INICIO FORO
Regresar   ForoCoches > Zona General > General


  Enrique Torrejón, al que le tocó el Euromillón.  
Respuesta

 
Herramientas
Viejo 27-sep-2019, 11:56   #151
txustopo
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de txustopo
 
Mar 2006 | 574 Mens.
Lugar: madrid

seat leon

Nos lo has cortado en la mejor parte hijo de fruta jajajajaja

Amor y Odio, las dos caras de una misma moneda.
Todos necesitamos una moneda....
txustopo está desconectado   Responder Con Cita


Viejo 27-sep-2019, 12:12   #152
eduruni
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de eduruni
 
Ago 2003 | 15.397 Mens.

Buscando mi primer coche

Cita:
Originalmente Escrito por Juancarysuastra Ver Mensaje
Todavía no tengo claro ni cómo va a seguir la historia, mucho menos cómo acabará.
Está claro que es una ficción, yo tampoco actuaría como Enrique, de hecho no tengo ni idea cómo actuaría, pues por desgracia nunca me he visto en su situación.
Esperando al siguiente capítulo. Te leemos el Lunes. Buen finde!

eduruni está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 12:20   #153
emilio_aragorn
Hijo de Mílikir
 
Avatar de emilio_aragorn
 
Ago 2018 | 3.834 Mens.
Lugar: Shurland

Heredero de Circor

Cita:
Originalmente Escrito por Juancarysuastra Ver Mensaje
Todavía no tengo claro ni cómo va a seguir la historia, mucho menos cómo acabará.
Está claro que es una ficción, yo tampoco actuaría como Enrique, de hecho no tengo ni idea cómo actuaría, pues por desgracia nunca me he visto en su situación.
Nadie nos hemos visto en esas, que te entren 100 kilos de golpe, gensanta. como para no sudar
emilio_aragorn está conectado ahora   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 12:30   #154
Don solomillon
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Don solomillon
 
May 2011 | 1.114 Mens.

Un propulsor Alemán y un delantera Japonés

Sitio!
Don solomillon está desconectado   Responder Con Cita


Viejo 27-sep-2019, 12:30   #155
Juancarysuastra
Nova Invicta
 
Avatar de Juancarysuastra
 
Abr 2006 | 13.267 Mens.
Lugar: Bilbo-cántabro
Cita:
Originalmente Escrito por eduruni Ver Mensaje
Esperando al siguiente capítulo. Te leemos el Lunes. Buen finde!
Igualmente shur!

Originalmente escrito por CraCkNyu : "Mucha gente va a trabajar y cuando acaba va a la huelga"
Juancarysuastra está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 12:31   #156
Juancarysuastra
Nova Invicta
 
Avatar de Juancarysuastra
 
Abr 2006 | 13.267 Mens.
Lugar: Bilbo-cántabro
Cita:
Originalmente Escrito por txustopo Ver Mensaje
Nos lo has cortado en la mejor parte hijo de fruta jajajajaja
No lo he hecho adrede, no me guardo nada, todo lo que escribo lo publico. Los artistas necesitamos también fines de semana!

Originalmente escrito por CraCkNyu : "Mucha gente va a trabajar y cuando acaba va a la huelga"
Juancarysuastra está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 12:43   #157
lawanta
ForoCoches: Miembro
 
Oct 2015 | 5.121 Mens.
Acabará arruinado, divorciado, y suicidado debajo de un puente.
lawanta está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 13:00   #158
afripls
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de afripls
 
Ago 2019 | 122 Mens.
Intedezante
afripls está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 13:05   #159
dortmunder
God's gonna cut you down
 
Avatar de dortmunder
 
Ago 2008 | 7.986 Mens.
Lugar: Boston, MA.

Astra K 1.6t Dynamic 200cv

que mal va a acabar.

Hard row to hoe all by yourself
dortmunder está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 13:10   #160
hilarip
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de hilarip
 
Ene 2014 | 767 Mens.
Lugar: Madrid

kia carens

Pinta mal
hilarip está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 13:34   #161
iTor_Menta
Deprimente doctorado
 
Avatar de iTor_Menta
 
Nov 2017 | 1.000 Mens.
Lugar: Jaén

Citroen AX

Pinta interesante, me quedo por aquí para ver el desenlace, en el cual los millones suponen una desgracia, con familia dividida, peleas irreconciliables y deudas insalvables.

iTor_Menta está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 13:42   #162
B.Samaritano
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de B.Samaritano
 
Jun 2019 | 696 Mens.
Lugar: El otro lado

Enorme

Cita:
Originalmente Escrito por Juancarysuastra Ver Mensaje
Capítulo 1. El despertar.

Son las 07.00 en punto de la mañana de un anodino Miércoles de Enero, Enrique se levanta despacito mientras apaga torpemente la alarma-despertador de su Xiaomi. No desea despertar a su sirena, así que rápidamente su cerebro se pone en funcionamiento para ir pisando por los tablones "que no suenan" del maltrecho laminado sintético del Leroy Merlín con el que renovaron el suelo de los dormitorios de su zulito en el extrarradio. Hace ya casi dos años de la reforma y parece que, no se sabe bien si por la ínfima calidad del material, o por la dudosa habilidad del carpintero al colocar laminados y rodapiés, pero aquello no tira como debería.

Mientras desayunaba sus chokoflakes de marca blanca, contemplaba distraído las juntas de los azulejos de la vieja cocina. "Un buen repaso les hace falta" - Cavilaba mientras masticaba a ritmo constante. En realidad, más que un repaso, lo que les hacía falta era una renovación absoluta. Una reforma completa. El año que viene, quizás ; este año resultaba inviable económicamente hablando. Su segundo vástago acababa de empezar en el cole, con los gastos que eso conlleva, y aunque a su sirena le habían ampliado levemente la jornada, lo cierto es que tampoco tenían una capacidad de ahorro decente.

En estas estaba cuando le dio por mirar su reloj de pulsera - Un regalo de su fallecido padre, y con toda probabilidad, su posesión más valiosa después del destartalado piso a medio reformar, propiedad aún del banco hasta que pasasen los 28 años de hipoteca pendientes - , y se dio cuenta de que ya eran las 07.30 y aún estaba sin duchar.

Mientras accionaba el monomando de la ducha y el calentador de gas ciudad hacía su trabajo, Enrique se desnudaba a toda velocidad mientras arrojaba muda y pijama juntos al cesto de la ropa sucia. "Un par de jabonadas rápidas por pecho, espalda y zonas pudendas, y ya mañana me lavo la cabeza. Al fin y al cabo, tampoco es bueno el champú todos los días, que el pelo empieza a escasear y hay que cuidarlo" - Razonaba- .

Tras unos enérgicos secados rápidos con la vieja y rasposa toalla de baño que llevaba 7 años utilizando, se desliza una vez más a la habitación para vestirse. Por una rendija de la puerta contigua, observa fugazmente a sus dos hijos dormir plácida y profundamente. Su sirena duerme también. Mientras busca a tientas unos calzoncillos en el cajón de la mesilla, la contempla y piensa en la enorme suerte que tuvo al conocerla. Tras 15 años de relación, Noelia había demostrado ser una buena esposa y mejor madre. Es cierto que últimamente las cosas no habían ido demasiado bien entre ellos... Las estrecheces económicas, las rutinas, y ese factor desestabilizador en toda pareja que son los niños habían hecho mella en su antes perfecta relación.
"En fin, son cosas normales, a todo el mundo le pasan esas cosas" - meditaba - .

Ya vestido, sale de la habitación a tientas y se dirige al recibidor para coger las llaves del coche , pero antes echa un último vistazo al reloj-regalo . Las 07.45. "Joder, espero no pillar atasco, o será la segunda vez que llego tarde al trabajo en lo que va de mes" - Se decía a sí mismo mientras pulsaba repetidamente el botón de llamada del ascensor.

Tras bajar de un salto los tres escalones del rellano de su portal, inmediatamente localiza su vehículo aparcado en la calle. Se trata de un compacto generalista que adquirió hace años, cuando tenía otra vida.
Lo cierto es que hace ya mucho de aquello, pero aún recuerda el olor a nuevo cuando lo sacó del concesionario. Mientras acciona la llave de contacto, rememora la primera vez que condujo aquel su primer (Y único) coche , la suavidad del volante, la precisión de la palanca de cambios, la comodidad de los asientos.
13 años largos han pasado desde aquel día, y ninguna de aquellas sensaciones permanecen ya en su ahora viejo vehículo, pero el las tiene presentes. Tiene cariño a ese coche, y no piensa desprenderse de él, a pesar de las protestas de su sirena, quien indica (Acertadamente, todo hay que decirlo), que semejante coche se queda pequeño para una familia con dos niños.

Tras dejar atrás un par de semáforos en ámbar, llega al enlace para coger la autopista. No parece haber mucho tráfico, así que parece que Enrique no va a llegar tarde hoy, pese a haber apurado demasiado. Tras 10 minutos de conocidísimo trayecto, llega al parking de la empresa en la que trabaja, saluda sonriente a Pablo, el portero y encuentra sitio no muy lejos de uno de las entradas auxiliares a oficinas. Tras salir, se atusa levemente su ralo cabello y comienza a subir las escaleras.
Aún no sabe que ese es el último día que lo hará.

Capítulo 2. El shock.

Subido el último tramo de escaleras, ficha en el reloj electrónico mientras saluda a la simpática secretaria de producción, aquella misma que en la última cena de Navidad se había puesto a contarle su vida entre gin-tonic y gin-tonic. Que si se acababa de separar, que qué mal está el mercado, que todos los buenos están ya pillados....En fín, que era simpática. ¿O era algo más que simpática con él? La verdad es que Enrique siempre había sido una persona sociable, y aunque siempre se había llevado bien con las mujeres, tampoco nunca había sabido detectar la seducción, de hecho fue su mujer quien lo sedujo a él y no al contrario, como suele suceder.

Anonadado en estos banales pensamientos se cruzó con Míchel, uno de sus compañeros de departamento :
- Coño Kike! Tienes mala cara hoy! No te ha dejado dormir la mujer,eh? Quería candela? JAJAJAJAJA!
- No, pues he dormido bastante bien, la verdad. -"Puto gordo"- Maldecía en su interior.
- Pues espabílate ya, macho, que tienes al jefe esperándote.
- ¿Qué? ¿En serio?
- Sí,sí, lleva un ratito ahí enfrente de tu mesa y ha preguntado por ti.
- Bueno, pues te dejo entonces.

Enrique estaba ligeramente preocupado. Quitando aquella vez que llegó tarde hace 15 días - El despertador del Xiaomi había fallado, según le dijo el de la tienda por una actualización que había instalado - , no había tenido ningún problema con nadie, y había cumplido perfectamente con su trabajo, así que no sabía a qué podía deberse esa inesperada y amenazante visita.

Sintiendo que un escalofrío le recorría la parte baja de la nuca, abrió la puerta con marcos pintados de azul que daba acceso a su departamento y efectivamente, tal y como le había dicho Míchel, ahí estaba Julián, no su jefe de departamento, si no el director de área, un joven ambicioso y brillante que había alcanzado ese puesto de manera meteórica, pues no llevaba demasiado en la empresa.

- Buenos días Julián, me han dicho que me estabas esperando.
- Buenas Kike, sí, es que quería comentarte una cosa.
- Pues tú dirás.
- Verás, es que estamos inmersos en un proceso de reestructuración en la empresa, y van a haber algunos cambios.
- Ya.... - Enrique empezó a sudar profusamente, siempre le había pasado. Desde que era niño, ante cualquier situación de peligro o conflicto, sudaba como si el mismo Neptuno orinase por cada uno de sus poros. La situación olía mal. Reestructuración, cambios....Sentía que su futuro, su proyecto de familia, TODO estaba en serio peligro.
- Bueno, desde que accedí al cargo he detectado varias irregularidades, duplicidad de funciones, ineficiencia en los procesos. En definitiva, que he propuesto a la empresa que se trabaje más y mejor, y me han dado carta blanca para llevar a cabo lo que considere necesario para que esto mejore.
- Comprendo. -"Hijo de puta, me va a echar"
- Y aquí es donde entras tú.
- ¿Cómo? Creo que no te sigo.
- Como te digo, la empresa, y más en concreto tu departamento no es eficiente, por lo que nos hemos propuesto hacer cambios, y el primer paso que he dado en este sentido ha sido prescindir de Pedro, el actual jefe de facturación, el que hasta ahora era tu jefe directo.

Imperceptiblemente, Enrique suspiró de alivio. No le había tocado a él. Rápidamente se recompuso lo más dignamente que pudo. Su cerebro funcionaba a toda velocidad :

- Vaya, lo siento por él, pero... ¿esto quizás no habría sido mejor exponérselo a todo el departamento al completo? ¿Vas a hablar uno a uno con todos para decirnos esto?
- No,no, creo que no me estás entendiendo. No te estoy diciendo esto a un nivel meramente informativo. Te estoy diciendo esto a ti y solo a ti porque lo que quiero es que hagas lo que Pedro hacía hasta ahora. Bueno, mejor dicho, que NO hagas lo que Pedro hacía, que lo hagas mejor, jejeje.

Enrique de pronto empezó a sonreir como un idiota. Se sentía mal, porque Pedro había sido un buen jefe con él ; amable y comprensivo, siempre había tratado a los que estaban bajo su mando - Bajo su ala, como le gustaba decir a él - de una manera que se asemejaba más a un trato familiar que profesional.

Sin embargo ahora se le presentaba una gran oportunidad profesional, aumento de cargo, aumento de sueldo, más responsabilidad, más categoría....Y hace solo dos minutos pensaba que le iban a despedir!

- Bueno, pues no sé bien qué decir. Es un orgullo que hayas pensado en mí...
- Llevo meses analizando tu departamento, y hay muchas cosas por mejorar. Sabemos que eres un trabajador eficiente y confiemos en que tengas la firmeza de carácter para que estos - Señaló con el pulgar hacia atrás al resto de sus compañeros, que pululaban perezosamente entre las mesas a una distancia prudencial de ambos. - hagan lo que tengan que hacer, y el que no pueda hacerlo, ya sabes lo que hay que hacer.
- Claro, claro. - Enrique ya no razonaba, solo pensaba en su nuevo despacho, en su mesa, en la secretaria que tendría a su disposición, en el orgullo con que le miraría su mujer cuando se lo dijese.
- Bueno, pues nada, ya hablaremos mañana de las condiciones, por lo pronto ahora puedes instalarte ya donde estaba Pedro. Esta mesa - Indicó, dando unos leves golpecitos a su ajada y querida mesa - queda vacante por el momento.
- De acuerdo, gracias por todo Julián.
- A ti Enrique, nos vemos.

Kike, como le llamaban sus amigos y compañeros de oficina, se quedó con medio culo apoyado sobre su vieja mesa con la mirada perdida. Ahora estaba empezando a pensar con claridad. Lo que le habían ofrecido era una gran oportunidad, pero también había entendido que dicha oportunidad conllevaba una contraprestación, que no era otra que vigilar, controlar, e incluso despedir a su antiguos compañeros. A su "familia". Bueno, a su ex-familia en todo caso.
"Ellos habrían hecho lo mismo que yo" - Se autojustificó -.

Enrique se levantó por fin de la mesa, y empezó a cruzar miradas con sus compañeros. Todos le miraban con ansiedad, tratando de averiguar lo máximo posible sobre la conversación que acababa de tener lugar.
- ¿Qué te ha dicho, Kike? ¿Por qué no ha venido Pedro a trabajar? - Le preguntó Mari Carmen, una de las compañeras más antiguas.
- ¿No le habrán echado? - Sugirió Rafa, un chaval joven que había empezado de becario y acababa de conseguir entrar en plantilla hacía más bien poco.
- Que va hombre, ya sabéis que estaba mal del tarro, estará en el psiquiatra... - Bromeó Carlos, su mejor amigo en la oficina.
- Pues sí, algo de eso hay. - Dijo Enrique.
- ¿En serio? ¿Está en el psiquiatra?
- No, eso no. Pero le han echado, no va a volver.
- Vaya, pobre hombre, con lo buena gente que es.
- ¿Y quién va a ....? - Mari Carmen no acabó la pregunta, ella solita había deducido que la reciente conversación iba encaminada a ello.
- Vaya, enhorabuena Enrique - Dijo, con cierta acritud. Como era la más veterana, tenía esperanza de suceder a Pedro cuando se jubilase. Finalmente, ni Pedro se había jubilado, ni ella había sucedido a nadie.
- Joer macho, te ha tocado la lotería, la lotería!!! - Exclamó Carlos, que seguidamente le dio un fuerte y sincero abrazo.
- Gracias, gracias hombre.

Enrique fue recibiendo una por una todas las felicitaciones de sus compañeros. Agradecido y aliviado, les comentó que iba a instalarse en el despacho, y que ya mañana hablarían más del tema, que de momento tenía que organizarse. Fue la excusa perfecta para quedarse a solas. En cuanto cerró la puerta, bajó los estores del despacho, y cerró el quisquete de la puerta.

Necesitaba estar a solas, no le gustaban las alteraciones de su rutina, y aún tenía que pensar en cómo iba a organizar aquello. Intentaba pensar, pero no podía, estaba demasiado alterado. Su mente le decía que tenía que empezar a analizar quien o quienes eran prescindibles en el departamento, tal y como Julián le había sugerido, y cómo podía hacer para simplificar los procesos, aumentar los beneficios, y aligerar la masa salarial sin que ello conllevase una pérdida de eficiencia.

La verdad es que la mente se le iba continuamente a las felicitaciones y halagos que acaba de recibir por parte de sus compañeros. Sabía que algunas de ellas eran interesadas, pero le encantaba esa sensación. Simplemente, no podía evitarlo. Enrique quería ir más allá en su éxtasis y llamarle a su mujer para contárselo, de hecho por eso había echado el cerrojo a su nuevo despacho.
Miró una vez más el reloj de pulsera ; las 08.30. No merecía la pena llamarle a Noelia a estas horas, estaría estresada, dando de desayunar a Adrián y a Daniel, preparándoles para llevarlos al cole... Se tomaría unos momentos más de autocomplacencia, luego le llamaría a las 09.00 y finalmente se pondría a trabajar duramente en lo que le habían comentado.

Intentó distraerse haciendo algo útil, así que arrancó su equipo - Su nuevo equipo -. Mientras el PC bisbiseaba, Enrique rememoraba una vez más las felicitaciones. Pensó en Carlos. Instintivamente se le vino a la mente el momento en el que le abrazó y le dijo que le había tocado la lotería.
"Ya lo creo que sí", pensó .

En la pantalla de Windows introdujo su contraseña y usuario, el ordenador ya mostraba la página de inicio con el membrete corporativo. "Te ha tocado la lotería".
Hablando de lotería - pensó - tenía un par de filas para el Euromillones de ayer, voy a mirar a ver , aunque un cambio de vida al día ya es suficiente - Se dijo, jocoso - .

Entró en la web oficial mientras sacaba distraídamente el resguardo de su cartera. Mientras miraba los dos últimos números (las estrellas) la página cargaba. El 3 y el 6, qué curioso, era la edad de sus hijos, aunque no lo había hecho aposta, si no que había empleado una página web para sacar números de manera aleatoria.
Volvió a mirar la pantalla y vio que las dos estrellas eran el 3 y el 6. - Definitivamente hoy es un buen día , por lo menos la devolución o algo más ya me tocará -
Empezó a mirar alternativamente el resguardo y la pantalla del pc, y según iba mirando, sus ojos se iban agrandando cada vez más y más.

Las manos le temblaban, sudaba de nuevo a chorros, como cuando había hablado con Julián. No podía creer lo que estaba viendo.
Dejó el resguardo encima de la mesa y se levantó. Al momento sintió un fuerte mareo y se tuvo que volver a sentar, las manos y en menor medida el resto de su cuerpo, temblaban.

"A ver Enrique, vamos a centrarnos. Con tantas emociones a primera hora del día, ya no sabemos ni mirar cuatro números".

Los miró de nuevo de todas las maneras posibles. En primer lugar, fue enumerando cada uno de los números que tenía en el resguardo, cotejando cada uno de ellos con los que venían en la pantalla. Cada uno de ellos coincidía.
Probó a hacerlo al contrario ; enumeró los de la pantalla y comprobó - Como no podía ser de otra manera - , que los números eran iguales. Iguales!!!
Ya no cabía duda.
Comprobó que la fecha del sorteo era la correcta, y ambas coincidían, comprobó hasta si era la web de euromillones y no otra, todo coincidía, y no podía ser.

Fue bajando con dedos trémulos la ruedecilla del ratón hasta ver los listados de los participantes y apuestas ganadoras.
Y ahí salía en primer lugar las apuestas de 5+2. Un solo acertante, una cantidad astronómica.

Y entonces entró en shock.

Capítulo 3. La salida.

Los ojos se le salían de las órbitas, todo su cuerpo se estremecía, la cabeza le daba vueltas y nada le parecía real.
Nueve cifras (Once si contamos los céntimos) brillaban con luz titilante, y alrededor todo parecía oscuro, parecía como si nada más existiese.
La vista se emborronaba y debía tranquilizarse o le iba a dar un ataque de pánico. Consiguió enfocar y volvió a leer lo que ya había visto antes sin comprender :
5+2 : 1 Acertante = 109.628.326,55 €

Tenía cien millones de euros en la mano, y de pronto todo le parecía banal : Su inminente ascenso, sus compañeros, sus conversaciones…

Tenía que salir de allí, tenía que celebrarlo, tenía que contárselo a sus seres queridos, tenía que hacer tantas cosas que en ese momento no era capaz de hacer ninguna.
Estuvo al menos diez minutos inspirando hondo con los ojos cerrados cuando de pronto se puso a pensar en intrascendencias. Se le ocurrió de pronto que había sido un golpe de suerte que le hubiesen ascendido esa misma mañana, porque si le hubiese ocurrido esto en una oficina abierta atestada de gente, habría tenido que revelar el secreto.

Pensó incluso que debía agradecer que fuese hoy y no antes cuando le hubieran ascendido, porque si hubiese sido antes, probablemente no hubiese apostado y no sería multimillonario. Enrique llevaba una vida feliz pero sin lujos, y siempre pensaba que le faltaba algo más para ser feliz del todo ; con el ascenso se hubiese conformado.

Volvió a enfocar la vista en la pantalla y de pronto un pensamiento escalofriante se cruzó por su mente. ¿Y si se hubiese equivocado? Volvió a mirar por enésima vez los números y comprobó que no había error, pero la neurosis no desaparecía de su mente. ¿Y si por error hubiesen colgado mal los números? Un becario aburrido podía dar al traste todos los fabulosos planes que ya se iban bocetando en su mente.

De pronto miró el reloj, y vio que eran las 09.00. Le entró el agobio al pensar que no había llamado a Noelia, ni para contarle lo del ascenso ni para contarle….esto.
¿Y cómo se lo iba a contar? ¿Qué le iba a decir? ¿Le daría una sorpresa aparcando un ostentoso Ferrari enfrente del portal y tocaría la bocina para que ella lo viese?
- No, eso sería muy chabacano.

¿Compraría online unos billetes de avión a Bali y una reserva en un carísimo resort con masajes y todo incluido? Descartó la idea al momento.
Lo que le hacía falta era centrarse y calmarse, pensar con claridad. Si ni siquiera había cobrado el premio!
¿Y cómo iba a cobrar ese premio? ¿Iría a la sucursal del barrio y hablaría con Domingo, su asesor de toda la vida?

Descartó de pronto todas esas ideas y volvió a mirar el reloj. Las 09.15. Se le pasaba la mañana y no había hecho nada, ni productivo ni no-productivo. Bueno, sí, conseguir un ascenso y ganar cien millones de euros de nada. Sacó el Xiaomi de la bandolera y marcó el contacto de su mujer. En la pantalla refulgía la palabra “Sirena”.

El teléfono daba un tono tras otro y nadie contestaba. “¿Qué coño estará haciendo esta mujer? Los niños entran al cole a las 09.00, ya le debería haber dado tiempo de volver a casa. ¡Es muy importante lo que tenía que contarle! “
Al momento se le pasó su pequeño enfado. Pobre mujer, habrá ido a comprar el pan, o estará liada. Si casi nunca le llamo desde el trabajo ¿Cómo va ella a imaginar lo que le tengo que contar?

La mañana de Enrique era de contínuo sobresalto, y un sobresalto se llevó cuando escuchó unos leves toques en la puerta. Era Carlos :
-¿Enrique? ¿Estás bien, tio? Hemos oído unos ruidos raros ahí dentro….
Esta intromisión en su hilo de pensamientos le irritó sobremanera, así que contestó :
-Estoy perfectamente, entiendes que necesite un tiempo para organizar esto, ¿no? Ah! Y no me llames “tío”, ahora soy tu jefe.
-Vaya, lo siento, perdona ti…Perdona, Enrique.
-Haz algo útil y tráeme el periódico, anda.
-¿Qué?
-Que me traigas el periódico, coño!
-A mi no me hables así, ¿eh? ¿Me puedes explicar qué te pasa? A ver si es que este despacho conlleva un bono-bus para el psiquiatra o algo así.
-Como no me traigas el periódico en cinco minutos, estás despedido.
-Lo dicho, de psiquiatra. ¿Y qué periódico desea el señor? ¿El financial times o el puto Marca?
-Con el periódico local me vale, gracias. Y no molestes más hasta que no lo tengas. ¡Que no me moleste nadie!
-Este se ha vuelto gilipollas del todo, o igual ya lo era antes y no nos habíamos dado cuenta. – Escuchó Enrique tras la puerta-.

Volvió al hilo de sus pensamientos. Debía localizar inmediatamente a su mujer, y debía salir de allí ya. No aguantaba un minuto más a esa panda de pazguatos. De hecho no sabía como podía haberlos aguantado tantos años.
Volvió al pc, y entró en varias páginas de apuestas, en todas ellas venía la misma combinación que venía en la web oficial. Era un hecho, era multimillonario. Solo faltaba que aquel fantoche le trajese el periódico y ya tendría confirmación escrita del hecho, amén de la digital.

-Toc,Toc,Toc, Su periódico, milord.
-No estoy para chistes.
-Ya veo,ya. Cuando se te pase y eso me cuentas a ver qué te pasa.
-No tengo nada que contar, como te he dicho solo quiero que me dejéis solo.
-No me digas que te vas a hacer una gayola en el baño. La verdad es que no es para menos, pero relájate hombre.
-….
-Ya me voy, ya hablaremos.
-Adiós, Carlos.

En cuanto Carlos cerró la puerta, Enrique se abalanzó sobre la misma para echar trancarla de nuevo y recuperar “su espacio”. Acto seguido empezó a dar vueltas por el pequeño despacho como un simio enjaulado, no podía controlar su ansiedad. Miró el periódico que le había traído Carlos, pasando páginas como un lunático hasta encontrar el apartado de Loterías y Apuestas, y allí pudo cotejar por duodécima vez lo que ya sabía. Todo coincidía. Era Multimillonario.

En estas estaba cuando sonó su Xiaomi. Rápidamente lo cogió, y entre el temblor de manos y la velocidad de sus movimientos, a punto estuvo de colgar.
Era Noelia.
Miró durante dos tonos antes de pulsar el botón verde que le permitiría comunicarse con su esposa, suspiró hondo y contestó :

-¿Sí?
-¿Cómo que sí? Ya sabes que soy yo. ¿Qué ha pasado? ¿Por qué me has llamado? No habrá pasado nada malo ¿Verdad?
-No,no, tranquila.
-Entonces ¿Por qué me llamas a estas horas? Me he pegado un susto de muerte.
-Es que nos tenemos que ver, porque han pasado algunas cosas que te tengo que contar.
-¡Ay Dios! ¿Pero no me puedes decir YA qué ha pasado?
-Por poder, sí, pero creo que es mucho mejor decírtelo en persona y…
-¿No me irás a dejar, no?
-¿Qué? ¡No! ¿Por qué dices eso?
-¿Qué es si no algo así por lo que guardas tanto misterio y por lo que tienes que decírmelo en persona y a estas horas?
-No he dicho que tenga que ser a estas horas.
-Bueno, pues tú me dirás cuando, ya sabes que por la tarde trabajo y no nos vamos a ver prácticamente hasta llegada la noche.
-Hoy no vayas a trabajar
-¿Qué?
-Que no vayas a trabajar.
-¿Cómo que no vaya a trabajar? ¿Estás loco? ¿Qué quieres, que me despidan?
-Invéntate una excusa. Di que estás con un catarro atroz, o que se ha puesto malo uno de los niños y no tienes con quien dejarlo.
-En mi trabajo saben de sobra que cuando pasa eso los niños se quedan con mi madre o con la tuya, y no tengo ningún catarro ni nada parecido a un síntoma.
-Joder Noelia, ¿tan difícil es hacer lo que te pido por una vez?
-Madre mía, como anda el patio. Vale, les voy a llamar para decirles que tengo una fuerte jaqueca. Supongo que me dará tiempo a ir al ambulatorio antes para que me den un justificante de que he ido al médico para que me vea la migraña que no tengo.
-Eso es.
-Espero que sea para algo importante, porque como sea una chorrada de las tuyas…
-Es importante, te lo aseguro.
-Me tienes en ascuas…
-Ya lo sé, pero la espera merece la pena.
-Eso espero. Oye, y una cosa más ¿Por qué soy yo la que no tiene que ir a trabajar? ¿Por qué no eres tú el que te coges el día libre o el que se inventa una excusa? Al fin y al cabo eres TÚ el que tiene algo que contarme a mí y no al revés.
-Mira sirena, te he pedido que no vayas a trabajar porque yo ya he ido.
-¿Qué tontería es esa?
-Nada, yo ya me entiendo.
-…..
-Luego nos vemos y hablamos. Te quiero.
-Vale, hasta luego.

Enrique suspiró de alivio y satisfacción, por fin iba poco a poco cuadrando las cosas.
Se puso a pensar en lo que su mujer le había dicho ; ¿Por qué era ella la que tenía que inventarse excusas para eludir el trabajo mientras él permanecía allí? ¿Qué necesidad tenía de seguir en aquel triste despacho perdiendo el tiempo cuando podía estar en su humilde hogar dando saltos de alegría abrazado a su mujer, telefoneando a su madre y bebiendo el mejor “champán” del super?

De pronto le asaltó otra idea. ¿Cómo iba a encarar su salida del trabajo? ¿Cómo lo iba a justificar? Ya era difícilmente comprensible el marcharse hoy, el día de su ascenso. Pero el marcharse de la empresa después de más de diez años y habiendo alcanzado su cénit…. Nadie lo iba a entender. Nadie se iba a tragar que él, que siempre había mostrado su bienestar en la empresa de pronto dijese “Me voy a otro sitio”. Tampoco iba a colar una supuesta mejor oferta, él no tenía experiencia como jefe de departamento , y en ningún sitio le iban a contratar para ese puesto u otro algún mejor ni con mejores condiciones. ¿Qué iba a decir entonces?

Se quedó unos quince minutos meditando sobre este aspecto, y tomó una resolución.
Salió del despacho y se enfrentó a la mirada de sus compañeros. La mayoría le miraban con una mezcla de desprecio y temor, supongo que Carlos ya les habría ido con el cuento de lo de antes. ¡Menudo gilipollas! Y pensar que hasta hace nada lo tenía como amigo…

-Me voy – Dijo con voz inaudible-
-¿Qué? – Contestó Mari Carmen, con su voz chirriante.
-Que me voy – Dijo en un tono que intentó ser serio, pero que era más bien agudo e infantil-
-Ya te lo he preguntado antes, pero ¿Estás bien? – Dijo Carlos. En su mirada se veía preocupación sincera.
-Perfectamente, me ha salido un asunto y me he de marchar. No tengo que justificarme ante nadie.
-Nadie te ha pedido explicaciones, sólo te ha preguntado a ver si estás bien – Contestó Mari Carmen, con mirada retadora.
-Como si de verdad os importase.
-¿Qué? ¡Esto es intoler…!
-Que me voy, ya veré cuando puedo volver.

Y la oficina se quedó en silencio.

Capítulo 4. El encuentro.

Salió del edificio a paso ligero, arrancó su coche de manera mecánica, con aquella práctica de aquel que lo ha hecho mil veces. Estaba aparcado junto a otras dos centenas de coches en una enorme explanada a la intemperie, por lo que el viejo motor tardó en contestar más de la cuenta. Tras unos juramentos, parece que el pobre vehículo entendió la situación y arrancó.
Metió primera y salió velozmente, mientras abría la ventanilla para que se desempañaran las lunas, a la salida alzó el brazo para despedir a un estupefacto Pablo , que le devolvió vagamente el saludo, extrañado sin duda por lo inusual de la hora de salida.

En cuanto salió del recinto comenzó a temblar convulsivamente hasta el punto de tener que parar el vehículo por seguridad. Estaba en una zona de polígonos industriales y atisbó un bar. Salió descoordinadamente del coche y se dirigió a la barra.

-Póngame un whisky, por favor.
-Vale, ahora mismo. – Le dijo el camarero mientras le miraba con incredulidad. No eran aún las 10.30 aún.
-Y deme cambio para la máquina de tabaco, por favor.

Hacía seis años que Enrique no fumaba, pero la ansiedad extrema que había pasado aquella mañana le empujaron a tomar aquella decisión radical.
Salió ensimismado del triste bar de polígono y miró hacia los débiles rayos de sol de Invierno, que impregnaban el aire creando una atmósfera un tanto irreal, plagada de bancos de vapor y destellos fugaces. Whisky en mano y dando caladas ansiosas a un Marlboro, notó como el brebaje iba haciendo su efecto en el organismo. Se encontraba mejor y pensaba con claridad. Poco a poco iba dibujando en su mente los siguientes pasos que tendría que dar.
Estaba eufórico, pero aún así estaba preocupado. De pronto le asaltaban miedos insólitos e irreales. Miró en su cartera y allí estaba, primorosamente doblado el resguardo. Su pasaporte a una vida de ensueño.
Guardó la cartera, pagó con un billete de 20, y no esperó al cambio, se introdujo de nuevo en el coche, que esta vez sí arrancó sin problemas.

Condujo ensimismado por la autopista, llena ahora de vehículos, y consiguió llegar a su calle. No tuvo ningún problema de aparcamiento a aquellas horas, y lo dejó frente al portal.
Subió las escaleras en vez de en ascensor, ahora que era rico debía cuidarse y se proponía llevar una vida larga y plena junto a sus seres queridos.

Abrió la puerta de casa y se encontró a Noelia. Le miraba estupefacta :
-¿No me acabas de decir que me cogiese el día libre para que hablásemos esta tarde? ¿Qué haces aquí?
-¿Qué haces en ropa interior?
-Me estaba cambiando para ir al ambulatorio. ¿Recuerdas aquello de un intenso dolor de cabeza incapacitante?
-Ah,sí, perdona.
-Oye ¿Hueles a tabaco, o es cosa mía?
-Es cosa tuya, dame un beso.
-¡Y a Whisky! Enrique ¿Estás bien?
-Es la décima vez que me lo preguntan esta mañana. ¡Estoy mejor que nunca!
-Pues te comportas de un modo rarísimo. En fin, ¿Qué es eso tan importante que tenías que contarme?
-Pues mira, tengo una noticia buena y una buenísima.
-Empieza por la buenísima, que de momento está siendo un día muy raro, y me hace falta noticias buenísimas. – Dijo Noelia con tono sarcástico –
-Mejor empiezo sólo por la buena. – Contestó Enrique con una sonrisa de oreja a oreja -
-….
-Me han ascendido en la empresa.
-¿Sí? ¡Vaya, enhorabuena cariño! ¿Y como así?
-Pues ya ves, han echado a Pedro, y me han puesto a mí en su lugar.
-Pero me habías dicho que ibas a empezar por la buena. ¿Qué puede haber mejor que esto? ¡Es una noticia buenísima! ¿Te han dicho cuanto más te van a pagar? – Preguntó Noelia con vivo interés –
-No, aún no.
-Oye, pero a ver, un momento. ¿Te acaban de ascender y abandonas tu puesto de trabajo el mismo día? Si es por mí , podría haber esperado por la noche para que me dijeses esto, a ver si por venir a contármelo van a coger mal concepto de ti. Ahora tienes que andarte con mucho cuidado.
-Ahora no tengo que andarme ya con ningún cuidado.
-Oye bonito, que tienes el puesto de Pedro, no el de Consejero General de la Junta de Accionistas. Seguirás teniendo jefes, ¿no?
-Yo ya no tengo jefes, y tú tampoco.
-Me estás mosqueando ya, Enrique.
-Prepárate una tila o un té.
-No me apetece ahora.
-Prepáratela ya.
-Madre mía. Voy a la cocina.

Mientras Noelia iba a la cocina , Enrique sacó el Xiaomi, abrió la web con los resultados del sorteo y puso junto a la pantalla encendida , primorosamente desdoblado y estirado, el resguardo ganador.
Cuando ella volvió y se encontró ambos objetos sobre la mesa, miró con curiosidad a Enrique antes de esbozar una tímida sonrisa :

-¿Qué es esto?
-La noticia buenísima

Noelia le miró más extrañada aún, mientras se acercaba a mirar la pantalla. Sintió una gran corazonada de lo que aquello podía significar y miró con una divertida sonrisa a Enrique. Acto seguido comenzó a mirar alternativamente los números de la pantalla y del resguardo, y su sonrisa se fue ensanchando más y más :

-¿Pero lo has comprobado bien?
-Sí
-Y el sorteo es el de ayer y …
-Que sí.
-¿Y cuanto nos ha…? Había bote, ¿no?
-Baja la pantalla del móvil, son los 5+2

Noelia lo hizo, y acto seguido cogió la taza de tila, que aún abrasaba, para llevárselo de golpe a la garganta. Tras unos segundos de silencio, se quitó la bata que tapaba su ropa interior y le dijo a Enrique :

-Esto hay que celebrarlo. Y por todo lo alto.

Capítulo 5. Reunión familiar.

Después de la inesperada y poco habitual ración de sexo matutino, Enrique pensaba cada vez con más claridad. No sabía si había sido el whisky, el cigarro o el contacto con el cuerpo de su mujer, pero ya se sentía más que capacitado para tomar de nuevo las riendas de su nueva vida.

Mientras fumaban en la cama – Noelia había protestado al principio, para, seguidamente, pedirle también ella un cigarro - , la pareja soñaba despierta. Hablaban de los planes de futuro, de las cosas que se comprarían, de cómo se lo dirían a la familia y a sus allegados.

Noelia era más remisa a comunicárselo a tanta gente , por lo menos hasta dentro de un tiempo, quería evaluar la situación y ver cómo afectaba semejante oleada de dinero a sus vidas. Enrique por el contrario, optaba por la idea de que no tenían nada de lo que avergonzarse ni ocultarse, y si bien es cierto que en principio no quería que en su trabajo se enterasen, cada vez le iba importando todo menos. Era millonario y los demás tendrían que asumirlo, les gustase o no.
Mientras se vestían, continuaban hablando, esta vez de cómo abordarían el tema de la salida laboral. Ambos habían padecido lo suficiente como para no tener ningún apego a sus empleos, y puesto que era obvio que el dinero que acababan de conseguir no lo iban a ganar en mil años trabajando, no veían ninguna necesidad de continuar en ellos.

-Noe ¿vas a ir al ambulatorio al final?
-No creo, me duele la cabeza de verdad, pero yo creo que es de la emoción. Por lo del trabajo les voy a llamar ahora mismo para decirles que me ha salido otra cosa, y que ya pasaré a firmar el finiquito. Y eso si paso.

Noelia tenía una “suerte” que él no tenía. Su empleo era mucho más precario que el suyo. Años y años aguantando a una jefa tiránica y ególatra a la que tenía continuamente pegada al culo, literalmente además, pues el espacio que había en la trastienda de la farmacia en la que hasta ahora Noelia trabajaba apenas daba para que dos personas se movieran con soltura. Su sueldo era exiguo, y continuamente le andaban cambiando turnos, contratos y porcentajes de jornada. Ni la misma Úrsula – Así se llamaba la empleadora de Noelia – dudaría un segundo de la veracidad de la chica cuando le contase que había encontrado algo mejor, o más estable, o mejor pagado.

Él no lo tenía tan fácil, ya lo había hecho mal saliendo espantado de su puesto, aunque es verdad que era fácilmente justificable dado lo inusual de su ascenso, cualquiera podría haber entendido que se encontrase indispuesto , o simplemente que hubiera sentido vértigo por su nueva situación. Quien quizás no lo encontrase tan comprensible era su valedor en la empresa, el joven Julián, que esperaba de él un tiburón que se comiese a sus antiguos compañeros, con tal de seguir las premisas de la empresa.
Pero ¿Qué le importaba a él lo que Julián pensase? Antes le admiraba : Un joven con un traje impecable y una educación exquisita que había llegado a lo más alto a base de esfuerzo y de pasar por encima de todos. Era todo lo que él no era. Sin embargo, ahora no veía más que a un joven siervo de otros más poderosos que él que tenía que lidiar todos los días con situaciones desagradables a cambio de ganar ¿Cuánto? ¿Tres mil, cuatro mil, diez mil euros al mes? Eso lo iba a poder gastar él todos los días y sin hacerle la pelota a nadie, ni comerse los problemas propios y ajenos.

Aún con todo, tenía que dar alguna explicación convincente, porque si alguno de sus compañeros ataba cabos y se enteraba de que había dejado el trabajo de un día para otro nada menos que al día siguiente de ser ascendido, que había caído el premio gordo en la localidad donde él vive y le suma su extraño comportamiento aquella mañana, es obvio que iba a llegar a la conclusión de que había sido agraciado con ese premio.

Eso iba a conllevar muchos problemas, podían chantajearlo a cambio de su silencio, podían simplemente por ignorancia o por pura estulticia dar datos a terceras personas y que se acabase filtrándose a la prensa, acabando con su privacidad y puede que hasta con su seguridad.
La verdad es que no sabía cómo iba a hacerlo.
Mientras rumiaba algunas ideas peregrinas, Noelia le interrumpió abruptamente :

-¿Y cuanto le vamos a dar a la familia?
-¿Eh? Pues no sé, no lo había pensado.

Y es cierto, ni siquiera había reparado en ello. Todos sus planes económicos los había fundamentado en él y en sus esposa, no sólo no había pensado en sus suegros y cuñados, es que ni siquiera había reparado en su madre y su hermano.

-Yo creo que un 20% para cada parte de la familia estaría bien.
-¿Cómo? ¿Un 20% para cada miembro de la familia? ¡Eso suma más de un 100%!
-No,bobo. Un 20% para mi familia, y un 20% para la tuya.
-¿No es mucho, Noe? Estamos hablando de mucho dinero.
-Bueno, en tu caso solo tienes a tu madre y a tu hermano, pero yo tengo a mis dos padres, a mi hermana y a mi hermano.

Sus hermanos. Menudos eran sus hermanos.

La hermana mayor de Noelia se llamaba Briseida, y toda su vida había estado dando tumbos : divorciada dos veces, con tres hijos de otras tantas relaciones, y otros tres más que tendría de no haber interrumpido el proceso. Actualmente se encontraba desempleada y vivía (que no educaba) con sus tres hijos. Aunque rondaba los cuarenta, era todavía una mujer atractiva, aunque todo el encanto físico se desvanecía como por ensalmo cuando abría la boca para soltar una estupidez tras otra.

El hermano pequeño, Iván, era un caso aún más perdido. Sobrepasada la treintena no había cotizado un solo día a la seguridad social, vivía de pequeñas chapuzas aquí y allá, y – Enrique sospechaba – de algún que otro trapicheo.

Una joya de familia de la que sólo se salvaban los padres de ella. Mónica, su suegra, era una mujer elegante a su manera y bonachona, su único punto débil era el excesivo amor que profesaba a sus tres hijos, que le hacían ver las cosas desde un punto de vista distorsionado. Por ejemplo, si Iván se metía en una pelea y acababa en el calabozo, era culpa de sus malas amistades, y si Briseida se quedaba embarazada otra vez, y no sabía quién era el padre, era sin duda porque tendría algo que celebrar y a lo mejor se había “pasado un poco con la bebida”.

Ramón, su suegro, era un hombre tosco y vulgar. Había trabajado toda su vida de encofrador y había sido un padre duro e inflexible, como contrapunto a su mujer. A su manera, él también quería a sus tres hijos, y por eso se disgustaba tanto con las decisiones y actitudes del pequeño y la mayor. Y quizás por eso se alegró tanto cuando se enteró que su hija mediana se iba a casar con él. Siempre había apreciado a Enrique y siempre le había respetado.

Sin embargo, el aprecio que sentía por sus suegros se avinagraba cuando pensaba en sus cuñados, y eso le hacía renuente a desembolsar una cantidad tan grande a esos desgraciados. Por otra parte, es verdad que quería ayudar a su familia, especialmente a su madre, que no había levantado cabeza desde que enviudó.

Su hermano pequeño, Mario, era un buen chaval aunque nunca había tenido mucha suerte en la vida, y por ello aún vivía en el hogar materno. Sin duda con esta lluvia de millones les iba a poder ayudar a todos.

-Bueno, no sé, igual es un poco pronto para hablar de ello, creo que tendríamos que mirarlo con más calma, asesorarnos….
-Vale, pero creo que se lo podríamos decir esta misma tarde, quedar todos juntos y celebrarlo.
-No sé si tengo muchas ganas, ha sido un día muy intenso y eso que aún no es ni mediodía.
-Venga Enrique, estas cosas hay que moverlas rápido, ir al banco, organizarlo con la familia….
-Yo insisto en que primero deberíamos asesorarnos. Imagínate que vamos ahí todos como pardillos y nos engañan.
-¿Quiénes nos van a engañar?
-Yo que sé, los del banco, es muy goloso hasta para un director de sucursal.
-Pero qué chorradas dices, cariño
-No sé, estoy muy nervioso aún.
-Voy a llamar a mis padres.

Tras una opípara comida en una elegante marisquería del centro, donde se habían gastado casi una cuarta parte de su capital ahorrado, Enrique y Noelia se dirigieron al colegio a recoger a sus hijos. Poco después, y tras contemplar como jugaban brevemente en el parque infantil situado junto al centro escolar, se dirigieron a casa.

Mientras Enrique jugaba al Scalextric con sus hijos, Noelia preparaba unos canapés caseros para toda la familia. Los habían citado a las 20.00 para “una sorpresa”.
Poco a poco los invitados fueron llegando y tras los saludos y conversaciones de rigor, poco a poco se fueron todos ubicando en torno a la mesa de centro del salón. Unos permanecían de pie y otros sentados, pues todos no cabían en el pequeño sofá del salón.

Cuando les dieron la noticia, el salón estalló en vítores, aplausos y cánticos.
Si lo que querían era discreción, desde luego no lo habían conseguido. Cualquier vecino que estuviese atento a las conversaciones podría haber deducido lo que allí se cocía.



CONTINUARÁ.







1. Enhorabuena y me alegro de que te haya tocado, aunque sé que hablas en tercera persona con un nombre ficticio para no exponerte. Haces bien.



2. Gracias por narrar tus sentimientos y los hechos que se fueron dando. Sinceramente, mejor esto que conceder una entrevista a un periódico digital y que distorsione tu visión de lo sucedido, o entren en preguntas típicas, estúpidas o amarillismo.


3. En mi opinión fue un gran error dejarte llevar por tu mujer en cuanto a contar algo así a la familia, y un error más grave fue repartir un 20% a cada familia. Lo primero es poner ese dinero a salvo y buscar una rentabilidad, después reparte lo que estimes oportuno, pero si comienzas a "quemar" 15 millones por aquí, y 15 millones por allá, eso solo puede acabar en tragedia; Con el tiempo se van a fundir todo y te pedirán más.


4. Actualiza.
B.Samaritano está desconectado   Responder Con Cita


Viejo 27-sep-2019, 13:43   #163
[M]™
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de [M]™
 
Ago 2018 | 500 Mens.
Quédome por aquí
[M]™ está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 13:56   #164
Xcudero
Lobo lejos de casa
 
Avatar de Xcudero
 
Ene 2014 | 6.812 Mens.
Lugar: De aquí
Si me tocase a mí (por ejemplo esta noche) no diría nada a absolutamente nadie hasta que el dinero estuviese en mis cuentas bancarias.

Esta historia no pinta nada bien.
Xcudero está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 14:00   #165
Setrakian
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Setrakian
 
Sep 2014 | 4.754 Mens.

Macan

Me espero al bluray, aunque me lo he leído entero.
Setrakian está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 14:02   #166
facepalm88
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de facepalm88
 
Feb 2014 | 3.648 Mens.
jaja, intuyo como va a acabar.



Mi fórmula para cuánto dar a la familia (única y exclusivamente padres y hermanos):

Pagaría hipotecas y, aparte, calcularía por persona: 2000€*14 pagas*(años que le quedan de vida aprox en el mejor de los casos+10)





A los amigos más cercanos (2 o 3) organizaría un viaje con todos los gastos pagados y me inventaría algo de que me ha tocado en un sorteo.
facepalm88 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 14:20   #167
Xuaxe
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Xuaxe
 
Abr 2017 | 68 Mens.
Sitio para siguiente entrega
Xuaxe está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 14:22   #168
Hanin
Narcisista empedernido
 
Avatar de Hanin
 
Abr 2009 | 14.518 Mens.

Uno caro

No hay dibujitos?

Made for fuck
Hanin está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 15:14   #169
nervius60
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de nervius60
 
Ene 2012 | 622 Mens.
Lugar: madrid

renault laguna

Pff pillo sitio, transmites bien por que lo he leído y me pongo nerviosillo como si me hubiera tocado a mi.
Sigue así
nervius60 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 15:14   #170
Kooler
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Kooler
 
Jul 2018 | 4.503 Mens.
Y encima ahora se presenta a las elecciones.
Kooler está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 15:35   #171
Thio
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Thio
 
Oct 2018 | 1.385 Mens.
Capítulo 4 flojo

Capítulo 5 se nota la prisa por escribirlo

Tomate tu tiempo que empezaste bien
Thio está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 15:41   #172
BornHaber
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de BornHaber
 
Ene 2019 | 64 Mens.

Multipla

Sitio
BornHaber está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 15:45   #173
TheJoker.
ForoCoches: Miembro
 
Nov 2017 | 2.362 Mens.
hija puta la Noe! un 20% para su familia, así por todo el morro jajajajaja TDS es TDS.
TheJoker. está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 17:53   #174
Trigun86
C.R.E.A.M.
 
Avatar de Trigun86
 
Feb 2006 | 849 Mens.
Lugar: Sur

Mercedes Benz 300D & Focus 2 2.0i Kit Ms desing!

Buen finde! Descansa y prepara el rapto de skyler, digo de Noelia!

Todo esto era campo
Trigun86 está conectado ahora   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 17:55   #175
Krycektir
Saltador de loconejos
 
Avatar de Krycektir
 
Oct 2017 | 3.916 Mens.
Sitio
Krycektir está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 18:06   #176
efede7
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de efede7
 
Dic 2017 | 303 Mens.
Lugar: Madrid

Suzuki GS500

Cita:
Originalmente Escrito por TheJoker. Ver Mensaje
hija puta la Noe! un 20% para su familia, así por todo el morro jajajajaja TDS es TDS.
TDS TDS TDS A TOMAR POR CULO EL %

Jajajaja pillo sitio en ruina por culpa de la familia
efede7 está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 18:11   #177
.Holanduzo.
Ago 2008 | 5.423 men.
 
Avatar de .Holanduzo.
 
May 2016 | 4.110 Mens.
Lugar: Málaga

Ferrari Testarossa, Scarab 38Kv

Joder, a mí me toca eso y desaparezco para todo el mundo, y todo el mundo es TODO EL MUNDO, familia incluida, que se jodan, que sólo están para dar problemas.
.Holanduzo. está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 18:31   #178
Drunk Barbaria
Usuario Premium
 
Avatar de Drunk Barbaria
 
Dic 2016 | 10.898 Mens.
Lugar: Puertohurraco
Me esta molando mucho shur. Me mola como escribes.
Drunk Barbaria está conectado ahora   Responder Con Cita
Viejo 27-sep-2019, 23:43   #179
Barbos
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Barbos
 
Feb 2019 | 187 Mens.
Lugar: Murcia

Un cepo

No me esperaba semejante obra en forocarros 2019. Mis felicitaciones, sigue así que nos tienes ansiosos.
Barbos está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 28-sep-2019, 08:11   #180
lazitoszizur
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de lazitoszizur
 
May 2007 | 2.889 Mens.

seat 131

Buen relato. A ver que tal le va a Enrique.
Hasta el lunes!!!

si vienen los malos...zapatilla y fuera!!!
lazitoszizur está desconectado   Responder Con Cita


Respuesta

Regresar   Inicio | ForoCoches > Zona General > General
Herramientas


 [ VERSIÓN MÓVIL ]
Info Legal | Privacidad | Cookies | Notificaciones | Normas de uso | Publicidad | Updates | Stats | Ayuda | Invitaciones | Contacto