asta mucho más corta que dejaba al descubierto más de la mitad del cañón. Éste, al ser también más corto, llevaba un apagallamas en forma de embudo que atenuaba la considerable llamarada que se producía en la boca. La culata fue equipada con una base de goma que absorbía notablemente el retroceso; el taco de mira fue rediseñado para compensar la nueva trayectoria con mayor caída del proyectil. Dicho fusil tuvo una vida más bien breve y nunca fue oficialmente adoptado, probablemente debido a los enormes defectos que poseía, entre los que cabe reseñar uno, el más grave: la pérdida de ajuste de la mira después de realizar unos pocos disparos. Después de la guerra, los fusiles N° 1 Mk III y N° 4 Mk I se entregaron en dotación al ejército italiano junto con todo su equipamiento; estuvieron en dotación durante pocos años, hasta la adopción del Garand.

FG 42



FG 42, fusil ametrallador alemán

Nacionalidad: Alemania
Fecha: 1942
Dimensiones: 1,05 m. longitud total; 566 mm. longitud del cañón
Peso: 4,95 kg. descargado y 5,5 kg. con cargador lleno
Calibre: 7,92 x 57 mm.






En la primavera de 1941, con la ocupación alemana de los Balcanes, las fuerzas aliadas disgregadas en Grecia se transfirieron a Creta, isla que ocupaba una posición de gran importancia bajo el punto de vista estratégico. Lo sabían muy bien incluso los alemanas y, en efecto, el 20 de mayo de 1941, el cielo de Creta se cubrió de aviones de la Luftwaffe, desde los cuales saltaron destacamentos enteros de paracaidistas. Se trataba del primer gran ataque aéreo de la historia, aunque sólo 24 horas después de duros combates, los paracaidistas consiguieron tomar el campo de aviación de Maleme, objetivo vital para poder recibir los refuerzos aerotransportados. Al final, la isla fue conquistada, pero a un precio muy alto: ya mientras descendían, muchos paracaidistas alemanes sirvieron de blanco a los fusileros británicos. Después, una vez en tierra, con frecuencia permanecían atrapados por el fuego de los Enfield sin poder responder adecuadamente con sus ametralladoras MP 38/40 calibre 9 Parabellum, armas de gran volumen de fuego, aunque de poca presencia. A pesar de la victoria, ésta fue una dura lección en la que los alemanes meditarían después con atención; tanto es así que rápidamente tomaron medidas según el principio, "un arma para cada ocasión". En esto, los paracaidistas estaban aventajados por el hecho de que la Luftwaffe no se sometía en materia de armas a los mismos reglamentos que los ejércitos; es más, lograban materiales y conseguían producir armas por su propia cuanta. Dicha independencia de los "fallschirmjäger" (cazadores paracaidistas) respecto de la Wehrmacht resaltaba por el hecho de que los paracaidistas eran un cuerpo más joven, instituido en 1932, a cuyo mando estaba el poderoso jefe político, además de militar, Hermann Göring, el cual, entre otras cosas, controlaba un consorcio de fábricas de armas con los consiguientes e imaginables intereses comerciales. Con estas premisas no es difícil comprender porque el Reichsluftahrministerium solicitó la puesta a punto de un arma ligera pensada expresamente para las exigencias de la Luftwaffe, a pesar de que la Wehrmacht ya tenía un prototipo que se convertiría en el famoso Sturmgewehr 44, más conocido como StG 44, es decir, el arquetipo de todos los fusiles de asalto. En definitiva, lo que estaba claro es que los paracaidistas querían un arma que pudiera ser llevada en la mano de forma cómoda en cualquier terreno, que en el tiro individual tuviera gran alcance y la precisión de un fusil, y que, en el tiro con ráfaga tuviera la cobertura de fuego de una ametralladora. Por otra parte, debido a los límites impuestos por el transporte y el salto desde los aviones, dicha arma no debería pesar más de 4,2 kilogramos, y no podría ser de más de un metro de larga. Tales peticiones se juzgaron utópicas por las seis empresas interpeladas en la consecución del proyecto. Al final, sólo las empresas Rheinmetall Borsig y la Krieghoff aceptaron el "reto". Después de numerosas y severísimas pruebas, el prototipo de Krieghoff fue definitivamente descartado, mientras que el de Rheinmetall fue perfeccionado posteriormente. A finales de 1942, a pesar de varias resistencias (y, al parecer, con la desaprobación del Führer), gracias al poder del primer mariscal Hermann Göring, se concedió la aprobación para la compra de los materiales necesarios para la producción. De esta forma, en diciembre de 1942, Göring pudo tener en su mano la que consideraba su criatura, el fusil Fallschirmjägergewerh 42. Literalmente, "fusil de cazador paracaidista", más conocido como FG 42, en donde el número indica obviamente el año de adopción. La primera versión, inconfundible por su culata de metal, fue construida utilizando mucho acero al níquel, material que pronto se hizo imposible de encontrar. Se tuvo que utilizar en su lugar acero al carbón, hecho que supuso la revisión parcial de algunos elementos del arma. Los técnicos no desaprovecharon la ocasión para introducir algunas mejoras en el FG 42, dando a la luz al FG 42 II, idéntico en el funcionamiento, aunque con numerosas modificaciones, entre las que destaca la realización de la culata en madera, ya que parecía que la de metal ocasionaba numerosos problemas en el manejo del arma con las manos desnudas en las condiciones de extremas heladas del frente oriental. La empuñadura en forma de pistola distingue también claramente a la FG 42 II. En efecto, en la primera versión esta claramente inclinada hacia atrás con la finalidad de provocar el mínimo impacto posible a los hombres que se tiraban a tierra. En seguida se darían cuenta de que tirando de pie dicha inclinación era extremadamente incómoda, por lo que ésta se redujo drásticamente en el FG 42 II. Por las mismas exigencias operativas, el cargador se colocó lateralmente en la parte izquierda y no debajo, delante del gatillo, como estaba antes. Para aquella época se trataba de un arma sin duda del futuro, no sólo por su aspecto. Aunque es verdad que no presentaba soluciones mecánicas especialmente innovadoras, por primera vez reunían las que se necesitaban para satisfacer las grandes exigencias de los paracaidistas. Estéticamente se nota enseguida el grande y elaborado compensador de la boca, eficacísimo en las ráfagas breves con tiro mirado para contener el levantamiento del arma, que emplea el mismo cartucho del fusil y de las ametralladoras de ordenanza: el potente 8 x 57. Siempre con la intención de permitir un mayor dominio del arma, dentro del pequeño pie triangular se encuentra un amortiguador de doble acción que limita sensiblemente el retroceso, una solución que, junto a la de la organización mecánica del funcionamiento, será retomado en las ametralladoras americanas M 60, todavía hoy en dotación. Por lo que se refiere al funcionamiento, el FG 42 es un arma automática que disfruta de recuperación indirecta de los gases de disparo, recogidos a través de un pequeño orificio colocado en la mitad del cañón, acompañado de un pistón que se encuentra encerrado en el cilindro puesto sobre el cañón. El obturador es rotativo; en efecto, después de realizar su recorrido hacia delante introduciendo en la recámara un cartucho, un muelle lo hace rotar colocando las aletas de la cabeza en las posiciones adecuadas de la culata. Es interesante hacer notar que el tiro semiautomático (un disparo cada vez), el arma comienza a dispara con el obturador cerrado, hecho que favorece al máximo la precisión en el tiro con mira. Sin embargo, disparando a ráfaga, el FG 42 comienza el ciclo de fuego con el obturador abierto, lo que permite un buen enfriamiento del cañón y evita el peligro de que la pólvora del cartucho pueda incendiarse espontáneamente debido al recalentamiento de la cámara de explosión, haciendo salir el disparo antes de que el obturador se cierre. En definitiva, se había hecho todo lo posible para satisfacer a los paracaidistas, se había pensado también en la bayoneta, de tipo "asador", colocada en posición de reposo debajo del cañón: para utilizarla bastaba extraerla y colocarla en sentido opuesto. Se había previsto incluso la posibilidad de montar el pequeño telescopio de ordenanza ZF 41 para aumentar las notables posibilidades de puntería ofrecidas por el alza dióptrica y por la estabilidad que ofrece el pie de lámina impresa. Así se había hecho realidad un proyecto que parecía una utopía: recoger en una sola arma todas las posibilidades de la Kar 98k y de la MP 40, con todos los inevitables compromisos del caso debido al peso, a los estrobos, a los costes y al cartucho. Precisamente aquí se encontraba el único y verdadero punto débil de la FG 42: un arma intermedia que utilizaba un potente cartucho de fusil. El cartucho intermedio ya existía en 1942: era el 7,9 mm de infantería Kurz Patrone, que con ligeras modificaciones se convertirá en la munición del StG 44. Parece sin embargo que la Luftwaffe haya rechazado el FG 42 en este calibre, aduciendo como motivación los posibles problemas logísticos y de confusión en la reposición de municiones, aunque mucho más probablemente se trataba de la rivalidad que siempre ha dividido al Ejército y a la Aviación. De cualquier forma, el rechazo de la Luftwaffe marcó el momento del precoz declive del, aunque óptimo, FG 42, a favor del Sturmgewehr 44.

MG-34 ametralladora



Nacionalidad: Alemania
Dimensiones: 1,22 cm. longitud total
Peso: 12 kg (bípode); 19 kg (trípode)
Calibre: 7,92 mm






En 1934, la Alemania de Hitler, siguiendo las indicaciones del Tratado de Versalles, que prohibía la adopción por parte del ejército de ametralladoras refrigeradas por agua, armó a sus ejércitos con la MG 34, una ametralladora inspirada en la MG 30 suiza, la cual, en lugar de refrigerar el cañón mediante líquido, permitía una rápida sustitución del mismo sencillamente girando 90 grados el cañón, encajado en la parte derecha del fuste. Hasta 1930, las ametralladoras no estaban preparadas para sustituir rápidamente el cañón, por lo que para obviar los problemas de recalentamiento se refrigeraban mediante agua, lo que, si por una parte permitía un uso prolongado sin problemas de recalentamiento, por otra parte hacía más pesada el arma relegándola al rol de arma de defensa en puesto fijo. La MG 34, gracias a la posibilidad de sustituir rápidamente el cañón, se convirtió en un arma extremadamente ligera que podía ser utilizada incluso en la guerra en movimiento, ya que además iba dotada de un bipie que le permitía colocar el arma en batería muy rápidamente. Contrariamente, sin embargo, se destinó para una función esencialmente de defensa, siendo montada sobre un fuste rígido con control remoto del gatillo, o bien, en caso de defensa antiaérea, se montaba sobre un trípode en forma de candelabro y los instrumentos de mira se integraban con retículas especialmente estudiadas para el tiro antiaéreo. La MG 34, además de ser extremadamente ligera, podía ser alimentada de varias maneras según el tipo de uso que se le fuera a dar: además de la clásica cinta, existían cargadores de tambor de 50 cartuchos y de silla de montar de 75 cartuchos. Este último sistema se podía utilizar después de sustituir la cubierta de alimentación con otra carente de péndulo de arrastre de la cinta. El cierre se realizaba mediante un obturador de dos secciones: la parte anterior giraba mientras la sección posterior se deslizaba por el plano horizontal. Dos cuñas, colocadas en la sección posterior, se introducían en otra sedes colocadas en la sección anterior y realizaban el cierre. La cabeza del obturador estaba dotada incluso de dos rodillos que se deslizaban por su sedes corres torio y, al mismo tiempo, acelerando el ciclo. La nueva ametralladora del Tercer Reich, aunque extremadamente válida, inmediatamente fue criticada por los costes de elaboración. Al ser realizada enteramente de forma maciza, para su producción se necesitaban muchas horas de torno y un gran desperdicio de material ferroso, por lo que a partir de 1935 se comenzó a realizar un estudio sobre cómo utilizar en algunas partes láminas impresas; sin embargo, debido a la oposición de algunos oficiales del ejército, que no veían con buenos ojos la utilización de material impreso en un arma militar, los estudios se llevaron a cabo con extrema lentitud, aunque finalmente dieron lugar a la excelente MG 42.

MG 42 ametralladora



Nacionalidad: Alemania
Dimensiones: Longitud del arma: 1,22 mm.; Longitud del cañón: 533 mm.
Peso: 11,5 kgs.
Calibre: 8 x 57 JS






Las controversias producidas acerca de la carestía en la fabricación de la MG 34 hicieron pensar la mayor parte de los militares que si se producía un arma utilizando componentes provenientes de empresas subcontratadas, la casa madre ya no sería capaz de garantizar un efectivo control de calidad, y la responsabilidad de una sola empresa se subdividiría entre todas las distintas fábricas que producían en régimen de subcontrata. Después de años de discusiones, en febrero de 1937, la Heereswaffenmat, órgano previo a la elección de las armas para el ejército, decidió poner fin a la diatriba e invitó a tres grandes empresas alemanas a construir algunos prototipos de ametralladoras destinadas a ser posteriormente producidas en serie a bajo coste. Las empresas elegidas fueron Rheinmetall-Borsig, la Stubgen y la Grussfuss, esta última, entre otras cosas, jamás había construido un arma, pero estaba especializada en la impresión de láminas. La Rheinmetall-Borsig presentó el diseño de una ametralladora de recuperación de gas proyectada por Luis Stange; la Stubgen presentó un proyecto muy en fase inicial, y la Grussfuss, el 26 de octubre de 1937, mostró los bocetos de un arma construída enteramente en láminas impresas con un sistema de cierre de obturador del tipo con rodillos. El proyectista, Gruner, no tenía ni siquiera una mínima experiencia en el campo armero, por lo que el sistema de cierre fue sugerido por algunos ingenieros militares que, por lo que se cuenta, copiaron de un proyecto de Stecke recuperado durante la invasión de Polonia, una hipótesis completamente falsa dado que Polonia fue invadida en 1939 y los dibujos de la nueva ametralladora ya estaban preparados a finales de 1937, por lo que parece muy probable que los proyectistas tomaran como punto de referencia un sistema de cierre ideado en 1928 por el Mayor Barresi, del Regio Ejército Italiano, quien realizó una ametralladora con un sistema de cierre de dos esferas contrapuestas integrándolo, en parte, en un prototipo de ametralladora patentado por Stecke en los Estados Unidos en 1937. Prescindiendo de quién fuera la musa inspiradora, a los alemanes les corresponde el mérito indiscutible de haber conseguido simplificar al máximo un cierre conceptualmente válido, pero demasiado complicado ya que tanto el prototipo de Stecke como el de Barresi utilizaban un cañón fijo combinado con una precámara que controlaba el movimiento de los rodillos, a su vez accionada por un saliente en el castillo. En abril de 1938, las tres empresas presentaron físicamente las armas: el modelo de Grussfuss tenía un castillo realizado con dos hojas de lámina estampada y el sistema de cierre de rodillos se demostró válido y poco sujeto a golpes incluso cuando se utilizaba en un ambiente arenoso. La única pega era el sistema de sustitución del cañón, considerado demasiado complicado. La Rehinmetall y la Stubgen presentaron dos ametralladoras que funcionaban mediante recuperación de gas, las cuales fueron abandonadas inmediatamente debido a la fácil acumulación de residuos carbonosos en la cámara de expansión, por lo que, en consecuencia, se decidió continuar sólo con la creación de Gruner. En julio de 1938, Gruner volvió a presentar su creación con algunas modificaciones que consistían en un castillo realizado en una sola pieza aumentando la rigidez, y en un nuevo sistema de liberación del cañón inspirado en gran parte en el que se utilizó en el Breda 30 italiano. La ametralladora de la Grussfuss no estuvo exenta de defectos, por lo que fue necesario aportar algunas modificaciones más que dieron origen a la cuarta versión, presentada el 12 de octubre de 1938 y, posteriormente, a la quinta, presentada en febrero de 1939 y denominada MG 39, entregada en pequeñas cantidades a los estudiantes de la escuela de infantería de Doberitz. Después de dos años de pruebas durante las que aparecieron numerosos defectos de importancia secundaria, rápidamente subsanados, el 20 de marzo de 1941, la ametralladora, rebautizada para la ocasión con el nombre MG 39/41, fue presentada al Oberkommando des Heeres, es decir, el comandante en jefe del ejército. Una vez obtenido el parecer favorable del Oberkommando, para octubre del mismo año se prepararon 1.500 ejemplares para distribuir a las tropas que operaban en el frente oriental y en África; a principios del año siguiente, con todos los pareceres favorables posibles, fue oficialmente adoptada con el nombre de Maschinnen Gewher 42. La producción en serie comenzó inmediatamente; sin embargo, debido a algunos problemas de elaboración, a finales de 1942 se entregaron sólo 17.250 ametralladoras. Al año siguiente la producción fue de 119.500 ejemplares, y en 1944 se llegaron a construir 219.500 ejemplares más. En los primeros meses de año 1945, después de los continuos bombardeos que sufrieron gran parte de las empresas que construían componentes en régimen de subcontrata, la producción descendió a 17.500 armas al mes y, posteriormente, durante los últimos meses de la guerra, se fabricaron de forma discontinua y, debido a la destrucción de los archivos, no se sabe con exactitud cuántas se realizaron, incluso porque Gurner, al terminar el conflicto, se trasladó a Alemania del Este y de él nunca más se tuvieron noticias. La MG 42 fue la mejor arma de la Segunda Guerra Mundial ya que, además de ser extremadamente económica de producir, funcionaba en cualquier condición ambiental, desde las arenas de África hasta el hielo de la estepa rusa, e incluso hoy, con alguna variante, aún se utiliza en los mayores ejércitos del mundo. En 1945, los americanos, sabiendo el inmenso potencial del arma, intentaron modificarla de forma que pudiera alimentarse con cartuchos 30-60; sin embargo, cometieron algunos errores en el cálculo de tolerancias, por lo que la ametralladora preparada para la munición de ordenanza americana se encasquillaba con frecuencia; los americanos, en vez de intentar poner remedio, lo que hicieron fue diseñar una nueva (de todas formas, inspirándose en otra arma alemana, la Fallshirmjager Gewher 42) creando la M 60, una ametralladora que todavía hoy se considera inferior a la MG 42. En 1950, el ejército alemán fue reconstruido con el beneplácito de los Estados Unidos. La primera cosa que hizo el Ministerio de Defensa fue comprar en los países limítrofes grandes cantidades de MG 42 de la Segunda Guerra Mundial y, en 1958, la Rheinmetall volvió a producir este arma rebautizándola con el nombre de MG 1. Para comenzar la producción, la Rheinmetall tuvo que empezar de cero rediseñando todos los componentes, ya que los proyectos y todas las máquinas se las llevaron los rusos. En el nuevo proyecto se hizo mucho hincapié en la intercambiabilidad de los componentes con las armas producidas durante la Segunda Guerra Mundial, aunque muchos elementos tuvieron que ser completamente rediseñados ya que la nueva MG, en lugar de estar preparada para el ya obsoleto 8 Mauser, fue construida para la munición NATO 308 Winchester. La ametralladora reproyectada por la Rheinmetall tenía un obturador que pesaba 550 gramos parecido al de la Segunda Guerra Mundial con el que se obtenía una cadencia de tiro de 1.600 disparos por minuto. En 1959, después de la elevada usura del cañón, se decidió cromar el ánima como en los modelos bélicos; el nuevo modelo fue rebautizado nuevamente con el nombre de MG 1 Al. Ese mismo año se produjo una nueva variante denominada Mg 1 A2, en la que el obturador de 550 gramos fue sustituido por otro más pesado de 950 gramos, el cual, combinado con una fricción sobre el pistón al final del recorrido, reducía la cadencia de tiro a 800 disparos por minuto. Además, el sistema de alimentación fue ligeramente modificado de forma que pudiera aceptar indiferentemente tanto las manillas autodisgregantes modelo Ml 3 de origen USA, como las alemanas no disgregables modelo DM-1. El modelo MG 1 A3 se diferencia de todas las versiones anteriores por tener el reforzador de retroceso en la cámara de expansión de los gases construido de una única pieza en lugar de en dos componentes separados, lo que disminuía notablemente los costes de producción. La Rheinmetall, además de producir ex novo la MG 42, se especializó en la reconversión, en calibre Nato, de los viejos modelos preparados para el 8 Mauser; en este caso, la ametralladora modificada se denominó MG 2. El último esfuerzo de la empresa alemana fue la comercialización de la MG 3, que no es otra cosa que una MG 1 A3 mejorada en el sistema de alimentación, es decir, en el sistema de arrastre de la cinta, el cual fue reforzado para poder arrastrar un mayor número de proyectiles; además, el recipiente en el que se apoyaba la cinta durante la carga se dotó de un muelle de retención de forma que bloqueaba en posición el primer cartucho durante la fase de reposicionamiento de la cubierta (en los viejos modelos, con frecuencia, la cinta, por efecto de la gravedad, se salía del arma). Este último modelo, a pesar de ser el último en orden cronológico, se resiente de las modificaciones realizadas en el modelo MG 1 A3, destinadas a reducir los costes de producción y, por tanto; también las mejoras, por otra parte, poco importantes, equilibradas por las modificaciones aportadas en la elaboración de los componentes; en Italia, por ejemplo, en vez de producir con licencia la nueva MG 3, se ha preferido mantener la MG 1 A2, rebautizándola con el nombre de ametralladora Ligera 42/59, cualitativamente superior al modelo siguiente. La 42/59 italiana se fabrica en gran parte en la fábrica Beretta, a pesar de que otras empresas, como la Franchi, coparticipan construyendo algunos componentes; además, en la primavera de 1994, el Studio Militare Armamenti Leggeri de Terni, en colaboración con Beretta, desarrolló y produjo una conversión especial en calibre 5,56 Nato. La conversión no es permanente, por lo que cada arma reconvertida para el calibre 5,56 Nato puede volver a ser de calibre 7,62 Nato sin necesidad de que intervenga un armero. La conversión viene dada por el ejército en espera de recibir las novísimas ametralladoras Minimí fabricadas en Italia por Beretta bajo licencia FN. La Maschinen Gewher, a pesar de tener a sus espaldas más de medio siglo de historia, es un arma todavía extremadamente válida y técnicamente superior a muchas ametralladoras contemporáneas, como la M 60 americana, y permanecerá seguramente durante mucho tiempo al flanco de muchos ejércitos como arma de apoyo preparada para el calibre 7,62 Nato. Al contrario, la versión 5;56 Nato, destinada a ser arma de apoyo, tendrá una vida más bien breve ya que tiene un peso muy elevado, lo cual se penaliza en relación con ametralladoras más ligeras y modernas, como la Minimí. LA MG 42 carga 50 cartuchos por tambor, 75 cartuchos por la cartuchera y 250 cartuchos por la cinta. La velocidad en la boca es de 755 m./sg., teniendo una cadencia de tiro de 1.650 m/sg.

Moisin Nagant



Nacionalidad: Unión Soviética
Fecha: 1891-1945
Dimensiones: 1,3 m. longitud total (0,8 m. longitud del cañón)
Peso: 4 kg.
Calibre: 7,62 mm. Moisin Nagant






Por iniciativa de Alejandro III, aunque con gran retraso en relación con las potencias occidentales, Rusia se dotó en 1891 de su primer fusil de repetición de pequeño calibre: 7,62 mm. Conocido como Moisin Nagant, aprovecha el sistema de obturación ideado por Sergei Moisin y el paquete de cargamento de Leon Nagant. Comenzó a combatir contra los japoneses en 1904 y se lo encontraron frente a frente los americanos en Vietnam. Durante la guerra ruso-turca (1877-1878) tuvo lugar un famoso episodio que iluminó las mentes de los altos oficiales del zar sobre la eficacia de los fusiles de repetición; nos referimos a la batalla de Plevna. En 1871, la armada rusa adoptó un fusil americano, el Berdan M.1867, arma con obturador de manivela y cartucho metálico, aunque monodisparo, la cual iba unida al machaconamente presente Krnka M.1869, el cual no era sino la transformación a retrocarga con sistema "de tabaquera" del viejo Modelo 1856 de avancarga. Con estas armas fue con las que los rusos se lanzaron contra las trincheras turcas para defender Plevna, y fue con estas armas en la mano con las que cayeron al suelo golpeados por las mortíferas descargas de los Winchester M.1866 de repetición que poseían los turcos, cada uno de los cuales llevaba en las cartucheras 100 cartuchos y tenía junto a sí una caja con 500. Los soldados de Osman Pascià ni siquiera apuntaban; descargaban lo más rápidamente que podían sus Winchester contra la masa de rusos que avanzaba, obligándoles al final a retirarse dejando el terreno literalmente tapizado de cadáveres. Al final, Plevna fue conquistada y el arma de repetición, después de los éxitos obtenidos durante la Guerra Civil americana (escasamente considerados por las potencias occidentales) fue una magnífica ocasión para demostrar una vez por todas su enorme superioridad, incluso en una guerra de trincheras, especialmente en manos de la infantería de primera línea, es decir, la "carne de cañón" que los generales no consideraban digna de utilizar un arma de más disparos, reservándola a la caballería y a los cuerpos de élite, es decir, a los soldados habituados a no "desperdiciar" cartuchos. Ésta era la mentalidad reinante en el Estado Mayor ruso al menos hasta 1889, año en el que, por intervención directa del zar Alejandro III se constituyó la "Comisión para el estudio de un fusil de pequeño calibre"; obsérvese que se hablaba de "pequeño calibre", puesto que ya se conocían las enormes ventajas de las nuevas pólvoras no humeantes de nitrocelulosa, aunque aún no se hablaba de "repetición", mientras que prácticamente todas las mayores potencias occidentales ya habían adoptado fusiles de este tipo: el Lebel francés (1886), el Mannlicher austríaco (1886), el Mauser Kommission alemán (1888) o el Lee-Metford británico (1889). Por tanto, el viejo Berdan, monodisparo, con su gran cartucho de pólvora negra calibre 42 (10,67 mm) de percusión central, estaba destinado a jubilarse muy rápidamente. Y una vez más, a pesar de que en aquella época tuvieran tres arsenales (Tula, Sestroreck y ljivski), los rusos recurrieron al extranjero para buscar una solución a sus problemas, cosa que hicieron interpelando a la gran fábrica belga de los hermanos Nagant, dirigida por Léon. En este momento de la historia interviene un capitán de artillería que trabajaba en el arsenal de Tula: Sergei Ivanovich Moisin (o Mosin, según sea la transcripción del ruso), quien ya en 1882 estaba estudiando un fusil de repetición de pequeño calibre, encontrándose siempre con la falta de precisión que reinaba en los arsenales rusos, en donde el personal no estaba ciertamente habituado a respetar las más mínimas tolerancias de trabajo necesarias para realizar un arma moderna con sistema de repetición: complicado obturador de dos piezas, alimentación con municiones de pequeño calibre y perfecta intercambiabilidad de las distintas partes mecánicas. El fusil de Moisin (junto al de Nagant) fue sometido durante los primeros meses de 1891 a diversas pruebas, confiando sesenta ejemplares a varias unidades especializadas. Entre los altos oficiales rusos había muchos que se oponían a la adopción de un arma extranjera (como ChebiIshev, de la Academia de artillería), por lo que las experiencias en el campo de tiro servían sobre todo para afinar el arma rusa corrigiendo los defectos de precisión y las dificultades de rearme, defectos típicos de los primeros Moisin. Al final, aunque el Nagant seguía demostrando una cierta superioridad, con la excusa de que el Moisin era más económico se llegó a un compromiso: se realizaría un arma que tuviera el obturador ideado por Sergei Moisin y la alimentación de Léon Nagant, pagando a este último doscientos mil rublos por derechos de patente. El arma, para no hacer de menos a nadie (y al parecer por orden expresa del mismísimo emperador) se denominó sencillamente "Fusil de tres líneas modelo 1891", es decir, de calibre 7,62 mm, ya que la línea rusa equivalía a 2,54 mm. Igualmente, por orden del zar, que quería romper con el reciente pasado, no sólo por lo que se refería a los nombres extranjeros de las armas de ordenanza rusas (revólver Smith & Wesson Russian, fusil Berdan), sino también por lo que se refería a la dependencia de las fábricas extranjeras, se asignó la notable cantidad de ciento cincuenta millones de rublos para producir en Rusia el nuevo fusil. En la práctica, sin embargo, volvieron a presentarse los problemas contra los que tanto combatió Moisin en el arsenal de Tula: maquinarias viejas y escasa profesionalidad de los maestros, quienes se demostraron incompetentes para fabricar el nuevo fusil ruso cuyas piezas tenían que ser todas ellas intercambiables con las de otra arma, lo que requería más de mil operaciones en las máquinas que se utilizaban. La maquinaria necesaria se encargó al extranjero, y para poder tener un mínimo de uniformidad en la producción, todos los instrumentos de medida se realizaron expresamente en Sestroreck, siendo distribuidos a los otros dos arsenales imperiales. Enseguida sirvieron dos millones de fusiles (en las variantes de infantería, dragones y cosacos) para equipar por completo al ejército del zar en caso de movilización; sin embargo, como hemos visto, las fábricas rusas no pudieron hacerse operativas de forma inmediata por lo que, aunque de mala gana, se encargaron a Francia 503.539 fusiles, todos ellos fabricados en Chátellerault y entregados entre 1891 y 1895. Por su parte, los arsenales zaristas no consiguieron realizar entre 1891 y 1893 más de ciento veinte mil fusiles, aunque a partir de 1893 la producción aceleró y, en 1897, alcanzó el millón y medio de fusiles, un millón de los cuales se realizó en Tula. El nuevo zar Nicolás II tenía dos millones de fusiles de repetición que permitían una cadencia de tiro real de unos 12 disparos por minuto, lo que no sólo garantizaba la seguridad del imperio sino que hizo nacer en su imaginación nuevas miras expansionistas. El bautismo de fuego lo tuvieron los Moisin Nagant en la guerra ruso-japonesa (19041905), aunque no sirvieron para nada en el encuentro decisivo en el que la flota japonesa destruyó a la rusa en la isla de Tsushima, lo que significó para Japón el reconocimiento como potencia mundial. Esta guerra demostró, sin embargo, la necesidad para algunas unidades especiales (como por ejemplo los metralleros) de tener un arma más corta en relación con el fusil de los dragones; debido a ello se volvió a los estudios del capitán Yurloff en relación con una carabina cuyo proyecto se abandonó en 1895. La dirección general de artillería se decidió finalmente por un arma de cañón corto (508 cm), aunque no más ligera que el fusil de infantería; se trataba de un arma bastante rara ya que se fabricaron muy pocos ejemplares, sobre todo transformando los viejos modelos de cosaco. Mientras tanto, desde 1908, con la introducción de un nuevo cartucho de bala ligera y puntiaguda, se hizo necesaria la sustitución del alza de todos los Moisin Nagant que existían (unos cuatro millones), para lo que se prepararon pequeñas modificaciones, lo que ralentizaba la producción normal en los arsenales. Al estallar la Primera Guerra Mundial, los arsenales rusos se revelaron nuevamente incapaces de satisfacer las enormes demandas, es decir, entregar una media de noventa mil unidades cada mes, el equivalente a las que se destruían o perdían en los combates. Una vez más, en 1915, Rusia tuvo que dirigirse a proveedores extranjeros, esta vez pidiendo ayuda a sus aliados y al neutral (en aquél momento) Estados Unidos. Dos fueron las fábricas americanas que realizaron los Moisin Nagant para el zar: Remington, que entregó unos ochocientos cincuenta mil ejemplares, y Westinghouse, que produjo cerca de setecientos setenta mil fusiles. Un posterior envío de doscientos ochenta mil fusiles se quedó bloqueado en los Estados Unidos por el embargo que los aliados decidieron imponer a Rusia al estallar la revolución de Octubre de 1917, la que llevará al poder a los bolcheviques. Dichas armas fueron compradas directamente por el gobierno americano para adiestrar a los reclutas, aunque terminaron en manos de los socios de la National Rifle Association (NRA) por la módica cantidad de tres dólares la unidad. Después de dos guerras y una revolución, el fusil Moisin Nagant 1891, que con su anacrónica bayoneta de calza (como la de muchas armas de avancarga) llegó a tener una longitud de un metro y setenta y cinco centímetros, se reveló demasiado largo para las necesidades de una guerra que se hacía cada vez más ágil y "motorizada". El Ejército Rojo decidió, entonces, fabricar un único modelo de fusil apto para todos los cuerpos, el M.1891/1930, que medía 123 centímetros, aunque conservaba la larga bayoneta (507 mm) de calza y hoja cruciforme, aunque esta vez dotada de un cómodo pulsador para bloquearla. Para simplificar su elaboración, la culata dejó de ser octogonal haciéndose redondeada; el alza se hizo más robusta y poseía un sistema de regulación por metros en vez de por pasos, ya que la Unión Soviética adoptó el sistema métrico decimal. Producido también en versión de tirador de élite (eligiendo entre los que disparaban mejor y dotándoles de un punzón especial), el 91/30 se distingue por tener la manilla de armamento plegada hacia abajo de forma que no puede chocar el cuerpo del anteojo, que puede ser de tres tipos, de épocas distintas, aunque todos ellos utilizados contemporáneamente durante la Segunda Guerra Mundial: el P.E.31 de cuatro aumentos montado en la culata; el P.E.31/37, con las mismas características, aunque mucho más compacto (y sin embargo, incómodo, ya que estaba demasiado lejos del ojo del tirador) y con montaje de abrazadera lateral; y, finalmente, el P.U.42, de 3,5 aumentos, siempre de abrazadera única lateral con regulación del alza hasta 1.300 metros. Habrá que esperar hasta la conclusión de la guerra para encontrar una bayoneta razonable en el Moisin Nagant, la que ideó Semine, que se pliega sobre la derecha del cañón haciendo el arma verdaderamente compacta. Esta bayoneta transformó el fusil 1891/1930 en la Carabina M.1944, arma que verá los últimos meses de la guerra y que entrará en Berlín con la Armada Roja, aunque se hizo famosa sobre todo en la jungla de Vietnam, cuando el gran público la vio en muchas fotos de propaganda comunista en contraposición con el futurista (para aquel tiempo) M 16 americano. Así, aunque es verdad que no estaba a la altura de poder competir con los fusiles de asalto de la posguerra, el Moisin Nagant se demostró útil incluso para se aprovechado políticamente en aquella guerra de imagen en la que cada contendiente hacía de todo para llevar la máscara del "bueno": un personaje que en la comedia de la guerra nunca ha existido, ni delante ni detrás de los bastidores.

MP 38 Pistola ametralladora



Nacionalidad: Alemania
Fecha: 1940 h.
Dimensiones: Longitud total: 630 mm (830 mm. con culata extendida); longitud del cañón: 251 mm.
Peso: 4,4 kg
Calibre: 9 mm. Parabellum






Existen armas que, técnicamente, cuando mueren, dejan un vacío, en el sentido de que ninguno retoma ya sus conceptos inspiradores o sus sistemas de construcción. Este hecho ha sucedido incluso con armas famosísimas, las cuales, hijas de su tiempo, han tenido que dejar paso al progreso quedando vivas tan sólo por su fascinación imperecedera. Ejemplos célebres pueden ser las pistolas Mauser C 96 y la Parabellum de Georg Luger. Ciertamente, esto no vale para la MP 38, un arma que ha hecho escuela en el mercado de las pistolas ametralladoras, especialmente por lo que se refiere a sus partes de lámina impresa y por el uso de materiales sintéticos. La sigla MP significa "Maschine Pistole", es decir, pistola ametralladora, mientras que le número 38 indica el año de adopción del arma (1938) por parte del ejército alemán. Comúnmente, a este arma se le conoce con el nombre de "Schmeisser", pero es un error, ya que el proyectista Hugo Schmeisser no participó en la puesta a punto de la MP 38. Era únicamente el director de la fábrica Haenel de Shul, una de las encargadas de fabricar esta arma (en la versión MP40) durante el período bélico. Si se le quiere dar una paternidad a la MP 38, ésta le corresponde a Berthold Geiper, director de Erfurter Maschinenfabrik Werke (Erma), quien desde los primeros años Treinta había puesto a punto toda una serie de prototipos que habrían conducido al nacimiento de la MP 38. dichos prototipos se propusieron al Oberkommando de la Wehrmacht (OKW), es decir, el Alto Mando de las Fuerzas Armadas del Tercer Reich, aunque los generales alemanes se habían negado a considerar que dicha arma fuera más apropiada a las necesidades de la policía que a las de los militares. Es un razonamiento fruto de una mentalidad ligada aún a la guerra de trincheras del primer conflicto mundial, mientras que en las calles de las grandes metrópolis americanas, los gánsgter como Al Capone habían demostrado ampliamente de qué potencia de fuego era capaz un solo hombre armado con una pistola "mitra" en los encuentros a corta distancia. Tal vez, intuyendo que la guerra que iba a estallar se desarrollaría sobre todo en encuentros a corta distancia, por sorpresa, rápidos y devastadores (se pensaba usar la Blitzkrieg), los generales del OKW cambiaron de idea y encargaron a Berthold Geiper que preparara rápidamente un arma de ráfaga fiable, compacta y económica, destinada a las tropas motorizadas, a los paracaidistas y a los equipamientos de los carros de combate. En pocos meses, el arma ya estaba lista, con una línea que todavía hoy resulta moderna y que en aquellos tiempos tendría que parecer de futuro. Adiós, por tanto, al costoso y complejo (de construir) pie de madera del viejo mosquetón automático Bergmann MP 18/1 adoptado en la Gran Guerra, para dejar el puesto a una simple pero funcional muleta abatible de tubo metálico; y adiós también al "todo de acero" para dejar paso, por primera vez en la historia de las armas de ordenanza, a partes de aluminio y partes de materiales sintéticos. Para ser más exactos, el chasis es una fundición de aluminio, mientras que la empuñadura y el asta están impresos a alta presión con resina de fenol y fibra de celulosa. El material que se obtiene de esta forma es ligero y muy resistente a los golpes, insensible a los agentes atmosféricos y, además, aislante térmico para la mano, hecho que tiene su importancia cuando se trata de disparar ráfagas prolongadas, en definitiva, parece que se trata de un arma moderna; efectivamente, como ya lo hemos indicado, la MP 38, ha enseñado mucho a los proyectistas de armas del siglo XX. Estructuralmente la MP 38 nos recuerda también mucho las armas modernas: no tiene una carcasa normal como la de las ametralladoras de la época, sino que está formada por subgrupos, igual que los actuales fusiles de asalto: el arma se divide principalmente en bloque de culata y bloque de disparo. El primero está formado por un elemento tubular dentro del cual se desliza el obturador; comprende obviamente el gran orificio por el que se mete el cargador, y tiene el extremo afilado para fijar el cañón a través de una simple correa, lo que permite un fácil y rápido cambio de cañón En la parte posterior, la culata está cerrada por la estructura misma del bloque de disparo, realizado en láminas de acero y caracterizada por un mecanismo simplicísimo, también porque el arma puede disparar solamente a ráfaga continua y un solo hombre muy preparado llega a maneja el gatillo de forma que deja salir un disparo cada vez; en la práctica, tan sólo hay tres piezas: gatillo, diente de contención y una horquilla que los une. A su vez, el bloque de disparo está sujeto al chasis de la empuñadura (realizada con aleaciones ligeras y barnizadas de negro), con tornillos y pasadores. El arma se reconoce estéticamente entre miles por el particular perfil del cañón debido a la aleta inferior, cuya finalidad es anclar el cañón del arma en la tronera de un medio acorazado de forma que durante el tiroteo no se caiga en el interior del vehículo por culpa de cualquier movimiento brusco del mismo, ocasionando unas inimaginables consecuencias desastrosas para el equipamiento. También es característica la mira, protegida por un túnel, así como la rosca que preserva el volante del cañón. Desenroscando dicha rosca se puede montar en la boca del arma un esfuerzo de retroceso, absolutamente indispensable para hacer funcionar el arma cuando se disparan municiones de salva para adiestramiento. Sobre el funcionamiento de la MP 38 no hay mucho que decir ya que utiliza un sistema normal de cierre de masa. Como todas las ametralladoras dotadas de un cierre lábil y con percutor fijo en el obturador, dispara partiendo de la posición de apertura. Es interesante el hecho de que el largo percutor está colocado de forma inusual sobre la parte anterior del muelle de recuperación teniendo que atravesar completamente el obturador. Es original también el hecho de que el muelle esté colocado en un tubo telescópico formado por tres elementos de forma tal que cualquier cuerpo extraño no pueda meterse entre la espiral del muelle. Estas características hacen el arma extremadamente fiable, fácil de reparar en caso de necesidad y controlable en el tiro, el cual, en caso de ráfagas breves, es fácilmente controlable gracias a las pocas vibraciones que general. En definitiva, la MP 38 se mostró un arma prácticamente perfecta. Su único y verdadero defecto es la falta de un sistema de seguridad adecuado: en la práctica sólo se puede bloquear el obturador en posición de apertura colocando la manilla del armamento en el escaso hueco de la caja de la culata, a la altura del gatillo. Es fácil imaginar lo incómodo que resulta comenzar a disparar rápidamente partiendo de esta posición; la única alternativa es dejar el obturador cerrado, aunque en este caso existe el peligro de que si el arma choca violentamente por la parte del pie, pueden salir disparados una o más balas. No se trata de un incidente teórico, es más, ya durante la invasión de Polonia en 1939, se produjeron numerosos incidentes de este tipo que, al parecer, causan numerosas víctimas. Esto se produce debido a que cuando el arma sufre un violento golpe en la parte posterior de la culata, el obturador, por inercia, tiende a echarse hacia atrás lo suficiente como para superar el hueco del cargador; empujando hacia delante por el muelle, puede extraer un cartucho de la boca del cargador y percutir la cápsula con fuerza suficiente para hacer partir el disparo. Este problema se resolverá con la versión mejorada del MP 38, es decir, la famosísima MP 40. En este arma, la manilla de armamento está dividida en dos piezas coaxiales de tal forma que permite mantener el obturador bloqueado en posición de cierre simplemente haciendo presión hacía dentro de forma que se enganche la manilla en un perno semicircular soldado en la misma caja del obturador. La MP 40 obviaba también otro defecto de la MP 38: el elevado coste de realización. En efecto, aunque avanzada, en relación con otras armas de la época, la MP 38 se construía todavía con máquinas tradicionales (tornos y fresadoras), lo que hacía aumentar el coste y el tiempo de producción, cosa que no gustaba al Alto Mando del Ejército, ocupado en la "Guerra Relámpago". La MP 40 había sido estudiada para poder ser fabricada rápidamente y con su gasto contenido. He aquí por qué comenzaron a usarse cada vez más las láminas impresas y las juntas ribeteadas con distintos tipo de soldadura, sobre todo eléctrica, "de punto", económica y rápida. En la práctica, las máquinas se utilizaban sólo para la elaboración del cañón y del obturador. Así nació la MP 38, perfeccionada posteriormente con la MP 40, un nuevo sistema de fabricar armas de guerra, sistema que antes o después adoptarían todas las naciones, tanto las pobres como las ricas.

MP-40



Nacionalidad: Alemania
Dimensiones: 630 mm. con culata extendida; cañón: 251 mm. largo
Peso: 4,7 kg. con cargador lleno
Calibre: 9 mm. Parabellum






Subfusil automático con cargador de 32 cartuchos, la MP 40 era una versión mejorada de la MP 38, subsanando su principal defecto: el elevado coste de realización. En efecto, aunque avanzada, en relación con otras armas de la época, la MP 38 se construía todavía con máquinas tradicionales (tornos y fresadoras), lo que hacía aumentar el coste y el tiempo de producción, cosa que no gustaba al Alto Mando del Ejército, ocupado en la "Guerra Relámpago". La MP 40 había sido estudiada para poder ser fabricada rápidamente y con su gasto contenido.

Panzerschreck



Nacionalidad: Alemania





Lanzacohetes alemán sin retroceso de 88 mm. Disparaba un proyectil de 3,170 kg. de peso, capaz de perforar una coraza del espesor de 114 mm. desde una distancia de 150 m.

PPSh 41 Pistola ametralladora



Nacionalidad: Unión Soviética
Dimensiones: Longitud del arma: 828 mm.; longitud del cañón: 265 mm.
Peso: 3,9 kg.
Calibre: 7,62 mm Tokarev






Utlizada por la infantería soviética, constaba de un cargador de tambor de 71 cartuchos y un prismático de 35 cartuchos. La munición desarrollaba en la boca una velocidad de 488 m/sg., siendo la cadencia de tiro de 900 disparos por minuto. El PPSh 41fue por antonomasia el mitra del Ejército Rojo. De esta arma se fabricaron muchas unidades y estuvo en dotación hasta el final del segundo conflicto mundial. La realización era extremadamente espartana, aunque el arma, a pesar de ello, fue siempre fiable, incluso a bajísimas temperaturas. Los soldados alemanes, en muchas ocasiones, preferían abandonar sus armas y utilizar los PPSh 41 que capturaban al enemigo; la elección se debía en gran parte al elevado número de cartuchos que contenía el cargador; además, el mitra disparaba sin problemas incluso los cartuchos de la pistola Mauser C96, idénticos en dimensiones a la 7,62 Tokarev, aunque un poco menos potentes.

PTRD 14,5 mm. antitanque



Nacionalidad: Unión Soviética
Fecha: 1941
Dimensiones: 2.- m. longitud
Peso: 17,3 kgs.
Calibre: 14,5 mm.
Alcance: 600 m.






Dos fueron las principales armas antitanque de dotación del Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial, el PTRS, diseñado por Simonov, y el PTRD, rifle de Degtyarev de disparo único. El desarrollo de estas armas se produjo de manera tardía, pues el Alto Mando soviético no as consideraba en principio necesarias, al considerar que el blindaje de los carros de la Wehrmacht alemana no podría ser traspasado por ningún arma manejada manualmente, ni siquiera con un calibre de 45 mm. Sin embargo, durante el curso de los combates quedó claro que este escepticismo había sido exagerado, pues la mayoría de los tanques alemanes no tenían un blindaje tan poderoso, pudiendo ser penetrado incluso por los proyectiles de una DShK de 12,7 mm. Aprovechando estas experiencias, en julio de 1941 muchos ingenieros recibieron el encargo de desarrollar un arma antitanque a toda velocidad. A este requerimiento respondieron dos proyectistas principales, V. A. Degtyarev y S. G. Simonov, quienes presentaron sus armas basadas ambas en el uso de cartuchos de 14,5 mm. Puesto que ambos proyectos superaron las pruebas con resultados similares, las dos armas fueron incorporadas a la dotación de los soldados del Ejército Rojo. El antitanque de Degtyarev resultaba más barato de producir, siendo fabricados 600 en 1941 y nada menos que 184.000 un año más tarde. La producción continuó hasta enero de 1945.

PTRS 14,5 mm. antitanque



Nacionalidad: Unión Soviética
Fecha: 1936
Dimensiones: 2,1 m. longitud
Peso: 20,9 kgs.
Calibre: 14,5 mm.
Alcance: 1.500 m.






Rifle antitanque utilizado por el Ejército Rojo durante la II Guerra Mundial, respondía a un diseño del ingeniero ruso Simonov, quien fabricó un cañón ligero en 1926. Este, mejorado, pasó a ser utilizado como arma de dotación por lo soldados soviéticos a partir de 1941, cuando fue aprobado el proyecto el de Simonov al mismo tiempo que el PTRD de Degtyarev, de similares características. Sin embargo, a consecuencia de su más complicado diseñado, la fabricación del PTRS se ralentizó, habiendo salido de fábrica sólo 77 ejemplares hasta enereo de 1942. Solucionados los problemas, a finales de ese mismo año la producción alcanzaba ya las 63.308 unidades. El calibre de 14,5 mm. utilizado por este arma tenía diversas variables, como trazador incendiario, anti-blindaje incendiario y trazador anti-blindaje incendiario. El PTRS llevaba una carga de 5 cartuchos, pudiendo realizar unos quince disparos por minuto.

Springfield mod. 1903



Nacionalidad: Estados Unidos
Dimensiones: Longitud total: 1,1 m.; longitud del cañón: 610 mm.
Peso: 3,7 kg.
Calibre: 30-06 Springfield






Para poder comprender totalmente los motivos que llevaron al proyecto y desarrollo del fusil Modelo 1903, protagonista en la Primera y Segunda Guerra Mundial, al menos hasta 1943, cuando dejó de estar en servicio, es necesario remontarse a 1892, año en el que los Estados Unidos adoptaron por vez primera un cartucho de pólvora no humeante en un fusil con obturador de cadena, el 30-40 Krag, ya entonces arma de ordenanza del Ejército danés. La elección trajo consigo una dura protesta por parte de los miembros del Congreso, así como de varios armeros americanos de la época. Dichos lamentos obligaron al Ejército a realizar otras pruebas abriendo la participación a todos los fabricantes de armas estadounidenses, aunque, una vez más, salió vencedor el Krag, por lo que para calmar las aguas se autorizó a Springfield a producir el Krag, bajo licencia, en territorio americano. Es interesante notar cómo a un siglo de distancia se repiten las mismas historias en el Congreso por la adopción de otra arma fabricada en Europa y, cómo entonces, después de repetir las pruebas de validez de su pistola Mod. 92, Beretta se vio obligada a abrir una fábrica en territorio americano. La producción del nuevo fusil de ordenanza comenzó en 1894 con ritmos de tiempos de paz, aunque después de cuatro años, las relaciones entre los americanos y los españoles se habían deteriorado hasta llegar a la declaración formal de guerra. En unas pocas semanas, los americanos se enfrentaron en Cuba con las tropas enemigas. La mayor parte de los voluntarios que conformaban los efectivos empuñaban todavía los vetustos Trapdoor de calibre 45-70, mientras que las tropas regulares estaban equipadas casi por completo con el nuevo Krag. Los primeros encuentros pusieron de relieve enseguida la superioridad del Mauser que llevaban en dotación los españoles: el Krag tenía un solo tendón de cierre que no permitía la utilización de cartuchos de alta velocidad y elevadas presiones, además de que el fusil tenía que ser recargado cada vez que se disparaba, al contrario que el Mauser, que utilizaba cargadores de cinco cartuchos. Al terminar el conflicto, en 1900, Springfield intentó mejorar el Krag diseñando un cargador especial dotado de placa, aunque ello no resolvía el problema de tener un único tendón de cierre, por lo que se decidió desarrollar una nueva arma basando sus propios proyectos, una vez más, sobre un arma europea, el Mauser. Los modelos experimentales estuvieron listos a finales de 1900, aunque se resentían mucho de la influencia del viejo Krag, sobre todo por el cargador circular. Las pruebas realizadas en el polígono militar de Washington pusieron de manifiesto la poca efectividad del cargador circular, por lo que el Ministerio de la Guerra aconsejó utilizar un cargador de dos hileras, como el que utilizaba Mauser. En 1901 se construyó un nuevo prototipo que incorporaba las modificaciones aconsejadas por el Ministerio de la Guerra; por otra parte, en vez de utilizar la munición 30-40 Krag, se prefirió estudiar un nuevo tipo de cartucho con potencia y prestaciones mejores. El nuevo fusil, en vez de utilizar la bayoneta del Krag, adoptó una hoja extraíble colocada en el lugar de la baqueta de limpieza. Dicha bayoneta tipo clavo se parecía bastante a la del modelo Trapdoor y tenía la punta cruciforme, lo que hacía que pareciera una cavidad en forma de estrella. El nuevo fusil se probó en el polígono militar de Springfield frente a un nutrido grupo de oficiales y civiles vinculados con el campo de tiro. De la comisión mixta formada salieron interesantes propuestas que permitieron aumentar la velocidad del proyectil hasta 2.300 pies al aumentar la longitud del cañón a 24 pulgadas; dicha arma estaba destinada tanto a la infantería como a la caballería. El nuevo fusil, con las sugerencias que se habían formulado, estuvo preparado a comienzos de 1903, siendo oficialmente adoptado el 19 de junio con el nombre de United States Magazine Rifle, Model of 1903, Caliber 30; posteriormente se siguieron realizando modificaciones durante tres años antes de tener el modelo definitivo. Del modelo del que empezaron a realizarse los primeros pedidos en noviembre de 1903 tenía la bayoneta de clavo como la del Trapdoor modelo 1888 y estaba preparado para un cartucho más o menos idéntico al que se presentó en 1902 denominado Cartridge, Ball, Caliber 30, Model of 1903, denominación abreviada 30.03 con bala de punta redondeada de 220 gramos y una carga de lanzamiento que empujaba la bala a 2.400 pies por segundo. Mientras Springfield comenzaba a trabajar a pleno ritmo en la producción del nuevo fusil, el Departamento de la Guerra decidió buscar otra fuente para la realización del nuevo fusil: las razones, probablemente, hay que buscarlas más atrás, durante la Guerra Civil, cuando el incendio de la fábrica Colt puso en crisis todo el sistema de suministros del Ejército , por lo que con dos proveedores disminuía el riesgo de quedarse sin suministros. Por tanto, presintiendo un posible futuro catastrófico, algunos trabajadores del arsenal de Springfield fueron enviados al nuevo arsenal de Rock Island, en Illinois; después de más de seis meses de preparativos, a comienzos de mayo de 1904, la fábrica comenzó a fabricar fusiles modelo 1903. La fabricación de los fusiles continuó sin sufrir ninguna modificación sustancial hasta el 11 de enero de 1905, fecha en la que el presidente Roosevelt ordenó el inmediato cese de la producción. Los motivos de dicha orden repentina hay que buscarlos en la visita que el general Frazier, representante del Ejército inglés, realizó a los Estados Unidos; durante dicha visita, el general William Crozier comenzó a alabar la calidad de la económica bayoneta "de clavo", hasta el punto de que Roosevelt, cansado de la conversación, encargó que le trajeran la bayoneta de un Krag y mientras Crozier mostraba por enésima vez la bayoneta de clavo, Theodore, al límite de la paciencia, rompió por la mitad la tan alabada bayoneta de clavo demostrando que, en realidad, ese tipo de bayoneta era bastante inútil, demostración que no fue muy tenida en cuenta por los ingleses, quienes, cuarenta años más tarde, adoptaron una para su fusil N° 4 Mk I. Al suspender la producción, el Ordnance Department comenzó a buscar una nueva bayoneta que tuviera un sistema de enganche más práctico. Después de haber examinado distintas bayonetas se optó por una muy similar a la del Krag, solo que en lugar de tener una hoja de 12 pulgadas tenía 16; las cuatro pulgadas de más servían para compensar la menor longitud del Springfield en relación con el Krag. La nueva bayoneta fue aprobada el 2 de abril de 1905 con el nombre de Bayonet Model of 1905. Al cambiar de bayoneta se aportaron algunas modificaciones en el taco de mira, que pasó de un modelo de rampa a otro de tangente denominado Model 1905. Después de algunos meses, en 1905 se interrumpió nuevamente la producción, esta vez debido a la munición. El Ministerio de la Guerra seguía con atención a los alemanes y su nuevo cartucho Spitzer, es decir, de bala puntiaguda. En la primera mitad del siglo veinte, los americanos estudiaron con cuidado los avances realizados en el campo de las armas por el Ejército alemán. En numerosas ocasiones intentaron copiar los productos "teutónicos" con el resultado de perder numerosas causas legales vinculadas a las patentes, entre las que la más famosa fue la que interpuso Mauser contra el Arsenal de Springfield por motivo del fusil Modelo 1903. El Arsenal de Springfield, después de realizar minuciosas pruebas con las municiones alemanas, realizó unas cuantas transformaciones al cartucho modelo 3003 denominándolo Cartridge, Ball, Caliber .30, Model of 1906: definición abreviada: 30-06 Con la adopción del nuevo cartucho, los fusiles fueron reclamados al arsenal para realizar las oportunas modificaciones, las cuales consistían en un ligero recorte de la recámara y la sustitución del alza, con el taco de mira que pasaba de un alcance máximo de 2.400 a uno de 2.800 yardas. Después de tomar esta decisión, los dos arsenales volvieron a producir a pleno ritmo; a lo largo de los años sucesivos se realizaron sólo algunas modificaciones de poca importancia dirigidas principalmente a robustecer algunas partes; la más importante de estas modificaciones fue la adopción de una abrazadera colocada cerca de la recámara destinada a evitar eventuales fracturas de la madera debido a la energía desarrollada por el retroceso del potente cartucho 30?06. En 1913, la fábrica de Rock Island interrumpió la producción de fusiles modelo 1903 debido a que había muchos en los almacenes. Tres años más tarde, ante la repentina demanda de fusiles 1903 provocada por el estallido de la Primera Guerra Mundial, se decidió reabrir la fábrica de Rock Island; sin embargo, los antiguos trabajadores ya no estaban, por lo que antes de poder contar con personal especializado hubo que esperar hasta los primeros meses de 1917. Sin embargo, aun con el arsenal de Rock Island en funcionamiento, las armas no eran suficientes, por lo que el Ejército americano se dirigió a Remington y a Winchester, quienes estaban ultimando la producción de fusiles P 14 para el Ejército inglés. Las dos empresas, considerando que las armas encargadas por el Ejército inglés estaban prácticamente terminadas, comenzaron a producir P 14, de calibre 30-06, denominándolas P 17. Ironía de la suerte, después de casi veinte años de continuas investigaciones, experimentaciones y mejoras dirigidas a dotar a los soldados americanos con el mejor fusil posible, los "sobrinos del tío Sam" fueron a la guerra llevando a la espalda un arma inglesa fabricada y ensamblada en América a toda prisa; al finalizar la guerra, el 75 por ciento de los que regresaron estaba armado con el P 17, del que se fabricaron más 2.000.000 de ejemplares frente a los a penas 300.000 ejemplares del Modelo 1903. Al terminar la Primera Guerra Mundial el arsenal de Rock Island interrumpió una vez más la producción del fusil Mod. 1903, mientras que el arsenal de Springfield siguió realizando el arma en pequeñas cantidades, considerando que las que había en los almacenes eran más que suficientes para cubrir las necesidades de la nación en tiempo de paz. El 5 de diciembre de 1929 el arsenal de Springfield modificó la culata del fusil añadiéndole una empuñadura de pistola, renombrando el arma como U.S. Rifle, Caliber .30 M 1903 A1. Dicha culta, al principio se colocó sólo en los fusiles destinados a las competiciones de tiro al blanco denominadas "National Match"; más tarde, viendo la notable mejoría en la empuñadura, la adoptaron también para los modelos normales del Ejército. Al estallar la Segunda Guerra Mundial, los ingleses volvieron a servirse de armas fabricadas en el Nuevo Continente, por lo que Remington decidió comprar las máquinas del arsenal de Rock Island para construir un 1903 preparado para el cartucho 303 British de ordenanza inglés. Se realizaron algunos prototipos que fueron enviados al Ministerio de la Guerra británico en el verano de 1941, aunque los vientos bélicos que soplaban por los Estados Unidos empujaron a los responsables del U.S. Ordnance a buscar fábricas para la producción del M 1903; obviamente se dirigieron a Remington, que había comprado la máquinas de Rock Island, mientras que la Casa de Ilion enseguida se alegró de aceptar interrumpir los contactos con los ingleses, considerados demasiado "quisquillosos". El 8 de diciembre de 1941, Japón declaró la guerra a los Estados Unidos; en el mismo mes, Remington comenzó a producir a pleno ritmo los fusiles M 1903. Al final del mismo año, la empresa de Ilion aportó algunas modificaciones al arma con la intención de acelerar la producción; de esta forma se eliminó el orificio de salida de los gases colocado a la derecha del castillo, así como el canal de aligeramiento de debajo del taco de mira; además, muchos otros detalles, entre ellos las caras, el puente del gatillo y las manillas, en vez de estar recavadas con las máquinas normales, se obtenían mediante impresión. La elaboración de la culata, idéntica a la del modelo de la Primera Guerra Mundial fue simplificada eliminando de la caja las dos canalizaciones de sujeción de la mano débil; además, se utilizaron unas 500.000 culatas preparadas con antelación por el Ejército inglés, las cuales tenían la empuñadura de media pistola, es decir, tipo Scant, como las que utilizaban en los Enfield. El fusil, revisado por Remington, a pesar de tener numerosas partes recavadas mediante impresión en lugar de fresadura o torneado, resultaba todavía más laborioso de producir; la misma Remington se encargó de rediseñar el arma con el fin de reducir los costes y los tiempos de elaboración. Después de casi un año de estudios, en mayo de 1942, el nuevo fusil, denominado "LIS Rifle Caliber .30 Model 1903 A3", fue oficialmente adoptado por el Ejército americano. De la vieja arma sólo quedaron veintitrés piezas iguales; las demás fueron rediseñadas y sustituidas. La marca del fusil se colocó en el mismo lugar que en los modelos anteriores, sólo que en vez de escribir MODEL 1903 se grabó MODEL 03-A3, precedido, en la línea superior, de la inscripción U.S. REMINGTON. El nuevo fusil tenía un taco de mira completamente rediseñado obtenido exclusivamente mediante impresión; la base de anclaje se encontraba lo más retirada posible, colocada sobre el puente de cargamento. El nuevo taco de mira, además de ser extremadamente robusto y de facilísima utilización, aumentaba notablemente la longitud de la línea de mira y, consiguientemente, la posibilidad de mirar con mayor precisión. La referencia posterior, además de ser en forma de "V", como en el modelo 1903, era de dióptrica, es decir, poseía un orificio que, aunque podría parecer impreciso, garantizaba una rapidísima colocación del blanco. La mira, tipo espina, podía ser de tres longitudes diferentes: la medida C era la más baja, mientras que la medida A era la más alta. La hoja de la mira estaba protegida por un túnel encajado en el arma; sin embargo, el salvamira, debido a la gran cantidad de luz que absorbía, se movía con facilidad, por lo que los soldados lo perdían con frecuencia. Consiguientemente, las miras se rompían fácilmente. La culata del fusil, al principio podía ser tanto del tipo C, con empuñadura de pistola o del tipo Scant, o de media pistola; después de unos pocos meses, se adoptó definitivamente el tipo Scant, con un anclaje hecho de forma que podía hospedar indistintamente tanto el modelo 1903 como el 03-A3; finalmente, los tornillos de refuerzo de la estructura de la culata se sustituyeron por pasadores. En octubre de 1942, el fusil sufrió una nueva e importante modificación: las estrías del interior del cañón se redujeron a la mitad, pasando de cuatro a dos; ello significó un considerable ahorro en tiempo de elaboración sin que sufriera para nada la precisión del arma, al contrarío de lo que ocurrió en los fusiles ingleses Enfield N°. 4 Mk I*. Remington, durante la fabricación del 03A3, se unió a otra empresa que, ironía de la suerte, además de ser un competidor en el campo armero, lo era en el sector de las máquinas de escribir: hablamos de Smith Corona, que en los años treinta y cuarenta se encontraba entre las empresas más prestigiosas dedicadas a la fabricación de máquinas de escribir. Los fusiles producidos por Smith Corona se diferenciaban de los de Remington porque no tenían ninguna de sus parte grabadas; la fábrica de Ilion ponía en la casi totalidad de sus componentes una pequeña R de reconocimiento; los fusiles Smith Corona, además de tener cañones de ánima con cuatro estrías, podían tener otros de seis, pero nunca de dos estrías. En 1943, considerando que la infantería americana no tenía en dotación un fusil "de ciego", Remington pidió y obtuvo de la U.S. Ordnance el permiso para estudiar y desarrollar un arma dotada de anteojo, posteriormente denominada 1903 A4. La elección de la óptica de puntería cayó en el Weaver 330C, un anteojo muy económico y de fácil manejo, el cual, en los primeros modelos del M 1903 A4, mantenía la denominación de civil; posteriormente, una vez establecidos los términos de entrega, el anteojo fue renombrado con la sigla militar M73131. La óptica Weaver demostró enseguida su pésima calidad: le faltaba luminosidad y no era impermeable a los agentes atmosféricos; la retícula, que podía ser de tipo cross-hair o de palo, no tenía un corrector de paralelaje y con frecuencia cedían ante el efecto del retroceso; finalmente, los aumentos eran de sólo 2,2, demasiado poco para un arma preparada para el potente y preciso 30?06, capaz de disparar con precisión a grandes distancias. Los fusiles "de ciego" no fueron ni siquiera seleccionados; las cantidades necesarias se establecían por número de matrícula: por ejemplo, del número 3.407.088 al número 3.427.087 se produjeron sólo 1903 A4. El anteojo se montó en un anclaje dotado de Redfield, el cual, a su vez, se fijaba por encima de la ventana de expulsión utilizando como enganche posterior la base del taco de mira, que no se colocaba, igual que la mira. El cañón, ya que soportaba el mismo procedimiento de elaboración que la versión 03-A3, tenía bien visible la sede de fijación de la rampa de la mira. El modelo del fusil se imprimía en la parte izquierda de la culata, ya que la parte superior de este elemento estaba parcialmente cubierta por el anclaje anterior de la óptica; extrañamente, en vez de tener el modelo exacto del fusil, se mantenía la inscripción MODEL 03-A3. El fusil modelo 1903 A4 estuvo en servicio durante la Guerra de Corea, con la única modificación de la óptica: en lugar de la Weaver M73BI se montó al anteojo modelo M84, utilizado con buenos resultados en los fusiles Garand.

STG 44



STG 44, fusil de asalto alemán

Nacionalidad: Alemania
Dimensiones: 940 mm. longitud total; 419 mm. longitud del cañón
Peso: 5,200 kg.
Calibre: 8 x 33 Kurz Patrone






Las potencias beligerantes comenzaron la Segunda Guerra Mundial con el armamento ligero que se había utilizado durante la Primera Guerra Mundial. El arma de ordenanza era todavía el fusil de repetición manual que en el precedente conflicto había mostrado todas sus limitaciones: escasa cadencia de tiro, costes y tiempos de realización elevados y exagerada potencia de la munición utilizada, usada incluso en las ametralladoras. Para aumentar la potencia de fuego de las unidades de infantería se distribuyeron las ametralladoras que habían utilizado los alemanes e italianos durante la Gran Guerra. Las ametralladoras eran las mismas que las del conflicto anterior, excepto la MG 34 alemana, la mejor en la categoría de ametralladoras bivalentes (utilizables tanto como arma de escuadra, si se utilizaba con bipie, o como arma de apoyo-compañía, si se utilizaba con trípode), tipología todavía hoy en vigor. Algunos ejércitos, como el americano y en parte el soviético, habían adoptado fusiles semiautomáticos, pero tampoco éstos constituían una novedad real ya que a partir de los primeros años de este siglo se desarrollaron diversos fusiles semiautomáticos aunque su difusión fue limitada debido a su escasa fiabilidad, puesta a prueba en las terribles condiciones de combate en las trincheras. En tres años, en pleno desarrollo del más grande y devastador conflicto mundial, los alemanes consiguieron encontrar un nuevo tipo de arma individual que distribuyeron entre las tropas de primera línea. Durante los tres años siguientes, este nuevo tipo de arma de fuego se fue perfeccionando; si no hubiera terminado, afortunadamente, la guerra, es probable que en muy poco tiempo hubiera cambiado radicalmente el armamento de las fuerzas armadas alemanas, mejorando enormemente la potencia de fuego de los soldados del Tercer Reich. En los años inmediatamente anteriores a la Primera Guerra Mundial, diversos analistas de cuestiones militares habían subrayado la excesiva potencia de la munición de los fusiles de ordenanza: en 1909, por ejemplo, el Small Arms Committe del ejército británico sugirió disminuir el calibre y el peso de la munición de ordenanza (303 British) porque resultaba demasiado potente. Aunque desde el punto de vista teórico se podían alcanzar con estas armas blancos situados a un kilómetro de distancia, en la práctica, los soldados las utilizaban a una distancia máxima de unos cuatrocientos metros. La enorme potencia de la munición impedía utilizar los fusiles en tiro automático, ya que durante la ráfaga las armas eran incontrolables haciendo imposible un tiro preciso. Inmediatamente después del primer conflicto mundial, este fenómeno era bien conocido, sin embargo, los arsenales estaban llenos de armas y la crisis económica mundial hizo que se guardaran en los cajones de los distintos ministerios de guerra los informes técnicos que subrayaban la urgencia de proceder a una sustancial renovación de las armas individuales. Por ello, a pesar de que la tecnología permitía realizar fusiles automáticos, no se tomó ninguna decisión en este sentido, por lo que los soldados que en 1939 comenzaron a combatir en la Segunda Guerra Mundial fueron armados como sus padres en 1914. Sin embargo, la situación estaba destinada a cambiar en poco tiempo, no siendo extraño que dichos cambios se produjeran en Alemania: aquí, a mediados de los años treinta, numerosas empresas habían comenzado a estudiar, a petición del Heeres Waffenamt Wa Prüf 1 (oficina del ejército alemán que se encargaba de las armas) el uso de cartuchos de potencia intermedia que se pudieran utilizar en un nuevo fusil capaz de realizar incluso el tiro a ráfaga. Entre las empresas comprometidas en este proyecto recordamos a R. W. S., que presentó su 8,15 x 46 mm en 1934; Geco, que realizó el 7,9 x 40,5 en 1935; Winter, que preparó el 7,9 x 36,5 en el mismo año y, finalmente, Polt de Magdeburgo, quien en 1938 lanzó su 7,92 x 30, punto de partida sobre la que se trabajaría más adelante. En 1941, finalmente, se llegó definitivamente a la realización de la munición calibre 7,92 x 33. La utilización de una munición de dimensiones inferiores a las de ordenanza 7,92 x 57 no conllevaba sólo ventajas por lo que se refiere a la posibilidad de disparar a ráfaga sin perder el control del arma: el militar, con el mismo peso, podía llevar más municiones, además de obtener importantes ahorros de materia prima, lo que para un país en guerra era interesantísimo. La munición 7,92 x 33 mantenía, por otra parte, las dimensiones de base de su hermana mayor, por lo que fue posible utilizar parcialmente las viejas máquinas para producir los nuevos cartuchos. Haenel Waffen und Fahrradfabrik de Suhl recibió en 1938 un contrato para realización de un arma destinada a utilizar el nuevo cartucho de Polte; incluso Carl Walther de Zella Mehlis, a título privado, presentó su prototipo. El de la primera empresa fue diseñado por el conocido Hugo Schmeisser con la colaboración de una empresa especializada en la estampación de láminas metálicas, la Meezwerke de Franckfurt, mientras que el segundo llevó a término las experiencias de la empresa terminando con la presentación del fusil semiautomático GA 115. En agosto de 1942, ambas empresas entregaron sus prototipos para pruebas de evaluación recibiendo el nombre de Maschinen-karabiner 42 seguido de las letras H o W según la inicial de la empresa productora. El arma de Haenel funcionaba por recuperación de gas, el cual se recogía en un cilindro colocado encima del cañón y con un sistema de cierre de obturador con movimiento oscilatorio. La de Walther, sin embargo, tenía un sistema de recuperación de gases que envolvía los mismos en una manilla concéntrica con el cañón y poseía un sistema de cierre de obturador de cabeza giratoria. Ambas disparaban con el obturador cerrado, fueron realizadas utilizando mucho las láminas estampadas y utilizaban el mismo cargador, el cual tenía una capacidad para treinta cartuchos y era muy robusto, de forma que podía ser utilizado como un rudimentario bipie. Ambas tenían la culata en línea con el arma, solución que hoy utilizan muchos constructores para disminuir la elevación durante el tiro con ráfaga. Por lo que se refiere a la cantidad de ejemplares fabricados, las fuentes bibliográficas son bastante discordantes: para la Mkb 42 H se oscila entre los 7.000 y los 10.000 ejemplares, mientras que para la Mkb 42 W, la cifra oscila entre 200 y 8.000 ejemplares. Por lo que se refiere a la utilización de estas armas, parece que para valorar totalmente sus características se enviaron al frente ruso, al Kampf-gruppe Scherer, que quedó aislado en el saco de Cholm. Durante las pruebas de evaluación de las dos versiones Haenel y Walther, la primera se mostró más fiable y menos complicada de producir y de limpiar. Por ello se decidió adoptarla como nueva arma de ordenanza. La decisión se tomó en julio de 1943 y el arma asumió la nueva denominación de Maschinen Pistole 43. Dicho cambio de denominación parece que se produjo cumpliendo una orden de Hitler, quien, impresionado por las prestaciones de la nueva arma, mandó acelerar la producción de fusiles y pistolas ametralladoras abandonando la de los nuevos fusiles. Sin embargo, se siguieron produciendo sin que lo supiera el Führer los fusiles de asalto derivados del modelo propuesto por Haenel, que en realidad tenía que haber sido desechado para no crear problemas logísticos (los cartuchos utilizados de las armas individuales de infantería pasaron de dos, el 9 paró y el 7,92 x 57, a tres). Mirándolo bien, los problemas creados por la introducción de una nueva munición eran mucho menores que las ventajas que se obtuvieron utilizando armas de tiro a ráfaga capaces de ser utilizadas a las normales distancias de combate, al contrario que las ametralladoras, que tenían un alcance máximo de 150 metros. Las mayores diferencias entre la Mkb 42 H y la MP 43 son las siguientes: el cilindro de recuperación de los gases tiene una longitud inferior a la del cañón, por tanto, el pistón del MP 43 es más corto; en el guardamanos, por el que se desliza la manilla de armamento, desaparece la cavidad que permite enganchar en posición de apertura el obturador: la MP 43 no tiene, por tanto, el hold open. Después de la versión MP 43 se realizó la MP 43/1 que posee un enganche para la óptica y el tubo lanzagranadas atornillable, siendo la versión más rara de las producidas. Al año siguiente se cambió la denominación anterior por la de MP 44 y, sucesivamente, con la reorganización de las unidades de infantería, se denominó Sturmgewehr 44. Vale la pena observar cómo esta denominación (Sturmgewehr, fusil de asalto) todavía se utiliza hoy para definir todas las armas individuales de infantería que utilizan una munición intermedia capaz de disparar a ráfaga. Hacia el final de la guerra, Hitler, finalmente, convencido por Albert Speer, ministro encargado del armamento, levantó el veto a la producción de estas armas, las cuales nunca lograron sustituir, como estaba previsto, a los fusiles tradicionales Mauser K 98k. A pesar de ello, aunque no se tienen datos precisos sobre la cantidad total de piezas construidas, el fusil de asalto de calibre 8 Kurz se distribuyó ampliamente en todos los frentes de guerra, especialmente en el frente oriental, en donde estaba más marcada la inferioridad numérica de los alemanes. De todas formas, se cree que se produjeron al menos 800.000 armas hasta el mes de abril de 1945, producción que se llevó a cabo en diversas fábricas, entre las que destacan las de Erma, Haenel y Mauser. Antes de terminar queremos recordar dos versiones que nunca se adoptaron oficialmente por parte del ejército alemán: el StG 44P y el StG 44V. Estos dos fusiles de asalto, totalmente idénticos al normal Sturmgewehr 44, tenían un cañón especial curvado (respectivamente 30°? y 90°?) dotado de un sistema de mira periscópica que permitía a los tiradores disparar desde posiciones cubiertas, denominado Krummlauf. Con toda seguridad, estas versiones especiales se estudiaron para ser utilizadas dentro de los vehículos acorazados, para disparar al enemigo aprovechando los huecos de tiro no cubiertos por las armas de a bordo, pero se sabe que se utilizaron también en combates urbanos. Para que no explotara el cañón, éste tenía unos orificios en la parte terminal cuya función era hacer disminuir progresivamente la presión detrás de la bala, la cual salía a una velocidad de 275/300 metros por segundo frente a los 650 m/sg de la versión normal. Es posible que utilizando el Krummlauf se tuviera que utilizar una munición especial con bala esférica. Como última nota característica, es necesario observar la enorme importancia que tuvo esta arma en la historia de la evolución de los fusiles militares. Armas modernas como la M 16 y el Kalashnikov han recogido del Sturmgewehr 44 muchas soluciones técnicas hasta tal punto que muchos creen que todos los fusiles modernos deben su existencia al fusil que Hitler no quiso.

STG 44, fusil de asalto alemán




STG 44, fusil de asalto alemán





















El primer Sturmgewehr, fusil de asalto alemán, obviamente no se usa en Colombia, pero lo incluyo en estas páginas por ser el origen común de todos los fusiles utilizados en el conflicto. Originalmente la Maschinenpistole 43 fue llamada Maschinenkarabiner 42(H). El cambio de nombre lo provocó Hitler, quien ordenó que se detuviera la investigación de la nueva arma, pues usando su buen juicio habitual Hitler deseaba que solo se fabricaran subametralladoras como la Maschinenpistole 40 o MP-40. Pero las prestaciones de la nueva arma eran tan impresionantes que para poder continuar la investigación se escondió bajo el nuevo nombre MP-43 y se completó en corto tiempo, la nueva arma fue probada y enviada al frente oriental en la Unión Soviética donde se comprobó su alta efectividad.

La MP-43 utilizaba munición de 7.92mm en proveedores de 35-38 tiros.

La MP-43 fue el primer fusil de asalto fabricado en el mundo y fue el origen de la mayoría de los diseños de fusiles de asalto modernos. Esta nueva arma podría en cierta forma reemplazar a las ametralladoras. La nueva munición poseía un balance perfecto entre poder de penetración y retroceso: Podía sostener ráfagas cortas de disparos sobre blancos a media distancia. Podía disparar tiro a tiro o en fuego automático. El fuego automático era muy útil para los soldados alemanes, pues podían aplicar una gran cantidad de impactos sobre un blanco en un lapso muy corto de tiempo. Con estas nuevas armas la necesidad de una ametralladora de apoyo - generalmente una MG-34 o una MG-42 - se eliminaba permitiendo mucha mas movilidad a la tropa. Una vez se probó la efectividad de estas nuevas armas se multiplicaron las solicitudes desde los diferentes frentes.

Hi tler, finalmente se dio cuenta de la magnifica arma que tenia ante si y decidió darle a la MP-43 un nuevo nombre "Sturmgewehr 44", fusil de asalto 44, pero en realidad hubo pocos cambios entre las dos armas.

También se creó otro gran avance junto con el StG-44/45, la mira infrarroja Vampir, pero llegó demasiado tarde al conflicto para ser implementada con éxito


StG 44
Calibre: 7.92mm
Longitud: 940mm
Longitud del cañón: 419mm
Peso: 5.22kg
Velocidad del proyectil: 650m/s
Rata de fuego: 500 disparos por minuto




Sten MK II ametralladora



Nacionalidad: Gran Bretaña
Dimensiones: Logitud total: 762 mm.; longitud del cañón: 197 mm.
Peso: 3 kg. (descargada)
Calibre: 9 mm. Parabellum






Jan Kubis y Joseph Gabcik, dos checoslovacos refugiados en Londres después de la ocupación nazi de su país, se habían preparado durante mucho tiempo para llevar a cabo la misión que se les había confiado. Cada detalle había sido preparado con suma atención, la arrogancia de Reinhard Heydrich, que cada día realizaba el trayecto entre su domicilio y el Castillo de Hradcin, antigua residencia de los reyes de Bohemia y sede del mando alemán en Checoslovaquia, en un Mercedes descapotable, abierto para poder ser visto por la población, facilitó la misión de los dos patriotas. Después de haber barajado todas las informaciones que les llegaron a Londres, gracias a la red capilar de colaboradores, Kubis y Gabcik decidieron el lugar idóneo en el que podrían atentar: una curva en forma de codo que se encontraba a lo largo del recorrido era el sitio ideal; allí se encontraría el vehículo prácticamente parado. De esta forma, la mañana del 26 de mayo de 1942, después de haber sido lanzados desde un avión inglés en paracaídas sobre la zona ocupada de Checoslovaquia, en los alrededores de Pilse, se encontraban en el lugar en el que se habían previsto eliminar a Heydrich. El currículo del viceprotector del Reich en Bohemia había sufrido bastantes episodios significativos: en 1932 fue elegido por Himmler como jefe del SD, Sicherheitdienst, el servicio de seguridad e información de las SS, en la práctica, una especie de policía encargada de vigilar todas las actividades del Partido Nazi. En el ejercicio de sus funciones como jefe del SD, Heydrich se había distinguido por su crueldad y falta de piedad, convirtiéndose rápidamente en uno de los delfines de Adolf Hitler. En septiembre de 1941 asumió el cargo de viceprotector del Reich en Bohemia con sede en Moravia, sustituyendo al viejo ministro Von Neurath. En aquél mismo período parece ser que comenzó a conspirar a espaldas de Himmler, el jefe de las SS y su jefe inmediato. Aquella mañana todo trascurría con normalidad: el coche, para tomar la curva, había ralentizado la marcha hasta casi detenerse, momento en el que intervinieron nuestros hombres. Por desgracia, la historia no ha conservado los insultos que sin duda habrán proferido al ingeniero que construyó el arma que utilizaron en el atentado. Lo único que sabemos, y lo que nos interesa en esta sede, es que el mitra que habría tenido que matar a Heydrich se encasquilló después de haber disparado unos cuantos cartuchos. Por fortuna, Gabcik y Kubis disponían también de algunas bombas de mano, una de las cuales, realizando una parábola perfecta, fue a caer en el asiento posterior del mercedes explotando detrás de la espalde Heydrich, quien, al descubrir a los terroristas se había puesto envalentonadamente de pie para responder al fuego con su P 38. Las heridas que le causó la explosión fueron mortales (parece que se fracturó la columna vertebral), al declararse la septicemia (en aquél período la penicilina sólo la conocían los americanos); ésta llevó enseguida a la muerte al pupilo del Führer. Como consecuencia, se desencadenó una represalia: en Berlín se asesinó a 152 judíos alemanes, mientras que en Checoslovaquia, después del atentado, el 18 de junio -los terroristas se refugiaron en la cripta de la iglesia de San Carlos Borromeo, en Praga-, un destacamiento de las SS ocupó y arrasó la ciudad de Lidice. Los hombres (172 entre adultos y jóvenes mayores de dieciséis años), fueron fusilados; las mujeres (195 en total) fueron enviadas al Lager de Ravensbruck, mientras que los niños fueron sometidos a experimentos raciales: siete de ellos, parece ser que de raza aria, fueron enviados a familias alemanas, mientras que los otros 83 fueron recluidos en el campo de concentración de Gneisenau. Pero hablemos del arma que tomó parte (poca) en el atentado contra Heydrich: el Sten Mk calibre 9 mm Parabellum. En 1939, los ingleses fueron a la guerra sin ametralladoras: el Estado Mayor británico estaba convencido de que los mitra no tenían ningún valor desde el punto de vista militar: "El ejército de su Majestad no necesita armas de ganster" parece que fue la respuesta que un oficial dio a un representante de la Auto Ordenance que trataba de convencer a los ingleses para que compraran el mitra Thompson; el hecho es que durante la campaña de Francia de 1940, los militares británicos no poseían ningún tipo de mitra, y que la eficacia de los mitra la experimentaron los ingleses en su propia piel. En los meses inmediatamente posteriores a la retirada de Dunquerque, el gran pedido de armas simples y poco costosas de construir, favoreció el desarrollo de la ametralladora inglesa más famosa de la Segunda Guerra Mundial, la ametralladora Sten. Las experiencias inglesas en este ampo eran muy limitadas: la única arma automática que utilizaba munición de pistola, en dotación en 1940, era la Lanchester, distribuida a la Royal Navy, arma que permaneció en servicio hasta los años sesenta. Dicha arma no era otra cosa que una copia de la MP 28 alemana. Durante el mismo año, para no pillarse la manos, Gran Bretaña se vio obligada a hacer grandes pedidos a la Auto Ordenance para el abastecimiento de mitras Thompson modelo 1928 A1 calibre 45 ACP. En el desarrollo del primer mitra de concepción puramente inglesa podemos comprender la consideración que se tenía de este tipo de arma: en efecto, la ametralladora Sten, a diferencia de las otras ametralladora del mismo período (excepto, tal vez, la PS 41 soviético), es un arma muy sencilla de fabricar y extremadamente económica (la versión Mk 1 costaba 2,5 libras esterlinas). Sólo el cañón y la masa batiente necesitan cierto cuidado en la elaboración; los demás elementos son la chapa presada (la misma culata es un simple tubo metálico) y la terminación deja mucho que desear, con numerosos puntos de soldadura a la vista. En realidad, este arma tiene un punto a su favor: gracias a la extremada simplicidad de sus componentes fue posible, por vez primera en Gran Bretaña, encargar la realización de las piezas menos importantes a numerosas empresas sub-contratadas, fácilmente identificables por el enemigo (quien, por tanto, no podía bombardearlas con la aviación). Proyectada en el Arsenal de Enfield por los ingenieros Vernon Sheppherd y Harold John Turpin (el nombre del arma deriva de las iniciales de los dos proyectistas combinados con las primeras dos letras del lugar en el que vio la luz), la ametralladora Sten fue construida a partir de julio de 1941, realizándose casi cuatro millones de ejemplares en Gran Bretaña, Canadá y Nueva Zelanda. En el arco de pocos años (la producción cesó al finalizar la guerra) este arma se construyó en seis versiones, de las que la Mk II fue seguramente la más difundida (casi 2.000.000 de ejemplares fabricados,) mientras que la Mk IV nunca pasó de prototipo (se trataba de una ametralladora Sten de menores dimensiones pensada que la utilizaran los paracaidistas). Estudiosos de las armas han disertado largamente sobre la eficacia real de este mitra. Nelson, autor del famoso "The World's submachine guns" salió en defensa de la ametralladora Sten afirmando que es un arma fiable y, en absoluto inferior a otras pistolas ametralladoras contemporáneas. Personalmente lo vemos de una manera: la ametralladora es, entre las armas de guerra, la más sencilla y económica de realizar; además, el esquema de funcionamiento es tan elemental que resulta casi imposible realizar un arma que no sea fiable. A pesar de ello, el mitra inglés, sufrió con frecuencia grandes problemas ligados esencialmente a la tendencia al encasquillamiento. Considerando que cualquier mitra con cierre de masa funciona con el obturador abierto, un mejor estudio sobre la inclinación de la rampa de alimentación y sobre el modo de presentar los cartuchos en el cargador (que era de dos hileras, aunque presentado individualmente, derivado del MP 38/Mp 40) hubiera sido suficiente para eliminar los defectos que hemos citado. En un arma como ésta, en la que el pistón de metal (el obturador) se desliza dentro de un tubo (la culata) haciendo explosionar un cartucho cada vez que se alcanza el punto anterior del recorrido, no se puede realizar un mecanismo que no sea fiable. Si además consideramos que la Sten había sido realizada pensando en la sencillez, parece por lo menos discutible la elección inglesa de confiar a este arma la protección de los soldados. A pesar de ello, la ametralladora Sten fue una de las armas más famosas del segundo conflicto mundial; no sólo la utilizaron todos los militares de la Commonwealth, sino que fue lanzada en paracaídas en grandes cantidades en los territorios ocupados por los nazis con la intención de armar las formaciones partisanas. Su principio de funcionamiento, extremadamente simple, no se diferencia del clásico de todos los mitra utilizados en el último conflicto. La cadencia de tiro era de unos 550 disparos por minuto. Un selector colocado encima del gatillo permite disparar tiro a tiro. Hay dos versiones con silenciador (la Mk IIS y la Mk 6), pensadas para operaciones clandestinas. Estuvieron en servicio durante varios años después de la guerra hasta que fueron sustituidas, a finales de los años cincuenta y comienzos de los sesenta, por el Sterling, que todavía hoy se encentra en servicio en la British Army. La facilidad para desmontar el arma, que favorecía la ocultabilidad, así como el bajo coste, contribuyeron notablemente a su gran difusión. Un aspecto muy interesante es la posibilidad de girar el orificio del cargador de forma que sea más fácil el transporte y el embalaje del arma, obteniendo al mismo tiempo la oclusión de la venta de expulsión de forma que impida la entrada de cuerpos extraños dentro de los mecanismos. La posibilidad de desmontar fácilmente el cañón puede ser una de las causas del encasquillamiento: en la culata no hay una verdadera rampa para introducir los cartuchos, por lo que el cañón está libre para girar sobre sí mismo dentro de la manilla, siendo bloqueado sólo cuando éste último se atornilla al fuste. Además, la distancia entre la cara anterior del obturador y la de la culata está sometida a variaciones cada vez que se remonta el cañón. El hecho mismo de que el arma se sometiera a una continua serie de mejoras es un testimonio indirecto de lo poco satisfactorio de las soluciones ofrecidas por el mitra inglés: la última versión, la Mk V ofrece un nivel de terminación superior al de los primeros modelos y una empuñadura anterior. La mala costumbre de coger el arma por el cargador (que sobresalía por la parte izquierda para permitir el tiro incluso desde el suelo) era seguramente una de las causas de los encasquillamientos, por lo que se buscó la forma de obligar a los soldados a sujetar el mitra de manera correcta. La última versión fue utilizada principalmente durante los combates en Europa, mientras que la Mk II fue la mas difundida en todos los frentes de guerra. Miles de ejemplares se entregaron en dotación a las fuerzas partisanas italianas, quienes, sin embargo, preferían el Mab de Beretta. Por su parte, los Comandos ingleses, que podían elegir autónomamente sus armas, optaron siempre por la ametralladora Sten, prefiriéndola a la Thompson, más pesada, aunque más fiable, robusta y, sobre todo, dotada de un poder de retención mayor. El único aspecto por el que la Sten se reveló idónea para su uso por parte de los combatientes clandestinos era la posibilidad de desmontarla y volverla a montar rápidamente, lo que permitía ocultarla con facilidad. En definitiva, la ametralladora Sten se reveló demasiado sencilla para que se la considere al mismo nivel que sus competidoras: sus características mas interesantes (bajo coste, ausencia de dificultades especiales para la producción y gran facilidad de uso) se revelaron a la larga los puntos débiles de este arma. En la historia de la evolución del armamento individual, el mitra inglés ocupa ciertamente un puesto de gran importancia, aunque en realidad no consiguió sobresalir en nada. Llevaba un cargador de 32 cartuchos y tenía una cadencia de tiro de 550 disparos por minuto. En la boca del arma, el proyectil alcanzaba una velocidad de 370 metros por segundo. Disponía de 2 ó 5 estrías de destrogiro y una mira fija con dióptrica.

Thompson Mod. 1928 Fusil ametrallador



Nacionalidad: Estados Unidos
Dimensiones: Longitud del arma: 813 mm.; longitud del cañón: 267 mm.
Peso: 4,7 kgs.
Calibre: 45 ACP






El mosquetón automático Thompson nació a mediados de los años veinte y se convirtió en poco tiempo en el arma favorita de los gansters de las grandes ciudades americanas. Al estallar la Segunda Guerra Mundial, el ejército de los Estados Unidos se encontró desprovisto de un arma automática preparada para un cartucho de pistola; la única disponible en el mercado nacional era el Thompson 1928. Su adopción fue muy "sufrida", ya que eso representaba el símbolo de la mala vida americana, siendo considerado no digno de un soldado. Muchos mitra Thompson fueron vendidos incluso a los ingleses, quienes lo mantuvieron, junto con el Sten, hasta finalizar el conflicto. El cargador tenía una capacidad de 30 cartuchos. Los proyectiles alcazaban una velocidad en la boca de 180 m./sg.

Tellermine



Un soldado alemán manipulando una tellermine

Nacionalidad: Alemania





La tellermine, mina circular en forma de plato aplastado, era una mina antitanque magnética que los soldados de la Wehrmacht especializados en la lucha contracarros colocaban manualmente de dos maneras diferentes: podía ser enterrada o bien adosada al tanque enemigo. En el primer caso, la presión ejercida por el tanque al pasar sobre ella accionaba el detonador y provocaba la explosión. En el segundo, los soldados debían dejar que los tanques pasaran a su lado o sobre ellos, enterrados en estrechas trincheras, para colocarlas bajo la superficie del tanque -su parte más vulnerable- o en su lado posterior. En este último caso, un temporizador permitía al soldado disponer de un breve tiempo para retirarse antes de que hiciera explosión. La tapa de la mina llevaba una pequeña parte enroscada para permitir la inserción del detonador, medida de prevención ante una detonación accidental. La tellermine era capaz de dejar fuera de combate a la mayor parte de los carros soviéticos o aliados, siendo una de las armas antitanque más eficaces de la II Guerra Mundial.

Tokarev SVT 40



Nacionalidad: Unión Soviética
Dimensiones: 1,22 mm longitud total; 625 mm. longitud del cañón
Peso: 3,9 kg.
Velocidad: 830 m/sg.
Calibre: 7,62 russian






Arma oficial de los soldados del Ejército Rojo, llevaba un cargador con 10 cartuchos. Funcionaba por recuperación de gas.



Vickers, ametralladora





Nacionalidad: Gran Bretaña
Dimensiones: 1,10 m. longitud total
Peso: 22 kg. trípode y 18 kg. arma
Calibre: 7,62 mm.






Ametralladora británica de 7,62 mm., funcionaba por retroceso y presión de los gases en la boca del arma. Muy conocida por su excelente funcionamiento, fue una de las armas inglesas de infantería más características durante las dos grandes guerras del siglo XX. Su seguridad era tal que durante unas pruebas estuvo disparando durante siete días consecutivos. Refrigerada por agua, debía llevar un depósito adjunto y una caja de municiones. Disparaba entre 450 y 550 disparos por minuto. La alimentación de los proyectiles se realizaba mediante cintas de tela, incluidas en una caja de municiones con capacidad para 250 cartuchos.

Hartm/Pavichenk está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-sep-2004, 21:33   #23
Hartm/Pavichenk
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Hartm/Pavichenk
 
Sep 2004 | 57 Mens.
Obús de 76,2 mm. tipo 39



Obús soviético de 76,2 mm. tipo 39

Nacionalidad: Unión Soviética
Peso: 1.585 kg. en batería (proyectil de 6,5 kg.)
Alcance: 13.900 m.




Cañón contracarros de 45 mm. tipo 32



Cañón contracarros soviético de 45 mm. tipo 32

Nacionalidad: Unión Soviética
Peso: 360 kg. (proyectiles perforantes de 1,5 kg. o bien de 2,5 kg. con alto poder explosivo
Alcance: 9.000 m. con proyectiles contracarro y 4.750 m. con granadas explosivas




Flack 88 Cañón



Nacionalidad: Alemania
Fecha: 1933
Calibre: 8,8 cm






Diseñado por la fábrica Krupp, sus creadores se inspiraron en modelos estudiados en la Bofors sueca. A partir de 1932 el cañón ya estaba diseñado, iniciándose rápidamente su construcción. Parecido al cañón británico de 94,00 mm. o al de 90 mm estadounidense, se construyeron muchas unidades pues demostró pronto su eficacia en todos los frentes. A partir de 1940 se usó como anticarro, teniendo gran éxito en Arras en la lucha contra los carros ingleses Matilda o, más tarde, en el desierto occidental. En Kursk destruyó numerosos carros británicos. De construcción robusta, estaba plantado sobre una cureña cruciforme de cuatro ruedas. La transmisión de datos se efectuaba mediante un ingenioso sistema con el que la información sobre acimut, ángulo de elevación y graduación de la espoleta se transmitía eléctricamente desde el calculador de tiro a los cuadrantes del cañón en forma de tres anillos de lámparas con tres índices de longitudes distintas. El envio de los datos hacía que se encendiera una lámpara en cada uno de los tres anillos y el artillero solo tenía que girar su control manual en el cañón hasta que los tres índices apagaban las lámparas. Este equipo fue llevado a España por las unidades de la Legión Condor y dio un buen rendimiento aunque demostró que se podía mejorar. Se efectuaron modificaciones para corregir defectos y hacer que la cureña se produjera en serie más fácilmente. Esta pieza fue conocida como Flak 36. El propio cañón se hizo de producción más fácil construyendo el tubo en tres secciones: recámara, comienzo del rayado y parte rayada, uniendose todas entre si a rosca. Tenía un peso en batería de: 5150 kg., y en arrastre de 7200 kg. Otras carácterísticas técnicas eran: sector de tiro vertical: -3' a +85'; horizontal: 360'; velocidad inicial: 820 m/s. y alcance máximo horizontal: 14820 m. El techo era de 910 m. En 1939 se adoptó un sistema mejorado de transmisión de datos que empleaba índices coincidentes en lugar de las luces coloreadas. Esta pieza se llamó Flak 37. En la primavera del 39 se sintió la necesidad de introducir perfeccionamientos, mayor velocidad y techo más efectivo dando así lugar al Flak 41; el único inconveniente era que la extracción de las vainas de los cartuchos disparados tendía a presentar dificultades.

Cañón contracarro de 6 libras (57 mm.)



Cañón contracarro inglés de 6 libras

Nacionalidad: Gran Bretaña
Fecha: 1940
Dotación: 5 sirvientes
Peso: 11,6 kg.
Calibre: 57 mm.
Alcance: 4.500 m.






Las mayores necesidades armamentísticas que planteaba la situación pre-bélica de Europa en los años previos al inicio de la II Guerra Mundial hicieron a los británicos en 1938 iniciar estudios para sustituir al cañón de 37 mm (2 libras) en uso. Hasta 1940, sin embargo, no pudo disponerse de un sustituto, el cañón de 57 mm. (6 libras) cuya distribución aun no se realizó a gran escala puesto que se decidió utilizar los ya probados cañones de 37 mm. como equipamiento del Ejército después de Dunkerke. En consecuencia, en 1942 sólo había disponibles 112 de estas piezas.

Cañón contracarro inglés de 6 libras




Cañón contracarro inglés de 6 libras
1940
Dibujo




Cañón de 100 mm./calibre 65



Nacionalidad: Japón
Peso: 3 tons.
Alcance: 19.170 metros






Este antiaéreo equipaba al Taiho, el crucero ligero Oyodo y los destructores de la clase Akizuki. Con un peso de 3 toneladas, disparaba proyectiles de 13 kilos a una distancia de 19.170 metros. La cadencia de tiro estaba entre 20 y 22 salvas por minuto y la velocidad del proyectil en la boca del cañón 994,2 metros por segundo.

Cañón contracarros de 37 mm



Nacionalidad: Estados Unidos
Alcance: 11.700 m. máximo






Con una cadencia de tiro de 25 disparos por minuto, este cañón fue uno de los más eficaces del Ejército norteamericano. Así, estuvo presente en prácticamente todos los frentes, mostrándose insuperable. Especialmente útil fue en Guadalcanal, donde, disparando proyectiles de metralla, rechazó muchos ataques japoneses.

Cañón de 120 mm./calibre 45



Cañones japoneses de 120 mm

Nacionalidad: Japón
Peso: 2,9 tons.
Alcance: 15.750 metros






Este cañón antiaéreo equipaba al portaaviones Akagi, así como a los navíos de la clase Furutaka y Kako y otros menores. Con un peso de 2,9 toneladas, es capaz de proyectar entre 10 y 11 proyectiles por minuto con una velocidad de salida de 816,9 metros/segundo. El peso del proyectil es de 20,25 kilos y el alcance es de 15.750 metros.

Cañones japoneses de 120 mm




Cañones japoneses de 120 mm







Cañón de 150 mm. Feldhaubitze 18 SFH 18



Nacionalidad: Alemania
Dimensiones: 4,495 m. longitud del cañón
Calibre: 150 mm.
Alcance: de 4.000 a 13.250 m. según propulsor






Utilizado por el Ejército alemán y por el italiano -en este caso con denominación Obice 149/28-, utilizaba el mismo carruaje que el cañón de 10 cm K18. Las diferencias entre ambos eran mínimas, salvo en el tamaño del barril. El SFH 18 fue el primer cañón que utilizó un cartucho impulsado por cohete, lo que le impulsaba a una distancia mucho mayor. Sin embargo, la dificultad de uso de este proyectil hizo que pronto fuera sustituido por otros tipos y retirado del servicio. Tras la II Guerra Mundial, algunos ejemplares sirvieron en los Ejército de Bulgaria, Albania o Checoslovaquia.

Cañón de 152 mm./calibre 50



Cañones de 152 mm (6") en el IJN Noshiro

Nacionalidad: Japón
Peso: 8,23 tons.
Alcance: 20.673 metros






Instalados en casamatas sencillas, equipaban a los navíos de las clases Kongo y Fuso. También fueron empleados, en montajes dobles, en los buques de los cruceros ligeros de la clase Agano. Con un peso de 8,23 toneladas, disparaban proyectiles de 45 kilos de peso a una distancia de 20.673 metros. La cadencia de tiro estaba entre 4 y 6 disparos por minuto, alcanzado el proyectil una velocidad en la boca de 625,5 metros por segundo.

Cañón de 155 mm. "Long Tom"



Nacionalidad: Estados Unidos
Alcance: 23.400 m. máximo






La más importante arma de artillería de largo alcance norteamericana, fue muy usada de manera destacada en la campaña de Italia. Conocida popularmente como Long Tom, tenía una cadencia de tiro de un disparo por minuto. Su afuste, de construcción especial, lograba que pudiera ser usado en cualquier terreno, lo que daba a la artillería norteamericana una situación ventajosa con respecto a la enemiga.

Cañón de 127 mm./calibre 40



Cañones de 127 mm (5") en el IJN Musashi

Nacionalidad: Japón
Peso: 3 tons.
Alcance: 14.467 metros






El cañón de 127 mm. (5") calibre 40 era el arma pesada antiaérea más utilizada por la Marina japonesa. Instalado en una gran variedad de barcos, fue también usada como defensa costera. Aunque era una buena arma, la velocidad de salida del proyectil por la boca del cañón resultaba algo deficiente. Con un peso de 3 toneladas, disparaba proyectiles de 22,8 kilos a una distancia de 14.467 m. La velocidad del proyectil en la boca del cañón era de 413,7 metros por segundo.

Cañón de 25 libras (88 mm.)



Cañón inglés de 25 libras

Nacionalidad: Gran Bretaña
Dotación: 1 suboficial 5 sirvientes
Velocidad: 4 disparos por minuto
Armamento: Granada de 25 libras de alto explosivo y proyectil perforante de 20 libras
Calibre: 88 mm.
Alcance: 11.250 m. máximo; 12.060 m. con super-carga




Cañón pesado de campaña de 140 mm.



Cañón pesado de campaña británico de 140 mm.

Nacionalidad: Gran Bretaña
Fecha: 1941
Dotación: 9 sirvientes
Calibre: 140 mm.
Alcance: 16.400 m. con granada de alto explosivo de 37 kg.






Una de las mejores piezas de artillería del Ejército británico, comenzó a ser utilizada a partir de 1941, estando presente en las campañas del desierto desde finales de 1942.

Cañón de 406 mm./calibre 45



Cañones de 406 mm. a bordo de un buque japonés

Nacionalidad: Japón
Peso: 100 tons.
Alcance: 37.800 metros






Montados sobre el Nagato y el Mutsu en torretas dobles, estos cañones de 16,1 pulgadas pesaban 100 toneladas. Disparaban 2 proyectiles por minuto de más de mil kilos a una distancia de 37.800 metros.La velocidad en la boca del cañón era de 767,7 metros por segundo.

Cañón de 460 mm./calibre 45



Una batería de cañones de 460 mm. en un buque japonés

Nacionalidad: Japón
Peso: 162,4 tons.
Alcance: 41.364 metros






Los más grandes cañones de la Marina Imperial japonesa estuvieron instalados en los mayores y más potentes acorazados de su Flota, el Yamato y el Musashi. El peso de sus torretas triples sobrepasaba las 2.500 toneladas, siendo sus cañones de 162,4 toneladas capaces de enviar un proyectil de 1.448 kilos a una distancia de 41.364 metros. Disparaban 2 proyectiles por minuto.

Nebelwerfer



Nacionalidad: Alemania
Peso: 542 kg.
Alcance: 6670 m. con cohetes de alto explosivo y 7050 m. con granadas fumígenas






El Nebelwerfer ("lanzanieblas") fue el lanzacohetes más utilizado de entre todos los fabricados por los alemanes. Estaba constituido por seis tubos lanzadores y fue utilizado para realizar bombardeos intensos de corto alcance o construir cortinas de humo. Era capaz de disparar un proyectil pesado en un conjunto de tubos de lanzamiento montados en un aparato muy ligero, por lo que resultaba muy maniobrable. Sin embargo, su disparo no resultaba muy preciso. Los tubos de lanzamiento disparaban de uno en uno, con un intervalo de diez segundos, para evitar el vuelco del afuste. La operación de recarga de los tubos podía demorarse 90 segundos.

Mortero de 120 mm tipo 38



Mortero soviético de 120 mm tipo 38

Nacionalidad: Unión Soviética
Peso: 220 kg. (proyectil de 16 kg.)
Alcance: 6.800 m.




Obús de 105 mm.



Nacionalidad: Estados Unidos
Alcance: 11.375 m. máximo.






Con una velocidad de tiro de 4 disparos por minuto, el menor peso de la carga de 105 mm. le hacía una excelente pieza de artillería de campaña. resultaba además de fácil manejo, siendo muy apreciado por el ejército de los Estados Unidos.

Obús de 105 mm. mod. 91



Nacionalidad: Japón
Fecha: 1931
Peso: 1.925 kg.
Calibre: 105 mm
Alcance: 10.400 m. máximo






Aunque esencialmente el Ejército japonés estaba formado por unidades de infantería, la artillería se consideraba también una parte indispensable de estas unidades, que por lo regular estaban bien equipadas. Junto con "70", el "105" era la pieza de artillería de campaña del Ejército japonés. Un regimiento de artillería de campaña lo formaban tres batallones, con doce piezas de 70 mm y veinticuatro de 105. Muy seguro y fiable, podía resistir cualquier comporación con otros obuses o cañones occidentales. Para los japoneses, los obuses podían ser sustituidos por cañones de igual potencia, si bien estos se usaban menos pues el tiro curvo de obuses y morteros daba mejores resultados en los campo de batalla del sur del Pacífico.

Obús de 105 mm., mod. 4



Nacionalidad: Japón
Fecha: 1915
Peso: 2.763 kg.
Calibre: 150 mm.
Alcance: 9.600 m.






Pieza de artillería de gran calibre, cada batallón de artillería reunía tres baterías con cuatro de estas piezas. Algunas mejoras realizadas sobre este modelo hicieron que pudiera disparar con un ángulo de elevación de 75º, debiendo para ello cavar un profundo hoyo para acoger la cureña en el momento del retroceso. Esta modificación pasó a denominarse modelo 96, viendo la luz en 1936.

Obús de 122 mm. tipo 31-37



Obús soviético de 122 mm. tipo 31-37

Nacionalidad: Unión Soviética
Peso: 7 tons. (proyectil de 25 kg.)
Alcance: 20.600 m.






Los rusos fueron los primeros en crear una unidad autónoma de artillería, equipada con distintas piezas de varios calibres, con el objetivo de operar en un sector determinado del frente sobre el que ejercían una fuerte ofensiva y servir de apoyo a la infantería. El arma artillera fue muy promocionada por Stalin, concentrando la producción en unos pocos modelos caracterizados por su simplicidad de construcción y uso. La producción de piezas artilleras fue considerable, especialmente de morteros de 120 mm., si bien se vio por momentos frenada debido a los bombardeos alemanes sobre las fábricas.

Obús soviético de 122 mm. tipo 31-37




Obús soviético de 122 mm. tipo 31-37
Dibujo




Obús de 155 mm.



Nacionalidad: Estados Unidos
Alcance: 14.560 m. máximo






Excelente arma artillera debido a su alta precisión a todas las distancia, estaba proyectado para ser montado sobre el mismo afuste del cañón de 144 mm. La cadencia de tiro era de dos disparos por minuto. Para muchos se trataba de una de las mejores armas artilleras.

Obús de 70 mm., mod. 92



Nacionalidad: Japón
Fecha: 1932
Peso: 212 kg.
Calibre: 75 mm.
Alcance: 2.900 m.






Pieza esencial de los batallones de infantería, junto con el 105, el 70 tenía como misión apoyar con fuego artillero las operaciones de los infantes. Cada batallón de infantería portaba una batería, de dos secciones cada una y con dos piezas. Gracias a su poco peso resultaba fácil de transportar. También resultaba muy útil la facilidad de su manejo y la potencia de su disparo, pudiendo proyectar una carga relativamente pesada.

Pak 36



Nacionalidad: Alemania
Fecha: 1933
Dotación: 2 sirvientes
Peso: 432 kg.
Calibre: 37 mm.






El cañón antitanque Pak 36 (Panzerabwehrkanone 35/36) fue el primer arma de sus características desarrollada por los alemanes después del tratado de Versalles. Su prueba de fuego la recibió durante la Guerra civil española, siendo usado por la Legión de Cóndor. Comenzado a fabricar en 1933, su producción se mantuvo hasta 1941. Muy utilizado durante la primera fase de la guerra, fue en Francia en 1940 donde sus defectos quedaron al descubierto, principalmente cuando hubieron de combatir a los Matilda de la Fuerza Expedicionaria Británica. Esto hizo que fuera rápidamente estudiada la posibilidad de sus sustitución por otro cañón más potente, que dará lugar al Pak 38 de 50 mm. Fabricado por la Rheinmetall, era un cañón pequeño y ligero, de sólo 432 kg. de peso, dotado de dos ruedas para facilitar su transporte y un escudo de 4 mm. Su capacidad de penetración era escasa, tan sólo 48 mm. de coraza a una distancia de 500 metros. El artillero, manejándolo desde el lado izquierdo, podía orientar el cañón en un ángulo de 60 grados de derecha a izquierda, con una elevación de 25 grados y una depresión de 8. El cargador del arma estaba en el lado derecho, junto al bloque trasero, realizando 15 disparos por minuto. Esto se demostró muy ineficaz frente al T-34 soviético, a no ser que se lograra un disparo muy afortunado. Fue bautizado como "el Golpeador de Puerta" por las tropas que lo usaron. Su vida útil se prolongó gracias al desarrollo de una carga hueca con la aleta estabilizada alrededor, llamada Steilgrenate 41, que podría penetrar 180 mm. de coraza. En ocasiones, el Pak 36 se montaba sobre un 250/10.

Pak 38



Cazacarros alemán Pak 38

Nacionalidad: Alemania
Dotación: 4 sirvientes
Calibre: 50 mm.
Alcance: 900 m.






Arma principal de las unidades Panzerjäger de la Wehrmacht, en 1941 reforzó la artillería de las unidades acorazadas de Rommel. Su período de fabricación coincidió con el del carro británico Crusader. Tras los combates de las operaciones de frontera "Brevity" y "Battleaxe", su número ascendió a 158 piezas, mientras que sólo había 52 unidades de 37 mm.

Cazacarros alemán Pak 38




Cazacarros alemán Pak 38
Dibujo




Pak 41



Nacionalidad: Alemania
Calibre: 42 mm.






El concepto de una pieza pequeña que fuera manejable, fácilmente transportable por cualquier vehículo o incluso tracción animal, captó la atención de todos los ejércitos, siendo el calibre de 20 a 40 mm suficiente para poner fuera de combate a cualquier carro de la época, como quedó patente en la Guerra Civil española. Pero en los años cuarenta entraron en acción nuevos tipos de carros con corazas más gruesas, que dejaron anticuados dichos cañones. Una solución provisional para remediarlo consistió en el cambio de munición, con proyectiles de núcleo de tungsteno denominados AP40, que a pesar de todo tenían los días contados. Los estudios emprendidos dieron como fruto varias opciones, y entre las más interesantes estaba la basada en una patente alemana de 1909. El ingeniero alemán Gerluch desarrolló un cañón revolucionario para la época: el concepto de ánima cónica que, de forma muy simplificada, intentaba obtener el efecto de "tapón de cava". Para ello, el proyectil se rodeaba de una camisa de material más blando, que iba comprimiéndose en el interior del tubo, originando una presión de salida que impulsaba el proyectil entre un 30 y un 40 por ciento más rápido que el sistema de rayado tradicional. Aunque Gerluch estuvo en varios países, sólo la tecnología de Krupp puedo realizar un arma de tubo cónico realmente efectiva. Se construyeron dos modelos, uno de 28 milímetros y el denominado Pak 41 de 42 milímetros, que estaban pensados para las fuerzas aerotransportadas y de infantería, aunque por circunstancias de carencia de materiales, al final la mayoría fueron destinadas a los paracaidistas. Este cañón heredó la cureña del Pak 37 mejorada y con una coraza doble espaciada. El proyectil pasaba de 42 a 30 milímetros a la salida de la boca, pero a una velocidad de 1.220 metros por segundo, lo que unido a su núcleo de tungsteno, lo hacían tan efectivo como los cañones de 75 milímetros, pero con la ligereza de una pieza de 37 milímetros. El futuro de estas armas parecía prometedor, pero la escasez de metal necesario, que Alemania solo podía adquirir en España y en pequeñas cantidades, dio al traste con todos los proyectos, fabricándose proyectiles hasta que las necesidades de la aviación y la artillería antiaérea absorbieron todo lo disponible. El peso de los combates recayó entonces sobre los cañones tradicionales como el Pak 40, lo que restó una importante movilidad a las tropas en su función anticarro.

Hartm/Pavichenk está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-sep-2004, 21:37   #24
Hartm/Pavichenk
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Hartm/Pavichenk
 
Sep 2004 | 57 Mens.
He metido este fusil por ser el primero soviético en ser diseñado desde un principio para francotirador...., y porque puede llevar la mira de luz estelar, peligrosísima de noche, y patrimonio exclusivo de Rusia,.... ¡¡¡Arriba los francotiradores!!!

SVD DRAGUNOV





ANTECEDENTES HISTÓRICOS
El SVD (Snayperskaya Vintovka Dragunova) o Dragunov fue el primer fusil Ruso diseñado exclusivamente desde el principio como un rifle de francotirador, creado para reemplazar el SVT-40 (Samozariyadnaya Vintovka Tokareva). El Dragunov SVD original se diseñó por Yevgeniy Feodorovich Dragunov, un colega de Mikhail Timofeyevich Kalashnikov, diseñador del AK-47 y la serie de fusiles Kalashnikov.


Evgeniy Fedorovich Dragunov (1920-1991)


El plan y fase de desarrollo de este fusil tuvieron lugar en Izhvesk Mashinostroitelny Zavod (IZHMESH). El Dragunov se adoptó formalmente por el Ejército Rojo en 1963.

Evgeniy Fedorovich Dragunov (1920-1991) nació en Izhevsk en una familia con antepasados armeros. Su abuelo trabajaba en la Fabrica de Armas de Izhevsk. En 1934, habiendo terminado la escuela secundaria, entró en la Escuela Técnica Industrial; después de la graduación, comenzó trabajar en una fábrica.

Se le ofreció un trabajo en la misma fábrica dónde su abuelo había trabajado en los tiempos Zaristas. Su primer proyecto era mejorar la técnica del mecanizado de la bayoneta del fusil Mosin - Nagant, modelo de 1891/30.

No sería una exageración decir que Dragunov fundó una nueva tendencia en las escuelas de diseño de armas rusas. Como un ingeniero del proyecto principal él construyó 27 varias armas de fuego incluyendo los fusiles MTs-50, ATsV-50, el Cenit, Strela (la Flecha), Taiga, el CM, Biathlon-7-2, Biathlon-7-3, Biathlon-7-4, ganadores de varias Medallas de Oro en los Juegos olímpicos. En 1958 Dragunov aceptó el desafío de diseñar un fusil de francotirador semiautomático

La posibilidad de acertar un pequeño blanco a mucha distancia, ha interesado siempre a los hombres en tiempo de guerra, sobre todo pensando en poner fuera de juego a los oficiales, dejando así a las tropas desasistidas. Durante los años 60, los soviéticos decidieron abandonar los fusiles normales de ordenanza algo mas cuidados, para lanzarse a la búsqueda de un verdadero fusil "sniper", estudiado para el tiro de precisión en guerra. El encargo se le confió a un especialista en armas deportivas: Evgeniy Fedorovich Dragunov, el cual aprovechando buena parte de la técnica y del diseño del kalashnikov, puso a punto el Samozaridnya Vintovka Dragunova, es decir, el fusil semiautomático Dragunov, también llamado SVD.

El abandono del SVT-40 por el Ejército soviético creó la necesidad de un nuevo calibre para el fusil de francotirador. Sergey Simonov sometió a modificación la carabina SKS-45 en 1946, cambiando el calibre standard de 7.62 x 39mm, pero las pruebas mostraron que no era tan exacto como el fusil M1891/30.


SISTEMA ÓPTICO
En cuanto a la mira telescópica, la PSO-1 del Dragunov no es la mejor, a pesar de que es innegable que cumple correctamente su fución. Tiene un factor de aumento 4x. es decir, una imagen colocada a 100 metros de distancia aparece como si estuviera a 25, no es mucho en general, los "sniper" occidentales tienen miras de 6 y 8 aumentos; algunas son incluso de tipo variable, con aumentos regulables desde 4 hasta 32, e incluso 44, como en el inglés M85 de Parker-Hale. De todas formas, 4 aumentos son suficientes para encuadrar perfectamente un blanco de casi 2 metros por uno a una distancia de hasta 600 metros, permitiendo además una utilización rápida en cortas distancias incluso sin apoyar el fusil.


Este visor, montado en un Dragunov ruso con una culata plegable, es un poco más potente que el visor nocturno NSP-3 ruso. El visor nocturno PGN-1 ruso tiene un alcance eficaz de 500 metros bajo las condiciones óptimas.


La retícula es muy interesante, ya que entre otras cosas puede ser iluminada cuando hay escasez de luz ambiental (hay una pequeña lámpara alimentada por una batería de 2,5 voltios), siendo de tipo telemétrica, es decir, utilizable como si se tratara de un burdo telémetro. En la práctica, en la parte izquierda de la retícula se ve una escala graduada dotada de una parábola a la altura de un hombre (mas o menos 1,70m.), lo cual sirve para calcular a que distancia se encuentra el blanco: basta hacer coincidir los pies con la base de la escala y la cabeza con la parábola; leyendo el número que se encuentra en la parte superior, que varía de 100 a 1000 metros, podemos saber a que distancia se encuentra el blanco. Después se mueve el alza de la retícula haciendo girar el tambor de elevación (encima del anteojo), regulado de 1 a 10, es decir, de 100 a 1000 metros. Siendo optimistas, la retícula prevee incluso el tiro a 1100, 1200 y 1300 metros, aprovechando las 3 pequeñas referencias colocadas debajo de la que se usa normalmente. Es obvio que con sólo 4 aumentos, dicha regulación no se puede utilizar para encuadrar a un hombre; lo más que pueden acertar es a un depósito de gasolina o de municiones, tal vez utilizando incluso cartuchos incendiarios o explosivos. La regulación para las correcciones laterales es más precisa; se utiliza para compensar los efectos negativos del viento lateral y transversal en grandes distancias; en la práctica resultan extremadamente dificiles las correcciones si no se posee una adecuada estructura técnica de soporte, cosa incompatible con el rol de un francotirador, que en general trabaja solo, lejos del resto de tropa. Hay que tener en cuenta, que el proyectil de un fusil como el Dragunov, de calibre 7,62, en caso de viento transversal constante de 20km/h, se desviará lateralmente más de 1 metro a 600 metros de distancia y más de 3 metros a 1000 metros de distancia.


Entre las particularidades de este anteojo hay una muy simple pero muy práctica; se trata del soplador de goma blanda aplicado al ocular. Al apoyarse en el anteojo se producen dos efectos; se enfoca automáticamente, alineando correctamente el ojo con la óptica y no se producen molestias debidas a las luces laterales. Además posee un aplique para mira con rayos infrarojos, muy útil durante los años 60 y 70, aunque hoy prácticamente inútil ya que en el tiro nocturno se utilizan sistemas de amplificación de luz estelar. De todas formas, girando la pequeña palanca de la izquierda del anteojo, la óptica se oscurece y se ilumina un punto amarillo rojizo sólo cuando encuentra un "sniper" del adversario que apunte con un infrarojo activo. En este caso se puede apuntar al blanco haciendo coincidir la mancha coloreada con el centro de la retícula, buscando la manera de valorar la distancia aprovechando la propia experiencia en el tiro nocturno.


Visor nocturno NSP-3 ruso. Este visor sacrifica la distancia por el tamaño. Tiene un alcance eficaz de aproximadamente 300 metros bajo condiciones óptimas.


Se puede sustituir la óptica del Dragunov con la destinada a la utilización nocturna, se trata del modelo NSP-2 IR, de infrarojos activo. Se trata, por tanto, de un visor nocturno ya superado, sobre todo por lo que se refiere a las necesidades de un tirador de élite, cuya finalidad es la de ver sin ser visto. El SVD es un buen fusil de francotirador, pero no se puede comparar su precisión con las mejores realizaciones occidentales. Ha sido mitificada hasta hace unos 15 años, pues era prácticamente desconocida fuera de la Unión Soviética: los rusos la tenían celosamente escondida incluso para sus aliados del Pacto de Varsovia.


Normalmente se lleva cuatro cargadores, un equipo de limpieza, y una batería extra y lámpara para la mira telescópica. Se puede montar la bayoneta standard del AK.

La ventaja principal de este rifle es que fue diseñado para operar bajo las condiciones del combate extremas, manteniendo la exactitud y utilidad dónde otros rifles de precisión fallarían. El SVD dispara aproximadamente 30 dpm en el modo semiautomático.


FUNCIONAMIENTO DEL DRAGUNOV
La apariencia general del Dragunov se parece a una versión estirada del AK normal. Ambas armas comparten el estilo de seguridad al polvo combinando, la tapa, el tubo de gas encima del cañón, y un sistema operativo similar. El mecanismo de disparo del Dragunov y sistema de recuperación de gas son similares a los del AK; pero, debido a la diferencia en cartuchos que utiliza, las partes no son intercambiables con el AK. El AK y los Dragunov usan la bayoneta como cortaalambres.

A primera vista, el Dragunov puede dar la impresión de ser un arma realizada utilizando piezas existentes; sin embargo, analizandolo más despacio se puede comprobar que no es así, aunque bien es verdad que ha tratado de limitar el máximo el número de elementos para hacerla lo más simple posible sede el punto de vista constructivo. Se mantuvo el sistema de toma de gas en el cañón, como en el Kalashnikov, aunque revisando por completo el sistema, al potente cartucho que utilizaba (7,62x54R) y a la necesidad de limitar al máximo las vibraciones provocadas por las masas en movimiento. El Dragunov utiliza un pistón de pequeño recorrido para no desplazar demasiado el centro de gravedadf del arma durante el disparo, cosa que sería totalmente inaceptable en un arma de precisión.

Se revisó un poco todo el sistema, desde el grupo de disparo, en el que martillo y gatillo tienen dos muelles separados, hasta el sistema de toma de gases, dotado de un regulador de dos posiciones, accionable mediante el borde de la base de un casquillo, lo que reduce al mínimo la cantidad necesaria de gas en el cañón cuando el arma está limpia, evitando así el funcionamiento violento del sistema de obturación y rearme; cuando hay una temperatura muy baja o cuando el arma está llena de suciedad o de restos de combustión, para obtener un funcionamiento más o menos normal, basta con mover el regulador de presión cerrando el orificio de entrada. Este sistema común en las armas occidentales, pero no en las soviéticas, se deduce el cuidado que pusieron los técnicos para poner a punto la mecánica del SVD.


SVDS, con culata plegable




El SVDS experimental (Snayperskaya Vintovka Dragunova, Skladnaya) el fusil con la culata plegable tenía dos tipos de construcciones sintéticas con una pieza de apoyo para la mejilla de la cara. Los rifles tenían un nuevo cargador intercambiable de 10 disparos. La longitud de los cañones era similar al SVD original, modele 1963. La variante final del rifle de SVDS se completó a Izhmash en 1994 por un equipo de ingenieros encabezado por Azariy Nesterov. Nesterov que ha estado en la industria de las armas durante casi 40 años todavía trabaja en Izhmash como ingeniero de armas. De hecho, originalmente el rifle SVDS tenía dos variaciones: con el 620 mm de longitud de cañón, para la infantería, mientras que el otro tiene 565-mm, para paracaidistas. El ejército rechazó la versión más larga, y aceptó el más corto.

En cuanto a su ergonomía, es verdad que no puede disfrutar de todas las costosas soluciones de los "sniper" occidentales, pero si consideramos que tiene 30 años de vida, no se puede negar que los rusos hayan conseguido obtener el máximo de prestaciones con el mínimo gasto. La culata, por ejemplo, no posee los innumerables reguladores que ofrecen muchos modernos fusiles militares de precisión, sin embargo, en el uso se demuestra muy eficaz ya que no obliga al tirador a adoptar posturas innaturales para poder observar el blanco mediante la mira telescópica; además, el arma lleva un apoyo para la cara que se puede poner y quitar según se desee.

Entre los otros elementos dignos de mención está el compensador del vuelo, necesario en un fusil de precisión semiautomático para limitar al mínimo la reelevación del cañón en el momento del disparo, permitiendo, si fuera necesario, una repetición rápida del tiro. En el compensador del Dragunov hay cinco aberturas longitudinales por las que salen los gases que empujan al proyectil fuera del cañón: 2 de ellas están orientadas hacia abajo y 3 hacia arriba de forma que los gases ejercen (por reacción) una mayor precisión de arriba hacia abajo, oponiéndose al movimiento hacia arriba que se produce por naturaleza en el cañón.

Además de ser eficaz, el compensador del SVD es también un buen apagallamas, cosa muy útil para un francotirador preocupado por no ser visto por el enemigo en el momento del disparo, sobre todo cuando hay poca luz. Por este motivo, de las 5 aberturas de salida de los gases, ninguna es perpendicular al terreno, lo que evita que cuando se utiliza el arma en terrenos arenosos, el disparo levante una nube de polvo, molestando al tirador y haciéndole visible.


El rifle Dragunov opera como un arma semiautomática convencional de gas, mandando el gas propulsor desde el taladro a una cámara de la expansión. Dispara el 7.62 x 54R o como en la versión china, el .308 cartucho de Winchester y usa un cargador intercambiable de 10 disparos.

El Dragunov usa un pistón de gas de corto-golpe que se localiza sobre el cañón para minimizar el cambio en el equilibrio del rifle durante el retroceso y permite mayor exactitud si el disparo siguiente lo requiere. El pistón se fabrica integralmente con el portador del cerrojo. La recámara se cierra con una llave, girando el pestillo a la derecha, para que tres agarraderas comprometan los montantes en el receptor. Los cartuchos se alimentan de un cargador de diez disparos intercambiable. Su longitud global es 1,225 milímetros, y su peso vacío es 4.3 kilogramos. (Su peso cargado con la bayoneta es 4.78 kilogramos.) la disponibilidad para un usuario del regulador de gas ajustable, para cambiar las velocidades del retroceso proporciona gran fiabilidad en el funcionamiento del fusil.


El diseño del gatillo del Dragunov esta muy basado en el Kalashnikov. Un tipo de martillo que el mecanismo de encender, impulsado por un muelle principal especial, se restringe al fuego de un solo disparo y incorpora un sistema de seguridad especial para prevenir los tiros no deseados. Fue simplificado para tomar ventaja al semiauto sólo modo del rifle .El receptor del Dragunov comparado al Kalashnikov se ha alargado y se ha fortalecido para aprovecharse del 7.62x54mmR cartucho poderoso.


LAS MUNICIONES

El Dragunov ruso esta basado en los calibres 7.62x54mmR, aunque las versiones chinas han sido los cambiadas al .308 Winchester. Se supone que el Ejército soviético escogió este cartucho para tomar ventaja en los stocks abundantes, debido a la producción en tiempo de guerra y sobrantes.

Este cartucho es considerado por muchos como obsoleto por dos razones: su calibre no es natural para el diseño semiautomatico, y el disparo es sumamente poderosa. Sin embargo, a pesar de estos obstáculos los 7.62x54mmR siguen siendo todavía un cartucho bueno, poderoso y exacto, superando al 30-06 o .308 en distancia, exactitud, densidad particular dependiendo de la carga, y otras caracteristicas balísticas.





Vistas del eje del seguro y ventana de expulsión
La exactitud de los 7.62x54mmR se mejora por un cartucho de francotirador especial diseñado por Sabelnikov, Sazonov, y Dvoryaninov. Éste fue el primer cartucho en la historia de la ordenanza soviética incluir en una bala de francotirador un corazón especial de acero, ofreciendo bien la exactitud a 2.5 veces mas que el del cartucho regular y mejorando la actuación del fusil SVD significativamente. Los disparos de los fusiles regulares pueden ser usados si los cartuchos especiales del francotirador no están disponibles, pero la exactitud sufre de acuerdo con ello.

El Dragunov puede disparar la bola ligera, bola pesada, centro de acero, diseñador, y la munición incendiaria antitanque.

Muy posiblemente, SVD y " SVDS pueden estar pronto disponibles en los calibres .308 VICTORIA., 9.3 mm y .338 REVISTA de Lapua.



Los cargadores acerados en planchas de metal reforzado con guías prominentes para el SVD y " SVDS el sostenimiento 10 disparos. Los cargadores tienen un dispositivo de sostenimiento-abierto y después de que el último disparo se ha efectuado, el grupo del cerrojo es retenido en su posición trasera.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

SVD
SVDN2
SVDS
NDM-86
PAIS

Ruso
Ruso
Ruso
Chino
FABRICA

Izhmesh
Izhmesh
Izhmesh
PolyTech, Norinco
CALIBRE

7.62 x54R
7.62 x54R
7.62 x54R
7.62 x54R, .308Win
FUNCIONAMIENTO

gas, semiautomatico con regulador ajustable de gas
VELOCIDAD MEDIA

830 metros por segundo
MAXIMA CADENCIA DE FUEGO

30 disparos por minuto
CADENCIA DE FUEGO APUNTADO

3-5 disparos por minuto
M.O.A.

5 o 2 dependiendo de la calidad de la munición
DISTANCIA CON MIRA ABIERTA

1.200 m
DISTANCIA CON VISOR PSO-1M2

1.300 m
DISTANCIA CON VISOR NO CTURNO NSP-3

distancia de aproxim. 300 m
DISTANCIA CON VISOR NO CTURNO PGN-1

distancia de aproxim. 400-500 m
DISTANCIA EFICAZ PROBABLE

3.800 m
CARGADORES

Negro, acero estampado, de 10 disparos, intercambiable
PESO CON MIRA OPTICA DESCARGADO CON BAYONETA

4.3 kg
4.3 kg
4.68 kg


LONGITUD DEL CAÑÓN

620 mm
620 mm
565 mm


LONGITUD DEL CAÑÓN CON BAYONETA

1225 mm
1225 mm
1,135 mm


ALTO DE LA BAYONETA

230 mm
271 mm
271 mm


ANCHO DE LA BAYONETA

88 mm
118 mm
140 mm



DESPIECE
Fusil de Francotirador Dragunov 7.62-mm:







1 -soporte de cierre; 2 - aguja percutora; 3 - cubierta; 4- guía de la varilla; 5 - guía; 6 - cerrojo;7 - uña extractora; 8 - pasador del montante de encendido; 9 - muelle del extractor; 10 - extractor; 11 - muelle de retorno; 12 - soporte del alza de librillo; 13 - alza de libro; 14 - lateral del guardamanos; 15 - muelle recuperador; 16 - pestillo del tubo de gas; 17 - camara de gas; 18 - pistón de gas; 19 - tubo de gas 6B1; 20 - regulador de gas; 21 - punto de mira; 22 - mira; 23 - recuperador; 24 - bocacha apagallamas; 25 -cañón; 26 - banda superior; 27 - pasador del eje; 28 - precinto de aceite; 29 - otro lateral del guardamanos; 30 - banda superior con muelle; 31 - cuerpo del cargador; 32 - muelle del cargador; 33 - guia de la tapa del cargador; 34 - tapa del cargador; 35 - guía del muelle del cargador; 36 - receptor; 37 - eje del seguro; 38 - caja del mecanismo de disparo; 39 - pasador de la tapa; 40 - culata.




Mecanismo de disparo:

1 - cuerpo del mecanismo de disparo; 2 - pasadores del mecanismo de disparo; 3 - gatillo con varilla; 4 - muelle del gatillo; 6 - seguro; 7 - martillo; 8 - muelle principal; 9 - pasador del martillo; 10 - pasador del pestillo del cargador; 11 - pestillo del cargador; 12 - muelle del pestillo del cargador.







LA BAYONETA
Además de el visor y las herramientas asociadas, el rifle de Dragunov puede montar una bayoneta del tipo AKM si se requiere.


LA CULATA
La culata del Dragunov es muy distintiva y es reconocida y copiada en el mundo extensamente. La trasera de la culata ha sido hecha de una madera dura laminada, diseñada en un único esqueleto que reduce el peso y proporciona un asimiento y montado ajustable en la mejilla. Una desventaja de este rifle es que le falta un ajustador de longitud u otro ajuste del extremo que permitiría adaptarse a cualquier posición que puede adoptar el francotirador.

En este momento SVD está disponible en varias variantes: (a) con el culatín no plegable de madera laminado y guardamanos de plástico; (b) con el culatín no plegable sintético y el guardamanos sintético.



CULATA

GUARDAMANOS





Vista del moderno FPK, versión Rumana del SVD rusocon visor nocturno de amplificador de luz estelar
Hartm/Pavichenk está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-sep-2004, 21:40   #25
Hartm/Pavichenk
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Hartm/Pavichenk
 
Sep 2004 | 57 Mens.
Subfusil
H&K MP-5


Fabricante: H&K (Alemania)Características:Calibre: 9 mm
Munición: 9 x 19 mm OTAN
Alimentación: cargadores de 15 y 30 cartuchos

Accionamiento:
acerrojamiento semirrígido por rodillos
Alcance: eficaz 100 m
Cadencia de tiro: 800 disparos por minuto
Velocidad inicial del proyectil: 400 m/seg
Peso (arma): 2,55 kg
Longitud (arma): 490 mm (660 mm con la culata desplegada)



Observaciones:

La Unidad de Operaciones Especiales (UOE) incorporará muy pronto este subfusil alemán, de la firma Heckler & Koch, para sustituir los subfusiles silenciados Sterling Mk-5 de origen británico, que entraron en servicio en la década de los 80. El MP-5 se encuentra en servicio en las unidades especiales de asalto de la Policía y Guardia Civil desde hace muchos años y es uno de los subfusiles más difundidos y afamados del mundo.
Hartm/Pavichenk está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-sep-2004, 21:41   #26
Hartm/Pavichenk
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Hartm/Pavichenk
 
Sep 2004 | 57 Mens.
Fusil de asalto

H&K G-36E


G-36E

G-36KE


Fabricante: H&K (Alemania); motado por E.N. Santa Bárbara (españa)

Características:




G-36E


G-36KE

Calibre

5'56mm

Munición

5'56 x 45mm OTAN

Accionamiento

por toma de gases, con cierre rotatorio

Cargador

de plástico transparente de 30 cartuchos

Velocidad inicial del proyectil

920 m/seg

920 m/seg

Visor

de 3 aumentos

Alcance eficaz

400 metros

Cadencia de tiro

750 disparos por minuto

Rayado

6 rayas dextrosum; paso 178 mm

Peso (arma)

3'3 kg

3 kg

Peso (arma)

480 gr con 30 cartuchos

Longitud (arma)

990 mm (760 mm plegado)

850 mm (615 mm plegado)

Longitud (cañón)

480 mm

320 mm





Observaciones:

El fusil de asalto H&K G-36E y la versión corta G-36KE, de procedencia alemana, es el nuevo fusil de asalto normalizado de las Fuerzas Armadas Españolas. La BRIMAR ha adquirido un total de 4.500 unidades, que disponen de bípode y culata plegable. Están sustituyendo a los CETME L y LV de 5'56mm, que nunca dieron el resultado que se esperaba, debido principalmente a problemas de diseño, proceso de fabricación y control de calidad.
Hartm/Pavichenk está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-sep-2004, 21:42   #27
Hartm/Pavichenk
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Hartm/Pavichenk
 
Sep 2004 | 57 Mens.
4- GALIL MICRO - MAR FITTED (MARCHA)
Esta arma aparece como un sustituto más potente de 5,56 milímetros a las ametralladoras secundarias de 9 milímetros (SMG), principalmente debido al hecho de que mientras que SMG son perfectos para el uso civil a distancias cortas, en aplicaciones militares su distancia intrínsecamente corta y penetración baja contra armadura del cuerpo son desventajas importantes. El Galil MARCHA también se ofrece como arma personal de defensa (PDW) para el aire y los equipos armados, permitiendo que el Galil MARCHA se ajuste a la pierna comfortablemente mientras que se mueve en los espacios apretados del vehículo (iguales que el HK MP5 PDW). En este papel el Galil MARCHA aporta al soldado una gran potencia de fuego de 5,56 milímetros.






Modelo MARCHA 5,56mm. (micro)
Además de su rifle estándar del asalto de Galil, IMI está produciendo lo qué se cree pueda ser el rifle más corto de asalto del mundo, el Micro-Galil. Este rifle de 5.56m m ha atraído el interés de las agencias europeas que buscaban las armas del largo alcance para la protección de áreas no-urbanas. Al igual que con el subfusil Uzi, hay tres mercados existentes: militar, ley-aplicación y civil. El Galil también esta pensado para el propósito de divertirse, esa versión es proporcionada con un cañón más largo, acción fija y semiautomático.

Las industrias militares de Israel (IMI) revelaron recientemente una nueva versión del miembro más joven y más pequeño de la familia del rifle del asalto de Galil AR, el rifle micro del asalto de Galil (MARCHA).

El Galil MARCHA fue introducido a principio de los años 90 con dos ideas:
  • Como un sustituto más potente de 5,56 milímetros a las ametralladoras secundarias de 9 milímetros (SMG), principalmente debido al hecho de que mientras que SMG son perfectas para el uso a corta distancia civil, en aplicaciones militares su distancia intrínsecamente corta y penetración baja contra el cuerpo, son desventajas importantes.
Comparación entre el Uzi estándar y el Galil MARCHA. Como se puede ser, en la posición plegada, el Galil MARCHA es incluso más corto que el Uzi SMG.
  • El Galil micro fue creado para tener un futuro brillante, debía incorporarse a la fuerza israelí de la defensa (CA), sustituyendo el rifle corto del asalto de Galil (SAR) como el cuerpo armado PDW nuevo de la CA. Sin embargo, el Galil MARCHA tenía dos problemas importantes: debido a un defecto serio en su diseño de los guardamanos llegaron a calentarse rápidamente durante el disparo, con lo que era imposible sostener la arma. El problema de sobrecalentamiento ocurrió especialmente en modo automático y en semiautomático de forma rápida. También, como hoy, la CA tenía un presupuesto muy apretado que no permitía todavía comprar armas de fuego hechos por israel, especialmente con las cantidades grandes de Galil SAR disponibles.

Galil Mrz.
IMI Micro Galil
El Galil MARCHA plegado tiene sólamente 46 centímetros de longitud una medida.

El Galil nuevo MARCHA mantiene las mejores características de la versión vieja, mientras que las características con varias mejoras importantes, reflejan los cambios ocurridos en el diseño moderno de las armas de fuego, puesto que el primer Galil MARCHA fue producido a pricipios de los años 90:


Un tirador israelí usando el Galil nuevo MARCHA con visor
La modificación más importante es la integración de dos carriles estándares de M1913 Picatinny a las armas. Con la mayoría del mundo usando el rifle del asalto M16 y el subfusil de la serie MP5 SMG, la mayoría de los accesorios se desarrollaron para para ser montados en ellos. Por otra parte, las series de Galil AR se han utilizado menos en el mundo, y todos sus accesorios necesitaron los adaptadores, pidiendolos por encargo especial. Así, en el pasado un tirador que usaba el Galil MARCHA tenía solamente un puñado de accesorios para escoger y montar en su arma. La introducción del carril de Picatinny, un estándar del mundo en muchas armas de fuego comunes (M16, MP5 y FN Mimimi) abrió las opciones del montaje de accesorios sin fin en el Galil nuevo MARCHA. Los carriles se han colocado en el receptor y en los guardamanos y tienen la misma configuración que en el Colt M4A1.


El nuevo diseñó los guardamanos apunta a solucionar el problema de sobrecalentamiento severo de la versión anterior, incluyendo un carril de M1913 Picatinny encima de ellos.

Culatín de aleación ligera nueva de fibra, con diseño ergonómico.



Ciérre en el carril nuevo del receptor M1913 Picatinny del Galil MARCHA. Observe la abrazadera integrada carril del sistema de Mepor 21's, compatible con cualquier otra arma que disponga de carril M1913, por ejemplo el M4A1.

Una nueva forma de la bocacha apagallamas que mantenía los respiraderos para controlar el arma durante modo automático.


Desde el año 200l, el Galil nuevo MARCHA está en servicio activo, limitado a las unidades navales de comandos de la CA - Shayetet 13 - para las operaciones marítimas de CT.

5- MAGAL
Un civil modificó la versión de 0,3 pulgadas del Galil MARCHA. El Magal fue diseñado originalmente para sustituir al comando de Colt como el arma estándar de la policía israelí así como las carabinas M1 (también con calibre de 0,3 pulgadas) usadas por la protección civil israelí. En el año 2000 la policía israelí pidió y recibió 1000 muestras del Magal para probar y evaluar, con otra pedido de 3000 unidades de Magal pendientes.

Las 1000 unidades de Magal procuradas a la policía israelí fueron utilizadas masivamente en los choques Israelí-Palestinos demostrando ser la mayoría de las armas no fiables. Estos problemas se pueden atribuir sobre todo al cañón extremadamente corto de Galil MARCHA que causa una presión de gas baja. Debido a los incidentes del Magal la policía israelí pospuso la compra adicional del Magal y tomó la mayoría de las unidades de servicio. El Magal también costó alrededor de 1000$ mientras que el M16A1 y cualquier otro producto americano se puede comprar a precios mas bajos con la ayuda de los militares de U.S.-Israel (FMS).



El Magal con el visor Trijicon ACOG.
6- RIFLE DE FRANCOTIRADOR GALAT´Z
Una versión de francotirador de 7,62 milímetros del Galil. Las armas son utilizadas por las unidades cotraterroristas israelíes (CT).


El Rifle Militar Israelí de Francotirador Galil De las Industrias (Imi) (Galil T'zalaphim) (GALAT'Z en hebreo) es la versión modificada del Galil de asalto de 7,62 milímetros (AR).

Introducido a mediados de los años 80, el IMI GALAT'Z fue creado para sustituir al sistema de arma que atacaba desde un escondite modificado israelí M14 (SWS) como el SWS de largo alcance estándar en la fuerza israelí de la defensa (CA). Sin embargo, el GALAT'Z no representó ninguna mejora importante respecto al M14 SWS. En las pruebas conducidas por IDF, el GALAT'Z las realizó mal con un promedio de 1,5 MOA mientras que el M14 SWS llegaba bien a 1 MOA. El GALAT'Z era también muy costoso, sobretodo porque la CA puede comprar armas de fuego a precios muy bajos a través de la ayuda no nativa de los militares de ESTADOS UNIDOS (FMS) a Israel. Finalmente, la CA permanecía con el M14 SWS durante otra década hasta que fue substituida por "un rifle" verdadero de francotirador, el M24 SWS, en 1997.


MODELO DE FRANCOTIRADOR DE 7,62 MM
El GALAT'Z lleva dos compartimentos de 25 disparos, con cubierta plástica, y limpiado con un kit de limpieza.

Mientras que el GALAT'Z no era producido en serie, pocos mas de 100 rifles fueron comprados por las fuerzas especiales israelíes (SF), y siguen estando en uso hasta nuestros días.

El GALAT'Z mantiene las características principales del Galil AR más la suma de nuevas características orientadas para los ataques desde un escondite:
  • Cañón pesado de 50,8 centímetros
  • Bocacha (Ocultador de destello) nuevamente diseñado


La Bocacha del GALAT'Z. Observar los agujeros que compensan y las dos muescas de rosca que permiten el montaje de un supresor sano.
  • La acción del retroceso se absorbe por la culata y la mejilla juntando las piezas.
  • El GALAT'Z lleva un visor hecho en israel de 6X40 óptico.
El GALAT'Z tiene todas las ventajas y las desventajas de su "padre " el Galil AR. Por un lado, tiene resistencia superior y durabilidad a la arena, y puede ser utilizada en casi cualquier clase de campo, así como el uso de la mayoría de los tipos munición de 7,62 milímetros (incluso la munición que se pensó originalmente para las ametralladoras ligeras de 7,62 milímetros - LMG). Como el Galil AR, los GALAT'Z también tienen una acción plegable de la culata lo que hace un arma muy cómoda para llevar escondida. Por otra parte, con solamente 1,5 MOA es un rifle algo bajo de exactitud, comparado no sólo a la acción SWS sino incluso con otros rifles semi automáticos de francotirador.


GALAT'Z con su bípode desplegado. Junto a él el Hadar II
Su exactitud baja hace del GALAT'Z impropio para atacar desde un escondite de distancia cercana como contraterroristas (CT). Otra desventaja del Galil AR, el alto peso, se convierte en una ventaja natural en la versión de francotirador. Con un compartimento completamente cargado, el GALAT'Z pesa solamente 6,9 kilogramos . Con la acción plegable la longitud de GALAT'Z es de 84,5 centímetros, mucho menos de la familia de los rifles del asalto M16A1/a2; mientras que con la acción abierta completamente, su longitud es 112 centímetros. La capacidad de ser plegable, el peso relativamente bajo así como su potencia de fuego fuerte, son las razones principales por las que el GALAT'Z es tan popular entre las unidades israelíes de la cubierta interior de SF (Mistaravim) (el civil y las militares).


Aunque no era un rifle muy preciso, el GALAT'Z era y todavía es muy popular entre la comunidad israelí de SF a finales de los años 80 y principios de los años 90. Sin importar su exactitud baja, los francotiradores israelíes de SF utilizaron el GALAT'Z para todos los escenarios tanto a distancias cortas CT como en distancias largas desde su escondite. Desafortunadamente entonces esa opinión algo sobre las capacidades versátiles del GALAT'Z como rifle del francotirador, se refleja en el nivel bajo de los francotiradores israelíes.


IMI Hadar II
Funcionamiento

Por Gas, embolo rotatorio

Sistema de seguridad

Selector de fuego en posición "S"

Calibre

.308 Win. (7.62mm NATO)

Punto de mira

Ajustable en elevacion

Alza

De librillo "L" , ajustable en distancia y elevación.

Longitud de cañón

18.5 pulgadas

Overall length

33.4 pulgadas

Peso descargado

10.3 libras

Cuando el M24 SWS sustituyó el M14 SWS en 1997, el GALAT'Z había atestiguado una pequeña resurreción.


La unidad YAMAM, unidad de élite de rescate doméstica de CT de Israel y de rehenes, tenía siempre un lugar especial para el GALAT'Z, principalmente debido al hecho de que tenían conexiones muy buenas con el IMI, por lo tanto permitiendo a la unidad tener el mejor GALAT'Z a mano fuera de los que están producidos. También, el presupuesto rico de la unidad las permitió mejorar y modificar el GALAT'Z a sus necesidades específicas.

El Galil 7,62 milímetros todavía se produce hoy (en la versión regular y en la versión de francotirador) y se vende incluso a paises del Tercer Mundo.

7- FUSIL DE FRANCOTIRADOR GALIL 99SR
Una nueva versión ergonómicamente realzada del fusil de francotirador de Galil. El arma que ahora está en proceso de T E con varias unidades israelíes de SF.

La nueva versión del GALAT'Z se introducida recientemente es el IMI rifle de 99 francotirador (99SR)


El 99sr - la nueva versión del GALAT'Z.
ESPECIFICACIONES
Espec.
Armas
Calibre
Giro rayas del cañón
Capacidad del Compartimiento
Longitud del cañón (Cm)
Peso Vacío (Kg)
Longitud con culata desplegada (Cm)
Longitud con la culata plegada (Cm)
Uso actual del Israelí Sf
AR
5.56X45 milímetro
1:7
35
46
3,95
98
74
No
SAR
5.56X45 milímetro
1:7
35
33
3,75
85
61
Solamente en la unidad Militar &de Moran
MARCHA
5.56X45 milímetro
1:7
35
19
2,98
71
46
Solamente Shayetet 13
MAGAL
0,3 pulgadas
1:20
35
N/a
N/a
N/a
N/a
No
GALAT'Z
7.62X51 OTAN milímetro
1:12
25
51
6,4
111
84
En unidades de CT
99SR
7.62X51 OTAN milímetro
1:12
25
51
5,1
111
84
Ahora en T &E
El rifle de Galil está disponible en varias versiones y en dos calibres.
Calibre
5,56 x 45 mm
7,62 x 51 mm
Munición

M855, Ss109
OTAN de 7,62 x 51 milímetros
Funcionamiento

Acción por gas en el pistón
Método de Bloqueo

Perno que rota, bloqueando las terminales
Alimentación

Compartimento de 35 disparos
Compartimento de 25 disparos
Cañón

6 rayas 1:7" a dextrorsum
4 rayas 1:12 " a dextrorsum

Peso (gr.)


5,56 x 45 mm
7,62 x 51 mm
Rifle, descargado

ARM
4350
4350


AR
3950
3950


SAR
3750
3750


MARCHA
2980
-


FRANCOTIRADOR
-
6000
Compartimiento vacío



320
320
Compartimiento cargado



720
720

Longitud (milímetro)


5,56 x 45 mm
7,62 x 51 mm
Total

ARM & AR
978
1026


SAR
850
918


MARCHA
710
-


FRANCOTIRADOR
-
1112
Con la acción plegable

ARM & AR
742
790


SAR
614
682


MARCHA
460
-


FRANCOTIRADOR
-
845
Características


5,56 x 45 mm
7,62 x 51 mm
Velocidad de tiro (m/seg)

ARM & AR
915
850


SAR
850
800


MARCHA
710
-


FRANCOTIRADOR
-
800
Índice del fuego (disparos/min)

ARM & AR
630-700


SAR


MARCHA
MODELOS ÚNICOS
Aparte de los modelos estándares anteriormente dichos, IMI hizo configuraciones tácticas más interesantes y raras a la serie de Galil:
  • Tirador Señalado - esta versión fue hecha por IMI en respuesta al proyecto señalado CA de tirador que debía incorporarse al servicio a finales de los años 80. Había dos candidatos: un Colt M16A1 y un IMI Galil AR con los mismos accesorios guardamanos plásticos del SAR (en lugar del AR regular que lo tenía de madera). El M16A1 fue elegido eventualmente, pero el proyecto fué desechado y los sistemas señalados del tirador se incorporaron al servicio solamente una década más adelante en 1997, y fueron basados en las plataformas M16.
Otra versión sharpshooting fue ofrecida para los civiles con un montaje único:
  • Una versión táctica muy rara del Galil MARCHA fue hecha para las unidades de CT. Esta versión ofreció guardamanos especiales con una absorción mejor del calor, un visor Trijicon ACOG y una linterna de Surefire con un interruptor alejado. Los guardamanos también fueron redondeados para permitir ocultarse rápido por debajo de la ropa civil en misiones intensas. La versión también fue equipada con un compensador en la extremidad de la bocacha, que mejoraba la exactitud del arma y realzaba el control del arma durante el disparo rápido en automático.

Versión táctica del Galil MAR. Equipada con el guardamanos redondeado, el visor Trijicon ACOG y linterna con interruptor remoto, también con un cargador de 20 disparos.
Hartm/Pavichenk está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-sep-2004, 21:43   #28
Hartm/Pavichenk
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Hartm/Pavichenk
 
Sep 2004 | 57 Mens.

FUSIL DE ASALTO M16


No se trata del más moderno de los fusiles de asalto, pero es sin duda uno de los más famosos. Ideado por Eugene Stoner en los años cincuenta, antes de ser adoptado oficialmente por el Ejército de los Estados Unidos, ha tenido que sufrir durante años la hostilidad de los políticos. El bautismo de fuego tuvo lugar en la Guerra de Vietnam.


Tras la Guerra Civil americana (1861-1865), en la que perdieron la vida 600.000 combatientes, los oficiales aprendieron a ahorrar al máximo las vidas de sus hombres; poco a poco se creó en todas las fuerzas armadas, la mentalidad de tiro de precisión a larga distancia; había que disparar desde lejos y acertar al primer disparo. De aquí que se buscara continuamente una munición potente, fusiles de gran precisión y mecanismos de mira perfeccionados. Esta tradición se puso en duda tras la 2ª Guerra Mundial, pues se demostró que eran supérfluos los fusiles de alcance superior a 400m., se comprobó que la batalla cuerpo a cuerpo entre infantes se producía casi siempre a una distancia de unos 100m. y que si se daba al blanco se debía sobre todo al gran volumen de fuego, y sólo en raras ocasiones se daba con precisión.


En 1949 la US Army creó el programa de tiro "Quick-Kill", (mata con rapidez). Se trataba de enseñar a los soldados a usar el instinto como arma, pero vieron que el instinto era dificil de conseguir con el pesado y aparatoso fusil de ordenanza Garand M1 y con el cartucho calibre 30-06, demasiado pesado.

El problema estaba sobre todo en el cartucho, pues los americanos estaban obstinados en conservar los grandes calibres, hasta tal punto que consiguieron imponer a los aliados de la OTAN la adopción del cartucho 7,62x51mm. sensiblemente más corto que el del 30-06, pero del mismo calibre y, en la práctica, de la misma elevada potencia.

Todo esto, mientras los soviéticos, con la experiencia del compacto 8mm. Kurz usado por los alemanes durante la guerra en el fusil de asalto Stg44, habían desarrollado el corto y no demasiado potente cartucho 7,62x39mm. que será usado posteriormente en el AK47 soviético.

GUARDAMANOS, CARGADOR Y VENTANA DE EXPULSIÓN



Después de la inutilidad de los cartuchos potentes, demostrada por los combatientes durante la Guerra de Corea (1950-1953), finalmente en 1957 los americanos se decidieron a buscar un arma con características extraordinarias para la época: peso máximo de 3 kg, con el cargador lleno; precisión al menos igual al del Garand; alcance eficaz de 320m.; posibilidad de disparar a ráfagas y tiro a tiro; penetración, a 320m. de un elemento de acero, de un chaleco antibalas y de una plancha de acero de 3,4 mm. de espesor. Se presentaron 2 empresas Winchester y Armalite.

Como responsable técnico se había elegido a Eugene Stoner, un ex marine que desde hacía tiempo se ocupaba de proyectos de innovación de armas ligeras. Aprovechando incluso la gran experiencia de Fairchild en el uso de aleaciones de aluminio para uso aeronaval, Stoner realizó toda una serie de prototipos de fusil bautizados con la sigla AR (Automatic Rifle) y con un número: 1-3-5, etc.; hasta que, en 1956, apareció el AR10, un fusil ligero preparado todavía para el gran cartucho 7,62x51mm. aunque con numerosas partes de resina sintética y aleació ligera. Posteriormente apareció el AR15 adaptado al calibre 223 Remington, en 1958 los primeros test sobrepasó al único rival, en la época, el Winchester E2 calibre 224. La Infantry Board recomendó su adopción en lugar del M14 de ordenanza. Desde entonces se le sometió a continuas mejoras funcionales y a ser utilizado por numerosos cuerpos, aunque sólo a nivel "experimental", como los 8500 ejemplares que adquirió la US Air Force para armar las unidades encargadas de proteger a los bombarderos estratégicos. En 1959, la Armalite cedió los derechos de fabricación a Colt.


CARACTERÍSTICAS
CONSTRUCTOR

COLT, AUNQUE TAMBIÉN HAMINGTON&RICHARDSON Y HYDRA MATIC. E.E.U.U.

MODELO

M16 (VERSIONES MILITARES: A1 Y A2; AR15 ES EL MODELO DEPORTIVO CON TIRO SEMIAUTOM.

CALIBRE

M193, VERSIÓN MILITAR DEL CARTUCHO DEPORTIVO 223 REMINGTON. LA VERSIÓN A2 USA EL CARTUCHO SS109.

FUNCIONAMIENTO

SEMI Y AUTOMÁTICO

LONGITUD DEL CAÑÓN

505 MM.

LONGITUD DEL ARMA

991 MM.

SISTEMA

AUTOMÁTICO CON SUSTRACCIÓN DE GAS EN EL CAÑÓN Y OBTURADOR ROTATIVO.

ALIMENTACIÓN

CARGADOR 20-30 CARTUCHOS

MIRA



PESO DEL ARMA

3,635 KG. CON CARGADOR DE 30 CARTUCHOS.

CADENCIA DE TIRO

800 DPM

VELOCIDAD INICIAL

835 M/SG

ESTRIAS DEL CAÑÓN

4 A DEXTROSUM

El AR-15 está disponible en varias versiones y por los derechos de la patente hay varias compañías que pujaron para realizar partes del producto para hacer el estilo que actualmente tiene el AR-15. La mejor compañía que pujó fué "Colt rifles" que produjo partes de calidad SGW, Aguila/ Armalite, y Bushmaster.

El AR se experimentó con éxito en numerosas situaciones y en distintos países, incluidos los Estados Unidos (que habían bautizado como M16), aunque no se hablaba de grandes pedidos.

Al final, aprovechando toda la fuerza de su prestigio, en 1963 Colt se dirigió directamente a Robert McNamara, secretario de Defensa, el cual intervino personalmente ordenando la adquisición de 100.000 M16 para entregarlos en dotación a las unidades implicadas en Vietnam.

LIMPIEZA DEL ARMA






El AR-15 ha pasado de ser el fusil que tuvo problemas cuando se uso por el ejército americano en Vietnam a ser una de las armas de fuego más fiables disponible en el mercado mundial. Los primeros AR-15 (designado como M16 por el Ejército Americano) a menudo se bloqueaban, causa por la que algunos veteranos de la Guerra de Vietnam tiene una visión muy oscura de este fusil. El calor y la humedad de la jungla vietnamita, provocaban en al fusil, infinidad de problemas debidos al sistema de alimentación, con cartuchos que no quieren salir de la recámara. Las investigaciones descubrieron que los militares, engañados tal vez por la profusión de las piezas de plástico y de aleación ligera, creían que el arma era autolimpiable, por lo que descuidaron mucho el mantenimiento necesario, incluso llegava ha formarse herrumbre. Además de esto los cartuchos, tenían una polvora granular que al quemarse dejaba mucha porquería.

CIERRE Y PORTACIERRE



Estos problemas no eran demasiado sorprendentes para el Ejército Americano que fabricó estas armas sin equipos de la limpieza; a las tropas no se las requiría limpiar las armas, y las revistas de los rifles no eran fiables. Hay que añadir a esto el hecho que la polvora usada en los cartuchos militares era diferente de la que se especificó en el plan del AR-15, lo que provocaba un disparo prematuro.Peor todavía, el carbonato calcico usado en la polvora a menudo obstruía el tubo del gas del fusil, lo que ocasionaba que dejara de funcionar. Finalmente a la cubierta de protección de estas armas se les quitaba muy pronto el cromo y pronto se oxidaban en el ambiente húmedo de Vietnam.

PALANCA DE MONTAR, ALZA DIOPTICA Y ALETA DE DISPARO



Las soluciones fueron, la publicación de un manual en forma de comic que ilustra claramente las operaciones de mantenimiento del arma; la colocación en la parte cóncava de la culata de una baqueta despiezada y los instrumentos para la limpieza, la cromadura del ánima del cañón y de la recámara y, finalmente, el añadido del "forward assist", un pulsador colocado en la parte derecha del alza, justo debajo de la palanca de montar, que sirve para cerrar manualmente el obturador en caso de tener problemas de alimentación. Se trata de modificaciones que en 1967 favorecieron el nacimiento de la versión M16A1.


Una vez que se modificó el AR-15, las tropas más especializadas, y un tipo nuevo de polvora de la munición, hizo que el rifle gradualmente se volviera más y más fiable. Como con otros sistemas de armas más viejos, se ha mejorado su estabilidad así como otros cambios menores en el arma que han hecho que hoy el AR-15 sea unos de los fusiles más fiables que se han fabricado.

Un buen ejemplo de cómo es de fiable el AR-15 ocurrió en 1980, durante los ensayos de la OTAN para seleccionar munición nueva. Incluido en las pruebas estaban el Galil, FAMAS, FNC, y AR-15 (como el M16A1). El AR-15 resultó mucho más fiable que cualquiera de las otras armas durante el disparo. El nuevo A2-style AR-15s fué más fiable que el resto de las armas en estos ensayos.


El AR-15 tiene también una gran precisión. Los usuarios del Ejército también han descubierto que los fusiles nuevos recién sacados de su embalaje tienen la misma precisión que el antigüo M-14 ampliamente utilizado por el ejército.

La ingeniería en el AR-15 también es excelente. La seguridad y disparo son correctos en alcance corto, dispone de accesorios para poder ser utilizado por ambidiestros; el botón del seguro se suelta fácilmente con el dedo índice o, con el dedo pulgar los zurdos. Se suelta la palanca del montar fácilmente por zurdos o diestros y el A2 tiene un tetón que hace salir a las vainas hacia el lado contrario de la cara del tirador.

PUNTO DE MIRA, ALZA, PALANCA DE MOTAR Y PISTOLETE





El nuevo modelo M16A2 (con miras ajustables traseras), del ejército ha llevado a una versión semiautomática nueva que ahora se comercializa a la gente civil. La versión semiautomática original que se vendió era el "AR-15 Sporter" así la versión nueva se llamó "AR-15 A2 Sporter II." Este rifle es un poco más pesado que la primera versión pero tiene varios rasgos buenos incluso un agarradero nuevo, deflector de latón, y el alza de 1 a 7.

Por otra parte la mecánica de las armas son idénticas a las armas más antigüas y gozan de gran capacidad.

ACCESORIOS DEL M16

Los accesorios del "rifle" son entre otros, una bayoneta y una bocacha apagallamas. Hay un número grande de accesorios y partes de recambio disponible para el AR-15, la variación en la fabricación posibilita modificarlo en una variedad de configuraciones con varias acciones como el asa de transporte. El Gobierno americano había conseguido de Colto los derechos de fabricación del M16 por 4,5 millardos de dólares y, en 1968 la US Army decidió convertirla en arma reglamentaria de sus tropas, a excepción de las implicadas en Europa. Finalmente, en ese año, el Gobierno de EEUU adoptó el m16a1 como arma de ordenanza estándard para todas las fuerzas americanas. Al fin, se había conseguido superar la vieja mentalidad del "golpe individual y bien posicionado"; fue una batalla larga, fatigosa y tal vez la más dificil de todas las que el m16 había tenido que sufrir en Oriente contra su enemigo "natural": el Kalashnikov.



Hartm/Pavichenk está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-sep-2004, 21:44   #29
Hartm/Pavichenk
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Hartm/Pavichenk
 
Sep 2004 | 57 Mens.
Fusil de francotirador
Mauser 66 SP


Fabricante: Mauser (Alemania)Características:Calibre: 7'62 mm
Munición: 7'62 x 51 mm OTAN
Accionamiento: mecanismo con cerrojo
Alimentación: cargador de 3 cartuchos
Velocidad inicial del proyectil: 868 m/seg
Rayado: 6 rayas dextrórsum (paso 250 mm)
Visor: óptico Zeiss de 6 aumentos
Alcance: eficaz, 1.000 m
Peso (arma): 6'120 kg
Longitud (arma): 1.200 mm
Longitud (cañón): 650 mm



Observaciones:

Este fusil de la famosa firma alemana Mauser se encuentra en servicio en la Unidad de Operaciones Especiales (UOE), dotando a los tiradores selectos de la unidad de un magnífico fusil de precisión. Dispone de una culata ergonómica, con carrillera y cantonera totalmente regulables; sin embargo, no ha sido diseñado como arma militar y, por tal motivo, es poco resistente a los golpes.

Hartm/Pavichenk está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-sep-2004, 21:45   #30
Hartm/Pavichenk
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Hartm/Pavichenk
 
Sep 2004 | 57 Mens.
FN-F2000

Este es el nuevo fusil de asalto de la empresa belga FN HERSTAL, que sustituirá a la familia basada en el diseño FNC.

Este fusil incorpora una serie de mejoras tecnológicas que suponen un importante avance, sobretodo en su ergonomía-diseño es decir configuración y los materiales empleados.

Son proyectos revolucionarios como el fusil P90, que han permitido la aplicación de materiales compuestos, reducción de longitud total o la posibilidad de colocar diversos accesorios.


FUSIL P90 DE FN
Este fusil utiliza el calibre 5,56x45mm. de la OTAN, así como cargadores normalizados de M16, que son compatibles con gran cantidad de fusiles de asalto occidentales.

Tiene una cofiguración "Bull-pup", permite el uso de diestros y zurdos, posee un tiro preciso gracias a la longitud de su cañón y a la rápida adquisición del blanco.

Cada pieza exterior del fusil que está sometida a golpes ha sido provista de una protección absorbente.

El visor óptico estándar de 1,6x permite conseguir un disparo rápido y preciso, va colocado sobre un soporte "PICATINNY". Puede así sustituirse rápidamente por un visor nocturno.




GUARDAMANOS CON ILUMINADORES
LANZAGRANADAS
VISOR
Este fusil se puede configurar con diferentes accesorios en función de la actividad a realizar, la parte inferior de la culata posee un alojamiento que puede servir para situar sistemas electrónicos, baterías o elementos para aumentar su capacidad de fuego.

Se pueden emplear visores nocturnos de 2ª y 3ª generación, lleva sistema de control de tiro, telémetro láser y un elemento calculador que facilitan los ajustes en la puntería.

En los soportes de fijación pueden situarse dos opciones de guardamanos: uno incluye un iluminador láser, o una linterna táctica.



El sistema de expulsión es adelantada por lo que evita la sensación de las vainas eyectadas próximas al ojo del tirador, con una palanca de montar en el costado izquierdo; los mandos selectores de disparo y la retenida son muy accesibles e incluye este fusil, un anclaje para la bayoneta justo bajo la bocacha, la cual tiene una configuración especial y una forma que reducen la reelevación y el fogonazo.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS
CALIBRE

5,56x45mm OTAN

FUNCIONAMIENTO

TOMA DE GASES, ACERROJAMIENTO GIRATORIO

VELOCIDAD INICIAL

900 m/sg

LONGITUD TOTAL

694 mm.

LONGITUD DEL CAÑÓN

400 mm.

PESO VACIO

3,6 kg.

TIPO DE CARGADOR

COMO EL DEL M16

CARGADOR

DE 30 CARTUCHOS

CADENCIA DE TIRO

850 DPM.

MIRA

OPTICA, 1,6x

El arco guardamonte es muy amplio para poder disparar con guantes, el botón de retenida del cargador tiene también un gran tamaño para facilitar su manipulación desde los dos costados.


El funcionamiento de este fusil es por toma de gases con acerrojamiento giratorio. En comparación con los fusiles tradicionales, sólo requiere un movimiento mínimo de la mano para disparar el lanzagranadas.

La forma exterior de este arma no tiene piezas que sobresalgan, permite un transporte fácil y seguro, el centro de gravedad está situado por encima de la empuñadura, proporcionando un excelente equilibrio durante el fuego en ráfagas.

LANZAGRANADAS LG41
CALIBRE

40 mm. LV

FUNCIONAMIENTO

REPETICIÓN CON ACERROJAMIENTO GIRATORIO

VELOCIDAD INICIAL

76 m/sg

LONGITUD TOTAL

727 mm. CON FUSIL

LONGITUD DEL CAÑÓN

230 mm.

PESO VACIO

4,6 kg. CON FUSIL

TIPO DE CARGADOR



CARGADOR

MONOTIRO

CADENCIA DE TIRO



MIRA

MECÁNICA

Se puede decir que es un competidor muy serio del proyecto OICW americano, pues su precio final, peso y cualidades son algo mejores.


Hartm/Pavichenk está desconectado   Responder Con Cita


Respuesta

Regresar   Inicio | ForoCoches > Zona General > General
Herramientas


 [ VERSIÓN MÓVIL ]
ForoCoches.com LWNET © 1999 - 2014| Powered by © vBulletin Solutions, Inc
Info Legal | Privacidad | Cookies | Normas de uso | Publicidad | Servidores | Stats | Ayuda | Contacto