En Link World Network S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web. También utilizamos cookies de Trugaze y Google Adsense para la gestión de espacios publicitarios. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies.
 
INICIO FORO
Regresar   ForoCoches > Zona General > General


  Organo Hammond  
Respuesta

 
Herramientas
Viejo 19-abr-2004, 20:35   #1
Jimi Hendrix
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Jimi Hendrix
 
Ago 2003 | 1.420 Mens.
Organo Hammond

Laurens Hammond: el hombre y la empresa
Laurens Hammond nació en Evanston (Illinois) en 1895. La familia se estableció en Europa en 1898 tras la temprana muerte de su padre. Su talento técnico (no tenía ninguna habilidad musical destacable) se manifiesta pronto: a los 14 años idea una transmisión automática para automóviles y poco después un novedoso barómetro. Regresa a los Estados Unidos para estudiar ingeniería mecánica y eléctrica, graduándose en 1916. Entra a trabajar en la industria del motor de Detroit por un breve tiempo hasta establecerse con su propio laboratorio. En 1922 desarrolla un sistema de visión tridimensional para el cine que simplificado se quedaría en las conocidas gafas de cristales rojo y verde. En 1926 comercializa un convertidor de corriente alterna a corriente continua para radios. Su más fructífero desarrollo en esta época es un motor síncrono a 60 ciclos (aunque ya en 1895 se había inventado en Alemania un motor de esta clase que hacía que un reloj de pared se mantuviera en hora funcionando en fase con la corriente alterna de la red eléctrica). En 1928 funda la compañía Hammond Clock dedicada a la fabricación de relojes de pared y sobremesa. En 1932 la empresa amplía su gama de productos con un curioso artilugio barajador automático de cartas. Al año siguiente Hammond inicia el desarrollo de un órgano eléctrico basándose en su anterior motor síncrono. Los objetivos eran claros: conseguir un órgano eléctrico barato, pequeño y que imitase fielmente el sonido de los órganos de tubos. Los trámites de concesión de patente se inician en enero de 1934 y la patente se concede en abril del mismo año. Estados Unidos atraviesa una fuerte depresión económica y la promesa de creación de empleo al empezar inmediatamente la producción del órgano acelera los lentos trámites de la patente. El gran inventor Henry Ford se interesa por el novedoso invento y encarga varios aparatos incluso antes de iniciarse la producción. En 1935 se produce el primer órgano Hammond, el modelo A. Como medida de promoción se realizan demostraciones en directo del órgano a músicos y organistas clásicos (el gran George Gershwin adquirió uno de los primeros aparatos fabricados), emisoras de radio, iglesias, salas de patinaje, restaurantes, etc. Desde el principio se hizo hincapié en la fabricación de órganos resistentes, duraderos y que necesitasen escaso mantenimiento. En este sentido el órgano Hammond es todo un ejemplo de lo que se conoce como "sobreingeniería" (overengineering).
La publicidad inicial hace hincapié en la faceta de imitación de los órganos de tubos. Así se afirma que el órgano Hammond "requiere una técnica de órgano de tubos" y que "permite tocar todo el repertorio musical de órgano clásico". Lo que es más llamativo: "permite escuchar tonos nunca oidos antes en un instrumento musical". En 1937 hay problemas jurídicos: los fabricantes de órganos de tubos (sector en crisis porque la introducción del cine sonoro amenazaba de muerte a los órganos de teatro) demandan a Hammond por publicidad engañosa. Desean que el nuevo invento no pueda comercializarse bajo la denominación "órgano". Una audición ante expertos comparando un gran órgano de tubos con un órgano Hammond establece que no es fácil diferenciar entre los sonidos producidos por ambos aparatos. En 1938 el dictado de la Federal Trade Commission es concluyente: Hammond puede llamar a su invento "órgano" pero debe moderar la agresividad de su publicidad.

El negocio de los órganos tiene éxito y salva de una problemática situación económica a la compañía que en 1937 adopta el nuevo nombre Hammond Instrument. En la Segunda Guerra Mundial la Marina USA adquiere un elevado número de órganos Hammond para su uso en barcos y capillas de bases navales en todo el mundo. Durante esos años la compañía participa en el esfuerzo bélico diseñando sistemas de control de vuelo. En 1953 se vuelve a cambiar de nombre, esta vez al definitivo Hammond Organ. Dos años más tarde Laurens Hammond abandona la presidencia de la compañía, si bien su retiro definitivo no se produce hasta 1960. Su muerte se produce en 1973, lo que le evita contemplar como pocos años más tarde su compañía emtra a formar parte de una industria corporativa (The Marmon Group of Companies). En plena vorágine de los sintetizadores, Hammond desaparece prácticamente del mercado. En 1985 la compañía es vendida a Noel Crabble, el distribuidor australiano de Hammond quien tres años más tarde la vende a la empresa japonesa Suzuki. Importantes inversiones permiten relanzar la marca apoyándose de nuevos modelos que incorporan nuevas tecnologías aunque manteniendo en todo momento el popular "sonido Hammond" como queda claro en el lema publicitario "el sonido que es a menudo imitado, pero nunca duplicado".


La política comercial de Hammond
Laurens Hammond desarrolló su invento como un sustituto barato de los órganos de tubos con el objetivo comercial de vender órganos a las numerosas iglesias en todo el país que no podían hacer frente a la adquisición de un costoso órgano de tubos. Sin embargo tampoco desdeñó la utilización del órgano como amenizador de programas radiofónicos, ceremonias deportivas en campos de beísbol o rugby, salas de patinaje, etc, aunque nunca se mostró muy conforme con el uso que empezó a darse a su invención en la música popular. Hay que decir que, como imitador de órganos de tubos, a la larga el órgano Hammond se reveló como un fracaso. Tras la Segunda Guerra Mundial Hammond se introdujo en el mercado doméstico para lo que diseñó una completa gama de modelos más pequeños y limitados (spinets o espinetas) con altavoz incorporado (self contained). La idea era ofrecer modelos para públicos con diferente nivel económico y habilidad musical. La orientación hacia el emergente mercado hogareño se completó con formación básica gratuita a los compradores, clubes de usuarios, comercialización de partituras con adaptaciones de temas populares, demostraciones en centros comerciales, etc. En lo que respecta al mercado profesional Hammond ignoró totalmente el rock, el jazz, el soul y el r&b a pesar de la popularidad del instrumento en estos estilos musicales. La publicidad es especialmente anodina: familias felices (siempre personas blancas y guapetonas) dispuestas alrededor del órgano en su casa, en la iglesia o en un auditorio; nunca la menor mención a clubes de jazz o grupos de rock. Como prueba veamos un fragmento referido al clásico modelo B-3 procedente de un catálogo de Hammond de 1969: "Aparte del hogar, es ampliamente usado en escuelas, restaurantes, emisoras de radio y televisión y en orquestas". Aunque tímidamente, en la segunda mitad de la década de los 60 se impone la realidad comercial y Hammond empieza a dirigirse al mercado específico de los teclistas de jazz y rock, el cual dominaba prácticamente en exclusividad sin que hubiera hecho nada por su parte.

Elementos del órgano Hammond
A continuación describimos las características más relevantes presentes en la mayor parte de los órganos Hammond y responsables principales de su sonido. Se supone un conocimiento básico de tecnología musical y de física del sonido.

El generador de tonos es la parte más importante de un órgano eléctrico pues constituye la fuente de todos los sonidos que puede emitir el aparato. El empleado en los órganos Hammond clásicos está formado por un conjunto de 91 ruedas fónicas (tone wheels) metálicas cuyos bordes presentan un número variable de muescas (2, 4, 8, 16, 32, 64, 128 ó 192). Cada rueda gira a una determinada velocidad de rotación entre 12 posibles. El número de muescas y la velocidad de rotación determina la frecuencia de una señal senoidal inducida a través de un campo magnético mediante un bobinado enrollado sobre un imán. A mayor número de muescas, mayor frecuencia de la señal producida. No se utiliza ningún método de división de frecuencias. El sistema es electromecánico y está soportado por un motor síncrono de corriente alterna que hace girar todas las ruedas a la vez por lo que el órgano no es desanifable al menos en notas individuales. Para arrancar el motor del generador de tonos es necesario un motor auxiliar. El procedimiento de encendido del órgano requiere primero arrancar este motor auxiliar y luego el principal. Este método de generación de sonidos es el principal responsable de la belleza y pureza tonales que caracterizan al sonido Hammond, a costa de una gran circuitería y elevado peso.

Las drawbars o barras de armónicos constituyen un mecanismo manual de síntesis aditiva de sonidos permitiendo realizar cambios tonales en tiempo real y otorgando una gran posibilidad de dinámica musical al sonido del órgano. Existen dos conjuntos de nueve drawbars para el teclado superior, otros dos conjuntos para el inferior y dos barras para los pedales. En cada momento solo puede haber un conjunto de drawbars activo en un teclado.

Cada drawbar está asociada a una frecuencia: la del armónico fundamental, el 2:, 3:, 4:, 5:, 6: ó 8: armónicos, la mitad de la fundamental y la mitad de la del 3er armónico. Las cuatro barras asociadas a frecuencias potencias de dos de la fundamental son de color blanco, marrones las tres asociadas a los otros múltiplos enteros y negras las dos restantes. Algunas veces las barras están etiquetadas con un número y un apóstrofe, referencias a la tecnología de los órganos de tubos y que no es más que la representación en pies de la altura del sonido: longitud aproximada de un tubo abierto que da dicho sonido. La frecuencia de las notas disminuye cuando aumenta el número de pies.

Las barras se desplazan en incrementos discretos hacia el organista cuando se tira de ellas. Este desplazamiento está graduado en nueve posibilidades que indican la fuerza o presencia de esa frecuencia en el timbre del sonido generado (0 ninguna, 8 máxima) para (irrealísticamente) todas las notas del teclado correspondiente, lo que abre un elevado número de posibilidades para la imitación de tonos (alrededor de 253 millones de tonos diferentes). La expresión "pulling out the stops" se refiere a una disposición de las drawbars con todas ellas activadas en su máximo grado, lo que se denota 88888888. Es el sonido más potente que puede ser generado por el órgano. Como curiosidad la forma superior del tirador de las barras es redondeada en los órganos Hammond más antiguos mientras que en los más modernos es lisa. Las barras de armónicos suponen quizás la contribución musical más importante del órgano Hammond hasta el punto que son de inclusión obligatoria en los órganos de otros fabricantes destinados a competir comercialmente con los modelos de Hammond.

Presets para cada teclado. Se trata de teclas en color inverso dispuestas inmediatamente a la izquierda de las normales. En cada teclado solo puede haber una tecla de preset activada: al pulsar una de ellas se libera la que estuviera ya pulsada. Sirven para seleccionar entre uno de los dos juegos de drawbars de cada teclado y almacenar determinadas combinaciones de valores de los drawbars a modo de registros fijos a priori no modificables pues están internamente fijadas mediante soldadura.

La percusión en el órgano Hammond clásico se caracteriza por dos intensidades (normal/soft), dos posibilidades (fast/slow) de extinción o caída (decay), poder incorporarse en dos distintas alturas de sonido (segundo y tercer armónicos, siendo esta última la elección más común en órgano de jazz o rock), no ser sensible a la velocidad de pulsación de las teclas y por ser del tipo conocido como simple: se manifiesta solo si al pulsar una tecla no existe otra ya pulsada. La percusión solo funciona en el teclado superior y en un determinado preset.

Vibrato (variación periódica de la frecuencia de los sonidos) activable o desactivable para cada teclado y de tres fases, presente aisladamente (V1, V2, V3) o con chorus (C1, C2, C3). El tipo C3 es el más utilizado en jazz o rock.

Click de las teclas. La conmutación mecánica de señales realizada por el teclado causa siempre en menor o mayor medida un chasquido característico, en principio indeseable, pero que con el tiempo se ha reconocido como otro más de los elementos característicos del sonido Hammond hasta el punto en que hoy día es emulado en los órganos con conmutación electrónica de señales.


Modelos de órganos Hammond
Aunque en su amplia historia Hammond ha comercializado un elevado número de modelos de órgano (más de 200) es posible estudiar a muy grandes rasgos sus características debido a su agrupación en series comerciales, término que denota a un número variable de modelos de órgano diferenciados únicamente por su aspecto físico. Las series se identifican mediante una letra mayúscula y un número. Las diferentes presentaciones externas (muebles) con que se comercializaban los órganos de la serie se denotan mediante números parecidos. Por ejemplo, la serie L-100 abarcaba 8 modelos (L-101, 102, 103, 111, 112, 122, 133 y 143). Si se añadían una serie de mejoras significativas a la serie básica, se comercializaba una nueva subserie con número mayor que la anterior. Por ejemplo: T-100, T-200, etc. En lo que sigue nos referiremos a los modelos de importancia, medida ésta en cuando a éxito comercial y utilización en grabaciones. Tres son los principales rasgos distintivos de la producción de órganos Hammond:
(1) Tipo de generación de tonos (electromecánica o puramente electrónica). La generación electromecánica de tonos a partir de ruedas fónicas es el rasgo más apreciado y particular y se utilizó desde el primer modelo en 1935 hasta 1974, fecha en que se fabricaron los últimos B-3.

(2) Necesidad de amplificación y altavoces externos. Para facilitar la entrada del órgano Hammond en los hogares se comercializaron modelos con amplificador y altavoces incorporados en la parte inferior del mueble del órgano tras una rejilla de tela. A estos órganos se les denominó autocontenidos (self containded).

(3) Prestaciones. Hammond comercializaba cuatro grandes líneas básicas de productos:


Concierto/iglesia (concert/churh). Aparatos de grandes prestaciones y aspecto superior específicamente pensados para su utilización en iglesias y música clásica. Su característica externa más distintiva es una completa pedalera de 32 notas de forma cóncava. Ya en 1937 Hammond comercializó un modelo de este tipo (E) debido a las quejas y peticiones de los organistas clásicos, a los que con el tiempo seguiría la serie RT y sobre todo el gigantesco G-100.

Consolas. Destinados inicialmente al uso profesional genérico y después también al segmento superior del mercado hogareño. Sus principales rasgos externos son dos teclados de 5 octavas (61 teclas) dispuestos "sin pisarse", juegos completos de drawbars, teclas de preset en color inverso y pedalera plana de 25 notas. Suponen la línea principal de órganos Hammond y en la que iban apareciendo por primera vez los sucesivos desarrollos y avances tecnológicos, como son la introducción en 1946 del vibrato y su posterior perfeccionamiento en 1949 o la percusión en 1955 que acabaría siendo un elemento vital del órgano de jazz. A grandes rasgos este tipo de órganos Hammond pueden clasificarse en:

Serie A. Modelos iniciales A y AB (1935).

Serie B. La más duradera: se inició a finales de los años 30 y duró hasta 1955. Caracterizada por la introducción del chorus para emular más fielmente el órgano de iglesia y posteriormente del vibrato. Los modelos que la componen son BC, BV, BCV, B-2 y B-3. Un modelo especial fue el B-A, un raro especímen de la música mecánica que era capaz de reproducir automáticamente rollos musicales como las pianolas. Externamente las series A y B comparten el hecho de no tener parte inferior del mueble propiamente dicho, sino que todo el aparato descansa sobre cuatro patas. Esto es muy apreciado por los buenos organistas pues así el público puede observar el movimiento de los pies sobre los pedales. Sin duda el modelo estrella de esta serie es el legendario B-3 (1955), el primero en incluir percusión. Estuvo en producción 20 años y es con diferencia el órgano Hammond más común y utilizado, aún en nuestros días. Cuando alguien se refiere a un "órgano Hammond", implícitamente se trata de un B-3. Durante mucho tiempo el B-3 apareció referido en los catálogos como "Hammond home organ".

Serie C. Serie paralela y en todo igual a la B, excepto que para facilitar el uso de estos órganos en entornos formales como las iglesias se comercializaban con un completo mueble de madera. El C-3 es pues una réplica exacta de un B-3. Por alguna razón el C-3 fue mucho más popular en Europa que el B-3 (posiblemente por política comercial de los concesionarios) y es el órgano Hammond típico del rock progresivo. Usualmente aparecía referido en los catálogos como "Hammond church organ".

Serie A-100 (1960). Se trata de una línea de modelos autocontenidos internamente iguales al C-3 o B-3. Hasta entonces todos los órganos Hammond necesitaban un tone cabinet externo o un altavoz rotatorio Leslie.

Serie E (1965) con modelos básicos E-100, E-200 y E-300. Versión de bajo costo de los modelos A-100 con un conjunto reducido de drawbars y sin teclas de preset. Son importantes porque por primera vez el generador de tonos era de autoarranque y porque se introducían en las consolas los tradicionales selectores de registros en forma de pestañas o tablets que se incorporarían en todas las sucesivas series.

Serie H-100 (1965). Se trata de órganos autocontenidos con mejoras respecto al clásico modelo B-3 al que pretendía sustituir en el mercado, lo que no consiguió.

Serie X (modelos X-66 y X-77). El X-66 (1967) era un avanzado (y muy caro) órgano de aspecto futurista apoyado sobre dos pedestales con una generación de tonos solo parcialmente a cargo de ruedas fónicas y con multitud de características que lo hicieron muy atractivo en ciertos estilos de música popular. El X-77 (1968) era más o menos un H-100 con una estética colorista y atractiva, pero no autocontenido. Gozó de una fuerte campaña de lanzamiento, nuevamente planteada como modelo sustituto del B-3.

Espinetas (spinets). Organos autocontenidos pensados como iniciación musical. Se caracterizan por dos teclados de 3 octavas y media (44 teclas) con el inferior desplazado a la izquierda, el teclado superior levemente montado sobre el inferior, borde frontal de las teclas no cuadrado sino inclinado, pedalera incorporada abarcando una octava y un único juego de drawbars para cada teclado. Este tipo de órganos se empezó a comercializar en la primera mitad de los años 50 (serie M) siendo el M-3 el modelo más común y utilizado en grabaciones. A principios de la década siguiente se introdujeron las series L-100 y su versión de lujo M-100; alcanzaron un gran éxito y fueron muy comunes en grupos de rock. Ya casi en los 70 se sustituyeron por la serie T (modelo básico T-100).

Órganos caseros. Aparatos de bajas prestaciones, con un solo teclado, sin drawbars, autocontenidos, muy baratos, con facilidades de acompañamiento y destinados al gran público sin conocimientos musicales como entretenimiento y primera toma de contacto con la música. Su comercialización se inició en los primeros años 50 con la serie S o chord organ y continuaría hasta mediados de los 70 con modelos como F-100 y Piper.

(4) Portabilidad. El excesivo peso de los órganos (unos 200 Kgs. para las consolas y 100 para las espinetas) siempre ha supuesto una gran molestia en el trabajo diario de los músicos, caracterizado por una gran movilidad física. Como solución muchos cortaban cuidadosamente el mueble en dos partes que se transportaban por separado mediante asas o bien encargaban a un especialista el reempaquetamiento completo de toda la circuitería del aparato en una carcasa más compacta, ligera y pequeña. Hammond se percató de la necesidad de los teclistas de rock de órganos menos pesados y más pequeños (para que pudieran coexistir con facilidad en un mismo escenario con otros teclados). Los modelos portátiles más usuales, comúnmente de apariencia moderna, son el Porta-B (una especie de L-100 portátil) y la transistorizada serie B-200 y sucesivos denominados genéricamente "órganos de combo".

Todos los modelos de los años 70 eran completamente transistorizados con cada vez mayor presencia de electrónica integrada lo que aumentaba el rango de prestaciones (acompañamiento rítmico, arpegiadores, indicadores, etc). Se comercializaron numerosos modelos (Aurora, Concorde, Monarch, Romance, Regent, Maverick, Everette, etc), algunos de ellos muy pesados y con estética moderna aunque un tanto aparatosa.

En la actualidad, Hammond-Suzuki comercializa más de una docena de modelos: desde órganos de iglesia a otros de diseño ultramoderno pero es la serie XB la reina del catálogo. El objetivo es reproducir el clásico sonido Hammond mediante tecnología de muestreo incorporando MIDI completo y simulación de Leslie. El modelo principal es el XB-3, una réplica digital del B-3 con su misma estética. Modelos de un solo teclado son el XB-2 y el reciente XB-1.


El Leslie
Componente fundamental del sonido Hammond y responsable de buena parte de su belleza tonal y poder emocional es el denominado "altavoz rotatorio Leslie" o leslie a secas. Don Leslie era un técnico de Los Angeles (California) que en 1937 adquirió uno de los primeros órganos Hammond esperando que sonaría como un órgano de tubos y experimentó una gran desilusión cuando comprobó la pobreza del sonido en habitaciones pequeñas y de no muy buena acústica. Pensó que esto era debido en gran parte a la ausencia de un cambio constante en la posición de la fuente sonora para crear movimiento (característica intrínseca a los órganos de tubos) y eliminar así el efecto de posición rígida y fija. La solución satisfactoria ideada consistió en disponer altavoces estáticos pero cuyo sonido fuera dirigido por elementos rotatorios. Básicamente, las componentes de sonido de baja frecuencia o bajos (hasta 800 Hz) se emiten por un altavoz montado sobre un difusor giratorio o rotor en forma de tambor, mientras que las componentes de alta frecuencia o agudos se dirigen a un montaje de dos trompetas o bocinas giratorias (solo es activa una, la otra sirve únicamente como equilibrio mecánico). El dispositivo podía estar inactivo (stop) o bien en rotación (trémolo o fast) a unas 360 revoluciones por minuto. A partir de 1963 se añadió una segunda velocidad (chorale o slow) de unas 40 RPM.
Los efectos que origina la rotación sobre el sonido son bastante complejos y difíciles de comprender adecuadamente: variación de amplitud de la onda sonora (trémolo), modulación en frecuencia (vibrato) debido al efecto Doppler y modulación de fase. El patrón de reflexión del sonido en las paredes es más complejo que el de una fuente de sonido fija.

Tras varios años de experimentación y desarrollos preliminares, el primer prototipo estuvo finalizado en 1940. Don Leslie se lo ofreció a la propia empresa Hammond la cual desdeñó la oferta así que a finales de 1940 Leslie creó su propia compañía Electro Music y empezó a vender su invento bajo el nombre Vibratone; a los pocos años adoptaría como denominación su propio apellido: había nacido el leslie. Éste gozó de una entusiasta aceptación por parte de los organistas y el éxito fue imparable. En 1965 Don Leslie vendió su empresa a CBS Musical Instruments quien a su vez la vendería a Hammond en 1980. En la actualidad Hammond-Suzuki sigue fabricando el leslie.

El número de modelos de leslie comercializados es muy elevado (más de un centenar repartidos en varias series básicas destinadas a públicos diferentes) con una gran variedad de características y modificaciones:
- Cambio estético: desde los preciosos muebles de madera hasta los leslies con recubrimiento de vinilo negro protector.
- Cambio tecnológico: sustitución tardía de las válvulas por transistores a finales de los 60, abandono de los antiguos altavoces electromagnéticos, uso de entradas balanceadas para reducir problemas de ruido e incorporación de varios canales adicionales de sonido adicionales, principalmente.
- Se comercializaron modelos que incorporaban un reverb de muelles con el propósito fallido de simular el efecto "big room" de la acústica de un gran auditorio, catedral, etc.
- Aumento de la potencia (usualmente unos meros 40 W) a petición de los organistas de rock en la serie Pro-Line cuyo modelo más exitoso fue el 760 muy común en los grupos de rock de los 70.
- Se comercializaron modelos en los que el altavoz era en sí mismo rotatorio.
- Incluso se llegaron a comercializar modelos de gama baja con un vibrato electrónico en lugar de rotores o con un solo altavoz para todo el rango de frecuencias.

Hay dos aspectos del leslie que siempre se mantuvieron constantes: su alto precio y su gran peso. Los modelos 122 y 147 fueron los más exitosos. Hay que tener presente que el leslie no se diseñó como un altavoz de alta fidelidad sino más bien como un dispositivo de modificación del sonido para proporcionar ciertas características propias de los órganos de tubos: el lema publicitario que acompañó al lanzamiento comercial del leslie fue significativamente "Pipe Voice of the Electric Organ". El inventor escogió a propósito altavoces no muy eficientes y que ofrecían determinadas respuestas en frecuencia con el objetivo de enmascarar ciertas características indeseables del órgano Hammond.

El rápido éxito del leslie no gustó en absoluto a Laurens Hammond quien impuso en su compañía una política de hostilidad hacia el aparato, que no era compartida por buena parte de su personal y que se hacía patente en la prohibición impuesta a los distribuidores de órganos Hammond en lo relativo a la venta de leslies. Hammond acusaba al leslie de hacer sonar a su órgano de una forma distinta a la que él pensaba que era la correcta. Desde luego tenía la razón; el leslie es un ejemplo magnífico de invento cuya utilización real discurre por cauces muy lejanos de los originalmente pensados. En palabras de Don: "Los músicos adoptaron conjuntamente el Hammond y el Leslie y lo usaron para crear un tipo de música totalmente diferente, no relacionada en ninguna forma a cómo se toca un órgano de tubos". El enfrentamiento de Hammond con Electro Music resultó muy provechoso publicitariamente para esta última; no duraría siempre y a partir de 1966 se desarrollaron varios proyectos conjuntos como la incorporación de fábrica del leslie a algunos nuevos modelos de Hammond. En general los modelos de leslie no se diseñaban especialmente para una u otra marca de órganos, con la notable excepción del modelo 122, sino que se facilitaba su conexión con uno u otro fabricante y modelo de órgano mediante una completa gama de kits. El leslie redefinió de tal manera el sonido del órgano en la música popular que la mayor parte de fabricantes de órganos eléctricos se vieron obligados a posibilitar su uso de una u otra forma ante la demanda de los usuarios.

En la realidad los organistas suelen utilizar dos leslies como forma de potenciar su faceta de creador de la sensación de movimiento y de múltiples fuentes sonoras. En el rock no son muy raras combinaciones de cuatro o incluso más leslies (que se lo pregunten a Keith Emerson con sus apilaciones de hasta doce leslies). En el escenario se suelen dejar las trompetillas a la vista del público y es fácilmente perceptible su parada y cambio de velocidades.

En los años 60 surgió un interés por parte de los no organistas en la utilización del leslie y todo tipo de instrumentos, sobre todo guitarra eléctrica pero también piano, armónica, mellotron y otros muchos fueron sometidos a sus efectos. El ejemplo típico es la guitarra de Eric Clapton en el tema de los Beatles "While My Guitar Gently Sweeps" incluido en el álbum blanco.


Los inicios del órgano de jazz
"Wild" Bill Davis. Con sus grabaciones en 1949 en el modesto sello Okeh introdujo el órgano Hammond en el jazz. Su estilo tenía todos los rasgos del incipiente R&B, haciendo largos crescendos de acordes y dando gran énfasis al pedal de volumen. Alejado o incapaz de virtuosismos estilísticos su música despide un swing irresistible; no se perciben influencias bop en su obra. Consumado compositor y arreglista, Davis reflejó una fuerte influencia de big band, intercambiando constantemente entre diferentes partes del arreglo, como lo hacen los saxos y los metales: "quería sonar como una big band. Esa ha sido mi concepción del órgano desde el principio". Esta explotación de las capacidades orquestales del órgano eléctrico constituye su principal legado estilístico, así como el haber sido el primero en emplear el trío órgano, batería (Chris Columbus) y guitarra (Floyd Smith). Su producción discográfica en sellos como Epic, Imperial, Everest y RCA es numerosa. En los 60 colaboró con el saxofonista Johnny Hodges en una serie de excelentes álbumes para Verve. Se trasladó a Europa, convirtiéndose en una figura habitual de los festivales de jazz y grabando en el sello francés Black & Blue entre otros.
En su momento la crítica especializada recibió con indiferencia el nuevo sonido. Cuando más y más músicos empezaron a adoptarlo abundaron las malas opiniones y no sin razón, pues muchos organistas incompetentes se limitaban a extraer de su aparato un eléctrico, pesado y estruendoso sonido.

Milt Buckner. En los años 40 había obtenido una considerable experiencia como arreglista y desarrollado una original técnica pianística conocida como "locked hands" (acordes paralelos). Adoptó el órgano en 1952 en un estilo un poco menos orquestal que el de "Wild" Bill Davis y con gusto por las baladas. Su escasa estatura le impedía tocar los pedales del órgano. No fue un artista prolífico en grabaciones; sus discos para Capitol y Argo reflejan su concepción desenfadada y alegre del órgano, plena de swing. En 1967 se ubicó en Europa donde permanecería hasta su muerte 10 años más tarde. En este periodo grabó abundantemente para el sello francés Black & Blue tanto a su nombre como colaborando con otros artistas (como el saxofonista Illinois Jacquet); en algunos de estos discos podemos oirle gruñir y tararear mientras toca. Fue un asiduo de los festivales de jazz y sus apariciones en el entonces recién nacido festival de jazz de San Sebastián le ganaron una gran popularidad y aprecio entre los aficionados españoles.

Bill Doggett. Amigo, discípulo y directo seguidor de la faceta mas R&B de "Wild" Bill Davis. El éxito de unas grabaciones de Ella Fitzgerald de 1951 en las que él tocaba el órgano lo decidió a formar su propio grupo activo no solo en el circuito de clubes de jazz sino principalmente teatros, salas de baile y otras ubicaciones populares de la música negra. Durante los 50 grabó prolíficamente para la discográfica King y luego en menor medida para Warner Bros y Columbia. Dogget no era un virtuoso y acusa menor influencia del estilo big band. Su producción discográfica es de visión comercial R&B orientada hacia baladas y sencillos temas de baile.

Otros organistas pre-Smith fueron Doc Bagby, Marlowe Morris, Luis Rivera y Doug Duke, todos ellos directos seguidores de "Wild" Bill Davis.


Los grandes organistas de jazz
A continuación reseñamos brevemente la vida y obras de los artistas que han desarrollado una prolongada carrera musical en el órgano de jazz desde mediada la década de los 50. Entre todos aportan varios centenares de álbumes que literalmente han definido el estilo e influenciado decisivamente a los otros organistas de jazz y al órgano de rock.
Jimmy Smith. Cambió el piano por el órgano en 1953 siguiendo la estela de "Wild" Bill Davis. Su primer trabajo fue en el combo R&B de Don Gardner. Una intensa reclusión de más de seis meses alumbró al mundo el nuevo órgano de jazz, caracterizado fundamentalmente por la adaptación al órgano de líneas musicales propias de instrumentos como el saxo y la trompeta. Rápidamente fue contratado por Blue Note donde grabó unos 30 LPs hasta 1963; todos ellos son recomendables y muestran a un artista en pleno vigor en la cima de sus posibilidades. En 1956-57 grabó abundante material en directo que fue publicado en varios álbumes. Jimmy Smith explotó concienzudamente los formatos clásicos del combo de jazz con órgano: trío con batería (Donald Bailey) y guitarra (Thornel Schwartz, Eddie McFadden, Kenny Burrell) o cuarteto añadiendo un saxofonista (Stanley Turrentine). En 1963, en pleno auge del órgano de jazz, cambió al sello Verve donde publicó dos docenas de álbumes en los siguientes diez años. En muchos de estos álbumes es acompañado por la big band de jazz de Oliver Nelson. Su trabajo de esta época es fundamentalmente comercial lo que le acarreó las iras de la crítica pero le hizo una celebridad. Su popularidad tanto en Estados Unidos como en Europa (actuó con cierta frecuencia en Inglaterra y Francia) era inmensa y su influencia universalmente reconocida. Afrontó la decadencia del órgano de jazz con valentía, grabando donde pudiera y autoproduciéndose en su propio sello Mojo ante el respeto un tanto "guasón" de la crítica. Consiguió grabar durante los 70 y primeros 80 de forma continuada. Sigue plenamente activo en la actualidad. Respaldado por su enorme producción discográfica su personalidad tiene algunas sombras oscuras: desprecios a otros músicos, insultos al público y gran megalomanía. Opina que la mayor parte de organistas no hicieron más que copiar y aprender de él y no se recata de declararlo en público añadiendo todo tipo de adjetivos poco elegantes en su particular jerga ling|ística.

Shirley Scott. Empezó a tocar el órgano en 1957 y desarrolló su carrera en el sello Prestige (unas dos docenas de discos) inicialmente como parte del grupo del saxofonista Eddie "Lockjaw" Davis y luego en solitario. Su estilo es sustancialmente distinto al de Jimmy Smith; mucho más comedido y alejado de virtuosismos. Participó en buena parte de las grabaciones de Stanley Turrentine para Blue Note. En 1964 pasa al sello Impulse donde registra una decena de álbumes, algunos de ellos en un contexto big band. Posteriormente pasa a Atlantic, en los primeros años 70 a Cadet y luego a Muse. Actualmente se dedica a la enseñanza. Fue la primera mujer reconocida como organista de jazz; a los pocos años Gloria Coleman y Trudy Pitts siguieron su ejemplo.

Jack McDuff. Enormemente influido por Jimmy Smith fue el organista más prolífico de Prestige (lo que ya es decir) con más de 30 grabaciones, a su nombre y acompañando a diversos artistas. Caracterizado por una técnica más pianística y un sonido menos agresivo que el de Smith, es un consumado arreglista y maestro de los pedales. Gusta de tocar con saxofonistas (Willis Jackson, Sonny Stitt, Gene Ammons) sin desdeñar los tríos con guitarra (fue el descubridor de George Benson) y grabó con big band conducida por Benny Golson. Tan intensa explotación comercial de su considerable talento ocasiona el que algunos de estos discos sean un tanto rutinarios y faltos de inspiración. A partir de 1966 grabó para Atlantic, Blue Note y Cadet ya en los 70. Muy activo en los 80 y 90 grabó abundantemente en multitud de sellos americanos y europeos, muchas veces en desafortunados contextos y compañías, ya convertido en una leyenda viviente. No todo el enorme volumen de su producción discográfica es de primera calidad, sobre todo en los últimos años.

Johnny "Hammond" Smith. En 1959 empezó a grabar abundantemente para New Jazz y Riverside revelando intensas dotes hard-bop y un gran talento como compositor. Pronto lo encontramos en Prestige donde permaneció hasta 1970 y registró unos 20 LPs con excesiva orientación comercial. Su trabajo durante 1971-73 para Kudu tiende hacia el funk. Abandonó el órgano en sus grabaciones y fracasó al dar el salto hacia la fusión comercial con lamentables incursiones en música pseudo-disco. No regresó a la escena hasta 1990 aunque sus problemas de salud le impidieron participar activamente en el renacer del órgano de jazz.

Jimmy McGriff. Lideró su propio combo de órgano desde 1960 con una orientación R&B. En 1962 obtuvo un gran éxito con el instrumental "I Got A Woman" en el sello Sue, lo que le llevó a grabar varios álbumes en la misma línea que ejercieron una gran influencia en los jóvenes que empezaban a adoptar el órgano Hammond en Inglaterra. En 1966-69 se muestra muy prolífico en Solid State con grabaciones no siempre convincentes. Pasa a Blue Note y adopta un estilo funkoide. En los 70 es uno de los pilares fundamentales de Groove Merchant donde progresivamente incorpora todo tipo de teclados a sus grabaciones. Siempre muy prolífico graba para Milestone y otros sellos en la siguiente década y hasta la actualidad, a menudo tocando un XB-3 y acompañado por el saxofonista Hank Crawford. McGriff se define a sí mismo como un organista de blues (discutible) y no de jazz.

Lou Bennett. Fallecido en 1997, a él le debemos la introducción del órgano de jazz en Europa. Con un estilo inicial cercano al de Jimmy Smith, abandonó los Estados Unidos en 1960 y se estableció en Francia donde causó sensación. Todas sus grabaciones son excelentes, aunque un tanto escasas y muy dispersas en diversos sellos europeos. Es quizás el primer músico de jazz importante en visitar regularmente España, donde Barcelona ha constituido largo tiempo su base de operaciones. Su exilio europeo ocasionó su desconocimiento en Estados Unidos; le honra el que nunca ha respondido a las pullas e insultos que periódicamente le dirigía Jimmy Smith. Poseedor de una excelente técnica de pedales, desarrolló un estilo un tanto inspirado en el gospel y con indudables influencias clásicas. Fue igualmente un innovador en el aspecto puramente técnico del aparato: dominaba la electrónica y construyó a finales de los 70 un nuevo órgano al cual denominó "Bennett Machine". En los últimos años de su carrera midificó los pedales y utilizó un moderno modelo XB-2.

Don Patterson. Con un estilo muy pianístico, es quizás el organista con mayor influencia bop. Durante los años 60 participó en más de 20 grabaciones para Prestige bien en solitario o acompañando a saxofonistas como Eddie "Lockjaw" Davis, Sonny Stitt o Booker Ervin. Sus interacciones órgano/saxo tenor a menudo se acercan a lo maníaco y constituyen excelentes muestras de la translación del hard bop al órgano. No alcanzó un gran éxito y se mantuvo alejado de la comercialidad (dentro de lo posible en Prestige). En los 70 grabaría ocasionalmente para Muse.

John Patton. Después de Jimmy Smith es el más señalado miembro de la plantilla de organistas de Blue Note. Empezó acompañando a partir de 1961 a artistas del sello como Lou Donaldson y Grant Green en sus grabaciones. Pronto empezó a registrar álbumes en solitario acompañándose de un saxo tenor. Estos discos ejercieron gran influencia en la primeriza escena organística inglesa. En sus siguientes grabaciones incorporó infructuosamente tanto elementos experimentales como comerciales funk con una concepción minimalista; la falta de éxito motivó que algunas hayan permanecido inéditas. Tras una breve estancia en Muse se retiró en los 70 y quedó prácticamente olvidado. Regresó en esta década convertido en todo un clásico.

Richard "Groove" Holmes. Directo seguidor de Jimmy Smith en cuanto a las posibilidades del trío órgano, batería y guitarra, inició su carrera con un puñado de excelentes trabajos en Pacific Jazz (1961-63). En 1965 había fichado por Prestige y entró de lleno en una prolífica dinámica comercial, con material a menudo poco convincente y una técnica inferior a sus posibilidades. Su éxito comercial fue considerable. A finales de la década pasó rápidamente por Blue Note y recaló en Groove Merchant, Flying Dutchman y Muse. Holmes experimentó con diferentes texturas: probó pasar su instrumento a través de pedales y otros efectos, grabó con modelos inusuales como el X-77 y el Concorde y flirteó con sintetizadores, en esfuerzos que lamentablemente parecían poco más que trucos publicitarios

Larry Young. Uno de los raros organistas que se iniciaron en ese instrumento sin pasar antes por el piano. Empezó a grabar muy joven en 1960 para New Jazz en el estilo de Jimmy Smith. Rápidamente abandonó la sonoridad basada en el blues y el bop para recorrer los conceptos más libres de un Coltrane. En 1964 empieza a grabar para Blue Note muchas veces acompañando al guitarrista Grant Green pero es en sus grabaciones en solitario en las que Young insufla el último aliento del órgano como una fuerza radicalmente creativa en el jazz. Discos como Unity (1965) son celebrados como una nueva visión del órgano a cualquier nivel. Young adoptó el nombre musulmán de Khalid Yasin. Experimentaba la música como un medio de profundización espiritual; gustaba de tocar iluminado con candelabros y con el Corán sobre la consola del órgano y a menudo lo hacía a volúmenes muy suaves. Su técnica era soberbia, tocaba con gran facilidad y originalidad los pedales y su toque era más ligero que el de los otros organistas. La absoluta falta de respuesta por parte del mercado le llevó a exploraciones musicales con artistas más conocidos de probadas cualidades emocionales, como el baterista Tony Williams en su banda de fusión Lifetime. Toco y grabó con John McLaughlin, Carlos Santana y Jimi Hendrix. Su amplificación del órgano con grandes altavoces Marshall fue muy imitada posteriormente por los organistas de rock. Por pura necesidad económica grabó un par de embarazosos álbumes comerciales. Su muerte en 1978 a la temprana edad de 37 años robó a un gran músico que ha permanecido como figura de culto y que ha influenciado profundamente a muchos organistas actuales como Dan Wall, Jeff Palmer y John Medeski.

Lonnie Smith. Empezó a hacerse un nombre en 1966-7 en sus grabaciones con George Benson en las que revelaba un agudo sentido para el acompañamiento. Rápidamente fue requerido por Lou Donaldson para sus grabaciones en Blue Note. Sus dos primeras grabaciones para este sello son prometedoras. Pero su llegada coincide con la decadencia del órgano, así que Smith se ve obligado a continuar con grabaciones de índole funk. A partir de 1971 apenas graba. Adopta la fe islámica, se coloca un turbante y tantea con la fusión e incluso con la música disco. A mediados de los 80 reaparece, registra prolíficamente en diversos sellos (no todo material de primera calidad), gira incesantemente y alcanza gran popularidad en Japón. Es cuando en realidad alcanza la condición de artista consagrado al órgano. Ha actuado numerosas veces en España con el guitarrista valenciano Ximo Tebar.

Charles Earland. Contactó con el órgano de la mano de Jimmy McGriff en cuyo grupo tocaba el saxo. Cambió de instrumento en 1963, fue requerido por Lou Donaldson en 1969 y ese mismo año se introduce en Prestige. Earland es conocido por sus creativos arreglos para trompeta y tenor, en ocasiones completados con trombón. Compuso bandas sonoras, exploró raras sonoridades y es un consumado creador de ambientes tensos en sus grabaciones, mediante una técnica a la que él denomina "walking around the drone" (paseando alrededor del pedal). Esto implica hacer una nota o acorde pedal con la mano izquierda, mientras que el pie izquierdo hace una línea de bajo y la mano derecha hace solos o repite el motivo rítmico. El pionero en usar esta técnica fue Jimmy Smith pero fue Earland quien la perfeccionó. Frecuentemente remarcaba su efecto aumentando gradualmente la presión sobre el pedal de volumen. Es sin duda alguna el mejor organista de inspiración funk y todo su trabajo en Prestige (una docena de álbumes) es valioso. Grabó algunos álbumes despreciables antes de regresar brillantemente al órgano en 1977 en Muse. Se retiró en el período 1983-88. Felizmente hoy está activo y en plenas facultades.


Otros organistas de jazz
En los años 60 fueron numerosos los artistas que probaron fortuna con el órgano. Hubo de todo: quienes desarrollaron una carrera digna con un número razonable de grabaciones en sellos importantes; pianistas que intentaron dar el salto (y se estrellaron); organistas que llegaron a grabar algún disco en solitario en una pequeña discográfica; otros que tocaron el órgano en grabaciones ajenas sin llegar nunca a registrar bajo su propio nombre, y por último aquellos que nunca llegaron a grabar.
Al primer grupo pertenecen organistas como Charles Kynard quien tenía un sonido más grueso que la mayoría de organistas post-Smith, así como un remarcable sentido a la hora de construir solos para conseguir febriles clímax. Grabó siempre material excelente: a principios de la década para Pacific Jazz, luego para Prestige y en los primeros 70 para Mainstream. Otros organistas en este grupo (citamos únicamente las discográficas para las que grabaron) son Sonny Phillips (Prestige, Muse), Freddie Roach (Blue Note, Prestige), Trudy Pitts (Prestige), "Baby Face" Willette (Blue Note, Argo) y Hank Marr (King). Otros desarrollaron su trabajo a partir de finales de la década: Reuben Wilson (Blue Note), Leon Spencer (Prestige), Bobby Watley en el grupo Funk Inc. (Prestige) y Ronnie Foster (Blue Note).

Entre quienes llegaron a grabar esporádicamente con su propio nombre podemos citar a Paul Bryant (Pacific Jazz, Fantasy), Henry Cain, Jackie Ivory, Genghis Kyle, Sir Charles Thompson, Merl Saunders, Billy Hawks, Little "Richie" Varola, Jack Wilson, Marlowe Morris, Sam Lazar (Argo), Gene Ludwig, Carl Banks, Floyd Cramer, Willie Bovain, Sarah McLawler, Ron Feuer, Paul Griffin y Lloyd Mayers. Dentro de este grupo destacan Greg Hatza (el mejor organista blanco de la época) y Les Strand (Fantasy). Este último fue un oscuro músico puro de bebop pleno de originalidad y que goza del honor de ser el único organista con cuya música Jimmy Smith dice disfrutar y al que se refiere como "el Art Tatum del órgano".

Organistas en sesiones de grabación ajenas fueron Billy Gardner, Mel Rhyne en grabaciones del guitarrista Wes Montgomery para Riverside, Eddie Buster, Dayton Selby, Mickey Tucker, Butch Cornell, Carl Wilson, Bert Kendrix, Charles Boston, Milt Harris, Stan Hunter, Gerald Wiggins, Ken Prince, Kossie Gardner, Bobby Blevins, Jimmy Foster, Albert Dayley, Dave Grusin, Austin Mitchell, Ralph Smith, Eddie Baccus, Jimmy Brown, Jimmy Caravan, Sampson Horton, Floyd Morris, Phil Porter, Tyrone Parsons, Terrell Prude, Roger Ram Ramirez y otros muchos. Entre los músicos de sesión hay que destacar a los teclistas Richard Tee y Ernest Hayes, presentes en decenas de grabaciones de todo tipo de artistas.

Son legión los organistas que en modestos grupos actuaron por toda la geografía de los EE.UU., las más de las veces en un contexto local o regional que o bien no grabaron nunca o únicamente como músicos de sesión para modestos sellos de soul y R&B.

Aún surgirían abundantes organistas en los últimos años 60 y primeros 70: Charlie Palmieri, Bill Mason, Bobby Forrester, Caesar Frazier, Artie Kane, Clifford Coulter, Bobby Knowles, Don Pullen, Bu Pleasant, Jon Bartel, Shelton Laster, Jimmy Carter, Reggie Roberts, Clare Fisher, Charles Covington, Chester Thompson, Clarence Palmer, Bobby Forrester, Hilton Felton, Bobby Pierce, Doug Carn, Sonny Burke y otros muchos.


El órgano de jazz europeo
El surgimiento del órgano de jazz en Europa se produce sobre todo a raíz de las actuaciones y grabaciones de Lou Bennett a partir de 1960, que causaron sensación entre los jazzmen locales, aunque ya en 1959 pianistas franceses como Jean Claude Pelletier y Georges Arvanitas utilizaban asiduamente el órgano. Rhoda Scott también se afincó en Francia siguiendo el ejemplo de Bennett, donde ha desarrollado una excelente carrera musical que se prolonga hasta la actualidad, con numerosas grabaciones en sellos franceses (Barclay) y con un peculiar estilo caracterizado por una gran influencia clásica y gospel en su música. Posiblemente el primer organista de jazz europeo en publicar un álbum a su nombre sea Georges Arvanitas en 1961 seguido de cerca por Hoffmann's Hammond Tales (1963) del alemán Ingfried Hoffmann. Luego vendrían, nunca en número importante y con escasas grabaciones, organistas como Mike Carr, Howard Blake y Ben Sidran en Inglaterra, Gus Clark en Bélgica, Knud Jurgensen en Suecia, Herbert Noord en Holanda; Krysztof Sadowski y Wojciech Karolak en Polonia y sobre todo el gran Eddy Louiss en Francia. Es actualmente cuando el órgano de jazz atraviesa un periodo de esplendor en Europa (siempre dificultado por la atomización del mercado y los problemas de distribución) e incluso puede decirse que el número de organistas es abundante: Emmanuel Bex, Stephan Patry, Patrick Afane, Edouard Ferlet, Pat Giraud, Pierre Grand y Jean-Luc Parodi en Francia; Matthias Batzel, Maggy Scott y Ulrik Spang-Hanssen en Alemania (país en el que se ha utilizado con cierta frecuencia los órganos de iglesia en música de jazz); Palle Wangberg en Noruega; T.C. Pfeiler en Austria; Alberto Marsico en Italia (todos con grabaciones) y Benjamín León en España. Merece destacarse sobre todo a la alemana Barbara Dennerlein que es la única que con sus frecuentes grabaciones ha logrado "cruzar el charco" y labrarse un hueco en el mercado norteamericano.

El Hammond y el soul, pareja inseparable
En los 60 y primeros años 70 el órgano Hammond tuvo un destacado papel en el soul y en general en toda la música popular para el mercado negro estadounidense. Abundan los discos instrumentales y fueron numerosos los cantantes y grupos soul que requieron los servicios de organistas de sesión para sus grabaciones.
Ya en los primeros años 60 artistas como Dave "Baby" Cortez y Billy Preston alcanzaron el éxito con breves temas instrumentales. Billy Preston, quien empezó como organista gospel hasta que fue descubierto por Ray Charles (quien también ha utilizado el órgano en algunos de sus discos), se reveló en 1964-65 como un auténtico experto en el uso inmisericorde del Leslie en álbumes como The Most Exciting Organ Ever y Wildest Organ In Town. Alcalzó gran popularidad en la escena modernista inglesa y su peculiar manera de tocar influenció a toda la incipiente generación de organistas británicos; a finales de la década colaboró con los Beatles, y grabó para su discográfica Apple. En los 70 grabó frecuentemente para otros músicos como es el caso del magnífico Live At Fillmore West (1971) de Aretha Franklin.

En Memphis, el organista Booker T. Jones y sus MGs (con Steve Cropper a la guitarra) grabaron numerosos discos instrumentales para Stax, amén de intervenir como músicos de sesión en la mayor parte de los discos de esta discográfica acompañando a figuras del calibre de Otis Redding, Albert King, y un largo etcétera. Toda la producción discográfica de los MGs parte de una concepción minimalista en los arreglos, muy frugales y alejados de virtuosismos pero muy efectivos. Tuvieron un enorme éxito en 1962 con el clásico instrumental "Green Onions". Todavía en 1971 dieron a luz un magnífico trabajo como Melting Pot. El órgano de Booker T. es sin duda alguna parte fundamental de lo que comercialmente se ha venido en llamar "Memphis Sound".

Otra discográfica de Memphis con abundante presencia del Hammond en sus grabaciones fue Hi Records, con Bobby Emmons y Charles Hodges como organistas de sesión y con ocasionales grabaciones en solitario.

Los legendarios estudios Muscle Shoals de Alabama contaban entre sus prestigiosos músicos de sesión con el organista blanco Spooner Oldham, al que podemos escuchar, entre otros muchos discos, en los álbumes de Aretha Franklin para Atlantic.

En Chicago, Motown tenía a su servicio al teclista Earl van Dyke quien acompañó al piano y al órgano a toda la pléyade de artistas de Berry Gordy, además de grabar algún que otro LP instrumental, y tocar el órgano en algunos discos de jazz para Blue Note. Otro artista de Motown en utilizar en abundancia el órgano en sus grabaciones fue el saxofonista Jr. Walker (Victor Thomas).

Durante toda la década proliferaron grupos fundamentalmente instrumentales más cerca del soul que del jazz, muy populares entre la población negra, liderados por organistas, como es el caso de Billy Larkin & The Delegates (con álbumes para World Pacific) y Odell Brown & The Organizers (con grabaciones en el sello Cadet).

El propio James Brown era un enamorado del sonido del órgano Hammond. Él mismo lo tocaba en algunos temas de sus grabaciones de los años 60 y primeros 70. Llegó incluso a grabar varios discos instrumentales de órgano, como el excelente Grits & Soul.

El introductor del Hammond en Nueva Orleans fue el gran James Booker en 1960. El organista Art Neville intervino como músico de sesión en numerosas grabaciones y grabó, como parte de los Meters, numerosos discos (como el glorioso LP instrumental Look-Ka Py Py, en 1970) que muchos años más tarde serían reverenciados como enormemente influyentes.

Ya entrados los 70, y rugiendo imperioso el funk, músicos de la talla de Sly Stone y grupos como Funkadelic (Bernie Worrel), War (Lonnie Jordan), Cold Blood (Raul Matute) y Tower of Power (Chester Thompson) llenaban sus discos de tremebundos riffs de órgano. Sin embargo, el Hammond empezó a perder rápidamente protagonismo en favor del piano eléctrico, el clavinet y los primitivos sintetizadores. La llegada de la música disco y su hincapié en los sonidos sintetizados supuso la condena a muerte (prolongada hibernación, en realidad) del órgano Hammond.


Blues y Gospel
Aunque pueda parecer extraño el órgano Hammond no fue bien recibido en su momento por los artistas de blues y no hizo acto de presencia hasta 1958 en ciertas grabaciones de Chess (Earl Washington) y en otras posteriores del guitarrista Earl Hooker. Dominado por cantantes y guitarristas, la presencia del Hammond en el blues viene de la mano de acompañantes como Moe Denham, Roy Alexander, Jesse Austin, Frank Forst, Duke Jethro, Albert Washington, Johnny "Big Moose" Walker y Deacon Jones. El órgano en el blues adopta normalmente un papel de apoyo cuando no cae en la repetición de una serie de riffs efectistas de escasa originalidad. Modernamente intérpretes como Ron Levy, Bruce Katz y Lucky Peterson tocan frecuentemente el órgano en numerosas grabaciones de blues tanto propias como ajenas.
Los factores económicos y la gran capacidad de expresión personal que caracteriza al órgano Hammond le ganaron muy pronto una gran popularidad entre la comunidad gospel, lo que es patente en las grabaciones en sellos como Savoy y Vee-Jay de músicos como Robert Banks, Rosetta Tharpe, Mahalia Jackson, Jimmy Thompson, Alfred Bolden, Horace Boyer, Eloise Brown, Becky Carlton, Cleophus Robinson Jr., Stan Spencer, Little Lucy Smith y sobre todo el gran Maceo Woods, sin desdeñar a Billy Preston.


Inglaterra años 60: explosión Hammond
A mediados de los 60 el Hammond era ya una presencia habitual en el jazz y soul norteamericanos pero, excepto tímidas apariciones, no jugaba aún un papel relevante en la música rock y pop orientada a públicos blancos. Ciertamente el órgano era un instrumento popular en las bandas garageras norteamericanas y en numerosos grupos ingleses, pero por motivos económicos los órganos utilizados eran los modestos Farfisa (sobre todo el archipopular modelo Compact) y Vox (modelo Continental). La versión de "The House of the Rising Sun" grabada en 1964 por los Animals constituye fehaciente prueba de que estos aparatos eran musicalmente muy aprovechables. El revival garajero de los 80 volvió a poner en candelero los peculiares tiro riros de estos órganos.
La escena modernista londinense era tradicional devoradora de sonidos negros y gustaba mucho de la música instrumental, por lo que los discos de Booker T. & The MGs, Jimmy Smith, John Patton, Jack McDuff y Jimmy McGriff eran muy codiciados por los connoisseurs (!y dificilísimos de conseguir!). La apertura de una sucursal de la compañía Hammond en 1964 supuso todo un detonante mitigado en parte por los elevados precios. El primer músico en aventurarse fue el gran Graham Bond, auténtico difusor del Hammond y de su compañero el Leslie, aunque no llegó nunca a disfrutar de un éxito comercial. Grabó dos álbumes: The Sound of '65 y There's A Bond Between Us. Su directo constituía una salvaje mezcolanza de R&B y free-jazz, nada comercial.

Fue Georgie Fame el primero que disfrutaría de un gran éxito comercial con su versión de "Yeh Yeh" en 1964. Fame es un exponente típico del denominado sonido club. Su primer LP, el directo Rhythm And Blues At The Flamingo (1964) es un fehaciente testimonio del ardoroso ambiente de los clubes mods de la época; sus otras grabaciones son buenos ejemplos de sonidos souleros y jazzísticos si bien a partir de 1967 adolecen de excesiva comercialidad. Tras muchos años hibernando como músico de sesión y con el ocasional disco inadvertido, Fame renació a finales de los 80 de la mano de Van Morrison, al que ha acompañado en muchos de sus últimos trabajos, aprovechando para relanzar su propia carrera discográfica, que hoy prosigue felizmente en el sello Go Jazz.

Rápidamente surgido tras Bond y Fame, Zoot Money fue otro organista británico con raíces negras en alcanzar una gran popularidad en el circuito de clubes y actuaciones en directo, con un magnífico primer LP It Should've Been Me (1965); posteriormente derivaría hacia la psicodelia. Otro músico en flirtear tempranamente con el órgano fue John Mayall. La combinación del órgano con instrumentos de viento (saxofones y trompetas) es la característica principal del primerizo sonido Hammond británico.

El camino quedó abierto, y en él se aventurarían numerosos músicos, que pasado el tiempo introducirían el órgano Hammond en el rock progresivo y sinfónico. En un primer momento, abundaron los trabajos basados en los sonidos negros: los Artwoods (Jon Lord), Soul Agents, Wynder K. Frog (Mick Weaver), Sounds Incorporated o Spencer Davis Group (con un jovencísimo Steve Winwood y después con Eddie Hardin). La lógica evolución condujo hacia terrenos poperos y al sonido pop-art (aunque siempre hubo quien se mantuvo fiel al R&B): Alan Price (ex-organista de los Animals), Manfred Mann, Small Faces (Ian McLagan al órgano, luego en los Faces), Amen Corner (Blue Weaver, luego en los Strawbs), The Alan Bown Set, The Peddlers (Roy Phillips), Ten Years After (Chick Churchill), Plastic Penny (Paul Raymond), Eyes of Blue (Phil Ryan) y Spooky Tooth (Gary Wright). Durante el periodo 1965-67, el soul fue muy popular en las islas, y artistas de color autóctonos o emigrados, como los Foundations (Tony Gomez), Geno Washington, Jimmy James y Herbie Goins, no dudaron en utilizar el Hammond en sus grabaciones.

Durante estos años los grupos ingleses ejercían a modo de guía a sus atrasados homólogos continentales, por lo que no es extraño que surgieran grupos con órgano Hammond, particularmente en Holanda: Baroques, Motions o Tee Set. Todo un adelantado fue Vangelis quien ya en 1965 tocaba el único órgano Hammond que al parecer había en Grecia en su banda pop Forminx.

Brian Auger abandonó el piano y en 1965 grababa instrumentales de órgano con sus Trinity, germen de los efímeros Steampacket; su unión musical con Julie Driscoll le llevó a la fama como uno de los primeros virtuosos del órgano, con trabajos tan destacables como Streetnoise (1969). En los 70 se pasaría de todo corazón a una irregular fusión funk-rock-jazz con Oblivion Express.

El famoso crítico y productor John Peel describe sucintamente la situación: "1968 parece ser el año en el cual el órgano ha llegado a alcanzar su propio protagonismo en manos de músicos como Brian Auger, Keith Emerson, Gary Wright, Rick Wright y otros". La llegada de la psicodelia terminaría por independizar al sonido Hammond, en la medida de lo posible, de sus raíces negras y le llevaría hacia momentos musicales de alta originalidad, no exentos a priori del éxito comercial. El majestuoso y neoclásico sonido del órgano de Matthew Fisher (Procol Harum) en "A Whiter Shade of Pale" (1967) inauguró una sonoridad característica que ha perdurado con enorme influencia hasta la actualidad. El éxito póstumo de los Zombies "Time of the Season" (1969) con Rod Argent ejerció también considerable influencia. Hacia finales de la década nos encontramos con grupos tan conocidos como los aún no endurecidos Deep Purple (con Jon Lord) y los Traffic de Steve Winwood. Otros muchos no alcanzaron el éxito, y álbumes como Introspection de los End, Velvett Fogg (ídem, con Frank Wilson), Smile! (The Remo Four, con Tony Ashton), The Power of the Picts (Writing on the Wall), Breathe Awhile (Arcadium), cualquiera de los dos LPs de los Gods (Ken Hensley) o los trabajos de Norman Haines, quedaron como piezas para futuros coleccionistas.

Keith Emerson (The Nice) obtuvo un llamativo éxito con el tema "América" y su peculiar sonido, con sus "maullidos", extraños "gruñidos" (resultado de saturar el amplificador del órgano) y gran influencia clásica creó la base sonora con la cual el órgano Hammond entró con todos los honores en la incipiente música progresiva que ya era evidente en el tema "Rondo" del primer larga duración The Thoughts of Emerlist Davjack (1967). En directo, Emerson era todo un exhibicionista y maltrataba a un pobre L-100 golpeándole, arrojándose sobre él y clavándole cuchillos.

La mayor parte del sonido Hammond británico de los 60 es obra de los limitados y relativamente económicos modelos L-100. Al alcanzar el éxito comercial, ya se podía afrontar la compra de un modelo superior, caso de Georgie Fame (A-100), Keith Emerson (C-3), Brian Auger (C-3), y otros muchos. Otros ni tan siquiera empezaron con órganos Hammond, como Jon Lord en los Artwoods y Roy Phillips en los Peddlers, que se iniciaron con órganos Lowrey, artefacto responsable de los lunáticos solos de órgano de Mike Ratledge en los inefables Soft Machine. Sin embargo, el modelo L-100 nunca desapareció de la escena musical, y fue aún muy utilizado.


Años 60: Estados Unidos
De una manera esporádica, el órgano Hammond estuvo ya presente en el rock norteamericano desde los inicios de la década como atestiguan los instrumentales de gran éxito "Happy Organ" de Dave "Baby" Cortez (1960), "You Can't Sit Down" de Phil Upchurh (1961) y la versión del tema instrumental "Telstar" por los Ventures (1962) dominado por un galáctico y potentísimo órgano a cargo de Leon Russell.
El uso continuado del Hammond se inició de manos de grupos como los Kinsgmen, los fabulosos Wailers, los Young Rascals (Felix Cavaliere) y The Hassles (Billy Joel). Fue de enorme importancia el gran éxito del electrificado Bob Dylan "Like A Rolling Stone" (1965), con su característico órgano a cargo de Al Kooper (a quien encontraríamos luego en Super Session con Michael Bloomfield y Stephen Stills). A partir de este momento, son multitud los grupos y artistas blancos que adoptan gozosamente el sonido Hammond como parte de su identidad musical: Paul Butterfield Blues Band (Mark Naftalin), Steppenwolf (Goldy McJohn), Grateful Dead (Ron McKernan), Vanilla Fudge (Mark Stein), The Electric Flag (Barry Goldberg, también con discos en solitario), The American Amboy Dukes (Andy Solomon), Lee Michaels, etc.

Para la nueva hornada de grupos de finales de los 60, el órgano se había constituido en componente fundamental: The Band (Garth Hudson), Allman Brothers (Gregg Allman), Santana (Gregg Rolie y Tom Coster), Three Dog Night (Jimmy Greenspoon), SRC (Glenn Quackenbush) y CSN&Y (el propio Stephen Stills había tocado el órgano en algunos temas de los Buffalo Springfield y Jefferson Airplane).

Todos los citados alcanzaron un significativo éxito comercial, lo que lógicamente no fue el caso de otros muchos, con lo que discos como Introspection (de Faine Jade), Strictly from Hunger (Hunger), Flash (The Moving Sidewalks), Odyssey (ídem), Loosen Up Naturally (The Sons of Champlin), The Stone Circus (ídem), Zephyr (ídem, con John Faris), The Listening y un larguísimo etcétera quedaron para las nunca suficientemente repletas estanterías de los coleccionistas.


Easy listening y lounge music
En los años 50 y 60 el órgano Hammond estuvo fuertemente relacionado con el sonido dado en llamar easy listening: discos de orientación popular, artistas de muy diversa orientación e influencia musical intentando subsistir adaptándose al mudable gusto de cada momento, música sin complicaciones y de escucha fácil, vocación novelty, muchas veces de un insospechado interés y gusto por las excentricidades musicales, los detalles técnicos y la búsqueda de nuevas sonoridades. Es nutrido el elenco de organistas, mayormente blancos que se ganaban la vida tocando en restaurantes, iglesias, programas de radio (seriales), televisión, hoteles ... donde buenamente se pudiera. Muchas veces su música caía en la horterada y el más abyecto kitsch pero otras muchas en brutales expresiones de sonido eléctrico, leslies desbordantes y excéntricos desmadres organísticos. Por supuesto, la crítica musical de la época despreciaba e ignoraba a estos artistas y llegó a identificar al órgano Hammond como un instrumento solo apto para "música de segunda clase". Demos un ligero repaso a las figuras más destacadas (el órgano preferido no era siempre un Hammond; también se empleaban los mastodónticos órganos de teatro con tubos, sobre todo Wurlitzer).
Korla Pandit era un hindú que ataviado con un llamativo turbante tocaba música de influencia oriental durante la década de los 50 en programas de radio y televisión, tanto con órganos de tubos como con un Hammond, del que exploró concienzudamente su sonido percusivo. Grabó una quincena de LPs, principalmente para el sello californiano Fantasy.

The Three Suns era un trío blanco de blando y empalagoso sonido que durante la segunda mitad de los 40, toda la década de los 50 y primera mitad de los 60 mantuvo una alta popularidad, con casi 40 discos grabados para RCA, algunos de ellos interesantes por su estupendo sonido estéreo y sus portadas plenas de glamour y romanticismo.

La atractiva Ethel Smith fue la primera organista pop en alcanzar el reconocimiento del gran público. Muy activa en hoteles y clubes nocturnos y caracterizada por sus descomunales sombreros, vaporosos vestidos y su espectáculo en el cual tocaba, bailaba y actuaba, logró un gran éxito con su versión de "Tico Tico". Dejó dos docenas de LPs, mayormente en Decca. Fue una de las primeras popularizadoras de ritmos latinos y brasileños en la música popular norteamericana.

Lenny Dee fue un organista contratado por Decca para explotar el éxito alcanzado por Ethel Smith. Estuvo en activo hasta los años 70; en el camino llegó a grabar más de 30 discos para Decca utilizando frecuentemente registraciones no comunes, y luego una decenita más para MCA. Fue un auténtico pionero en el uso dinámico y rítmico del pedal de expresión.

Quizás fuera Earl Grant el organista más popular en la década de los 60. Disfrutó de un gran éxito con su versión de "Ebb Tide" (un tema muy popular entre los organistas). Compañero de discográfica de Ethel Smith y Lenny Dee, actuó frecuentemente en televisión y grabó unos 30 LPs.

Procedente de los cines y salas públicas de patinaje o skating rinks, Ken Griffin era un aburrido y exitoso organista que grabó hasta su temprana muerte en 1956 una treintena de discos, principalmente para Columbia.

Muy influenciado por "Wild" Bill Davis, Jackie Davis fue un organista que nunca desarrolló plenamente su potencialidad en sus numerosas grabaciones para el sello Capitol en los 50.

Eddie Layton fue contratado por Hammond para demostrar sus productos, ejerció durante más de 30 años como organista en el estadio del equipo de beísbol Yankees de Nueva York, amenizando los descansos e improvisando según la marcha del juego. Llegó a grabar dos docenas de álbumes. Otro organista en la misma línea fue Shay Torrent. En la dirección contraria, Denny McLain era un famoso jugador al que Hammond grabó dos discos como demostración del nuevo modelo X-77. Lamentablemente, en la actualidad casi ha desaparecido la costumbre de amenizar los eventos deportivos con música de órgano.

El reconocido Dick Hyman grabó en los 60 para el sello Command una gran cantidad de discos, dignamente caracterizados por su buen hacer y perfección técnica, en los que exprimía, muchas veces hasta sus últimas consecuencias, bien un órgano Lowrey o un Hammond.

Carentes de la abultada producción discográfica de los anteriores (todos blancos a excepción de Earl Grant y Jackie Davis) otros organistas grabaron algunos magníficos álbumes que caracterizan plenamente la faceta más eléctrica del sonido Hammond de la época, como es el caso de Buddy Cole y su Powerhouse!, John Buzon e Inferno! (1958) y Sir Julian Gould con The 13 Fingers of Sir Julian (1962) que contiene una estruendosa versión en glorioso estéreo de "Caravan" ante la cual es imposible no caer rendido. Pérez Prado con su éxito "Patricia" en 1958 también ayudó a popularizar el sonido del órgano entre las masas.

La lista de organistas easy listening es enorme: Don Baker, Ray Colignon, Doug Duke, Jac Campion, Joe Bucci, Milt Hurst, Marty Gold y otros muchos en Estados Unidos; el prolífico Juan Torres en México; Stanley King, Duke Grant y sobre todo el recomendable Harry Stoneham en Inglaterra; Yves Beausoleil y Rudolf Paché en Francia; Otto Arztmann, Otto Weiss y el gran genio Klaus Wunderlich en Alemania; el insufrible Miguel Ramos y Antonio María Mayolas en España. En Europa fue muy empleado el modelo H-100, prescindiendo muchas veces del leslie. Puede afirmarse que cada país tuvo su organista de Hammond en este estilo. En la actualidad este tipo de discos siguen grabándose, sobre todo en Inglaterra.


Música jamaicana
La música soul norteamericana ejerció una gran influencia sobre el autóctono ska jamaicano. El auge de esta música en la Inglaterra de mediados de los 60 y los frecuentes viajes de músicos jamaicanos fuera de sus fronteras motivaron la aparición, a partir de 1967, del órgano Hammond en numerosas grabaciones de ska, realizadas tanto en Jamaica como en Inglaterra. El organista más importante fue sin duda Jackie Mittoo con su trabajo como músico, compositor y arreglista (los famosos "ritmos") para los míticos estudios Studio One y con una pléyade de recomendables LPs instrumentales, como Keep On Dancing. Otros artistas jamaicanos con discos instrumentales basados en el órgano fueron: Blue Rivers & The Maroons (afincados en Inglaterra); Harry J. All Stars con The Liquidator y Dave & Ansel Collins con Double Barrel. El sonido de estos discos es un tanto rudimentario, muy alejado de complejidades y exhibicionismos, pero ciertamente alegre y bailable. En los 70 el órgano Hammond aún jugó un importante papel en el reggae, siendo una pieza importante en el sonido de Bob Marley, Peter Tosh y otros muchos músicos. El tema "Many Rivers To Cross", de Jimmy Cliff, con un procolharumiano órgano a cargo de Winston Wright, es todo un clásico.

Música brasileña
Con el precedente de las piezas de aire carioca de artistas estadounidenses como Ethel Smith, Jackie Davis y otros, el órgano Hammond desembarcó en la música brasileña, sobre todo en la bossa nova, de manos de artistas como Eumir Deodato, Walter Wanderley y Ed Lincoln. El luego célebre Eumir Deodato grabó en la discográfica Equipe, en 1964-65, una serie de magníficos discos instrumentales de bossa nova en los que mezclaba sabia e irresistiblemente el órgano Hammond y el piano.
Un éxito clamoroso tuvo Walter Wanderley, un artista de música popular que por esos años grabó varios LPs para el mercado brasileño. Su toque ligero y alegre, quizás excesivamente cerca del easy listening, era fue muy popular y apreciado entre el gran público. En 1965 se afincó en los Estados Unidos, donde logró un éxito con "Summer Samba" y grabó numerosos álbumes para Verve y otras discográficas.


Los 70: la culminación del órgano de rock
En el período 1969-1973 el órgano Hammond alcanza su lugar culminante en la música rock. Son multitud los grupos que lo incorporan, muchos como principal instrumento. Los intérpretes de órgano llegaron a rivalizar con los de guitarra (el instrumento rey del rock) en virtuosismo y popularidad e incluso un buen número de grupos prescindieron totalmente de la guitarra. Se abandonó parcialmente la sonoridad jazz-blues muy característica de la década anterior y abundaron los tonos clásicos, llegados a través de la música de órgano de la iglesia anglicana. Es la época de los teclistas formados en conservatorios y academias que traen una concepción muy distinta del instrumento a los organistas de la pasada década. Muchos artistas realizaron modificaciones en sus órganos para conseguir diferentes efectos y sonoridades.
Si hasta 1971 abundan los discos en los que el principal instrumento de teclado es el órgano Hammond, a partir de ese año lo común es simultanearlo con mellotron, piano acústico o eléctrico o los cada vez más populares y avanzados sintetizadores analógicos (minimoog, ARP, VCS3, etc). Es la época del teclista virtuoso que se desenvuelve con igual soltura en todos estos instrumentos: Rick Wakeman (Strawbs, Yes en la época de su obra magna Close to the Edge), Patrick Moraz (Mainhorse, Refugee, Moody Blues) y Keith Emerson. A partir de 1973 el Hammond entra en franca regresión y es cada vez más raro encontrarlo con un papel relevante en grabaciones.

Dos son las principales sonoridades que aporta el órgano Hammond a las que podemos denominar "femenina" y "masculina". La sonoridad "femenina" es de origen clásico y se caracteriza por acordes, hermosos y suaves tonos de acompañamiento y fondo musical, emotivos glissandos, solos escasos y de corta duración, en un contexto en el cual el órgano no es el instrumento principal. Ejemplos paradigmáticos son los Yes en la época de Tony Kaye y su trabajo en The Yes Album (1971) o el de Tony Banks en Genesis y de Peter Bardens en los primeros discos de Camel.

Por el contrario los rápidos solos de gran volumen y duración, abuso del leslie, cortante y urgente sonido, rápido ataque percusivo y explícito virtuosismo conforman lo que podríamos denominar sonoridad "masculina" del instrumento, muy violenta muchas veces y todo un ejemplo de vibrante lucha del músico con su instrumento. Lógicamente en un disco o tema musical concreto pueden encontrarse pasajes tanto "femeninos" como "masculinos".

Keith Emerson con su trabajo en los Nice y luego con Emerson, Lake & Palmer (ELP) es sin lugar a dudas el organista más influyente, popular y exitoso de toda la música rock, ejemplo de virtuosismo, exceso y exhuberancia musical, todo lo cual le ha valido tanto grandes elogios como furibundas críticas. Con ELP inauguró el formato de trío dominado por un teclista virtuoso. Pionero en la introducción directa de piezas de música clásica en el rock progresivo y popularizador de los enormes y carísimos sintetizadores moog modulares, quizás su disco más interesante desde un punto de vista organístico sea Tarkus (71) con su peculiar uso de tonalidades poco exploradas. Sus declaraciones son reveladoras: "Me gusta poner de manifiesto los fallos del Hammond y usarlos en mi beneficio ... Siempre he seguido una aproximación de órgano de jazz ... aunque procediendo de una actitud europea y usando el órgano en un sentido clásico tratando de integrarlo en el rock 'n' roll".

Sin embargo el honor de llevar sistemáticamente al Hammond por terrenos misteriosos e ignotos le corresponde a Dave Stewart, ligado a la escena Canterbury. Se desenvuelve igual de bien en órgano clásico o de jazz pero su punto fuerte es la exploración de los misterios encerrados en las drawbars del órgano. Todos sus trabajos son imprescindibles, ya sea en Arzachel con su único disco de 1969, los 3 discos de Egg, Space Shanty de Khan o las posteriores complejidades musicales de Hatfield & The North y National Health.

Dave Greenslade fue organista en los 60 con el cantante Chris Farlowe y luego miembro del supergrupo Colosseum, de indudable raíz jazz-blues. Valentyne Suite (1970) contiene el para algunos mejor solo de órgano de rock jamás grabado. Posteriormente lideró su propia banda Greenslade cuyo primer disco (1973) es muy representativo del rock progresivo organístico de la época.

Otro organista perteneciente a la escena Canterbury fue David Sinclair del grupo Caravan. Su primer álbum de 1968 es excelente; en In the Land of Grey and Pink (1971) extraía del órgano un sonido similar al de una guitarra eléctrica.

Vincent Crane era el teclista de Atomic Rooster y potente organista unos años antes en The Crazy World of Arthur Brown. Su influencia es patente en grupos progresivos actuales como los italianos Standarte.

The Gods era otro grupo de finales de los 60 cuyo organista Ken Hensley formaría parte posteriormente de Uriah Heep y con el tiempo llegaría a ser muy influyente en el mundillo heavy (aunque desde luego este tipo de música no se ha distinguido precisamente por el protagonismo de los teclados).

Dejamos para el final a Jon Lord, quizás el organista más influyente tras Keith Emerson. El quinto LP de Deep Purple In Rock (1970) es uno de los discos de "hard rock" más influyentes y tipificó el empleo del órgano Hammond en dicho estilo musical en los años venideros y hasta la actualidad. En muchos de los discos clásicos de Deep Purple restringió e incluso eliminó el uso del leslie (en su lugar empleaba una potente amplificación) porque según él "le hacía ser perezoso tocando".

Los primeros años de la década están plagados de excelentes grupos con fuerte presencia del órgano Hammond. En Inglaterra: Rare Bird (Graham Field), Van der Graaf Generator (Hugh Banton), Hardin & York (curioso dúo órgano-batería), Gentle Giant (con el excelente Kerry Minnear), Argent (Rod Argent), Beggar's Opera (Alan Park), Quatermass (Peter Robinson es el organista en un trío sin guitarra), Cressida, Julian's Treatment (Julian Savarin al órgano en A Time Before This, de 1970, uno de los primeros discos claramente progresivos), Indian Summer, Salamander, Warhorse (Frank Wilson), Fuzzy Duck, Black Velvet, Still Life, Affinity, Bodkin y un largo etcétera.

En Francia destacaremos a los originales Ange (Francis Décamps toca un órgano Hammond modificado) cuya obra Le cimetihre des arlequins (1973) es todo un clásico. En Italia la vertiente "femenina" del Hammond constituyó una de las señas de identidad musical del lírico y melódico progresivo italiano basado en teclados, con grandes grupos como Banco del Mutuo Soccorso, PFM (Flavio Premoli) y Le Orme (Antonio Pagliuca).

Holanda originó toda una pléyade de grupos: Ekseption (Rick van der Linden), Alquin, Earth and Fire, Sandy Coast, Focus (Thijs Van Leer) y Supersister (Robert Jan Stips).

En Escandinavia arraigó particularmente bien el órgano Hammond en esta época, como atestiguan en Finlandia Wigwam; Kaipa o el virtuoso Bo Hansson en Suecia; Old Man & The Sea y T.P. Smoke (otro trío liderado por un organista y sin guitarra) en Dinamarca y Aunt Mary en Noruega.

Quizás fuera en los países de habla alemana donde la faceta "masculina" del Hammond encontró mayor arraigo (es de suponer que la violencia e inmediatez del sonido agradaría a los teutones). El rock alemán de la época estuvo dominado fundamentalmente por teclistas. Destacan Frumpy (con la bestia parda del órgano Jean-Jacques Kravetz), Eloy (sobre todo Inside y Floating, con Manfred Wieczorke, luego en Jane), Faithful Breath, Murphy Blend, Novalis, Wind, Zarathustra, Tyburn Tall, Birth Control, Trikolon, Epsilon, Mammut, P205, Nosferatu, Virus, Andromeda, 2066 & Then, Triumvirat, Stern Combo Meissen o los suizos Analogy, Ertliff y Pacific Sound.

En tierras nacionales tuvimos a los Máquina! (Enrique Herrera) y a los sevillanos Storm (Luis Genil), entre otros. En América los estadounidenses Bram Stoker, Haystacks Balboa, Attila (Billy Joel), los canadienses Jackal o los argentinos Crucis y en Japón Foodbrain y Flower Travellin' Band por citar una breve muestra.

Dentro del rock más comercial destacaron Sugarloaf (Jerry Corbetta), la J. Geils Band (Seth Justman), Boston (Tom Scholz). No hay que olvidar a Eric Clapton que durante casi toda la década contó con Dick Sims al órgano en buena parte de sus discos como en el clásico 461 Ocean Boulevard (1974).

En la actualidad el órgano Hammond vuelve a formar parte del arsenal de cualquier teclista de rock progresivo que se precie. No profundizaremos en este aspecto ya que cada número del fanzine "El Mellotron" comenta discos de grupos como Ars Nova, deathOrgan, Cairo, Spock's Beard, Standarte, Par Lindh, etc. con fuerte protagonismo del Hammond.

En la segunda mitad de la década de los 80 el órgano Hammond reaparece en el rock normalmente asociado a la escena 60s, pero también en numerosos éxitos comerciales con teclistas de sesión como Benmont Tench y Chuck Leavell. El teclista James Taylor y su trabajo en los Prisoners y sobre todo en su James Taylor Quartet constituyó todo un fulminante organístico para grupos como los Clique, los Creeps y los exitosos Charlatans (Robert Collins) y Kula Shaker. En España destacaremos a los Flechazos (Elena Iglesias), Cool Jerks, Allnighters, Sex Museum y Buhos.


El resurgimiento del órgano de jazz
La escena musical británica comercialmente denominada acid jazz con su búsqueda de viejas sensaciones y la expectación originada por el joven organista de Philadelphia Joey DeFrancesco y su abundante producción discográfica marcaron el inicio de la triunfal vuelta del órgano Hammond al jazz con presencia comercial real. Muy pronto viejos organistas como Jimmy McGriff, Charles Earland, Lonnie Smith, John Patton, Richard "Groove" Holmes, Melvin Rhyne, Reuben Wilson, Georgie Fame, Greg Hatza, Gene Ludwig, Hank Marr y otros volvieron a ser reclamados para actuaciones en directo y grabaciones discográficas. Posiblemente sea Muse la discográfica que más ha apoyado al viejo órgano Hammond en ésta su segunda juventud. Paralelamente ha surgido una nueva generación de organistas de jazz: John Medeski, Larry Goldings, Dan Wall, Jeff Palmer, John Novello, Tony Z, Eric "Scorch" Scortia, Adam Scone, Michael Torsone, Radam Schwartz, Bill Heid, Todd Hildreth, Will Woleware, Everette De Van, Mike Le Donne, Sam Yahel, Wayne Horvitz, Dan Kostelnik, Steve Czarnecki, Barney McClure, George Mitchell y otros, todos ellos en los Estados Unidos. Aunque la tradición del órgano de jazz sigue firmemente anclada en Jimmy Smith no faltan quienes siguen la estela de experimentación musical abierta por Larry Young. Los organistas de jazz son en su inmensa mayoría blancos lo que no deja de ser curioso en una parcela tradicionalmente dominada por músicos de color.

Preguntas y respuestas
Quién fue el primer artista en utilizar en el estudio el órgano Hammond?Fats Waller había usado esporádicamente el Hammond en directo desde 1938 como sustituto de los órganos de tubos en los que grababa con cierta regularidad desde los años 20; sin embargó apenas grabó con el Hammond (por ejemplo, el tema "Jitterbug Waltz" en 1942). Posiblemente sea Milt Herth el primero en comercializar un disco de órgano Hammond ya en 1936. En 1937 el organista de teatro Jesse Crawford realizó una gira nacional con una orquesta que incluía nada menos que dos órganos y en 1939 el saxofonista Larry Young incluyó a un tal Glen Hardman al órgano en algunas grabaciones. Muy poco después Count Basie empezó a utilizar el órgano Hammond de manera esporádica. Como precursores de Fats Waller hay que citar a James P. Johnson y Fred Longshaw quines habían utilizado muy ocasionalmente el armonio y el caliope.
Qué calidad de bajos proporciona los pedales de un órgano? La sustitución profesional del bajo por los pedales de un órgano (simultaneando quizás con la mano izquierda) en el jazz la inició Jimmy Smith. Prácticamente ningún organista de rock utiliza los pedales. Las razones son fundamentalmente económicas: un músico menos al que pagar tanto en directo como en el estudio. Sin embargo algunos organistas como Shirley Scott han preferido utilizar bajistas de sesión en sus grabaciones, para obtener una mayor riqueza y calidad de bajos. En el extremo contrario Lou Bennett hacía gala de un extremado dominio de los pedales.

Era difícil encontrar organistas de Hammond en Inglaterra a mediados de los 60? Citemos a Matthew Fisher (Procol Harum): "Ian McLagan de los Small Faces me dijo que invirtiera mi dinero en un órgano Hammond ya que encontraría trabajo seguro. Tenía razón. Puse un anuncio en Melody Maker y mi teléfono no paró de sonar durante dos semanas. Pedí el dinero prestado a mi abuela para comprar el Hammond (modelo M-102) y se lo devolví gracias al éxito de "A Whiter Shade Of Pale".

Es realmente necesario el leslie? Para ilustrar esta cuestión citemos a uno de los componentes de los recién formados Artwoods (1964): "Pensamos que podríamos lograr un mejor sonido empleando un órgano eléctrico superior al Vox Continental o Farfisa que muchos usaban por aquel entonces. Así que compramos un Lowrey y pensamos que esto bastaría para obtener el sonido de Booker T. o de Jimmy Smith. No sabíamos que se necesitaba también un altavoz rotatorio Leslie para obtener ese característico sonido. Fue Graham Bond quien nos señaló el error y tuvimos que afrontar el gasto extra de la adquisición de un leslie". Sin ser un virtuoso del órgano pueden conseguirse muy buenos resultados simplemente dominando la activación y cambio de velocidades del leslie.

Cómo recibió la crítica de jazz al órgano Hammond? Encabezados por Leonard Feather los entendidos del jazz recibieron entusiásticamente a Jimmy Smith en su época Blue Note (no así en Verve). Los primeros trabajos de McDuff y Shirley Scott fueron también bien recibidos. Cuando el número de discos de órgano de jazz empezó a crecer y muchos organistas cayeron en una dinámica comercial, la crítica reaccionó rápidamente con todo tipo de comentarios degradantes o sencillamente ignorando los discos y no comentándolos en las revistas especializadas. Shirley Scott, "Groove" Holmes y McGriff fueron quizás los más vapuleados. Cuanto más elemento popular o R&B se percibiera en un disco, tanto peor, ya que la elitista crítica se centraba en el jazz de vanguardia.

La ciudad de Philadelphia (o ciudades próximas) en el estado de Pensilvania fue sin duda el "paraíso" del órgano de jazz y cuna de un sorprendente alto número de los mejores organistas: Jimmy Smith, Shirley Scott, Jimmy McGriff, Charles Earland, Lou Bennett y Bill Doggett. Las discográficas en las que desarrollaron su carrera los más importantes organistas de jazz fueron en la costa este de los Estados Unidos Blue Note (Francis Lion y Francis Wolff) y Prestige (Bob Weinstock y el aún activo productor Bob Porter) y su subsello New Jazz; Pacific Jazz (Richard Bock) y su subsello World Pacific en la costa oeste. De mucha menor producción organística fueron los sellos King (Syd Nathan), Riverside, Verve, Impulse (Creed Taylor, también en CTI), Vee-Jay y Argo (subsello de la prestigiosa Chess). A mediados de los 70 la ya escasa producción se concentraba en Groove Merchant y Muse (Joe Fields). El cuerpo principal de la obra organística de jazz se registró bajo los sellos independientes Blue Note y Prestige, en el estudio situado en Englewood Cliffs (Nueva Jersey) del legendario ingeniero de sonido Rudy Van Gelder.

La situación del órgano de jazz ha sido siempre un tanto traumática hasta el punto de que puede considerarse al órgano como un instrumento no del todo integrado. Si bien fue rápidamente aceptado por multitud de jazzmen (el vibrafonista Lionel Hampton, el guitarrista Wes Montgomery o los saxofonistas Willis Jackson, Illinois Jacquet, Houston Person, Sonny Stitt, Eddie "Lockjaw" Davis o Stanley Turrentine), su faceta de instrumento dominante, un tanto avasallador en manos no adecuadas y el no aparecer asociado a las vanguardias artísticas le valió el desdén de un gran número de músicos de jazz.

Cuándo puede fecharse el inicio de la decadencia del órgano de jazz? Hacia 1969 era evidente que algo pasaba. Los discos eran cada vez más difíciles de vender. Las reacciones de los organistas fueron diversas: introducir otros teclados como el piano eléctrico, reducir el protagonismo del órgano adoptando un minimalista estilo funk o grabar en contextos musicales más amplios. La situación del órgano de jazz empezó a ser pesimista lo cual puede constatarse en las notas de contraportada de algunos discos.

Hasta qué punto son importantes las "barritas" (drawbars) en la sonoridad del órgano Hammond? La disposición de las drawbars y la utilización de la percusión y el vibrato son los determinantes del sonido del órgano desde el punto de vista del organista. Aunque son posibles un número muy elevado de combinaciones de drawbars, en la realidad solo se utilizan normalmente menos de tres decenas de combinaciones (contando las de jazz, gospel, rock, etc). Cuando un organista descubría una nueva y útil combinación interesante la guardaba en secreto como atestigua el siguiente testimonio: "El sonido especial de su órgano Hammond fascinaba a los músicos que participaban en las grabaciones de Os Catedráticos y era normal que al final de cada toma todos acudieran corriendo a ver las combinaciones que había hecho, pero Deodato, después de terminar, las deshacía".

Fue muy grande la influencia de Jimmy Smith en la aparición de nuevos organistas de jazz? Indudablemente el éxito de los discos grabados por Jimmy Smith y sobre todo sus numerosas actuaciones en directo por las áreas geográficas con abundante población negra dispusieron a muchos artistas a cambiar del piano al órgano e incluso iniciarse directamente en este instrumento. Smith era muy consciente de ello ya en 1958: "...muchos intentan tocar en mi estilo. Actué en Columbus (Ohio) y cuando regresé otra vez ya había unos 18 organistas". Por si hubiera dudas citemos a Lou Bennett en 1995: "Me he pasado toda la vida teniendo que explicar a la gente que no soy Jimmy Smith".

Es cierto que ningún aparato digital puede imitar adecuadamente el clásico sonido Hammond? Sobre este tema (realmente otra faceta de la vieja controversia analógico-digital) hay mucho folklore. En cualquier teclado musical pueden encontrarse como poco patchs de órgano Hammond denominados usualmente órgano de rock y órgano de jazz con un sonido más o menos satisfactorio pero nada versátil. A lo largo del tiempo han sido legión los fabricantes de órganos que han intentado imitar fielmente el peculiar sonido Hammond: Pari, Wersi, Bohm, Crumar y algunos modelos de Elka, Korg y otros. Los actuales módulos de Voce o el teclado Roland VK7 son realmente acertados. Todos los nuevos modelos de Hammond son digitales y han sido utilizados por grandes como Jimmy McGriff, Lou Bennett, Rhoda Scott y Charles Earland. Muchos organistas prefieren por comodidad de transporte utilizar el ligero XB-2 o el Roland VK7 en directo si la organización del concierto no les provee de un B-3 o similar.

Es el órgano Hammond el primer instrumento musical electrónico? No. Todos los órganos Hammond clásicos son eléctricos pero utilizan un sistema de generación de tonos mediante ruedas fónicas, de naturaleza parcialmente mecánica. De hecho Laurens Hammond ni siquiera fue el primero en utilizar un sistema de generación electromecánica de tonos basado en discos rotatorios. Tal distinción pertenece al mastodóntico Telharmonium de Thaddeus Cahill (1897) y al Choralcello (1909); ambos aparatos fueron usados en contextos comerciales aunque de forma muy limitada.

Para que un órgano pueda considerarse puramente electrónico debe generar los tonos a partir de osciladores electrónicos. Los tubos de vacío fueron inventados por Lee Forrest en 1906 y rápidamente encontraron un gran campo de aplicación en la radio. Pronto empezaron diversos experimentos de generación musical con ellos, dando lugar a la actualmente denominada música electrónica, con multitud de aparatos prototipos desarrollados en Italia, Francia, Alemania, Estados Unidos o la Unión Soviética. Hammond pudo haber sido también pionera en la aplicación de los tubos de vacío a los órganos: uno de sus ingenieros era Thomas George, a quien solo le faltaba el necesario apoyo financiero para comercializar un órgano puramente electrónico. Fue Jerome Markowitz, fundador de la empresa fabricante de órganos Allen, el primero en comercializar un órgano eléctrico con generación de tonos a partir de osciladores electrónicos a finales de los años 30. Su objetivo era imitar fielmente el sonido de los órganos de tubos, en lo que logró mucho mayor acierto que los intentos de Laurens Hammond. Markowitz mantuvo siempre a su compañía en primera línea de la innovación tecnológica (algo que no siempre puede decirse de Hammond): fue el primer fabricante en ofrecer órganos transistorizados (1958) y digitales (1971). Hammond entró en el campo de la música electrónica en 1939 con un curioso instrumento, el Novachord, que constituyó un fracaso comercial pero que es aceptado como una especie de modesto "abuelo" del moderno sintetizador algo que exageradamente también se afirma del órgano Hammond aunque sus capacidades y características eran perfectamente conocidas y apreciadas por los creadores del sintetizador y los pioneros de la música electrónica moderna como Stockhausen y Kraftwerk.



Información sacada de:

http://www.cs.us.es/~perer/publicac/...d/hammond.html

Jimi Hendrix está desconectado   Responder Con Cita


Viejo 19-abr-2004, 20:39   #2
cbcsixx
CRAZY FROM THE HEAT!!!
 
Avatar de cbcsixx
 
Abr 2003 | 4.347 Mens.

BMW 530d

Ese sonido es único!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Un saludo

Sí Jesús hubiera sido ejecutado hace veinte años, los niños católicos irían a la escuela con sillitas eléctricas en sus cuellos en lugar de cruces

GENERATION
TERRORIST
BY MSP
cbcsixx está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 19-abr-2004, 20:45   #3
Jimi Hendrix
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de Jimi Hendrix
 
Ago 2003 | 1.420 Mens.
Cita:
Escrito originalmente por cbcsixx
Ese sonido es único!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Un saludo
La verdad q si, a mi me encanta

Jimi Hendrix está desconectado   Responder Con Cita


 

 

Viejo 19-abr-2004, 21:34   #4
El rombo
Prehistórico miembro
 
Avatar de El rombo
 
Jul 2003 | 2.967 Mens.
Lugar: Las afueras de Madrid

4 en L, 2 en Boxer y monocilindrico

Pedazo de ladrillo y ni una foto........

La verdad, es que ese sonido..... ya lo ha dicho cbcsicxx

Saludos

Es mi opinion, hecha 100% con electrones reciclados a 64 bits, por lo cual puede estar sujeta a errores
El rombo está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 28-jun-2004, 10:38   #5
CrimsonKing
ForoCoches: Miembro
 
May 2004 | 80 Mens.
Buen tocho, si señó. Por cierto, sabiais ke Emerson Lake & Palmer tenian un proyecto de grupo con Hendrix? Se iban a llamar HELP, pero como Hendrix la palmó, se kedaron en ELP. Es una pena, no veas el peazo de grupo de rock progresivo ke hubiera salío.
CrimsonKing está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 28-jun-2004, 10:40   #6
ibarroso
Bat Out Of Hell
 
Avatar de ibarroso
 
Mar 2003 | 9.799 Mens.
Joer, pues a mí lo primero que se me viene a la cabeza es la canción de Siniestro Total "Y Bailaré Sobre Tu Tumba"... lo siento... .

Saludos

A mi señal, ira y fuego
ibarroso está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 30-ago-2004, 13:30   #7
grupoktero
ForoCoches: Miembro
 
Avatar de grupoktero
 
Ene 2004 | 4.195 Mens.
Lugar: Madrid

BMW 330i E91 - GasGas ec 125

si, es cojonudo,mi hermano tiene una banda de hard rock de los ´70,meten un Hammond en algun tema y queda de la hostia,si os mola el rollo .. www.nancyhole.com .Hay temas para descargar,fechas de conciertos etc.....

viva el rock!!!!!!!
grupoktero está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 30-ago-2004, 14:16   #8
CMan
Indian Scaubober
 
Avatar de CMan
 
Sep 2003 | 32.340 Mens.
Lugar: Suroeste del noroeste

MX-5 mayor de edad

Jimi, podrías extenderte algo sobre el tema?

No me gusta su sonido.

P.S.: Perdón por el ladrillo!
CMan está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 23-nov-2004, 20:01   #9
SiRo
Wayward Son
 
Avatar de SiRo
 
Nov 2004 | 12.532 Mens.

Volvo XC90 D5 200cv Aut.

Bueno bueno bueno que sorpresita ver a un forero con una avatar de King Crimson!!!!!!

Respecto al hammond, creo que nadie mola mas que John Lord de Deep Purple aunque ahora mismo John Novello de NIACIN es la polla.
SiRo está desconectado   Responder Con Cita
Viejo 29-nov-2004, 04:16   #10
Herion
Miembro Todoterreno
 
Avatar de Herion
 
Oct 2004 | 4.627 Mens.
Lugar: el mundo

japo 4x4

Es un instrumento unico.

Miembro justiciero de la plataforma por la defensa de los animales .

La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia.
Herion está desconectado   Responder Con Cita

Respuesta

Regresar   Inicio | ForoCoches > Zona General > General
Herramientas


 [ VERSIÓN MÓVIL ]
Info Legal | Privacidad | Cookies | Notificaciones | Normas de uso | Publicidad | Updates | Stats | Ayuda | Invitaciones | Contacto