INICIO FORO
Regresar   Foro Coches > Zona General > General

 

Recopilación de cuadros históricos del maestro Augusto Ferrer-Dalmau

 
Respuesta

 
Herramientas
Viejo 15-ago-2015, 20:51   #1
SxBerserker
Regnum Hispaniae
 
Dic 2013 | 2.475 Mens.
Lugar: Málaga
Post Recopilación de cuadros históricos del maestro Augusto Ferrer-Dalmau

Recopilación de la excelente y magnífica obra del maestro Augusto Ferrer-Dalmau, pintor realista de temas históricos.



Augusto Ferrer-Dalmau Nieto nació en Barcelona el 20 de enero de 1964 en el seno de una familia de la burguesía catalana y cursó estudios en el colegio jesuita de San Ignacio de Sarriá. A finales de los años 1980 trabajó como diseñador textil para distintas firmas, manteniendo siempre viva su afición por la pintura al óleo. Su vocación por la milicia le llevó también, desde muy joven, a pintar esta temática, aunque sus primeros trabajos independientes y autodidactas fueron paisajes, en especial marinas.

Más tarde, inspirado en la obra de Antonio López García, se centró en los ambientes urbanos y captó en sus lienzos los rincones de su Barcelona natal. Expuso en galerías de arte, y cosechó éxitos y buenas críticas. La obra de esta época está recogida en un monográfico del autor y en distintos libros generales de arte contemporáneo. A finales de los años 1990 decidió especializarse en la temática histórico-militar y comenzó a producir lienzos donde el paisaje se mezcla con elementos militares como soldados y caballería.


Instalado en Madrid desde 2010, ha colaborado con diferentes editoriales, asociaciones, instituciones y entidades especializadas en la difusión de la historia militar en España. Se han publicado distintos libros monográficos sobre su pintura. Hombre comprometido con la cultura y el arte, lanzó recientemente una nueva revista, FD Magazine, en la que aborda la historia de España y de sus gentes desde una perspectiva artística y social. Su obra y difusión está gestionada por la empresa Historical Outline, y sus pinturas ilustran numerosos libros, también portadas y revistas, especialmente de historia.







"Nadie, que yo conozca, pinta en España como Augusto Ferrer-Dalmau. Con tanta honradez y con tan admirable ausencia de complejos a la hora de recuperar las imágenes de nuestro largo pasado militar. Lo que en otros países es natural, pintores de batallas que fijan en sus lienzos la historia y la memoria de sus respectivas naciones, aquí resulta doblemente asombroso: por lo insólito del empeño y por la espléndida belleza del resultado. Eso convierte a Ferrer-Dalmau y su obra singular, extraordinaria, en algo especialmente raro. Y, como tal, precioso. Sus cuadros son escenas, retratos, claves necesarias para ilustrar nuestro pasado. Para recordar y reflexionar. Para comprender mejor, así, nuestras miserias, nuestras tragedias y nuestra grandeza"



-Arturo Pérez-Reverte







Augusto Ferrer-Dalmau ha sido galardonado con numerosos premios y distinciones por su trayectoria artística y por la difusión de la historia militar, entre los que se encuentran:



-Comendador de la Orden del Mérito Civil.
- Medalla de Oro y brillantes de las bellas Artes «Art Priest».75
-Cruz de Plata de la Orden del Mérito de la Guardia Civil.76 77
- Cruz al Mérito Naval,con distintivo Blanco.
- Medalla al Mérito militar de la República de Georgia.78
- Académico de número de la Academia de la Diplomacia.79
- Miembro de «The International Society of War Artists».80 16
- Cruz de la Orden del Mérito Policial con distintivo Blanco.
- Diploma de la Inspección General del Ejército.81
- Medalla al Mérito de la Protección Civil con distintivo Blanco.
- Medalla de Oro del Foro Europa 2001.82
- Alabardero de Honor de la Guardia Real.83
- Gran Placa de Caballero de la Orden Imperial de Carlos V.84
- Aspas de Borgoña de la Sociedad Heráldica Española.85
- Socio de honor del Círculo de Amigos de las Fuerzas Armadas 86
- Húsar Honorífico del Regimiento Pavía.
- Regular de Honor del G. R. Melilla 52.
- Orden del Regimiento de Infantería Asturias.
- Artillero Honorífico del RACA20.
- Encomienda de la Asociación de Suboficiales Duque de Ahumada.
- Lancero de Honor del Regimiento de Caballería España.
- Soldado Acorazado de Honor de la Brigada Acorazada Guadarrama XII.87
- Lancero de Honor del Regimiento de Caballería Farnesio.
- Cazador Honorífico del Regimiento Alcántara.88
- Arcabucero de Honor. RIL "Soria" nº 9
- «Animosus Dux» de la Brigada «Extremadura XI».89
- Trofeo «Mariblanca» de la Asociación Casa de Madrid en Barcelona.90
- Premio Azor de la BRILAT.







- El pintor Augusto Ferrer-Dalmau pintando "Rocroi. El último tercio", una de sus obras más conocidas.







- Augusto Ferrer-Dalmau pintando 'CALDEROTE' una de sus obras más apreciadas






Siglo de Oro español (XVI-XVII). Cuando los tercios dominaban Evropa









- EL MILAGRO DE EMPEL



Este cuadro hace referencia a la batalla de Empel, en 1585, en la que se enfrentaron un Tercio del ejército español, comandado Maestre de Campo Francisco Arias de Bobadilla, frente a una flota de diez navíos de los rebeldes de los Estados Generales de los Países Bajos, bajo mando del almirante Philip of Hohenlohe-Neuenstein, a raíz del cual la Inmaculada Concepción fue proclamada patrona de los Tercios españoles, actual Infantería Española.

Los españoles, marchando sobre el hielo, atacaron por sorpresa a la escuadra enemiga al amanecer del día 8 de diciembre y obtuvieron una victoria tan completa que el almirante Hohenlohe-Neuenstein llegó a decir: «Tal parece que Dios es español al obrar, para mí, tan grande milagro».






- EL CAMINO ESPAÑOL


El camino español es una ruta histórica que une Milán y Bruselas y que recorrieron los Tercios durante el siglo XVI y XVII.

Su objetivo principal era mantener conectados los Países Bajos Españoles con el centro de la Monarquía hispánica. La dificultad para hacer llega mercancías, dinero y soldados por vía marítima, por el deterioro de las relaciones con Inglaterra, provocó que se habilitara esta ruta terrestre.







- ALFÉREZ DE ESPAÑA







- OFICIAL CABALLERÍA - GUERRA DE LOS 30 AÑOS






- CABALLERÍA DE LOS TERCIOS







- HERNÁN CORTÉS







- ROCROI, EL ÚLTIMO TERCIO


La obra retrata los últimos momentos de la batalla de Rocroi, librada dentro del contexto de la Guerra de los Treinta Años el 19 de mayo de 1643 en las cercanías de Rocroi, al norte de Francia, en la que las tropas francesas comandadas por el duque de Enghien derrotaron al ejército imperial español bajo mando del portugués Francisco de Melo. La pintura representa al último tercio español superviviente mientras espera la acometida de la artillería y los caballeros franceses que habían hecho huir o aniquilado al resto del ejército español.

"Este cuadro en parte me recuerda por su iconografía a la conocidísima obra del genio de Velázquez 'La Rendición de Breda', aunque a la vez diferente. En la obra de Velázquez la actitud de los protagonistas es bastante amistosa y ceremoniosa; mientras que en la escena de Ferrer-Dalmau la actitud de los protagonistas es heroica, descarnada, desafiando a la muerte, eso sí con mucho honor -los tercios nunca reculaban ni se rendían-, además se trataba de plasmar en un gran lienzo, en la batalla de Rocroi (19 de mayo de 1643) a los últimos supervivientes de los Tercios Españoles formados en escuadrón, esperan la quinta carga de la caballeria francesa, bajo el fuego de la mosqueteria y la artilleria del enemigo (ya han rechazado otras cuatro y varios asaltos de la infanteria, causando un gran numero de bajas al enemigo). Lamentablemente perdimos la batalla contra las tropas francesas y además perdimos nuestra hegemonía militar en Europa y empezó la decadencia"









- BATALLA DE OTUMBA


La batalla de Otumba fue un enfrentamiento entre las fuerzas mexicas y aliadas encabezadas por el cihuacóatl Matlatzincátzin y las de Hernán Cortés conformadas por los conquistadores españoles y aliados tlaxcaltecas, que se llevó a cabo el 7 de julio de 1520 en Temalcatitlán —una llanura cercana a Otumba— durante el desarrollo de la Conquista de México. El resultado de la batalla fue una victoria para los españoles, la cual permitió a Cortés volver a reorganizar su ejército, el cual había sido abatido unos días antes en el episodio conocido como la Noche Triste. Una año más tarde, mediante el refuerzo de su ejército con nuevos hombres y pertrechos, y la creación de alianzas con los pueblos indígenas que habían sido sojuzgados por los mexicas, Cortés logró sitiar y conquistar México-Tenochtitlan.

El 7 de julio de 1520 llegaron al valle de Otumba. Ante ellos encontraron formada una marea de indios que bloqueaba el camino. Los españoles recorrieron con la vista el contingente enemigo. Miles de guerreros, con sus macanas, lanzas y arcos, con sus pendones y estandartes ondeando, les aguardaban. En las primeras líneas se agrupaban las cofradías militares del Jaguar y del Águila, cuyos miembros, con sus trajes que imitaban a estos depredadores, conformaban la élite del ejército azteca. Los aztecas habían pregonado su victoria sobre los extranjeros y las cabezas barbadas de los españoles enviadas a las ciudades aliadas habían sido una elocuente muestra de que ni los misteriosos “dioses” podían vencer al poder mexica.

La Triple Alianza, compuesta por Tenochtitlan y las vecinas Texcoco y Tacuba, había reunido a todos sus efectivos para terminar el trabajo empezado la “Noche Triste”. Los sacerdotes habían sido muy claros, los dioses pedían la sangre de todos los españoles y no faltaban guerreros dispuestos a conseguir el favor de alguna deidad llevando a un orgulloso español hasta el altar. Aquel día en Otumba todo indio esperaba poder capturar a algún extranjero. La guerra ya estaba ganada, aquello era ante todo una oportunidad de ganar gloria y recuperar el prestigio de los invencibles aztecas.

Así lo pensaban los nobles de Tenochtitlan y así lo creía el nuevo tlatoani Cuitlahuac. Aquella tarea se encomendó a la segunda persona más importante del imperio, el ciuacoatl Matlatzincatzin. Este era la mano derecha del emperador, su gran visir y comandante en jefe del ejército. También era el sumo sacerdote de Ciuacoatl, “la Mujer Serpiente”, una salvaje deidad de los inframundos de la que tomaba el nombre de su cargo. Portando el estandarte sagrado de su rango, Matlatzincatzin aguardaba rodeado de sus generales la llegada de Cortés, al cual esperaba poder sacrificar en nombre de su diosa.

Cuando los españoles vieron el enorme ejército que se hallaba ante ellos, supieron que iban a morir. No había ninguna oportunidad, habían llegado al final de la aventura. Conscientes de ellos, se encomendaron a Dios y decidieron que fuese un final memorable. Dejarían el mundo como cristianos, en paz con el Señor, y como españoles, con la espada chorreando sangre india. Todos sabían el destino que los aztecas deparaban a los prisioneros. Ningún español más regaría con su sangre un templo pagano.

A la orden de sus capitanes, los escasos cuatrocientos españoles, heridos y hambrientos, formaron ante el rugiente océano enemigo. Los piqueros se colocaron tras los rodeleros, mientras los ballesteros formaban alas dispuestas a cubrir a sus compañeros. Santiguándose o maldiciendo, todo español ocupó su puesto. A su lado se situaron los cien fieles tlaxcaltecas, miembros de un linaje guerrero cuyo odio hacia los aztecas se remontaban hasta perderse en la memoria. Ningún tlaxcalteca traicionaría aquel día a sus aliados, aquellos misteriosos hombres venidos del mar que les habían ayudado a entrar en Tenochtitlan no como materia prima para sacrificios, sino como conquistadores.

Cortés y sus jinetes contemplaron el campo de batalla después de la enésima carga. Retomando el aliento, recorrieron el valle con la vista y vieron la que sin duda consideraron última estampa de la expedición. Después de todo, no era mala forma de morir.

De pronto, Cortés repara en algo que no había visto. Sobre un promontorio se elevan varios estandartes de distintos aristócratas aztecas. Entre ellos destaca un enorme estandarte negro con una cruz blanca sobre fondo rojo. Es la enseña del Matlatzincatzin. Probablemente Cortés supiese de la importancia de aquel individuo tras varios meses en contacto con la corte de Moctezuma. Puede que hubiese llegado a conocerle en Tenochtitlan. Sin duda alguna, es el comandante en jefe. A esas alturas Cortés debía saber que en Mesoamérica la muerte del general se consideraba el fin del combate. Dios no ha abandonado a sus fieles españoles. Las oraciones han obtenido respuesta. Solo un milagro podía salvarles y precisamente un milagro se presenta a Cortés.

El extremeño se baja la visera del casco y toma aire antes de dar la orden. Lo que haga en los siguientes minutos va a decidir su suerte, la de sus hombres y la del imperio azteca. Se santigua y, al grito de “Santiago y cierra España” lanza su caballo hacia el estado mayor azteca. Cinco jinetes siguen a Cortés hacia la muerte o la victoria: Pedro de Alvarado, Alonso de Ávila, Cristóbal de Olid, Rodrigo de Sandoval y Juan de Salamanca. El ejército de la Triple Alianza está fragmentado tras varias horas de lucha ininterrumpida y la fuerza de la acometida sorprende a todos. Los seis españoles atraviesan todo el contingente enemigo sin detenerse. La mayoría de los combatientes se percata muy tarde de las intenciones de los españoles. Antes de que puedan detener la carga, los jinetes alcanzan la loma y arremeten contra el estado mayor. Las lanzas se astillan al atravesar de parte a parte a los comandantes aztecas, cuyas armaduras de algodón poco pueden hacer contra el acero de Castilla. Juan de Salamanca divisa a Matlatzincatzin. El ciuacoatl va vestido como si de la “Mujer Serpiente” se tratase. Su atavío es negro de pies a cabeza, enormes garras adornara sus pies y manos y el yelmo imita una calavera sonriente. Pero el español no se amedrenta ante el siniestro aspecto del indio. De un certero lanzazo derriba a la mano derecha del tlatoani y, en medio del caos, le arrebata el estandarte.

Cuando los guerreros de la Triple Alianza vieron a los jinetes castellanos enarbolar el estandarte de su general, dieron la batalla por perdida. La tradición mesoamericana estipulaba que la muerte del general era el fin del combate y, a pesar de rozar la victoria, los indios huyeron en desbandada. Para su desgracia, las normas en España eran otras, y la batalla no termina hasta que el vencedor decide. Repuestos de la sorpresa, los soldados que hacía unos instantes se veían muertos se lanzan en pos de los aztecas masacrándolos en su huida. La desesperación hizo presa de los vencidos: su sumo sacerdote había sido derribado y pisoteado por aquellos extranjeros, a los que ni las fuerzas de Tenochtitlan, Tacuba y Texcoco unidas podían vencer. Aquel día, los aztecas se convencieron de que sus dioses les habían abandonado. Aquel día significó el final del imperio azteca.






- CORTÉS DE CAMINO A LA CONQUISTA DE TENOCHTITLAN


La armadura de Hernán Cortés se asemeja más a un caballero bajomedieval que a lo que conocemos de los tercios pues hay que tener en cuenta que la conquista de México es a principios del siglo XVI





- PICA DEL TERCIO DE ASTURIAS



- Durante el reinado de Carlos II, último monarca de la rama española de la Casa de Habsburgo, España estuvo numerosos años en guerra contra la Francia de Luis XIV, el llamado Rey Sol. Desde la paz de los Pirineos (1659) hasta la muerte de Carlos II en 1700, las tropas españolas se enfrentaron a su potente enemigo en las guerras de Devolución (1667-1668), Holanda (1672-1678), Luxemburgo (1683-1684) y de los Nueve Años (1688-1697). La agresividad francesa, fruto de su calculada política de avanzar sus fronteras hacia el obstáculo natural que representaba el Rin, llevó consigo para una monarquía española en horas bajas la pérdida de importantes territorios, en especial, el Franco Condado e importantes plazas en la frontera flamenca.

El camino de Flandes interceptado desde mediados de siglo y la marina impotente para operar con eficacia en el Canal de la Mancha, los tercios tuvieron que resistir el constante acoso francés, defendiendo la línea de fortificaciones flamencas y auxiliando a sus antiguos enemigos holandeses contra la potencia militar y las ambiciones de Luis XIV. Durante la Guerra de los Nueve Años, la Diputación del Principado de Asturias levantó un Tercio de 300 hombres para ser enviado al frente de Cataluña. El 2º Tercio de Asturias fue creado en 1690, siendo su Maestre de Campo D. Francisco Menéndez Avilés y Porres. Según una memoria sobre la uniformidad de estas tropas, ésta se debía componer de casaca con forro colorado, calzón de paño pardo y jubón colorado.

En cuanto al armamento, como podemos apreciar en la imagen, el infante va provisto de pica, espada con guarnición de taza, y daga. Al tratarse de un coselete, su protección consiste en morrión con cresta y armadura para resguardar el tronco. Los coseletes solían ser piqueros veteranos que ocupaban los primeros rangos de la formación y por ello iban mejor protegidos. Al fondo ondea una bandera con la cruz roja de San Andrés, característica de la infantería española desde principios del siglo XVI.








- OFICIAL. EJÉRCITO ESPAÑOL. SIGLO XVII







- HERNÁN CORTÉS. MOMENTO INDETERMINADO DE LA CONQUISTA DE AMÉRICA







- DON QUIJOTE EN BARCELONA



"Una mañana, saliendo Don Qujiote a pasearse
por la playa, armado de todas sus armas, porque,
como muchas veces decía, ellas eran sus arreos y su descanso el pelear, y no se hallaba sin ellas un punto, vio venir hacia él un caballero armado asimismo de punta en blanco, que en el escudo traía pintada una luna resplandeciente”. (Don Quijote de la Mancha. Parte II. Capítulo LXIV)



- PD:





http://historicaloutline.com/#

Web de Augusto Ferrer-Dalmau

Última edición por SxBerserker fecha: 27-ago-2015 a las 12:55.
SxBerserker está desconectado   Responder Con Cita


Viejo 15-ago-2015, 20:51   #2
SxBerserker
Regnum Hispaniae
 
Dic 2013 | 2.475 Mens.
Lugar: Málaga
Siglo XVIII. Una nueva dinastía reinante







- FRAGATA ESPAÑOLA DE 1700







- REGIMIENTO ASTURIAS. SANGRE ESPAÑOLA




- Durante la Guerra de la Cuádruple Alianza (1717- 1721), las tropas españolas se dispusieron a recuperar parte de los territorios perdidos tras el tratado de Utrecht-Rastatt. En 1717, Felipe V decidió enviar una expedición a la isla de Cerdeña, en posesión de su rival al trono español, el emperador Carlos VI. Organizó la empresa José Patiño, Intendente General de la Marina, que consiguió reunir en Barcelona una veintena de navíos de guerra y cerca de un centenar de transportes. Se designó jefe de las tropas expedicionarias a Juan Francisco de Bette, marqués de Lede.


La flota española llegó a mediados de agosto a la bahía de Cáller. La meteorología adversa dio tiempo a las fuerzas imperiales que defendían la plaza –casi todos exiliados españoles– a preparar la defensa, pero las tropas de Lede efectuaron el desembarco sin mucha oposición. Con la protección de la flota y la continua llegada de suministros, las operaciones en tierra se desarrollaron con celeridad de forma que en poco más de dos meses Cerdeña quedó en poder de Felipe V. Este fulgurante éxito impulsó una nueva expedición contra Sicilia, en posesión del duque de Saboya. En el puerto de Barcelona se fue concentrando una flota al mando de Antonio Gaztañeta compuesta de cinco escuadras con cuarenta navíos de guerra y más de trescientos transportes con los que proyectar cerca de 30.000 hombres a las órdenes del marqués de Lede.


Al igual que Cerdeña, en Sicilia había muchos partidarios de los españoles y el reino fue reducido en pocos días, exceptuando las plazas de Mesina, Milazzo y Siracusa. Sin embargo, las potencias europeas, sorprendidas por el fulminante rearme naval español, autorizaron a la flota británica a dar caza a la española que bloqueaba Mesina. Sin mediar declaración de guerra, el almirante Byng sorprendió a Gaztañeta en cabo Passaro (11 de agosto de 1718) y dejó fuera de combate a más de la mitad de los navíos españoles. Por esas fechas, Gran Bretaña, Francia, Austria y Saboya formalizaban una Cuádruple Alianza para frenar el expansionismo español y retornar Cerdeña y Sicilia a sus propietarios. Mientras el conflicto bélico iba ganando en amplitud, la fuerza expedicionaria española quedaba acorralada en Sicilia, tan sólo socorrida puntualmente por las galeras que rompían el bloqueo de la flota británica. Aún así, las operaciones terrestres continuaron en la isla y el marqués de Lede consiguió derrotar a los imperiales en la batalla de Francavilla (20 de junio de 1719). Sin embargo, la invasión francesa de Guipúzcoa y el Ampurdán obligó a Felipe V a aceptar las condiciones de la Cuádruple Alianza y evacuar sus tropas de Italia. En esta escena de la batalla de Francavilla vemos el momento en que el Regimiento de Infantería Asturias, después de disparar sus armas, inicia una dramática carga a la bayoneta contras las
líneas austriacas.

Desde inicios del siglo XIX, esta unidad militar tiene el sobrenombre de “El Cangrejo” porque, en las retiradas que sostuvo, jamás volvió la espalda al enemigo.








- EL ÚLTIMO DE GIBRALTAR




En agosto de 1704, durante la Guerra de Sucesión española (1701-1714), una flota anglo-holandesa que había fracasado frente a los muros de Barcelona desembarcó en la bahía de Algeciras para tratar de conquistar el Peñón de Gibraltar en nombre del archiduque Carlos de Austria,
pretendiente al trono de España. La ciudad andaluza estaba gobernada por el sargento mayor Diego de Salinas, quien ya había expuesto ante el capitán general de Andalucía, marqués de Villadarias, el estado de indefensión en el que se encontraba Gibraltar en caso de un posible asalto aliado. Sin embargo, las principales fuerzas españolas se encontraban por entonces en la frontera de Portugal y la guarnición gibraltareña no pudo incrementar su débil dotación compuesta de un centenar de soldados deficientemente equipados, a los que se unieron otros quinientos paisanos.

Lo único que pudo hacer Salinas fue pedir al capitán general que transmitiera a Felipe V «la decisión de la ciudad de sacrificarse en su servicio». El primero de agosto de 1704, la flota de la Gran Alianza echaba anclas frente a Gibraltar y desembarcaba cerca de 2.000 hombres en el istmo que separa esta población del resto del continente. Antes de iniciar el ataque, el príncipe de Hessen Darmstadt, jefe de la expedición, envió una carta en la que se instaba a la ciudad a unirse a la causa austriaca. Ante la negativa, la escuadra aliada decidió pasar a la acción la noche del 2 de agosto. Sin embargo, el fuerte viento impidió el avance de las operaciones hasta la mañana siguiente en la que los buques anglo-holandeses pudieron desencadenar un furioso bombardeo que no pudo ser contrarrestado por las baterías españolas.

Mientras se realizaban ataques terrestres para despistar a la guarnición, los aliados dirigieron sus botes de desembarco hacia el castillo que protegía Gibraltar por el sur. Los marines ingleses estaban empezando a escalar las murallas de esta fortificación cuando los defensores hicieron saltar una mina que tenían preparada, pereciendo entre sus ruinas medio centenar de ingleses y otro medio resultando heridos de consideración. Parte de los marines trataron de retomar los botes que no habían sido dañados tras la explosión, pero se recompusieron con la llegada de
un refuerzo de 1.500 hombres. Así, los asaltantes se hicieron fuertes en el muelle nuevo y quedaron en disposición de avanzar hacia la ciudad en cualquier momento y sin mayor obstáculo. Durante el bombardeo de la plaza, las mujeres y niños se habían refugiado en el santuario de Nuestra Señora de Europa y quedaron cercados al interponerse los enemigos entre éste y la ciudad.

Reunido el cabildo de Gibraltar el 4 de agosto, se resolvió capitular para impedir el saqueo y conseguir la devolución de los prisioneros civiles. Al día siguiente, Diego de Salinas y la mayoría de los gibraltareños tomaban la triste resolución de abandonar la estratégica plaza. De los 5.000 habitantes tan sólo permanecieron cerca de 60 personas que juraron al archiduque como rey de España con el nombre de Carlos III de Austria.








- SÍTIO DE ORÁN




Campaña militar llevada a cabo en 1732 por España contra el protectorado otomano de Argel, encabezada por José Carrillo de Albornoz y Francisco Javier Cornejo, que derrotaron a las tropas otomanas conquistando las fortalezas de las ciudades de Orán y Mazalquivir, que el Imperio Otomano administraba desde 1708 después de arrebatárselas a la propia España durante la guerra de Sucesión.

Esta expedición es otro escenario donde Blas de Lezo mostró su valor a bordo del Santiago y con más de 300 buques y cerca de 30.000 hombres de infantería, caballería y artillería, y rindió la ciudad, si bien cuando se marchó, Bay Hassan logró reunir tropas y sitiarla. Lezo retornó en su socorro con seis navíos y 5.000 hombres, logrando ahuyentar al pirata argelino tras reñida lucha.
No contento con esto, persiguió su nave capitana de 60 cañones, que se refugió en la bahía de Mostagán (hoy Mostaganem), baluarte defendido por dos castillos fortificados y 4.000 hombres. Ello no arredró a Lezo, que entró tras la nave argelina despreciando el fuego de los fuertes, incendiándola y causando además grave ruina a los castillos. Patrulló después durante meses por aquellos mares, impidiendo que los argelinos recibieran refuerzos de Estambul, hasta que una epidemia lo forzó a regresar a la ciudad de Cádiz.








- CORONEL DEL ASTURIAS



En esta ocasión, Augusto, ha realizado un apunte al óleo de 30x30, de un coronel del Regimiento Asturias 1719 tamaño, con este cuadro, se ha realizado un sello de Correos, para los certificados de la obras de Ferrer Dalmau.







- MI BANDERA



El cuadro titulado “Mi Bandera”, que representa al granadero de Infantería de Marina Martin Alvarez. En el combate naval del cabo de San Vicente el 14 de febrero de 1797. Martín Alvarez protegía la enseña en la toldilla del"San Nicolás de Bari", cuando fue abordado durante el combate por tropas británicas. Martín Álvarez acabó con varios enemigos que pretendían hacerse con la bandera de su buque. Malherido, fue trasladado al Algarve portugués pororden de Nelson, donde se recuperó de sus heridas










- EL GLORIOSO. 1755












- EL ÚLTIMO COMBATE DEL GLORIOSO




- Era el verano de 1747 cuando el navío Glorioso, de 70 cañones mantuvo 3 batallas, todas ellas contra fuerzas muy superiores de la Armada inglesa, mientras traía cuatro millones de pesos fuerte desde América a España. Cumplió su misión, pero por el camino se enfrentó a 12 barcos en tres batallas distintas, dos desde las Azores a Galicia y una más cerca del cabo de San Vicente cuando ya había logrado entregar en tierra la plata y se dirigía a Cádiz para las reparaciones causadas de la lucha.

Es difícil hallar las palabras que relaten el fragor y la dureza de aquellos combates que mandaron un par de barcos británicos a pique y terminaron con otros maltrechos. Finalmente, el Glorioso, desarbolado, gastada toda la munición y agujereado por los cuatro costados, con 30 muertos y 130 heridos, tras los dos últimos días de lucha contra 6 navíos, arrió bandera. Sus captores no pudieron navegar en él, puesto que debido a su estado, se hundió al llegar a Lisboa.

Última edición por SxBerserker fecha: 28-ago-2015 a las 15:02.
SxBerserker está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 15-ago-2015, 20:52   #3
SxBerserker
Regnum Hispaniae
 
Dic 2013 | 2.475 Mens.
Lugar: Málaga
Siglo XIX. (I Parte)







- LANCERO 1830



- Se representa a un lancero de la Guardia real con uniforme de 1830 delante de una cruz de caminos







- REG DE CABALLERÍA ESAPAÑA, 3º DE LANCEROS. 1865







- LANCEROS DE LA LEGIÓN EXTREMEÑA




- La Legión Extremeña, cuyo título completo es " Leal Legión Extremeña ", fue organizada en febrero de 1810, por un enamorado de España, el aventurero y buscavidas de origen escocés John Downie . El mismo Downie sería su primer cornel.

La cifra inicial prevista de 3.000 hombres, que formarían la unidad, nunca llegó a completarse. Aún así se trató de una pequeña unidad independiente, compuesta por cuatro batallones de infantería ligera, a razón de seis compañías de cien plazas cada una; tres escuadrones de caballería, una compañía de artilleros a caballo con dos piezas, y una compañía de zapadores.

Con fecha 1 de junio de 1815, se publica el Reglamento por el que se reorganiza la Caballería.

En su artículo 1º (2º párrafo), se ice textualmente:Además de los veinticuatro Regimientos que comprende dicho Reglamento, subsistirán otros seis que serán: Coraceros Españoles, Legión Extremeña, Cazadores de Guadalajara, Húsares de Iberia y Húsares de Burgos. Los treinta regimientos se dividirán en diez y seis de línea, ocho de dragones, tres de cazadores y tres de húsares… “.

La Legión Extremeña quedó encuadrada dentro de la caballería de línea

Es muy probable que la Legión Extremeña fuera equipada al igual que otras unidades con armamento y pertrechos británicos , por ello no es de extrañar que este lancero lleve un sable inglés.







- DIEGO DE LEÓN Y SUS HÚSARES









- LA CARGA DEL FARNESIO




- "La carga del Farnesio" Pretende ser un homenaje a los heroicos Lanceros del Farnesio que combatieron y dieron su vida por España en la Campaña de África 1859-1860



"Ya había estallado el combate del día 23 de enero de 1860: por todas partes, se escuchaba el imponente ruido de la fusilería, y el estampido horrísono del cañón. Nubes de espeso humo se alzaban por doquiera, y vértigos de relumbrante fuego surcaban aquellas nubes, cuando a eso de las doce, se dio la orden de montar a los dos escuadrones del regimiento de Farnesio que se hallaban en el campamento, y de trasladarse al lugar de la pelea.

A los pocos minutos, el citado regimiento con su brigadier Romero Palomeque a la cabeza, se encontraba en el campo de batalla, no lejos del general en jefe y frente a una de esas terribles lagunas, armas viles y crueles con que el ejército marroquí ha atacado más de una vez durante nuestra gloriosa campaña, al noble ejército español.

Habiendo avanzado más de lo prudente el general Ríos en el campo enemigo, se vio de súbito atacado por inmensas fuerzas de caballería marroquí, cuyas fuerzas dejaron conocer desde luego un empeño decidido en derrotar aquellos batallones cristianos; pero aquellos batallones formaron cuadro a la voz de su general, que dentro del cuadro se cerró y con orgullo de nuestra Patria, manifestaron a la Europa que las bayonetas españolas, en el monte y en el llano, son superiores, no sólo a la infantería, sino a la caballería africana.

En el momento en que el fuego se desplegaba más nutrido, se comunicó al regimiento de Farnesio la orden de cargar contra el enemigo en defensa del heroico cuadro de Ríos: el intrépido brigadier Romero Palomeque dio las voces de mando con una energía fascinadora; y entusiasmados, aquellos aguerridos escuadrones se lanzaron a la laguna.

¡Qué horror!, la laguna era profunda y cenagosa; era insuperable para la caballería, iba a convertirse en la inmensa sepultura de cien y cien valientes campeones; pero a ellos... ¿qué les importa morir? Su General lo manda; la Patria lo necesita; la muerte terrenal es la vida de los héroes...

Esta gloriosa, esta inimitable carga, en que oficiales y soldados cubrieron sus frentes de laureles; se puede dividir en dos periodos, admirables ambos, aunque cada uno de distinto género: el primero abraza desde que se arrojaron a la laguna hasta que al otro lado, pisaron tierra firme; y el segundo, desde que en este terreno firme se reorganizaron y de nuevo, acometieron a la morisma, que arrollada, se internó en los espesos bosques, hasta que entonando el himno de victoria, regresaron a su campamento.

Pero desde que los lanceros de Farnesio pisaron tierra firme, hasta que a la voz de sus jefes volvieron a formar para dar una nueva carga, medió un espacio de un cuarto de hora, en que conforme iban saliendo los soldados de la laguna, diseminados e iracundos, cargaban furiosos contra los musulmanes; y en aquel cúmulo de luchas individuales, fue donde el intrépido Pedro del Castillo, tomó el estandarte de la caballería mora".



- "La corona de laurel", de Manuel Ibo









- HÚSAR DE LA PRINCESA. 1877



Los Húsares de la Princesa fueron un regimiento de caballería española del siglo XIX.

El regimiento fue creado el 16 de marzo de 1833, con el nombre de Húsares de la Princesa Isabel María Luisa, hija de Fernando VII y futura Isabel II. Su acuartelamiento estaba situado en el Real Sitio de El Pardo. Recibe su primer estandarte en la Plaza de la Armería del Palacio Real de Madrid el 19 de marzo, su primer comandante fue el brigadier Ramón Gómez de Bedoya, antiguo oficial del Ejército Real del Perú.

Inicialmente utilizado como escolta de honor de la Princesa, el estallido de la guerra civil hace que pasen a prestar servicio en campaña junto al resto de los regimientos de caballería, destacando por su heroico comportamiento en la toma de Orduña en 1836, en la de Peñacerrada y en la carga de Villarrobledo, en 1838.

Tres acciones en tres años en las que recibe en cada una de ellas la corbata de la real y militar orden de San Fernando para su estandarte. Finalizada la guerra, el Regimiento es disuelto. Fue uno de sus comandantes el general Juan Zabala de la Puente.

Reaparece en 1855 con la reorganización del Arma y vuelve a primera línea en la Guerra de África, distinguiéndose en las batallas de los Castillejos, Tetuán y Wad-Ras, todas en 1860. Desde entonces participa en las campañas en que interviene la caballería española: Tercera Guerra Carlista, campañas de Cuba y campañas de Marruecos hasta la disolución del Instituto de Húsares por el Gobierno de la Segunda República en 1931.









- ROVIRA, ORGULLO ESPAÑOL




En la noche del 9 al 10 de abril de 1811, y tras 3 largos años de ocupación francesa, la fortaleza de San Fernando de Figueras volvió a estar en manos españolas, gracias a una arriesgada acción conocida como “ La Rovirada”, por haber sido dirigida por el Coronel y antes sacerdote, D. Francisco Rovira.

El presente cuadro pretende ser un homenaje a los hombres que participaron en este hecho, en el año de su bicentenario, y en el mismo aparecen representados los uniformes realmente utilizados en el mismo, reconstruidos tras un largo estudio que nos permite presentar un uniforme totalmente desconocido hasta hoy, el del Batallón de Expatriados del Ampurdan, y modificar en gran medida el de las Legiones Catalanas, del que ya existían unas recientes interpretaciones pero con varios errores que ahora detallaremos:

Batallón de Expatriados del Ampurdan: Gracias a un retrato de D. Francisco Rovira, conservado en los almacenes del Museo del Prado y hasta hoy erróneamente catalogado como Retrato del Duque del Infantado, hemos podido conocer cual era el uniforme usado por esta curiosa unidad, mandada por el mismo Rovira desde su creación en 1809: chaqueta o dolman similar a los usados por la infantería ligera entre 1802 y 1805, pero de paño pardo con divisa celeste y con galones y cordones, de plata para la oficialidad y blancos para la tropa. Es de destacar la forma peculiar de sus vueltas, largas, apuntadas y ligeramente curvadas hacia la espalda, según costumbre de esos años y que vemos documentada en algún otro retrato.

Sección Ligera de la 1ª Legión Catalana: Se trata de una unidad formada en septiembre de 1809 con los restos de distintos Tercios de Miqueletes, y su uniforme nos es descrito en el mismo decreto de formación. Este era ya conocido, así como su interpretación realizada por J.M. Bueno, pero de un detenido estudio de dicho texto nos surgen dos importantes correcciones:

En primer lugar el color, ya que el azul celeste citado por dicho decreto para sus chaquetas era en realidad un azul intenso, casi eléctricos, similar al de la bandera de Europa, y no un azul cielo como pensaríamos actualmente.

El otro detalle es su cubrecabezas, así descrito en el decreto “ gorro como el que han traído las tropas de Granada”. Bueno lo interpreto como sombrero de copa, pero dado que desde el comienzo del levantamiento fue ese el sombrero adoptado por todos en Cataluña, parecería absurda la referencia a las tropas granadinas. Así pues parece claro que se trataba de un cubrecabezas antes nunca usado por tropas catalanas, y mas concretamente de un morrión; además tenemos constancia de la fabricación de miles de morriones por parte de la Junta granadina, así como de la construcción de otros 9631 por parte de la Junta de Cataluña hasta julio de 1810.








- CINCOMARZADA




El Regimiento de Artillería de Campaña nº 20 (RACA 20), de guarnición en Zaragoza, es la unidad del Arma que ostenta en su bandera mayor número de Laureadas colectivas (4), la más alta distinción militar española. La Brigada de Campaña del Tercer Departamento (antecesor del RACA 20) recibió su primera Cruz de la Real Orden de San Fernando, como Laureada Colectiva, con motivo de los sucesos ocurridos en Zaragoza el 4 y 5 de marzo de 1838, durante la Primera Guerra Carlista.

En el lienzo se ha plasmado el momento en el que algunos artilleros de esta unidad cargan impetuosamente por las calles de la capital maña contra las tropas carlistas que intentaban tomar la ciudad, con la Puerta del Carmen al fondo.

La segunda Cruz Laureada Colectiva le fue concedida por su defensa del gobierno moderado ante la sublevación de los generales O’Donnell y Dulce en la batalla acaecida el 30 de junio de 1854 en el pueblo madrileño de Vicálvaro. La escena representa el momento en el que los Lanceros del Regimiento Farnesio cargan contra una de las baterías de artillería de la 3ª
Brigada Montada –nombre que recibió entre los años 1843 y 1859 el RACA 20– y llegan hasta la boca de las piezas. El historial
de esta unidad, que siguió en esta ocasión el partido gubernamental, dice al respecto de la acción:

«La caballería enemiga cargó diferentes veces contra la primera batería que mandaba el Cap. Berroeta, llegando en una de ellas hasta las mismas bocas de las piezas. Los artilleros inmóviles en sus puestos vieron llegar los escuadrones y ya encima, los recibieron con una descarga de metralla que aumentada con el nutrido fuego de la infantería formada en cuadros los desordenó dejando en su retirada sembrado el suelo de hombres y caballos».

La tercera Laureada de este unidad le fue concedida por su comportamiento durante los sucesos revolucionarios de julio de
1856 en Madrid. La escena [ver página 45] se sitúa en la confluencia de la calle de Alcalá con la desaparecida calle de San
Miguel, en cuyo solar se inauguraría en enero de 1911 el edificio Metrópoli, inmueble característico que marca el inicio de la Gran Vía. Una de las baterías de cañones gubernamentales con sus artilleros y dos oficiales abre fuego: mientras el alférez con el sable en alto ordena la descarga, otro oficial permanece a caballo.


Este último se trata del capitán Francisco Bermúdez de Castro, como sus dos charreteras doradas identifican. Las disputas polí-
ticas entre miembros del gobierno habían provocado la dimisión del presidente del Consejo de Ministros, Baldomero Espartero, el 14 de julio de 1856. Una Gaceta extraordinaria anunció al público el nuevo Gobierno nombrado por O´Donnell, provocando gran malestar entre los progresistas afectos al gobierno caído, que indujeron a varios batallones de la Milicia Nacional a sublevarse y ocupar distintas zonas de Madrid.

La capital se lleno de barricadas y los tiroteos, que fueron esporádicos durante la noche, degeneraron en combate abierto el día 15 de julio. Tras varias horas de combate, los soldados de la milicia, faltos de munición, se rindieron.









- TIRADORES DE LA GUARDIA REAL. 1838







- CUBA. 1897









- OFICIAL DE LANCEROS



- Oficial de Lanceros de la Guardia Real , Primera Guerra carlista 1840










- CAZADOR A CABALLO DE LA GUARDIA IMPERIAL



- El Regimiento de Cazadores a caballo de la Guardia Imperial fue la escolta habitual de Napoleón y una valiosa reserva de caballería en batallas decisivas. Una unidad formada por jinetes de probado coraje . Esta unidad combatió en Italia , en las abrasadoras arenas del desierto egipcio, en los páramos de Austerlitz, las gélidas tierras de Prusia y Rusia o las calles de Madrid









- MARCHA DE LOS INGENIEROS



- La entrada en España de las tropas imperiales francesas para la proyectada invasión de Portugal en 1808 fue una audaz estratagema de Napoleón para apoyar la maniobra política de entronización de su hermano José I en el solio de la monarquía española. Pero el Gran Corso infravaloró la resistencia del pueblo español a sus dictados. El 2 de mayo se produjo el levantamiento popular de Madrid contra los franceses, seguido a pocos días del alzamiento revolucionario en otras localidades de la geografía española ante la pasividad de las instituciones
tradicionales de la monarquía.

El Ejército español, siguiendo las últimas instrucciones de su monarca legítimo antes de marchar a Bayona, continuó colaborando con el mando francés y fue incapaz de valorar el alcance y carácter de la insurgencia popular. Ante esta situación, las órdenes caducas y la responsabilidad de los mandos españoles puesta a prueba, el Arma de Ingenieros supo estar a la altura del momento histórico por el que estaba pasando España. Como señaló el historiador Gómez de Arteche en su obra sobre la Guerra de la Independencia: «La primera fuerza del ejército que en cuerpo, organizada y unánime se declaró abiertamente contra los franceses, fue la del regimiento Real de Zapadores minadores, existente en Alcalá de Henares; a pesar de encontrarse a cinco leguas escasas del grueso del ejército francés. Dicha fuerza, (…) adoptó y llevó a cabo su patriótica resolución, unánime en oficiales y tropa en la tarde y noche del 25 de mayo, en cuyo mismo día se verificó el levantamiento en las provincias que más se adelantaron; si bien el proyecto estaba concebido y preparado días antes».

A media noche del día 24 de mayo de 1808, los miembros del Regimiento Real de Zapadores-Minadores, sin órdenes de la superioridad, abandonaron su guarnición en Alcalá de Henares para dirigirse a Cuenca y unirse a la lucha contra las fuerzas napoleónicas. La fuerza consistía en dos compañías del primer Batallón, en torno a unos 150 hombres, conducidos por el sargento mayor Don José Veguer y Martiller junto a otros seis oficiales. Con sus mandos al frente, tambores batiendo y bandera desplegada, seguidos de varios carros con el equipo y la caja de caudales de la unidad, las tropas llegaron a Valencia el 7 de junio,siendo recibidos entre las aclamaciones de la población. La Junta Suprema del Ejército de Valencia, cuyo Reino se había levantado también contra los franceses, dio las gracias a los heroicos zapadores
y concedió un grado a los oficiales y un premio en metálico a la tropa. En conmemoración de esta gesta, Fernando VII concedió el 1 de octubre de 1817 la Cruz de Distinción de la Salida de los Zapadores con el lema «Mi lealtad y valor te conservaron».

Con este cuadro, presentado a S.M. el Rey Don Juan Carlos I por el General Director de la Academia de Ingenieros del Ejército en el tercer Centenario de la fundación del Arma, no sólo se rinde homenaje al Regimiento Real de Zapadores-Minadores, la primera unidad del Ejército español que se sublevó contra las tropas napoleónicas que ocupaban España, sino a todos aquellos miembros de este Arma que lucharon durante seis años en la Guerra de la Independencia (1808-1814) hasta la restauración de Fernando VII en el trono español.









- LANCERO DE SEVILLA



- Lancero de Sevilla 1810-1813

RESEÑA HISTÓRICA.

Los Lanceros de Sevilla, también llamados “Lanceros de Aguado”, en honor a su coronel, D. Alejandro María de Aguado y Ramírez de Estenoz , fueron creados en la capital hispalense el 4 de octubre de 1810, tomando como base, personal del 7º Rgto. de Lanceros Polacos (conocidos también como “Legión el Vístula”), completado por voluntarios españoles.
Si bien debería haber contado con dos escuadrones, los efectivos siempre oscilaron entre 42 y 75 hombres. Luchando bajo la bandera de José Napoleón, Rey de España (impuesto por su hermano el emperador de Francia), pero Rey al fin al cabo de nuestro país, desde 1808 a 1813.
Estos Lanceros sirvieron en las provincias de Huelva y Sevilla, hasta mediados de 1812, pasando posteriormente, después de la caída de Sevilla (27 de agosto) y Andalucía, al centro de España, hasta su disolución en marzo de 1813.

El uniforme.

Existe un retrato del Coronel Aguado, que en la actualidad se conserva en el Museo Nacional del Romanticismo en el que un ayudante de cámara tras él, sostiene con su mano derecha un colback y con la izquierda se apoya en una silla en la que cuelga el uniforme de esta unidad. Las similitudes con el vestido por los la “Legión del Vístula” son evidentes: chaqueta “kurtka” de color azul turquí, con solapas, cuello, vueltas y ribetes de amarillo ante. Los cordones, borlas, charreteras, cinturón y bandolera de hilo de plata, en estos dos últimos, con rayas de color carmesí. Las pantalones también de azul turquí, con perneras de tela amarillo ante. Como prenda de cabeza porta un colback de color marrón, con la manga del color de la divisa (amarillo ante), borla de hilo de plata y plumero blanco.








- REGIMIENTO ESPAÑA 1849



- Como consecuencia de la proclamación de la República el 9 de Febrero de 1849 en Italia, el Papa Pio IX se vio obligado a fugarse de Roma , solicitando a continuación ayuda a los países católicos que se la habían ofrecido: Francia, Austria, Nápoles y España. La intervención española consistió en la creación de una División de 5.000 hombres al mando del Teniente General D. Fernando Fernández de Córdova, y una Agrupación Naval al mando del Brigadier de la Armada D. José María de Bustillo.

El Regimiento de Caballería España, 9º de Caballería proporciono la Escolta al Papa Pio IX, formada por una Sección de Lanceros al mando del Ayudante D. Manuel de Sousa. Embarcándose en Barcelona el 22 de Mayo de 1849 . Una vez pacificados los territorios y repuesto el poder del Papa Pio IX, la División fue repatriada. Los Lanceros embarcaron en el puerto de Terracita el 21 de Enero de 1850 con destino a la Península.








- EN CÁDIZ



- Viaje andaluz de José I



A principios de 1810, Napoleón Bonaparte autorizó a su hermano José I a viajar a las tierras más meridionales de la Península Ibérica con la utópica ilusión de llegarn a un acuerdo con la Junta de Cádiz, y terminar así con una guerra que se prolongaba ya casi dos años sin que se alcanzara a ver su final. Aprovechando lo que vino en denominarse la “Gran Expedición a Andalucía”, que duraría cuatro meses (de enero a mayo), se proclamó una amplia amnistía para todos aquellos que finalizaran la lucha y se sometiesen a la autoridad real. En febrero de 1810 llegaría a la bahía gaditana para observar la perla deseada, Cádiz, la ciudad que llevaba resistiendo un asedio de casi dos meses por parte del mariscal Victor. Como medidas alternativas a un sitio que no tenía visos de éxito, organizaría hasta tres intentos de negociación con las autoridades gaditanas para alcanzar la paz y el sometimiento a la nueva corona.


Fracasadas las negociaciones se reanudarían las hostilidades, aprovechando el propio José para realizar algún reconocimiento
a las posiciones francesas.

Uno de estos reconocimientos, es el que se ha plasmado en este precioso óleo.
En el séquito de militares y civiles que salió del Puerto de Santa María hacia Rota, se pueden ver junto al Rey, el mariscal
Victor (sobre caballo tordo y con banda roja), el coronel Gaspard de Clermont-Tonnerre (a la derecha, con chacó rojo) y el consejero André François Miot, conde de Melito (tocado con sombrero de copa). Destacan, de espaldas, dos chevaux-legers del
Regimiento de la Guardia Real de José I, identificados por sus preciosos uniformes de color verde botella. La escena del lienzo representa el momento en que la comitiva francesa se detiene a la altura del Castillo de Santa Catalina, a media legua del Puerto de Santa María, para observar en la distancia la ciudad de Cádiz.


Pocos días después, José I abandonaba el Puerto de Santa María, camino de Arcos de la Frontera y Ronda. El asedio continuaría durante casi dos años y medio. Se estima que los franceses lanzaron más de 15.500 proyectiles sobre la ciudad, de los que sólo llegaron a impactar dentro de ella algo más de 500. La gracia de los gaditanos se traduciría en famosas coplas, como la famosa:

«Con las bombas que tiran los fanfarrones, se hacen las gaditanas tirabuzones»;

o aquella otra:

«Murieron tres mil franceses en la batalla del Cerro, pero han logrado un desquite: que una bomba mate a un perro».

Pero también en burlescos partes de novedades publicados en la prensa local. Como ejemplo basta leer la noticia publicada en El Conciso el 15 de marzo de 1811:

«Lista de las desgracias ocurridas con las granadas: Muertos: un gato, y un perro (o perra según algunos); Heridos: las narices de un ángel de madera que sostenía una lámpara. Contusos: la cama de un Religioso de San Juan de Dios. Extraviados: dicho Religioso, que contra su costumbre fue (inspirado de algún ángel y no el de las narices rotas) a dormir a otra parte».









- TROMPETA DE HÚSARES DE LA PRINCESA. ÁFRICA 1860.









- LANCERO DE LA GUARDIA REAL. 1840.









- NOSTALGIA



- Augusto Ferrer-Dalmau, de su cuadro "Abismo Nostálgico" , ha pintado una segunda versión , dedicada a la Guardia Civil del XIX

Con ello, pretende plasmar una imagen romántica y bucólica de este cuerpo , que tantas generaciones lleva, velando por nosotros.









- DRAGONES DE NUMANCIA



- Dragón de Numancia en la acción de Portillo, del 31 de Diciembre de 1808









- AGUSTINA DE ARAGÓN


- Guerra de independencia española



Los sucesos del 2 de mayo en Madrid corrieron como la pólvora por toda España. Las autoridades permanecieron cautas, esperando órdenes de la superioridad. Pero el pueblo, descontento con la ocupación francesa y por la inactividad del gobierno, se mostró en rebeldía y dio pie a la creación de las Juntas para gobernar en nombre del desposeído Fernando VII. En el caso de Zaragoza, el pueblo asaltó el Palacio de Capitanía el 24 de mayo y depuso al capitán general Jorge Juan Guillelmi, que se había demostrado indeciso a la hora de hacer frente a las tropas francesas. El brigadier José Palafox y Melci fue proclamado nuevo capitán general de Aragón y gobernador de Zaragoza. Las fuerzas con las que contaba a inicios de la sublevación apenas llegaban a los 5.000 hombres, si bien Zaragoza tenía por entonces una población de 55.000 habitantes. Ante este estado de cosas, el mando francés decidió enviar un ejército a las órdenes del general Charles Lefebvre-Desnouettes, que salió de Pamplona a inicios de junio para recuperar la capital aragonesa y abrir las comunicaciones del valle del Ebro hacia Cataluña.

Lefebvre derrotó con facilidad a las tropas españolas que, a las órdenes del marqués de Lazán, hermano de Palafox, habían intentado detener su avance en Tudela y Mallén. A mediados de junio, las fuerzas imperiales llegaban frente a Zaragoza, una plaza pobremente fortificada y con una guarnición de tropas regulares incapaz de enfrentarse en campo abierto a un ejército francés más maniobrero. La defensa de Zaragoza se llevó a cabo con gran improvisación y se tuvo que llamar a las armas a sus habitantes. Los franceses trataron de intimidar a la población con un primer asalto a través de las primeras brechas que la artillería había abierto en los muros de la ciudad. Sin embargo, no esperaban la tenaz resistencia de los zaragozanos ni el hecho de que tuvieran que combatir casa por casa contra un pueblo tan exaltado. Entre los defensores
se encontraba Agustina Raimunda María Saragossa y Domènech, de 21 años, nacida en Reus y casada con un cabo del Cuerpo de Artillería. Agustina de Aragón o La Artillera, como se la conocería popularmente, se encontraba el 4 de julio de 1808 en el Portillo, colaborando en la defensa de una batería española ante el ataque lanzado por las fuerzas del general Jean Antoine Verdier, quien había tomado el mando francés a finales de junio.

Cuando los franceses embistieron la batería y dejaron muertos o heridos a todos lo sirvientes de la misma, Agustina tomó el botafuego de las manos de uno de ellos y disparó un cañón de a 24 libras, consiguiendo rechazar al enemigo y jurando no desamparar la posición mientras durase el ataque. Esta valiente acción estimuló la defensa y proporcionó a la protagonista gran fama ya en su época, difundiéndose en España como un símbolo de la resistencia contra Napoleón. Aquí el pintor nos ofrece una versión inédita de la acción protagonizada por la intrépida joven vestida con la típica indumentaria aragonesa. Agustina, que llegó al grado de subteniente de Artillería, se casaría en segundas nupcias y se establecería en Ceuta, donde falleció en 1857. Hoy los restos de la heroína yacen en la zaragozana Iglesia de Nuestra Señora del Portillo.








- LA DESPEDIDA



- Soldado del Regimiento Farnesio, 5º de Lanceros, se despide de su hijo antes de partir a la Guerra de África (1859).
Dos de los escuadrones del regimiento, que por esa época se encontraba acuartelado en Córdoba, participaron en aquella campaña, encuadrados en la llamada División de Caballería, al mando del general Alcalá Galiano.









- CABO MUR




- Cabo Pedro Mur, Regimiento de Húsares de la Princesa, 1861. El 1 de enero de 1860, en la batalla de los Castillejos, el Regimiento dio una legendaria carga, en el transcurso de la cual, el Cabo Mur logró arrebatar un estandarte amarillo a la Caballería del Sultán, tras derribar de un sablazo a su portaestandarte.









- EL CUARTO DE HÚSARES



- Carga del Cuarto de Húsares, en Tarragona durante la Guerra de Independencia









- GENERAL DIEGO DE LEÓN



- General Diego de León pasando revista a la Artillería de Sitio que asedio el castillo de Tales en agosto de 1839 acompañado por un capitán de la tercera Brigada Montada de Artillería del tercer Departamento.









- CABALLERÍA ESPAÑOLA 1852. OFICIAL DE LANCEROS










- LANCEROS DE LA GUARDIA REAL. 1838









- CORONEL FRANCISCO DE LONGA



- El Coronel Francisco de Longa en el puente de Durana durante la batalla de Vitoria”,con la Division de Iberia, junio de 1813.










- GUARDIA REAL DE AMADEO DE SABOYA. 1870



- Guardia del Rey Amadeo I de España 1870.









- CARABINEROS DE LA GUARDIA REAL. 1805



- Carabineros de la Brigada de Carabineros Reales 1805


- 28 de septiembre de 1704, Felipe V decretó una ordenanza en la que, entre otras medidas, se estipulaba que en los regimientos de caballería y dragones debían figurar tres carabineros por compañía, hombres seleccionados de entre los más veteranos, quienes, armados con carabina, debían ser desplegados durante la batalla a la cabeza de los escuadrones para servir de guerrilla o en misiones de exploración.

En 1721, el mismo monarca decidió concentrar a los carabineros en compañías, de forma que los regimientos de caballería se componían de doce compañías sencillas más una de carabineros que debía hacer el servicio separada de sus respectivos regimientos.

Se consideró, sin embargo, que estas compañías serían de mayor utilidad combatiendo unidas de manera que pudieran crear una masa de fuego más potente con sus carabinas. Así, el 7 de marzo de 1732 se expidió la ordenanza para la formación de
la Brigada de Carabineros Reales, primer cuerpo en precedencia de la caballería española después de los Guardias de Corps.

Diez años más tarde sería declarada Cuerpo de la Casa Real. La Brigada de Carabineros Reales se compuso inicialmente por doce compañías divididas en cuatro escuadrones, y los hombres se entresacaron de los regimientos de caballería. La unidad
tomó parte en las principales campañas del Ejército español en el siglo XVIII, destacando especialmente en las batallas de Bitonto (1734) y Camposanto (1740). Para la Guerra de Portugal (1801) se formó un cuerpo de caballería ligera de dos escuadrones (uno de húsares y otro de cazadores) con la misión de dar guardia personal al generalísimo español Manuel Godoy. Esta unidad recibió el nombre de Guardia de honor del almirante y, en 1805, sus dos escuadrones pasarían integrados a la Brigada de Carabineros.


Iniciada la Guerra de la Independencia, la Brigada de Carabineros Reales se fraccionó en escuadrones o destacamentos según las necesidades de los ejércitos españoles en los que estaba la unidad integrada, combatiendo señaladamente en Uclés (13 de enero de 1809), Ocaña (19 de noviembre de 1809) y La Albuera (16 de mayo de 1811), para quedar de nuevo reunida en 1813 en el Ejército de reserva de Andalucía. Al acabar la guerra, Fernando VII nombró por coronel a su hermano el infante Carlos María Isidro (14 de junio de 1814), aunque a partir del Trienio Liberal (1820-1823), la Brigada desapareció para quedar integrada en otras unidades de la Casa Real. En cuanto a su vestuario: «La Brigada de Carabineros se vestirá de paño azul, forrado en farga colorada, chupas coloradas, todo unido, vuelta colorada en la casaca, un galón de plata al borde de la manga, otro en la cartera, y otro en el fiador de la bandolera; los sombreros guarnecidos de un galón de plata ancho. Las Mantillas, y Tapa fundas (…) serán azules, guarnecidas de un galón de seda blanca; el Cinturón, y la bandolera blancos, pespuntados en pleno, guantes de ante, corbata negra».

El armamento de los carabineros consistía en carabina rayada, dos pistolas guarnecidas de latón y una espada, todo material
de buena calidad.









- CAZA AL AMANECER



- En la noche del 2 al 3 de noviembre de 1805, la goleta mercante española Alejandra (186 toneladas y diez cañones de 4 libras), tras largo y duro viaje de 81 días desde Veracruz, cruzando el Atlántico con carga de grana, azúcar, tabaco y palo de tinte, intenta entrar en la ría de Pontevedra aprovechando la oscuridad para burlar el bloqueo de la escuadra británica que patrulla la costa.

Retrasada por encalmadas y vientos contrarios, la primera luz del día alcanza a la embarcación aún fuera de la ría, siendo avistada por dos fragatas enemigas que de inmediato emprenden la caza. Amurada la goleta a babor y con todo el trapo arriba, mientras el enemigo dispara contra su arboladura intentando dejarla sin maniobra y detenerla, la tripulación de la Alejandra se juega el todo por el todo y fuerza vela: la roda machetea con violencia la marejada, ciñendo a rabiar el viento nornordeste con la lona tensa al límite y crujiendo palos, gavias y jarcia, a fin de dejar atrás la punta de la Galera e internarse en la ría antes de que las fragatas la alcancen. Cinco horas después, tras larga y azarosa persecución, la goleta fondeará a salvo, bajo la protección de las baterías de los fuertes españoles.











- BATALLA DE SAN MARCIAL. 1813



- La batalla de San Marcial tuvo lugar el 31 de agosto de 1813 .El Cuarto Ejército español bajo el mando del general Freire, hizo retroceder a las tropas francesas del mariscal Soult, con una gran victoria.


- La batalla de San Marcial fue la última gran batalla que se desarrolló en territorio español durante la Guerra de la Independencia. Para conmemorar el segundo centenario de la misma, Augusto Ferrer-Dalmau pintó este espectacular
lienzo.

La escena recrea uno de los momentos álgidos del enfrentamiento que tuvo lugar, el 31 de agosto de 1813, en las cercanías
de la ciudad guipuzcoana de Irún, entre un ejército francés y uno aliado formado por soldados españoles, portugueses y británicos. El combate principal se desarrollaría en la orilla izquierda del río Bidasoa justo enfrente del monte Aldabe, conocido por los iruneses como San Marcial por la ermita del mismo nombre que corona su cima.

Los franceses, bajo el mando del mariscal Soult, pasaron el río Bidasoa y se enfrentaron a las tropas aliadas en un intento de forzar el sitio que sufría la ciudad de San Sebastián, todavía ocupada por sus fuerzas. En el centro de la línea aliada se encontraba desplegado el 4º Ejército español del teniente general Manuel Freire. Soult, pensando quizás que los españoles serían más fáciles de derrotar, ordenó atacar las posiciones ocupadas por ellos. El peso de la acción lo sufrirían tres divisiones españolas compuestas mayoritariamente por soldados asturianos, cántabros, leoneses y gallegos. En los momentos finales de la batalla recibirían el apoyo de los voluntarios guipuzcoanos.



El cuadro


Dada la amplitud del campo de batalla, el pintor prefirió mostrar al espectador un primer plano que pusiera de manifiesto la
crudeza del combate, incluyendo como elemento identificador del lugar donde se desarrolló éste, la silueta del monte San Marcial.

En lo alto, entre las nubes de humo producido por el fuego de los mosquetes y de la artillería, se puede distinguir la silueta de la ermita que da nombre al monte. Como en otras composiciones similares del autor, la profundidad de la escena se consigue mediante la disposición de las tropas en una diagonal que se pierde en la lejanía. Así, en primer plano pueden apreciarse los infantes pertenecientes a los regimientos 1º Cántabro y 1º de Asturias. Marchando junto a ellos, dos oficiales superiores a caballo, entre los que se distingue al coronel jefe de una de las unidades.

En el centro de la escena una bandera española con la omnipresente cruz roja de San Andrés bordada sobre el tafetán blanco.

En cuanto a la indumentaria y armamento de los soldados, en los últimos años de la guerra, el Ejército español recibiría multitud de prendas, complementos y fusiles fabricados en Inglaterra. Este es un extremo que queda reflejado por las casacas azules de procedencia inglesa que visten la mayoría de los infantes, así como por los fusiles ingleses Brown Bess con los que fueron dotados la mayor parte de los soldados del 4º Ejército.

Aunque todo el cuadro está lleno de pequeñas escenas donde la muerte y el sufrimiento se muestran de forma explícita, no por
ello deja de impresionar la figura inerte y sin vida del joven tambor caído junto al cañón. Una prueba más que nos muestra como el artista no rehúye mostrar la guerra tal y como es.










- ARTILLERO DEL ESCUADRÓN A CABALLO DE LA GUARDIA REAL . 1833.



- El Escuadrón de Artillería Montada de la Guardia Real es creado en Mayo de 1824, por voluntarios Realistas , compuesto por tres compañías a seis piezas,.En 1835 llego a ser una brigada completa, hasta el final de la primera Guerra Carlista.













- CORACERO ESPAÑOL DE LA GUARDIA REAL. 1833.



- Los coraceros en España se restablecen en 1815, aprovechando las corazas capturadas a los franceses en la guerra de la independencia, agrupados en tres regimientos denominados Rey, Reina y Españoles

Al comienzo del reinado de Isabel II, la Guardia Real exterior cuenta con dos regimientos de línea de caballería, uno de Granaderos y otro de coraceros, que van a tener como Coronel al Mariscal de Campo D. Vicente Minio y al Brigadier Antonio Rute.

En diciembre de 1841 junto al resto de la Guardia exterior, el Regimiento de Coraceros es disuelto.









- EL GENERAL ÁLAVA



- Batalla de Vitoria (1813). El General Álava, con el 15º de Húsares del Ejército británico, junto al puente de Trespuentes.


- Miguel Ricardo de Álava Esquivel (1772-1843) era originario de Vitoria y sentó plaza como cadete en el Regimiento de Infantería Sevilla con apenas 13 años. En 1790 ingresaría como guardiamarina en la Armada, tomando parte en los combates de Finisterre y Trafalgar (1805).

Al inicio de la Guerra de la Independencia era diputado del común de Vitoria, si bien se incorporó enseguida al ejército para servir a las órdenes del general Francisco Javier Castaños, artífice de la victoria española en la batalla de Bailén. Se le puso al mando del Regimiento de Órdenes Militares, con el empleo de teniente coronel.

Después de participar en varios combates y de cumplir algunos encargos como oficial de enlace, en 1810 recibió instrucciones
de permanecer en Portugal en calidad de adjunto al Estado Mayor del Ejército anglo-portugués. La relación que mantuvo con
Sir Arthur Wellesley, duque de Wellington, fue muy amistosa, ganándose el aprecio del resto de oficiales británicos gracias a su
don de idiomas y su carácter honrado. Álava fue el encargado de dirigir el asedio de Ciudad Rodrigo, que cayó en manos aliadas en enero de 1812, acción por la que fue ascendido a mariscal de campo. La campaña de 1812, iniciada con excelentes auspicios tras la batalla de los Arapiles y la recuperación de Madrid, acabó desastrosamente para los aliados, que tuvieron que regresar a la frontera portuguesa.

A finales de octubre, Álava recibió un disparo en la ingle cuando estaba recibiendo la espada de un oficialfrancés que se había rendido. Sin embargo, tomó parte en la campaña de 1813, la que sería decisiva para expulsar de la Península a José Bonaparte. El ejército francés, al mando del mismo José, presentó batalla a las fuerzas aliadas en Vitoria el 21 de junio de 1813. Tras un duro enfrentamiento y perder cerca de 10.000, los imperiales emprendieron la retirada hacia la frontera francesa, momento en el cual el mariscal Álava, conocedor de la avidez y espíritu de rapiña de los soldados que conformaban el ejército británico, solicitó a Wellington un escuadrón de caballería para adelantarse hacia Vitoria y evitar su saqueo. Recibido por sus vecinos, Álava les pidió que se recluyeran en sus casas y ordenó cerrar las puertas de la ciudad.

Esta meritoria acción sería correspondida por el Ayuntamiento de Vitoria con el regalo de una espada toledana. En el lienzo vemos al mariscal a caballo (segundo por la izquierda) al frente del 15º de Húsares británico, con el puente romano de Trespuentes a su espalda y dirigiéndose hacia Vitoria. Miguel de Álava continuaría al lado de Wellington en la campaña
del sur de Francia, si bien, tras el regreso de Fernando VII sería encarcelado por una serie de delitos políticos, dada su condición de liberal.

Libre sin cargos, fue ascendido a teniente general y volvió al lado de Wellington para tomar parte en la batalla de Waterloo (19 de junio de 1815), la última derrota de Napoleón.

Posteriormente ocuparía en distintos periodos los cargos de embajador en Francia y en el Reino Unido, presidente de las
Cortes (1822) y presidente del Consejo de Ministros (1835)









- SEGUNDO HOMENAJE A LA GUARDIA CIVIL



- Ambientado hacia los años cuarenta del siglo XIX.










- CAPITÁN FRANCISCO BERMÚDEZ DE CASTRO




- Acción de la artillería en la calle Alcalá de Madrid en 1856, con ocasión de las revueltas progresistas que tuvieron lugar en la capital de España aquel año.









- CASTILLEJOS




Con este lienzo, Ferrer-Dalmau ha querido rendir homenaje a la primera gran victoria española de la Guerra de África (1859-1860), la batalla de los Castillejos. En esta gran escena destaca en el centro la comitiva encabezada por uno de los héroes de dicha guerra, el teniente general Juan Prim y Prats, quien, seguido de un oficial perteneciente a los Húsares de la Princesa, y un oficial y corneta de los Lanceros de Farnesio, transita entre soldados de las dos unidades. Podemos observar cómo, mientras los lanceros realizan las evoluciones para formar en orden de batalla, el autor ha querido dar protagonismo a las consecuencias, en forma de heridos y muertos, de una de las cargas de caballería más dramáticas y valerosas de la historia militar española: la llevada a cabo el 1 de enero de 1860 por los escuadrones 1º y 4º del Regimiento de Húsares de la Princesa, durante las primeras fases de la batalla.

En la misma, algo más de doscientos caballos dirigidos por el coronel García Tasara cargaron persiguiendo a la caballería mora a través de un barranco lleno de enemigos que les disparaban desde las laderas escarpadas y cubiertas de bosque espeso. La carga llegaría hasta el mismísimo campamento de Muley el Abbas, hermano del Sultán de Marruecos y Comandante en Jefe del ejército marroquí. En la lucha que tuvo lugar alrededor de las tiendas del real, el cabo Pedro Mur Escalona arrebató a un portaestandarte enemigo, tras darle muerte de un sablazo, la bandera que portaba, siendo recompensado por esta acción con la Cruz Laureada de San Fernando.

Desde otro punto de vista, el lienzo constituye un esmeradísimo estudio de uniformología, en el que hasta los más mínimos detalles de uniformes, complementos y armamento están representados. Para ello, el artista se ha basado en lo dispuesto en el Reglamento de Uniformidad para los Cuerpos del Arma de Caballería, aprobado por Real Orden de 24 de noviembre de 1856.



Juan Prim y Prats (1814-1870)



Nacido en Reus en 1814, comenzó su carrera militar como simple soldado en febrero de 1834. Cinco años después, y gracias a su extraordinario valor, había alcanzado el grado de coronel con sólo veinticuatro años, y ostentaba orgulloso sobre su uniforme dos Cruces Laureadas de San Fernando. Consiguió su faja de general con veintiocho, logrando su cuarta Laureada en marzo de 1854. Centrándonos en la Campaña de Marruecos, su participación resultó decisiva en las últimas fases de los Castillejos, así como en las batallas de Tetuán y Wad-Ras . La Reina recompensaría su comportamiento en todas ellas con el marquesado de Castillejos con Grandeza de España.

Tras una vida dedicada a la milicia y a la política sería elegido presidente del Consejo de Ministros, ministro de la Guerra y capitán general de los Ejércitos. El 27 de diciembre de 1870, cuando se dirigía a su residencia del Palacio de Buenavista de Madrid, sufriría un atentado en la calle del Turco (actual Marqués de Cubas). La infección producida por las heridas le provocaría la muerte tres días después.












- ¡ADELANTE! ¡VIVA ESPAÑA!




- Defensa de Melilla durante la primera guerra del Rif, en 1893.













- BRUMA EN CUBA. 1897












- CABALLERÍA 1808. REG. BORBÓN 5º DE LÍNEA











- HÚSAR DE CAMPAÑA













- QUIJOTADA CORACERA





- La visión del pintor de la obra cumbre de la literatura española si Alonso Quijano hubiera sido coracero realista.













- EL SALTO DE FARNESIO




Este óleo representa una carga del Regimiento Farnesio, 2º de Lanceros, protagonizada por un único jinete, ya que sus compañeros tan sólo quedan insinuados mediante una serie de sombras esbozadas tras él. Está ambientada durante la conocida por algunos historiadores como Segunda Guerra Carlista (1846-1849); otros la denominan, sin embargo, Guerra de los Matiners, ya que inicialmente sólo se desarrolló en Cataluña.

Este lancero viste según el Reglamento de uniformidad de 1849, del que se extrae el siguiente resumen:

«Casaca celeste con cuello, barras y hombreras, amarillo; cuello del capote, franja del pantalón (…), amarillo dorado; forrajera amarillo dorada; chapska de paño gris azul con llorón blanco y pompón amarillo dorado».



El Regimiento de Caballería Farnesio



El Regimiento Farnesio fue creado en 1649, en el ducado de Flandes, con el nombre de Tercio de Caballería de Hersemburgo, en honor a su fundador, el príncipe de Hessen-Homburg. En 1710, pasaría a la Península por orden de Felipe V, quedando acuartelado en Barcelona tras la Guerra de Sucesión. En 1718 recibiría la denominación de «Farnesio». Tras sufrir casi dos decenas de cambios de guarnición en diferentes provincias espa- ñolas, se ubicaría definitivamente en Valladolid en 1902, donde aún permanece acuartelada.

Desde el día 1 de enero de 2010, el Regimiento ha cambiado de denominación, llamándose Regimiento de Caballería de Reconocimiento Farnesio nº 12 y pasando a formar parte del Mando de Fuerzas Pesadas. Este regimiento ha participado, desde su creación, en las campañas más importantes en las que ha tomado parte el Ejército español, incluidas las últimas misiones auspiciadas bajo mandato de la ONU o de la OTAN. Así, en países como Bosnia-Herzegovina, Kosovo, Líbano, Irak o Afganistán, este regimiento ha desplegado diferentes escuadrones
ligeros. Entre las recompensas y distinciones que ostenta su bandera hay que citar las Cruces de Distinción de las batallas del Puente de Alcolea, Mengíbar, Bailén y Almonacid, durante la Guerra de la Independencia, y cinco Medallas Militares Colectivas ganadas por algunos de sus escuadrones durante la última guerra civil.

Como anécdota curiosa, mencionar que el malogrado Zar Nicolás II fue nombrado Coronel Honorario de esta unidad en enero de 1908. Entre los presentes que el Zar de todas las Rusias entregó al entonces Regimiento Farnesio, 5º de Caballería, se encontraba La Charoska. Se trata de un recipiente de plata, ricamente adornado, con el cual se realiza hoy en día la ceremonia de la Charoshka, un rito de recepción a los nuevos oficiales del regimiento. En dicho ceremonial, el recién llegado se sienta en una silla de montar rodeado de todos sus compañeros, mientras bebe el contenido de la histórica vasija (bastante fuerte, por lo que cuentan).











- TOMA DE GERONA




- Sitios de Gerona durante la Guerra de independencia









- COMANDANTE DEL FARNESIO










- CORACEROS A CABALLO




- Este lienzo representa a dos jinetes del Regimiento de Coraceros Españoles, la primera unidad de este tipo que se organizó en nuestro país durante la Guerra de la Independencia. Consideradas como caballería pesada, este tipo de unidades se caracterizaban porque sus jinetes portaban corazas, cascos y sables largos de hoja recta. A pesar de que España tuvo una unidad de coraceros en el siglo XVIII, el Regimiento de Coraceros de la Reina, el excesivo peso de la panoplia de los jinetes,
que conllevaba una mayor corpulencia tanto de éstos como de los caballos que montaban, provocó la desaparición de dicha
unidad ante las dificultades para conseguir caballeros y monturas adecuados.

El Ejército napoleónico sí supo aprovechar la potencia de choque que proporcionaba este tipo de caballería, granjeándose
en batallas como Austerliz (1805), Jena (1806) o Eylau (1807) un aura de invencibilidad que les precedió al entrar en la Península en 1808. Conocedor de esta fama, el general Reding, tras la acción de Mengíbar que tuvo lugar tres días antes de su triunfo en Bailén, enseñó a sus soldados varias corazas francesas agujereadas por las balas españolas para desmitificar su aparente invulnerabilidad. Está claro que lo consiguió.


El Regimiento de Coraceros Españoles.


Esta unidad fue organizada por el General en Jefe del Primer Ejército, D. Enrique O´Donnell en la villa de Reus, el 24 de mayo
de 1810, para aprovechar las prendas tomadas al 3er Regimiento Provisional de Coraceros franceses en la acción de Mollet, en
enero del mismo año. Entre las acciones distinguidas de este Cuerpo se cuenta la del 26 de mayo de 1812, en el puente fortificado de Molins de Rey, donde destruyó una columna de infantería, capturando 200 prisioneros. Al presentarse el general Sarsfield delante de los coraceros para darles las gracias, su comandante dio la voz de:

«Coraceros, ¡Viva el General!», a lo que contestó éste: «A vosotros se debe la victoria, vivid vosotros».

Por reglamento de 1 de junio de 1815, pasó a denominarse Regimiento de Coraceros Españoles, 3º de caballería, dotándosele
de cuatro escuadrones de a dos compañías y una de flanqueadores. Según el Estado Militar de 1815 su uniformidad constaba de: «Casaca sin solapas, encarnada; cuello y vuelta verdes; vivo, forro, chaleco, pantalón y capa blancos; botón plateado».

En cuanto al óleo hay que destacar que fue uno de los primeros que pintó Ferrer-Dalmau con vistas a experimentar técnicas
cromáticas para la imitación de piezas metálicas de grandes dimensiones. La técnica para simular metales sin emplear colores
metálicos es bastante compleja y requiere un dominio absoluto de los contrastes de luz entre los puntos de mínima y máxima
iluminación.

En este sentido, es increíble comprobar cómo unas certeras pinceladas aplicadas de forma estratégica, con colores tan opuestos como el negro de marfil y el blanco de titanio, logran reproducir a la perfección los brillos de las corazas y
cascos de estos jinetes.

Última edición por SxBerserker fecha: 03-sep-2015 a las 15:39.
SxBerserker está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 15-ago-2015, 20:53   #4
SxBerserker
Regnum Hispaniae
 
Dic 2013 | 2.475 Mens.
Lugar: Málaga
Pillo reserva
SxBerserker está desconectado   Responder Con Cita


Viejo 15-ago-2015, 20:53   #5
SxBerserker
Regnum Hispaniae
 
Dic 2013 | 2.475 Mens.
Lugar: Málaga
Reservando que es gerundio
SxBerserker está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 15-ago-2015, 20:55   #6
J.Supertramp
Live together, Die alone.
 
Avatar de J.Supertramp
 
Mar 2012 | 781 Mens.
Muy buena idea.

Cinco estrellas.

Hakuna Matata
J.Supertramp está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 15-ago-2015, 20:56   #7
lexs
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de lexs
 
Ago 2014 | 1.931 Mens.
Lugar: sevilla
Que chulas las obras
lexs está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 15-ago-2015, 21:01   #8
AmbrosioSpinola
ForoCoches: Miembro
 
Jul 2010 | 630 Mens.
me encanta este tio y como pinta, aqui te dejo mis 5* y me quedo por aqui haber como progresa el hilo
AmbrosioSpinola está desconectado   Responder Con Cita


Viejo 15-ago-2015, 21:03   #9
Alba_mg
.
 
Avatar de Alba_mg
 
Mar 2011 | 24.383 Mens.
Muy buen hilo.

5 estrellas

Alba_mg está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 15-ago-2015, 21:19   #10
SxBerserker
Regnum Hispaniae
 
Dic 2013 | 2.475 Mens.
Lugar: Málaga
http://historicaloutline.com/#

Web de Augusto Ferrer-Dalmau
SxBerserker está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 15-ago-2015, 21:31   #11
Gabiju
*AutoBan Spam/Flood/Troll*
 
Jun 2015 | 3.611 Mens.
Lugar: Regnum Asturorum, España

Citroen Xantia

De los mejores pintores que tenemos España
Gabiju está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 15-ago-2015, 21:36   #12
CowBross
Tercio Rocoso
 
Jun 2014 | 9.318 Mens.
Lugar: España
Pillo sitio en first page y 5 estrellas. Te iré ayudando a actualizar.
CowBross está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 15-ago-2015, 21:38   #13
PostRodia
Sírvame otra copa
 
Avatar de PostRodia
 
Dic 2014 | 5.394 Mens.
Pillo sitio para ver luego. Genial hilo.

Podeis recomendarme algun libro historico sobre los tercios?

"Supongo que tú debes de ser un portento, el adalid de cualquier ciencia fáctica, formal o cuántica. Por eso vienes a un foro de coches."
PostRodia está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 15-ago-2015, 21:43   #14
Mal
❌❌❌
 
Avatar de Mal
 
Feb 2011 | 136 Mens.
Menos leyendanegristas y más Dalmaus es lo que hace falta.

Subo hilo.
Mal está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 16-ago-2015, 00:01   #15
J.Supertramp
Live together, Die alone.
 
Avatar de J.Supertramp
 
Mar 2012 | 781 Mens.


Batalla de Bailén




Guardia Civil XIX

Hakuna Matata
J.Supertramp está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 16-ago-2015, 09:56   #16
CowBross
Tercio Rocoso
 
Jun 2014 | 9.318 Mens.
Lugar: España
Cita:
Cita de PostRodia Ver Mensaje
Pillo sitio para ver luego. Genial hilo.

Podeis recomendarme algun libro historico sobre los tercios?
Hola shur, te copio lo que recomienda uno de los blogs más completos y exhaustivos sobre el tema.

Cita:
Existe una "trinidad" fundamental para conocer la historia de los Tercios:

1. "El Ejército de Flandes y el Camino Español". de Geoffrey Parker.Nunca alguien escribió tanto [y de tanta calidad] en tan poco espacio [365p].
Capacidad de sintésis y una rigurosidad análitica apuntalada por ejemplos que le otorgan gran amenidad a la lectura. Un apéndice documental que lo abarca "todo", y resume la historia de los tercios de Flandes en cifras.

Inconvenientes: se limita al Ejército de Flandes, no es una historia de las guerras de Flandes [que tampoco ha de serlo] y genera al lector una [bienvenida] necesidad de lecturas complementarias.

2. "De Pavía a Rocroi". de Julio Albi de la Cuesta Maestro de la historia de los Tercios, abarca "toda" su historia. Se sirve, como el anterior, de lo anecdótico para sustentar sus descripciones, superando a Parker en amenidad. *DESCATALOGADO. casi imposible de encontrar por desgracia.

Inconvenientes: Que eran los mejores, por supuesto, pero peca de un exceso de parcialidad, al sugerir que los problemas estaban "todos" fuera. ¿Acaso las cabezas militares no son parte del Ejército?

3. "Los Tercios", de René Quatrefages
Riguroso hasta la extenuación, ¿que queda por retratar en su libro de la organización de los Tercios?

Inconvenientes: El menos ameno de los tres. Se basa en información limitada al ejército de Flandes en el periodo comprendido entre 1567-1577.
Te dejo también la página del blog por si te interesa alguno de los otros libros que expone
http://ejercitodeflandes.blogspot.co...s-tercios.html

Si no sabes nada y quieres simplemente introducirte en el tema tienes el archiconocido

Cita:
"Tercios de España", Fernando Martínez Laínez y José María Sánchez de Toca.
Decir que es un remedo ilustrado del libro de Albi, quizás sería demasiado. Si tienen pensado en comprar un único libro que trate a nivel general de los tercios, es un libro de fácil lectura.
CowBross está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 16-ago-2015, 09:59   #17
Myrmi
Richard Burton
 
Avatar de Myrmi
 
Dic 2014 | 10.163 Mens.
Lugar: Pontrhydyfen
Pillo sitio por aquí, cinco estrellazas
Myrmi está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 16-ago-2015, 10:01   #18
Caipirinha
¡Viva el Cabo Santo!
 
Avatar de Caipirinha
 
Ene 2007 | 8.907 Mens.
Joder como pinta
Caipirinha está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 18-ago-2015, 16:00   #19
SxBerserker
Regnum Hispaniae
 
Dic 2013 | 2.475 Mens.
Lugar: Málaga
Actualizado con cuadros del Siglo XVIII. También he actualizado el post principal con cuadros que se me han pasado.
@Myrmi @Caipirinha @CowBross @J.Supertramp @Mal @PostRodia @Gabiju @lexs @Alba_mg @AmbrosioSpinola

Si queréis aportar no dudéis en hacerlo
SxBerserker está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 18-ago-2015, 16:03   #20
se.valiente
*AutoBan Spam/Flood/Troll*
 
Dic 2008 | 7.487 Mens.

TOLETVM

Soy un fan suyo.

A este paso se va a convertir en una leyenda..
se.valiente está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 18-ago-2015, 16:04   #21
punk.
ForoCoches: Miembro
 
Mar 2015 | 3.464 Mens.
Five stars.



Mís dies
punk. está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 18-ago-2015, 16:07   #22
Parrita
ForoCoches: Miembro Viril
 
Avatar de Parrita
 
Mar 2011 | 8.550 Mens.
Lugar: MAD

Bici

Mis diez
Parrita está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 18-ago-2015, 16:43   #23
Eduardo Indra
ForoCoches: Miembro
 
Jul 2014 | 6.803 Mens.
Lugar: España
Cita:
Cita de CowBross Ver Mensaje
Hola shur, te copio lo que recomienda uno de los blogs más completos y exhaustivos sobre el tema.



Te dejo también la página del blog por si te interesa alguno de los otros libros que expone
http://ejercitodeflandes.blogspot.co...s-tercios.html

Si no sabes nada y quieres simplemente introducirte en el tema tienes el archiconocido
mis 10 próximo libro el primero que has puesto.
Eduardo Indra está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 18-ago-2015, 16:53   #24
Gabiju
*AutoBan Spam/Flood/Troll*
 
Jun 2015 | 3.611 Mens.
Lugar: Regnum Asturorum, España

Citroen Xantia



Batalla de Belchite
Gabiju está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 18-ago-2015, 18:38   #25
Myrmi
Richard Burton
 
Avatar de Myrmi
 
Dic 2014 | 10.163 Mens.
Lugar: Pontrhydyfen
Grande y up!
Myrmi está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 18-ago-2015, 21:17   #26
CowBross
Tercio Rocoso
 
Jun 2014 | 9.318 Mens.
Lugar: España


Gran Capitán

Pd: Debe haber una foto mejor pero estoy desde el móvil.
CowBross está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-ago-2015, 22:52   #27
Ganso7
That Green Gentleman
 
Avatar de Ganso7
 
Mar 2012 | 8.282 Mens.
Lugar: Oviedoville

Camisado

Enorme hilo, me encantan estas pinturas/ilustraciones. 5 Estrellas

<< Heroes always get remembered, but you know legends never die >>
Ganso7 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-ago-2015, 22:58   #28
CidCampeador
ShurMiarma
 
Avatar de CidCampeador
 
Mar 2014 | 3.464 Mens.
Lugar: Reyno de Sevilla.Las Españas

Volkswagen

El paso de Cortés lo tengo en el fb de fondo. Magnífico pintor, igualito que los brochistas de hoy en día.

"Un tio que hace la pasta sin agua... osea, el tio va, y hace la pasta, ¡sin agua!"
CidCampeador está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-ago-2015, 23:02   #29
pepeldelpopulac
ForoCoches: Miembro
 
Jun 2011 | 52.035 Mens.
Lugar: Viva ESPAÑA con Honra!

seat 600

Muchas veces,cuando pienso sobre la situación actual de ESPAÑA,me viene a la cabeza el de Alférez de España....
Es un sentimiento mezcla de pena...Y de satisfación....
pepeldelpopulac está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 25-ago-2015, 23:03   #30
devotio
ForoCoches: Miembro
 
Sep 2009 | 59.068 Mens.
Pillo sitio
devotio está desconectado   Responder Con Cita


Respuesta

Regresar   Inicio | Foro Coches > Zona General > General
Herramientas


 [ VERSIÓN MÓVIL ]
Info Legal | Privacidad | Cookies | Notificaciones | Normas de uso | Updates | Ayuda | Invitaciones | Contacto