INICIO FORO
Regresar   ForoCoches > Zona General > General


  El preso más peligroso de las cárceles españolas, Fabrizio Joao Silva Ribeiro  
Respuesta

 
Herramientas
Viejo 03-ene-2018, 16:35   #31
JohanHerzog
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de JohanHerzog
 
Oct 2016 | 5.277 Mens.
Lugar: Segovia
A un paso de la reinserción está, si, si.
JohanHerzog está desconectado   Responder Con Cita


Viejo 03-ene-2018, 16:36   #32
Diletante
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Diletante
 
Dic 2015 | 12.550 Mens.
Lugar: Alaska city

Cochazo

Cita:
Originalmente Escrito por Championat Ver Mensaje
Y mi pregunta es, que hacemos con un tío así?
Medicarlo. Es evidente que está loco, que lo certifiquen, lo mediquen hasta el aturdimiento las 24 horas del día y quede su cerebro reducido a las neuronas justas para balbucear, caminar de la mano y no cagarse encima. Eso es reinserción. Reinsertar su cerebro de la única manera que no sea peligroso para la sociedad, hecho puré.

Ratiqui!!
Diletante está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:36   #33
ratedR
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de ratedR
 
Nov 2014 | 14.128 Mens.
Todo esto porque según el mundo moderno y progre matarlo sería demasiado cruel . Lo justo es seguir dándole día tras día la oportunidad de seguir matando a ver si un día de casualidad se reinserta en la sociedad .


En 2047 cuando salga a más de un coletudo se lo metía yo en la casa y que se ocupen ellos de darle amor.
ratedR está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:39   #34
Mikel2007
.
 
Avatar de Mikel2007
 
Ene 2008 | 16.203 Mens.
Lugar: España
Cita:
Originalmente Escrito por andrew4 Ver Mensaje
A Adama Aua Bari la asesinó de ocho puñaladas, una mientras dormía y las otras siete por la espalda, cuando trataba de huir. La mujer, con la que había mantenido una relación sentimental, no tuvo posibilidad alguna de defenderse. Sucedió en el barrio bilbaíno de Otxarkoaga, el 27 de septiembre de 2004. La Audiencia de Bizkaia le impuso un castigo de 22 años y medio de cárcel. En junio de 2014, Fabricio J. S. volvió a matar. Esta vez acabó con la vida del colombiano José Márquez, en el interior de un baño de la prisión de Córdoba. La emprendió a puñetazos y le pateó mortalmente mientras se encontraba en uno de los pocos lugares del penal donde no graban las cámaras de seguridad. Por este último crimen acaba de ser condenado a otros 18 años de privación de libertad. Y aún tiene pendiente un juicio por atacar con un cuchillo a seis funcionarios.




Nacido en octubre de 1982 en Guinea-Bissau, la historia de este joven africano es la de un hombre extraordinariamente violento y temido. Desde que ingresara en prisión preventiva, hace más de una década, ha permanecido siempre en módulos de alta seguridad. La mayor parte del tiempo, en aislamiento. Hoy en día se encuentra en una celda solo y únicamente sale al patio tres horas bajo la atenta mirada de cuatro funcionarios de prisiones. Acumula más de 40 sanciones por mal comportamiento y en el centro penitenciario de Alcolea, en la ciudad andaluza, todo el mundo le tiene miedo. Así lo declararon varios presos, en el transcurso del juicio celebrado por el asesinato del interno sudamericano. Está considerado uno de los presos más peligrosos de España. Tras su último crimen fue trasladado al Puerto de Santa María, donde ha seguido protagonizando altercados.




Fabricio J. S. llegó a Bilbao hará unos 15 años. Se movía entre Madrid, Portugal y la capital vizcaína. Su expareja, a la que maltrataba habitualmente y acabó asesinando, se dedicaba a la venta ambulante y viajaba mucho. No tenía una residencia fija. Pasaba temporadas en la villa, pero también en Lisboa, donde residían sus padres. El 26 de septiembre de 2004, ambos acudieron, junto a una amiga, a un pub del Casco Viejo. Luego, los tres fueron a dormir a un piso de Otxarkoaga.

Según la sentencia que le condenó entonces a 22 años de prisión, Fabricio mató a Adama porque la mujer se negó a mantener relaciones sexuales. Fue un crimen horrible. La acuchilló en un brazo mientras dormía. Ella trató de escapar. Logró salir al rellano de la escalera, pero su exnovio la agarró y la introdujo en la vivienda a la fuerza. La golpeó y la lanzó contra el sofá para después apuñalarla siete veces cuando se encontraba inmovilizada boca abajo. Los jueces consideraron como hecho probado que las heridas de arma blanca «se realizaron directa e inhumanamente para aumentar el dolor de la víctima».

El fallo recoge que, mientras la golpeaba y acuchillaba, el joven gritó: «Muérete puta; si no te acuestas conmigo no te acuestas con nadie». El asesinato de Adama tuvo un notable impacto en la sociedad vizcaína, pese a que la mujer no estaba muy arraigada en Bilbao. El año 2004 fue especialmente duro en lo que a violencia machista se refiere. El Ayuntamiento de Bilbao se personó en el juicio como acusación particular. Era la segunda vez que lo hacía en su historia.

El jurado fue contundente y declaró a Fabricio culpable de asesinato en marzo de 2006. El juez le impuso una pena de 22 años y medio de cárcel. Su nombre desaparece de los medios de comunicación hasta que vuelve a matar en Córdoba, en 2014, a otro preso. Le quitó la vida en el baño. Propinó tantas patadas y puñetazos a aquel interno que los médicos nada pudieron hacer para salvarle la vida. El caso es especialmente sangrante porque se supone que el sistema de alta seguridad de la prisión tendría que haber funcionado y prevenido la mortal paliza. Al ser insolvente, el Estado tendrá que asumir ahora su responsabilidad e indemnizar a los familiares del joven colombiano. Tras aquel incidente fue trasladado por primera vez a Puerto III desde la ciudad califal.

Su traslado al módulo 15 de la prisión Puerto III (El Puerto de Santa María, Cádiz)

Al módulo 15 de la prisión Puerto III (El Puerto de Santa María, Cádiz) se accede en furgón de la Guardia Civil. Al condenado que va dentro directamente se le conduce al Quince, el temido departamento de régimen interno al que sólo van a purgarse los delincuentes más desalmados: etarras, islamistas radicales, capos de la mafia, asesinos reincidentes… Por él pasó Ioan Clamparu, Cabeza de cerdo -el mayor traficante de mujeres de Europa- y allí aún permanece recluido Iñaki Bilbao Goikoetxea, el miembro de ETA que asesinó al edil socialista Juan Priede y que intentó recomponer la banda desde prisión.

El 22 de noviembre de 2015 Fabrizio Joao Silva Ribeiro, de Guinea Bissau, ingresó a esta zona aislada del resto de la instalación penitenciaria. Por segunda vez, tras un breve paso en 2014, recalaba allí el preso más peligroso de los 70.000 internos que hay en el país. Había vuelto el demonio de los presidios españoles. Con su retorno al Quince temblaron hasta los barrotes de las celdas.

Fabrizio Joao, de 32 años, fue el único convicto que viajó en aquella furgoneta que procedía del penal sevillano de Morón de la Frontera, también de alta seguridad. Allí, donde cumplía dos condenas, solicitaron su traslado después de que apuñalara con una pletina metálica a un funcionario.

El pasado noviembre, este guineano, hijo de Antonio y Filomena, llegó esposado por la espalda al módulo de régimen cerrado de la prisión gaditana. Dentro del penal se dice que El Quince es la cárcel de las cárceles. Allí los presos desayunan, comen y cenan dentro de las celdas, apenas ven la luz del sol dos o tres horas al día (en función de su comportamiento) y su contacto con otros presos se reduce a salir en pareja al patio o a los gritos que se dan entre sí a través de las rejas de las ventanas.

Durante el trayecto entre las prisiones de Morón y El Puerto, a Fabrizio lo acompañó un grupo especial de la Benemérita. Los agentes, armados hasta las cejas, no le quitaron el ojo de encima en ningún instante. Temían que en un descuido intentara una fuga, o que les agrediera y tratara de amotinarse.

Al llegar a Puerto III, además de la barrera de entrada, el furgón cruzó tres rastrillos. Se trata de puertas correderas que sólo se abren cuando la anterior queda totalmente cerrada. Luego, a pie, Fabrizio debió pasar dos rastrillos más. En un patio muerto, sin salida, le esperaba una pareja de funcionarios de prisiones, quienes tragaron saliva al ver de nuevo a aquel hombretón de 120 kilos, metro ochenta, piel color ébano, gruesos labios y cabeza rasurada.

Fabrizio ingresó en la celda 60, un habitáculo austero de diez metros cuadrados con muebles de escayola. Dentro, el convicto dispone de una cama, un plato de ducha, un váter, un pequeño escritorio, un armario para la ropa y un interfono para ponerse en contacto con el personal carcelario. Afuera, en la galería del módulo, varias cámaras vigilan 24 horas al día.

El pasado noviembre, este guineano, hijo de Antonio y Filomena, llegó esposado por la espalda al módulo de régimen cerrado de la prisión gaditana. Dentro del penal se dice que El Quince es la cárcel de las cárceles. Allí los presos desayunan, comen y cenan dentro de las celdas, apenas ven la luz del sol dos o tres horas al día (en función de su comportamiento) y su contacto con otros presos se reduce a salir en pareja al patio o a los gritos que se dan entre sí a través de las rejas de las ventanas.

Al llegar a Puerto III, además de la barrera de entrada, el furgón cruzó tres rastrillos. Se trata de puertas correderas que sólo se abren cuando la anterior queda totalmente cerrada. Luego, a pie, Fabrizio debió pasar dos rastrillos más. En un patio muerto, sin salida, le esperaba una pareja de funcionarios de prisiones, quienes tragaron saliva al ver de nuevo a aquel hombretón de 120 kilos, metro ochenta, piel color ébano, gruesos labios y cabeza rasurada.

Además de la puerta habitual de entrada a la celda, de plancha metálica y con mirilla a la altura de la cabeza, la seguridad exige una segunda. Los funcionarios de prisiones la llaman cangrejo porque tiene barrotes y se abre y se cierra cuando lo necesitan. Sirve para que los internos no puedan abalanzarse contra ellos cuando se acciona la apertura del primer portón.



Ocho meses después de su retorno a Puerto III, el preso más peligroso del país no pudo contener su instinto asesino. Durante ese tiempo, entre algún porro fumado o alguna pastilla tomada para apaciguar la fiera que lleva dentro, amenazaba a diario a los empleados del penal. En un parco castellano, les prometía cortarles la cabeza y hacer añicos sus cuerpos. La mañana del 21 de julio se propuso hacerlo. Ese día, cuando se producía un registro rutinario de su celda, mandó a cinco funcionarios al hospital. A uno le rajó el cuello, a otro le partió la dentadura... Sólo la suerte y la rápida actuación de una compañera los mantuvo vivos.

TRES MINUTOS DE PÁNICO

Ocurrió temprano, cuando el reloj marcaba las nueve de la mañana. Antes, Fabrizio Joao había tomado un café y una rebanada de pan con mantequilla y mermelada. Hasta le dio los buenos días al funcionario que le entregó una bandeja con el desayuno a través de la ranura horizontal que hay en el portón metálico de su celda, situado a la altura de la cadera. Poco después de llenar el estómago, cuando tocaba que cada preso limpiara su habitáculo, la chispa prendió en el fornido guineano y el interno entró en cólera.

Como cada día, cinco funcionarios desarmados y sólo provistos de un walkie acudieron a cachear a Fabrizio para registrar su celda en busca de pinchos hechos a mano y entregarle los bártulos para que la limpiara. Con él se extremaban las medidas de seguridad. Con cualquier otro preso del Quince ese mismo trabajo lo hace una pareja de empleados de Puerto III. Pero no con el reo más violento del país.

Cuando uno de los empleados del penal portuense examinó un pequeño macuto del interno, parecido a un morral, el reo se abalanzó sobre él. En la mano llevaba una fina placa de hierro de 10 centímetros de longitud y dos de anchura. La había extraído de la suela de uno de sus zapatos. Con ella le rajó el cuello.

Tras el ataque, los cuatro compañeros del agredido trataron de reducir al interno. Pero les fue imposible. “Entre todos no podían con él”, cuentan fuentes del penal. Fabrizio soltaba codazos y puñetazos por doquier. “Fueron tres minutos de pánico”, explican.

El preso, que logró zafarse de sus oponentes, llegó a salir a la galería central del módulo. Aturdido y asfixiado por la excitación del lance, los funcionarios malheridos lograron salvar la vida gracias a la rápida intervención de la vigilante de seguridad del Quince.

Ella, testigo de lo sucedido fuera de la celda gracias a las cámaras de vigilancia, consiguió dejar enjaulado a Fabrizio accionando el cierre de dos barreras corredizas que cruzan la galería central de un lado a otro. Primero cerró la que el reo tenía a su espalda. Luego, mientras sus compañeros reculaban con la ayuda de una silla de plástico que usaron como escudo, cerró la otra y dejó aislado al preso.

“JAMÁS MUESTRA ARREPENTIMIENTO”

Tras el incidente, a Fabrizio Joao Silva Ribeiro se le trasladó a la prisión gallega de alta seguridad de Texeiro, en A Coruña. Los cinco funcionarios se dieron de baja laboral. El parte de daños fue notable: a uno le clavó los brackets en la encía y le partió varios dientes; a otro le hizo un corte en el antebrazo de cuatro centímetros; a un tercero le cortó el cuello y a punto estuvo de seccionarle la vena yugular; a un cuarto le reventó la nariz y se la deformó; un quinto tiene afectados los ligamentos de sus rodillas. Además, todos presentaron contusiones y moratones por distintas zonas del cuerpo.

Fabrizio Joao es un preso de primer grado catalogado como de “peligrosidad extrema” (Ficheros de Internos de Especial Seguimiento 91.3). El sistema carcelario español tiene cerca de 70 reos “especialmente violentos”, explican fuentes del sector. Según funcionarios de Puerto III, este guineano es el más peligroso de todos ellos. Los psicólogos que lo tratan lo hacen en una sala dividida por barrotes, al más puro estilo del caníbal Hannibal Lecter, cuyo personaje encarnó el actor Anthony Hopkins.

Las fuentes consultadas, quienes trabajan en el “vano” intento de reinserción del preso, aseguran que es una persona con tendencia a la violencia y a la agresividad. También explican del reo que “jamás se muestra arrepentido de la conducta dañina que muestra”. Nunca, añaden, quiere colaborar en las terapias de autocontrol.

La particularidad de este interno es que entre los funcionarios que trabajan en El Quince existía la “certeza y la seguridad” de que iba a atentar contras ellos. “Los días previos a la agresión la tensión era muy alta. Su única motivación ahí dentro, y más sabiendo que ha de estar preso hasta 2047, es reventar a cualquiera que tenga cerca”.

Por esta sección del penal gaditano han pasado varios de los condenados más conocidos del país: desde el mayor traficante de hachís del Estrecho, el ceutí Mohamed Taieb El Nene -ya fallecido-, hasta Mohamed Achraf, el ideólogo del atentado frustrado que una célula islamista quiso cometer a mediados de la década pasada contra la Audiencia Nacional. De este último los empleados de la prisión cuentan que tiene una "inteligencia suprema".

En El Quince aún permanecen dos miembros de ETA que anhelan la vuelta al terrorismo de la banda. Con ellos convivió el encarcelado más temido del país. Uno es Iñaki Bilbao Goikoextea, que asesinó a un edil socialista y amenazó durante el juicio con “pegarle siete tiros y arrancarle la piel a tiras” al magistrado de la Audiencia Nacional Alfonso Guevara. La otra es Arantza Zulueta, la abogada de presos etarras que en un pinchazo telefónico llegó a afirmar: “Si ETA me pide que coja una pistola y mate, lo haré”.

Desde el traslado a Texeiro, a finales de julio, en el módulo 15 de Puerto III los funcionarios trabajan más tranquilos. Sin embargo, alertan de que al preso más temido de España, al que le quedan 21 años de condena, lo que menos le importa es reconducirse. “Vaya adonde vaya, es un problema”, sentencian. "Y su objetivo somos nosotros"

Fuentes: Elcorreo, Elespañol
Tienes 3 párrafos repetidos.
Dicho esto, yo lo dejaba morir de hambre o le metía un leon en la celda a ver que pasa.

Mikel2007 está desconectado   Responder Con Cita


Viejo 03-ene-2018, 16:39   #35
HornetZGZ
ForoCoches: Miembro
 
Oct 2006 | 757 Mens.
Lo mejor es esto, manda huevos!

El caso es especialmente sangrante porque se supone que el sistema de alta seguridad de la prisión tendría que haber funcionado y prevenido la mortal paliza. Al ser insolvente, el Estado tendrá que asumir ahora su responsabilidad e indemnizar a los familiares del joven colombiano

PEÑA MERENGUE FOROCOCHES - Carnet de Socio nº 295.
HornetZGZ está conectado ahora   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:40   #36
Air elemau
ForoCoches: Miembro
 
Ene 2017 | 774 Mens.
paguitas paguitas paguitas
Air elemau está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:41   #37
HaroldAlexander
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de HaroldAlexander
 
Jul 2012 | 26.482 Mens.
A ver si lo entiendo... Si eres un preso de baja peligrosidad, tienes que compartir celda con otro.

Si eres peligroso, tienes una para ti solo, con tu ventana donde te entra aire y luz, tu camita y tu rinconcito para tí solo. Y te llevan las comidas a la celda, en lugar de ir al comedor general.

Y tienes cursos gratuitos de formación; y sanidad y dentición gratuitas. Y redención de pena por trabajo (remunerado).

Y cuando salgas, además, una paguita mientras te encuentran algún trabajillo subvencionado.



Al final termina viviendo mejor que muchos de nosotros.

HaroldAlexander está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:43   #38
Dunkleosteus
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Dunkleosteus
 
Feb 2008 | 22.601 Mens.
Para que nos entendamos, un psicópata de libro que tendría que estar pudriéndose en las hediondas cárceles de su país y no en las nuestras, que le deben parecer hoteles de cinco estrellas.
Dunkleosteus está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:43   #39
andreasbls
ForoCoches: Miembro
 
May 2017 | 1.545 Mens.
Lugar: Parque de los Patos

Kia Pro Ceed y Cosas con 2 Ruedas

Que vaya este a matar a eso mismo
andreasbls está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:45   #40
cordobilla
30 cm de Miembro
 
Avatar de cordobilla
 
Ago 2008 | 67.900 Mens.
Lugar: Reino de León

Volvo V40


“For 37 years I've practiced fourteen hours a day, and now they call me a genius!” Pablo de Sarasate
PLATAFORMA CERVECERA :"El maravilloso mundo de la Cerveza!!! | Socio Nº 36
cordobilla está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:47   #41
Anacoreta
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Anacoreta
 
Nov 2014 | 2.012 Mens.
Con lo fácil que se solucionaba eso en otros tiempos....

Anacoreta está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:48   #42
mikij1
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de mikij1
 
Mar 2004 | 19.200 Mens.
Lugar: mundo
que a esta gentuza no se le pueda matar de una vez...
Esto es España, cárceles llenas de negros, colombianos, rumanos... que puta vergüenza.
mikij1 está desconectado   Responder Con Cita


Viejo 03-ene-2018, 16:49   #43
Riesgo
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Riesgo
 
Abr 2015 | 323 Mens.

Golf MKV VII

Cita:
Originalmente Escrito por andrew4 Ver Mensaje
A Adama Aua Bari la asesinó de ocho puñaladas, una mientras dormía y las otras siete por la espalda, cuando trataba de huir. La mujer, con la que había mantenido una relación sentimental, no tuvo posibilidad alguna de defenderse. Sucedió en el barrio bilbaíno de Otxarkoaga, el 27 de septiembre de 2004. La Audiencia de Bizkaia le impuso un castigo de 22 años y medio de cárcel. En junio de 2014, Fabricio J. S. volvió a matar. Esta vez acabó con la vida del colombiano José Márquez, en el interior de un baño de la prisión de Córdoba. La emprendió a puñetazos y le pateó mortalmente mientras se encontraba en uno de los pocos lugares del penal donde no graban las cámaras de seguridad. Por este último crimen acaba de ser condenado a otros 18 años de privación de libertad. Y aún tiene pendiente un juicio por atacar con un cuchillo a seis funcionarios.




Nacido en octubre de 1982 en Guinea-Bissau, la historia de este joven africano es la de un hombre extraordinariamente violento y temido. Desde que ingresara en prisión preventiva, hace más de una década, ha permanecido siempre en módulos de alta seguridad. La mayor parte del tiempo, en aislamiento. Hoy en día se encuentra en una celda solo y únicamente sale al patio tres horas bajo la atenta mirada de cuatro funcionarios de prisiones. Acumula más de 40 sanciones por mal comportamiento y en el centro penitenciario de Alcolea, en la ciudad andaluza, todo el mundo le tiene miedo. Así lo declararon varios presos, en el transcurso del juicio celebrado por el asesinato del interno sudamericano. Está considerado uno de los presos más peligrosos de España. Tras su último crimen fue trasladado al Puerto de Santa María, donde ha seguido protagonizando altercados.




Fabricio J. S. llegó a Bilbao hará unos 15 años. Se movía entre Madrid, Portugal y la capital vizcaína. Su expareja, a la que maltrataba habitualmente y acabó asesinando, se dedicaba a la venta ambulante y viajaba mucho. No tenía una residencia fija. Pasaba temporadas en la villa, pero también en Lisboa, donde residían sus padres. El 26 de septiembre de 2004, ambos acudieron, junto a una amiga, a un pub del Casco Viejo. Luego, los tres fueron a dormir a un piso de Otxarkoaga.

Según la sentencia que le condenó entonces a 22 años de prisión, Fabricio mató a Adama porque la mujer se negó a mantener relaciones sexuales. Fue un crimen horrible. La acuchilló en un brazo mientras dormía. Ella trató de escapar. Logró salir al rellano de la escalera, pero su exnovio la agarró y la introdujo en la vivienda a la fuerza. La golpeó y la lanzó contra el sofá para después apuñalarla siete veces cuando se encontraba inmovilizada boca abajo. Los jueces consideraron como hecho probado que las heridas de arma blanca «se realizaron directa e inhumanamente para aumentar el dolor de la víctima».

El fallo recoge que, mientras la golpeaba y acuchillaba, el joven gritó: «Muérete puta; si no te acuestas conmigo no te acuestas con nadie». El asesinato de Adama tuvo un notable impacto en la sociedad vizcaína, pese a que la mujer no estaba muy arraigada en Bilbao. El año 2004 fue especialmente duro en lo que a violencia machista se refiere. El Ayuntamiento de Bilbao se personó en el juicio como acusación particular. Era la segunda vez que lo hacía en su historia.

El jurado fue contundente y declaró a Fabricio culpable de asesinato en marzo de 2006. El juez le impuso una pena de 22 años y medio de cárcel. Su nombre desaparece de los medios de comunicación hasta que vuelve a matar en Córdoba, en 2014, a otro preso. Le quitó la vida en el baño. Propinó tantas patadas y puñetazos a aquel interno que los médicos nada pudieron hacer para salvarle la vida. El caso es especialmente sangrante porque se supone que el sistema de alta seguridad de la prisión tendría que haber funcionado y prevenido la mortal paliza. Al ser insolvente, el Estado tendrá que asumir ahora su responsabilidad e indemnizar a los familiares del joven colombiano. Tras aquel incidente fue trasladado por primera vez a Puerto III desde la ciudad califal.

Su traslado al módulo 15 de la prisión Puerto III (El Puerto de Santa María, Cádiz)

Al módulo 15 de la prisión Puerto III (El Puerto de Santa María, Cádiz) se accede en furgón de la Guardia Civil. Al condenado que va dentro directamente se le conduce al Quince, el temido departamento de régimen interno al que sólo van a purgarse los delincuentes más desalmados: etarras, islamistas radicales, capos de la mafia, asesinos reincidentes… Por él pasó Ioan Clamparu, Cabeza de cerdo -el mayor traficante de mujeres de Europa- y allí aún permanece recluido Iñaki Bilbao Goikoetxea, el miembro de ETA que asesinó al edil socialista Juan Priede y que intentó recomponer la banda desde prisión.

El 22 de noviembre de 2015 Fabrizio Joao Silva Ribeiro, de Guinea Bissau, ingresó a esta zona aislada del resto de la instalación penitenciaria. Por segunda vez, tras un breve paso en 2014, recalaba allí el preso más peligroso de los 70.000 internos que hay en el país. Había vuelto el demonio de los presidios españoles. Con su retorno al Quince temblaron hasta los barrotes de las celdas.

Fabrizio Joao, de 32 años, fue el único convicto que viajó en aquella furgoneta que procedía del penal sevillano de Morón de la Frontera, también de alta seguridad. Allí, donde cumplía dos condenas, solicitaron su traslado después de que apuñalara con una pletina metálica a un funcionario.

El pasado noviembre, este guineano, hijo de Antonio y Filomena, llegó esposado por la espalda al módulo de régimen cerrado de la prisión gaditana. Dentro del penal se dice que El Quince es la cárcel de las cárceles. Allí los presos desayunan, comen y cenan dentro de las celdas, apenas ven la luz del sol dos o tres horas al día (en función de su comportamiento) y su contacto con otros presos se reduce a salir en pareja al patio o a los gritos que se dan entre sí a través de las rejas de las ventanas.

Durante el trayecto entre las prisiones de Morón y El Puerto, a Fabrizio lo acompañó un grupo especial de la Benemérita. Los agentes, armados hasta las cejas, no le quitaron el ojo de encima en ningún instante. Temían que en un descuido intentara una fuga, o que les agrediera y tratara de amotinarse.

Al llegar a Puerto III, además de la barrera de entrada, el furgón cruzó tres rastrillos. Se trata de puertas correderas que sólo se abren cuando la anterior queda totalmente cerrada. Luego, a pie, Fabrizio debió pasar dos rastrillos más. En un patio muerto, sin salida, le esperaba una pareja de funcionarios de prisiones, quienes tragaron saliva al ver de nuevo a aquel hombretón de 120 kilos, metro ochenta, piel color ébano, gruesos labios y cabeza rasurada.

Fabrizio ingresó en la celda 60, un habitáculo austero de diez metros cuadrados con muebles de escayola. Dentro, el convicto dispone de una cama, un plato de ducha, un váter, un pequeño escritorio, un armario para la ropa y un interfono para ponerse en contacto con el personal carcelario. Afuera, en la galería del módulo, varias cámaras vigilan 24 horas al día.

El pasado noviembre, este guineano, hijo de Antonio y Filomena, llegó esposado por la espalda al módulo de régimen cerrado de la prisión gaditana. Dentro del penal se dice que El Quince es la cárcel de las cárceles. Allí los presos desayunan, comen y cenan dentro de las celdas, apenas ven la luz del sol dos o tres horas al día (en función de su comportamiento) y su contacto con otros presos se reduce a salir en pareja al patio o a los gritos que se dan entre sí a través de las rejas de las ventanas.

Al llegar a Puerto III, además de la barrera de entrada, el furgón cruzó tres rastrillos. Se trata de puertas correderas que sólo se abren cuando la anterior queda totalmente cerrada. Luego, a pie, Fabrizio debió pasar dos rastrillos más. En un patio muerto, sin salida, le esperaba una pareja de funcionarios de prisiones, quienes tragaron saliva al ver de nuevo a aquel hombretón de 120 kilos, metro ochenta, piel color ébano, gruesos labios y cabeza rasurada.

Además de la puerta habitual de entrada a la celda, de plancha metálica y con mirilla a la altura de la cabeza, la seguridad exige una segunda. Los funcionarios de prisiones la llaman cangrejo porque tiene barrotes y se abre y se cierra cuando lo necesitan. Sirve para que los internos no puedan abalanzarse contra ellos cuando se acciona la apertura del primer portón.



Ocho meses después de su retorno a Puerto III, el preso más peligroso del país no pudo contener su instinto asesino. Durante ese tiempo, entre algún porro fumado o alguna pastilla tomada para apaciguar la fiera que lleva dentro, amenazaba a diario a los empleados del penal. En un parco castellano, les prometía cortarles la cabeza y hacer añicos sus cuerpos. La mañana del 21 de julio se propuso hacerlo. Ese día, cuando se producía un registro rutinario de su celda, mandó a cinco funcionarios al hospital. A uno le rajó el cuello, a otro le partió la dentadura... Sólo la suerte y la rápida actuación de una compañera los mantuvo vivos.

TRES MINUTOS DE PÁNICO

Ocurrió temprano, cuando el reloj marcaba las nueve de la mañana. Antes, Fabrizio Joao había tomado un café y una rebanada de pan con mantequilla y mermelada. Hasta le dio los buenos días al funcionario que le entregó una bandeja con el desayuno a través de la ranura horizontal que hay en el portón metálico de su celda, situado a la altura de la cadera. Poco después de llenar el estómago, cuando tocaba que cada preso limpiara su habitáculo, la chispa prendió en el fornido guineano y el interno entró en cólera.

Como cada día, cinco funcionarios desarmados y sólo provistos de un walkie acudieron a cachear a Fabrizio para registrar su celda en busca de pinchos hechos a mano y entregarle los bártulos para que la limpiara. Con él se extremaban las medidas de seguridad. Con cualquier otro preso del Quince ese mismo trabajo lo hace una pareja de empleados de Puerto III. Pero no con el reo más violento del país.

Cuando uno de los empleados del penal portuense examinó un pequeño macuto del interno, parecido a un morral, el reo se abalanzó sobre él. En la mano llevaba una fina placa de hierro de 10 centímetros de longitud y dos de anchura. La había extraído de la suela de uno de sus zapatos. Con ella le rajó el cuello.

Tras el ataque, los cuatro compañeros del agredido trataron de reducir al interno. Pero les fue imposible. “Entre todos no podían con él”, cuentan fuentes del penal. Fabrizio soltaba codazos y puñetazos por doquier. “Fueron tres minutos de pánico”, explican.

El preso, que logró zafarse de sus oponentes, llegó a salir a la galería central del módulo. Aturdido y asfixiado por la excitación del lance, los funcionarios malheridos lograron salvar la vida gracias a la rápida intervención de la vigilante de seguridad del Quince.

Ella, testigo de lo sucedido fuera de la celda gracias a las cámaras de vigilancia, consiguió dejar enjaulado a Fabrizio accionando el cierre de dos barreras corredizas que cruzan la galería central de un lado a otro. Primero cerró la que el reo tenía a su espalda. Luego, mientras sus compañeros reculaban con la ayuda de una silla de plástico que usaron como escudo, cerró la otra y dejó aislado al preso.

“JAMÁS MUESTRA ARREPENTIMIENTO”

Tras el incidente, a Fabrizio Joao Silva Ribeiro se le trasladó a la prisión gallega de alta seguridad de Texeiro, en A Coruña. Los cinco funcionarios se dieron de baja laboral. El parte de daños fue notable: a uno le clavó los brackets en la encía y le partió varios dientes; a otro le hizo un corte en el antebrazo de cuatro centímetros; a un tercero le cortó el cuello y a punto estuvo de seccionarle la vena yugular; a un cuarto le reventó la nariz y se la deformó; un quinto tiene afectados los ligamentos de sus rodillas. Además, todos presentaron contusiones y moratones por distintas zonas del cuerpo.

Fabrizio Joao es un preso de primer grado catalogado como de “peligrosidad extrema” (Ficheros de Internos de Especial Seguimiento 91.3). El sistema carcelario español tiene cerca de 70 reos “especialmente violentos”, explican fuentes del sector. Según funcionarios de Puerto III, este guineano es el más peligroso de todos ellos. Los psicólogos que lo tratan lo hacen en una sala dividida por barrotes, al más puro estilo del caníbal Hannibal Lecter, cuyo personaje encarnó el actor Anthony Hopkins.

Las fuentes consultadas, quienes trabajan en el “vano” intento de reinserción del preso, aseguran que es una persona con tendencia a la violencia y a la agresividad. También explican del reo que “jamás se muestra arrepentido de la conducta dañina que muestra”. Nunca, añaden, quiere colaborar en las terapias de autocontrol.

La particularidad de este interno es que entre los funcionarios que trabajan en El Quince existía la “certeza y la seguridad” de que iba a atentar contras ellos. “Los días previos a la agresión la tensión era muy alta. Su única motivación ahí dentro, y más sabiendo que ha de estar preso hasta 2047, es reventar a cualquiera que tenga cerca”.

Por esta sección del penal gaditano han pasado varios de los condenados más conocidos del país: desde el mayor traficante de hachís del Estrecho, el ceutí Mohamed Taieb El Nene -ya fallecido-, hasta Mohamed Achraf, el ideólogo del atentado frustrado que una célula islamista quiso cometer a mediados de la década pasada contra la Audiencia Nacional. De este último los empleados de la prisión cuentan que tiene una "inteligencia suprema".

En El Quince aún permanecen dos miembros de ETA que anhelan la vuelta al terrorismo de la banda. Con ellos convivió el encarcelado más temido del país. Uno es Iñaki Bilbao Goikoextea, que asesinó a un edil socialista y amenazó durante el juicio con “pegarle siete tiros y arrancarle la piel a tiras” al magistrado de la Audiencia Nacional Alfonso Guevara. La otra es Arantza Zulueta, la abogada de presos etarras que en un pinchazo telefónico llegó a afirmar: “Si ETA me pide que coja una pistola y mate, lo haré”.

Desde el traslado a Texeiro, a finales de julio, en el módulo 15 de Puerto III los funcionarios trabajan más tranquilos. Sin embargo, alertan de que al preso más temido de España, al que le quedan 21 años de condena, lo que menos le importa es reconducirse. “Vaya adonde vaya, es un problema”, sentencian. "Y su objetivo somos nosotros"

Fuentes: Elcorreo, Elespañol
Es Draymond Green

[Plataforma] TooL-Nº 95
Riesgo está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:50   #44
CoR_TeX
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de CoR_TeX
 
Jul 2005 | 369 Mens.
Esto en EEUU no pasa...al menos no 2 veces
CoR_TeX está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:53   #45
Berlinés
Zurückbleiben bitte!
 
Avatar de Berlinés
 
Feb 2006 | 4.432 Mens.
Lugar: Berlín

Sep 2001 | 8.928 Mens.

A ese le saludé metiendo mi brazo por las rejas de su celda y os juro que mi mano parecía la de un bebé al lado de las manazas del negro.

ARE YOU KIDDING ME?!? This man is absolutely mainline to pure footballing magic that belongs in a different... galaxy altogether than we are living in.
Berlinés está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:53   #46
MALAMUTE
ForoCoches: Miembro
 
May 2006 | 2.425 Mens.
Lugar: Valencia
Cita:
Originalmente Escrito por Dj_Fer Ver Mensaje
Y que nuestros impuestos se gasten en mantener a gente asi que nunca se va a reinsertar ni nada
Y en la indemnización a la familia del preso colombiano....

Con respecto al salvaje de mierda este, yo le quitaba la violencia rapidito. Esa escoria sólo entiende un idioma...el suyo.
MALAMUTE está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:55   #47
.Max Headroom.
My love is underground.
 
Avatar de .Max Headroom.
 
Jun 2012 | 17.374 Mens.
Por partes. Ese recluso no debería estar utilizando los recursos de un país de acogida, tendría que cumplir pena en su país.

Segundo debería estar en una institución mental o al menos con medicación de por vida, por que ni cotiza que tiene un trastorno de control de los impulsos (con papeletas por explosivo intermitente).
.Max Headroom. está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:55   #48
varadero2007
ForoCoches: Miembro
 
May 2017 | 765 Mens.
Ostia que lo tengo a escasos kilómetros.
varadero2007 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:58   #49
Datcar
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Datcar
 
Sep 2017 | 54 Mens.
pene de muerte
Datcar está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 16:58   #50
tronxxl
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de tronxxl
 
Feb 2006 | 11.598 Mens.
Lugar: La Mancha

Golf IV ASZ

En Usa tonterías las justas.





tronxxl está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 17:00   #51
h4r1
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de h4r1
 
Jul 2017 | 3.745 Mens.
Lugar: Trantor

F800ST

No se si alguien ha trabajado en cárceles. No es posible evitar el contacto con los presos mas peligrosos.
Por ejemplo, por que en vez de realizar la inspección de la celda con el tío dentro, no se le saca y se le aísla? Y luego ya con toda la tranquilidad del mundo haces una inspección a fondo.

O si tiene que ir del punto A al punto B, simplemente se le abran las puertas necesarias, sin necesidad de que la persona que le escolte no este separado del mismo por minimo una puerta?

Pregunto desde la mas completa ignorancia
h4r1 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 17:00   #52
Minsk
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Minsk
 
Ago 2016 | 8.272 Mens.
Lugar: Españistán

BMW 320

El próximo compañero de celda de @Sterben
Minsk está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 17:00   #53
Mat_ov
Contralmirante
 
Avatar de Mat_ov
 
Ago 2008 | 2.911 Mens.
Lugar: Sevilla

Fiat Grande Punto

En otro sitio se habría caído por las escaleras las veces necesarias para quedar en silla de ruedas y dejar de suponer un peligro para los demás...
Mat_ov está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 17:01   #54
benlloch35
ForoCoches: Miembro
 
Dic 2016 | 6.518 Mens.
Cita:
Originalmente Escrito por Danixsc Ver Mensaje
Si armasen a los guardias lo más probable es que el menda este acabase suelto por la prisión y encima armado, lo más sensato sería tener dos guardias fuera aparte de los de dentro por si la cosa se tuerce fundirlo a balazos
Tener dentro a dos vigilantes armados
benlloch35 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 17:03   #55
benlloch35
ForoCoches: Miembro
 
Dic 2016 | 6.518 Mens.
Cita:
Originalmente Escrito por h4r1 Ver Mensaje
No se si alguien ha trabajado en cárceles. No es posible evitar el contacto con los presos mas peligrosos.
Por ejemplo, por que en vez de realizar la inspección de la celda con el tío dentro, no se le saca y se le aísla? Y luego ya con toda la tranquilidad del mundo haces una inspección a fondo.

O si tiene que ir del punto A al punto B, simplemente se le abran las puertas necesarias, sin necesidad de que la persona que le escolte no este separado del mismo por minimo una puerta?

Pregunto desde la mas completa ignorancia
O antes de hacer la inspección pedirle que se ate las manos de alguna manera
benlloch35 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 17:03   #56
Super Koba
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Super Koba
 
Jul 2011 | 12.465 Mens.
Es que nuestras cárceles son para presos comunes, para personas. A este personaje habría que lanzarlo en helicóptero a la prisión de Gitarama, donde disfrutará de una experiencia maravillosa.

Última edición por Super Koba fecha: 03-ene-2018 a las 17:08.
Super Koba está conectado ahora   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 17:04   #57
araabMUZIK
nɥәnɥәnɥәnɥ
 
Avatar de araabMUZIK
 
Mar 2012 | 1.373 Mens.
Lugar: Vigo, ESPAÑA

dapper.

Sitio pa luego

WUBWUBWUBWUBWUBWUBWUBWUBWUBWUBWUB
araabMUZIK está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 17:05   #58
DIPMAZ
IGMAZ
 
Avatar de DIPMAZ
 
Ago 2017 | 1.692 Mens.
Cita:
Originalmente Escrito por Impact Ver Mensaje
Eso, que si minutos de pánico y mierdas, no vayas a armar a los guardias de una prisión de máxima seguridad.

España.
This... Al menos un taser como los americanos joder
DIPMAZ está conectado ahora   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 17:06   #59
Impact
  
 
Ago 2010 | 52.747 Mens.
Cita:
Originalmente Escrito por Super Koba Ver Mensaje
Es que nuestras cárceles son para presos comunes, para personas. A este personaje habría que lanzarlo en helicóptero a la prisión de Gitana, donde disfrutará de una experiencia maravillosa.
Gitarama?
Impact está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 03-ene-2018, 17:08   #60
Super Koba
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Super Koba
 
Jul 2011 | 12.465 Mens.
Cita:
Originalmente Escrito por Impact Ver Mensaje
Gitarama?
Correcto. Pero el autocorrector me ha trapacerado el término

Plataforma A Song of Ice and Fire Nº 1 Señor de Palosanto y Protector del Sendahueso.
Super Koba está conectado ahora   Responder Con Cita


Respuesta

Regresar   Inicio | ForoCoches > Zona General > General
Herramientas


 [ VERSIÓN MÓVIL ]
Info Legal | Privacidad | Cookies | Notificaciones | Normas de uso | Publicidad | Updates | Stats | Ayuda | Invitaciones | Contacto