En Link World Network S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web. También utilizamos cookies de Trugaze y Google Adsense para la gestión de espacios publicitarios. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies.
  Hawkers 2018 Codigo FC25
INICIO FORO
Regresar   ForoCoches > Zona ForoCoches > ForoCoches

  Crónica de una compra en Alemania  
Respuesta

 
Herramientas
Viejo 19-feb-2005, 13:30   #1
EDV11
ForoCoches: Miembro
 
Abr 2003 | 11.919 Mens.

Subaru Legacy Wagon

Crónica de una compra en Alemania

Capítulo 1. La llegada

Eran las 8 de la tarde de un domingo cuando el avión despegaba. Destino, Alemania. En un pequeño pueblecito cerca de Munich nos esperaba el coche que ya habíamos elegido a través de Internet. Más cómodo, imposible. Comprar desde tu propia casa.

El avión salió con retraso, como no, debido al día de salida del vuelo. El aeropuerto estaba repleto de turistas ingleses, con la piel enrojecida, no se sabe si por el sol o por el vino. Tanto tráfico hizo retrasarse el vuelo 25 minutos. Lo cual era preocupante, pues la compañía de alquiler de coches donde teníamos hecha la reserva cerraba la sucursal del aeropuerto a las 12 de la noche.

El vuelo se desarrolló sin incidencias. Incluso se permitieron el lujo de ofrecernos una pequeña cena, lo cual, para un vuelo de 59 euros, era meritorio.

Alrededor de las 23:40 aterrizamos en el frío Munich. El contraste de temperatura desde nuestra salida de Málaga era bastante notable, pero aún no había llegado el mercurio hasta donde nos esperábamos, lo cual era de agradecer.

Mientras Ernesto recogía las maletas, yo me recorría el enorme aeropuerto de Munich en busca de la sala donde se alojaban las compañías de alquiler. Tras más de 500 metros de pasillo, se escondía tras un laberinto de accesos de aparcamiento. Llegué exáctamente a las 00:03. Por suerte aún me estaban esperando y sabían que tenía que llegar.

El vehículo que teníamos reservado era un BMW Serie 1. Mientras hacía los papeleos en mi cabeza se iban haciendo las cábalas en referencia al modelo. Esperaba que fuese un 120i, aunque lo más seguro es que me ofrecieran un 118d o 120d. Mientras deshojaba la margarita, el encargado del mostrador me sorprendió. No quedaban Serie 1. Pero en su lugar me ofreció un Cadillac CTS. Acepté sin rechistar. Pregunté si el coche era automático o manual, a lo que obtuve un "automatic" por respuesta. No había duda, era el CTS con motor V6 3.2, pues es el único que puede montar la caja automática. Además, disponía de navegador.

Tras subir a la sexta planta del aparcamiento, observamos la flota que allí tenían aparcada. Impresionante. Mercedes CLS, ML, BMW X5, Serie 7.... El único que destacaba era un pequeño Ford Focus familiar. Tal vez lo habían aparcado en la planta incorrecta.

Tras andar un trecho por el parking, divisamos nuestro Cadillac negro. Su planta es majestuosa, y sus formas picudas esconden su abultado tamaño. Tras cargar el equipaje en el gran maletero, accedemos al interior. Un interior lleno de lujos. Los asientos eléctricos tenían calefacción, y un cuero de un tacto agradable. La consola central estaba presidida por la gran pantalla del navegador. Unos pequeños toques de madera para aderezar el conjunto. Desgraciadamente, no tenía disco de DVD para el navegador.

Nos ponemos en marcha en busca del hotel. Su situación era cercana al aeropuerto, así que tampoco hubo mucho tiempo de prueba del Cadillac. La caja de cambios era un poco lenta de funcionamiento, aunque tenía posibilidad de usar un modo Sport. Su funcionamiento era a través de un convertidor de par, con un programa específico para invierno. El funcionamiento general del coche era sosegado, silencioso, a pesar de sus más de 200cv entregados a las ruedas traseras.

Tras un rato de búsqueda, conseguimos encontrar el hotel, no muy lejos de allí. Abandonamos el coche en un pequeño parking en el exterior y entramos. Allí también nos estaban esperando. Había comenzado a nevar y al día siguiente nos esperaban 100 kms para alcanzar nuestro objetivo, así que había que madrugar.


Capítulo 2. Aprovechando para hacer turismo

8 de la mañana. Suena el despertador. Instintivamente nada más levantarme me asomo a la ventana. Efectivamente, había nevado. Una pequeña capa de 4 cms sobre el coche no alertaba demasiado, no habría problemas en conducir.



Comenzamos a movernos por las carreteras interiores de alemania. En algunos puntos la nieve era más acusada, y era un buen momento para poner a prueba el programa de invierno del cambio. Perfecto. El convertidor resbalaba al pisar el gas e iba entregando la potencia poco a poco. El control de tracción ni siquiera saltaba, no había ni una sóla pérdida de motricidad. Mi principal miedo era la ausencia de embrague y freno de mano para la conducción sobre nieve, pero gracias al buen trabajo del cambio, realmente no eran necesarios. Tras conseguir programar el volante multifuncional para poder desconectar el control de tracción tenía todo a mi gusto.

Los adelantamientos eran rápidos. Jugando con la palanca automática podía reducir marcha para pisar el gas en cuanto la situación lo permitiese, adelantando camiones a buena velocidad. El tiempo aún no era malo, por lo que no había miedo con los excesos de par. El cambio estaba en posición deportiva.

Tras una hora de camino, por fin divisamos el concesionario. Era una estructura de cristal con un pequeño taller adosado. Realmente el pueblo no merecía nada más, pues la carretera principal formaba la calle del pueblo, con casas a ambos lados, pero muy poco poblado. Aquí la nieve ya se hacía más patente, y en el parking del concesionario oficial había que andar con más cuidado. De nuevo el cambio cumplió a la perfección.

Ya desde fuera se veía el coche, en una esquina. Un 320ci azul estoril, distinto a los demás. El paquete de equipamiento ///M Clubsport lo hacía diferente. Tras un breve repaso exterior al coche pido hablar con Michael, con quien ya había establecido contacto a través del correo.



Michael era un hombre de unos 30 y tantos. De aspecto aldeano, pero subido de categoría por el traje que vestía. Su inglés era bastante torpe. Nos hace pasar a su pequeño despacho, bastante desordenado. Nos pregunta si éramos los que veníamos a recoger el Cabrio. Mi respuesta es negativa, nosotros queríamos el 320 de la esquina.

Tras la breve conversación nos ofrece ir a ver el coche. Comenzamos a revisar el equipamiento que teníamos anotado del contrato. Asientos calefactados de alcántara y piel, navegador profesional, techo, equipo Harman Kardon, bi-xenon y el mencionado paquete aerodinámico, que además ofrecía llantas de 18" de diámetro con unos enormes rodillos de 225 y 255 mm, exagerados para este coche. La única nota negativa la componía un spoiler en el maletero que afeaba un poco la silueta. Pero era de serie, por lo que no había pega alguna. Tras comprobar que todo era tal y como se relataba en el anuncio, pasamos a la oficina a retocar los flecos de la operación.



Mis condiciones ya se las había dejado claras en más de una ocasión a través del correo electrónico. Pago por transferencia, compra a nombre de una empresa por lo que no pagábamos el IVA y factura de compra tanto en alemán como español. Mi primera sorpresa viene cuando me indica que el pago debemos hacerlo por el total, incluyendo el IVA. Ellos nos devolverían a la firma de la factura el importe del IVA. Le pido que la devolución sea en metálico, a lo cual accede. Confío en él, al fin y al cabo es un concesionario oficial BMW con tres concesiones. Tras una llamada al banco, nos confirman que ya está toda la maquinaria en marcha.

Nos dice que ya es muy tarde para proceder a los procesos de matriculación, ya que tráfico cerraba a las 12. Quedamos con el en que estaríamos al día siguiente a la hora de apertura, las 8, para poder hacer todo lo más rápido posible. El tiempo estaba empeorando y tal y como se estaba poniendo la situación, estaba claro que con los rodillos de 18" no podríamos circular por la nieve. La salida debía ser lo antes posible.

Reservamos hotel a 50 metros del concesionario, y tras abonar los 90 euros de la habitación pedimos que llamen a la compañía de alquiler para indicarles que retornaremos el coche un día tarde. En ese momento decidimos realizar un poco de turismo. Era la 1 y no teníamos nada más pendiente para ese día.

Salimos rumbo a Salzburgo, Austria. No estaba muy lejos de Altenmarkt, unos 80 kms. De nuevo nuestro Cadillac se muestra perfecto para realizar viajes. Rápido, silencioso y extremadamente cómodo.

Una vez llegados a la ciudad austríaca, aprovechamos para aparcar junto a una estación y conectarnos a Internet. Había que seguir trabajando y teníamos muchos correos pendientes. Comprobamos que, efectivamente, el pago del coche se ha realizado, y que la fecha de validez de la transferencia es para el día siguiente. Tras consultar un mapa vía Internet, me sitúo para poder llegar al "zentrum" de la ciudad que vió nacer al gran Mozart, hace 249 años.

Su casco histórico es el típico de esta parte de Europa, aderezado con la visión de algunos castillos de los alrededores, pues Salzburgo es una ciudad situada en las faldas de una montaña. Cada vez nevaba más, y tras haber visitado todo el centro, decidimos volver a recoger el coche. Nuestro siguiente objetivo sería llegar a Munich. Y esta vez el viaje sería todo por autovía.

Mucho tráfico y malas condiciones. Así se define el traslado. Pero el CTS se muestra a la altura de las circustancias en todo momento. La mala visión trasera se ve complementada por unos grandes espejos retrovisores, capaces de ser plegados eléctricamente. Aunque por terminar de ser críticos, la iluminación de sus faros de xenon no es todo lo buena que podría esperarse. Concesiones al diseño.

Tras llegar a Munich, paramos en un centro comercial con la intención de comprar un cargador para el PDA que usábamos de navegador. Pero el precio era prohibitivo y prefería usar mis instintos a desembolsar más de 25 euros por un puñado de cables.

Milagrosamente, y sin poder usar la navegación, llegamos al centro de la ciudad. Sus calles peatonales lo delataban. Tras encontrar un aparcamiento en la zona, confirmamos por el mapa del portátil que efectivamente no nos habíamos equivocado. Me piden volver a repetirlo y no lo consigo. Inexplicáblemente habíamos llegado al centro en menos de 15 minutos y habíamos aparcado a una calle de allí.

Desafiamos al frío y comenzamos a pasear por sus amplias calles peatonales. Mucha gente comprando, y muchos paseando, a pesar de los tres grados bajo cero que marcaba el termómetro. Pero allí están acostumbrados y no van a quedarse encerrados todo el invierno. En Málaga si el termómetro baja de los doce grados la calle se vacía.

Debido a la hora que ya era, decidimos marcharnos de Munich sin haber podido completar la visita a esta bella ciudad. Una lástima, pero había que hacer un viaje de más de 100kms bajo una nevada. Ayudado por el GPS y el teléfono móvil, dispongo de una pequeña brújula que me permite situarme rumbo al este, en búsqueda de la autovía hacia Salzburgo. Desarrollamos el viaje sin incidencias, y antes de llegar al hotel percibimos que el 320ci se encontraba en el mismo lugar que lo habíamos dejado, pero con un cartel de vendido sobre el salpicadero. Ya en el hotel nos confirman que la llamada a la compañía de alquileres se había realizado.

Todo en orden para podernos levantar a las 7 al día siguiente. Esperábamos poder salir con rumbo a España para el medio día. Pero aún no sabíamos lo que se nos venía encima...



Capítulo 3. Madruga para.... nada

7 de la mañana, suena el despertador. De un salto nos asomamos a mirar por la ventana. Parece ser que esta noche no ha nevado mucho, a pesar del intenso frío. Todo presagiaba que el viaje no iba a ser tan malo y que si salíamos a las 12 después del papeleo, podríamos estar en Francia ese mismo día.

Mientras el Cadillac iba calentando motor y los asientos, retirábamos la nieve de las ventanas. Apenas habían dado las 8 cuando aparcábamos en el concesionario y nos encontrábamos con Michael en la puerta, pues el también acababa de llegar. Mientras lo esperamos nos ofrecen café, con una contestación negativa por nuestra parte. La verdad es que a esa hora de la mañana lo último que apetece es un café refrito de cafetera de oficina.

Michael nos invita a entrar al pequeño despacho, para decirnos que el dinero no está en la cuenta y que el fax del banco no lo habían recibido. Yo le contesto que el viernes pasado le intenté enviar un fax, pero su máquina respondía con mensaje erróneo. Me facilita otro número diferente por si acaso. De todas formas, nos comenta que su banco puede tener un problema con los ordenadores y que volvería a probar a las 9. Así mismo, nos invita a esperar fuera, a lo cual no tenemos más remedio que aceptar.



Mientras tanto, le pedimos la llave del coche para probar que todo estaba en perfecto estado. Y constatamos que falta el magazine del cargador de 6 cds del maletero. Por lo demás, vemos que el coche no tenía ningún tipo de desperfecto, a pesar de haberse matriculado hacía 11 meses y tener 16.200 kms.

9:30, y le pedimos que se vuelva a poner en contacto con el banco. El dinero tenía que llegar ese día sin falta. Su respuesta es que no, que aún no está. Le pedimos usar su ordenador para acceder a la cuenta del banco y mostrarle que, efectivamente, el dinero salió de nuestra cuenta, y que la fecha de validez de la transferencia era ese día. Así mismo, el nombre de la empresa constaba correctamente y la cantidad era la que el nos pidió. Le pedimos el teléfono para llamar a nuestro banco y solicitar de nuevo el justificante de trasnferencia, con los datos del código swift internacional.

Con este código, su banco podría verificar que, aunque el dinero no esté físicamente en la cuenta, ellos tienen constancia de que la transferencia está ordenada y además no puede ser cancelada. No obstante, nos cuenta la historia de un italiano que les compró el coche, les hizo la transferencia y el dinero nunca llegó. No me gustó su insinuación, pero yo tal vez en su caso haría lo mismo. Eso si, le expliqué que nosotros no haciamos una compra como una persona física, sino como una empresa. Llevamos funcionando al menos 5 años, y no vamos a desaparecer de ninguna manera. Pero todo eso parece no importarle.

Nos pide que le facilitemos la copia del código de identificación fiscal internacional, pues debía enviarlo a la oficina de impuesto para la devolución del IVA. Se la damos y volvemos a marcharnos de la oficina, pues debíamos esperar fuera.

A las 10 se marcha con unos clientes a matricular un Serie 3 cabrio negro. Ellos habían llegado con un clase C recién matriculado, por lo que debían dedicarse al negocio. No se conocían, pues Michael en un primer momento nos confundió con ellos. Nos dice que el estará de vuelta en una hora, para hacer los trámites de matriculación, que cuando llegue el fax nos avisará. Allí nos quedamos ojeando prensa del motor alemana, con números en los que sólo salían BMWs... Un poco monótono.

Eran las 11:30 y Michael, a pesar de sus promesas, aún no había aparecido. Comenzábamos a impacientarnos. Nuestras esperanzas de poner rumbo a España antes de las 12 se iban desmoronando por momentos. Pido a la recepcionista que, por favor, lo llame, a ver dónde está, y que de paso me confirme si había recibido el fax con los datos de la transferencia. Me contesta que en 10 minutos estaría de vuelta y que, efectivamente, el fax había llegado.

Sus 10 minutos se convirtieron en 25, y al cabo volvió montado en un serie 3 touring. Por tanto, había tenido tiempo de cambiar de coche y no con demasiada prisa, pues no estaba nevando y Traunstein se situaba a tan sólo 15 kms de Altenmarkt. Se excusó en la nieve y que estaba complicado para conducir. Nada más aparecer por la puerta, se dirige hacia nosotros y nos dice que el dinero no había llegado y que no había coche. Contrariado le pregunto acerca del fax del banco, a lo que me contesta que no le sirve para nada, que hasta que el dinero no se encuentre en la cuenta no hay coche, volviéndome a mentar el caso del italiano.

Tras insistirle en dos ocasiones en que llamase al banco y les diese los datos de código swift de la transferencia, accede y realiza la llamada, no se si al banco o a otra oficina suya, pues estuvo 5 minutos hablando. Tras colgar, nos confirma que, casualmente, el dinero había llegado hacía 20 minutos... Extraño, en todos los bancos del mundo con los que hemos hecho transferencias el dinero aparece en la cuenta a las 8:30. En el suyo, a las 12. Bastante molesto le comento que nosotros hacemos muchas transferencias fuera de España, a un montón de países, y esta es la primera vez que nos ocurre algo parecido, ante lo cual se encoje de hombros.

Con un tono sarcástico, le pregunto si ya es posible entonces hacer la matriculación mañana, si el dinero que ha llegado a la cuenta le parece de suficiente valor. Me contesta que sin problemas. Le recuerdo que faltaba el magazine del cargador y que, como ya le había comentado, quería una copia de la factura para traducirla y tenerla lista cuanto antes, para que los papeleos fuesen lo más rápido posible y no demorar durante más tiempo la salida. Pero me indica que la factura la tienen en Traunstein, que lo hacemos mañana. Le contesto que de ningún modo, que ese día no tenía otra cosa que hacer y quería solucionarlo rápido, así que yo me acercaría a su otro concesionario y allí lo haría.

Así mismo, le indico que queríamos hacer ya la devolución del coche alquilado, así que le pedimos que nos de nuestro coche con una matrícula del concesionario, a lo cual se niega. Tras preguntarle si tienen algún tipo de coche de sustitución o de servicio, me dice que no tienen nada de ese tipo. Eso si, la puerta estaba repleta de coches de segunda mano en venta que ellos usan para moverse de un lado a otro. "Agradecidos" por su gesto, le preguntamos de qué forma llegar de Munich a Altenmarkt, para el día siguiente, y nos indica que debemos coger el tren hasta Traunstein y allí nos veríamos con él, que nos recogería en la estación. Quedo con él en llamarlo en cuanto sepa la hora de llegada, y nos vamos en dirección Traunstein para hacer la traducción de la factura y dejarlo todo listo para firmar al día siguiente. Mi intención era poder salir a las 11.

Nos montamos en el CTS y nos ponemos en camino. En lo que el había tardado 25 minutos, nosotros tardamos 10. O el Cadillac se mueve como pez en el agua bajo la nieve, o nos había mentido en su problema de circulación con nieve. Obviamente, la solución estaba clara.

Ya dentro del pueblo decidimos comer algo. Algunas calles estaban bastante llenas de nieve, por lo que se hacía dificil girar. El Cadillac de más de cuatro metros y medio se mostraba torpe en esas condiciones. Momento perfecto para desactivar el control de tracción y girar a base de golpes de gas. De nuevo el convertidor de par se alió de mi lado y realizaba giros de forma suave y controlada.

Tras llegar al concesionario, hablo con recepción para pedir la copia de la factura. Me indica que ya había hablado con el Sr Meise y que la tenía lista. Tras 30 minutos, la tenía traducida al español y grabada en un CD, listo para ser imprimido al día siguiente.

Reservamos un hotel a 100 metros del concesionario y nos ponemos en contacto con Michael. Le indico que en lugar de vernos en la estación, quedábamos directamente en el concesionario a las 8. Nos indica que es demasiado pronto, mejor a las 8:30. Accedo, y partimos rumbo al aeropuerto de Munich con la intención de devolver el coche de alquiler, tras casi 1.000 kms juntos. Al final me dejó un buen sabor de boca... pero no sería un coche que me compraría.

Una vez depositado el coche, emprendemos rumbo a Traunstein via metro y tren. Sería una hora y media total de viaje, llegando pasadas las 8 de la noche. Había comenzado a nevar de forma muy fuerte, y la nieve cuajaba con mucha facilidad. Nos empezábamos a temer lo peor, y es que las Pilot Sport no iban a ser capaces de responder en esa situación, así que nos acostamos pensando cómo podríamos solventar la situación. Pronto estaríamos durmiendo, pues de nuevo queríamos madrugar para, con suerte, partir rumbo a tierras más cálidas no más tarde de las 11 de la mañana. Pero nuevamente pecábamos de inocentes, ya que Michael nos tenía unas cuantas sorpresas más preparadas.





Capítulo 4. ¡Y luego dicen de los españoles!



Por fin parecía ser el día D. Con suerte podríamos salir de un país al que estábamos comenzando a coger manía. A las 7:30 ya me encontraba mirando por la ventana, y la visión era desesperante. No se veía la calle, montañas de nieve a ambos lados, y escavadoras trabajando sobre la calzada para que los coches pudieran pasar. Esa noche había nevado en cantidades ingentes y había montañas de nieve en la calle de más de un metro de alto. Pero nosotros habíamos quedado a las 8:30, así que tras desayunar y dejar las maletas en recepción, tomamos dirección al concesionario.



Entramos y nos dirigimos a la zona de espera. No había que avisar a nadie porque al que queríamos ver, no estaba ahí. De cuando en cuando le echaba una ojeada a la recepcionista y ella me la echaba a mí, pero no había cruce de palabras. Ella sabía a qué habíamos ido, pero no nos indica nada.



A las 9:10 ya estábamos perdiendo la paciencia. Sabíamos que a las 12 cerraba tráfico y si no llegábamos antes nos veríamos un día más allí. Pido que llamen a Michael, para ver cómo anda el tema. Me dicen que si, que está de camino, que en 30 minutos está allí. Menos mal que con los 5 grados bajo cero no estábamos esperándolo en la puerta de la estación.



Resignado, me siento y me tomo mi segundo zumo de naranja. Ya daban las 10, y allí seguía observando un M3 CSL, que es lo único que podía alegrarme la existencia porque entre que Michael no venía y la nieve seguía y seguía cayendo, cada vez me estaba poniendo más nervioso. 65.000 euros. Tendré que seguir ahorrando.



De nuevo, me acerco a recepción y con un tono algo más subido le pido que llame otra vez a Michael, que tráfico cierra a las 12 y no tenía ninguna intención de quedarme allí otro día más. Me indica que está en camino y tardaría 10 minutos más. No está mal, considerando que eran las 10:30 y yo llevaba allí desde las 8:30 porque había quedado con el a dicha hora.



Por fin veo aparecer el coche. Su color azul estoril, el alerón sobre el maletero y las placas rojas lo delatan, es el nuestro. Pero por allí no veo a Michael.



Eran las once y aparece un mecánico con un montón de papeles para hablar con la de recepción. Parece ser que tengo que ir con el para hacer la matriculación del coche, al que habían montado ruedas de invierno. Defraudado, pues pensaba que iba a venir Michael, marcho en dirección a tráfico. Antes de llegar al coche compruebo lo principal. Y efectivamente, el magazín del cargador de CD seguía sin estar. En fin, yo iba guardando, pero no decía nada pues antes de una hora cerrarían, de nuevo, la oficina de tráfico.



Mientras me encuentro de camino me voy dando cuenta, aterrorizado, que el mecánico que me han enviado, tiene el mismo nivel de inglés que yo de alemán. Y yo con mis “kartofen” no llego a ninguna parte, así que la cosa prometía estar interesante. Esperemos que en tráfico haya intérpretes porque si no la situación va a ser, cuanto menos, cómica.




Capítulo 5. La matriculación



Llegamos a las oficinas de tráfico. Tras conseguir aparcar junto a un enorme montículo de nieve, mi mecánico personal quita las placas rojas del concesionario, y nos dirigimos hacia el edificio. No había mucha gente en la zona de espera, y cogemos nuestro número.



Él no tenía pinta de ser un chaval muy espabilado. Tendría veintitantos, pero su aspecto era el de un niño tímido. Pero en todo momento era muy servicial, tratando en todo momento hablar en un idioma que, desde luego, no conocía, e incluso tratando de dar conversación. Yo en todo momento le contestaba con una sonrisa.



Tras una espera de unos 8 minutos, accedemos al interior de las oficinas. Llegamos al mostrador que correspondía a nuestro número y dejo allí los papeles. Mi mecánico y la chica comienzan a hablar entre ellos, y finalmente tratan de preguntarme no se qué. Ella no hablaba inglés, y el de él ya lo conocemos…. Por suerte la compañera de mostrador, que estaba atendiendo a otra persona, si lo chapurreaba, por lo que por fin consigo entender qué me querían decir. Tenía que comprar el seguro. Ya lo sabía, lo quería para 30 días, pero me indican que no es ahí, que es fuera.



Recogemos nuestra documentación y nos vamos fuera. Había una serie de pequeñas casetas, como de obra. Elegimos la central y entramos. De nuevo me encuentro con que la señora que la regentaba, de unos 50 y tantos, tenía poca idea de inglés. El castellano ni lo mencionaba, para qué.



Tras una falta de entendimiento, consigo que me haga el seguro por 30 días, y me entrega un papel, con el que nuevamente tenemos que entrar dentro de tráfico. Nuevo paseo a través de la nevada calle. Esta vez cogemos número, pero nuestra intención es colarnos en cuanto el puesto donde habíamos estado antes se encontrase libre. Tras 5 minutos, volvemos a entrar. Me pide el pasaporte y comienza a introducir datos en el ordenador. Tras dudar en varias ocasiones, le indico los datos que necesita, y por fin me da una tarjeta blanca.



Fuera había una especie de cajero automático. Metí la tarjeta y me indicó que tenía que abonar la tasa correspondiente, aproximadamente 31 euros. Tras rascarme el bolsillo introduzco la cantidad indicada, y me devuelve tres recibos. Nuevamente era momento de volver al mostrador, por tercera vez esa mañana. Ya con el recibo en las manos, rellena el papel y, al parecer, por fin el coche estaba matriculado. Así que deberíamos volver a salir fuera y cruzar la calle para que me hiciesen la placa.



La señora me vuelve a pedir abonar otros 28 euros por las placas, además de los 100 del seguro. Ella ya estaba preparando todo para hacerlas, así que el trámite es rápido. Yo pensaba que ya habría terminado todo, pero no, todavía había un nuevo viaje a las instalaciones de tráfico. Resulta cómico que en un país donde hace tanto frío haya que hacer estos viajes en mitad de la calle, en lugar de integrarlo todo en el mismo lugar.



Esta vez nos ponemos a formar cola en un lugar distinto. Allí nos ponían los sellos correspondientes a las matrículas. No era más que una pegatina. Terminamos y mi mecánico me dice que espere, que va a buscar el coche.



Decido esperarle fuera, para ver claramente cuando llegase. Pasaron más de 10 minutos, hasta que apareció, ya con las nuevas placas montadas. Pero aún quedaba un último paso en tráfico, debían confirmar el número de bastidor. Eran casi las doce y, por fin, después de 2 días, el coche estaba matriculado y listo para rodar. Ya no podría haber más pegas y tan sólo me quedaba recoger el dinero y el papeleo. Quería salir antes de las 11, pero eran ya casi las 12. Me resigné y pensé que para antes de la 1 quizás ya estaríamos en camino. Nuevamente, pequé de inocente, pues aún no había visto a Michael ni sus sorpresas.




Capítulo 6. El apogeo del canalla




Una vez de vuelta de tráfico, comenzamos a revisar los papeles pendientes para hacer la firma. Yo ya tenía anotado el tema del cargador para ir cargando las tintas contra Michael. La recepcionista revisa los papeles de tráfico y me indica los que son válidos, colocándolos en una nueva carpeta. Le comento el tema del dinero, por si ya lo tenían preparado. Pero dice no saber nada. No había forma de terminar de forma agradable…



Removiendo papeles, vemos que hay un pequeño sobre. Al abrirlo, descubrimos que se trata de un cheque, por el importe total del IVA. Menos mal que habíamos acordado la devolución en metálico. Le digo a la recepcionista que quiero hablar urgentemente con Michael, pues hay varios problemas. Recordemos, eran aproximadamente las 12 y yo había quedado con él en el concesionario a las 8:30. Seguía sin aparecer.



Me vuelvo a la zona de espera y me traen el teléfono, me dicen que es Michael. Sus primeras palabras son



-He estado hablando con la persona y me ha comentado que todo se ha hecho bien. No entiendo qué problema hay ahora.



-Michael, hay varios problemas. Para empezar, el magazín de los CDs sigue faltando. Te lo dije hace dos días, te lo dije ayer, pero sigue sin estar en el coche.



-Si, mi compañero está ahora buscándolo



-Por otro lado, está el tema del libro de revisiones. No lo habéis revisado, como así te lo pedí en el día de ayer.



-No hay problema. Dáselo a las personas de allí y ellos te lo sellarán.



-Bien. En tercer lugar está el tema del dinero. Acordamos que la devolución del IVA sería en efectivo, y me encuentro que aquí tengo un cheque, y no el dinero. Esto no es lo que habíamos hablado y quiero una solución.



-¿Qué problema hay? Es un cheque del concesionario. Está convenientemente firmado y a tu nombre.



-Michael –dije bastante enfadado ya,- necesito hablar contigo. Pensaba que me acompañarías a realizar la matriculación, pero en cambio me has enviado a un mecánico que no sabía nada de inglés. Había quedado contigo a las 8:30 en el concesionario, pero el coche ha aparecido con tu mecánico a las 10:30 y tu, de momento, sigues sin aparecer.



-El mecánico me ha dicho que está todo bien. Y además es que yo no soy tu asistente personal –me contesta con descaro



-Si, la matriculación ha salido bien, pero por suerte. Gracias a que en tráfico había gente que hablaba inglés, pues de no haber sido así a mi me preguntaban las cosas en alemán y yo no entiendo nada de alemán. Y no, no eres mi asistente personal. Tan sólo eres el vendedor, y el vendedor se ocupa de la venta hasta el final. Y conmigo no te has ocupado absolutamente de nada.



-Bueno, y sobre el dinero, qué problema hay.



-Michael, el trato era que me ibas a dar el dinero el día de la firma de las facturas. Pero ahora me encuentro que lo que hay es un cheque. Tu no confiabas en mi transferencia ayer, yo no pienso confiar en tu cheque. Quiero que vengas aquí, pues necesito hablar contigo. Porque no puedo solucionar los problemas ni con la recepcionista, ni con el mecánico. Necesito hablar contigo, y te vuelvo a decir, que habíamos quedado a las 8:30 y sigo esperando que aparezcas.



-Si, pero me han dicho que no has firmado las facturas. Es muy importante que las firmes, si no lo haces no podemos hacer nada.



-No pienso firmar nada. En la factura dice que he pagado una cantidad que no he pagado. Una vez firmada, yo no puedo reclamar un pago, así que hasta que no esté el dinero aquí, no pienso firmarlo.



-Pero es que el problema es que no tenemos esa cantidad en efectivo.



-Pues tendrás que buscarla, porque yo no me llevo el cheque. Y sin dinero, no hay firma. Llévate el cheque al banco y lo cobras. Y a continuación me traes el dinero en metálico



-Pero es que de eso se ocupa una sola persona, y ahora mismo está ocupado.



-Pues se tendrá que poner con el tema, porque yo hasta que no tenga el dinero, no me marcho.



-Bueno, pero firma los papeles. Tienen que llevarse a la oficina de impuestos para que nos den el dinero. Si no hay firma no puedo conseguir el dinero.



-Michael, te repito que no voy a firmar nada. Si quieres vamos a la oficina de impuestos y lo firmamos allí y me das el dinero, pero hasta que yo no lo vea, no pienso firmarte ningún papel.



-Bueno, hablaré con un compañero y te llamo en diez minutos.



Fueron más de 7 minutos de conversación, pero le dejé las cosas bien claras. Ya estaba bastante cansado de su falta de seriedad, de su falta de palabra y de la cantidad de mentiras que me había metido. Por supuesto, no llamó a los diez minutos. Pero por fin lo vi aparecer. Llegó a bordo de un BMW serie 1, pero no entró donde nosotros estábamos. Tardó alrededor de diez minutos en llegar. Me entregó el magazín del cargador, que habíamos visto como sacaban previamente de un 330 touring que allí había en venta. Me pide el libro y me dice que en un sobre tiene el dinero. Le digo que el libro está en el coche y que ahora si podemos firmar los documentos.



Apunto de marcharse a por el libro, le digo que espere a que contemos el dinero. Dice que lo vaya contando y va a por el libro, pero de nuevo le repito que espere y contemos el dinero. Sorpresa, faltaban 400 euros. Se lo digo y hace una llamada. Me indica que sus compañeros lo han contado y estaba el importe completo. Comienzan a revolver papeles del mostrador de recepción. Pero por supuesto el dinero no aparece. Michael vuelve a marcharse y sube al piso superior. Allí nos quedamos esperando, por supuesto ya bastante enfadados.


A los cinco minutos vuelve y nos dice que el jefe dice que el dinero estaba en el sobre, y que es lo que hay. Yo le contesto que puede contarlo. El dinero que estaba en el sobre es el que habíamos contado, y que yo sin los 400 euros no me marchaba.



Lo siguiente que hizo era preguntar si nosotros no habríamos cogido nada. Ya directamente nos estaba llamando ladrones, y no sólo insinuándolo, como en el día anterior con la transferencia. Esta vez me llamaba ladrón a la cara. Por supuesto que yo no había cogido nada. Me dice que si no aparecen los 400 euros se puede llamar a la policía. Y le contesto que perfecto, pero que yo sin el dinero no pensaba marcharme de allí. Además, tenían allí una cámara sobre el mostrador. Le digo que si tanto piensa que somos unos ladrones, vaya a mirar el video a ver si nosotros hemos cogido algo o no. Y que llame a la policía, porque a mi me tenían que entregar una cantidad.



Tras seguir discutiendo, de forma cada vez más fuerte, vuelve a marcharse al piso de arriba. A los cinco minutos vuelve, con 400 euros en la mano. Vuelvo a contar el dinero y ahora si está todo. Por fin parece que vamos solucionando el tema. Le firmo la factura y el recibo del pago, y le pido la copia del recibo de haber pagado. Yo ya no me fío absolutamente de nada de lo que me diga, así que lo quería todo con copia para mí.



Una vez que estaban todos sus papeles firmados, le pido que imprima la factura y contrato en español, tal y como me pedí. Sorprendentemente me contesta que no lo van a firmar. Yo ya estaba alucinando. Era un tema que llevaba tratando desde el primer momento, me había molestado en traducirlo. Se habían molestado en traducírmelo. Había perdido tiempo en hacer la factura en español, y ahora me dice que no. Le pregunto el por qué y me contesta que el jefe le dice que no lo firma, pues está en otro idioma y no lo entiende.



No lo entiende, a pesar de ser una copia exacta. A pesar de que tan sólo contenía una lista de opciones. A pesar de que el precio era el mismo. A pesar de que el número de bastidor era el mismo. Sencillamente, de vergüenza. Tras seguir discutiendo la respuesta seguía siendo la misma, un no.



Hartos ya de la situación, decidimos que queremos salir cuanto antes. Así que necesitamos que nos busque unas ruedas de invierno. Bien nuevas, siendo las más baratas, o bien de segunda mano. Pero que queríamos una solución instantánea para el problema. No queríamos perder más tiempo por su culpa. No queríamos pasar ni un día más allí, y menos dejando el coche en su concesionario. Ya no nos fiábamos en absoluto de ninguna de sus palabras.



Tras llegar a un trato, por fin nos confirma que para las 4 de la tarde podríamos salir, ya con las ruedas montadas. Respiramos aliviados y nos dirigimos a comer algo y a recoger las maletas. La previsión era que a las 16:30 ya deberíamos estar en camino. Deberíamos...




Capítulo 7. El infierno blanco

Tras finalizar la cuantiosa comida en nuestro hotel, cargamos con las maletas y nos dirigimos de nuevo al concesionario. Seguía nevando y cada vez se acumulaba más y más. Esta vez íbamos tranquilos, ya nada podía salir mal. En definitiva el coche estaba matriculado, el dinero en nuestro poder, y por suerte Michael ya se había marchado. Esperábamos poder llegar a Lyon ese día, donde ya teníamos un hotel a buen precio localizado, así que no había tiempo que perder.




Tras entrar al concesionario me dirijo a ver si el coche ya tiene las ruedas de invierno montadas, y efectivamente, estaba listo para salir. Me acerco a recepción para pagar los neumáticos, y ahora es todo servicio y amabilidad. Todos habían escuchado las voces que le había dado a Michael para poner las cosas en su sitio, y era increíble lo serviciales que se habían vuelto. Una vez con nuestra factura, nos dirigimos al coche a cargar las maletas. Había que reorganizar el espacio, pues dentro del coche viajaban con nosotros cuatro enormes llantas de 18" con sus correspondientes neumáticos. Tras mucho trabajo, las situamos correctamente y salimos, por fin, del concesionario. Aprovechamos para pellizcarnos, porque sinceramente, no nos lo creíamos.

El coche iba perfectamente, y los neumáticos trabajaban bien en la nieve. Tenía miedo por el faldón delantero, bastante bajo, y con el coche cargado. Pero salvo algún efecto "quitanieves" al salir del concesionario, poco más había que reseñar.




Teníamos 2.500 kms por delante, y la nevada era tremenda. Ahí me encontraba yo, con un coche que no conocía, 170cvs empujando las ruedas traseras y una nevada tremenda a nuestro alrededor. Sin duda, la situación perfecta para empezar cualquier viaje...

Giramos la calle hacia la derecha. Aún con el TCS conectado, el coche pierde tracción, por lo que manejando la primera y segunda marcha puedo incorporarme rápidamente a la circulación, sin que las bañeras de nieve me impidan girar correctamente. A pesar de la que estaba cayendo, la gente hacía vida normal. Había bastantes coches en la calle, la gente se dirigía de un lugar a otro andando… era una situación extraña.



Enseguida mis preocupaciones sobre el coche empiezan a descender. Allí todo eran Mercedes, BMW y demás vehículos con tracción a las ruedas traseras. Si ellos podían, yo no debería tener ningún problema. De algo tiene que servir todo el tiempo invertido en la teoría de la conducción, todo el tiempo invertido en cursos. Claro, que ni habían sido específicos para conducción en nieve, ni con vehículos de tracción trasera…




Tras 12 kms, llegamos al desvío a la autovía, lo tomamos y llegamos a una retención. Genial, tenemos que parar en mitad de una cuesta, y aquí sigue nevando. Tras 10 minutos sentados en el coche, decido salir a echar una ojeada. Subo la cuesta y me encuentro con una imagen desesperante. Cientos de coches y camiones se apilaban en ambos carriles de la autovía. Nadie se movía. Todo, absolutamente todo, estaba colapsado. Nuestras opciones de llegar a Lyon ese mismo día se desvanecían por momentos.



Vuelvo al coche y seguimos esperando. No contentos con eso, el coche estaba en reserva, por supuesto. ¿Conocéis algún concesionario que entregue un coche con un mínimo de gasolina en el depósito? Yo tampoco. Yo no hacía más que recordar las recomendaciones en este caso… Esperar con el motor encendido, y llevar siempre el depósito lleno. Genial, porque yo estaba en reserva y tenía gasolina para 80 kms, según el ordenador. Por tanto, estando el coche caliente, motor apagado y a ahorrar.



Tras una espera de aproximadamente una hora, parece ser que nos comenzamos a mover. Detrás tenía pegado un camión, así que no era momento para vacilar. Había que sacar el coche de la pendiente helada sin perder tracción, pues aún no se le había hecho ni 15 kms, y por supuesto el seguro era a terceros. Freno de mano al máximo. Primera, acelero ligeramente mientras voy embragando poco a poco, el coche comienza a querer moverse, y suelto el freno de mano. Perfecto, ni la más mínima pérdida de tracción. El coche obedece a la perfección y comienza su marcha sin la más mínima duda. El TCS ni siquiera ha entrado en acción. Mientras termino la cuesta, voy pensando que me hubiese gustado hacer la misma acción, pero con los Pilot Sport. Seguramente aún estaría escarbando en la nieve.



Tras 15 minutos, parece ser que el tráfico comienza a moverse ligeramente. Eran casi las 6 y habíamos recorrido 15 kms. Definitivamente, esa noche no estaríamos en Francia.



Por fin encontramos una gasolinera, y llenamos depósito a tope. Respiramos aliviados y volvemos a la autovía. A medida que nos vamos acercando a Munich, cada vez la carretera tenía más nieve. Pasamos de tener nieve en la cuneta, a tener que seguir los carriles labrados por los demás vehículos. Incluso, la carretera desaparece bajo el espeso manto que la nieve había formado ya. En esta situación, cada cambio de carril es como una partida de póquer, donde la carretera lleva escalera de color y tu vas de farol. La velocidad del tráfico era de 80-100 kms por hora. Y yo no debía ser menos. En algunos momentos se rozaban los 120, y la concentración era máxima. De vez en cuando el coche se movía de forma nerviosa, y había que controlarlo con decisión, pero al mismo tiempo con dulzura. Cualquier exceso de gas, cualquier exceso de volante, supondría un trompo seguro. Y probablemente el camión que me precedía no tendría buena capacidad de frenado.



Pasamos Munich. Ya ha oscurecido. Nos encontramos en otra autovía con aún más tráfico. Sigue nevando y de cuando en cuando hay retenciones. Cada parada es un alivio. Las manos descansan, los brazos dejan de estar en tensión. Los ojos se relajan y la mente desconecta. Llevaba casi tres horas al volante y parecía que habían pasado seis.



Las horas van pasando, pero las condiciones no mejoran. La noche ya se ha cerrado y las temperaturas siguen bajando. Ya estamos a 7 bajo cero. Por suerte la nieve no se derretiría formando placas de hielo, por tanto tan sólo tendríamos que esquiar con nuestros neumáticos de 205mm de anchura.


Por fin el tráfico disminuye y abandonamos Alemania, para recorrer apenas 9 kms de Austria. Pronto estaríamos en Suiza. Nueva parada a repostar. Ya habían pasado las 9 de la noche, y cada vez éramos menos en la carretera. Alcanzamos a los quitanieves y los adelantamos. Es una diferencia abismal. Detrás de ellos la carretera tan sólo se humedecía. Por delante no podíamos ver ni siquiera las líneas. Pero no había tiempo que perder, necesitábamos encontrar un hotel para pasar la noche.



40 minutos más tarde decidimos que ya es suficiente por hoy. A este ritmo no llegaríamos a Lyon antes de las 3 de la mañana y yo no aguantaría durante tanto tiempo. Marcamos en el navegador un hotel, y nos dirigimos en su búsqueda. Nada más salir de la autovía, accedemos a pequeñas carreteras suizas. Su definición era de curvas rodeadas de abetos. Un paisaje idílico, sin duda. Pero hoy no me lo parecía. La cuneta apenas se diferenciaba de la carretera, y a la vuelta de cualquier curva podía cruzarme con Heidi y su perro Niebla.



Llegados al pueblo comienza el callejeo. De nuevo el TCS se muestra efectivo, pues aunque con nieve debería desactivarse, la programación del BMW era perfecta. Permitía unas pérdidas mínimas, suficientes para descolocar al coche lo justo. Mientras que en el Cadillac opté por desactivarlo, preferí usarlo en el BMW. Conseguimos llegar al hotel, y aparcamos. Ya eran casi las 11 de la noche, y no había un alma por la calle.


Accedemos al interior del hotel. Era un tres estrellas de aspecto normal. Preguntamos por una habitación doble, y la recepcionista nos sorprende con una cifra. 170 euros. Por suerte no habíamos sacado las maletas del coche, y nos ponemos en búsqueda de más hoteles.



El siguiente en el que pudimos preguntar precio, nos ofrecían habitación a la módica cantidad de 150 euros. Eso si, incluían un desayuno que podíamos rechazar, a 8,5 euros por persona.

Decidimos seguir ruta dirección a Zurich. Tal vez era por la situación del pueblo, tal vez era porque, sencillamente, estábamos en Suiza.



A unos 15 kms de Zurich, volvemos a realizar búsqueda de hoteles. Y allí aparece un motel. Sin dudarlo un momento, introducimos la ruta en el navegador. Tras llegar intentamos comunicarnos. La encargada hablaba en perfecto francés, nosotros mezclábamos un poco el español y el inglés. Finalmente conseguimos habitación doble por 109 euros, incluido desayuno. Ya eran las 12, y aunque el lugar no merecía ni por asomo la cantidad desorbitada que nos pedían, el cansancio hacía mella en nosotros y no nos quedaba más remedio que claudicar.



Accedemos a la segunda planta, habitación 39. Era un largo pasillo, con el baño a la derecha. Cuando piensas en la cantidad de dinero que has pagado y lo ves, se te cae el alma a los pies. Haceros a la idea. La habitación disponía de un armario empotrado. Pero no había puerta, era tapado por una cortina. Me ahorraré mayores detalles, pues el precio de la habitación tenía la misma justificación que el precio de un A3 1.6.



Jueves, 7 de la mañana. Nos levantamos y rehacemos las maletas rápidamente. No había mucha nieve en la carretera, así que nos apresuramos a marcharnos. Tras 3 horas de camino, por fin estamos en Francia. Toca repostar. Aprovechamos a realizar cambio de conductor. Llevaba 800 kms conducidos en el infierno blanco, y me merecía un descanso.






Finalmente, el viaje transcurrió sin mayores incidencias a partir de ese momento. Tras cruzar Francia, de nuevo me pondría al volante. Conseguimos alcanzar Alicante a las 10 de la noche, y tan sólo nos quedaban unos 500 kms para llegar a nuestro destino final. Al día siguiente por fin nos despertaríamos con total tranquilidad. No había papeleos para hacer. No había prisas por alcanzar ningún destino. Tan sólo estaría la carretera, el coche y nosotros. Por fin habíamos acabado el viaje.







F I N

Última edición por EDV11 fecha: 23-ene-2008 a las 17:51.
EDV11 está desconectado   Responder Con Cita


Viejo 19-feb-2005, 13:34   #2
Carnival
Nein!
 
Avatar de Carnival
 
May 2004 | 1.955 Mens.
Lugar: ?

Feel the torque

sigue sigue xD
Carnival está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 13:38   #3
JMpower85
ForoCoches: Ex-Miembro
 
Avatar de JMpower85
 
Mar 2003 | 130.039 Mens.
interesante.... sigue q emocion jejejej
JMpower85 está desconectado   Responder Con Cita


 

 

Viejo 19-feb-2005, 13:38   #4
Bernardo
To turbo or not to turbo?
 
Avatar de Bernardo
 
Mar 2003 | 6.934 Mens.

CLK 320, Porsche 951cup, Honda y 924 24horas spec.

Eso, sigue

Plataforma: I LOVE MACHOCARS....quiero un Camaro 427!!!!
Me gustan los modelos, no las marcas....
Bernardo está desconectado   Responder Con Cita


 

 

Viejo 19-feb-2005, 13:39   #5
EDV11
ForoCoches: Miembro
 
Abr 2003 | 11.919 Mens.

Subaru Legacy Wagon

va pa rato largo. Muy largo, así que va por capítulos "novelescos".... Al final cuando se una será un ladrillote gordo, así que con calma
EDV11 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 13:41   #6
miiok
ForoCoches: Miembro
 
Jul 2004 | 67 Mens.
Lugar: galicia
Nada, nada, tu sigue que estamos impacientes XD
miiok está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 13:42   #7
Wobti
quiero volver a Australia
 
Avatar de Wobti
 
Nov 2004 | 841 Mens.
Lugar: Barcelona

Honda Civic i-vtec Heritage

me has dejado con la intriga!
Wobti está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 13:49   #8
Carnival
Nein!
 
Avatar de Carnival
 
May 2004 | 1.955 Mens.
Lugar: ?

Feel the torque

pero tio ahora no nos dejes asi :|
Carnival está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 13:51   #9
mikialex
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de mikialex
 
Ago 2004 | 2.631 Mens.
Lugar: BCN

Honda-Mercedes

da gusto leer a alguien que sabe escribir en este foro... muy emocionante, por cierto.
mikialex está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 14:00   #10
franmi80
ForoCoches: Miembro
 
Abr 2004 | 763 Mens.
Lugar: Andaluz, exiliado en Madrid

X Ahora 2 Ruedas

Esta interesante, dale dale........to be continued!!

El que nunca sale de su tierra esta lleno de prejuicios.

Izquierda rasssss!!!

Un Saludo!
franmi80 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 14:01   #11
Pedrolo
Reportero Dicharachero
 
Avatar de Pedrolo
 
Mar 2003 | 4.688 Mens.
Lugar: La Cala Del Moral (Málaga)

BMW M2 DKG - Honda X-Adv

Otia con razon me dijiste que no estabas aquí cuando te llamé!!!

Saludos
Pedrolo está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 14:04   #12
Tunero
www.idetail.es
 
Avatar de Tunero
 
Feb 2004 | 26.715 Mens.
Lugar: La Rioja y Palencia

Opel Corsa MyEdition '95, Citroen C4 VTS '06, Golf MK1 Cabrio '84, Chica de verde '09

Dale dale... mas dejao con las ganas...

Detail en La Rioja y Palencia: www.idetail.es
Productos detailing profesionales: www.chemicalguysspain.com
Tunero está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 14:15   #13
EDV11
ForoCoches: Miembro
 
Abr 2003 | 11.919 Mens.

Subaru Legacy Wagon

Capítulo 2. Aprovechando para hacer turismo

8 de la mañana. Suena el despertador. Instintivamente nada más levantarme me asomo a la ventana. Efectivamente, había nevado. Una pequeña capa de 4 cms sobre el coche no alertaba demasiado, no habría problemas en conducir.

Comenzamos a movernos por las carreteras interiores de alemania. En algunos puntos la nieve era más acusada, y era un buen momento para poner a prueba el programa de invierno del cambio. Perfecto. El convertidor resbalaba al pisar el gas e iba entregando la potencia poco a poco. El control de tracción ni siquiera saltaba, no había ni una sóla pérdida de motricidad. Mi principal miedo era la ausencia de embrague y freno de mano para la conducción sobre nieve, pero gracias al buen trabajo del cambio, realmente no eran necesarios. Tras conseguir programar el volante multifuncional para poder desconectar el control de tracción tenía todo a mi gusto.

Los adelantamientos eran rápidos. Jugando con la palanca automática podía reducir marcha para pisar el gas en cuanto la situación lo permitiese, adelantando camiones a buena velocidad. El tiempo aún no era malo, por lo que no había miedo con los excesos de par. El cambio estaba en posición deportiva.

Tras una hora de camino, por fin divisamos el concesionario. Era una estructura de cristal con un pequeño taller adosado. Realmente el pueblo no merecía nada más, pues la carretera principal formaba la calle del pueblo, con casas a ambos lados, pero muy poco poblado. Aquí la nieve ya se hacía más patente, y en el parking del concesionario oficial había que andar con más cuidado. De nuevo el cambio cumplió a la perfección.

Ya desde fuera se veía el coche, en una esquina. Un 320ci azul estoril, distinto a los demás. El paquete de equipamiento ///M Clubsport lo hacía diferente. Tras un breve repaso exterior al coche pido hablar con Michael, con quien ya había establecido contacto a través del correo.

Michael era un hombre de unos 30 y tantos. De aspecto aldeano, pero subido de categoría por el traje que vestía. Su inglés era bastante torpe. Nos hace pasar a su pequeño despacho, bastante desordenado. Nos pregunta si éramos los que veníamos a recoger el Cabrio. Mi respuesta es negativa, nosotros queríamos el 320 de la esquina.

Tras la breve conversación nos ofrece ir a ver el coche. Comenzamos a revisar el equipamiento que teníamos anotado del contrato. Asientos calefactados de alcántara y piel, navegador profesional, techo, equipo Harman Kardon, bi-xenon y el mencionado paquete aerodinámico, que además ofrecía llantas de 18" de diámetro con unos enormes rodillos de 225 y 255 mm, exagerados para este coche. La única nota negativa la componía un spoiler en el maletero que afeaba un poco la silueta. Pero era de serie, por lo que no había pega alguna. Tras comprobar que todo era tal y como se relataba en el anuncio, pasamos a la oficina a retocar los flecos de la operación.

Mis condiciones ya se las había dejado claras en más de una ocasión a través del correo electrónico. Pago por transferencia, compra a nombre de una empresa por lo que no pagábamos el IVA y factura de compra tanto en alemán como español. Mi primera sorpresa viene cuando me indica que el pago debemos hacerlo por el total, incluyendo el IVA. Ellos nos devolverían a la firma de la factura el importe del IVA. Le pido que la devolución sea en metálico, a lo cual accede. Confío en él, al fin y al cabo es un concesionario oficial BMW con tres concesiones. Tras una llamada al banco, nos confirman que ya está toda la maquinaria en marcha.

Nos dice que ya es muy tarde para proceder a los procesos de matriculación, ya que tráfico cerraba a las 12. Quedamos con el en que estaríamos al día siguiente a la hora de apertura, las 8, para poder hacer todo lo más rápido posible. El tiempo estaba empeorando y tal y como se estaba poniendo la situación, estaba claro que con los rodillos de 18" no podríamos circular por la nieve. La salida debía ser lo antes posible.

Reservamos hotel a 50 metros del concesionario, y tras abonar los 90 euros de la habitación pedimos que llamen a la compañía de alquiler para indicarles que retornaremos el coche un día tarde. En ese momento decidimos realizar un poco de turismo. Era la 1 y no teníamos nada más pendiente para ese día.

Salimos rumbo a Salzburgo, Austria. No estaba muy lejos de Altenmarkt, unos 80 kms. De nuevo nuestro Cadillac se muestra perfecto para realizar viajes. Rápido, silencioso y extremadamente cómodo.

Una vez llegados a la ciudad austríaca, aprovechamos para aparcar junto a una estación y conectarnos a Internet. Había que seguir trabajando y teníamos muchos correos pendientes. Comprobamos que, efectivamente, el pago del coche se ha realizado, y que la fecha de validez de la transferencia es para el día siguiente. Tras consultar un mapa vía Internet, me sitúo para poder llegar al "zentrum" de la ciudad que vió nacer al gran Mozart, hace 249 años.

Su casco histórico es el típico de esta parte de Europa, aderezado con la visión de algunos castillos de los alrededores, pues Salzburgo es una ciudad situada en las faldas de una montaña. Cada vez nevaba más, y tras haber visitado todo el centro, decidimos volver a recoger el coche. Nuestro siguiente objetivo sería llegar a Munich. Y esta vez el viaje sería todo por autovía.

Mucho tráfico y malas condiciones. Así se define el traslado. Pero el CTS se muestra a la altura de las circustancias en todo momento. La mala visión trasera se ve complementada por unos grandes espejos retrovisores, capaces de ser plegados eléctricamente. Aunque por terminar de ser críticos, la iluminación de sus faros de xenon no es todo lo buena que podría esperarse. Concesiones al diseño.

Tras llegar a Munich, paramos en un centro comercial con la intención de comprar un cargador para el PDA que usábamos de navegador. Pero el precio era prohibitivo y prefería usar mis instintos a desembolsar más de 25 euros por un puñado de cables.

Milagrosamente, y sin poder usar la navegación, llegamos al centro de la ciudad. Sus calles peatonales lo delataban. Tras encontrar un aparcamiento en la zona, confirmamos por el mapa del portátil que efectivamente no nos habíamos equivocado. Me piden volver a repetirlo y no lo consigo. Inexplicáblemente habíamos llegado al centro en menos de 15 minutos y habíamos aparcado a una calle de allí.

Desafiamos al frío y comenzamos a pasear por sus amplias calles peatonales. Mucha gente comprando, y muchos paseando, a pesar de los tres grados bajo cero que marcaba el termómetro. Pero allí están acostumbrados y no van a quedarse encerrados todo el invierno. En Málaga si el termómetro baja de los doce grados la calle se vacía.

Debido a la hora que ya era, decidimos marcharnos de Munich sin haber podido completar la visita a esta bella ciudad. Una lástima, pero había que hacer un viaje de más de 100kms bajo una nevada. Ayudado por el GPS y el teléfono móvil, dispongo de una pequeña brújula que me permite situarme rumbo al este, en búsqueda de la autovía hacia Salzburgo. Desarrollamos el viaje sin incidencias, y antes de llegar al hotel percibimos que el 320ci se encontraba en el mismo lugar que lo habíamos dejado, pero con un cartel de vendido sobre el salpicadero. Ya en el hotel nos confirman que la llamada a la compañía de alquileres se había realizado.

Todo en orden para podernos levantar a las 7 al día siguiente. Esperábamos poder salir con rumbo a España para el medio día. Pero aún no sabíamos lo que se nos venía encima...
EDV11 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 14:16   #14
JeFeCiYo
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de JeFeCiYo
 
Jul 2004 | 513 Mens.
Lugar: Ferrol (A Coruña)

Seat Ibiza TDI

A seguir que vas muy bien xD

-Plataforma Citroën: (Adoro los chevrones porq me sale de los co***es) Socio Nº 64
-Plataforma Pancarta Rosa; Que no te de Vergüenza Sacarla Miembro 009
JeFeCiYo está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 14:26   #15
Don Pistón
Siempre Gasolina
 
Avatar de Don Pistón
 
Nov 2003 | 5.210 Mens.
Lugar: España

ZX16v, Mercedes Clase C y Renault Laguna

Está muy interesanteVenga, no nos dejes así, sigue
Don Pistón está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 14:39   #16
israfromcat
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de israfromcat
 
Nov 2003 | 6.593 Mens.
.... mmm problemas con el proceso de matriculacion no?
israfromcat está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 14:44   #17
xavifigui
;)
 
Avatar de xavifigui
 
Jul 2004 | 7.548 Mens.
Lugar: Blancs i Blaus (soc Blau :))

VW Scirocco, Mazda Mx5 NA, Corsa C'mon, Ex-Ibiza I,

no vale tio, no nos dejes asi con las ansias!!
XDD

xavifigui está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 14:50   #18
EDV11
ForoCoches: Miembro
 
Abr 2003 | 11.919 Mens.

Subaru Legacy Wagon

Cita:
Originalmente Escrito por israfromcat
.... mmm problemas con el proceso de matriculacion no?
No, que va, eso fue perfecto. Para más información... "stay tuned"
EDV11 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 14:56   #19
guille_ghs
OEM style
 
Avatar de guille_ghs
 
Dic 2004 | 13.597 Mens.
Lugar: Madrid.

mkV R32 / Smart f2 mhd

muy, muy wapo... este tio es un crack...¿que pasara con el serie 1??...

guille_ghs está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 14:59   #20
franmi80
ForoCoches: Miembro
 
Abr 2004 | 763 Mens.
Lugar: Andaluz, exiliado en Madrid

X Ahora 2 Ruedas

vamos q ahi ganas de saber mas!!!

S2

El que nunca sale de su tierra esta lleno de prejuicios.

Izquierda rasssss!!!

Un Saludo!
franmi80 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 15:02   #21
JMpower85
ForoCoches: Ex-Miembro
 
Avatar de JMpower85
 
Mar 2003 | 130.039 Mens.
jejejeje que siga la historia... que interesante :
JMpower85 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 15:02   #22
LLssDD_TF
Forocochia75
 
Avatar de LLssDD_TF
 
Sep 2004 | 3.186 Mens.
Lugar: Nací en el Mediterraneo

Uno que me lleva y me trae

jooooooooooooo sigue tioooooooo

a proposito, es increible que aun quede gente en este foro que sepa ESCRIBIR Y REDACTAR TAN BIEN enhorabuena (yo ahora me estoy esforzando, pero reconozco k a veces abuso de las k´s y alguna abreviatura....)
LLssDD_TF está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 15:04   #23
pi314
taxista delux
 
Avatar de pi314
 
Ene 2004 | 12.413 Mens.
Lugar: Irutxulo

W212

Cita:
Originalmente Escrito por EDV11
No, que va, eso fue perfecto. Para más información... "stay tuned"
go on please!!!!!

pi314 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 15:11   #24
SagaGTD
ForoCoches: Miembro 1144
 
Avatar de SagaGTD
 
May 2003 | 9.988 Mens.

Ford Edge

Sigue, sigue!!

Que interesante
SagaGTD está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 15:17   #25
PrOkEiN
¡ Ilustre miembro Ninja !
 
Avatar de PrOkEiN
 
Ago 2003 | 5.292 Mens.
Lugar: Fobos

Skoda Octavia 1.8 TSI Style +Dynamic

El BMW no arrancaba, claramente; así que cancelásteis el contrato y comprásteis el Cadillac CTS al "rent-a-car", que para algo os ha dado tantas satisfacciones...

EDV11... ¿tú con un coche con convertidor de par? ¡¡ Qué infeliz te va a hacerrrrrrrrrrrrrrrr !!

Best auto web page:
KM77.com
PrOkEiN está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 15:22   #26
Kir
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Kir
 
Abr 2004 | 751 Mens.
Lugar: Gijon

Mazda 3

vengaa no nos dejes asi k nos da algo... capitulo 3!!
Kir está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 15:24   #27
guille_ghs
OEM style
 
Avatar de guille_ghs
 
Dic 2004 | 13.597 Mens.
Lugar: Madrid.

mkV R32 / Smart f2 mhd

se a desconectado...caguen

guille_ghs está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 15:26   #28
KuNowsky
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de KuNowsky
 
Feb 2004 | 14.078 Mens.
mola, jeje, pero que os tiene que pasar ahora? el coche tenia motor de vespa y te diste cuenta al arrancarlo? el vendendor de aspecto aldeano era un mafioso italiano?


sigueeee!
KuNowsky está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 15:26   #29
Kir
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Kir
 
Abr 2004 | 751 Mens.
Lugar: Gijon

Mazda 3

esperemos k este relatando el capitulo 3 en un txt a parte para luego hacer copy y paste :\ no? jaje
Kir está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-feb-2005, 15:27   #30
SeKiSaN
puxa asturies
 
Avatar de SeKiSaN
 
Feb 2004 | 3.286 Mens.
Lugar: AsturieS

Toyota Corolla

Joder joder joder, que relato mas bueno...!!!!! 5 estrellas del tiron.. continua plis
SeKiSaN está desconectado   Responder Con Cita


Respuesta

Regresar   Inicio | ForoCoches > Zona ForoCoches > ForoCoches
Herramientas


DESCUENTO HAWKERS
 [ VERSIÓN MÓVIL ]
Info Legal | Privacidad | Cookies | Notificaciones | Normas de uso | Publicidad | Updates | Stats | Ayuda | Invitaciones | Contacto